lunes, 30 de diciembre de 2013

LAS MUJERES DE HITLER. UN VIAJE POR EL CORAZÓN DEL MONSTRUO (SEGUNDA PARTE)


En la primera parte de esta historia en la que estoy tratando de hacer un recorrido por la vida íntima de Adolf Hitler (1889-1945) y en particular en su relación con las mujeres, conocimos a sus padres, Alois Hitler (1837-1903) y a su amada madre , Klara Pölzl (1860-1907), casi con toda seguridad la persona que estuvo más cerca del corazón del futuro genocida y líder del Partido Nazi. Le acompañamos en los años de su infancia y juventud, años en los que fue el niño mimado de Klara que antes había perdido a sus tres primeros hijos , todos ellos muertos prematuramente , y también un tiempo de enfrentamiento con su padre Alois que pudo haberle maltratado  e intentó forzar la voluntad de su hijo para que siguiera sus pasos como funcionario del estado mientras que Adolf pretendía ingresar en la Academia de Bellas Artes de Viena para convertirse en pintor o , tal vez, en arquitecto. Su padre fallecía en 1903 y cuatro años después lo hacía su madre Klara, mientras Adolf era rechazado en dos ocasiones por la Academia de Bellas Artes.  También fue esta la época de su primer amor, Stefanie Rabatsch, una joven que en 1906 tenía dieciséis años y  a la que nunca se atrevería a desvelar sus verdaderos sentimientos. Los años de 1908 , 1909 y 1910 habían sido de penurias económicas, hasta que la muerte de su tía Johanna Pölzl(1863-1911) alivió su situación gracias a las tres mil ochocientas coronas que heredó de Johanna. Un año después estallaba la que  sería conocida como la Gran Guerra o la Primera Guerra Mundial, y como vimos ayer, Adolf se alistaba entusiasmado en el ejército alemán, siendo herido en dos ocasiones y condecorado con la Cruz de Hierro. También recogí la historia de una supuesta amante francesa de Hitler durante la guerra, Charlotte Lobjoie(1898-1951), con la que supuestamente habría tenido un hijo, Jean Marie Loret (1918-1985).


Niños amontonando billetes de marcos que no valían nada como consecuencia de la hiperinflación de 1923. El Tratado de Versalles firmado en 1919 obligaba a Alemania al pago de unas indemnizaciones de guerra que arruinaban al país. El economista inglés  John Maynard Keynes (1883-1946) publicaba ese mismo año de 1919 el libro titulado "Las consecuencias económicas de la paz"  en la que ya advertía que "las reparaciones condenaran la tarea más importante de Europa: la reparación de la economía mundial"  Para pagar la indeminzación exigida por las potencias vencedoras, cifradas en la astronómica cifra de 269.000 millones de marcos, el Banco Alemán emitió grandes cantidades de billetes que en 1923 provocarían una escalada imparable de los precios . En enero de 1923 la inflación en Alemania era ya del  2785% y en noviembre de ese mismo año había crecido a la cifra mareante de  726 millones%. Los billetes no tenían ningún valor y  hay fotografías de ciudadanos empapelando las paredes de sus casas con billetes porque su papel era más barato que el papel de pared. La hiperinflación  terminó en noviembre de 1923 cuando la antigua moneda fue sustituida por la nueva moneda , el Reichsmark . Aunque el problema comenzó a solucionarse dejaría marcada a la sociedad alemana que  desconfiaba de las instituciones democráticas y los partidos liberales lo que  permitió crecer al Partido Nazi de Hitler que echaba la culpa de la crisis económica a los banqueros alemanes, muchos de ellos judíos. La crisis económica derivada de las duras condiciones impuestas en el Tratado de Versalles a Alemania fue el caldo de cultivo que permitiría el auge del nazismo (Imagen procedente de  http://maromeando.wordpress.com)

