jueves, 22 de enero de 2015

LA ÉPICA HISTORIA DEL CAFÉ , EL OTRO ORO NEGRO (SEGUNDA PARTE)

"¿Por qué? Esta bebida de Satanás es tan deliciosa que sería una pena dejara los infieles el uso exclusivo de ella. Deberíamos engañar a Satanás  bautizándola y haciendo de ella una verdadera bebida castellana" Ahora veremos a quien corresponden estas palabras. En la primera parte de este recorrido por la historia de la expansión del café viajamos desde Etiopía , donde vimos que el pueblo oromo comenzó a consumirlo como alimento. De allí saltó su consumo a Yemen, entrado a través del puerto de Moka que se convertiría en un centro de producción y comercio del café y desde  donde comenzó a prepararse como bebida , extendiendo su consumo a partir del siglo XV al resto del mundo árabe , primero a la Península Arábiga y gracias en gran parte a los peregrinos que acudían a La Meca y allí entraban por primera vez  probaban el café, al resto de países musulmanes. Vimos como en Estambul se abría la primera cafetería en 1471 o 1475 y también como hubo varios intentos por prohibir su consumo  pues algunas autoridades religiosas consideraban sus efectos demasiado parecidos a los del alcohol que, como sabemos, está prohibido por el Islam. Pero nada impidió que el café se convirtiera en una de las bebidas favoritas en el mundo musulmán mientras trataban de mantener celosamente el secreto de la planta que producía el grano con el que se elaboraba y sólo  algunos viajeros como el médico y botánico alemán  Leonhard Rauwolf (1535-1596) ,que lo probó por vez primera en la ciudad Siria de Alepo y dejó constancia de ello después en su obra "Los viajes del doctor Leonhard Rauwolf por los países de Oriente"  publicada en 1583, trajeron las primeras noticias a la Europa cristiana de aquella bebida. Los comerciantes y mercaderes italianos , en particular los venecianos que dominaban el comercio Mediterráneo y mantenían vínculos comerciales con la gran potencia del Mediterráneo Oriental,el Imperio Otomano , lo introducirían en Italia a comienzos del siglo XVII. 


En la fotografía tenéis un servicio de café turco con  la Cevze, nombre que recibe la jarra hecha de cobre y latón y con un mango largo de madera que se utiliza tradicionalmente para servir el célebre café turco que  ha sido declarado por la UNESCO como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad,  creado para proteger y conservar aquellos bienes del patrimonio cultural de la humanidad de carácter no tangible. Para su preparación se vierte agua en el civze  y azúcar y se pone a hervir. Una vez que haya empezado a hervir se retira del fuego y se vierte a continuación  café molido. Se vuelve a poner al fuego hasta llevarlo a ebullición dos veces, retirando el civze del fuego entre ebullición y ebullición . Antes de servir el café se añade una cucharada de agua fría para facilitar que el polvo del café se deposite en el fondo y se procede a servirlo en una taza. La taza tradicional usada en Turquía  se llaman "fincan"   que carecen de asas como la de la imagen. También es tradicional acompañar el café turco con un vaso de agua y con un dulce llamado "Lokum", que aquí conocemos mejor como Delicia Turca, , un dulce cuyo origen se remonta al menos al siglo XVIII y que se elabora a partir de zumos de frutas y entre sus ingredientes se encuentran el almidón , la miel y el azúcar . Este tipo de café es sobre todo consumido en los territorios que estuvieron bajo el domino del Imperio Otomano como Armenia o los países balcánicos  (Imagen procedente de 

