martes, 13 de mayo de 2014

HISTORIA DE LAS REINAS DE ESPAÑA: ISABEL DE PORTUGAL , LA EMPERATRIZ ENAMORADA (SEGUNDA PARTE)

En la primera de este relato hemos recorrido los avatares de a familia de los Reyes Católicos, Isabel I de Castilla (1451-1504) y Fernando II de Aragón (1452-1516),  la red diplomática que tejieron por toda Europa mediante los enlaces matrimoniales de sus cinco hijos, enlaces que en ocasiones la muerte truncó como el del príncipe heredero Juan de Castilla y Aragón(1478-1497) fallecido en 1497 apenas unos meses después de su boda con la hija del emperador del Sacro Imperio, Margarita de Austria (1480-1530), o la de Isabel de Castilla y Aragón (1470-1498), esposa del rey portugués Manuel el Afortunado (1469-1521), que falleció al dar a luz a su primer y único hijo, Miguel de la Paz de Portugal(1498-1500) , un niño  llamado a unir las coronas de Portugal y España si la muerte no hubiera truncado su vida en 1500 a los dos años de edad. Vimos con la tercera hija de los Reyes Católicos, Juana de Castilla y Aragón (1479-1555), se casaba con otro de los hijos del emperador del Sacro Imperio, Felipe de Austria, más conocido como Felipe el Hermoso (1478-1506), y tras la muerte de sus dos hermanos mayores, Juan e Isabel, y la muerte de su madre Isabel la Católica en 1504, se convertía en reina de España con el nombre de Juana I aunque sus desequilibrios mentales, agudizados a raíz de la muerte de su esposo en 1506, la impidieron gobernar y en 1509 fue confinada en el castillo de Tordesillas , donde permanecería hasta su muere en 1555. Entre los seis hijos que tuvo con Felipe, su primer hijo varón fue Carlos de Austria (1500-1558) , del que ya os hablé sobre sus rasgos físicos y psicológicos en la primera parte. Vimos como su ascenso político fue meteórico y después de declararse oficialmente su mayoría de edad en 1515, Carlos fue nombrado señor de los Países Bajos en 1517, tras la muerte en 1516 de su abuelo materno Fernando el Católico, viajaba a España para ser jurado como rey de España con el nombre de Carlos I, y tras la muerte de su abuelo paterno ,Maximiliano I de Habsburgo (1459-1519), lograba competir con éxito para convertirse en el nuevo emperador del Sacro Imperio. 


Retrato de Carlos V realizado entre 1532 y 1533, por el pintor preferido por el monarca, el italiano Tiziano Vecelio (1485-1576). El embajador veneciano Gasparo Contarini (1483-1542) nos dejaba esta descripción del monarca  de unos año antes , en concreto de 1525 cuando el emperador tenía veinticinco años  y se disponía a casarse con Isabel de Portugal "Es de estatura mediana, mas no muy grande, ni pequeño, blanco, de color más bien pálido que rubicundo; del cuerpo bien proporcionado, bellísima pierna, buen brazo , la nariz un poco aguileña, pero poco; los ojos ávidos, el aspecto grave, pero no cruel ni severo; ni en  él otra parte del cuerpo se puede inculpar, excepto el mentó y también toda su faz interior, la cual es tan ancha y tan larga, que no parece natural de aquel cuerpo, parece postiza , donde ocurre que no puede, cerrando la boca, unir los dientes inferiores con los superiores; pero los separa un espacio del grosor de un diente, donde en el hablar balbucea alguna palabra, la cual por eso no se entiende muy bien " Hacía referencia el buen embajador al marcado prognatismo del emperador del que ya os hablaba ayer (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )      

También supimos de su gran afición por las mujeres, aunque siempre con un trato caballeroso y delicado. Una de sus primeras amantes conocidas fue nada más llegar a España en 1517 con Germana de Foix (1488-1538), esposa de su abuelo Fernando el Católico y , por lo tanto, su abuelastra con la que habría tenido una hija en 1518 ,  la infanta Isabel de Castilla. Con otra de sus amantes , la dama de compañía Juana van der Gheyst, tendría en 1522 otra hija, Margarita de Austria (1522-1586) que más adelante se convertiría en Margarita de Parma , futura  gobernadora de los Países Bajos. Es una época de éxitos para el joven monarca, que además de derrotar a parte de la nobleza castellana que se había levantado en armas contra él en la llamada Rebelión de los Comuneros entre 1520 y 1522, en 1525 obtenía una gran victoria sobre su principal rival en Europa, el rey de Francia Francisco I (1494-1547) con el que mantenía una disputa desde 1521 por la posesión del ducado de Milán, más conocido entonces como el Milanesado. Finalmente, el 24 de febrero de 1525  un ejército de alrededor de 32.000 franceses era derrotado por el ejército imperial de Carlos V formado por unos 30.000 hombres españoles y alemanes. El rey francés era capturado y llevado a Madrid donde permanecería como un prisionero de lujo del emperador, hasta la firma el 14 de enero de 1526 del Tratado de Madrid por el que el monarca francés renunciaba a las reclamaciones francesas sobre el Milanesado, Génova, Nápoles, Flandes, Borgoña y Artois entre otros territorios y además se comprometía a casarse con la hermana mayor de Carlos, Leonor de Austria (1498-1558) y enviar a sus dos hijos a España como garantía del cumplimiento del acuerdo. Francisco I fue liberado y no cumplió ninguno de los puntos acordados en el Tratado con Carlos, aunque finalmente se terminaría cansado con Leonor de Austria en 1530 tras la firma de un nuevo tratado de paz.  