Ya terminada la guerra en 1918  Adolf Hitler  ingresó en las filas del Partido Obrero Alemán que a partir de 1920 pasaba a llamarse Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán del que Hitler no tardaría en convertirse en su líder, gracias en particular a sus seductores discursos llenos de mensajes ardientemente nacionalistas que enardecían a todos los que les escuchaban y , muy en especial , a las mujeres. En 1923  había liderado un intento de golpe de estado, el Putsch de Munich, que fracasó y acabó con Hitler y otros dirigentes en prisión , donde escribiría la obra clave de su pensamiento político "Mein Kampf", "Mi lucha", y cambiaría su estrategia política , abandonando el intento de lograr el poder por la fuerza y procurando adaptarse al sistema democrático para, utilizando los resortes del sistema, destruirlo desde dentro una vez que el pueblo alemán hubiera depositado su confianza en  Adolf Hitler que iba a presentarse como el salvador de una Alemania que se sentía humillada por las condiciones impuestas por las potencias vencedoras en la Primera Guerra Mundial en el Tratado de Versalles firmado el 28 de junio de 1919 y  que además había sufrido un tremenda crisis económica en 1923  cuyos efectos, unidos a los de la Gran Depresión mundial tras el crack de la Bolsa de Nueva York en 1929 , todavía eran palpables en la sociedad alemana de comienzos de la década de los años treinta.  En 1933 Adolf Hitler lograba por fin lo que tanto anhelaba y se convertía en el canciller de Alemania y en cuanto a lo que  nos interesa en este caso,  su vida privada, vimos como al mismo tiempo mantenía una relación intermitente con la joven María Reiter (1911-1992), a la que había conocido en 1926 cuando ella apenas tenía quince años y el contaba ya treinta y siete . Ayer detenía el relato en este punto, después de contaros las vicisitudes de su relación que se rompía definitivamente en 1935 con el segundo matrimonio de María y os contaba que en aquellos años que iban desde 1926 a 1935 María no fue la única mujer en la vida de Hitler. 


De izquierda a derecha Ernst Hanfstaengl, Adolf Hitler y Hermann Goering(1893-1946) en una fotografía tomada en el año 1932 . Ernst Hanfstaengl introduciría a Hitler en las altas esferas de la sociedad alemana y financiando  al Partido Nazi. En 1936 caería en desgracia y un año después abandonó Alemania y buscó refugio primero en Suiza y finalmente en Inglaterra . En 1923 la esposa de Hanfstaengl, Helene, salvaría a Hitler del suicidio tras el fracaso del golpe de estado de Munich y hubo rumores de que su hermana Erna Hanfstaengle hubiera mantenido un romance con Hitler aunque es probable que ella no correspondiera a los intentos de seducción del futuro canciller      (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)

Una de las personas que formaban parte del círculo íntimo de Adolf Hitler en los años veinte era un rico hombre de negocios alemán que se había formado en la universidad estadounidense de Harvard, Ernst Hanfstaengl (1887-1975). Ernst había pasado gran parte de sus años de juventud en Estados Unidos donde se encargaba de los negocios de su padre, hasta que en 1922 regresó a Alemania y ya entonces comenzó a sentirse fascinado por Adolf Hitler . La embajada de Estados Unidos le pidió que fuera a uno de los discursos de Hitler y les informara sobre la impresión que le causaba el líder del Partido Nacionalsocialista Obrero Alemán, que en aquellos primeros años de la década de los años veinte todavía era una formación política pequeña y su líder casi un desconocido aunque estuviera transformándose en una estrella emergente.  Hanfstaengl caería rendido ante la oratoria del líder nazi "Lo que Hitler fue capaz de hacer - escribiría Ernst - a una multitud en dos hora y media nunca será repetido en diez mil años" y la escritora española Rosa Montero(1951) en su obra "Dictadoras", cuya obra nos esta guiando por este recorrido de la vida íntima de Hitler, recoge estas otras palabras de Ernst años después, cuando ya se había roto la relación con el líder nazi "Hitler era un tipo narcisista  para quien la multitud representaba un sustituto de la mujer que parecía incapaz de encontrar. Para él halbar era una forma de satisfacer un deseo violento y agotador. Así , el fenómeno de su elocuencia se me hizo más comprensible. Los ocho o diez minutos de un discurso parecían un orgasmo de palabras" La amistad de Ernst Hansfaengl fue importante para Hitler, ya que Ernst era un hombre rico y con conexiones en la alta sociedad, y ayudaría a Hitler a entrar en ese círculo que hasta entonces le había estado vedado y además contribuiría  a financiar la publicación del "Mein Kampf" y del periódico oficial del partido , el "Völkischer Beobachter" .


Erna Hansftaengl, la hermana mayor de Ernst Hansftaengl, Según creen los historiadores Erna  sólo trató de mostrarse cortes y educada con Hitler por la amistad que le unía a su hermano, pero Hitler interpretó esta cortesía con un intere´s de tipo romántico , un sentimiento que Erna no habría llegado nunca a albergar y  habría sabido mantener las distancias . Años más tarde, en 1943, Erna fue elegida por Hermann Goering para participar en unas negociaciones de paz con Inglaterra que finalmente no se llevarían a cabo. (Imagen procedente de http://www.jawknock.com)

Dos mujeres cercanas a Ernst también quedarían cautivadas por Adolf, una de ellas su propia esposa Helene Hansftaengl con la que Erns se había casado en 1920 . Cuando en noviembre de 1923 se producía el Putsch de Munich , tras su fracaso Hitler buscó refugio en la casa de los Hansftaengl donde estaba sólo Helene. El periodista estadounidense Andrew Nagorski(1947), corresponsal durante décadas de la revista Newsweek, describe  en su obra "Hitlerland: testigos americanos del ascenso nazi al poder" la escena que se desarrolló a continuación entre Hitler y Helene que pudo haber cambiado una vez más la historia . Hitler entró en la casa de Helene y habría exclamado "Todo está perdido. No tiene sentido continuar" llevándose a continuación la pistola a la cabeza dispuesto a pegarse un tiro . En ese momento  Helene le habría agarrado del brazo mientras trataba de infundirle valor "¿Qué crees que estas haciendo? Ellos (se refería a sus seguidores) te miran con la esperanza de que seguirás"  De esta forma Helene salvó la vida de Hitler en aquel momento crucial de su carrera política, si hubiera dejado que Hitler apretara el gatillo tal vez la historia se habría escrito de otra forma muy diferente. Pero si Helene fue importante por razones obvias, le habría salvado la vida.  la hermana mayor de Ernst,  Erna Hansftaengl(1885-1981) también podría haber sido importante en la vida de Hitler. En 1923 corrieron rumores en Munich de una posible relación amorosa entre ambos y el periódico más importante de la ciudad , el "Münchner Neuste Nachrichten" se haría eco de esta historia, aunque parece que en realidad  Erna no correspondía a los intentos de seducción de Hitler y no llegaron a nada. 


Waghitconn26
Fotografía del matrimonio Wagner, Siegfried Wagner, hijo del compositor Richard Wagner, y Winifred Williams, la joven inglesa que había sido adoptada por el pianista alemán Karl Klindworth y que sólo diecisiete años se casaba con un hombre de cincuenta y cuatro años que buscaba silenciar los rumores que corrían en la sociedad alemana sobre su homosexualidad. La belleza de Winifried cautivaría en 1923 a Adolf Hitler , mientras que Siegfried despreciaría a aquel advenedizo. Adolf Hitler pudo llegar a plantearse el matrimonio con ella, pero en realidad nunca estuvo en sus planes casarse con ninguna mujer. En 1942 diría en una conversación "Lo peor del matrimonio es que crea pretensiones legales. Es mucho más práctico tener una amante" (Imagen procedente de http://oberon481.typepad.com)

Otras mujeres importantes en la vida de Hitler en los años veinte fue Winifred Wagner(1897-1980). Winifred había nacido en Inglaterra y su apellido de soltera era Williams , pero con apenas dos años se había quedado huérfana y fue internada en un orfanato hasta 1907, cuando es adoptada por el pianista alemán Karl Klindworth(1830-1916), que se la lleva a vivir con él a Berlín. Klindworth se relacionaba con algunas de las principales figuras de la música alemana y fue amigo íntimo del gran compositor Richard Wagner (1813-1883). En 1914 se hizo acompañar por la joven Winifred a una representación de "El Holandes Errante" en Bayreuth, sede del Festival dirigido por el hijo de Wagner , Siegfried Wagner (1860-1930). Al conocerla Siegfried decidió casarse con ella, tal vez no por amor sino porque corrían rumores sobre su supuesta homosexualidad y esta era la forma de acallarlos , así que en 1914  Siegfried, de cincuenta y cuatro años de edad, se casaba con la joven Winifred de apenas diecisiete años. En 1923 Hitler visitaba el Festival de Bayreuth y allí conocería a Winifred  y parece que él se sintió atraído por ella desde un primer momento , no así Siegfried que despreciaba a Hitler considerándole un recién llegado que no tenía ni estilo ni categoría . Rosa Montero recoge estas palabras del también periodista e historiador español  David Solar(1943) sobre las relaciones entre ambos "A Hitler le hubiera gustado casarse con ella , sobre todo por la notoriedad que eso habría significado. Cuando se analizan las relaciones que mantuvo, siempre se trató de mujeres  poco relevantes. Si bien hubo cerca suyo muchas de la aristocracia, quizá ninguna le parecía tan interesante  como podía llegar a ser la mujer del dueño de los festivales de Bayreuth"


Fotografía de Adolf Hitler con Winifred Wagner que siempre permanecería leal  a Hitler, incluso décadas después del líder nazi. En una entrevista concedida en 1975 Winifred declaraba que "Si Hitler entrara ahora por esa puerta , por ejemplo, yo estaría tan feliz de verlo como siempre. Y ese lado oscuro de él se que existe, pero no existe para mí, porque yo no conozco esa parte de él. Lo único que existe para mi en una relación con alguien es mi experiencia personal" (Imagen procedente de http://oberon481.typepad.com)

¿Realmente albergaba Hitler intenciones de casarse con Winifred?  Lo cierto es que si las tuvo el testamento de Siegfried arruinaría esa posibilidad. Había muerto en 1930 de un infarto  y encomendaba la dirección del Festival a su viuda Winifred pero con la condición de que no volviera a casarse. A Hitler le interesaba controlar la organización del Festival de Bayreuth, uno de los actos culturales más importantes de Alemania, y mientras Winifred estuviera al cargo esa influencia estaba garantizada, por lo que no hubo matrimonio, si es que en algún momento Hitler tuvo esa intención. A Winifred corresponde esta descripción de Hitler también recogida por Rosa Montero en su libro "Sus pómulos duros sobresalían de sus mejillas pálidas y chupadas; tenía los ojos azules y extraordinariamente  brillantes. Parecía medio muerto de hambre, pero en él había algo fanático" , un algo fanático que la seducía. Cuando Winifred dirige el Festival a partir de 1930, Hitler no deja de asistir a él todos los años y se aloja con ella en Wahnfried, la antigua residencia familiar de los Wagner. Le llama cariñosamente "mi Maestro de Capilla Wolf"  y Hitler ayuda a la difícil situación económica del teatro comprando todas las entradas. También hay rumores de una extraña relación entre ambos y Rosa Montero señala que una de las hijas de Winifred aseguraría haber sido testigo de una sorprendente escena en 1931 en la que Hitler se colocaba boca abajo sobre las rodillas de Winifred para que esta le asestara azotes como hacía su madre cuando él era niño. Años después, cuando el nazismo fue derrotado , Winifred sería acusada por haber utilizado el Festival de Bayreuth y el nombre de Richard Wagner para apoyar al nazismo . Ella se defendió de aquellas  acusaciones alegando que "era él, no el partido , lo que me atraía" Winifred sería apartada de la dirección del Fesival en favor de sus hijos Wolfgang Wagner (1919-2010) y Wieland Wagner (1917-1966). Durante el resto de su vida Winifred.se mantuvo fiel a la memoria de Hitler y no se mostró arrepentida de nada de lo que había hecho. Ya en 1923 , tras el fracaso del Putsch de Munich, mostró esa lealtad que mantendría toda su vida "Los que estuvimos a su lado en los días felices - decía en 1923 -seguiremos siéndole fieles en los día de la adversidad" 


Fotografía de una joven y alegre Geli Raubal, la sobrina de Hitler  y que podría haber sido la mujer a la que más amó junto a su madre Klara Pözl. Ella representaba  el prototipo de mujer alemana sana , alegre y fuerte que gustaba a Hitler. La relación de Hitler con las mujeres no deja de ser contradictoria, porque en sus palabras demostró en más de una ocasión una actitud de cierto desprecio "Siempre dicen que quieren ponerse guapas - dijo en una ocasión que recoge Rosa Montero en su libro - para el hombre al que aman, luego hacen todo lo contrario de lo que a él le gusta. Se desviven para conquistarlo y después ya sólo son esclavas de la moda y únicamente piensan en dar celos a sus amiguitos"  pero luego sabía seducirlas con un trato extremadamente amable y educado, muy lejos de la imagen ruda y violenta que podía transmitir en los discursos. (Imagen procedente de  http://www.taringa.net)

Pero sin duda la relación más importante en aquellos turbulentos años de la vida de Hitler, si es que hubo alguna época de su vida que no fuera turbulenta, sería con otra joven, esta de la propia familia de Adolf, su sobrina Angela María Raubal (1908-1931), a la que su familia llamaba de manera cariñosa Geli.  Era la hija de Angela Hitler (1883-1949), hija a su vez de Alois Hitler y su segunda esposa Franziska Matzelberger(1861-1884) y por lo tanto hermanastra mayor de Hitler. Angela Hitler se había casado con un funcionario fiscal llamado Leo Raubal (1879-1910) con quién tendría tres  hijos, Leo Rudolf Raubal Jr(1906-1977), Elfriede María Raubal (1910- fecha desconocida)  y su hermana ,Geli, que al igual quecomo sus hermanos, se crió en la ciudad de Linz donde llevó una vida tranquila  creciendo como una joven de constitución robusta  y un  rostro franco y atractivo , el tipo de mujer que, veíamos ayer, era del gusto de Hitler "las prefería exuberantes - escribe Rosa Montero - con curvas pronunciadas , y admiraba los traseros voluminosos asentados sobre sólidas piernas" Pero Geli era también una joven sensible que tenía especial inclinación por la música y el canto  . El primer encuentro de Geli fue en 1925. Como ya sabemos Hitler había salido de prisión en diciembre de 1924 donde había permanecido gran parte de aquel año tras ser juzgado por el  intento de golpe de estado del Putsch de Munich de noviembre de 1923. Como le habían prohibido hablar en público Hitler decidió retirarse a escribir y se estableció en una pequeña población de los Alpes de Baviera , Berchtesgaden. En el verano de 1925 invitó a su hermanastra Angela a que se fuera a vivir con él y se encargara de llevarle las cosas de la casa  y Angela fue hasta allí acompañada por su hija Geli, a la que podemos imaginar emocionada por estar junto a un hombre que ya comenzaba a ser conocido en toda Alemania.


chica
Una relajada imagen de Adolf Hitler junto a su sobrina Geli Raubal . Escribe Rosa Montero que "Todos los que la conocieron aseguraron que era muy bonita, con mucha vida, alguien a quien le gustaba salir y divertirse, aunque también hay indicios sobre una actitud sadomasoquista  de él que disgustaba a la joven. Hitler la fue atrapando en una red de la que la joven no podía escapar"  El edificio en el que Geli vivía en Munich en el número 16 de la Prinzregentenplatz se convirtió para ella en una especie de prisión siempre vigilada por miembros del partido nazi . Hoy el edificio donde vivió y murió Geli con Hitler se ha transformado en una comisaria para evitar que se convirtiera en un lugar de peregrinación para los simpatizantes del líder nazi
(Imagen procedente de  http://www.taringa.net)

¿Qué sucedió entre la joven y bella Geli Raubal y su tío? Recordemos que es por esta época, en 1926, cuando Hitler conoce también a la joven  María Reiter , de apenas dieciséis años. Geli tiene veinte años  y Rosa Montero cita a diferentes historiadores que nos hablan de la naturaleza de la relación que nace entre tío y sobrina .Así, el diplomático alemán Hans Bernd Gisevius (1904-1974), que durante la Segunda Guerra Mundial fue un contacto en Alemania de los servicios secretos estadounidenses , escribe en su biografía "Adolf Hitler" que a Hitler "su sobrina Geli le ha cautivado. No hace nada para ocultar al exterior el evidente afecto , lo cual es bastante significativo  en este virtuoso de la simulación. Con el tiempo nace una auténtica pasión amorosa , o al menos la siente Hitler" y uno de los últimos biógrafos de Hitler, el británico Ian Kershaw(1943) apunta que "la conducta  de Hitler con Geli tiene todos los rasgos de una dependencia sexual fuerte o,, por lo menos latente. Eso se evidenció con muestras tan extremos de celos y posesividad dominante, que era inevitable que se produjera una crisis en la relación" En efecto, en lo que coinciden casi todos los biógrafos es que la relación entre Geli y Hitler estuvo marcada por los deseos de posesión de Hitler que, por otro lado y como ya le había sucedido con otras mujeres, no tenía ninguna intención de formalizar la relación entre ambos y contraer matrimonio. Esa actitud  ya le había provocado un intento de suicidio por parte de María Reiter.  Geli se quejaría a una amiga por este carácter posesivo de Hitler y por sus extraños gustos ,  confesando que "Mi tío es un monstruo, nadie puede imaginar las cosas que me exige". ¿Tal vez se trataba de una relación sadomasoquista? Uno de los hombres cercanos a Hitler y que jugaría un papel importante a la hora de conocer a la mujer que compartiría con Hitler sus últimos años, era el fotógrafo Heinrich Hoffman (1885-1957) que fue fotógrafo personal de Hitler entre 1923 y 1944.


Fotografía de Emil Maurice , amigo de Hitler y  el hombre que pretendía a Geli y que ella parecía corresponder si tenemos en cuenta el tono de las cartas que se escribían, pero Hitler no permitió que la relación siguiera adelante y sólo la muerte de la joven permitió que la amistad entre ambos hombres renaciera. Después de la guerra  fue sometido a un proceso por los aliados y recuperada la libertad  siguió ejerciendo su profesión , la de relojero, y durante toda su vida no diría nada acerca de su relación con Adolf Hitler  (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org)

Hoffman contaría años después como Hitler le confesó "Es verdad, amo a Geli y quizá podría casarme con ella; pero como bien sabe usted, estoy dispuesto a permanecer soltero. Por tanto, me reservo el derecho a vigilar sus relaciones masculinas hasta que descubra al hombre que la convenga. Lo que a ella le parece una esclavitud no es sino prudencia. Debo cuidar de ella para que no caiga en manos de cualquier desaprensivo" Uno de los pretendientes de Geli era uno de los pocos amigos íntimos de Hitler , Emil Maurice (1897-1972), que en 1919 había participado en la fundación del Partido Obrero Alemán, embrión del futuro Partido Nazi. y también sería uno de los fundadores de la guardia personal de Hitler en 1925 que luego se convertiría en las célebres y temidas SS. Emil y Geli se habían enamorado pero aunque era su amigo Hitler no estaba dispuesto a que el romance entre los dos siguiera adelante . En una carta fechada en diciembre de 1928 Geli escribe a Emil "El cartero ya me ha traído tres cartas tuyas, pero nunca  he sido tan feliz como lo era antes. Tal vez esa es la razón por la que he tenido experiencias tan malas en los últimos días. El tío Adolf insiste en que hay que esperar dos años . Piensa en ello, Emil, dos años enteros en los que sólo podremos besarnos de vez en cuando. Yo sólo puedo darle mi amor y serle incondicionalmente fiel. Te amo infinitamente , mucho más. El tío Adolf insiste en que debo seguir con mis estudios" La amistad entre Adolf y Emil quedaría en suspenso durante unos años mientras Geli cada vez se siente más ahogada por la actitud dominante de Hitler.  Por esta época, hacia 1929 y 1930 , se extienden  los rumores de una relación inapropiada entre Hitler y su sobrina, rumores que él niega furioso y que son utilizados por sus adversarios políticos para desprestigiar su figura , acusándolo  de ser un pervertido sexual. 


alemana
Fotografía que nos transmite la intimidad que existía en el trato entre Hitler y Geli Raubal.  Al igual que con Winifred Wagner o con María Reiter  , Hitler nunca pensó seriamente en contraer matrimonio con Geli . Además al ser su sobrina la relación era aún más complicada y podía ser utilizada por sus enemigos políticos. Cuando Geli se suicida el 18 de septiembre de 1931 Hitler cayó en un estado depresivo, y podría haber llegado incluso a intentar suicidarse  y solo la intervención de su lugarteniente Rudolf Hess (1894-1987) evitó  que se pegara un tiro en la cabeza, aunque esta versión no es apoyada por todos los historiadores.Rosa Montero señala que el fotógrafo Heinrich Hoffman se las arregló para ocultar su pistola para evitar que se quitara la vida y diría que cuando Hitler entró en el coche después del entierro de Geli dijo "Ya es hora de continuar la lucha, esta batalla terminará en un triunfo. Juro que así acabará" (Imagen procedente de http://www.taringa.net)

A partir de 1929 Hitler vive con Geli en un edificio de Munich donde la sensación de encontrarse prisionera de su tío va creciendo en la joven Geli , Hitler la pone vigilancia de hombres del partido y la casa se transforma para Geli en una especie de cárcel. .El historiador y periodista alemán Joachim Fest(1926-2006) escribe en su obra "Hitler, una biografía" que "Él estaba enamorado de Geli, pero a su modo: quería, a la vez , poseerla y mantenerla a distancia. Ella era el adorno de su casa y las delicias de sus horas  de ocio; su compañera y su prisionera " Pero Geli ya no podía soportar más aquel encierro y el desenlace de la relación entre Hitler y Geli sería dramático. Es el 18 de septiembre de 1931 y Hitler abandona el edificio después de mantener una acalorada discusión con Geli. Heinrich Hoffman nos cuenta que cuando Hitler sale a la calle Geli se asoma a la ventana y grita "Entonces , ¿no me dejas ir a Viena" a lo que Hitler replica con voz furiosa "No, de eso me encargo yo" y sube en el coche para dirigirse a Nüremberg . Hoffman recuerda que una vez en el coche Hitler le dijo "No sé que me pasa , tengo una sensación desagradable" Para la escena que tuvo lugar a continuación recurro de nuevo a las palabras de Rosa Montero en su obra "Las dictadoras" "Esa noche , Geli dijo que tenía dolor de cabeza y se retiró temprano. En la habitación tomó la pistola de su tío , una pequeña Walter 635, la envolvió en una toalla y se pegó un tiro en el corazón"  Su cuerpo no sería encontrado hasta la mañana siguiente . La muerte de Geli afectó tanto a Hitler que sus más íntimos temieron por su vida y que decidiera suicidarse. A partir de entonces , cada año, cuando llegaba el cumpleaños de Geli y el aniversario de su muerte , Hitler depositaba un ramo de flores a los pies de un retrato de  ella . Sólo él tenía acceso al dormitorio de Geli y le gustaba quedarse allí solo. 


En esta fotografía vemos a la familia del embajador de Estados Unidos en Alemania, William Edward Dodd(segundo por la derecha en la fotografía) , a su llegada a Berlín en 1933. La primera por la izquierda es su hija Martha Eccles Dodd, que ese mismo año conocería a Adolf Hitler cuando acababa de convertirse en el canciller de Alemania  y como la mayoría de mujeres caería en un primer momento seducida por el líder nazi, pero ya en 1934 había sido testigo de la violencia empleada por los nazis contra sus opositores políticos y se alejó definitivamente de los nazis. Martha nos dejaría esta descripción de Hitler "Tenía una cara débil y blanda, con bolsas debajo de los ojos, labios gruesos y poca estructura ósea facial. El bigote no parecía tan ridículo como en las fotos, de hecho, casi no se notaba. Los ojos de Hitler eran sorprendentes e inolvidables, parecían de un color azul claro, eran intensos, fijos , hipnóticos, mientras que sus modales eran excesivamente suaves, más propios de un adolescente tímido que de un dictador de hierro" (Imagen procedente de  http://freepages.genealogy.rootsweb.ancestry.com)

Rosa Montero escribe que  el día de su entierro Hitler pasó media hora delante de su tumba, con la mirada perdida en el vacío  ¿Fue la mujer a la más amó Hitler? Si Hitler amó a alguna mujer al margen de su madre probablemente fue a su sobrina Geli, Después de su muerte sólo una mujer ocuparía oficialmente el corazón de Hitler, una joven actriz llamada Eva Anna Paula Braun,  aunque otras mujeres pasarían por su vida y una de ellas viviría otra trágica historia pero eso lo veremos mañana en la tercera y última parte de este relato sobre las mujeres que fueron importantes para Hitler. Pero antes quiero cerrar este artículo con las palabras de Martha Eccles Dodd (1908-1990), hija del embajador de Estados Unidos en Alemania entre 1933 y 1937  William Edward Dodd (1868-1940). Martha conoció a Hitler en 1933, cuando se convirtió en canciller y su primera impresión de los nazis y del propio Hitler fue buena . Así describía al líder nazi  del que decía que era   "discreto, comunicativo, informal, tenía cierto encanto tranquilo, casi una ternura del habla y de la mirada. Era difícil de creer que este hombre  fuese uno de los más poderosos de Europa" También alababa "el bien que estaba haciendo a los desempleados", pues, en efecto, al economía alemana comenzó a crecer dejando atrás los tiempos de la crisis económica. Pero a partir de 1934, tras la Noche de los Cuchillos Largos entre el 30 de junio y el 2 de julio de ese año en los que los nazis llevaron a cabo una sucesión de asesinatos políticos Martha se apartó definitivamente de los nazis.  Además de Eva Braun, la siguiente mujer que sufriría por causa de Hitler sería una inglesa llamada  Unity Mitfor. Ella y Eva Braun serán las protagonistas de la última parte de esta historia. 

Enlace con la primera parte de Las Mujeres de HItler: un viaje por el corazón del monstruo
http://chrismielost.blogspot.com.es/2013/12/las-mujeres-de-hitler-un-viaje-por-el.html


Enlace con la tercera parte de Las Mujeres de HItler: un viaje por el corazón del monstruo
http://chrismielost.blogspot.com.es/2013/12/las-mujeres-de-hitler-un-viaje-por-el_31.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos