domingo, 2 de octubre de 2016

VLAD III TEPES , EL HIJO DEL DRAGÓN (SEGUNDA PARTE)


En la primera parte de ésta historia asistimos al nacimiento de una nueva potencia, el Imperio Otomano , surgida en el seno del sultanato de Rum que ocupaba buena parte de lo que hoy es Turquía, y que a su vez era una extensión del califato abásida gobernado por la dinastía turca de los selyúcidas. Vimos como en sus inicios  su territorio se circunscribía apenas a la ciudad de Sögüt, la antigua Thebasion bizantina,  donde los miembros de la tribu turca de los kayi  se habían establecido durante la primera mitad del siglo XIII bajo el liderazgo de  Ertugnul(1198-1281). Su hijo y sucesor, Osmán I (1258-1326), también llamado Utman  de donde procede el nombre de su dinastía y del Imperio que fundaría, el otomano, ampliaría su territorio hasta alcanzar los 16.000 kilómetros de superficie y éste no dejaría de expandirse con sus sucesores , Orhan I (1281-1362) y, sobre todo, Murad I (1326-1389). Será durante el sultanato de Murad I cuando  los otomanos ponen el pie en Europa y emprenden su expansión por Grecia y los Balcanes derrotando a una coalición serbia y búlgara en la batalla de Chernomen el 26 de septiembre de 1371 que supuso la desintegración del Imperio Serbio, que había alcanzado su máximo esplendor durante el reinado de Esteban Uros IV (1308-1355) y que ahora quedaba dividido en pequeños principados convertidos en vasallos del sultán. La derrota en Chernomen  acentuó además la decadencia del Imperio Búlgaro  que a partir de 1373 también rendiría vasallaje a Murad I. El testigo de la resistencia al expansionismo otomano lo tomaría uno de los príncipes serbios, Lazar de Serbia (1329-1389), que gobernaba sobre el más poderoso de los principados serbios, la Serbia del Moldava. Uniendo sus fuerzas con el primer rey de Bosnia , Stefan Tvrtko I Kotromanic (1338-1391),  trataron de detener la expansión otomana enfrentándose al ejército de Murad I en la batalla de Kosovo o del Campo de los Mirlos, cerca de Pristina, capital del actual Kosovo. Durante la batalla encontraron la muerte tanto el sultán como el príncipe Lazar de Serbia, pero la victoria final correspondió a los otomanos. Murad I es sucedido por su hijo Bayaceto I (1360-1403) ,apodado "Ilderim" ,"el rayo", o Yildirim, "el Relámpago", por la rapidez con la que desplazaba a sus tropas. Sobre Bayaceto I  la periodista e historiadora estadounidense Barbara W. Tuchman (1912-1989) escribe en su obra "Un espejo lejano" , que nos acompañará a lo largo de ésta segunda parte de la historia, que  "elegido sultán en el campo de Kosovo, comenzó por estrangular  a su hermano  (se refiere a  Yakub Celebi (fecha desconocida-1389)) con una cuerda de arco, habitual precaución turca". No había lugar para rivalidades en la corte otomana y bien sabido es que un muerto nunca conspirará para arrebatarte el trono. 





Recreación artística del sultán Bayaceto I  por el pintor italiano Cristofano dell´Altissimo (hacia 1525-1605) Sobre el hijo y sucesor de Murad I al frente del Imperio Otomano escribe Barbara Tuchman:
"Era osado, emprendedor, siempre a caballo e igualmente ávido de la sangre de sus enemigos  como pródigo con la de sus soldados. Sitió y bloqueó Constantinopla por espacio de siete años, avanzó por Bulgaria, invadió Macedonia y el Ática, asoló Bosnia y Croacia, llevándose , según se decía, más habitantes de los que dejó" 
Al igual que Murad I, supo aprovechar la división de los estados cristianos como Bulgaria y Serbia, para imponerse sobre ellos con relativa facilidad , pues sólo la unión de estos múltiples pequeños estados podía aspirar a detener al poderoso ejército otomano, pero esa unión sólo se conseguiría, y de manera relativa y precaria, durante la conocida como Cruzada de Nicópolis en 1396  que conoceremos a continuación . Sin embargo, al final de su vida Bayaceto I vería como todos sus éxitos quedaban arruinados por la irrupción de un nuevo actor en el escenario  que estuvo muy cerca de acabar con el Imperio Otomano a comienzos del siglo XV , Y es que, como escribía el novelista inglés Daniel Defoe (1660-1731)
"Cuanto más grande es vuestra gloria, más cerca está vuestro declive"
Pero aún así el Imperio Otomano se recuperaría y volvería a amenazar a Europa  pero todo eso lo veremos un poco más adelante
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )

Bayaceto había centrado en primer lugar su interés en Asia Menor, ocupando la mayoría de los pequeños emiratos o beylicatos surgidos de la desintegración del sultanato de Rum y que aún conservaban su independencia. Después volverá a mirar hacia Occidente y en 1393 ocupaba Tarnovo (o Tirnovo), la capital de uno de los reinos en que había quedado dividido el Segundo Imperio de Bulgaria, el reino de Tarnovo gobernado por el rey  Iván Sisman (1350/51-1395) que ya era vasallo del Imperio Otomano pero había ofrecido su alianza a la coalición entre bosnia y los serbios en la batalla del Kosovo y, por lo tanto, Bayaceto no confiaba en su sometimiento. A continuación conquista Nicópolis, que era el principal bastión del que disponían los búlgaros para controlar el curso inferior del Danubio , vigilando la frontera con Valaquia. Nos cuenta Tuchman que Bayaceto ordenó a Iván Sisman que apoyase el avance otomano con víveres y soldados cumpliendo con su calidad de vasallo del sultán, pero Sisman se negó  y Bayaceto , colmada su paciencia,  "ordenó que lo encarcelaran en Nicópolis  e hizo que lo estrangularan" lo que sucedió el 3 de junio de 1395 mientras que el reino de Tarnovo quedaba incorporado al Imperio Otomano como una nueva provincia.  Al oeste del reino de Tarnovo de Iván Sisman todavía conservaba su independencia otro de los reinos en los que había sido dividido el Imperio de Bulgaria, el llamado zarato de Vidin gobernado por Iván Sracimir (hacia 1324-1397) , hermano mayor de Iván Sisman con el que mantenía malas relaciones .Bayaceto no tardará en dirigirse contra el zarato de Vidin al que somete a vasallaje. Con la mayor parte de Bulgaria sometida a los otomanos, con Grecia ocupada, los principados serbios conquistados excepto el Despotado de Serbia  gobernado por el hijo de Lazar de Serbia, Stefan Lazarevic (1377-1427) , que también rinde vasallaje al sultán,  y asediada la capital del moribundo Imperio Bizantino, Constantinopla,  nada parece poder detener la expansión del Impero Otomano. Bayaceto I empezaba a recoger los frutos de la estrategia desplegada por su padre, el anterior sultán, Murad I ,  quien , como nos explica  Barbara Tuchman, "Neutralizó a los gobernantes balcánicos dejándolos en sus puestos  pero con la obligación  de prestarle homenaje. Como sus reinos carecían de unidad , podían ser sometidos uno tras otro y así, de forma individual, los gobernantes búlgaros, bosnios y serbios  le rindieron vasallaje  para evitar las continúas incursiones turcas que asolaban sus tierras"






Bulgaria1344-1396-es.svg
Este mapa ya lo incluí en la primera parte pero me sirve de nuevo para ilustrar la situación en Bulgaria durante el sultanato de Bayaceto I. Vemos la división del que había sido el Segundo Imperio Búlgaro  en tres estados diferentes  después de la muerte del zar Iván Alejandro (fecha 1331-1371) del que las crónicas de su tiempo sólo cantaban loas, como ésta contenida en el llamado Salterio de Sofía  escrito en 1337 y propiedad de la familia del zar, que no escatima en adjetivos superlativos para retratar la grandeza del zar búlgaro:
"Ninguno de nuestros primeros zares se parece a este gran zar Iván Alejandro : en poderío militar se parece a un segundo Alejandro Magno, en fe y piedad es es un segundo san Constantino: capturó a todos sus enemigos , los puso de rodillas y creó una paz firme en el universo"
Pero esa paz firme en el universo a la que se refiere el salterio no duraría mucho. Ya en vida de Iván Alejandro  sus  guerras con Bizancio y la amenaza del Imperio Otomano comenzaron a debilitar al Segundo Imperio Búlgaro que a su muerte quedaría dividido .De izquierda a derecha vemos el Zarato de Vidin (color naranja), gobernado por el hijo mayor de Iván Alejandro, Iván Sracimir,  el Reino de Tarnovo (en el centro en color rojo) , al frente del que se encontraba el hijo pequeño de Iván Alejandro, Ivan Sisman, que además era en teoría el zar de toda Bulgaria, y por último a la derecha, a orillas del Mar Negro , el Despotado de Dobruja que se había independizado del resto de Bulgaria . Esta división facilitó las cosas a los otomanos. En el mapa vemos en azul las líneas de penetración de los ejércitos otomanos, comenzando por la victoria en 1371  en Chernomen durante el sultanato de Murad I, y ya durante el gobierno de Bayaceto I observamos como en 1393 ocupa Tarnovo , dos años más tarde se hace dueño del Despotado de Dobruja y en 1396 ocupa la capital del zarato de Vidin . A partir de ese momento sólo el curso del Danubio separaba a los territorios controlados por el Imperio Otomano del  principado de Valaquia que , a su vez, era la puerta para llegar a Transilvania y el Reino de Hungría . Fijaos en la situación de la ciudad de Nicópolis , a orillas del Danubio en la frontera con Valaquia , porque sería el escenario de una batalla crucial entre el Imperio Otomano y los cruzados europeos
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)



 A todo ello había que sumar la debilidad de una Europa donde Francia e Inglaterra se hallaban inmersas en un largo conflicto por el trono francés  iniciado en 1337 y que sería conocido después como la Guerra de los Cien Años  y que  no concluiría hasta 1453,  mientras que la propia Iglesia estaba dividida desde 1378 por el Cisma de Occidente, con un papa en Roma  y otro en la ciudad francesa de  Avignon.  Y además , como suele suceder, nadie se movilizó en Europa  hasta que el peligro comenzó a llamar a sus puertas " el occidente europeo - escribe Barbara Tuchman  - no perdía de vista  los progresos turcos, pero , como no tenía apego a Constantinopla  (hay que recordar que los bizantinos eran cristianos ortodoxos desde que se produjo el Cisma de Oriente y Occidente en  1054 cuando se separaron de la Iglesia Católica, por lo que no eran particularmente apreciados en la Europa católica), no atendió al peligro hasta que llegó a Hungría"  Pero como veíamos al final de la primera parte, ante la amenaza que ya se cernía sobre Europa Occidental, el papa de Roma,  Bonifacio IX (hacia 1356-1404) , llamaba en 1394 a una nueva cruzada  para detener la expansión del Imperio Otomano para  ayudar a Hungría y a Constantinopla. Tuchman cuenta como en  agosto  de 1395 llegaban a París cuatro caballeros y un arzobispo húngaros como embajadores del rey de Hungría y Croacia, Segismundo de Luxemburgo (1368-1437) , para informar al rey de Francia, Carlos VI (1368-1422), que Bayaceto I "estaba reuniendo un ejército de cuarenta mil hombres  con el propósito  de someter Hungría a la misma suerte que Bulgaria y Serbia  y que si los franceses no enviaban socorros  el monarca húngaro  estaría pronto reducido a la peor situación" y  comunicaban que Segismundo "imploraba el auxilio en nombre del parentesco y del amor de Dios". Los reyes Ricardo II de Inglaterra (1367-1400) Carlos VI de Francia, habían establecido un armisticio en la larga guerra que mantenían ambos reinos  y por eso Carlos VI se animó a responder favorablemente a ésta petición de auxilio   afirmando que "como jefe de los reyes cristianos  le correspondía impedir que la cristiandad  fuese pisoteada por el sultán"





Pisanello - Portrait of Emperor Sigismund of Luxembourg - WGA17873.jpg
Retrato figurado del rey de Hungría y Croacia y futuro emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, Segismundo de Luxemburgo (1368-1437) obra del pintor italiano  Antonio di Puccio Pisano "Pisanello" (hacia 1395-1455) . Segismundo era hijo del emperador del Sacro Imperio Carlos IV (1316-1378) que interesado  en estrechar relaciones con el vecino Reino de Hungría acordó con el rey húngaro Luis I (1326-1382)  el enlace matrimonial entre Segismundo y la hija mayor del rey húngaro, María de Hungría (1371-1395) que estaba llamada a heredar el reino de su padre ante la ausencia de un heredero varón . Con once años, en 1379, Segismundo se trasladó a la corte de Luis I  donde aprendió húngaro y se sumergió en su cultura hasta el punto de considerarse un húngaro más . Cuando  Luis I fallece en 1382  deja como herederos del reino de Hungría a su hija María de Hungría y a su futuro esposo Segismundo , que actuarían como correyes aunque tuvieron que superar una guerra civil, un intento de usurpar el trono y el rechazo de parte de la nobleza húngara que consideraba a Segismundo un extranjero recién llegado que no debía gobernar el reino, pero todos estos obstáculos fueron salvados por la pareja  con éxito. Hacia 1388 Segismundo ya había desplazado a su esposa a un segundo plano tomando él las riendas del poder . Sobre´su persona nos cuenta Barbara Tuchman en  su obra "Un espejo lejano":
"Alto , fuerte y extraordinariamente bello, llevaba  el pelo castaño  claro largo y rizado, era inteligente, capaz, sensato  y bienintencionado como gobernante, pero amante de los placeres , pródigo y licencioso y con una nutrida lista de escándalos amorosos, valeroso, poco diplomático, fogoso y cruel en sus cóleras"
Pero las dificultades de los primeros años de su reinado marcados, como acabamos de ver, por las revueltas internas y el rechazo de parte de la nobleza húngara, hizo que no estuviera lo bastante fuerte para enfrentarse a la amenaza que representaba Bayaceto I y  se dirigiera a los estados de Europa Occidental en busca de ayuda para detener al Imperio Otomano, lo que sería el origen de la llamada Cruzada de Nicópolis
(Imagen procedente de 
https://es.wikipedia.org)



Pero finalmente el peso de la cruzada francesa  recaería sobre el poderoso ducado de Borgoña gobernado por el duque Felipe II el Audaz (1342-1404)  un sobrenombre que el duque había ganado en el campo de batalla por el heroico comportamiento que tuvo durante la batalla de Poitiers contra Inglaterra en 1356. El contingente borgoñón estaba formado por  "unos dos mil caballeros y escuderos - señala Tuchman -  con el apoyo de seis mil arqueros y peones elegidos entre los voluntarios mejores y los mercenarios  más aguerridos de las compañías francas." Entre los líderes de estos  cruzados destacaba el hijo del duque de Borgoña, Juan de Borgoña (1371-1419) que en el futuro sería conocido como Juan Sin Miedo.  Sobre el resto de aliados, Barbara Tuchman los enumera para nosotros "los caballeros hospitalarios de Rodas, los venecianos que proporcionaron una flota, los príncipes alemanes de Renania, Baviera , Sajonia y otras partes del Sacro Imperio que se unieron a la hueste francesa en el camino. Acudieron individualmente  aventureros de Navarra, Castilla, la Corona de Aragón, Portugal, Bohemia y Polonia, naciones donde los heraldos franceses  habían pregonado la cruzada" En cuanto a Inglaterra parece que finalmente no envió ningún contingente y su presencia se limitaba a los caballeros de Rodas que fueran de esta nacionalidad. Los cruzados franceses saldrán de la capital borgoñona, Dijon, el 26 de abril de 1396, avanzaron hacia Estrasburgo, entraron en Baviera y luego  siguieron el curso del Danubio  hasta llegar a la capital del reino húngaro , Buda (la actual Budapest entonces dividida en dos ciudades, Buda y Pest, separadas por el Danubio) . Durante el camino se producirían saqueos y bandidaje cometidos por las tropas cruzadas, algo que era habitual  . Los cruzados se reunieron  con Segismundo de Luxemburgo en Buda a primeros de julio de 1396 mientras que 44 naves venecianas remontaron el curso del Danubio trayendo con ellas hasta Buda a los caballeros hospitalarios de Rodas.  Segismundo les informó que el año anterior había combatido a tropas otomanas en Valaquia  y que "Bayaceto le envió heraldos  con la declaración de guerra  y el anuncio de que estaría en Hungría antes de fines de mayo (se refería a mayor de 1396, fecha que ya había pasado)  y además se jactó de que expulsaría a Segismundo de su reino , seguiría a continuación hacia Italia, plantaría sus banderas  en las colinas de Roma  y daría cebada a su caballo en el altar de San Pedro"





Resultado de imagen de mapa de europa en 1400
Aunque éste mapa está en inglés y representa la situación de Europa cuatro años después de la Cruzada y la batalla de Nicópolis nos sirve para hacernos una idea del equilibrio de fuerzas en la época que estamos tratando. Vemos en color morado a la derecha la extensión del  Imperio Otomano (Ottoman Sultanate en el mapa)  que como veis se extendía por la práctica totalidad de la actual Turquía, buena parte de Grecia, Bulgaria y Serbia , ésta última convertida en vasallo de los otomanos como Despotado de Serbia gobernado por  el hijo de Lazar de Serbia, que ya sabemos que murió en la batalla de Kosovo de 1389,  Stefan Lazarevic (1377-1427). Aunque no aparece en el mapa el Despotado de Serbia estaría entre Valaquia y Bosnia  Vemos un poco más al norte el Reino de Hungría, que se hallaba separado del Impero Otomano por Valaquia, Serbia y Bonis  por lo que el rey húngaro Segismundo de Luxemburgo trataría durante todo su reinado de ejercer su influencia sobre estos tres pequeños estados para que le sirvieran de primer muro de contención ante un intento de invasión otomana.
Como iremos viendo a lo largo de esta historia la fidelidad de Serbia y Valaquia irá oscilando de una a otra potencia en función de la situación en cada momento , pues se hallaban atrapadas entre dos potencias a las que no podían enfrentarse directamente y debían jugar entre ambas para sobrevivir y conservar cierta independencia.  Al norte de Hungría vemos en azul el amplio territorio formado por la unión del Reino de Polonia y el Gran Ducado de Lituania, en ese momento el mayor estado de Europa . A su lado , en color naranja , el estado gobernado por los Caballeros de la Orden Teutónica , que se extendía por la actual Prusia Oriental y las repúblicas bálticas, y en el centro de Europa, delimitado por la línea fronteriza en color violeta, tenemos la colección de estados que se hallaban agrupados en el Sacro Imperio Romano Germánico . Más al sur el reino de Francia, en medio de la tregua de la Guerra de los Cien Años que sostenía con Inglaterra desde 1337 por el trono francés, y los reinos cristianos de la Península Ibérica  (Castilla, Navarra, la Corona de Aragón y Portugal) junto al reino nazarí de Granada todavía en manos musulmanas. Junto a la costa asiática del Imperio Otomano podéis ver también la isla de Rodas, que era la sede de los Caballeros Hospitalarios de Rodas que se unirían en 1396 a la cruzada contra los turcos
(Imagen procedente de demata.wordpress.com )



Entre los cruzados también había un  contingente aportado por el voivoda de Valaquia, ya vimos que voivoda era el nombre eslavo que en Valaquia, Transilvania y Moldavia se daba a sus príncipes, Mircea I (1355-1418) , que  sabía lo que era combatir con los otomanos , algo que había realizado con éxito evitando un choque frontal y empleando la táctica de guerra de guerrillas , lo que le conduciría al éxito en la conocida como  batalla de Rovine, donde un pequeño ejército valaco liderado por el propio Mircea I  rechazó el 17 de mayo de 1395 a las tropas del sultán Bayaceto I , uno de los pocos reveses militares sufridos hasta entonces por el victorioso sultán. Más tarde volveremos al Principado de Valaquia, la patria de nuestro protagonista, pero lo que ahora nos interesa es que el rey de Hungría , Segismundo, propuso que los cruzados "esperasen -nos explica  Bárbara Tuchman - a que los turcos tomaran la iniciativa  y presentarles batalla así que llegasen a las fronteras de Hungría , donde Segismundo tenía autoridad, lo cual evitaría las dificultades de una larga marcha  y dejarían que fuera Bayaceto  el que agotase a su ejército en una marcha extenuante" Pero los franceses se negaron, no estaban dispuestos a esperar a que se acercaran los turcos pues contrariaba el orgullo y el espíritu caballeresco de los nobles franceses . El portavoz de los cruzados franceses, el conde Enguerrando VII de Coucy (1340-1397) "rechazó la estrategia defensiva propuesta por Segismundo y aseguró que los  los cruzados estaban decididos a buscar al adversario. Todos los franceses  y aliados extranjeros presentes  apoyaron sus palabras . Segismundo tuvo que resignarse" Y así emprendieron la marcha .¿Cuántos eran?Hay cifras para todos los gustos, desde 60.000 a 100.000 e incluso 400.000. efectivos. Barbara Tuchman rebaja mucho estos números y se basa para ello en el relato de un joven de Baviera llamado Johannes Schiltberg (hacia 1380- hacia 1440) , que participó en la cruzada formando parte de las huestes del noble bávaro Leonhard Reichartinger (fecha desconocida- 1396)   según el cual  el número de las fuerzas cristianas no superaría los dieciséis mil hombres. Una vez más los cruzados franceses serían protagonistas durante la marcha  de "saqueos y malos tratos  lo que acrecentó el rechazo de los pueblos por los que pasaban y que ya eran hostiles de por sí a Hungría"






Resultado de imagen de nicópolis crusade
Apenas he encontrado mas que recojan el recorrido de la cruzada de Nicópolis y creo que éste es el más claro de todos ellos: Vemos en la parte superior el principado de Valaquia (Wallachia)  separado del Imperio Otomano (Ottoman Empire) por el curso del río Danubio. La línea de puntos que surge desde la parte superior del mapa siguiendo el curso del Danubio es el itinerario seguido por los cruzados que les condujo a pasar por Belgrado hasta alcanzar la capital del zarato de Vidin, donde se encontraba gobernando como vasallo de los otomanos Iván Sracimir , que no ofrecería resistencia a los cruzados dejando que ocupasen la ciudad y el zarato. La siguiente parada en el camino de los cruzados sería la fortaleza de Rachowa o Rahova, sobre cuyo destino os hablo justo debajo de estas líneas, y una vez tomada ésta fortaleza  se dirigieron a la estratégica ciudad de Nicópolis , que había sido ocupada por Bayaceto  un año antes y que ahora los cruzados se disponían  a recuperar aunque carecían de elementos de asedio para lograr vencer la resistencia de sus defensores.  Sería aquí donde se produciría la batalla que decidió el destino de ésta cruzada    
(Imagen procedente de erenow.com)





Se dirigieron primero  a Vidin, la capital del zarato de Vidin donde seguía gobernando  Iván Sracimir como vasallo de Bayaceto I, pero no presentó batalla   y sólo se resistieron los oficiales turcos que Bayaceto había dejado en la ciudad.  Siguieron avanzando y llegaron hasta la fortaleza de Rachowa. Los búlgaros que la defendían acordaron con Segismundo  su rendición a cambio de que respetara sus vidas y bienes , a lo que el rey húngaro dio su conformidad y palabra. Pero los cruzados franceses no respetaron el acuerdo , saquearon la fortaleza , pasaron a cuchillo a todos sus habitantes excepto a un millar de turcos y búlgaros que se llevaron con ellos para pedir un rescate por sus vidas,  y prendieron fuero a la ciudad. "Los húngaros -escribe Tuchman - interpretaron aquello como un insulto a su monarca , y los franceses acusaron a los húngaros de intentar arrebatarles la gloria" En el ejército cristiano  comenzaban a  producirse disensiones y divisiones entre los diferentes contingentes que lo integraban, siendo los franceses con su actitud orgullosa los que causaban un mayor malestar entre el resto de cruzados . A pesar de ello siguieron avanzando hacia la ciudad de Nicópolis , que ya vimos antes que se encontraba en un lugar estratégico a orillas del Danubio controlando la frontera entre Bulgaria y Valaquia y que había sido tomada por Bayaceto en 1395 . Avistaron la estratégica ciudad el 12 de septiembre de 1396 pero aunque pueda parecer difícil de creer, los cruzados franceses no llevaban maquinaria de asedio , pues consideraban que  caballeros valerosos como ellos no necesitarían de ellas para forzar las murallas de una ciudad . El mariscal de Francia, Jean II Le Maingre (1366-1421)  afirmaría orgulloso que "no importaba la carencia de armas de asedio. Las escalas de mano se hacían con facilidad  y valían más que las catapultas cuando las empleaban hombres valerosos" Fue ese mismo orgullo de los nobles franceses lo que provocaría severas derrotas a Francia durante la Guerra de los Cien Años contra Inglaterra. El resultado fue que las escalas de mano, por mucho valor que tuvieran los que trataban de ponerlas en los muros de Nicópolis, no fueron suficientes para entrar en la ciudad y tuvieron que prepararse para  un largo asedio con el objetivo de rendir a los defensores por hambreal mismo tiempo que las tropas de Bayaceto se aproximaban, probablemente desplazándose desde la asediada Constantinopla. Mientras, en el campamento cruzado, los franceses  disfrutaban , según sigue relatando Tuchman , de "festines, juegos, orgías  y proferían gritos de desprecio  al enemigo que no compadecía"  con lo que además acentuaban la animadversión con la que los observaban el resto de cruzados






Mapa de la disposición de fuerzas en la batalla de Nicópolis. Podemos ver en azul el curso del río Danubio  donde se encontraban amarrados los barcos venecianos y genoveses que  se habían unido a la cruzada transportando en ellos a los Caballeros de Rodas . A sus orillas vemos la  fortaleza de Nicópolis  y a su lado el campamento cruzado (Crusader´s champ)  donde se habían establecido para  asediar la fortaleza y rendirla por hambre ya que carecían de maquinaria de asedio para tomarla por asalto . En color rojo tenemos la disposición del ejército cruzado  con la caballería francesa al frente liderada por Juan Sin Miedo, hijo del duque de Borgoña  y al que entonces se conocía como Jean de Nevers (John of Nevers en el mapa) . Justo por detrás se encontraba el ejército húngaro y otros aliados dirigidos por el rey húngaro Segismundo de Luxemburgo mientras que en uno de sus flancos se hallaban las tropas del voivoda de Valaquia, Mircea I. Frente a ellos,en color verde, el ejército otomano, con los jenízaros, la infantería de élite  del ejército del sultán, en primera línea como era habitual ,  apoyada en los flancos por la caballería Anatolia y los serbios liderados por Stefan Lazarevic, gobernante del Despotado de Serbia, cuya intervención sería decisiva  bien mediada la batalla. Y en retaguardia  Bayaceto conservaba otro cuerpo de caballería que sorprendería a los franceses cuando estos creían que ya habían derrotado al grueso de las fuerzas  En un momento del combate, los valacos y transilvanos abandonaron el combate y retrocedieron hacia el Danubio como indica la flecha roja  que sale desde el lugar donde se hallaba Mircea I
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)



El 25  de septiembre de 1396, aunque en algunas fuentes se cita el 28 de septiembre pero yo sigo la versión de Tuchman, llegó al campamento el aviso de que  el ejército de Bayaceto estaba llegando a la ciudad " los cruzados - escribe Tuchman - que estaban  aturdidos por el vino, se levantaron en desorden , unos riéndose de la noticia, otros espantados y otros buscando las armas".  En medio de la confusión  alguien dio la orden de asesinar al millar de turcos y búlgaros que se habían llevado de Rachowa . El rey Segismundo de Hungría había aconsejado en un anterior consejo de guerra que los primeros en entrar en batalla fuera la infantería valaca  para detener el primer ataque de la infantería turca y cansarlos para que a continuación entrara en acción la poderosa caballería francesa, que estaría fresca y arrollaría al cansado ejército turco.Pero una vez más el orgullo  de los nobles franceses les impedía aceptar que les precedieran unos campesinos valacos  en el campo de batalla. Nadie les arrebataría la gloria de ser los primeros en entrar en combate y aplastar al enemigo.  Y así "los caballeros franceses , tan bien armados que cada uno parecía un rey,  se adelantaron con sus arqueros hacia el enemigo que ya descendía de las colinas. Los alemanes, los caballeros de Rodas y el resto de aliados permanecieron junto al rey de Hungría que ya no tenía influencia sobre los acontecimientos" Al principio la fortuna sonrió a los caballeros franceses  que "pelearon con espada y hacha , y con su ardor y el gran peso  de sus caballos y armas,  deshicieron la infantería otomana, que se  retiró en busca del amparo  de su caballería" Aunque los más veteranos de entre ellos pidieron que detuvieran momentáneamente el ataque para reponer fuerzas  y reorganizarse, el ardor de los más jóvenes hizo que siguieran avanzando creyendo que la victoria ya estaba en sus manos y entonces sobrevino el desastre " los cruzados franceses, más de la mitad de los cuales había sido desmontado, avanzaron  con su pesada armadura  hasta la altiplanicie, donde esperaban hallar nada más que los restos del ejército turco. En lugar de ello , se  encontraron cara a cara  con un cuerpo intacto de sipahis (nombre del cuerpo de caballería del ejército turco)  que el sultán había mantenido como reserva . Los otomanos se abalanzaron  sobre ellos con estrépito de trompetas y atabales, al grito de "¡Allah es grande!" . Desesperados y conscientes de que ellos solos se habían puesto en aquella situación metiéndose en la boca del lobo, los franceses  "lucharon con el frenesí de la desesperación, con más fiereza que el jabalí espumeante y el lobo rabioso"







Nicopol final battle 1398.jpg
Miniatura  que creo que pertenece al anónimo artista del siglo XV conocido como el Maestro de Dresde que trabajó en la ciudad belga de Brujas entre 1465 y 1515,  en la que recrea un momento de la batalla entre cruzados y otomanos con las murallas de Nicópolis al fondo. Barbara Tuchman  en "Un espejo lejano" nos transmite con sus palabras todo el dramatismo del desastre del ejército cruzado
"Las fuentes hablan  de la lucha en lo alto de las colinas, de los sipahis (la caballería turca) bajando por las alas  en una acción envolvente , los húngaros  y contingentes aliados  combatiendo de manera confusa en el llano y de una estampida de los caballos sin jinete. A la vista de la huida de los animales , los valacos y transilvanos  decidieron en seguida que todo se había perdido y desertaron. Segismundo, el gran maestre de Rodas  y los alemanes reunieron  sus tropas contra la tenaza turca y pugnaron, con indescriptible  mortandad en ambos bando, cuando un oportunísimo refuerzo de mil quinientos jinetes  serbios concedió  la ventaja al enemigo. El déspota serbio Stefan Lazarevic, vasallo del sultán,  pudo haber seguido neutral como los búlgaros, en cuyo territorio se guerreaba, pero, como odiaba a los húngaros aún más que a los otomanos prefirió colaborar de modo activo  con su señor musulmán. Su intervención fue decisiva.Las huestes de Segismundo quedaron abrumadas.Retirado del campo a la fuerza por sus amigos , Segismundo y el gran maestre de Rodas  huyeron por el Danubio en una barca de pescador y, bajo la lluvia de flechas  de sus perseguidores, lograron subir a una nave de la flota aliada"
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org



Pero el resultado ya estaba escrito , los franceses rodeados y superados en número, se rindieron. Segismundo, que había acudido en ayuda de los franceses junto a las tropas alemanas y los Caballeros de Rodas , casi muere durante el combate . Mientras luchaba  contra los turcos llegó la caballería serbia de Stefan Lazarevic, vasallo de Bayaceto como ya sabemos, y rodeó a los húngaros obligando a estos a una retirada desesperada en la que muchos cayeronLa batalla de Nicópolis había terminado con la victoria aplastante de las tropas turcas , aunque como señala Tuchman, los estragos que había causado al inicio de la batalla la caballería francesa sobre la infantería otomana mostraba que , de haber seguido el plan de Segismundo de dejar la caballería francesa en la retaguardia para emplearla al final, la victoria habría sido probablemente para los cruzados.  El propio Segismundo, sacado a la fuerza del campo de batalla por sus amigos para evitar que fuera capturado , logró escapar del campo de batalla  junto al gran maestre de los Caballeros de Rodas en una humilde barca de pescadores, resumiría con estas palabras lo que había sucedido en la batalla de Nicópolis " Perdimos el día por el orgullo  y la vanidad de esos franceses. Si hubieran escuchado mi consejo, hubiéramos dispuesto de bastantes hombres para derrotar a nuestros adversarios" Se hicieron  miles de prisioneros , entre ellos el mariscal de Francia , Jean II Le Maingre, el hijo del duque de Borgoña, Juan Sin Miedo , y el conde Enguerrand VII de Coucy.  Bayaceto , estaba lleno de ira por la gran cantidad de bajas que había sufrido su ejército y todavía se enfurecido más  cuando supo el destino del millar de búlgaros y turcos prisioneros que habían sido ejecutados por los cruzados. Después de apartar a los prisioneros de la nobleza por los que se podía solicitar rescate y a los menores de veinte años  que sería obligados a incorporarse al ejército turco,  "los restantes, varios millares fueron llevados ante el sultán, desnudos, en grupos de tres o cuatro, con las manos ligadas y cuerdas alrededor del cuello. Bayaceto los observó un momento y mandó a los verdugos que empezaran su tarea. Decapitaron grupo tras grupo de cautivos, y en algunos casos les amputaron los miembros, hasta que los cadáveres  y los ejecutores nadaron en sangre." Tuchman estima que según las fuentes de la época el número de ejecutados pudo oscilar desde los trescientos a los tres mil. Lo que quedaba del ejército cruzado huyó como pudo para tratar de regresar a sus hogares.  







Otra escena atribuida al Maestro de Dresde  que recoge la ejecución por orden del sultán Bayaceto I de los prisioneros cristianos (vestidos de blanco) capturados durante la batalla de Nicópolis  como represalia por el millar de prisioneros búlgaros y turcos  que fueron capturados por los cruzados  al tomar la fortaleza de Rachowa con el objetivo de pedir un rescate por ellos pero que decidieron asesinar justo antes del inicio de la batalla. En la parte inferior izquierda podemos ver los cuerpos mutilados de los  que ya habían sido ejecutados. En cuanto a la retirada de los restos del ejército cruzado Barbara Tuchman escribe:
"Los muertos en la batalla fueron muchos.  y no todos los fugitivos  se salvaron. Algunos eludieron a los otomanos para ahogarse  en el Danubio, cuando su peso hundió la embarcaciones que asaltaron en tropel. Los que estaban en los barcos rechazaron  a los que pretendían subir. Un caballero polaco, armado de pies a cabeza, cruzó el río a nado, pero los que intentaron  imitar su proeza murieron ahogados. Los aliados que consiguieron atravesar el Danubio  y trataron de regresar por tierra encontraron el país devastado  por los valacos . Vagaron en los bosques, harapientos y miserables , abrigándose con heno y paja, y robados, desnudos y hambrientos, muchos perecieron  en el camino"(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org )




La  aniquilación del ejercito cruzado dejaba abierto el camino hacia Hungría y de allí al corazón  de Europa, pero la batalla también había dejado herido al ejército otomano que tuvo numerosas bajas  y , según Tuchman, otro factor inesperado acudió en ayuda de los reinos cristianos  " Bayaceto sufrió un ataque de gota  y le impidió avanzar. El sultán regresó a Asia  después de enviar  un mensajero para pedir los rescates al rey de Francia y al duque de Borgoña" Tal vez fuera la gota del sultán la que salvó en aquel momento a Europa  o tal vez fueran las bajas sufridas en la batalla, pero lo que estaba escrito era el destino del último estado independiente búlgaro, el zarato de Vidin. Iván Sracimir había traicionado al sultán al no ofrecer resistencia al ejército cruzado cuando llegaron al zarato. Después de la batalla de Nicópolis una parte del ejército otomano regresó a Vidin, se apoderaron de la ciudad e hicieron cautivo a Sracimir  que sería trasladado a la capital turca de sus territorios asiáticos, Bursa, donde murió en prisión , probablemente estrangulado por orden de Bayaceto. Bulgaria tendría que esperar hasta el 22 de septiembre de 1908 para  recuperar su independencia.  Parecía cuestión de tiempo que Bayaceto I conquistara Constantinopla y volviera a emprender una campaña que iría dirigida en primer lugar contra Hungría y que amenazaría el resto de Europa y tal vez llegase, como había prometido a Segismundo, hasta Roma. Pero entonces irrumpió un actor inesperado procedente de Asia, Tamerlán (1336-1405). Aunque no era descendiente del gran conquistador mongol Gengis Kan (1162-1227), Tamerlán siguió los pasos del creador del Imperio Mongol .Después de hacerse con el control de su pueblo, los barlas, una tribu mongol que tenía su origen en Asia Central, en 1370 se había autoproclamado sucesor del gran Gengis Kan del que además aseguraba ser descendiente aunque no lo fuera. Adopta el Corán como ley y emprende una sucesión de campañas militares que se caracterizarán por su crueldad y eficaciadestruyendo ciudades y masacrando a sus poblaciones , cuyas cabezas decapitadas acostumbraba a amontonar frente a sus murallas. Entre 1370 y 1396 Tamerlán  somete Persia, Georgia, Mesopotamia, Armenia  y comenzó la conquista de los territorios de la Horda de Oro, un estado mongol que se extendía por parte de las actuales Rusia, Ucrania y Kazajistán. En 1396 destruye la ciudad de Astrakán, junto al rio Volga  y dos años después invade la India, destruye Delhi y se anexiona el Punjab.





Resultado de imagen de mapa imperio de tamerlan

En este mapa vemos en color naranja la extensión máxima del  imperio creado por Tamerlán que en apenas treinta años de conquistas se extendía desde Armenia al oeste hasta la India al este . En el territorio de lo que hoy es Turquía y entonces formaba parte del Imperio Otomano, veis señalado con una estrella amarilla el lugar donde el 20 de julio de 1402 las tropas de Tamerlán derrotaron a los otomanos, capturando al sultán y a su hijo y adueñándose de la práctica totalidad de los territorios asiáticos de los otomanos  que ahora sólo conservaban sus territorios europeos. La oportuna muerte de Tamerlán en 1405 cuando se dirigía a la conquista de China  probablemente libró al Imperio Otomano de la desaparición y al resto de Europa de un nuevo y formidable enemigo. El Imperio  Otomano necesitaría más de una década para recuperarse de los efectos causados por la invasión  de los mongoles lo que significó un importante respiro para los estados cristianos que pudieron restañar las heridas causadas por la derrota en Nicópolis en 1396    
(Imagen procedente de www.mediavida.com)


Y a continuación decidió dirigirse hacia el oeste y atacar al Imperio Otomano. E20 de julio de 1402 se enfrentará a las tropas de Bayaceto I apoyadas por los serbios dirigidos una vez más por Stefan Lazarevic  en la batalla de Ankara, en las cercanías de la que hoy es la capital administrativa de Turquía. Las tropas de Bayaceto I fueron destrozadas por los hombres de Tamerlán y el propio sultán turco es capturado junto a uno de sus hijos y transportado en una jaula hasta Samarcanda, en la actual Uzbekistán, que era la capital del imperio creado por Tamerlán. Sus hombres alcanzarían la ciudad de Bursa, con lo que sólo quedaron a salvo de los mongoles los territorios que los otomanos tenían en Europa. El sultán, destrozado por la derrota y la ruina de sus conquistas murió en el cautiverio el 9 de marzo de 1403. Tamerlán no quiso seguir avanzando  para completar la conquista del Imperio Otomano y se puso a organizar una nueva campaña para  conquistar China, pero la muerte le sorprendió el 17 de febrero de 1405  cuando se hallaba en camino  de su última conquista. Tras la muerte de Tamerlán sus sucesores no fueron capaces de mantener el Imperio unido. Se desintegró y dejó de ser una amenaza para el Imperio Otomano , que en esos momentos se hallaba sumido en una guerra civil entre los diferentes aspirantes a ocupar el puesto de Bayaceto I al frente del Imperio . Este período, conocido como el Interregno Otomano, se prolongaría desde 1402 hasta 1413, cuando finalmente consiguió imponer su autoridad  uno de los hijos de Bayaceto I que se convertirá en el nuevo sultán con el nombre de Mehmed I (hacia 1389-1421) Esta primera década y media del siglo XV  de turbulencias dentro del Imperio Otomano supuso un respiro para los territorios fronterizos él, tanto  para Constantinopla como para el Principado de Valaquia,  a donde nos vamos a dirigir ahora.  Valaquia, que hoy ocupa el sur de Rumanía, se encuentra enmarcada entre el río Danubio al sur, que la separan de Bulgaria  y los  Alpes de Transilvania, también llamados Cárpatos Meridionales, al norte que sirven de frontera con Transilvania





Resultado de imagen de mapa de valaquia mircea I
En este mapa podemos ver en detalle la región donde  se desarrollarán los acontecimientos a partir de ahora.  En verde tenemos el Principado de Valaquia  con capital en la ciudad de Tirgoviste  y si os fijáis a la derecha se encuentra en gris el Despotado de Dobruja, uno de los tres estados en que había quedado dividido el Imperio Búlgaro en la segunda mitad del siglo XIV,  que el voivoda valaco Mircea I , aprovechando la situación inestable del Imperio Otomano , ocupó a comienzos del siglo XV  llevando a Valaquia a su máxima extensión territorial hasta que la consolidación de Mehmet I  en 1413 como nuevo sultán otomano hizo que los otomanos recuperaran posiciones  y en 1417 ese territorio volvía a ser controlado por el sultán. En color amarillo tenemos  el Voivodato de Transilvania, vasallo de Hungría , donde se encontraban las importantes ciudades comerciales alemanas de Krondstadt (Brasov en el mapa) y  Hermannstadt (Sibiu en el mapa) de la que os hablo un poco más adelante. Completando ese cinturón de seguridad que Hungría tenía  con respecto al Imperio Otomano se encontraban el Despotado de Serbia, a veces vasallo del Imperio Otomano y en ocasiones veremos que también se aliará con Hungría, y el reino de Bosnia , que mantendría su independencia hasta 1463 . A orillas del Mar Negro se hallaba el Principado de Moldavia del que ya os hablaré en la tercera parte y que también jugará un importante papel en la auténtica guerra que era la que enfrentaba al Imperio Otomano y al Reino de Hungría.
(Imagen procedente de reyesydinastias.blogspot.com)





Como escribe el filólogo e historiador alemán  Ralf Peter Märtin (1951-2016) en su obra  "Drácula, Vlad Tepes, el Empalador, y sus antepasados", que nos conducirá a partir de ahora por la historia de nuestro protagonista,  Valaquia  tenía una importancia estratégica vital para el sistema defensivo que el rey Segismundo de Hungría quería establecer para hacer frente a la amenaza del Imperio Otomano  "los turcos - señala Märtin- estaban instalados junto al Danubio. Del reino de Hungría  lo separaba un reducido cinturón de pequeños estados: Serbia (vasallo de los otomanos), Bosnia y Valaquia. La política de Segismundo consistía en situar a estos estados bajo la supremacía  húngara para proteger así la frontera sur  de Hungría de los ataques turcos. y  para ello la importancia de Valaquia era enorme dado que en su territorio se hallaban las puertas de acceso a Transilvania y desde allí a Hungría" Las puertas a las que se refiere Märtin son dos pasos que permiten cruzar los Alpes Transilvanos , el paso de Roten-Turm  y el Paso de Predeal. De su importancia nos da una idea que mientras que otros pasos de las montañas se hallaban a una altura superior a los 2500 metros, en el caso de Roten Turm  la altura no sobrepasa los 380 metros. Si un ejército otomano quisiera penetrar en Transilvania y dirigirse después a Hungría ese sería el lugar elegido para hacerlo y por eso era clave su control y el principado de Valaquia  se hallaba en la primera línea para detener los intentos otomanos de llegar hasta allí . El principado había nacido en el siglo XIV. Durante un tiempo su dominio había sido objeto de disputa entre el Reino de Hungría y el  Imperio de Bulgaria hasta que finalmente quedó bajo soberanía húngara. Pero  durante la primera mitad del siglo XIV Basarab I (fechas desconocida - 1352) que desde 1310 era voivoda  de Valaquia  , ya vimos que voivoda era el término eslavo para designar a los gobernadores de un territorio y también para los príncipes,  se rebeló contra la soberanía húngara y en noviembre de 1330 el pequeño ejército valaco supo derrotar al ejército húngaro del rey Carlos I de Hungría (1288-1342)  en la llamada batalla de Posada , conquistando de ésta forma la independencia para el principado de Valaquia. 






MirceatheElder.jpg
Retrato del voivoda valaco Mircea I el Viejo (1355-1418) , escrito en eslavo Mircea cel Batran  y al que hoy los historiadores rumanos también se refieren como Mircea Cel Mare que significa Mircea el grande, porque durante su largo gobierno entre 1386 y 1418, con la interrupción de los dos años en los que tuvo que luchar con el usurpador Vlad  I, un hombre colocado por el sultán Bayaceto I para controlar Valaquia,  el principado alcanzó su máxima expansión territorial y prosperidad económica, aunque los últimos años de su gobierno tuvo que ver como gran parte de lo que había logrado los años anteriores lo perdía a manos del nuevo sultán Mehmet I. . Mircea I  será el padre de varios de los voivodas que se sucederán en Valaquia en los siguientes años, aunque sólo uno era hijo legítimo, Miguel I (fecha desconocida -1420). Entre sus hijos ilegítimos se encuentra el futuro voivoda Vlad II Dracul (hacia 1395-1447) que a su vez será el padre de nuestro protagonista, el voivoda Vlad III Tepes (1431-1476)
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org )


El sucesor de Basarab I, su hijo Nicolás Alejandro de Valaquia (fecha desconocida -1364) , restableció las relaciones de Valaquia con Hungría, en ese momento gobernada por el rey Luis I (1326-1382) . Después de Nicolás Alejandro le sucedería su hijo  Vladislav I  (fecha desconocida - 1377) que primero fue vasallo del zar de Bulgaria, Iván Alejandro (fecha desconocida -1371) y después se hizo vasallo del rey húngaro que seguía siendo Luis I. Los valacos jugaban continuamente con sus alianzas y lealtades en función de su conveniencia en cada momento pues era la única forma de que un estado pequeño pudiera sobrevivir rodeado de potencias mucho más fuertes que ella. Tras la muerte de Vladislav I en 1377 le sucedería su hermano Radu I (fecha desconocida - 1383) y a éste su hijo Dan I (fecha desconocida -1386) que moriría combatiendo con el ejército búlgaro de Ivan Sisman en 1386. Así llegaba al poder otro de los hijos de Radu I,  Mircea cel Batran, palabras eslavas que significan Mircea el Viejo (1355-1418) cuyo gobierno sería uno de los más importantes en la historia del Principado de Valaquia. Decidido a fortalecer el estado valaco , otorgaría privilegios comerciales a los comerciantes procedentes de Lituania y Polonia además de aquellos que venían de Kronstadt , Hermannstadt y Schässburg, ciudades de Transilvania que habían sido fundadas por  inmigrantes alemanes llegados a esta región a lo largo de los siglos XII y XIII   después de que el rey Andrés II de Hungría (1175-1235) hubiera ofrecido territorios  en Transilvania a los Caballeros de la Orden Teutónica, formada por caballeros alemanes, para que protegieran su frontera contra los pueblos nómadas que amenazaban las fronteras húngaras. Aunque en 1225 tuvo que expulsar a los Caballeros Teutónicos cuando pretendieron crear un territorio independiente gobernado por ellos , si fomentó la inmigración de alemanes, a los que los húngaros daban el nombre de sajones, firmando unos privilegios que, según Märtin "les dejaba libres de establecerse y regirse por el derecho alemán, así como plena autonomía administrativa"   Los colonos alemanes fundaron sus ciudades en la zona más rica  de Transilvania, y no tardaron en convertirse en prósperas poblaciones  cuya actividad comercial era clave también para la prosperidad económica de Valaquia, y por ello Mircea también quiso mantener una estrecha relación con ellas. 




Çelebi Mehmet.jpg
El sultán Mehmet I (1381-1921) , uno de los hijos de Bayaceto I, tuvo que luchar  durante una década para hacerse con el poder después del caos en el que se sumió el Imperio Otomano tras la derrota en la batalla de Ankara en 1042 frente a los mongoles de Tamerlán y la posterior muerte de Bayaceto I en el cautiverio en 1403. La lucha por el poder derivó en una guerra civil que no concluyó hasta 1413 cuando por fin Mehmet I pudo hacerse con el control definitivo de un Imperio que tuvo que afanarse en reconstruir, pero a su muerte en 1421  el Imperio Otomano ya se había recuperado por completo y volvía a amenazar Europa. Y uno de los escenarios principales de esa lucha sería el Principado de Valaquia, cuyo control era clave tanto para el Imperio Otomano como para el Reino de Hungría pues tenía la llave que abría el paso a Transilvania y de allí a Hungría
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org/)




Además Mircea desarrolló una política de alianzas, tanto con el rey de Polonia y Gran Duque de Lituania, Vladislao II Jagellón (hacia 1362-1434) como con el rey de Hungría, al que ya conocemos, Segismundo de Luxemburgo, con el que  unió fuerzas para defenderse de la amenaza del Imperio Otomano. Ya vimos que Mircea había derrotado a los otomanos el 17 de mayo de 1395  en la batalla de Rovine, donde a pesar de su inferioridad numérica supo emboscar a los otomanos en un terreno pantanoso y rodeado de bosque donde las tropas de Bayaceto I no pudieron maniobrar y fueron forzadas a retirarse. También vimos  que Mircea fue muy hábil usando la táctica de la guerra de guerrillas, la única que un ejército tan inferior en número podía mantener contra un rival tan superior como era el Imperio Otomano. Entre 1394 y 1397 tuvo que enfrentarse a un gobernante títere que había sido nombrado por Bayaceto I para intentar destronar a Mircea, uno de los hijos del fallecido Dan I llamado Vlad I  que sería conocido como  Uzurpatorul, el Usurpador. Finalmente, gracias al apoyo de Segismundo de Luxemburgo, Mircea pudo recuperare el control en 1397 . El caos en el que se vio inmerso el Imperio Otomano tras la derrota frente a las tropas de Tamerlán en la batalla de Ankara en 1402  fue bien aprovechada por Mircea que llevó a Valaquia a alcanzar su máxima extensión territorial en 1415, cuando ocupa una superficie de unos 125.000 kilómetros cuadrados , llevando los dominios valacos al sur del Danubio y a ocupar el antiguo Despotado de Dobruja , uno de los tres estados en los que había quedado dividido en el siglo pasado el Imperio Búlgaro,  lo que hará que los historiadores rumanos le recuerden hoy como Mircea cel Mare, es decir, Mircea el Grande. Pero  durante los tres últimos años de su gobierno el Imperio Otomano recupera la estabilidad de la mano del hijo y sucesor de Bayaceto I, Mehmed I  , que después de recuperar el control sobre Asia Menor, se dirige de nuevo hacia los Balcanes haciendo retroceder a los valacos que pierden el territorio que habían ganado al sur del Danubio  y el Despotado de Dobruja. Mircea fallece en 1418 y le sucederá como nuevo voivoda de Valaquia su único hijo legítimo, Miguel I (fecha desconocida-1420) que se aliará de nuevo con Hungría frente a los otomanos en 1419. Pero  Mehmet I consigue entrar en Valaquia y obliga a Miguel I a pagarle un tributo , pero poco después Miguel I incumple esta obligación desobedeciendo al sultán , que a su vez presta su apoyo a otro pretendiente al voivodato , Dan II (fecha desconocida -1432). En 1420  ambos bandos se enfrentan y Miguel I encuentra la muerte en el campo de batalla y Dan II se convierte en el nuevo voivoda aliado con los otomanos que le han ayudado a ocupar el poder  . Poco tiempo más tarde,   Mehmet I, tras  un intenso y complicado reinado, fallece   el 26 de mayo de 1421 y le sucederá su hijo Murad II (1404-1451) al tiempo que en  Valaquia se vivirán tiempos turbulentos  sucediéndose los gobiernos intercalados de dos voivodas, uno leal a Hungría y otro al Impero Otomano. Pero sobre ello ya os hablaré en la tercera parte de esta historia donde por fin conoceremos al hombre que siglos después inspiraría a un escritor irlandés  su personaje de Drácula. 



Enlace con la primera parte de  Vlad III Tepes, el hijo del Dragón
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/10/vlad-iii-tepes-el-hijo-del-dragon.html 

Enlace con la tercera parte de  Vlad III Tepes, el hijo del Dragón

http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/10/vlad-iii-tepes-el-hijo-del-dragon_5.html


Enlace con la cuarta  parte de  Vlad III Tepes, el hijo del Dragón



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost



Famosos