Retrato de la hermana mayor  de Carlos, Leonor de Austria realizado hacia 1530 por  el pintor flamenco  Joos van Cleve( hacia 1485- hacia 1540) . Leonor   contraía matrimonio en 1519  con el rey portugués Manuel el Afortunado  que moría dos años después, en 1521, víctima de la peste.  Entre las cláusulas del Tratado de Madrid  de 1526 entre Carlos V y Francisco I se encontraba la del matrimonio de Francisco con Leonor , aunque hubo que esperar hasta 1530  y a una nueva guerra para que se  pudiera celebrar la boda.  Leonor , al dejar Portugal tras la muerte de su marido, el rey Manuel, tuvo que dejar  en Portugal a su hija  de apenas seis meses de edad, María de Portugal (1521-1577) y pasarían muchos años antes de que pudiera verla de nuevo, algo que su hija nunca la perdonaría creyendo que la había abandonado. La vida de Leonor en la corte francesa tampoco fue sencilla ya que sufrió el rechazo de su esposo , debido en parte a la mala salud de Leonor y en particular a la elefantiasis que padecía , una enfermedad que se caracteriza por el aumento de tamaño de alguna parte del cuerpo y que en el caso de Leonor se fijó en sus piernas. Francisco I moría en 1547 y  Leonor se retiraría en 1555 con su hermano Carlos al monasterio de Yuste después de haberse reencontrado con su hija María, aunque el reencuentro no fue feliz  lo que aceleró el deterioro de la salud de Leonor que fallecía el 25 de febrero de 1558, siete meses antes que su hermano Carlos (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org )    


Pero entre romances , guerras y éxitos políticos era el momento de buscar esposa para Carlos y los ojos de los consejeros del emperador se fijaron en Portugal, el reino más próspero del momento gracias a su control y monopolio de las rutas marítimas que comunicaban Europa con África y Asia , en particular con India y las codiciadas islas de las Especias, las que hoy conocemos como islas Molucas pertenecientes a Indonesia.  El rey Manuel el Afortunado , tras la muerte de su primera esposa, se había casado con otra de las hijas de los Reyes Católicos, María de Castilla y Aragón (1482-1517) , y entre los diez hijos que tuvo la pareja una de ellas fue Isabel de Portugal, nacida en 1503.  Como buena hija de los Reyes Católicos, María se preocupó de dar a todos sus hijos , ya fueran hombres o mujeres, una esmerada formación intelectual . Fallecía María el 7 de marzo de 1517 después de su último parto e Isabel , como la mayor de las hijas de María,no la primogénita ya que su hermano Juan(1502-1557), había nacido un año antes,  tuvo que hacer de madre y hermana del resto de sus hermanos hasta la tercera boda de su padre Manuel el Afortunado con Leonor de Austria en 1519, la hermana de Carlos, la misma con la que cinco años después  Francisco I de Francia se comprometía a casarse para incumplir luego su palabra. Manuel el Afortunado fallecía el 13 de diciembre de 1521 y le sucedía su hijo mayor que reinaría con el nombre de Juan III de Portugal.  Tanto el monarca portugués como el monarca español buscaban esposa y llegaron a un acuerdo  por el que Juan III se casaría con la más pequeña de las hijas de Felipe el Hermoso y Juana I de Castilla, la joven Catalina de Austria(1507-1578) que había sido la única de los hijos de Juana que permaneció  junto a su madre en Tordesillas. En cuanto a Carlos contraería matrimonio con la hermana del rey portugués, nuestra Isabel de Portugal.


Retrato de la hermana pequeña de Carlos V, Catalina de Austria , obra del pintor holandés Antonio Moro (hacia 1519-hacia 1578) y la única de los hijos de Juana I de Castilla que se había criado con ella, compartiendo los primeros años de confinamiento en Tordesillas hasta que su hermano Carlos , a su llegada a España en 1517, ordenó que  saliera de allí porque aquel no era lugar para una mujer joven.  Se identificó plenamente con Portugal y rechazó cualquier posibilidad de unificar las coronas de Portugal y España. Cuando falleció su esposo Juan III en 1557 defendió los derechos al trono de su nieto Sebastián, que apenas tenía tres años de edad. Ejerció la regencia del reino hasta 1562 y fallecía el 12 de febrero de 1578 . Apenas siete meses más tarde, el  4 de agosto de 1578, su nieto y rey Sebastián I de Portugal  moría en Marruecos durante la Batalla de Alcazarquivir , dejando a Portugal sin heredero al trono. Dos años después Felipe II se proclamaba rey de Portugal y unía los dos reinos, justo lo que su tía Catalina de Austria se había empeñado en evitar (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )    

Era un doble enlace entre primos hermanos ya que la madre de Juan III e Isabel de Portugal, María de Castilla y Aragón , era hermana de Juana I de Castilla, pero todo se solucionó con la correspondiente dispensa papal que les autorizaba al matrimonio. Los primeros en contraer matrimonio fuero el rey portugués Juan III y Catalina de Austria el  2 de febrero de 1525 en la ciudad de Salamanca. De esta forma Carlos compensaba a su hermana pequeña por los años de encierro con su madre en Tordesillas y la sentaba en el trono más rico de Europa. La pareja tendría nueve hijos aunque ninguno de ellos viviría lo suficiente para suceder a Juan III en el trono a su muerte en 1557 y tuvo que ser su nieto de tres años, Sebastián I de Portugal (1554-1578) bajo la regencia de su madre Catalina. Pero no nos alejemos más de nuestra protagonista, porque ahora era el turno de la joven Isabel de Portugal . Después de la firma de las capitulaciones matrimoniales en octubre de 1525, en enero de 1526 Isabel hacía su entrada en España  acompañada por dos de sus hermanos que se despidieron de Isabel justo antes de traspasar la frontera entre los dos reinos. La comitiva que acompañaba a la futura esposa del emperador se dirigió hacia Sevilla donde estaba previsto que fuera el enlace y allí tuvo que aguardar a la llegada de Carlos que , como ya sabemos, se encontraba en aquel momento ultimando la firma del Tratado de Madrid con el rey francés Francisco I. Por fin , en la madrugada del 11 de marzo Carlos llegaba a Sevilla y se entrevistaba por primera vez con Isabel . El doctor y escritor español Pedro Gargantilla(1972) en su obra "Enfermedades de los reyes de España" cita las palabras de un cronista contemporáneo que describía este primer encuentro en el Alcázar de Sevilla "Cuando entró en el Alcázar (se refiere a Carlos) eran ya dos horas de la noche, y entró con muchas hachas. Y cuando llegó al aposento de la emperatriz y si vieron, la emperatriz se hincó de rodillas  y porfió mucho porque le besara la mano El emperador se abajó mucho a la levantar, abrazándola, y la besó y la tomó por la mano y se entraron en otra cámara y se sentaron"


Retrato de Isabel de Portugal realizado por Tiziano Vecelio donde podéis apreciar la belleza a la que se refiere el escritor Pedro Gargantilla  que cito más abajo, en particular  "su nariz afilada y la tez pálida más propia de una joven escandinava  que de una mujer de latitudes mediterráneas". Entre los dos esposos, que no se habían conocido hasta el día de su matrimonio, surgió un amor espontáneo que hacía que la reina soportara mal las constantes ausencias  de Carlos debido a sus obligaciones en diferentes puntos de su extenso Imperio  y así nos lo cuenta un cronista de su tiempo "Todo el tiempo que el Emperador con ella estuvo nunca hizo sino llorar , sabiendo de la partida de su Majestad  había de hacer tan acelerada, como persona que amaba a su marido más que a sí propia" Un amor que se mantendría durante los trece años que duró el matrimonio y durante ese tiempo no se conoció ninguna aventura del mujeriego Carlos (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )   

Aquel mismo día 11 de marzo, pero ya por la mañana el representante del papa Clemente VII (1478-1534), el cardenal Giovanni Salviati (1490-1553), y el arzobispo de Toledo, Alonso Fonseca (1475-1534) , oficiaron  la boda en el que hoy es conocido como Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla. El militar , escritor y cronista español Gonzalo Fernández de Oviedo(1478-1557)  nos dejó esta curiosa referencia a la boda "Estuvieron en la misa  muy pocos caballeros ; porque fue cosa  no pensada sino  hecha de improviso aunque astutamente" Tal vez la inmediata atracción que sintieron el uno por el otro precipitó la ceremonia nupcial aunque no sabemos a que se refería con "astutamente". La alegría del momento se empañó por las noticias que llegaban desde Dinamarca sobre la muerte el 19 de enero de 1526 de la hermana de Carlos, Isabel de Austria(1501-1526), casada desde 1515 con el rey Cristian II de Dinamarca (1481-1559). La joven pareja, Carlos tenía veintiséis años  e Isabel veintidós en el momento del enlace , pasan su luna de miel en Granada  y otro cronista citado por Pedro Gargantilla da fe del amor que había surgido espontáneamente entre ambos "Entre los novios hay mucho contentamiento a lo que parece , y en cuanto están juntos , aunque todo el mundo esté presente, no ven a nadie, ambos hablan y ríen." La boda , como todas las que entonces se celebraban entre los miembros de las diferentes casas reales, había sido por motivos políticos pero ellos la habían transformado en un matrimonio por amor, algo extraordinario en la época. Según el cronista español Francisco López de Gómara (1511-1566),  Isabel  era "una de aquellas mujeres propias de casada" debido no sólo a su belleza, que Pedro Gargantilla describe como "belleza extraordinaria de rostro ovalado, labios carnosos, nariz afilada y tez pálida más propia de una joven escandinava que de una mujer de latitudes mediterráneas" sino también por su carácter del que un cronista escribe  que "era mansa y retraída más de lo que fuera menester, honesta , callada, devota, discreta y no entrometida"


Retrato de la hermana de Carlos V, Isabel de Austria, realizado por el pintor  Jan Gossaert (hacia 1478-hacia 1532)  En 1515 se casaba con el rey Cristián II de Dinamarca y Noruega , una unión de la que nacerían seis hijos. Al principio no había sido bien recibida  pero su esfuerzo en dominar la difícil lengua danesa le ganó el cariño de sus súbditos. Llegaría a ser reina de Dinamarca, Noruega y Suecia, pero en 1523 los suecos se rebelaron contra el dominio danés y en la misma Dinamarca el tío de Cristián II , Federico I (1471-1533)se rebeló contra su sobrino y le destronó expulsando a Cristián de Dinamarca. Se fueron  a vivir a los Países Bajos donde gobernaba Margarita de Austria, la tía de Isabel que la había cuidado cuando era niña. Isabel moría prematuramente el 19 de enero de 1526 a los veinticinco años de edad . Hoy sus restos reposan junto a los de su esposo Cristián II en la iglesia de San Canuto en la ciudad danesa de Ostende (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )   

Terminada la romántica e intensa luna de miel, los monarcas abandonaron Granada para dirigirse a Valladolid en noviembre de 1526. En aquella época España no tenía capital y la corte era itinerante aunque Carlos solía establecerla en Valladolid. En el momento de iniciar el viaje Isabel ya se encontraba embarazada de su primer hijo . El doctor Enrique Junceda Avello (1926) escribe en su obra "Ginecología y vida íntima de las reinas de España " a la que haré referencia con frecuencia a partir de ahora, nos cuenta que  "el pueblo al enterarse  del embarazo de la emperatriz  organizó procesiones y viacrucis, en los que muchos iban descalzos y otros portaban cirios encendidos  para rogar al Altísimo un parto feliz" Dar a luz siempre era un riesgo grave para la vida de la madre en el siglo XVI y por ello en mayo de 1527 Isabel redactó un testamento  por si algo salía mal durante el parto. Por fin , el 21 de mayo de 1527 la emperatriz se ponía de parto. Escribe Junceda que Isabel ordenó que se apagaran todas aquellas luces que no fueran necesarias, tal vez por pudor. Durante todo el parto estuvo acompañado por la dama portuguesa Leonor de Mascarenhas y la comadrona  Quirce de Toledo quienes, advirtiendo que la emperatriz aguantaba el dolor y se esforzaba en no proferir ningún grito, la aconsejaron que no contuviera esos gritos de dolor porque la ayudarían a relajarse y llevar mejor los dolores del parto, pero Isabel las replicó  en portugués "No me habléis así, mi comadre, que yo moriré pero no gritaré". Junceda cita a un cronista que afirmó que "la emperatriz no exhaló un solo quejido de dolor en su primer parto, porque le consolaba la esperanza de que pariría  un príncipe , causa de alegría y no de tristeza para sus pueblos" Y hacía bien en tener aquella esperanza Isabel, porque aquel día nacía un niño que sería bautizado con el nombre de Felipe y que en el futuro se convertiría en Felipe II (1527-1598), el monarca más poderoso en la historia de España.


Fotografía del Salón de Embajadores del Alcázar de Sevilla donde se celebró el matrimonio entre Carlos V e Isabel de Portugal el 11 de marzo de 1526. Como era la costumbre de la época, después de oficiarse el matrimonio los recién casados  se retiraron a sus aposentos  ara consumar el matrimonio y a continuación Carlos  mostró la sábana manchada con la sangre de Isabel para demostrar que le matrimonio ya había sido consumado y que la reina había llegado doncella al matrimonio (Imagen procedente de http://luisaugustopascual.wordpress.com )

El 22 mayo, un día después del alumbramiento, Carlos escribía a su hermano Fernando de Austria (1503-1564) dándole las buenas nuevas "El parto de Su Majestad no fue muy recio, pero tuvo algún trabajo, desde las tres de la mañana  hasta que Dios fue servido de alumbrar  poco antes de las cuatro de la tarde. Su Majestad se halló a la tener compañía todo este tiempo" y en otra carta fechada seis días después, el emperador escribe sobre la buena evolución de su amada emperatriz y de su hijo y heredero "La Emperatriz está muy buena y asimismo el Príncipe, y el Emperador tan alegre y recogido y gozoso del nuevo hijo, que en otras cosa no entiende sino en ordenar fiestas por el bien que Dios nos ha dado". El 5 de junio Felipe era bautizado en la iglesia de San Pablo de Valladolid por el arzobispo de Toledo Alonso Fonseca, que también había participado en en la ceremonia de matrimonio de los emperadores. Poco después , en agosto, la familia imperial abandonó la ciudad que estaba siendo asolada por una epidemia de peste. Apenas había transcurrido un año del nacimiento de Felipe cuando Isabel da a luz de nuevo el 21 de junio de 1528 en el Alcázar de Madrid, en esta ocasión a una niña que sería bautizada con el nombre de María de Austria (1528-1603) . Escribe el doctor Junceda que "a doña Isabel le vinieron calenturas, atribuidas a los intensos calores de aquel estío madrileño y que se curaron con la bebida del agua de la fuente milagrosa de San Isidro" y atribuye a este hecho la orden de la reina para que se erigiera junto a la fuente la Ermita de San Isidro, aunque otras versiones atribuyen la construcción e la ermita a la sanación de las fiebres del hijo de Isabel, Felipe y tampoco hay acuerdo sobre la fecha de su construcción que algunos retrasan incluso hasta finales del siglo XVI. 


Fotografía de la Ermita de San Isidro en Madrid que la tradición quiere que fuera construida por orden de Isabel de Portugal junto  al manantial  o fuente de San Isidro para dar las gracias por la recuperación de su salud o la de su hijo el príncipe Felipe al beber de sus aguas supuestamente milagrosas  .La que hoy se puede contemplar no es el templo original  , sino el segundo templo reconstruido en el siglo XVIII y que de nuevo sería reconstruido en el siglo XX tras sufrir graves daños durante la Guerra Civil Española entre 1936 y 1939 (Imagen procedente de  http://www.google-earth.es)

Mientras, Carlos tiene que atender a la política internacional. Francisco I ha traicionado los puntos del Tratado de Madrid y ha formado una alianza entre Francia, el ducado de Milán, Florencia, Inglaterra , la República de Venecia y el papa Clemente VII  que toma el nombre de Liga de Cognac cuyo objetivo era contrarrestar el poder del emperador Carlos. Pero el emperador se movió más rápido que los miembros de la Liga y envió sus tropas directamente a Roma y el 6 de mayo de 1527 entraban en la ciudad y la saquearon, un aconntecimiento que sería recordado como el Sacco di Roma . La Guardia Suiza del papa fue masacrada en las mismas escalinatas de San Pedro  sobreviviendo sólo cuarenta y dos de los ciento ochenta y nueve guardias suizos que protegían al pontífice mientras Clemente VII utilizaba el pasadizo secreto que unía el Vaticano con la Fortaleza de Sant´Angello, erigida sobre el antiguo mausoleo del emperador romano  Adriano(76-138). Cuando Carlos se enteró de lo que había sucedido mostró su disgusto por los desmanes de sus soldados y pidió disculpas al papa que, por otro lado, hasta su muerte en 1534 no volvería a hacer nada que pudiera disgustar al emperador. Sucesivas derrotas de los aliados de la Liga de Cognac les forzó a firmar en 1529 la Paz de Cambrai  , un acuerdo de paz negociado por dos mujeres, la madre del rey francés Francisco I, Luisa de Saboya (1476-1531), y la tía de Carlos, Margarita de Austria (1480-1530). La paz fue firmada el 3 de agosto de 1529 en unos términos muy similares a los del Tratado de París de 1526. Un año más tarde Francisco I contraía matrimonio con la hermana mayor de Carlos, Leonor de Austria, viuda del rey portugués Manuel el Afortunado.  Carlos era el monarca más poderoso de su tiempo y nadie estaba en disposición de poder disputarle esa preminencia, pero la activa política internacional de Carlos tenía un inconveniente, las largas ausencias que le separaban de su familia. El  27 de julio de 1529 el emperador zarpaba de Barcelona y no regresaría a España hasta abril de 1533, casi cuatro años de ausencia.


Retrato de Tiziano Vecelio de un joven príncipe Felipe de veinticuatro años en 1551.  La relación entre Felipe y su madre Isabel era muy buena y realmente fue Isabel la única referencia que tuvo Felipe en sus primeros años ya que su padre, el emperador Carlos, estaba casi siempre fuera . En una carta al rey Carlos, el noble Lope Hurtado de Mendoza contaba a Carlos como en ocasiones el pequeño príncipe lograba enojar a su madre  con su comportamiento travieso "Es tan travieso  que algunas veces Su Majestad  se enoja de veras ; y ha habido azotes de su mano , y no faltan mujeres que lloran de ver tanta crueldad" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Antes de que en marzo de 1529 el emperador tuviera que dejar a la emperatriz, Isabel, embarazada de nuevo, sufrió de fuertes fiebres que provocaron un aborto. Y aunque hay cierta confusión sobre las fechas de su siguiente embarazo, parece que a pesar del aborto  quedó casi inmediatamente embarazada porque  el 21 de noviembre de 1529 habría tenido otro hijo, al que bautizaron con el nombre de Fernando. El doctor Juncella incluye el fragmento de una carta enviada por los médicos de Isabel a Carlos con fecha del 22 de noviembre de 1529, en el que le informaban de la buena noticia  del nacimiento de otro varón "A veintiuno del presente , a la una hora después de la media noche, comenzó a sentir la Emperatriz los dolores del parto que venían no muy espesos ni grandes y entonces vino aquella agua que suele preceder a los buenos partos. Su Majestad parió al punto de las ocho y purgó muy bien  todo lo necesario y quedó a Dios gracias tan buena como si fuera otra la que había parido. Nació un infante  grande y gordo y hermoso , con una voz tan formada y unos ojos tan abiertos como si fuese de tres meses nacido." Pero a pesar del buen aspecto del recién nacido,  el 13 de julio de 1530 moría  , algo habitual en una época con una muy elevada tasa de mortalidad infantil. Su muerte casi coincidió con la de la  querida tía de Carlos, Margarita de Austria, que fallecía el 1 de diciembre de 1530. Había sido la mujer que además de gobernar los Países Bajos en nombre de Carlos, tuvo el tiempo  de encargarse de la instrucción de sus sobrinos y dio el cariño a Carlos y sus hermanas que estos no habían podido recibir de su madre Juana que se encontraba en España. Su muerte se precipitó a raíz de una pequeña herida en el pie, aparentemente sin importancia, que posiblemente se infectó causándole la muerte.


Retrato de Margarita de Austria  realizado por el pintor Bernard Van Orley(hacia 1491-1542) Viuda de Juan de Castilla y Aragón, el príncipe heredero de los Reyes Católicos, y tía del emperador Carlos V que la mantuvo al frente del gobierno de los Países Bajos hasta su muerte en 1530 . Ella fue como una madre tanto para Carlos como para sus hermanos, excepto Fernando y Catalina que se criaron en España.  Antes de morir  transfirió su poder  al regente Juan Carondelete, conde de Hoogstrate, que sería el encargado de informar  al emperador de la muerte de su amada tía "La indisposición de la tía de Vuestra Majestad, nuestra señora, progresó de manera que no obstante los remedios aplicados por médicos y cirujanos, el fuego de la pierna subió hasta el cuerpo , y esta noche, entre las doce y la una, recibidos los últimos sacramentos, entregó su alma a Dios" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Apenas un día antes de su muerte Margarita escribía a su sobrino, el emperador Carlos "Devuélvoos este país (los Países Bajos), que en ausencia vuestra me  confiasteis, no ya como se hallaban  cuando partisteis,  , sino considerablemente engrandecidos; y creo haber regentado el gobierno  de modo que me haga digna de la recompensa divina , de vuestra satisfacción  y la de vuestros vasallos. Os encarezco , Señor, que conserveis la paz, muy señaladamente con los reyes de Francia y de Inglaterra; y os digo el último adiós en Malinas, este postrero día de noviembre de 1530. Margarita" Ahora Carlos debía  buscar a alguien de confianza para que sustituyera a Margarita en el gobierno de los Países Bajos, y Carlos pensó en su hermana María de Austria (1505-1558). María había sido casada en 1522 con el rey de Hungría, Bohemia y Croacia  Luis II (1506-1526) para fortalecer con esta alianza con Hungría el flanco este del Sacro Imperio amenazado por el poder creciente del Imperio Otomano dirigido por el sultán  Solimán I el Magnífico (1494-1566) que llevaría a los otomanos a su máxima expansión territorial amenazando el corazón de Europa. En 1526 los otomanos infligieron una derrota aplastante a las tropas húngaras en la Batalla de Mohacs el 29 de agosto de aquel año, y en el transcurso de la batalla murió Luis II sin dejar herederos. El trono de Hungría fue reclamado por el hermano de Carlos, Fernando,  que estaba casado con Ana Jagellón de Hungría y Bohemia (1503-1547), hermana del fallecido rey Luis II de Hungría . Fernando se convirtió en el nuevo rey de Hungría . María era ahora la reina viuda de Hungría y ya no tenía un papel  que jugar allí, por eso, cuando Carlos reclamó a su hermana María para ocupar el gobierno de los Países Bajos, ella no se lo pensó y se desplazó a Flandes con la única condición de que el emperador no podía obligarla a casarse de nuevo.  


Retrato de María de Hungría del pintor Jan Cornelisz Vermeyen (1504-1559), la hermana de Carlos V que se convirtió en reina de Hungría por su matrimonio con el rey húngaro  Luis II . Tras la muerte de su marido en la batalla de Mohacs en 1526 frente a los otomanos de Solimán I el Magnífico  fue desplazada del trono por su hermano Fernando de Austria. Cuando Margarita de Austria fallece en 1530 , Carlos la elegirá para ocupar el puesto de gobernadora de los Países Bajos.  Al igual que su hermana Leonor, decidió acompañar a Carlos cuando este abandonó el trono imperial y se retiró al monasterio de Yuste y curiosamente moría en el mismo año que Leonor y Carlos, el 18 de octubre de 1558 , apenas un mes después que Carlos (Imagen procedente de   http://es.wikipedia.org ) 

Mientras, en España Isabel padecía por su hijo Felipe que sufría de fiebres, y en una carta de junio de 1532 escribe al noble Lope Hurtado de Mendoza (1499-1558) "El príncipe mi hijo está indispuesto de tercianas  y aunque el mal no es peligroso todavía me da mucha pena y congoja" . Como escribe el historiador británico Henry Kamen (1936) en su biografía sobre Felipe II "la mortalidad infantil  en esos tiempos era una amenaza permanente. En España se llevó a la mayoría de los niños de la realeza , y en e conjunto de la población  eliminaba a uno de cada dos lactantes. En consecuencia, los aspectos relativos a la salud figuraban de manera notable  en las cartas que se le remitían al Emperador" Pero la larga ausencia tocaba a su fin ,era hora de regresar a España y escribe a Isabel para que ella y sus dos hijos , Felipe y María, acudieran a Barcelona a recibirlo. Carlos desembarcó el 21 de abril de 1533  y durante los dos meses siguientes permanecieron en Barcelona donde Isabel enfermó de fiebres aunque se recuperó sólo para volver a enfermar en junio de aquel año,  hasta el extremo de que se llegó a temer por la vida de la emperatriz aunque terminó recuperándose felizmente. No tardaría Carlos en ausentarse de nuevo en marzo de 1535 , ahora para dirigir una campaña contra el pirata berberisco al servicio del Imperio Otomano, Jeireddín Barbarroja (1475-1556) , cuyas naves asolaban el Mediterráneo y las costas españolas con sus incursiones. En agosto de 1534  Barbarroja había ocupado Túnez y Carlos decidió expulsarle de allí. En el invierno de 1534 a 1535 organizó una gran escuadra formada por 74 galeras y más de tres centenares de embarcaciones más pequeñas que transportaban a cerca de veintisiete mil hombres que en junio de 1535 expulsaron a los hombres de Barbarroja de Túnez. Según los cronistas Carlos luchó en primera línea "avanzando con la lanza en la mano, corriendo el mismo riesgo que un pobre soldado raso"


Uno de los cartones cartones para tapices realizados por el pintor Jan Corneliss Vermeyen bajo el título de "Carlos V y la conquista de Túnez" que representaba el triunfo del emperador sobre las fuerzas del pirata berberisco Barbarroja que solaban con sus acciones las aguas del Mediterráneo. Fue uno de los grandes triunfos militares del emperador (Imagen procedente de  http://www.nationalgeographic.com.es )

En ausencia de Carlos Isabel , que estaba embarazada de nuevo, dio a luz el 24 de junio de 1535 a su tercera hija, Juana de Austria (1535-1573). Parece que antes del parto la emperatriz estuvo enferma y se temió una vez más por su vida e insistieron sobre ella para que redactara un testamento por si sucedía lo peor, y en efecto hay un testamento de Isabel con fecha del 7 de marzo de 1535. El 25 de abril  recibía el emperador  una carta del cardenal Juan Pardo de Tavera (1472-1545)  donde le informaba de los problemas de salud de la emperatriz "Anteayer que fue viernes ha estado buena, pero ayer le acudió otra calentura  y frío . El lunes antes había tenido otra indisposición , de la cual no habíamos sabido, porque Su Majestad tiene condición de encubrir el mal hasta que se manifiesta , lo cual yo tengo  por cosa que podría ser inconveniente. Esperamos en Dios que no será nada, y así lo dicen también los médicos , porque les parece que todos estos son rebatos de la preñez" Sabemos que Isabel se recuperó y daba a luz a su hija Juana en junio . Durante las largas ausencias de Carlos , los asuntos de gobierno de España quedaban en manos de la emperatriz  que sabía armonizar con una de sus grandes aficiones, hilar , enviando luego las telas a Jerusalén con el fin de que se confeccionaran ropas para los peregrinos.Los dos esposos se echaban continuamente de menos y se conserva un amplio epistolario  de las cartas que se enviaban el uno al otro , como este fragmento de una carta de Carlos que recoge Pedro Gargantillo en su obra y donde el emperador se dirige en estos términos tan tiernos a su esposa "Beso esta hoja de papel con la misma ternura y calor con que besaría a vuestros labios, si estuviera con vos", palabras a las que ella responde con cartas no menos tiernas "Vuestro pronto regreso causará la felicidad de estos Reinos, y sobre todo la mía. Beso las manos de su Majestad" 


Juana de Austria , la tercera hija de Carlos  e Isabel en un retrato realizado por el pintor español Alonso Sánchez Coello (1531-1588). A los diecisiete años contrajo matrimonio con el príncipe heredero del trono portugués, Juan Manuel de Portugal (1537-1554) , que era su primo  ya que era hijo de su tía Catalina de Austria . Como veis todo quedaba siempre en casa. Fruto de este matrimonio nacería un hijo póstumo ya que Juan Manuel murió de diabetes en 1554,  , Sebastián de Portugal , que se convertiría en el rey Sebastián I de Portugal (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org ) 

MIentras en 1535 empieza un nuevo conflicto con Francia que había ocupado el ducado de Saboya y pretendía atacar ahora el Milanesado. La guerra se prolongaría durante tres años , hasta que en 1538 la llamada Tregua de Niza puso final al conflicto y se comprometieron Carlos y Francisco a mantener una tregua de diez años de duración , aunque ya sabemos que Francisco I era un experto en incumplir tratados y en 1542  rompería la tregua atacando los Países Bajos.  El emperador no  tenía un momento de reposo pues también tenía que hacer frente al desafío  de los protestantes  , los seguidores de la Reforma de Martín Lutero (1483-1546) aunque para hablaros de la guerra que mantuvo con los nobles partidarios de Lutero que se habían aliado en la denominada Liga de Smalkalda, tendré  que esperar a un artículo dedicado en exclusiva a la vida de Carlos V.  Mientras, acompañemos al emperador que regresaba  a España en diciembre de 1536 y el 19 de ese mes se encuentra con Isabel y sus tres hijos en Tordesillas, donde también reside su madre Juana. Una vez más, como cada vez que regresaba a España, Isabel se queda de nuevo embarazada y el 19 de octubre de 1537 nacía un nuevo hijo varón que fue bautizado con el nombre de Juan, pero su vida será breve y fallece el 20 de marzo de 1538. Al igual que había sucedido con Fernando , Carlos tampoco llegaría a conocer a su hijo Juan, ya que se encontraba en aquel momento presidiendo las cortes de Monzón donde se debatía la constante amenaza turca sobre las costas  de Levante y el coste de la guerra con Francia. Su ausencia se prolongo en esta ocasión desde agosto de 1537 hasta agosto de 1538, casi un año. 

Como sucedía en cada reencuentro, a su regreso la emperatriz vuelve a quedar encinta y todo parecía ir bien hasta que   el 19 de abril de 1539  Isabel "sintió a las siete  de la tarde una mala disposición de frío , después, por el proceso de la noche, sintió calor , más no pensó que era enfermedad sino accidente de la preñez". El cronista Alonso de Santa Cruz (1505-1572) nos transmite el pesimismo de los médicos sobre la posibilidad de que el embarazo siguiera adelante debido a las fiebres de Isabel "Como la Emperatriz, nuestra Señora, estuviese preñada y le diesen en este tiempo ciertas calenturas, la fueron consumiendo poco a poco  y se vino a hacer ética, tanto que fue pronosticado de los médicos que si pariese hijo luego había de morir" Y en efecto así fue, porque el 21 de abril daba a luz a un hijo prematuro que nació  muerto. Tras el aborto el estado de Isabel no hizo sino empeorar  y los médicos que la atienden escribe que  "el viernes 25 de abril en la noche que entró  en el quinto día  le vino una calentura recia  que en toda la noche la tuvo en grandes congojas; y  sin quitárselo pasó el sábado y el domingo empeorando a cada hora" Ante la gravedad de la situación la emperatriz se mantuvo impasible al dolor y el miedo a la muerte  y se encomendó a la voluntad de Dios negándose a ser atendida por los médicos Ruiz y Ontiveros Saavedra que esperaban a la puerta de la habitación de Isabel. Según relata un cronista "el altivo pudor de desnudar su cuerpo y la poca confianza en los físicos pueden en ella más que el apego a la vida" y así dirá Isabel a su comadrona Quirce de Toledo ,que siempre la había ayudado en los partos, "Si Dios quiere curarme lo hará sin necesidad de médicos - habría dicho a su comadrona Quirce de Toledo - y si tengo que morir es inútil su intervención".  Pero el estado de Isabel no hace más que deteriorarse . A continuación reproduzco la carta en la que se daba al emperador Carlos el la noticia desenlace fatal de la enfermedad de Isabel que extraigo de la obra "Ginecología de las reinas de España"  Enrique Junceda 

"El domingo por la tarde le vino la calentura más recia  y congojas tan recias que entonces  pensó que acabara, lo cual duró hasta el martes a medio día que le dejó la calentura con un sudor y aliviose con unas cámaras de sangre que le vinieron; y así estuvo alegre martes y miércoles , tan flaca como Vuestra Majestad podrá pensar . Y como su virtud no bastara  a resistir los accidentes  tan recios, el miércoles, después de pasada media noche, comenzó a arreciar  la calentura y Su Majestad  a enflaquecer de suerte  que jueves a la mañana , primero de mayo, andada ya al cabo; y haciendo sus cosas como verdadera cristiana con el Cardenal de Toledo, que le ayudó como católico, dió el ánima a Dios  el dicho día jueves a primero de mayo  después del medio día. Nuestro Señor la tenga en su gloria y a Vuestra Majestad  guarde para su servicio; que gran confusión es esta para los designios que estaban ordenados". De esta forma , probablemente víctima de fiebres puerperales, una infección que era muy habitual después de los partos debido a a la escasa higiene de la época y que siguió matando a miles de mujeres hasta el siglo XIX cuando comenzaron a tomarse medidas de estirilización y limpieza que evitara estas infecciones, el 1 de mayo de 1539, fallecía en Toledo a los treinta y seis años de edad y después de trece años de matrimonio la emperatriz Isabel de Portugal. Escribe el historiador británico  Henry Kamen que tras conocer la noticia  el emperador Carlos 


Estatuas orantes en bronce de la familia del emperador Carlos V en el Monasterio de San Lorenzo del Escorial realizadas por el escultor milanés Pompeo Leoni (hacia 1533-1608)La primera figura a la izquierda en primer plano es el propio emperador Carlos V y a su lado se encuentra su esposa,  la emperatriz Isabel de Portugal . Detrás se encuentran las hermanas de Carlos, de izquierda a derecha María de Hungría, reina de Hungría y gobernadora de los Países Bajos, Leonor de  Francia , reina de Portugal por su matrimonio con Manuel el Afortunado y de Francia por su enlace con  Francisco I, y finalmente  su hija, la emperatriz María de Austria . (Imagen procedente de http://delacuadra.net)

"Se encerró en un convento durante siete semanas . Al día siguiente, el cuerpo de la Emperatriz  fue escoltado  a las afueras de la ciudad por ministros y Grandes. El cadáver fue traslada hasta la cripta real en Granada, donde estaban también las tumbas de los Reyes Católicos. Dos semanas después , el Príncipe, presidió las solemnes exequias de la Emperatriz celebradas en la iglesia de San Juan de los Reyes"  Los cronistas nos relatan la intensidad del dolor sufrido por Carlos "Sin beber ni comer permaneció  horas arrodillado  junto al lecho absorto en el rostro de la hermosísima mujer." En una carta a su hermana María, gobernadora de los Países Bajos, Carlos manifestaba la profunda tristeza que sentía "Estoy con la angustia y tristeza que podéis pensar , por haber tenido una pérdida tan grande y tan extrema. Y nada me puede consolar si no es la consideración  de su buena y católica vida y el muy santo fin que ha tenido" Apenas salido de su retiro conventual Carlos tuvo que irse de España para sofocar una rebelión en su ciudad natal , Gante. El Imperio no entendía de luto ni dolor y requería su atención.  Carlos nunca se volvería a casar aunque si volvería a tener alguna relación amorosa , como la que mantuvo con la dama alemana Bárbara Blomberg(1527-1597) con la que tendría a su hijo Juan de Austria (1547-1578) futuro héroe de la Batalla de Lepanto en 1571. En 1574 , el hijo de Isabel, Felipe II, ordenaría el traslado del cuerpo de su madre  al monasterio de San Lorenzo de El Escorial donde hoy reposan en compañía de los demás monarcas españoles. Y aquí concluyo la historia de la emperatriz Isabel de Portugal , la mujer a la que el hombre más poderoso de su tiempo amó con pasión y ternura  convirtiendo una boda política en una historia de amor. 

Artículos de la serie reinas de España


Juana de Castilla 1º Parte 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla.html
Juana de Castilla 2º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/04/juana-i-la-desdichada-reina-de-castilla_19.html
Isabel de Portugal 1º Parte: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
Isabel de Portugal 2º Parte :
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/05/historia-de-las-reinas-de-espana-isabel_13.html
María Manuela  de Portugal: 
http://chrismielost.blogspot.com/2014/06/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra, 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
María Tudor de Inglaterra  2º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/07/historia-de-las-reinas-de-espana-las_22.html
Isabel de Valois 1º Parte
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/10/historia-de-las-reinas-de-espana-las.html
Isabel de Valois 2º Parte
Ana de Austria 
Margarita de Austria 1º Parte
Margarita de Austria 2º Parte
Isabel de Borbón 1ºParte 


El Mentidero de Mielost en Facebook :

 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos