lunes, 18 de enero de 2016

MUJERES EN LA HISTORIA : TEODORA Y EL SUEÑO BIZANTINO (TERCERA PARTE PARTE)

"Cuando llego a Bizancio de nuevo, Justiniano concibió un violento amor por ella. Al principio la trataba como una amante, aunque la había ascendido a la dignidad de patricia. Teodora pudo adquirir enseguida un extraordinario poder y amasar consiguientemente una enorme fortuna , pues lo que más placer le causaba a este hombre era dar todos sus bienes y conceder todos sus favores a su amada, que es lo que les suele suceder a los que están perdidamente enamorados. Así, el estado se convirtió en el combustible de éste amor y Justiniano, junto con Teodora , no sólo arruinó todavía más que antes al pueblo en la capital sino por todo  el imperio de los romanos"  Así describe en su "Historia secreta" el historiador bizantino Procopio de Cesarea (hacia 500- hacia 560)  el inicio de la relación entre el  hombre de confianza del emperador Justino I (hacia 450-527), su sobrino  Flavio Petro Justiniano (483-565), y la mujer de la que se enamoró perdidamente nada más conocerla hacia el año 520, la actriz, bailarina y probablemente  hetaira , Teodora (hacia 500-548). La habíamos seguido hacia 516 en su viaje al Norte de África acompañando a su amante, un alto funcionario bizantino llamado Hecébolo de Tiro que la habría abandonado al poco de llegar a su destino como gobernador de la provincia bizantina de Pentapolis. Sólo gracias a la ayuda   de la Iglesia , en particular de los monofisitas y de los miembros del partido de los azules, la facción del Hipódromo de Constantinopla  que en el pasado ayudó a su familia dando un trabajo a su padrastro, pudo regresar de nuevo a la capital bizantina. Todo apunta que esta Teodora de veinte años ya no era la misma  mujer que dejó la ciudad cuatro años y había experimentado algún tipo de experiencia espiritual que la condujo a abandonar la vida licenciosa del pasado, pero mantenía todo su atractivo y poder seductor al que no pudo resistir Justiniano. 

Mosaic of Justinianus I - Basilica San Vitale (Ravenna).jpg
Rostro del emperador Justiniano I(483-565) , que pasaría a la historia con el sobrenombre de "el Grande" por la importancia que tuvieron sus casi cuarenta años al frente de la principal potencia mediterránea de su tiempo, procedente  de uno de los mosaicos que todavía hoy podemos disfrutar  en la basílica de San Vital de Rávena, en Italia, realizado hacia el año 547. Su madre era hermana del general y luego emperador bizantino Justino I, que lo adoptó como hijo y lo convertiría en su hombre de confianza y , ya al fina del su vida, en su sucesor en el trono de Constantinopla. El cronista bizantino Juan Malaias(hacia 491-578) , autor de una "Cronographia", obra dividida  en dieciocho volúmenes que abarca la historia del mundo conocido entonces desde la época de los faraones de Egipto hasta el reinado de Justiniano I,  describía al emperador y esposo de Teodora como un hombre de baja estatura, porte atractivo y pelo rizado  que había recibido una esmerada educación que abarcaba desde la teología y el derecho hasta la historia. Como ya podéis suponer y siguiendo su línea crítica contra Justiniano , en su "Historia secreta" Procopio sería mucho menos amable en la descripción del emperador   Cuando Anastasio I moría en 518 y subía  al trono Justino I, éste convertiría a su sobrino en su hombre de confianza  hasta que tras su muerte el 1 de agosto de 527 Justiniano I se convertía en el nuevo emperador de Bizancio y Teodora, su esposa, la actriz, bailarina y antigua hetaira, ascendía con él al trono con la dignidad de Augusta o emperatriz. No sería una mera figura decorativa al lado de su esposo, ejercería el gobierno conjuntamente con su esposo  (Imagen procedente de https://es.wikipedia.org/ )

Es probable que interviniera como intermediaria entre ambos para que se conocieran  una antigua amiga de Justiniano, Macedonia, a la que Teodora encontró en Antioquía durante su camino de regreso a Constantinopla. Macedonia, bailarina y también miembro del partido de los Azules, habría hablado a Justiniano sobre aquella  bella e inteligente joven. No deja de ser sorprendente la forma en que Teodora impactó en un Justiniano que ya frisaba los cuarenta años y que hasta aquel momento no se le había conocido una gran afición a la compañía femenina, estando centrado casi en exclusiva en los asuntos de estados. Y aunque como dice Procopio, con toda la prudencia con la que hay que tomar las palabras del historiador bizantino como ya vimos en la segunda parte, al principio la trató sólo como una amante pero a partir de 522  Justiniano hizo pública la relación que existía entre ambos, para escándalo de la bienpensante sociedad  bizantina (puritanos y clasistas han existido en todas las épocas de la humanidad) , pues él era el sobrino del emperador y ella nada más que una plebeya de un pasado , cuando menos, turbio. Pero no pasaría ni un año cuando en 523 Teodora se convierte en patricia  por obra y gracia de Justiniano  y comienza a vivir con él en su residencia. Pero parecía que su relación no podría pasar de ahí , porque Justiniano era  senador  y ella nada más que una actriz y existía una ley que impedía el matrimonio entre personas de diferentes clases sociales Pero eso no será un obstáculo para un hombre enamorado como Justiniano, que convencerá a su tío Justino I  para que derogue la ley a pesar de la dura oposición de la esposa del emperador, la emperatriz Eufemia (fecha desconocida- hacia 523). Según Procopio, la emperatriz consideraba  imposible aquel matrimonio ya que  Teodora había ejercido la prostitución  y además era de origen plebeyo. 

La emperatriz Teodora en un fragmento del mosaico ´que representa al séquito de la emperatriz en la basílica de San Vital de Rávena de la misma época, hacia 547, que el que acabamos de ver un poco más arriba de su esposo, el emperador Justiniano I. Recordemos la descripción que  de la emperatriz nos dejaba el historiador británico Edward Emily Gibbon (1737-1794)  en su obra "Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano " que ya vimos en la segunda parte de éste relato :
"Tenía rasgos delicados y regulares; su tez , si bien algo pálida, poseía un rubor natural; la vivacidad de sus ojos expresaba al instante toda sensación; sus movimientos mostraban la gracia de una figura pequeña pero elegante, y el amor o la adulación proclamaban que la pintura y  la poesía   eran incapaces de delinear la excelencia perfecta de su silueta"
Gibbon también se hace eco  del texto de Procopio al narrar los años de adolescencia y juventud de la futura emperatriz  y así sobre sus dotes de actriz escribe :
"No sabía bailar, cantar , ni tocar la flauta  y sus habilidades se reducían al arte de la pantomima ; destacaba en los papeles de bufón  y , cuando hinchaba los carrillos y se lamentaba  con tono y gestos ridículos  de los golpes que le daban, el teatro de Constantinopla  resonaba  con risas y aplausos"
Que lejos estaba entonces aquel público y la propia Teodora de pensar que años después iba a convertirse en una de las mujeres más poderosas e influyentes de la historia milenaria del Imperio Bizantino
(Imagen procedente de en.wikipedia.org)
  
No deja de ser curiosas estas  alegaciones cuando , siempre según nuestra principal  fuente de información que es Procopio de Cesarea,  la misma Eufemia habría sido en su juventud una esclava , "esclava y bárbara" como la describe Procopio, que además fue amante de su amo,que no sería otro que su futuro marido, Justino I. No podemos saber si esto es cierto o no pero lo que si sabemos es que no sería hasta la muerte de la emperatriz  hacia 523 cuando Justino I derogó la ley que prohibía los enlaces entre personas de diferentes clases sociales, promulgando  una nueva ley con el título de "De nuptis" que autorizaba este tipo de matrimonios No sabemos cuando se celebró el matrimonio , pero casi todas las biografías sobre Justiniano apuntan al año 525 . Con escándalo o sin él , Teodora era ya la esposa del sobrino del emperador, al que éste había escogido como su sucesor en el trono. Aunque no se  conoce bien la política de Bizancio en estos años,algunos historiadores aventuran que el auténtico gobernante en la sombra del Imperio Bizantino en estos años es el propio Justiniano, más aún a partir del 526 o 526 , cuando la salud del ya anciano Justino comienza a declinar con rapidez. En abril de 527 Justino decide nombrar oficialmente a su sobrino como sucesor en el trono y apenas cuatro meses después, el 1 de agosto de 527, Justino fallece. Durante sus nueve años de gobierno el mayor logro  de Justino fue convencer al patriarca de Constantinopla para que firme la fórmula de unión que restablece  la unidad de la Iglesia Católica  después del cisma de 484  encabezado por el patriarca Acacio.  Tras su muerte sube al trono su sobrino con el nombre de Justiniano I , al que no tardarán en llamar "el emperador que nunca duerme"  por su gran capacidad de trabajo que le llevaba a supervisar  personalmente todas las tareas  de gobierno. Y su primera acción al tomar posesión del trono  es elevar al cargo de corregente a su esposa Teodora, que de actriz y bailarina había pasado en apenas unos años a ser la emperatriz del más poderoso estado del Mediterráneo.

Mosaico completo del séquito de la emperatriz Teodora conservado en la Basílica de San Vital de Rávena. La emperatriz ocupa el centro del mosaico, con su cabeza rodeada por una aureola o halo similar a los que se utilizaban para los  santos , aunque sin  tener un fondo dorado, ofreciendo un cáliz a San Vital . A su lado a la derecha (según miramos y con la cabeza cubierta) tenemos a una de sus mejores amigas, Antonina ,esposa del mejor de los generales bizantinos, Belisario, sobre la que más tarde os contaré otro de los cotilleos que Procopio nos dejó en su "Historia secreta". Ahora  recuperaré las palabras de Gibbon en su "Historia de la decadencia y caída del Imperio Romano!  sobre la transformación que experimentó Teodora a su regreso a Constantinopla   lo que le permitió conquistar a Justiniano
"Cuando se encontraba en el punto más bajo de su fortuna y reputación , una visión, en sueños o imaginaria, susurró a Teodora que estaba  destinada a ser la esposa de un poderoso monarca. .Regresó a Constantinopla y adoptó, como una hábil actriz, un  comportamiento más decente: alivió su pobreza con la laudable artesanía del hilado de la lana, y simuló castidad y soledad  en una casita que más tarde transformaría en un templo magnífico. Su belleza, ayudada por el artificio y el azar , pronto atrajo , cautivó y conquistó a Justiniano. Tal vez  inflamó, al principio con modestas  demoras y, al final, con atractivos sensuales, los deseos de un amante  que, por naturaleza y devoción,  era adicto a las largas vigilias y dietas frugales. Tras los primeros momentos de pasión , Teodora conservó el mismo ascendiente  sobre él gracias a otros méritos más sólidos , como el carácter y la inteligencia"Teodora era el ejemplo de la c´´elebre cita de escritor español Severo Catalina (1832-1871)
"Por muy poderosa que sea el arma de la belleza, desgraciada la mujer que sólo a este recurso debe el triunfo alcanzado sobre un hombre"
Y más todavía en el siglo VI donde una mujer,para  sobresalir en sociedad, debía utilizar todos sus recursos y mientras la belleza terminaba marchitándose con el tiempo, la inteligencia de Teodora seguiría brillando a lo largo de su vida      

Aunque tanto la madre de Justiniano, Vigilantia, como la esposa de Justino, Eufemia, se opusieron a esta unión , sobre todo ésta última que rechazaba a Teodora por considerarla una  prostituta , Justiniano no sólo se casó con ella, sino que, en palabras de Gibbon:
"La sentó en el trono , como compañera igual e independiente en la soberanía del Imperio , y en el juramento de fidelidad  que se exigía a los gobernadores de las provincias , se añadió el nombre de  Teodora"
(Imagen procedente de unratodearte.blogspot.com


Justiniano  tenía muchos planes en la cabeza, entre ellos  emprender una política de expansión militar  cuyo objetivo era restaurar  el antiguo Imperio Romano , aunque su primera tarea fue codificar las leyes  para lograr la unidad legislativa en el Imperio. Así, en en 528  comienzan las reuniones  para llevar a cabo esta tarea con la ayuda del jurista bizantino y hombre de confianza del emperador Triboniano (hacia 500-547), mientras  otros problemas  acosan a Justiniano , ya que las tensiones políticas  y sociales son muy fuertes debido en parte al endurecimiento fiscal , es decir, a la subida de impuestos que tuvo que aplicar para financiar la mejora y ampliación del ejército y la construcción de nuevas fortificaciones para la defensa de las fronteras, a lo que había que añadir nuevos conflictos entre católicos y monofisitas y la corrupción que se extendía por buena parte de la administración bizantina. Todo este cúmulo de factores fue creando un clima de descontento contra el nuevo emperador  que terminaría estallando en el año 532 . Antes de esa fecha  Justiniano  promulgó un edicto en 529  cuyo objetivo era  reforzar  la unidad religiosa  y prohibiendo para ello las prácticas paganas, el judaísmo  e incluso la enseñanza de la antigua filosofía griega para lo cual ordenó la clausura de todo un símbolo, la Academia de Atenas fundada por Platón (hacia 427-347 a.C) en el año 387 a. C . Su cierre era como  un simbólico adiós al mundo clásico de Grecia y Roma y la entrada en una nueva época, lo que hoy conocemos como Edad Media.  También tiene que afrontar  Justiniano  una nueva guerra con el que durante siglos había sido el tradicional enemigo del Imperio Romano, Persia. El conflicto estalla en 526 y sería conocida como Guerra Ibérica porque las dos potencias se disputaban el  Reino de Iberia, que nada tiene que ver con la Península Ibérica , sino con el territorio donde hoy se encuentra la República de Georgia.

En este mapa vemos la situación internacional en el momento en que Justiniano sube al trono bizantino en 527. Aunque está en alemán con los colores lo entenderemos bien. A la izquierda, en color amarillo, tenemos el Imperio Persa gobernado por la dinastía sasánida , tradicionales enemigos del Imperio Romano. En color azul  tenemos la extensión del Imperio Bizantino  y en color violeta el Reino Vándalo en el Norte de África y el Reino Ostrogodo en la Península Italiana. Más al oeste, en lo que fue la provincia romana de la Galia, se encontraba el Reino de los Francos y en lo que fuera la provincia romana de Hispania, el reino de los Visigodos. Desde el siglo V la población  del Imperio Bizantino experimento una  una franca recuperación después del declive que había experimentando  en el siglo III y que afectó sobre todo al mundo rural.  Aunque hay muchas diferencias entre las cifras que se dan para  Constantinopla, se estima que a mediados del siglo VI la población de la capital bizantina era de alrededor de 400.000 habitantes, aunque tanto aquí como en e resto del Imperio, sufriría una nueva y grave crisis demográfica debido a los estragos causados por la peste que asoló el Imperio entre 541 y 543 .
(Imagen procedente de www.lahistoriaconmapas.com


Mapa del Imperio persa de la dinastía sasánida , el gran rival del Imperio Bizantino en los siglos V y VI. En la parte superior , entre el Mar Negro (Black Sea) y el Mar Caspio (Caspian Sea en el mapa) podéis  ver el Reino de Iberia donde se enfrentarían bizantinos y sasánidas entre el 526 y el 532 hasta la firma de la denominada Paz Eterna, aunque en realidad sólo duraría ocho años. El Imperio Sasánida desaparecería de la historia un siglo más tarde, en el siglo VII, cuando fue aplastado por un nuevo poder que acabaría con todo el equilibrio político del Mediterráneo y Asia Central, el Islam
(Imagen procedente de www.centropersepolis.com)


Esta guerra tenía sus orígenes entre el año 524 o 525 cuando el rey persa Cavades I, en el trono desde el año 488, buscó establecer la paz entre persas y bizantinos proponiendo al emperador  Justino I que adoptase a su hijo y sucesor en el trono persa, Cosroes. El objetivo del rey persa era no sólo asegurar la paz con Bizancio sino también garantizar  la sucesión en el trono persa en la persona de su hijo, una sucesión que estaba amenazada por la ambición de los hermanos de Cavades  y por los conflictos religiosos internos del Imperio Persa. La propuesta fue bien acogida por Justino y su sobrino Justiniano, pero no tanto por otros miembros de Palacio y finalmente la adopción no se llevó a cabo. La tensión entre las dos potencias a partir de ese momento se incrementó y comenzaron los enfrentamientos directos entre sus ejércitos que se prolongarían hasta el año 531 con suerte dispar, alternándose victorias y derrotas por ambas partes. En septiembre de 531 fallecía Cavades y era sucedido por su hijo, que gobernaría con el nombre de Cosroes I (hacia 501-579), cuya prioridad era reforzar su inestable posición en el trono. Por eso quiso acabar con el conflicto con Bizancio para centrar su atención en la política interna. Justiniano I también estaba interesado, porque su objetivo principal era recuperar los territorios del antiguo Imperio Romano de Occidente. De ésta forma, ambas potencias llegaban a un acuerdo firmando en 532 la que sería denominado Paz Eterna ya que no establecía una fecha límite para la caducidad del tratado. En virtud de éste acuerdo ambas potencias se comprometían a devolver los territorios ocupados durante la guerra y a prestarse asistencia mutua en caso de agresión por parte de un tercero.Se iniciaba así un período de relaciones cordiales entre ambas potencias , aunque no sería una paz eterna, pues apenas ocho años después aquella concordia se rompería, pero otro problema más inmediato iba  a poner a Justiniano al borde del abismo y si salvó el trono fue por la presencia de ánimo de Teodora.

En la imagen tenemos un Solidus Aureus o Nomisma  de la época de Justiniano I ,  una moneda de oro de cuatro gramos de peso que se convirtió en la unidad del sistema monetario bizantino (un equivalente al dólar estadounidense o al euro de la Unión Europea de nuestros días" El historiador español Emilio Cabrera en su  "Historia de Bizancio"  nos explica la importancia  de la moneda bizantina
"Mantuvo una estabilidad  envidiable que duró hasta el siglo XI,  otorgando a la moneda bizantina un prestigio que traspasó sus fronteras, llegando incluso  hasta la corte del rey de Ceilán"
Pero desde el siglo III se estaba viviendo una transformación demográfica en el Imperio que también tendrían repercusiones económicas y sociales que tuvo que afrontar Justiniano. Se intensificó el éxodo rural hacia las ciudades  en busca de más oportunidades de prosperar,  pero esto trajo consigo dos problemas: por un lado la despoblación  del mundo rural lo que comprometía la producción de los campos (sus cultivos principales eran la vid, el olivo y los cereales) , y por otro la acumulación  de mano de obra poco cualificada  en las ciudades, que o tenían que contentarse con empleos precarios o se veían condenados al desempleo, creando bolsas de pobreza urbanas  y demandas de asistencia por parte del estado que se encontrarían detrás del descontento social que daría lugar al estallido revolucionario de la Niká en 532 que casi acaba con la caída de Justiniano
(Imagen procedente de    www.fuenterrebollo.com)


Estamos en el año 532 , el mismo año en que firmaban la Paz Eterna el Imperio Bizantino y el Imperio Persa. Ya hemos visto que en la capital bizantina crecía la tensión social  por las subidas de impuestos, la corrupción de la administración y por las diferencias religiosas entre partidarios del monofisismo y los fieles al dogma de la doble naturaleza humana y divina de Cristo establecida en el Concilio de Calcedonia de 451.Y a todo ello había que añadir la tradicional rivalidad entre las dos grandes facciones del Hipódromo que ya conocemos , los prasinoi o verdes y  los venetoi o azules, que llevarán su rivalidad deportiva más allá de las carreras de cuadrigas hasta  el terreno político y religioso. Según nos cuenta el escritor británico Robert Graves(1895-1985) en su novela histórica  "El conde Belisario"  basada en los escritos de Procopio de Cesarea,  en un principio había cuatro facciones representadas cada una de ellas por un color que a su vez simbolizaba cada una de las cuatro estaciones del año "Originariamente - escribe Grave -había una facción Roja y una Blanca en el Hipódromo , que representaban los colores del verano y el invierno, tal como el Verde representaba la primavera y el Azul  el otoño. Pero ahora los Blancos y Rojos ya no existen, pues hace tiempo que se afiliaron al Azul y al Verde". Así era ya en la época de Justiniano, tiempo del que nos relata Procopio que "la población de las ciudades se había dividido desde hacía tiempo en dos grupos, los Verdes y los Azules. Sus miembros luchaban contra sus adversarios, no respetando ni matrimonio ni parentesco , ni lazos de amistad, incluso aunque los que apoyaban a diferentes colores pudieran ser hermanos o tuvieran algún otro parentesco." Para acentuar esta división, los Azules, aquellos que habían auxiliado a Teodora cuando carecía de dinero para regresar a Constantinopla tras ser abandonada por Hecébolo de Tiro, era una facción integrada mayoritariamente por miembros de la aristocracia  y grandes terratenientes que defendían los dogmas religiosos establecidos en el Concilio y se mantenían leales al papa de Roma, mientras que los Verdes era un grupo integrado por comerciantes y el pueblo llano,  seguidores del monofisismo. 

Mapa de la Constantinopla del siglo VI  donde podemos ver la sucesiva fortificación de la ciudad , con las murallas de Constantino I el Grande , erigidas durante la reconstrucción de la ciudad  entre 324 y 330 erigida sobre  la antigua Bizancio,  y las nuevas murallas construidas durante el reinado de Teodosio II. En el extremo, en color naranja, vemos el corazón de la ciudad , donde se encontraba el Palacio Imperial, donde también se construiría durante el reinado de Justiniano  la Basílica de Santa Sofía, El centro de la vida social estaba en el Hipódromo  y también sería el foco  de la rebelión más peligrosa que tuvo que afrontar  Justiniano. Gibbon nos cuenta el origen de las facciones que acudían al Hipódromo y que estarían detrás de la rebelión
"En su origen , las carreras de cuadrigas  eran un simple competición  entre dos carros, cuyos conductores  se distinguían por sus colores: el blanco y el rojo. Más tarde se introdujeron  dos colores más, el verde  y el azul.  Pronto las cuatro facciones adquirieron categoría legal  y a los colores, en principio arbitrarios , se atribuyeron los distintos aspectos de la naturaleza en las cuatro estaciones del año : el rojo  para el verano por el color rojizo de Sirio, la estrella del verano, el blanco para el invierno por el color de la nieve, el verde simbolizando la alegre vegetación de la primavera, y el azul para las sombras del otoño . Otra interpretación prefería los elementos a las estaciones , y la lucha entre el verde y el azul  representaba la lucha entre la tierra y el mar. El pueblo entregaba su vida y su fortuna al color elegido"
(Imagen procedente de  algargosarte.blogspot.com)

Así que la confrontación entre estos dos grupos se daba a nivel deportivo en las carreras del Hipódromo, a nivel social, por las diferentes clases sociales a las que pertenecían sus miembros, y a nivel religioso , reproduciendo en la calle el enfrentamiento entre la Iglesia de Oriente y la Iglesia de Occidente, entre el papado y los patriarcas de Constantinopla y Alejandría , aunque en 532 el Cisma de Aecio hacía trece años que se había logrado cerrar. Pero a pesar de todas estas divisiones y contra todo pronóstico ahora se iban a unir en una protesta masiva contra el emperador. El motivo era la detención  y condena a muerte  de varios miembros de ambas facciones . Ante la negativa de Justiniano de concederles el indulto, por una vez los Verdes y los Azules unieron sus fuerzas contra el enemigo común, que no era otro que el propio emperador . El 11 de enero de 532 estalla la insurrección al grito colectivo de "Niká!" , que significa "Victoria", convertido en lema de los partidarios de la rebelión y que haría que pasara a la historia como la Rebelión de la Niká. La rebelión cobra tal fuerza que Justiniano , para tratar de contentarlos, destituye a varios de sus ministros, entre ellos el jurista Triboniano, al que ya hemos conocido y que era uno de sus hombres de confianza. Pero  tampoco así pudo contentarlos ni detenerlos. Justiniano se atrincheró en palacio mientras los rebeldes  se disponían a derrocar el emperador y entronizar en su lugar a  un sobrino del emperador Anastasio I,  llamado Hipatio. La ciudad está sumida en el caos y Justiniano se halla sumido en la incertidumbre ¿qué debía hacer? Comienza a valorar  abandonar la ciudad  para reorganizar sus fuerza en otro lugar, tal vez a orillas del Ponte Euxino, lo que hoy conocemos como Mar Negro. Teodora, siempre a su lado, será la única que conserve la sangre fría  y hable como una auténtica emperatriz. 

Imagen ampliada del corazón de Constantinopla, donde e se encontraba el Hipódromo, el Senado, el Palacio Imperial , el tribuna de justicia o Santa Sofía . Gibbon nos describe la situación de enfrentamiento entre la facción verde y azul que iba mucho más allá de la confrontación en el terreno deportivo  para extenderse al religioso y el político , ya que los verdes eran partidarios de la doctrina monofisita y los azules leales a la ortodoxia romana. Escribe Gibbon como el emperador Justiniano
"Protegió durante más de cinco años  a los azules  y gracias a esa protección imperial  los azules se mostraban  insolentes y pretendían  causar terror con un atuendo peculiar y bárbaro: el cabello largo, las mangas estrechas , el paso altivo y la voz sonora. Durante el día escondían  los puñales de dos filos , pero durante la noche se atrevían  a unir las armas en bandas numerosas, dispuestas a todo tipo de violencia y rapiña. Estos ladrones nocturnos con frecuencia despojaban  o asesinaban a sus adversarios de la facción verde. Su osadía, que gracias a la impunidad iba en aumento, los llevó a violar la seguridad de los domicilios privados . Ningún lugar se podía considerar seguro o resultaba sagrado"
El enfrentamiento entre azules y verdes llegaría a su paroxismo a comienzos de 532  cuando estallo la rebelión que sería conocida como la Niká, aunque en esta ocasión las dos facciones unirían sus fuerzas contra el emperador. Al respecto , el historiador Emilio  Cabrera en su "Historia de Bizancio" nos explica que
"La corrupción administrativa , los problemas de tesorería  para hacer frente a la construcción de fortificaciones para la defensa del Imperio, los grandes y costosos proyectos de Justiniano en política exterior  y la división religiosa se unieron para crear el caldo de cultivo propicio para el estallido de la Nika" 
(Imagen procedente de biombohistorico.blogspot.com


Sus palabras no son las de una antigua actriz y bailarina, sino la de una estadista. Ahora imaginad que estamos en el interior del Palacio Imperial  de la capital bizantina, y ante un nervioso y casi desesperado Justiniano, que planea abandonar la ciudad y huir, se alza  la voz firme de Teodora,  pronunciando unas palabras que serían recogidas , como no podía ser de otro modo , por su enemigo Procopio de Cesarea , aunque en esta ocasión no en su "Historia secreta", sino en su "Historia de las guerras", uno de sus libros que podríamos calificar de "oficiales" y, por lo tanto, elogiosos hacia la figura de los emperadores. Así relata Procopio la escena en que la férrea voluntad y determinación de Teodora salvó a Justiniano de ser destronado . Habla Teodora dirigiéndose a su esposo y a todos los  presentes  que se hallaban sumidos en el desconcierto "Creo que es insensato discutir ahora si es conveniente que una mujer  , cuando los hombres no saben a que  atenerse, tome la palabra o se atreva a proponer animosos consejos. Quien ha sufrido un perjuicio extremo no tiene más remedio que enfrentarse a él con la mejor solución posible. Pienso que en este momento la huida es el paso más falso que pueda darse, aunque en ella podamos hallar la salvación . Aunque es cierto que ningún  hombre que haya venido a este mundo podrá escapar  de la hora de su muerte, también es cierto que un hombre que haya sido emperador no podrá soportar una vida en el exilio. En lo que a mí respecta, nunca querré privarme de éste manto púrpura ni ver el día en que alguien no me llame "Señora". Si tú, mi césar, quieres salvarte, está bien, hazlo. Lo tienes todo a tu favor: dinero en abundancia y ahí abajo el mar y los barcos aparejados para llevarte. Pero ten cuidado, pues esa salvación puede ser más fatal para ti que la propia muerte  . En cuanto a mi , me mantengo fiel al antiguo dicho "El poder es un espléndido sudario" Leyendo estas palabras casi podemos sentir la fuerza, el carisma y la autoridad de Teodora  imponiéndose a todos las hombres que estaban allí y que debían escucharla estupefactos. 

DOCUMENTAL "YO , CÉSAR JUSTINIANO"

Éste documental de 50 minutos de duración hace un recorrido por la vida de Justiniano . Para completar su contenido vuelvo a Edward Gibbon para que nos relate el episodio que fue el detonante para el inicio de la rebelión: 

"Llevaban por las calles de la ciudad , de camino al lugar de ejecución, en el barrio de Pera, a siete asesinos  de ambas facciones (verdes y azules) . Decapitaron de inmediato a cuatro de ellos y colgaron al quinto, pero cuando se infligía el mismo castigo a los dos restantes, se rompió la cuerda y cayeron vivos al suelo: el populacho aplaudió  su fuga y los monjes de San Conón, tras salir del convento cercano, los llevaron en un barco hasta el santuario de la iglesia. Como uno de los criminales era del grupo azul y el otro del verde , las dos facciones  se sintieron igualmente provocadas por la crueldad del opresor  o la ingratitud de su señor , y firmaron una breve tregua  hasta que consiguieron liberar a sus prisioneros y satisfacer su venganza. Quemaron al instante  el palacio del prefecto, asesinaron a los oficiales  y a la guardia, liberaron a los prisioneros y devolvieron la libertad a aquellos que sólo sabían usarla para la destrucción pública"

Así comenzaban seis días de terror en Constantinopla y sólo la presencia de ánimo de Teodora evitó la caída de Justiniano. Miles de personas pagarían con su vida su participación en la rebelión.       
   



Gracias a sus palabras Justiniano no abandonó Constantinopla y se dispuso a sofocar la rebelión con la ayuda de sus generales Flavio Belisario (505-565) ,Ilirico Mundus (fecha desconocida -536) y Narsés (478-573). Este último tuvo la habilidad de convencer a los partidarios de los Azules para que abandonaran la lucha dejando a Belisario y Mundus que sometieran a los Verdes . Después de seis días de rebelión  las tropas de Justiniano  lograrán poner orden en la ciudad , reprimiendo con dureza a los insurrectos hasta el extremo de que , cuando las tropas bizantinas recuperan el control de la capital habrán muerto más de treinta mil rebeldes, entre ellos el hombre al que los rebeldes trataron de entronizar, Hipatio, que fue ejecutado y despedazado. La figura de Justiniano salió reforzada de ésta grave crisis, al igual que la de Teodora. Todos sabían lo que la emperatriz había sido en su pasado, y muchos puede que no pudieran reprimir un gesto de ironía cuando la escucharon decir  "En lo que a mí respecta, nunca querré privarme de éste manto púrpura ni ver el día en que alguien no me llame "Señora" , recordando sus tiempos de bailarina, actriz y hetaira,pero  ¿quién iba a discutirla ahora su autoridad, a ella, la que había salvado el trono de Bizancio para su esposo? Terminado este episodio que le puso al borde del abismo , Justiniano se ve con las manos libres para impulsar su programa  "Recuperatio Imperii", la recuperación de los territorios que habían formado parte del antiguo Imperio Romano de Occidente.De ello se encargará el mejor de sus generales, Belisario, que al frente de  unos quince mil hombres , desembarcarán en el Norte de África para conquistar el reino de los Vándalos, aprovechando  que la marina de los vándalos se halla en Cerdeña sofocando una rebelión. El 13 de septiembre de 533 las tropas bizantinas bajo el mando de Belisario derrotarán al ejército del rey vándalo Gelimer (480-553) y dos días después ocupan Cartago, en lo que hoy es Túnez. El 15 de diciembre de ese mismo año  los bizantinos vuelven a derrotar a los vándalos en la batalla de Tricamarum o Tricamerón . Los vándalos eran muy superiores en número, pero el genio militar de Belisario dio la victoria a los bizantinos mientras el rey vándalo se daba a la fuga. 

El séquito del emperador Justiniano  I , un mosaico que se encuentra , como los que ya hemos visto antes, en la Basílica de San Vital de Rávena. El emperador ocupa el centro, vestido de color oscuro y su cabeza rodeada por una aureola . El primer hombre por la izquierda, con barba oscura y junto al emperador, se cree que es el general Belisario (505-565). . No sabemos con certeza sus orígenes pero si que muy joven entró en el ejército bizantino y formó parte la guarida imperial de Justino I y Justiniano I  le  puso al frente de su ejército para emprender su proyecto de recuperar el antiguo Imperio Romano Occidental.  Belisario derrotó y conquistó el Reino Vándalo, en 534, luego emprendió la conquista del Reino Ostrogodo a partir de 535 , llegando a conquistar su capital, Rávena al tiempo que rechazaba el ofrecimiento de los ostrogodos de  convertirlo en emperador. Luego combatiría a los persas en 541 . En todas estas campañas fue acompañado por el historiador Procopio de Cesarea que las describiría en su obra "Historia de las guerras" aunque luego se enemistaría con él  y también lo incluiría en sus ácidos comentarios de la "Historia secreta". Justiniano nunca llegaría a tener plena confianza en Belisario, a pesar de que éste siempre dio muestras de una completa lealtad, ya que temía que el genio militar de Belisario y sus éxitos en el campo de batalla terminaran volviéndose contra el emperador para usurpar su trono . Eso hizo que no le diera los medios humanos y materiales necesarios para culminar con un éxito completo sus campañas militares, en particular la guerra contra los ostrogodos en Italia, que no acabó hasta el año 552 después de que Belisario fuera reemplazado por el general Narsés
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org )  




Esta derrota supuso el fin del Reino Vándalo , dejando en manos del Imperio Bizantino todo el Norte de África, lo que significaba recuperar  las antiguas provincias romanas de la Mauritania Cesariana y la Mauritania Tingitana, además del dominio de las islas de Cerdeña, Córcega y  las Baleares, lo que permite a Justiniano incorporar los títulos de Vandalus y Africanus al de emperador por su victoria, además  del suculento botín  capturado por Belisario  y que financiará  la nueva campaña contra el reino ostrogodo que  seguía controlando  la península  italiana desde finales del siglo V cuando el rey Teodorico I el Grande(454-526) derrotó a Odoacro (hacia 433-493), el rey hérulo que había destronado al último emperador romano de Occidente, Rómulo Augústulo(hacia 461-fecha desconocida). Tras la muerte de Teodorico I en 526 le sucede en el trono su nieto Atalarico I (516-534), de apenas diez años de edad, por lo que el reino quedaba bajo la regencia de la madre de Atalarico e hija de Teodorico I, Amalasunta (hacia 495-535) , que trató de estrechar las relaciones con Bizancio y parece que estableció un acuerdo secreto con Justiniano  por el cual podía hallar refugio en Constantinopla en el caso de que su posición en el trono ostrogodo peligrara .Atalarico fallece prematuramente en 534, con apenas dieciocho años de edad, y el reino queda en manos de su madre Amalasunta, aunque, consciente de que los nobles ostrogodos no aceptarán a una mujer como gobernante, une al trono a su primo Teodato (hacia 507-536) con el que contrae matrimonio. En agradecimiento Teodato ordenará el confinamiento de Amalasunta en la isla Martana del Lago de Bolsena ,situado en la región del Lacio, y en algún momento de la primavera de 535 la reina es asesinada por estrangulamiento. La noticia de la muerte de Amalasunta será el pretexto que Justiniano  estaba esperando para ordenar a su general Belisario que emprendiese la invasión del reino ostrogodo para hacer justicia a la muerte de Amalasunta. Algunos historiadores apuntan a que Teodora podría estar detrás de ese asesinato pues buscaba un pretexto para que Justiniano pudiera emprender la invasión de Italia, pero no hay pruebas que confirmen esa posible participación de la emperatriz bizantina. 

Antonina, la esposa del general Belisario , en el mosaico del séquito de Teodora de la Basílica de San Vital de Rávena. Era la confidente y mejor amiga de la emperatriz , de la que Procopio nos cuenta que fue compañera en sus tiempos de actriz y hetaira aunque el retrato que el historiador de ella está tan teñido de animadversión  como los del emperador, la emperatriz o Belisario por lo que todo lo que nos cuenta sobre ellos hay que acogerlo con mucha prudencia y sabiendo que puede estar muy distorsionado por ese sentimiento de inquina contra ellos que albergaba el historiador. En su "Historia secreta" Procopio nos  cuenta un episodio en la que Antonina comete adulterio y la emperatriz colabora alegremente en ello, un relato que roza la crónica rosa de nuestras revistas del corazónAsí nos cuenta como seduce a un tal Teodosio de Éfeso, protegido de su esposo Belisario ,    y
"Después de saciarse allí de la compañía de su amante y aprovecharse de la simplicidad de su marido, regresó con ambos  un poco después a Bizancio. Entones, Teodosio empezó a alarmarse por su complicidad con Antonina y cambió de actitud, pues creía que era imposible pasar desapercibido , porque veía como la mujer no era ya capaz de mantener oculta su pasión ni de dar rienda suelta en secreto a sus deseos, sino que no daba importancia ni a ser llamada abiertamente adúltera ni a comportarse como tal. "
El bueno de Teodosio quiso marcharse y regresar a Éfeso pero, según Procopio, cayó en las redes de Teodora que
"Al día siguiente, mandando buscar a Antonina, le dijo "Mi querídísima  patricia, la víspera vino a parar a mis manos una perla cual no vio nunca hombre alguno. No querría privarte de esta visión , si así lo deseas, sino que te la mostraré". Aquella , sin comprender lo que estaba sucediendo, le rogaba que le mostrase la perla, pero ésta le mostró a Teodosio sacándolo de la habitación  de uno de los eunucos. Antonina se sintió tan embargada de alegría por el placer de verlo , que al principio se quedó sin hablar, pero luego le reconoció los muchos favores que ella le había hecho y la llamaba su salvadora y su benefactora, su verdadera dueña, La emperatriz, reteniendo a este Teodosio en Palacio, le  obsequiaba con lujos y otras comodidades y amenazaba con nombrarle en breve general de los ejércitos romanos . Pero una previsora justicia se lo llevó de entre los hombres  presa de un ataque de disenteria"
Como  veis, puro vodevil
(Imagen procedente de es.paperblog.com)     
Al mando de unos ocho mil hombres, en  ese mismo año de 535 Belisario conquistará Sicilia , ocupa Nápoles y en diciembre de 536 realiza su entrada en Roma. Para entonces el ejercito ostrogodo a derrocado a Teodato, que es asesinado, y eligen a un nuevo rey, Vitiges. De momento Belisario no podrá rematar la conquista de Italia, porque Justiniano no le envía los refuerzos necesarios  pues los recursos económicos  con los que cuenta el emperador son limitados , además de que el emperador albergaba ciertos recelos hacia su victorioso general y temía poner en sus manos un ejército demasiado poderoso que pudiera animarle a destronar a Justiniano, aunque Belisario siempre se mostró leal al emperador. Estas sospechas del emperador hacia su victorioso pero leal general pudieron estar alimentadas por Teodora, que era amiga de la esposa del general, Antonina,que también fue víctima de las críticas de Procopio por su origen plebeyo escribiendo sobre ella que "su madre era una de las que se prostituían en el teatro",  y a través de Antonina  pudo tener noticias Teodora de las ambiciones de Belisario lo que explicaría que a lo largo de su brillante carrera militar Belisario viera como se alternaban los aplausos por sus victorias con destituciones  fulminantes, mostrando la falta del confianza de Justiniano en su mejor general. Debido a las limitaciones  económicas y de efectivos a las que tiene que hacer frente, Belisario y sus hombres  no pueden dominar al nuevo rey ostrogodo, Vitiges, que consigue reorganizar las fuerzas ostrogodas y en 537 asedian a los bizantinos en Roma. Pero Belisario maneja bien sus escasos recursos y a través de continuas salidas más allá de las murallas de Roma consigue debilitar  al ejército de Vitiges  que se ve forzado a abandonar el asedio en 538 y se retira a la capital del reino ostrogodo, Rávena, que ya se había mostrado  como un lugar casi inexpugnable cuando los hunos trataron de conquistarla un siglo antes. Desde Constantinopla llega el general Narsés pero las desavenencias entre Belisario y Narsés hacen que éste último regrese de nuevo a la capital bizantina, dejando de nuevo solo a Belisario al frente de la campaña en Italia. 

La leyenda del mapa está en alemán pero nos sirve para ver el recorrido de la campaña de Belisario (Belisar en el mapa) en el Reino Ostrogodo entre 535 y 540. Su rua es la que aparece en color naranja, que comienza con su desembarco en Sicilia en 535. Ya en 536 se adentra en la Península Italiana  ocupando Nápoles  y llegando a Roma en ese mismo año. Ya en 338 alcanza la capital del reino ostrogodo, Rávena, a la que pondrá asedio y después de dos años ésta abre sus puertas en 540. Belisario capturó al rey ostrogodo Vitiges y su familia y los llevó con él a Constantinopla. Sin embargo, los ostrogodos se recuperarían, y durante la ausencia de Belisario volverían a recuperar  terreno y cuando Belisario regresó no pudo tomar de nuevo la iniciativa debido a la falta de hombres y material. Finalmente sería el general bizantino Narsés el que en 551 emprendería una nueva campaña (itinerario en color marrón oscuro) . Tras la  derrota de los ostrogodos en la batalla de Mons Lactarius en 553, que podéis ver muy cerca de Nápoles (Neapolis) y la muerte  de su último rey, Teya, el reino ostrogodo desaparece de la historia y la Península Italiana  queda en manos del Imperio Bizantino
(Imagen procedente de unaodiseamedieval.blogspot.com)

Justiniano, pensando en la dificultad de la conquista de la ciudad, propone a los ostrogodos  un tratado por el cual estos se quedarían con la parte septentrional  del reino mientras los bizantinos ocuparían todo el sur de la Península italiana. Sin embargo, Belisario no acepta  este tratado pues piensa  que es posible tomar Rávena, a la que somete a un feroz bloqueo  para obligar a su guarnición a rendirse por hambre. Belisario consigue su objetivo, Rávena se rinde  pero con una única condición, que sea Belisario quien los gobierne y no entregue Italia al Imperio. Belisario finge aceptar esta condición, lo que equivalía a aceptar su nombramiento como un nuevo emperador romano de Occidente,   pero cuando las puertas de Rávena se abren en mayo de 540, el general bizantino se retracta de su promesa, que no había sido más que un ardid, captura al rey ostrogodo Vitiges  y lo lleva cautivo a Constantinopla justo en  el momento en que el rey persa Cosroes I  rompe el tratado de Paz Eterna de 532 e invade el territorio bizantino. Se iniciaba así un nuevo conflicto que se prolongaría durante veinte años que perjudica la economía bizantina ya que interrumpía el comercio con China  e India a través de la Ruta de la Seda, aunque Justiniano I  reacciona negociando con Etiopía una ruta alternativa  que evitase los dominios de Cosroes I. Pero volvamos con Teodora. El poder de la emperatriz no ha dejado de crecer desde su decisiva intervención durante la Niká . Nos cuenta Procopio que "Todos debían adorar a la Emperatriz como si fuera un dios. Y el pueblo, que había sido antes espectador de sus actuaciones, enseguida, con una falta toda de decencia, mostrando las manos  tendidas en actitud de súplica, se mostró dispuesto a llamarse y ser su esclavo". Por su parte, el historiador y escritor italiano Jacopo Mordenti (1982) en una semblanza biográfica de Teodora para  National Geographic,escribe "Durante los años treinta del siglo VI la emperatriz consigue un amplio patrimonio personal con propiedades en Bitinia, el Ponto, Capadocia y Paflagonia (todas ellas en la actual Turquía), dispone de un palacio propio, el Heraión, donde mantiene una corte  paralela a la oficial, y financia una auténtica red de informadores  para mantener bajo control a aquellos que hubiesen podido minar su poder" .  Como explica el historiador británico Edward Gibbon (1737-1794) ésta codicia de la emperatriz se podría explicar por  "el temor a la muerte de su esposo , que podría dejarla sin alternativa entre la ruina y el trono".

La imagen más reconocible de la Estambul de nuestros días sigue siendo la maravillosa basílica de Santa Sofía  construida entre 532 y 537  después de el edificio anterior fuera destruido durante los incendios de la Nika.  Encargó su construcción a los arquitectos Antemio de Tralles e Isidoro de Mileto  y para su construcción Justiniano derrocha grandes cantidades de dinero . Ordena a los gobernadores de sus provincias  que envíen a Constantinopla  todos los mármoles y materiales preciosos que pudieran reunir para ornar la gran iglesia.  Se levanta sobre una planta concebida para sostener la gran cúpula central de 31 metros de diámetro . Se halla sostenida sólo sobre cuatro puntos de apoyo  que ayuda a crear el efecto de ver la cúpula como si estuviera flotando en el aire  bañada por la luz que penetra por las cuarenta ventanas que se abren en su base. El enorme espacio de la cúpula está rodeada de naves laterales con altas galerías donde se abren otras salas independientes  desde donde la corte  y el emperador asistían a las ceremonias religiosas . Su construcción se convirtió en un símbolo de la grandeza de Bizancio aunque su cúpula se derrumbaría despue´s de un terremoto y hubo que reconstruirla. El encargado de hacerlo sería Isidoro de Mileto el Joven, el sobrino de Isidoro de Mileto
(Imagen procedente de tourquia.com)

BREVE REPORTAJE DEL CANAL HISTORIA SOBRE SANTA SOFÍA 

En este breve extracto de un documental del Canal Historia sobre Justiniano, además de un rápido resumen de su reinado encontraréis una descripción sobre su obra arquitectónica más importante, la basílica de Santa Sofía   

  


   
Junto con Justiniano , Teodora impulsa  un intenso programa de obras públicas y de reconstrucción, tanto en Constantinopla, donde muchos edificios quedaron dañados después de la Niká, como en la capital del reino ostrogodo recién conquistada por Belisario, Rávena. En ésta ciudad destaca sobre todo la finalización de las obras de la basílica de San Vital de Rávena, con bellos mosaicos que representan a Justiniano y Teodora con sus séquitos y que podéis ver en las imágenes de éste artículo, y por encima de todo la reconstrucción  de la Basílica de Santa Sofía o Divina Sabiduría en Constantinopla . El edificio original era del siglo IV, pero había quedado muy dañado durante la Niká así que inmediatamente Justiniano y Teodora encargaron a los arquitectos Antemio de Tralles(hacia 474- 558) e Isidoro de Mileto(fechas desconocidas) su reconstrucción, que estuvo concluida en 537 . Las dimensiones de ésta construcción dejaron maravillados a sus contemporáneos, como el mismo Procopio, que escribe "Hay que hacer justicia a la gran perspicacia  del emperador  que entre todos los hombres  de su arte supo escoger  aquellos que pudieran  interpretar sus altos pensamientos. Y así consiguió que ésta iglesia  resultara un producto inusitado de belleza , superior a la capacidad  del que contempla, que queda maravillado, y superior a cuanto imagina el que oye hablar de ella desde lejos".  Por encima de todo sobresalía su gran cúpula central de treinta y un metros de diámetro , que se derrumbaría en 557 debido a un terremoto y que sería reconstruida de nuevo. Hoy Santa Sofía es el edificio más emblemático de ésta milenaria ciudad que hoy conocemos con el nombre de Estambul. Casi al mismo tiempo  Justiniano  impulsa la compilación de todas las leyes imperiales  desde el siglo II, labor que encargará a un equipo de juristas dirigido por Triboniano (hacia 500-547). Esta labor de compilación  da como resultado  el "Corpus Iuris Civilis", elaborado entre 529 y 534,  gracias a la cual hoy conocemos a fondo el Derecho Romano, base de nuestros códigos de leyes.Una muestra del ingente trabajo que supuso esta recopilación nos lo dan estas palabras del emperador que nos explica que "Al proceder al examen de todo el material , Triboniano nos comunicó que los antiguos habían escrito casi dos mil libros que abarcaban más de tres millones de líneas que era necesario leer e indagar atentamente por entero, para elegir lo mejor de todos ellos"

Impresionante imagen del interior de Santa Sofía. Procopio nos dejó  ésta descripción del interior de la basílica que tuvo que causar asombro a sus contemporáneos por su belleza y la riqueza de sus materiales
"Iluminadísima tanto por la luz de día como por la refracción de los rayos de sol sobre el mármol. Ciertamente, se diría  que el exterior no está iluminado  por el sol , sino que la luminosidad proviene del interior  , de la gran cantidad de luz que baña el santuario. Todo el techo está recubierto de oro puro , lo que añade magnificencia a la belleza, aunque la luz reflejada por las piedras sigue siendo más importante y brilla compitiendo con el oro ¿Quién podrá describir la parte .  superior del gineceo (la parte reservada a las mujeres) , los mármoles y las columnas empleadas  en su construcción? ¿Quién podrá referir su prodigiosa variedad? Los mosaicos que la decoran producen la ilusión de un maravilloso jardín lleno de flores, con azul de fondo  y su verde y amenísimo follaje. Pues uno se asombra ante la púrpura de algunas, el tono verde de otras  y aquellas sobre las que brilla el carmesí, y aquellas otras con un blanco llameante, y de nuevo ante estas otras cuyo aspecto ofrece , al igual que un pintor, los más variados colores. Y en cualquier momento que alguien  entre en la iglesia  a rezar comprende de inmediato  que esta magnífica obra no es producto del poder  y el arte del hombre , sino de la influencia divina. Y así se siente impulsado hacia Dios y exaltado, sintiendo que Él no puede estar lejos , ya que debe gustarle de manera  especial  morar en éste lugar por Él elegido"
(Imagen procedente de www.taringa.net )  


Si bien Teodora no participó en la recopilación de estas leyes si que intervino en las llamadas Novellae Constitutiones, nombre que recoge las nuevas leyes que fueron promulgadas durante el gobierno de Justiniano.Entre las leyes que favorecerá Teodora se encuentran algunas tan modernas en favor de las mujeres como  el reconocimiento del derecho a heredar de las mujeres que hasta entonces esta restringido a los hijos varones , que pudieran conservar su dote en caso de divorcio , el reconocimiento de los hijos bastardos o la eliminación de castigos por adulterio. También parece tener presente su pasado cuando impulsa la prohibición de las casas de prostitución, la pena de muerte para los casos de violación, la ilegalidad de la pederastia, muy extendida en la Antigua Grecia y que a partir de ahora iba a ser castigada con la castración y dentro de su labor de apoyo a la mujer pone en marcha una red asistencial para las prostitutas que decidan abandonar su oficio.  Edward Gibbon nos cuenta por su parte que  por orden de Teodora "se transformó un palacio situado en la orilla asiática del Bósforo  en monasterio  espacioso y magnífico , y se asignó una generosa cantidad a quinientas mujeres recogidas de las calles y burdeles de Constantinopla. " Como escribe  Jacopo Mordenti en su semblanza sobre la vida de la emperatriz , sus esfuerzos legislativos iban encaminados  a una lucha que no alcanzaría el éxito hasta el siglo XX "Permitir que las mujeres fueran tan autónomas como fuese posible, sobre todo respecto a las propiedades" Teodora también toma parte en la polémica religiosa que venía arrastrándose desde mediados del siglo anterior entre los monofisitas y los partidarios del dogma de la doble naturaleza divina y humana de Jesucristo establecido por la Iglesia de Roma. Teodora tratará de lograr él diálogo y el acercamiento entre unos y otros consciente que los territorios  donde el monofisismo ha echado raíces con mayor fuerza, como Siria o Egipto, son claves para la defensa y prosperidad del Imperio Bizantino y por ello durante años prestará su apoyo y protección a los monofisitas, también recordando que fueron ellos los que la ayudaron en el pasado . Regresando al terreno internacional, en 541 el general Belisario se dirige a Oriente para enfrentarse a la amenaza persa al mismo tiempo que una plaga se extiende por los territorios del Imperio , que sería conocida como la Plaga de Justiniano. 

Portada de una edición del Corpus Iurisi Civilis de Justiniano del siglo XVII . Con el Corpus  el emperador pretendía compilar  todas las leyes imperiales desde el siglo II hasta el momento de su gobierno . Como proclama el propio emperador
"La majestad imperial conviene que no sólo este honrada con las armas sino también fortalecida por las leyes para que en uno y otro tiempo, así el de guerras como el de paz, puedan ser bien gobernados, y el principio romano subsista vencedor no solamente en los combates con los enemigos"   
Formado por diferentes obras,   como el Digesto  o  Pandectas, que consta de 50 volúmenes  que resume cuatro siglos de jurisprudencia romana , citando más de 300  tratados jurídicos   de más de cuarenta autores,  o las Novellae, que  recogen las leyes dictadas por Justiniano donde se incorporarían muchas de las leyes propuestas por Teodora en favor de la mujer , el Corpus Iuris Civilis  se convertirá en el fundamento  del cuerpo jurídico  del actual  Derecho europeo y permitirá a las monarquías  que surgieron en Europa después de la caída del Imperio Romano de Occidente, el conocimiento de los principios de Derecho romano
(Imagen procedente de  www.cyclopaedia.org )



Descrita por el religioso e historiador Juan de Éfeso(hacia 507-586) y también por Procopio de Cesarea, dan cifras de bajas que impresionan por su magnitud, pues Procopio llega a afirmar que en lo más crudo de la epidemia morían hasta diez mil personas diarias, lo que además de ser imposible de comprobar parece una exageración. En todo caso debieron de morir decenas de miles de personas sólo en Constantinopla y el propio emperador cayó enfermo pasando la regencia a las manos de Teodora  al mismo tiempo que la que parecía cercana muerte de Justiniano alentaba las conspiraciones para hacerse con el trono y se difunden rumores de que el ejército que combatía en la frontera con los persas pensaba entronizar a Belisario si se producía la muerte del emperador. Sin embargo, Justiniano sobrevivirá, aunque dentro del Imperio crecen las críticas  que le acusan de haber puesto en peligro  al Imperio Bizantino y a su capital debido a sus ambiciones en Occidente que habían comprometido la economía  del Imperio  y debilitado sus fuerzas .Sin embargo, estas críticas no eran del todo justas, porque el Imperio había salido beneficiado por las conquistas en África del Norte y la moneda bizantina, el  Nomisma o Solidus Aureus, goza de un gran prestigio internacional al tiempo que Bizancio mantiene un activo intercambio comercial con el norte y el oeste de Europa a través de los puertos bizantinos en el Mar Negro. En 542 Justiniano se recupera de su enfermedad y una de sus primeras decisiones es apartar a Belisario de la campaña contra los persas para enviarlo de nuevo a Italia  donde los ostrogodos han vuelto a la lucha dirigidos por su nuevo rey, Totila (fecha desconocida - 552) Es probable que la intención principal de Justiniano fuera alejar a Belisario lo más posible de Constantinopla temiendo una vez más que pudiera volverse contra él,un miedo infundado como ya hemos visto, pues el general nunca hizo nada que pudiera alentar esas sospechas.  Desde la marcha de Belisario de Italia, la actuación de los generales bizantinos había sido tan torpe que puso en peligro todas las conquistas realizadas en los años anteriores por Belisario , pero Justiniano no proporcionará los hombres necesarios a su general temiendo siempre que encabezara una rebelión,   lo que  impedirá a Belisario combatir con eficacia a los ostrogodos y éstos consiguen  recuperar Roma.

Fotografía de la Basílica de San Vital de Rávena , otra de las grandes obras arquitectónicas realizadas durante el gobierno de Justiniano  y Teodora y donde se encuentran los mosaicos que hemos ido viendo a lo largo de ésta tercera parte de la historia de la emperatriz Teodora. Fue concluida en 547  y en la que se fusionan elementos arquitectónicos bizantinos y romanos, tal vez un símbolo de lo que pretendían Justiniano y Teodora , la recuperación del antiguo Imperio Romano . Escribe Gibbon que después de su matrimonio  con Justiniano nadie encontró nada con lo que acusar a Teodora, a pesar de tener muchos enemigos. Escribe: 
"Justiniano celebraba la prudencia de Teodora  y atribuía sus leyes  a los sabios consejos de su reverenciada esposa, que había recibido como un don divino. A  partir del momento en que se unió a Justiniano , su fidelidad parece indiscutible , puesto que sus más implacables enemigos  guardan silencio. A pesar de la frustración de no tener hijos (Gibbon señala que tuvo una hija que murió) , Teodora tuvo un poder absoluto  y permanente"
(Imagen procedente de  https://es.wikipedia.org )   



El Imperio se hallaba comprometido en múltiples frentes cuando a Justiniano le va a faltar la persona que había sido su apoyo y su compañera de gobierno en todos aquellos años. En 547 parece que Teodora presiente cercana su muerte y trata de asegurar la sucesión al trono.  Ella no pudo tener descendencia con Justiniano . Según la semblanza biográfica de  Jacopo Mordenti  y las versiones de algunos historiadores porque el emperador  habría sufrido una orquitis, una inflamación de los testículos causada por diferentes dolencias, entre ellas las paperas o enfermedades de transmisión sexual lo que le habría causado esterilidad . Otros apuntan a que los frecuentes abortos que habría sufrido Teodora durante su juventud la dejaron estéril. Fuera por una causa u otra o por ninguna de ellas, lo que si sabemos es que el matrimonio no tuvo hijos. Teodora , según cuenta en su "Historia eclesiástica"  el cronista y religioso  Juan de Éfeso (hacia 507-586) , si tenía una sobrina, Aelia Sofía (hacia 530-hacia 601), que aunque no lo sepamos con certeza ,se cree que podría ser hija de la hermana mayor de Teodora , Komito.  Teodora habría arreglado el matrimonio entre Sofía y el sobrino del emperador, Justino(520-578), hijo de Vigilantia, hermana de Justiniano I. De ésta forma asegura la continuidad de la dinastía  justiniana y la posición de su familia .  Cada vez  se sentía más enferma  y emprende un viaje   pues "los médicos le aconsejaron que tomara los baños calientes  pitios - nos cuenta Gibbon -  Durante el camino , escoltó a la emperatriz  el prefecto del pretorio, el  gran tesorero, varios condes  y patricios y un esplendido cortejo  de cuatro mil asistentes. Arreglaron las vías por las que debía transitar ; se erigió un palacio para  recibirla y mientras cruzaba Bitinia , distribuyó generosas  limosnas a las iglesias, los monasterios y los hospitales  para que rogaran al cielo por su recuperación." Pero ya no se recuperaría . Parece que la emperatriz tenía un cáncer , aunque no tengamos completa certeza de ello ,si bien es lo que apuntan la mayoría de historiadores, que además suelen señalar un cáncer de pecho como la causa más probable de su muerte que tuvo lugar el 28 de junio de 548. Justiniano  se lamentaría siempre de aquella pérdida. pero todavía la sobreviviría otros veintisiete años hasta su muerte el 13 de noviembre de 565, siendo sucedido , como tenía previsto Teodora, por su sobrino con el nombre de Justino II y con a sobrina de Teodora, Sofía, convertida en emperatriz . Teodora y Justiniano serían enterrados juntos en la Iglesia de los Santos Apóstoles. Siglos más tarde la iglesia desaparecería al igual que el Imperio Bizantino tras la caída de Constantinopla en 1453, cuando fue conquista por los otomanos y sobre las ruinas de la Iglesia de los Santos Apóstoles  se erigiría la Mezquita de Fatih. Pero eso es ya otra historia. 


Cierro esta larga historia con el rostro de la emperatriz Teodora, una mujer vituperada por unos , casi santificada por otros, en función de los odios y lealtades que fue ganado a lo largo de su vida.En todo caso  creo que fue una mujer extraordinaria que partiendo de una situación precaria alcanzó la máxima dignidad y no sólo se contentó con ello, sino que lejos de ser una figura decorativa ejerció una influencia clave en el gobierno de su esposo, el emperador Justiniano, mostró firmeza y valor , salvando a Justiniano de perder el trono  en 532 y se preocupó por mejorar la situación de la mujer en el Imperio Bizantino. Creo que al terminar éste relato no es exagerado decir que Teodora cumplió su sueño bizantino.  
(Imagen procedente de en.wikipedia.org)
  

 Enlace con la primera parte de  "Teodora y el sueño bizantino":
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/01/mujeres-en-la-historia-teodora-y-el.html

Enlace con la segunda  parte de  "Teodora y el sueño bizantino":
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/01/mujeres-en-la-historia-teodora-y-el_14.html


El Mentidero de Mielost en Facebook
https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos