martes, 18 de junio de 2013

LAS ISLAS CANARIAS: DESDE EL MITO A LA CONQUISTA (PRIMERA PARTE)

Auaritas de La Palma, bimbaches de El Hierro,  canarios de Gran Canaria, gomeros de La Gomera, majos de Lanzarote y Fuerteventura, guanches de Tenerife . Siete islas frente a las costas de África, habitada por seis pueblos de los que aún no sabemos con completa certeza cuando llegaron allí, ni de donde procedían y que durante siglos vivieron casi en completo aislamiento hasta que en el siglo XIV su tranquilidad fue perturbada por los primeros europeos que comenzaban a navegar fuera de las conocidas aguas del Mediterráneo para cruzar las míticas Columnas de Hércules e iniciar la exploración de África. Desde aquel momento y a lo largo de un siglo , aquellas siete islas irían siendo ocupadas una detrás de otra hasta quedar integradas dentro de una nación que acababa de formarse en el último cuarto del siglo XV, España, gracias a la unión de los dos grandes reinos de Castilla y Aragón a través del matrimonio entre Isabel I de Castilla(1451-1504), y Fernando II de Aragón(1452-1516). Hoy son uno de los principales centros turísticos de Europa y también un lugar de privilegio para los astrónomos que pueden investigar el universo desde los observatorios construidos en las cimas de sus montañas gracias a la transparencia de sus cielos. Todos asociamos estas hermosas islas, a las que por su clima y belleza se las ha bautizado como las Islas Afortunadas, con el sol , el calor, paisajes volcánicos, playas de arena negra, aguas cristalinas y un ritmo de vida más sosegado, pero , al margen de los tópicos turísticos ¿qué sabemos sobre ellas?

Mapa actual de las islas Canarias. La línea de rayas discontinuas que separar Tenerife de Gran Canaria marca la división entre las dos provincias en que están divididas las islas. La provincia de Santa Cruz de Tenerife, formada por la propia Tenerife, La Gomera, El Hierro y La Palma y la provincia de Las Palmas constituida por Gran Canaria, Fuerteventura y Lanzarote además del pequeño archipiélago de Chinijo al norte de Lanzarote. Para griegos y romanos las islas se encontraban más allá de la Ecúmene, el nombre que los griegos daban al mundo habitado y conocido , que terminaba en las Columnas de Hércules , que eran la puerta al Océano Tenebroso y a la Anecúmene, las tierras desconocidas. Algunos consideraban que estas islas eran las míticas Islas Afortunadas, el paraíso donde los mortales eran recibidos por los dioses, y también se quiso ver en ellas la localización del Jardín de las Hespérides, un hermoso jardín cuidado por las ninfas Hespérides. El jardín pertenecía  a la diosa Hera , esposa de Zeus, y en su interior crecían unos manzanos mágicos regalados por la diosa Gea (la Tierra) a Hera con motivo de su matrimonio con Zeus. Estos manzanos tenían la particularidad de dar manzanas doradas que otorgaban la inmortalidad. Incluso más recientemente hay quién ha querido ver en ellas restos del continente hundido de la Atlántida como hacía el historiador nacido en Canarias José de Viera y Clavijo(1731-1813) que escribía " Las Canarias fueron en otro tiempo una península del África; que por efectos de diluvio de Noé se formó de esta península la famosa Atlántida de Platón; que, destruida después la Atlántida, sólo quedaron la eminencias de sus montes más elevados que son nuestras islas"
 Orígenes mágicos para unas islas que aún conservan muchos enigmas por resolver   (Imagen procedente de http://www.kalipedia.com )  
 
Os invito a que me acompañéis a un viaje a la geografía y la historia de las Islas Canarias, aquellas islas que cautivaron a uno de los mayores naturalistas e intelectuales de su tiempo, Alexander von Humboldt(1769-1858), que después de una estancia de apenas seis días en las islas entre el 19 y el 25 de junio de 1799, escribiera a su hermano antes de abandonarlas " Me voy casi en lágrimas; me hubiera gustado establecerme aquí; y apenas acabo de dejar la tierra de Europa. ¡Si tú pudieras ver esos campos, esos seculares bosques de laureles, esos viñedos, esas rosas! ¡Aquí se engordan los cerdos con duraznos!. Todas las calles hormiguean de camellos"  Había quedado seducido por ellas igual que los alrededor de doce millones de turistas que cada año vuelan o navegan hasta ellas y ahora seremos nosotros los que vamos a viajar hasta ellas . En la actualidad las islas Canarias comprenden una superficie de 7447 kilómetros cuadrados entre sus siete islas principales , de este a oeste Lanzarote, Fuerteventura, Gran Canaria, Tenerife , La Gomera , La Palma y El Hierro, además del pequeño archipiélago Chinijo al norte de Lanzarote, con la isla habitada de la Graciosa, y el islote de Lobos junto a Fuerteventura. Son tierras jóvenes en términos geológicos, pues nacieron como consecuencia de erupciones volcánicas hace unos treinta millones de años y junto a otros cuatro archipiélagos del Atlántico Norte todos ellos portugueses, Azores, Cabo Verde , Madeira e Islas Salvajes, forman lo que los geógrafos denominan Macaronesia, y de ellos el único que estaba habitado cuando llegaron los europeos era el archipiélago de las Canarias.

Mapa de la Macaronesia con los cinco archipiélagos que la forman, Cabo Verde, Madeira, Azores e Islas Salvajes hoy bajo soberanía de Portugal , y las Islas Canarias pertenecientes a España. El nombre de Macaronesia procede del griego y significa "Islas alegres o Afortunadas" porque, como ya hemos visto, era en uno de estos archipiélagos donde los griegos creían que se encontraba la Isla de los Afortunados, un paraíso donde los dioses esperaban a los mortales. De todas estas islas las únicas que estaban habitadas eran las Canarias. Los diferentes archipiélagos de la Macaronesia comparten su origen volcánico, en cuanto al clima varía desde el más templado y húmedo de las Azores y Madeira al más caluroso y seco de Cabo Verde , teniendo cada una de ellas especies animales y vegetales que no se encuentran en ningún otro lugar, ya que han evolucionado por separado del resto del continente, quedando como auténticos fósiles vivientes los bosques de Laurisilva que además de en Canarias también se pueden encontrar en Azores y Madeira, últimos supervivientes de los bosques tropicales que cubrían Europa antes de la última glaciación iniciada hace 110.000 años (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org)  
 
Su isla más próxima a la costa Africana, Fuerteventura, está apenas a 95 kilómetros de la costa del continente africano mientras que su distancia con Europa es de mil cuatrocientos kilómetros lo que explica su largo aislamiento a lo largo de la mayor parte de su historia hasta el siglo XV. Disfrutan de un clima subtrópical con temperaturas que suelen mantenerse estables entre los 20ªC y los 25ºC. No hay ríos y las precipitaciones son muy desiguales dependiendo de las islas, desde la aridez de Fuerteventura o Lanzarote hasta la verde isla de La Palma , aunque lo accidentado de su relieve, las grandes montañas que se elevan como murallas junto a la costa, favorecen la formación de microclimas que sorprenden al viajero que pasa de un paisaje lunar de piedras volcánicas a la exuberancia de  una selva tropical. Su vegetación es endémica, es decir, muchas de las especies que encontramos en ellas no existen en ningún otro lugar, al igual que sucede con su fauna aunque esta no es muy abundante. La más antigua de las siete grandes islas y también la más oriental es Lanzarote, y también la que tiene una menor altura, ya que su principal cumbre es el pico Peñas del Chache con 670 metros de altura. Su superficie es de 845 kilómetros cuadrados y en el interior de la isla se encuentra el Parque Nacional de Timanfaya donde aún en el siglo XVIII se produjeron las últimas erupciones que hizo que fuera conocida también como la "Isla de los volcanes". A continuación, siempre en este recorrido este a oeste, se halla Fuerteventura, que ya hemos visto que era la más próxima a la costa africana, y que con sus 1659 kilómetros de extensión es la segunda isla más grande del archipiélago después de Tenerife y junto a la de Lanzarote es la más antigua lo que explica que su relieve esté muy erosionado .Su principal cima es el Pico de la Zarza de 807 metros de altura y por sus playas barridas por el viento es un paraíso para los amantes del sur.


Impresionante imagen de un Teide nevado , erigiéndose como una mole de roca en el corazón de la isla de Tenerife. Es la mayor cima de España y el tercer volcán más alto del mundo después del Mauna Kea con 4205 metros de altura y el Mauna Loa con 4170 metros de altura ambos en la isla de Hawái. El Teide es el principal atractivo del Parque Nacional del Teide, el más visitado de Europa, con más de tres millones de visitas anuales. Los guanches le daban el nombre de Echeide que significaba Infierno, pues creían que era la puerta al infierno donde residía un dios maligno, Guayota, del que os hablo más adelante en este artículo. Según creían había quedado encerrado en su interior y las erupciones eran los intentos de Guayota por salir a la superficie. Cuando eso sucedía se cree que los guanches acudían al volcán para hacer ofrendas que calmaran la ira de Guayota. Algunos creen ver en estas palabras del historiador griego Herodoto(484-425 a. C)  la descripción del Teide cuatro siglos antes de que fueran mencionadas las islas por Plinio el Viejo  " El Atlante es descollado y como figura cilíndrica - escribía Herodoto - . Se afirma que es tan alto que no se puede ver su cumbre por estar cubierto siempre de nubes en el invierno y en el verano, y sus habitantes le llaman la Columna del Cielo". (Imagen procedente de http://www.pirineos3000.com )


 
Un poco más al oeste llegamos a Gran Canaria, con 1560 kilómetros cuadrados de superficie,  que en la actualidad es la isla con mayor densidad de población del archipiélago con casi novecientos mil habitantes, aunque no la más poblada pues ese honor le corresponde a Tenerife. Mucho más montañosa que Lanzarote y Fuerteventura está dotada de diversos microclimas que van desde el desierto hasta la vegetación tropical. Su principal cumbre es el Pico de las Nieves de 1950 metros situado justo en el corazón de esta isla que tiene una curiosa forma circular. Siguiendo nuestro rumbo hacia el oeste  alcanzamos la más grande de las islas Canarias, Tenerife , con 2034 kilómetros cuadrados y también la más poblada con algo más de novecientos mil habitantes. Si tiene algo por la que es reconocida sin duda es por el Teide, el colosal volcán que se eleva a 3718 metros de altura, la principal cima de España y el tercer volcán más grande del planeta que sería escalado por Alexander von Humboldt durante su visita a la isla en 1799. Al igual que sucede en Gran Canaria la isla nos sorprende con diferentes microclimas desde el norte lluvioso hasta el sur seco y soleado.Mas al oeste se encuentra la isla de La Gomera , junto con Lanzarote una de las más antiguas, con unos doce millones de años de antigüedad, y también de las más pequeñas, con sólo 369 kilómetros cuadrados de superficie y la segunda menos poblada, pues no supera los veintitrés mil habitantes. En su interior se encuentra el Parque Nacional de Garajonay , declarado Patrimonio de la Humanidad desde el año 1981 pues en él se encuentra la única muestra en Europa de bosque de Laurisilva, un tipo de bosque tropical que requiere un clima cálido y húmedo y que desapareció en el resto de Europa a causa de la última era glaciar que comenzó hace unos 110.000 años y se prolongó hasta hace diez mil años.

Una de las imágenes más características de El Hierro, sus ejemplares de sabina inclinados por la fuerza del viento. Es la isla canaria más joven pues los geólogos estiman que se formó no hace más de un millón doscientos mil años y es también la que tiene un mayor número de volcanes, pues hay unos quinientos volcanes a cielo abierto y se estima que otros trescientos se encuentran bajo las capas de lava que les cubrieron en erupciones del pasado. Sus costas están entre las más abruptas del archipiélago con acantilados que se elevan hasta los mil metros de altura. El geógrafo Claudio Ptolomeo(90-168) estableció aquí meridiano más occidental del mundo conocido. Como detalle curioso se dice que aquí se encuentra el hotel más pequeño del mundo , el Hotel Punta Grande. Por si alguno tiene curiosidad por verlo os dejo su página web www.hotelpuntagrande.org  (Imagen procedente de http://www.elhierro-rural.com )

Las dos últimas islas son El Hierro, la más al oeste de todas ellas y también la más pequeña entre las siete islas principales, pues apenas tiene 268 kilómetros cuadrados y por ello es también la menos poblada con unos diez mil habitantes. Hace apenas dos años fue noticia por una erupción submarina al lado de sus costas que se prolongó durante todo un año y llevo a pensar que iba a nacer una nueva isla. Sus aguas son un paraíso de los buceadores y una de las fotografías más características de su paisaje son los ejemplares de sabina, un árbol que abunda en la isla y que debido a la fuerza de los vientos que azotan la isla presenta unos troncos tan  inclinados  que parecen arcos tensados para disparar una flecha . Por último, la isla de La Palma , llamada también la Isla Bonita porque al ser la más húmeda de todo el archipiélago está cubierta de una frondosa vegetación. Tiene una superficie de 708 kilómetros cuadrados y después del Teide tiene la máxima altura de las Canarias, el Roque de los Muchachos, con 2426 metros de altura , donde se encuentra también el Observatorio Astronómico del mismo nombre, que contiene el Gran Telescopio de Canarias, uno de los más grandes del mundo.  Sólo quería hacer un recorrido rápido por sus islas para ahora viajar en el tiempo y preguntarnos ¿Quiénes fueron los primeros habitantes de las Canarias?¿Cómo llegaron hasta ellas?¿Por qué desde la antigua Roma se las conoce con este nombre?¿Por qué desaparecieron de la historia hasta el siglo XIV? Ahora veremos que casi todo lo que rodea a los pobladores de la isla está envuelto en la incertidumbre aunque en las últimas décadas , gracias a los avances tecnológicos, estamos más cerca de averiguar el origen de los colonizadores de las Islas Afortunadas.
Mapa con la distribución en la actualidad de las diferentes lenguas de origen bereber que nos muestra el territorio por el que se extendió su cultura, desde la costa atlántica, donde hoy está Mauritania y más al oeste las islas Canarias hasta el Oasis de Siwa (Siwi en el mapa) en Egipto. No sabemos cuando aparecen los bereberes en la historia pero por las pinturas halladas en el  Sahara, en la meseta de Tassili en Argelia, y otros restos arqueológicos hoy los arqueólogos estiman que podrían haberse establecido en el Sahara hacia el 6000 a. C. El nombre por el que les conocemos les fue puesto por los invasores árabes durante el siglo VII y tendría el significado de "bárbaros" pues así les consideraban los árabes, pero ellos se hacen llamar a sí mismo como "Imazighen"  que significa "Hombres libres"  mientras que los romanos les llamaban númidas o mauritanos, y fue precisamente uno de los reyes de Numidia, un reino que  existió entre el 201 a. C y el 25 a.C y que se extendía por el territorio de los actuales Marruecos, Argelia y Libia , quién visitaría las Canarias , una expedición de la que luego dejaría constancia Plinio el Viejo , aunque para entonces probablemente las islas llevaban habitadas unos quinientos años por pueblos bereberes que bien por persecuciones políticas, huyendo del avance del desierto o por afán de explorar llegaron a aquellas islas solitarias (Imagen procedente de http://campusvirtual.unex.es ) 


Según los restos arqueológicos descubiertos hasta ahora los investigadores establecen que los primeros pobladores llegaron a las islas entre el primer milenio a. C  y los siglos VI y V a.C, en una primera oleada de colonizadores procedentes de la costa africana , tal vez por grupos humanos que huían de problemas políticos en los territorios del Norte de África de donde procedían , por exploradores que buscaban nuevos territorios, que se habrían establecido en las islas más próximas a la costa, Lanzarote y Fuerteventura y también en las de mayores recursos naturales, Gran Canaria y Tenerife, y sólo tiempo después habrían alcanzado las más occidentales, La Palma, El Hierro y La Gomera, o también por grupos de población que escapaban de la progresiva desertización del Sahara . Sin embargo, hay otra hipótesis que atribuye la colonización de las islas a las poblaciones bereberes , nombre con el que se conocía a un grupo de pueblos que se extendía por todo el Norte de África, desde la costa atlántica hasta Egipto, los cuales compartían un alfabeto común, el Tifinagh, del que hay pruebas de su existencia que se remontan al siglo III a. C. Cuando primero los cartagineses y luego el Imperio Romano se adueño del norte del continente africano , muchos de estos pueblos bereberes habrían sido enviados al exilio o deportados y algunos de ellos habrían terminando llegando a las Canarias , donde se establecieron de forma definitiva, o bien habrían sido llevados allí por los propios romanos para explotar las riquezas de las islas para luego  quedar allí olvidados y aislados del resto del mundo porque cuando los primeros europeos llegaron allí en el siglo XIV una de las cosas que más les sorprendió es que sus habitantes desconocían la navegación, ¿Nunca supieron navegar y los llevaron allí a la fuerza o si sabían pero con los siglos olvidaron este conocimiento? Es uno de los enigmas que rodean a los primeros habitantes de las islas.

DOCUMENTAL SOBRE LAS ISLAS TENERIFE, LA GOMERA, EL HIERRO Y LA PALMA

Este es un precioso documental sobre la historia y la geografía de las islas que forman parte de la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, la propia Tenerife, Gomera, El Hierro y La Palma realizado por Televisión Española bajo el título de "La Tierra de los Bienaventurados" que mañana , en la segunda parte de este relato, completaré con el documental dedicado a las islas de la provincia de Las Palmas.





Ya fuera una colonización espontánea y progresiva en el tiempo, o súbita y forzada por cartagineses y romanos, la primera referencia documental que tenemos a las islas Canarias al margen de la mitología se la debemos al escritor, científico, militar y naturalista romano Plinio el Viejo (23-79) , hoy muy conocido por haber fallecido durante la célebre erupción del Vesubio que sepultó a Pompeya y Herculano, y que en  su monumental "Naturis Historia" o "Historia Natural", formada por treinta y siete libros en los que trataba de recoger la mayor parte del conocimiento científico de su época , menciona la expedición realizada por el rey de Numidia y Mauritania Juba II(hacia 50 a.C-23 d.C) que le habría llevado hasta el archipiélago al que Plinio el Viejo da el nombre de Canaria. Sobre el origen de este nombre  hay varias versiones, la más difundida es la que considera que Juba II encontró tantos perros, canis en latín,  en  la actual Gran Canaria  ,  que por ello le habría dado el nombre de Canarias, que tendría el sentido de tierra de perros, pero en otra parte de su obra Plinio el Viejo también cita al general romano Cayo Suetonio Paulino, que durante una campaña en el Norte de África encontró a un pueblo bereber al que daba el nombre de Canarios que podría tratarse del mismo pueblo que luego habrían colonizado las islas. Los romanos pondrían nombres a algunas de estas islas, y así conocieron a Fuerteventura con el nombre de Herbania por tratarse de una tierra rica de pastos, Tenerife fue bautizada como Nivaria, por la nieve que cubría el Teide, Gran Canaria habría sido denominada Canaria por su abundancia  de perros y La Gomera como Junonia, ya que en la isla había muchos ejemplares de palomas , ave sagrada que simbolizaba a la diosa Juno.

File:Pueblo Chico Guanchen2.jpg
Una recreación de como debían ser las poblaciones de los aborígenes de las islas canarias, como los bimbaches de la isla de El Hierro, aprovechando las cuevas naturales del terreno ,  aunque en Lanzarote y Gran Canaria se encuentran también casas construidas en piedra. Una economía basada en la agricultura y la ganadería pues apenas disponían de recursos para poder desarrollar algún otro tipo de industria, sin embargo tenían una sociedad bien estructurada, con una rica mitología . Los diferentes pueblos canarios evolucionaron de forma independiente unos de otros ya que al ignorar los rudimentos de la navegación ni siquiera podían ir de una isla a otra. En la segunda parte de este relato veremos como fueron también orgullosos defensores de su tierra  (Imagern procedente de http://commons.wikimedia.org )

En realidad  estas islas que se hallaban más allá del mundo conocido fueron prácticamente unas desconocidas para el mundo romano y al margen de esta mención de Plinio el Viejo, poco más sabemos de las islas que van a desaparecer de la historia hasta el siglo XIV mientras que sus habitantes, ya fueran bereberes llegados allí antes del siglo V a. C, o deportados por los romanos o ambas cosas a la vez, desarrollarán allí su propia civilización al margen del resto de pueblos. Como hemos visto, aunque se denomina de forma general con el nombre de guanches al conjunto de los habitantes de las islas antes de la llegada de los españoles, cada una de ellas tenía su propio pueblo y el nombre de guanches sólo corresponde a los habitantes de la isla de Tenerife.  Es precisamente de los guanches de Tenerife y de los Canarios de Gran Canaria de los que tenemos más información . Entre los pueblos de todas las islas hay bastantes semejanzas en cuanto a su desarrollo cultural, aunque si había diferencias en cuanto a su organización social. En el caso de Tenerife y Gran Canaria estas islas estaban divididas en territorios gobernados cada uno de ellos por líderes que en Tenerife eran llamados Menceyes y en  Gran Canaria Guanartemes . Los menceyes de Tenerife, término que podría traducirse como "rey" o "principal" , ejercían la máxima autoridad en todos los ámbitos de la vida ,tanto político, militar como religioso y su cargo se transmitía por vía fraternal, es decir, cuando el Mencey moría le sucedía su hermano. El mencey era asesorado por un consejo de nobles y ancianos llamado Tagoror que significa "recinto circular de piedras" pues se reunían en un círculo de piedras en cuyo interior se disponían también en círculo bloques de piedra que servían de asiento a los consejeros y al que se denominaba Tagores. Era en el Tagoror donde el mencey juraba su cargo y también donde se impartía justicia. Una característica de la estructura social de los guanche era su preocupación por conservar la pureza de la sangre, por lo que los matrimonios de los Menceyes se hacía solo con miembros de la alta nobleza, los achimencey , denominación de la nobleza guanche, y como sucedía en otras culturas como la egipcia también se celebrarían matrimonios entre hermanos para asegurar esa pureza de la sangre.

File:SanBorondon.jpg
Uno de los enigmas de las Islas Canarias es la existencia de una octava isla, San Borondón, una isla que a lo largo de la historia habría sido avistada e incluso hay testimonios de personas que habrían caminado sobre ella  . En este grabado se recrea la escena de San Brandán(484-578), un monje irlandés que la habría descubierto, oficiando la misa de Pascua sobre la isla de San Borondón que en realidad era el lomo de un pez gigante llamado Jasconius. A la izquierda en la parte inferior podemos ver el nombre de las Islas Afortunadas , con el que más tarde se identificaría a las Islas Canarias de las que San Borondón sería la octava. Su situación cambiaría en la cartografía de la época, desde identificarse con las islas Féroe, Islandia o las Azores hasta las islas Canarias que sería el único lugar donde habría testigos que afirmaban haber caminado sobre ella e incluso ya en el siglo XX un vecino de la isla de La Palma la fotografió , al menos lo que él pensaba que era la isla. ¿A qué se refieren los testimonios que hablan de una isla surgida entre la niebla? Probablemente todo responde a marineros perdidos en tierras que no identificaban, espejismos en el mar o la viva imaginación de los observadores. Sin embargo, aun hay quién cree en la existencia de San Borondón, una leyenda con mil quinientos años de antigüedad ¿quizás hubo alguna isla en un tiempo que se hundió en el mar y la leyenda es el recuerdo de aquello? Ya escribí en el Mentidero sobre su historia con más detalle, así que os dejo el enlace por si alguno está interesado en saber más sobre este misterio de las Canarias . San Borondón, la isla perdida
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/06/misterios-de-la-historia-brandan-el.HTML
(Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )

En el caso  de Gran Canaria el funcionamiento era muy parecido, con la diferencia de que al Tagoror se le denominaba Sabor. La justicia impartida en los Tagoros debía ser bastante severa por los testimonios que nos han dejado los  conquistadores de la isla, donde los asesinos eran condenados a muerte y ejecutados aplastándoles el cráneo con una piedra y los traidores corrían la misma suerte pero por el método de la lapidación. Al margen de los Menceyes y la nobleza, se encontraba el pueblo que se encargaban de  la agricultura con el cultivo de cereales como el trigo y la cebada  y , principalmente, la ganadería con la explotación de rebaños de ovejas, cerdos  y cabras de las que aprovechaban todo, la carne y la leche para alimentarse, las pieles para vestirse y la cornamenta de las cabras para fabricar utensilios, entre ellos un primitivo arado. Como vivienda los habitantes de las islas aprovechaban las cuevas naturales aunque también construían cabañas de piedras , sobre todo en Lanzarote y Gran Canaria donde se han encontrado restos de estas viviendas de piedra , como el poblado y el palacio de Zonzamas en Lanzarote donde se halla un recinto amurallado que protege un conjunto de casas de piedra caracterizadas por tener su piso por debajo del nivel del suelo tal vez para protegerlos del embate del viento constante . Precisamente en Lanzarote hay constancia de la costumbre de la poliandria, es decir, el enlace de una mujer con varios hombres . En la obra "El libro negro de la Historia de España" del escritor y periodista Jesús Ávila Granados(1950), el autor nos cuenta como "la mujer podía tener tres maridos al mismo tiempo, haciendo vida conyugal con ellos por turnos de un mes, de manera que mientras uno hacía de marido los otros servían de criados". Por lo demás desconocían invenciones como la rueda y el uso de los metales , tal vez por falta de ellos en unas islas donde apenas había recursos minerales para desarrollar ningún tipo de industria.

Otra de las características de la cultura de los pueblos aborígenes de canarias son sus momias. Al igual que otros pueblos, como los egipcios o las culturas precolombinas en América, también los pueblos que habitaron las Canarias momificaron a sus difuntos . Esta de la fotografía se conserva en el Museo Antropológico de Madrid aunque es reclamada por el gobierno de Canarias para que le sea devuelta y exponerla junto a otras momias guanches en el Museo de la Naturaleza y el Hombre en Santa Cruz de Tenerife. Los métodos empleados eran muy parecidos a los utilizados por los egipcios y los arqueólogos consideran que la practicaron desde el siglo III d. C hasta la llegada de los conquistadores europeos y se reservaba para los Menceyes, los reyes de estos pueblos, y para los miembros de la alta aristocracia. El método de la momificación consistía primero en lavar el cuerpo, a continuación se vertía en su interior a través de la boca una mezcla de mantequilla derretida, polvos de brezo, piedra tobosa, corteza de pino y plantas aromáticas. Luego se dejaba secar el cuerpo al sol durante cinco días , para envolverle después en pieles y atarlo con cuerdas de cuero. Sin embargo, como este relato es de finales del siglo XVI no sabemos si esta es la forma en que lo hacían o como los españoles que llegaron allí pensaron que se hacía . En la isla de La Palma, según cuenta Jesús Ávila Granados en su obra "El libro negro de la historia de España existía una costumbre llamada Caguare, que significa "Quiero morir", que era empleada por los habitantes de la isla cuando querían manifestar su deseo de ser conducidos a una cueva para morir. Allí le dejaban sus familiares con un poco de leche para dejarles luego solos hasta que la muerte llegara (Imagen procedente de http://lacomunidad.elpais.com )

En lo que se refiere a su religión era politeísta aunque sus dioses eran diferentes en cada isla si bien tenían características comunes como el culto a los muertos , al sol y los astros . En el caso de los guanches de Tenerife su dios principal era Achamán, el dios creador, que vivían en las cimas de las montañas desde donde contemplaba su creación. Precisamente fue desde la mayor altura de la isla, el Echeide, el actual Teide, cuando Achamán decidió que tanta belleza tenía que compartirla con alguien y decidió crear al ser humano. Pero Achamán tenía un rival, Guayota, el rey de los espíritus malignos , que moraba en el interior del Teide que para los guanches era una puerta que comunicaba con el infierno en el subsuelo. Cuenta el mito guanche que en una ocasión Guayota secuestró al dios del sol y la luz, Magec, y el mundo quedó sumido en las tinieblas. Los guanches rogaron a Achamán que los ayudara y así lo hizo, enfrentándose a Guayota  al que encerró en el interior del Teide donde aún hoy seguiría al tiempo que liberaba a Magec y la luz regresaba al mundo. Se han hallado en el Teide restos de vasijas que  llevan a deducir a los arqueólogos que probablemente los guanches ascendieran hasta allí para realizar ofrendas a Guayota y calmar su ira cuando el volcán estaba inquieto. Esta es la mitología de los guanches tinerfeños, en cada una de las islas se desarrollaron diferentes mitos porque, como ya hemos visto, los aborígenes canarios desconocían la navegación por lo que el aislamiento de una isla con respecto a las demás era absoluto y fueron evolucionando de forma independiente.
Petroglifos de la Isla de La Palma , la isla que tiene una mayor abundancia de estos símbolos , con espirales, curvas y círculos concéntricos cuyo significado nos es desconocido, aunque hay diferentes hipótesis que aventuran, por ejemplo, que las espirales podrían señalar lugares donde habría agua potable, un bien muy escaso en estas islas en las que no hay ríos, y los círculos concéntricos una representación del Sol . También hay representaciones humanas  , en ocasiones tan estilizadas que se limitan a una simple cruz que simboliza el cuerpo humano  (Imagen procedente de http://mitologiayleyendas.ning.com )

En lo que se refiere a testimonios escritos se han hallado numerosos grabados rupestres y petroglifos , sobre todo en la isla de La Palma, con caracteres emparentados con los alfabetos bereberes  y otros que no han podido ser identificados pero que procederían todos ellos del Norte de África, una prueba más que respaldaría el origen bereber de los primeros habitantes de Canarias , una hipótesis que también está respaldada por los análisis genéticos de la población que les relaciona con grupos bereberes procedentes de lo que hoy es Túnez y Argelia. Antes de terminar  con este acercamiento a los aborígenes canarios para adentrarnos mañana en la segunda parte de este relato con la llegada de los primeros europeos y la conquista de las islas, quería mencionar un misterio arqueológico , el de las estructuras piramidales halladas en el valle de Güimar, en la isla de Tenerife. Situadas a 25 kilómetros de la capital de la isla, Santa Cruz de Tenerife, la primera mención que se hace de estas estructuras de piedra en forma de pirámide escalonada fue en un documento de 1881 , aunque no sería hasta la década de 1990 cuando se realizaron esfuerzos para investigar su origen y significado. En 1993 el Departamento de Prehistoria de La Laguna formó un equipo de investigación pero no llegó a ninguna conclusión definitiva aunque la mayoría de los arqueólogos consideraban que se trataba nada más que de una construcción reciente, del siglo XIX  que es cuando se las cita por primera vez, utilizado para el cultivo en terrazas que permitían aprovechar mejor el terreno . Su antigüedad todavía no ha podido ser datada aunque una investigación realizada por el Instituto de Astrofísica de Canarias en 1991 llegaba a la conclusión de que  la disposición de estas pirámides escalonadas no era casual, sino que estaban dispuestas de tal forma que señalaban con precisión fechas determinadas como el solsticio de verano y también otra fecha importante para los antiguos guanches, la Fiesta del Begnesmet a mediados de agosto , una fiesta de la fertilidad guanche que luego sería cristianizada bajo el nombre de la Virgen de la Candelaria el 15 de agosto.

Fotografía de una de las Pirámides de Güimar , que son objeto de polémica aunque la mayoría de los arqueólogos coinciden en que fueron erigidas entre el siglo XVIII y el siglo XIX, entre otras cosas porque no hay ninguna mención a su existencia antes de 1881, aunque eso tampoco es una prueba de que no existieran con anterioridad. Otra hipótesis es que fueran construidas por orden del dueño del terreno , Antonio Díaz Flores, creador de una logia masónica en Tenerife y otra posibilidad es que hubieran sido erigidas por los propios guanches. De hecho, no son las únicas construcciones piramidales pues han sido halladas otras en las islas aunque ninguna tan espectacular como las de Güimar. El debate de momento sigue abierto (Imagen procedente de http://www.tenerifeguiaturistica.com ) 

Estos datos llevaron a pensar a los astrónomos que habían sido construidas con esa intención astronómica, sin embargo nuevos estudios realizados con posterioridad  rebajaron la espectacularidad de estas alineaciones al considerar que las mediciones no habían sido realizadas con suficiente precisión y las alineaciones anunciadas no eran reales excepto en lo que se refiere a los solsticios  . Finalmente, otro estudio demostraba que en la erección de estas pirámides se había utilizado como medida la vara castellana, empleada en el siglo XVIII. Estos datos llevaron a algunos a aventurar que la construcción de las pirámides de Güimar podría haber sido realizada por alguna logia masónica, que durante el siglo XIX tuvieron una amplia difusión en las islas ,  lo que explicaría su forma piramidal y la orientación astronómica ya que los masones eran grandes admiradores de la cultura egipcia. Es esta una tesis que se vería reforzada por el hecho de que el propietario de los terrenos donde se encuentran estas estructuras era en la segunda mitad del siglo XIX Antonio Díaz Flores, fundador de la logia masónica Nivaria 95, aunque el inconveniente para esta explicación es que si fueron construidas en el siglo XIX aún no se conocía que los egipcios orientaban sus pirámides con las constelaciones estelares, por lo que  no explicaría el motivo por el que  los masones les habrían dado esta orientación astronómica .  En todo caso, todavía hoy se discute si las célebres pirámides de Güimar  son de origen guanche, una construcción agrícola del siglo XIX o un monumento masónico, por lo que constituyen uno más de los enigmas que rodean Canarias. Pero ahora es el momento de detener aquí el relato para viajar mañana con el navegante genovés Lancelotto Malocello (1270-1336) hasta aquellas islas que iban a entrar de nuevo en la historia y el primer paso para el fin de la cultura aborigen canaria. Lo que Humboldt definía como "el paraíso en la tierra" no tardaría en abandonar su secular aislamiento. 
Famosos