Las palabras con las que he iniciado esta segunda parte pertenecen a la obra "Historia del café de Guatemala" de la historiadora guatemalteca Renata Wagner que recoge una leyenda según la cual durante el papado de Clemente VIII (1536-1605), que estuvo al frente de la Iglesia entre 1592 y 1605, el café ya habría entrado en Italia  y al igual que había sucedido casi un siglo antes en La Meca y El Cairo, era mal visto por algunas autoridades religiosas ya que nada que procediera de los infieles musulmanes podía ser bueno . Fue entonces cuando Clemente VIII decidió probar aquella bebida tachada de diabólica y después de saborearla pronunció aquellas palabras "¿Por qué? Esta bebida de Satanás es tan deliciosa que sería una pena dejar a los infieles el uso exclusivo de ella. Deberíamos engañar a Satanás  bautizándola y haciendo de ella una verdadera bebida castellana"  y a continuación lo habría bautizado haciendo que así fuera una bebida aceptable para todos los cristianos. Como otros muchos episodios de la historia del café esto probablemente no es más que una leyenda, o tal vez no lo sea, pero en todo casi si no fuera cierta tampoco faltaba mucho tiempo para que el café entrara en la Europa cristiana pues la primera referencia  escrita sobre el café en Europa la encontramos en una carta del viajero y explorador veneciano Pietro della Valle (1586-1652), ,un hombre nacido en el seno de una familia rica y aristocrática que en 1614 emprendió un largo viaje que le llevaría hasta Constantinopla, donde permaneció un año, Egipto , Tierra Santa, la península arábiga, Persia y alcanzando incluso la India. Regresó a Italia en 1626 trayendo entre otras cosas el primer ejemplar de Gato Persa en Europa, las primeras muestras de escritura cuneiforme y ,según contaba a un amigo en una carta en 1615 , granos de café .
"Las virtudes del Café"  uno de los folletos publicados en 1652 para promocionar el consumo de café  en la primera cafetería abierta ese año por Pasqua Rosée, un hombre de origen griego que había llegado a Inglaterra acompañado a un comerciante que le contrató como criado precisamente por su habilidad para preparar café y que al separarse de su dueño abrió su propio local, situado , como podéis ver al pie de este folleto, en Saint Michaels Alley en Cornhill . En este folleto Rosée explica que "el granó llamado café crece sólo en los pequeños árboles del Desierto de Arabia"  y explica los beneficios que tiene para casi cualquier mal , desde ayudar a la buena digestión  a aliviar el mal humor o prevenir la tuberculosis. El éxito del café, a pesar de la inquietud que causaba en el gobierno por el espíritu revolucionario que se respiraba en las nuevas cafeterías, sería inmediato y espectacular (Imagen procedente  http://publicdomainreview.org )


Apenas veinte años después del regreso de Pietro della Valle a Italia, en su Venecia natal abría las puertas la primera cafetería europea en1645. Mientras. también llegan noticias del café a Inglaterra, y así lo demuestra la obra del clérigo y erudito inglés Robert Burton (1577-1640) que en 1621 publicaba "Anatomía de la melancolía" en la que se refería con estas palabras a la bebida favorita el el Imperio Otomano  y que cita Renata Wagner en su libro "los turcos tienen una bebida llamada coffee, llamada así por una cereza , es negro como el hollín y amargo, que beben caliente, porque por experiencia encuentran que ese tipo de bebida, usada así, ayuda a la digestión y promueve la vivacidad" Según escribe Renata Wagner, el responsable de introducir el café en Inglaterra fue un estudiante cretense llamado Nathaniel Carponius que llevó el caféal centro donde cursaba sus estudios, el Baliol College de Oxford y eso habría sucedido en 1637. Quince años más tarde, en 1652, un griego nacido probablemente en Silicia  llamado Pasqua Rosée abría  la primera cafetería en Londres. Rosée había sido traído a Londres por un comerciante llamado Daniel Edwards que lo encontró en Esmirna y lo contrató como sirviente hasta que ya una vez en Inglaterra Rosée, que había aprendido a preparar café entre los turcos, se independizó y abrió su cafetería en 1652 . Al igual que había sucedido en el mundo musulmán,  las cafeterías se multiplicaron y la generalización del consumo de café iba a tener su influencia en algunos cambios sobre la sociedad. Hay que tener en cuenta que hasta aquel momento casi la única bebida del pueblo era la cerveza y , en menor medida por su precio, el vino.  Beber agua era en muchos lugares jugar con la muerte, porque la salubridad del agua era más que dudosa y a menudo era el origen de epidemias como el cólera,aunque entonces se ignorarse que era debido a la contaminación de las aguas, algo que se no averiguaría hasta mediados del siglo XIX. 


Escena de un café en una ilustración de la obra satírica "Vulgus Britannicus"  publicado en 1710 por el escritor satírico inglés Ned Ward (1667-1731) donde somos testigos de una acalorada discusión entre los clientes de un café y uno de ellos arroja airado el contenido de su taza de café a su oponente en la controversia. Los cafés se convirtieron en mucho más que un lugar donde tomarse un café, eran puntos de reunión y debate de intelectuales y políticos y el contenido de estas discusiones era luego difundido en folletos que extendían ideas que eran vistas con temor por el poder establecido . La cafeína se convertía en el combustible que alimentaba las ideas de las que surgiría el liberalismo y movimientos revolucionarios que darían paso al mundo moderno. El escritor y viajero suizo César-François de Saussure(1705-1783)  comenzó un viaje en 1724 después de la muerte de su padre que se prolongaría durante quince años. En 1725 llegó a Inglaterra , a la que regresaría  en 1738 y a la que dedicaría su obra "Una visión extranjera de la Inglaterra de Jorge I y Jorge II"   . En ella Saussure mostraba su sorpresa por la multitud de cafés que había en el país y escribía como todo el mundo bebía su taza de café antes de comenzar las tareas del día y, lo que también era un cambio importante, se informaban en ellos de las noticias  "En Londres hay un gran número de cafés - explica Saussure - y los obreros comienzan habitualmente el día yendo a los Cafés para leer las últimas noticias" (Imagen procedente de http://publicdomainreview.org )

Así que la gente bebía una cerveza para desayunar, otra a media mañana , otra más a la hora de comer , otra por la tarde y una más a la hora de cenar  y eso los más moderados, así que no era extraño que la gente estuviera en un estado de cierto sopor alcohólico a lo largo de toda la jornada con el grado de atontamiento que eso supone. El café irrumpía ahora como una alternativa que reduciría el consumo de alcohol y además la cafeína permitía aumentar el grado de concentración  y estimulaba la actividad tanto física como intelectual de sus consumidores. Se puede decir que por primera vez en mucho tiempo el pueblo llano podía pensar con claridad. Se abrieron más y más cafeterías, llegaría a haber en Inglaterra  dos mil locales en 1700, apenas cuarenta y ocho años después de que abriera sus puertas la primera en Londres . Comenzarían a ser conocidas en Inglaterra con el nombre de Universidades del Penique  porque por un penique (la centésima parte de una libra) se podía tomar una taza de café y al mismo tiempo escuchar interesantes debates políticos e intelectuales , pues las cafeterías se convirtieron en lugares frecuentados por filósofos, científicos como Isaac Newton (1643-1727) , escritores  como Jonathan Swift (1667-1745), poetas y políticos  y no es de extrañar que al igual que había sucedido en El Cairo, las autoridades, en este caso política, miraran con suspicacia a estos locales que se estaban convirtiendo en fuentes de difusión de ideas liberales y revolucionarias.  Había  gente que acudía a los cafés y anotaba el contenido de aquellas conversaciones que luego imprimía y difundía  extendiendo las ideas que allí se debatían. En 1649 el rey Carlos I de Inglaterra (1600-1649) fue ejecutado después de ser derrotado en una guerra civil que acabó con la monarquía por espacio de una década en la que gobernó ocupando el cargo de Lord Protector, Oliver Cromwell(1599-1658). Tras su muerte y el breve gobierno de su hijo Richard Cromwell(1626-1712), en 1660 la monarquía quedaba restaurada ocupando el trono el hijo del difunto rey, Carlos II de Inglaterra (1630-1685).


Dibujo realizado hacia 1705 del interior de un café londinense  donde podemos ver una sala con una cálida iluminación, limpia y con los clientes dispuestos a ambos lados de una mesa larga donde un camarero les sirve el café. No era esa la imagen que transmite el filósofo y escrito francés François Marie Arouet "Voltaire" (1694-1778) que durante una de sus estancias en la capital inglesa durante la década de los años veinte del siglo XVIII escribía sobre estos locales que "están mal iluminados,  peor amueblados , sucios y mal atendidos"  y el escritor satírico Ned Ward al que ya me he referido antes , señalaba que en su interior "todo apestaba a tabaco"  Estas informaciones las he extraído de un interesante artículo escrito por el doctor Mathew Green para  The Public Domain Review (Imagen procedente de http://publicdomainreview.org)    

No es extraño que después de la experiencia de su padre, Carlos II sintiera recelos por cualquier cosa que pudiera alimentar las llamas de una nueva revolución y por eso en 1676 se trató de promulgar un edicto por el que se ordenaría cerrar todas las cafeterías que se contemplaban como  semilleros de ideas revolucionarias, pero ya para entonces el café se había implantado con tal fuerza en la sociedad inglesa que tuvo que ser retirado y la prohibición quedó sin aplicación. Aunque eso no quiere decir que el éxito del café fuera acogido con igual agrado por toda la sociedad y sino mirad este panfleto escrito en 1674  en el que un grupo de mujeres inglesas mostraban su contrariedad  por el efecto que , según ellas, el café tenía sobre sus maridos. Se titulaba "Petición de las mujeres contra el café" y en ella  realizaban esta apasionada diatriba contra esta bebida "El café hace que los hombres malgasten su tiempo, se quemen la boca, y gasten su dinero, todo por un poco de agua amarga, negra , espesa, desagradable , de un charco nauseabundo y maloliente" y por si esto no fuera suficiente añadían "Hace (el café) a los hombre tan estériles como el desierto de donde procede su infeliz semilla (haciendo referencia a los desiertos arábigos de donde procedía entonces toda la producción de café)"  Los hombres no se quedaron callados y hubo una respuesta con el título de "Respuesta de los hombres a la petición de las mujeres contra el café" donde entre otras cosas afirmaba que el café  hacía "la erección más vigorosa la eyaculación más completa y añadía una ascendencia espiritual a los espermatozoides". Mientras, el café seguía extendiéndose por otros lugares de Europa. En 1647 el  geógrafo y matemático alemán Adam Olearius (1603-1671) , que realizó un viaje a Persia, publicaba sus impresiones en el libro "Descripción de un viaje a Persia" donde hablaba sobre la costumbre de beber café en Persia. Años después, en 1677 , un comerciante holandés abría el primer café de Alemania en la ciudad de Hamburgo. En Francia el café comenzó a hacerse popular a partir de 1669 gracias al café moca que el embajador del sultán otomano en la corte del rey Luis XIV (1638-1715) ofrecía a sus visitas. No tardo en entusiasmar a la aristocracia francesa y años después  en París se abría en 1686 el Café Procope , y aunque hubo algunos otros locales que abrieron años antes , este es considerado el primer auténtico café parisino y todavía hoy podéis sentaros en sus mesas a tomar un café pues sigue abierto.


Fotografía del Café Procope de París , el primer café de París fundado en 1686  por el siciliano Francesco Procopio dei Coltelli (1651-1727) apenas diecisiete años después de que el embajador turco en la corte de Luis XIV popularizara el café entre la aristocracia francesa. Justo tres años después de la apertura del Procope  se instaló cerca de él la Comédie Française , formada unos años antes por la unión de varias compañías de teatro francesas, y comenzó a ser frecuentado por los actores y también por intelectuales. A lo largo del siglo XVIII tuvo como clientes a grandes intelectuales como Voltaire, Jean Jacques Rousseau(1712-1778), Denis Diderot (1713-1784), que habría concebido entre café y café su idea de redactar la "Enciclopedia" uno de los hitos del movimiento intelectual que hoy conocemos como Ilustración, También fue uno de sus clientes uno de los  padres de la Independencia de los Estados Unidos, Benjamin Franklin (1706-1790)  y fue lugar de encuentro de los revolucionarios franceses .Historia viva que hoy cualquier visitante de París puede rememorar entrando en un local que lleva 339 años sirviendo café (Imagen procedente de http://www.procope.com )

Más accidentada fue la historia de la apertura del primer café de Viena, la capital del Sacro Imperio Románico Germánico. Viena ya había sufrido un primer asedio por las tropas del Imperio Otomano en el año 1529 durante el sultanato de Solimán  I el Magnífico (1494-1566) que fue rechazado pero en 1683 la ciudad  tenía que hacer frente a un segundo asedio del ejército otomano del sultán Mehmed IV (1642-1693), asedio que se inició el 16 de julio de aquel año y que se prolongaría hasta la derrota del ejército otomano el 12 de septiembre en la Batalla de Kahlenberg. En la batalla participó un noble  diplomático, espía y comerciante nacido en Ucrania  que entonces pertenecía a Polonia,   llamado Jerzy Franciszek Kulczyck (1640-1694) que tuvo una azarosa vida en la que le fue muy  útil su dominio de lenguas pues hablaba ucraniano, turco, alemán, húngaro , rumano y polaco. Después de formar parte de los cosacos fue capturado por los otomanos, luego fue contratado para servir  como intérprete a unos comerciantes serbios  y después trabajó también como intérprete para la Austrian Oriental Company, una compañía comercial austríaca. Después viajó a Viena donde se estableció y allí se encontraba cuando la ciudad fue asediada por los otomanos. En los peores momentos del asedio y cuando el hambre y la desesperación se cernía sobre la ciudad, Jerzy se ofreció voluntario para, acompañado de su criado, atravesar las filas turcas disfrazado como uno de ellos y llegar hasta el duque Carlos de Lorena (1643-1690) e informarle de lo desesperada de su situación y la necesidad de recibir ayuda. A continuación regresó de nuevo a Viena atravesando otra vez las líneas turcas,  trayendo a la ciudad la noticia de que pronto llegarían refuerzos, lo que devolvió la esperanza a los vieneses  dándoles fuerzas para seguir resistiendo. Y así fue, un ejército dirigido por el rey polaco Jan III Sobiesky(1629-1696) se dirigió a Viena, los otomanos levantaron el asedio y lucharon contra las tropas de Sobiesky  que los derrotó en la ya mencionada batalla de Kahlenberg el 12 de septiembre de 1689.

"En la Botella Azul" , una obra anónima que representa una escena cotidiana en el interior de la primera cafetería de Viena fundada en 1686  por el ucraniano de nacionalidad polaca Jerzy Franciszek Kulczyck, convertido en héroe de la ciudad de Viena después del asedio turco de 1683 y que entre sus recompensas tuvo el regalo de sacos de café que las tropas del rey polaco Jan III Sobiesky habían  requisado a los turcos cuando estos huyeron tras la derrota de la batalla de Kahlenberg el 12 de septiembre de 1683.  El llamado Café Vienés se caracteriza por incorporar al café  azúcar, nata montada  o crema batida y canela o virutas de chocolate por encima. Al igual que en otras grandes capitales europeas  los cafés vieneses se convertirían en lugares de reunión de artistas e intelectuales y foros de discusión de nuevas ideas políticas  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )  
¿Qué tiene esto que ver con el café? Jerzy fue considerado un héroe por los vieneses, recibió honores y recompensas económicas y el propio rey polaco Jan III Sobiesky le entregó una considerable cantidad de sacos de café que había  requisado en el campamento turco. Jerzy , que habría aprendido los secretos de la elaboración del café durante su época como cautivo entre los turcos, decidió  abrir  en 1686 el que iba a ser el primer café de Viena al que puso el nombre de  "Hof zur Blauen Flasche" que  creo que puede traducirse como "La casa de la botella azul"  con el que conseguiría popularizar el café en Austria y también introdujo el  café con leche, una novedad en lo que al consumo del café se referí , y otra variedad que llevaba crema y que daría origen a lo que hoy conocemos como Café Vienés. Mientras el café se extendía con éxito por toda Europa Yemen seguía controlando  la producción y el comercio mundial, pero los holandeses, en aquel momento una de las grandes potencias comerciales del mundo gracias a compañías tan poderosas como la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales, fundada en 1602 que tenía su marco de actividad en Asia y las costas del Océano Índico, y la Compañía Neerlandesa de las Indias Occidentales fundada en 1621 y cuyo escenario de comercio era sobre todo América y África, serían los pioneros en el comercio y producción del café entre los europeos. Un mercader que trabajaba para la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales llamado Pieter van den Broeck (1585-1640)  recaló en el puerto de Moka en 1614 y probó lo que el definió como "una bebida algo caliente y de color negro, un café", que llevaría a Holanda en su viaje de regreso en 1616. 


Ubicación de
Mapa de las posesiones holandesas en Asia (en color rojo), denominada Indias Orientales Neerlandesas que estaban administradas por la Compañía Neerlandesa de las Indias Orientales  Fue uno de sus gobernadores, Willem van Outhoorn, el que introduciría en la isla de Java el cultivo del café a partir de 1696  pero un terremoto y una posterior inundación dieron al traste con este primer intento. Años después sería Henrickus  Zwaardecroon (1667-1728) quien alentaría la creación de una nueva plantación de café en Priangan, en Java. En las décadas siguientes, gracias a las plantaciones de Asia y a las que luego también crearían en Surinam (Guayana Holandesa)  en América del Sur, Holanda se convertiría en la alternativa a Yemen en el comercio internacional del café (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )  

Ya en 1640 comenzó a venderse café en Holanda y serían holandeses los primeros en cultivarlo  en sus colonias asiáticas, creando las primeras plantaciones de café en Ceilán, la actual Sri Lanka, en 1658. Ya en 1696 el gobernador de las colonias holandesas de las Indias Orientales , la actual Indonesia, Willem van Outhoorn (1635-1720), introdujo en la isla de Java el cultivo del café aunque esta primera plantación fue arrasada por una inundación y tuvo que realizarse un nuevo intento en 1699 que tuvo éxito y sería el origen de los cafetos de todas las plantaciones de las colonias  holandeses en Asia. . En 1706 llegaba a Amsterdam un ejemplar de cafeto procedente de la isla de Java que sería cuidada en el Hortus Botanicus o  Jardín Botánico de la ciudad holandesa  fundado en 1638 y que además de ser uno de los más antiguos de Europa iba a ser el primer lugar de Europa en el que iba a cultivarse una planta de café , planta que sería la protagonista de lo que iba a suceder unos años después, pero antes de eso también tengo que mencionar como llegaba por primera vez el café al continente americano cuando en 1670 se vendía por primera vez en la ciudad de Boston donde también se abriría el primer café en 1689 al que siguió siete años después, en 1696, el primer café de Nueva York. Pero regresemos ahora a Europa donde en 1700 fallecía el rey de España Carlos II el Hechizado (1661-1700) sin dejar descendencia iniciándose una disputa por el trono de España entre dos candidatos , el nieto de Luis XIV, el duque Felipe de Anojou (1683-1746), y el archiduque Carlos de Habsburgo (1685-1740), hijo del emperador del Sacro Imperio Leopoldo I (1640-1705). La disputa desembocó en una guerra por el trono de España  que pasaría a la historia con el nombre de Guerra de Sucesión que se prolongaría a lo largo de catorce años implicando a las principales potencias europeas. Felipe de Anjou se convertiría en el nuevo rey de España con el nombre de Felipe V, el archiduque Carlos sucedería a su padre en el trono del Sacro Imperio con el nombre de Carlos VI y el conflicto se cerró con la firma del Tratado de Utrecht que entró en vigor a partir de 1715.



Fotografía del Hortus Botanicus, el Jardín Botánico de Amsterdam que abría sus puertas en 1638 y que en 1706 acogió la primera planta de café que sería conservada en Europa procedente de Java, entonces parte de la colonia holandesa de las Indias Orientales. Ocho años después otr planta de café salida del Horticus Bontanicus le sería regalada al rey francés Luis XIV y  un esqueje de ella sería la madre de los cafetales de las colonias francesas en el Caribe    (Imagen procedente de www.holland.com )

Tras la firma de este tratado de paz el gobierno holandés quiso obsequiar al rey Luis XIV en 1714 con una planta de café hija de la que había sido traída de Java a Amsterdam en 1706 y que el monarca hizo depositar en el Jardín del Rey, que había sido fundado en 1626, y que tras la Revolución Francesa de  1789 pasaría a llamarse Jardín de las Plantas de París, nombre que sigue manteniendo  en nuestros días. Esta planta de café iba a ser la madre de las plantaciones de café en las colonias francesas en América pero antes de eso los holandés también habían comenzado a producir café en su colonia de Surinam, la Guayana Holandesa. a partir de  1718 mientras que en la colonia francesa de Haití se cree que habría empezado a cultivarse café en 1715., aunque esto entraría en contradicción con lo que os voy a contar a continuación.Y es ahora cuando entra en escena un hombre que protagoniza una de esos relatos  que prestan un halo romántico a la historia del café y que se repite en casi todas las historias sobre esta bebida, aunque como sucede con otras historias que hemos ido conociendo a lo largo de este recorrido por la historia del café es difícil discernir la verdad histórica de la leyenda que , en este caso, habría sido construida por su propio protagonista que la dejó en sus diarios. Nuestro protagonista es un capitán de infantería que  servía en la colonia francesa de Isla Martinica  en el Caribe y su nombre  era Gabriel Mathieu François D´ceus de Clieu (1687-1774) que , para abreviar , me referiré a partir de ahora como Gabriel. Nuestro hombre habría viajado a París alrededor de 1723  y se le ocurrió llevar a Martinica un esqueje de la planta de café que se conservaba en el Jardín de las Plantas de París. Según contaría en su diario logró el esqueje robándolo del Jardín de las Plantas después de que su solicitud de llevarse un esqueje fuera rechazada. A continuación embarcó con él rumbo a Martinica. Y fue aquí  donde comenzó la odisea de aquel esqueje que sería la madre de las plantas de café de las colonias francesas y con la que pretendía romper con el monopolio holandés


Dibujo que recrea el viaje , aunque mas bien habría que calificarlo de odisea si nos atenemos al relato de su protagonista,  que realizó Gabriel Mathieu de Clieu desde Francia a la isla de Martinica con un esqueje de la planta del café que sería el origen de las plantaciones francesas de café  en el Caribe. Medio siglo después de este viaje  aquel esqueje tendría dieciocho millones de descendientes. Al menos esta es la historia que contó el propio Clieu que se presentaba a sí mismo como el responsables de la introducción del café en las colonias francesas en América . En el dibujo se recoge el episodio en el que después de haber rechazado un intento de abordaje de piratas tunecinos y de sobrevivir a un terrible temporal, la nave en la que viajaba hacia Martinica quedó atrapada en una zona de completa  calma y bajo un sol abrasador que acabó con las reservas de agua del barco y  según Clieu él habría renunciado a la ración de agua que le correspondia para regar el cafeto y evitar que se secara   (Imagen procedente de liberdadeexcelencia.blogspot.com )


En su diario iría consignando las vicisitudes de aquel viaje . Primero, un pasajero habría intentado  comprársela  y al negarse Gabriel trató de arrebatársela por la fuerza y la planta estuvo a punto de romperse. Días después, aproximadamente a la altura de las islas Canarias, la nave de Gabriel fue atacada por un barco de piratas tunecinos  y tras un duro combate lograron escapar sólo para se atrapados ahora por   un gran temporal que estuvo muy cerca de hundir la nave. Por fin el tiempo se calmó, incluso demasiado, porque durante días la nave quedó en medio de un océano sin brizna de aire y  bajo un sol abrasador. El agua comenzó a escasear y según contaría Gabriel en su diario,  aunque estaba sediento renunció a su ración de agua para usarla para regar la plana de café y evitar que se secara.  Después de todas estas vicisitudes  Gabriel y su planta lograrían llegar a Martinica , donde la planta creció y prosperó  y durante el siguiente medio siglo habría sido la madre de dieciocho millones de plantas de café en las colonias francesas. Gabriel llegaría a ser gobernador de la isla de Guadalupe entre 1737 y 1752 y fundador de la principal ciudad de la isla , Pointe-á-Pitre, , y hasta su muerte no dejó de proclamar que él había sido el introductor del cultivo del café en las colonias francesas en América , aunque , como hemos visto, ya había plantaciones en Haití además de las plantaciones holandesas. en Surinam. Y precisamente de Surinam es de donde obtendría sus primeras semillas de café el gobernador de la Guayana Francesa . Mientras, el gobierno de la colonia portuguesa de Brasil  también quería participar en el comercio del café  pero de momento no tenían plantas de café. Para conseguir unas decidieron enviar  al teniente coronel Francisco  de Melo Palheta(hacia 1670-hacia 1750) a la colonia francesa de la Guayana Francesa para que tratara de hacerse con una planta de café, aunque como estas se hallaban custodiadas había que alegar otro motivo para su viaje y éste fue el de mediar en un conflicto fronterizo. 

Cuadro con los principales productores de Café del mundo según datos del año 2011, con Brasil a la cabeza acaparando un tercio de la producción mundial      


uestoPaís% de producción mundial (año 2011)
1Brasil33,29%
2Vietnam15,31%
3Indonesia6,32%
4Colombia5,97%
5Etiopía4,98%
6Perú4,17%
7India4,08%
8Honduras3,45%
9México3,29%
10Guatemala2,87%
11Uganda2,46%
12Nicaragua1,61%
13Costa Rica1,38%
14Costa de Marfil1,22%
15Papúa Nueva Guinea1,08%
16El Salvador0,90%
17Camerún0,83%
18Ecuador0,82%
19Venezuela0,77%
20Tailandia0,53%

Según cuenta la leyenda que rodea este episodio , Francisco de Melo era un hombre atractivo y seductor que tenía bastante éxito con las mujeres y cuando se entrevistó con el gobernador de la colonia tuvo la habilidad de seducir a su esposa. No se sabe lo que sucedió en la intimidad entre ambos pero ,cuando  Francisco de Melo se dispuso a despedirse del gobernador para regresar a Brasil , la esposa de éste le entregó como obsequio un ramo de flores, pero no era un ramo cualquiera porque escondido entre los tallos y las flores iba oculto un esqueje de un cafeto. Este esqueje  sería plantado en la primera plantación de café brasileña en el estado norteño de Pará. El clima cálido y húmedo de Brasil se mostró como el ideal para el crecimiento de los cafetos  y hoy, en el siglo XXI, de las plantaciones de café de Brasil  sale un tercio de la producción mundial anual que por ejemplo en el año 2012 supuso más de cincuenta millones de sacos (recordemos que al igual que la producción de petróleo se mide en barriles la unidad de medida del café son los sacos de 60 kilos en los que se empaqueta) y se estima que hay más de seis mil millones de árboles del café. La historia del viaje de Francisco de Melo es sólo una de las formas por las que entró el café en Brasil pues a Río de Janeiro llegaría procedente de la colonia portuguesa de Gao, en India. En México se introduciría en la década de 1790 procedente del Caribe mientras que desde Brasíl el cultivo del café se extendería por Colombia, Bolivia , Perú y Paraguay. En 1730 el gobernador ingles de Jamaica, Nicholas Lawes (1652-1731) introduciría su cultivo en la isla. En 1736 los españoles hacían lo propio en Puerto Rico, aunque hay fuentes que lo retrasan hasta 1755,   y en 1748 el contador de cuentas José Antonio Gelabert llevaba las primeras semillas a Cuba.  En la década de 1750 comenzaba también a cultivarse en Guatemala y ya en la primera mitad del siglo XIX se extendería su cultivo por toda Centroamérica. Ya para entonces el domino árabe del café había sido desplazado por los cultivos en América e India.


Con esta publicidad en los periódicos  publicada en el periódico The New York Times se daba a conocer a la población el primer café instantáneo inventado por el químico estadounidense de origen belga George Constant Louise  Washington (1871-1946)    y que comercializó a través de  la empresa que él mismo fundo en 1910  , la George Washington Coffee Company. A partir de la Primera Guerra Mundial  , cuando el ejército de Estados Unidos lo suministró a sus soldados por la facilidad y rapidez en prepararlo, algo imprescindible en el frente, el café instantáneo se convertiría en uno de los productos más consumidos (Imagen procedente http://es.wikipedia.org )
Más tarde se descubrirían las causas biológicas del éxito del café debido a los efectos de la cafeína sobre el organismo humano . La cafeína fue descubierta por el químico alemán Friedrich Ferdinand Runge (1795-1867) en 1819 a la que dio el nombre de Kaffein de donde procede nuestra denominación de cafeína en castellano. Se la puede considerar una droga estimulante  que estimula la producción  de adrenalina , una hormona que entre otros efectos activa nuestro sistema nervioso . Aumenta también el nivel de azúcar en la sangre lo que causa a su vez el estímulo  que nos suministra el café cuando lo bebemos . A continuación el cuerpo segrega insulina para que los niveles de azúcar regreses a sus niveles normales. El consumo moderado  no produce problemas, aumenta nuestra capacidad de atención, estimula el sistema nervioso y favorece que pensemos y hablemos con más claridad y precisión. Sobre los efectos del café sobre la salud es  conocida la anécdota atribuida  al rey Gustavo III de Suecia (1746-1792)  según la cual para comprobar que era más saludable, el té o el café, nombró a una comisión médica que controlase  a dos  presos , a uno de ellos se le daría diariamente una dosis de café y a otro una dosis de té. El monarca estaba convencido que el café tenía a largo plazo un efecto nocivo para la salud pero  según dice la anécdota, de cuya veracidad tampoco he encontrado pruebas,  el bebedor de café sobrevivió a todos ellos. El café siguió evolucionando  y así el químico estadounidense de origen belga George Constant Louise  Washington (1871-1946) inventaría el primer proceso para obtener café instantaneo que además comercializaría a través de su propia empresa , la George Washington Coffee Company , fundada en 1910 y que sobre todo comenzaría a crecer durante la Primera Guerra Mundial, ya que para los soldados el café instantáneo era la solución ideal pues era fácil y rápido de preparar. Otro paso en la historia del café fue la invención del proceso de eliminar la cafeína del producto, el café descafeinado, inventado por el comerciante de café alemán Ludwig Roselius (1874-1943) que comercializó a través de su empresa KAFFEE HAG que en Francia fue conocida como Sanka . Hay mucho más que contar sobre el café pero espero haberos dado al menos un esbozo de su historia y que os de un motivo de conversación la próxima vez que os sentéis en un café a practicar ese ritual que desde hace cinco siglos millones de personas realizan a diario y que tal vez hagamos lo mismo que decía el poeta Thomas  S Eliot (1888-1965) cuando escribía que "He medido mi vida con cucharillas de café".  También hay un lado oscuro en la producción del café, la de la explotación laboral, pero eso será ya un tema para otra historia del Mentidero. 

DOCUMENTAL SOBRE LA HISTORIA DEL CAFÉ  

Para termina este relato sobre la historia del café os incluyo este de la serie Maravillas Modernas del Canal Historia que realiza un recorrido de la historia del café aunque para mi gusto hace demasiadas referencias a una cadena de cafeterías estadoundense pero es el mejor que he encontrado en castellano.  







Enlace con la primera parte de "La épica historia del café, el otro oro negro"
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/01/la-epica-historia-del-cafe-el-otro-oro.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

5 comentarios:

Sand dijo...

Imposible leer tu excelente artículo sin estar bebiendo una taza de café,aromático, cálido y reconfortante. Se antojaba. Un abrazo desde México Christian.

christian mielost dijo...

Muchas gracias Sand!!jaja, como te lea algún representante de una empresa de café igual me contratan para hacer publicidad jaja. La verdad es que es una historia curiosa y aunque la he tenido que resumir mucho espero que haya sido entretenida.
Un abrazo fuerte desde Madrid y gracias por seguir leyéndome!!

Anónimo dijo...

el articulo esta escrito de una manera magistral. Muchas felicidades

christian mielost dijo...

Muchas gracias por tu comentario y por la lectura del artículo. No merezco el elogio, aunque te estoy muy agradecido por é. Sólo soy un aficionado pero si logro entretener un poco ya es suficiente alegría para mi. Un abrazo fuerte desde Madrid!!

Argenis Gutierrez dijo...

Interesante... no quiero ni pensar el mundo sin café de desayuno y post almuerzo. :P

Famosos