martes, 6 de septiembre de 2016

DENTRO DE LA BURBUJA

"La diferencia que a mi parecer hay de las pinturas de este hombre a las de los otros, es que los demás procuraron pintar al hombre cual parece por defuera , éste sólo se atrevió a pintarlo cual es dentro"  Con estas palabras se refería el religioso, poeta e historiador español fray José de Sigüenza (1544-1606) en su obra "Fundación de el monasterio de El Escorial" a la obra de uno de los pintores favoritos del rey Felipe II (1527-1598), el pintor neerlandés Jerónimo Bosch van Aeken (hacia 1450-1516) más conocido como El Bosco, uno de los artistas más singulares de su tiempo que , como bien decía fray José de Sigüenza , no buscaba hacer amables retratos de los grandes personajes de su tiempo o de acontecimientos históricos o escenas religiosas y mitológicas al uso, sino que, como escribe el historiador del arte Juan José Martín González (1923-2009)  , el Bosco se burla  "de una sociedad mendaz y estúpida. No ve a su alrededor  sino lujuria y maldad; el mundo no es para él más que una farsa. No censura, no es un moralista , sino un cronista caricaturesco  , de una sinceridad aplastante. Y para expresarse se sirve de lo monstruoso. Deforma el rostro  de los personajes  para revelarnos su ambición y malicia"  Hoy sus obras continúan ejerciendo una absoluta fascinación sobre nosotros, espectadores del siglo XXI, porque aunque la tecnología transforma de modo constante el mundo que nos rodea y los cambios se suceden  a ritmo vertiginoso , las virtudes y defectos del ser humano permanecen mas o menos inmutables al paso del tiempo, pues la cultura y la civilización  cincelan muy despacio nuestro pensamiento.  Pero aunque la vida y la obra de El Bosco es fascinante, no os quería hoy escribir sobre ella más que por  uno de los motivos que aparece en la que tal vez es su obra más conocida, el tríptico titulado "El Jardín de las Delicias"  de la que , como suele ser habitual con todas sus pinturas , no existe una cronología aceptada de forma unánime por  los expertos que barajan cifras que van de 1480 a 1506, pero eso no nos importa para lo que os quiero contar sobre ella. 





Un detalle de la esquina inferior derecha del  panel central del  tríptico del Jardín de las Delicias, una obra que no está firmada pero que según algunas teorías el hombre que vemos en la imagen señalando a una mujer podría tratarse de un autorretrato del propio El Bosco que sería su forma de firmar ésta obra aunque, como sucede con las decenas de símbolos de ésta obra, hay múltiples interpretaciones. La particularidad  de ésta figura es que es la única que parece vestida en todo el panel. La interpretación clásica considera que se trata de Juan Bautista y la mujer a la que señala no sería otra que Eva, responsable del pecado original y a la que Juan Bautista  señala con un dedo acusador. Son muchas las interpretaciones que admiten los cuadros de El Bosco que sedujo a Felipe II cuando todavía era príncipe durante una estancia en el Palacio de Nassau en  Bruselas en 1548. El primer comentarista de la obra de El Bosco sería el religioso  español fray José de Sigüenza  que explicaba sobre los cuadros del pintor neerlandés que ejercían tanto magnetismo sobre sus contemporáneos como sobre nosotros quinientos años después
"Los cuadros del Bosco no son disparates , sino unos libros de gran prudencia y artificio , y si los disparates son los nuestros, no los suyos y, por decirlo de una vez, es una sátira pinada de los pecados y desvaríos de los hombres" Espero dedicarle en el futuro un artículo en el Mentidero para hablaros con más profundidad
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)






En los tres paneles que constituyen  "El Jardín de las Delicias" , el de la izquierda corresponde a "El jardín del Edén"  donde vemos una escena en el Paraíso Terrenal con Dios , retratado como Jesucristo,  presentando Eva a Adán. Pero aunque la escena en un principio parece mostrar la armonía propia del Paraíso, el Bosco introduce símbolos  que anuncian la presencia del Mal en ese Paraíso. Y es en el panel central donde se encuentran las figuras que me interesan ahora.  Lleva el nombre de "El Jardín de las Delicias" por el que hoy se conoce el conjunto del tríptico, y en el vemos a una Humanidad que ha sucumbido al pecado y la lujuria y que anuncia su final que veremos en el último de los paneles del tríptico, el de la derecha al que hoy llamamos del Infierno, donde El Bosco se recrea en mostrarnos los tormentos que sufre la humanidad por sus pecados. Pero regresando al panel central, el del Jardín de las Delicias, allí vemos a una pareja que se hallan en el interior de una especie de bola o burbuja de cristal que parece mantenerlos separados del resto del mundo.  Hay muchas interpretaciones tanto sobre  este como sobre  la multitud de símbolos que hallamos en su obra, desde la fuga de la realidad que significa el enamoramiento, que nos separa del resto del mundo para centrarnos  exclusivamente en el sentimiento amoroso , tal vez en ese sentido negativo que  otorgaba al enamoramiento el filósofo español José Ortega y Gasset (1883-1955)  cuando escribía que "El enamoramiento es un estado de miseria mental en que la vida de nuestra conciencia se estrecha, empobrece y paraliza", pero también podría verse como la protección que nos ofrece el amor frente a los males del mundo , en este caso los que representa el Bosco en el Jardín de las Delicias, aunque en realidad la visión que nos ofrece el pintor de la vida en el Jardín de las Delicias es positiva,  el sexo omnipresente, no existe la vejez ni la enfermedad, nadie está trabajando y todos parecen felices.  En todo caso , ya sea en sentido positivo o negativo, de protección o de fuga de la realidad, la burbuja tiene un significado de aislamiento, de separación  de lo que nos rodea en el sentido de la segunda acepción del término burbuja que nos da el Diccionario de la Lengua Española "habitáculo hermético que nos aisla del exterior"




Resultado de imagen de El bosco autorretrato en el Jardín d elas Delicias
Esta es la burbuja o esfera de cristal que envuelve a una pareja aislándolos de todo lo que sucede a su alrededor y que admite múltiples interpretaciones. Desde el amor que les protege y aisla del desenfreno exterior, un símbolo de la fragilidad del amor que se puede quebrar como el cristal o incluso de como la lujuria puede separar a la pareja de la realidad que les rodea. En éste caso yo he escogido el símbolo de la burbuja en el sentido de separarnos del mundo exterior, una especie de realidad virtual que  podemos llegar a crear incluso de forma inconsciente y que nos puede llevar a separarnos de los demás, cada uno perdido en su propia burbuja.
(Imagen procedente de sunimocholirosello.blogspot.com )




Pero igual que la burbuja de cristal retratada por el Bosco no es una burbuja real, que se pueda tocar, sino simbólica, la burbuja a la que yo quería referirme en el título de éste artículo no es tampoco una burbuja física ,sino mental, social o, hablando con términos más adaptados a nuestro mundo informatizado,  una forma de realidad virtual ,  aquello que te parece real pero que no lo es y te aleja de la auténtica realidad.  Hace unos días leía un artículo del periodista Borja Negrete en el periódico español "El Mundo" que hacía referencia a lo que denominaban el "síndrome del cooperante"  una dolencia psicológica que afecta a algunas de aquellas personas que por un tiempo abandonan nuestras sociedades occidentales para viajar a algún lugar del mundo menos favorecido para dedicar su tiempo y su energía a ayudar a la gente que vive  en estos sitios que antes llamábamos el Tercer Mundo  o sencillamente países pobres ,nombres que damos para etiquetar sociedad formadas por millones de seres humanos que viven en condiciones muy difíciles, sufriendo hambre, enfermedades, guerras y pobreza , todo eso que nos deja mal cuerpo mientras lo vemos en los informativos y que a veces nos mueve a enviar una cantidad de dinero a alguna Organización de ayuda humanitaria, para después borrar esas escenas de nuestra mente porque bastantes problemas tenemos en nuestra vida cotidiana como para amargarnos con el sufrimiento y los problemas de personas a las que no conocemos y que viven a miles de kilómetros de nosotros. Es algo muy humano y yo mismo me comporto así, lo que hace que admire más a las personas que tienen el valor y el corazón de dedicarse de esa forma a los demás, ya sea aquí o ayudando en lugares donde convives a diario con la muerte y la miseria.   El síndrome del cooperante al que se refería el artículo es la sensación de estar desubicados, desorientados y de ser incomprendidos que se apodera de algunos de ellos cuando regresan de sus misiones a su hogar habitual. Así lo expresaba  una de ellas en el artículo al que citaba más arriba "Me siento desubicada . Tengo la sensación de que la gente no me entiende. Hablan de temas que no me interesan  y a ellos tampoco les importa lo que yo he vivido o sentido. La peor sensación es la de aislamiento, creer que estás como en una burbuja".





Las universidades promueven la profesionalización de cooperantes
Una cooperante trabajando con unos niños en África. Es un trabajo gratificante pero también muy duro y que puede provocar en el cooperante un shock en su regreso a casa ante la diferencia de prioridades entre un mundo y otro que puede hacer que te sientas extranjero  tanto en un mundo como en otro. Sobre ello  Susana Hidal de Save The Children explica que:
"Igual que ayudas  en una aldea, tienes que ser capaz de tomarte un café con un amigo y escuchar sus problemas"
En ambos casos se trata de un ejercicio de empatía , de ponerse en el lugar del otro para entender lo que le sucede y como se siente. La mayoría de nosotros no tiene la experiencia directa de los cooperantes y de la gente que de una u otra forma ayuda a los demás, bien sea en el extranjero o a las personas que pasan dificultades en el propio país, y por eso es más importante todavía para nosotros hacer ese esfuerzo de empatía y no es fácil, porque  nuestro ritmo de vida y los problemas cotidianos lo dificultan. Pero creo que no hay otra forma de afrontar correctamente los problemas humanitarios que hoy tenemos en Europa,, pues si no nos ponemos en la piel de la gente que arriesga su vida para llegar a Europa seremos presa fácil de los demagogos que hablan de levantar muros , de expulsiones y de reclusión en campos refugiados que no servirán para resolver ninguno de los problemas actuales y si para agudizarlos
(Imagen procedente de http://www.laverdad.es/ )



O como decía en ese mismo artículo Susana Hidalgo , miembro de Save the Children,  " Las preocupaciones en España me parecen superficiales; no tener batería en el móvil , que hago el fin de semana. Mientras que los problemas en los lugares donde procedo son : se ha muerto mi familia, no tengo comida , no tengo casa".  En el mismo sentido la misionera comboniana en Perú  Isabel Herrera  se refería al choque con la sociedad española a su regreso  "El retorno fue duro. La diferencia  en el modo de vida, la forma de resolver la cotidianidad, el individualismo, la falta de relaciones comunitarias, la ausencia de alguien a quien contar mis experiencias me afectaron profundamente"  O el testimonio de Ignacio Cuartas,  voluntario en Bolivia de la Fundación Hombres Nuevos "Cuando regresé , pensé que la gente que me hablaba de las cosas que les preocupaban no tenían ni idea de lo que de verdad importa: la pobreza" Al leerlo recordaba como cuando yo era niño lo que me preocupaba era cuando me iban a comprar el cuento que tanto me gustaba o cuando me llevaría mi familia al parque de atracciones o  la bronca que me iba a caer en casa cuando entregara mis habituales malas notas escolares. Eso eran para mi los grandes problemas, no del mundo, sino de mi mundo , y miraba con enojo a los adultos que quitaban toda importancia a mis problemas, "cosas de niños " decían. Entonces era demasiado pequeño para darme cuenta los problemas que tenía mi familia para pagar el piso donde vivíamos, mi educación o mi ropa, cosas que yo daba por hechas y que no valoraba. Yo vivía en mi burbuja de niño y los adultos en la suya, cada uno lidiando con su propia realidad y ajenos a la realidad de los otros, mundos diferentes aunque compartieran una misma habitación. . Por fortuna el ser humano tiene varias formas de romper esa burbuja y acercarnos a los demás que van desde la compasión a la generosidad  y que podríamos englobar bajo un único nombre, la empatía, esa cualidad que el Diccionario de la Lengua define como  la "capacidad de identificarse con alguien y compartir sus sentimientos"




Resultado de imagen de Aylan Kurdi
La triste imagen que daría la vuelta al mundo el 2 de septiembre de 2015, cuando fue fotografiado el cuerpo sin vida de Aylan Kurdi  en la playa de Ali Hoca Burnu en Turquía. Todos los medios de comunicación y las redes sociales se harían eco de ella.Pero un año después el resultado  ha sido el de 423 niños ahogados en las aguas del Mediterráneo cuyas muertes apenas han tenido repercusión en los medios , niños de los que no sabremos ni sus nombres ni edades porque no había un fotógrafo para inmortalizar sus cadáveres.  El pasado 4 de septiembre el padre de Aylan, dos días después del primer aniversario de la muerte de su hijo, se lamentaba ante la prensa
"La fotografía de Aylan no sirvió de nada.  Cambió algo las cosas  durante los dos primeros meses  que sucedieron a su muerte  pero después, nada. Los países europeos cerraron sus puertas  en las narices de los refugiados  que esperaban su auxilio. La verdad es que no sé que decir ya a los dirigentes mundiales. Lo único que espero  es que paren esta guerra y que se pueda alcanzar la paz.Yo no quiero  encontrar refugio  en un país ajeno. Quiero vivir  en mi patria , regresar a casa con la familia que me queda"No son invasores, ni bárbaros que vienen a arrasar el mundo Occidental, son seres humanos que se ven obligados a dejar su hogar huyendo de la guerra. Si no hacemos apenas nada  por acabar con la guerra ni tampoco queremos darles refugio ¿qué se supone que pueden hacer estas personas? Parece que la Unión Europea ya hay dado con una respuesta, confinarlos en campos de refugiados en Turquía
(Imagen procedente de www.20minutos.es)




Es esa capacidad de empatía la que hizo que los europeos se conmovieran  ante la imagen que aparecía en los periódicos el 2 de septiembre de 2015  de un niño pequeño tumbado boca abajo, inmóvil, los brazos inertes extendidos sobre la arena, la mitad del rostro acariciado por el suave oleaje de la marea en una playa de Turquía. Después supimos que se llamaba Aylan Kurdi , que tenía tres años de edad  y que había nacido en la ciudad siria de Kobane, en la frontera  con Turquía  y cuya familia, como tantas otras miles de familias sirias, huían de la interminable guerra que se está librando en suelo sirio.  Aquella imagen sacudió nuestras conciencias, decenas de miles de mensajes se escribieron en ese ágora moderna que son hoy las redes sociales, se sucedieron declaraciones políticas  de horror y de aseveraciones de que aquello no podíamos consentirlo. Europa no podía permanecer indiferente no ya a la muerte de Aylan, sino al drama de los miles de refugiados que trataban de huir de la guerra de la misma forma que en otros países escapan del hambre o de la pobreza. Pero el problema de la empatía es que suele funcionar cuando aislamos a una persona del conjunto, cuando nos centramos en una tragedia personal, pero no cuando se refiere a grupos grandes, a miles, a decenas de miles, a cientos de miles de seres humanos. Entonces la empatía comienza a ser reemplazada por una palabra que es el origen de muchos de los acontecimientos más sombríos de la historia de la humanidad, cosificar, que según lo define el Diccionario de la Lengua Española en su segunda acepción es "reducir a la condición de cosa a una persona"  Creo que a eso se refería la célebre  frase atribuida a Josef Stalin (187-1953), aunque es probable que nunca la pronunciara  pero cuyo comportamiento hace que su atribución esté justificada pues para el los millones de muertos de los que fue responsable debían ser pura estadística  , de que "la muerte de un hombre es una tragedia. La muerte de millones es una estadística"  La muerte de Aylan fue una tragedia, la de los 423 niños ahogados que le siguieron desde entonces y hasta el pasado 2 de septiembre de 2016 es una estadística. No conocemos sus nombres, sus circunstancias, el dolor de sus familias, sólo un número, 423. Estadística. 




Resultado de imagen de open arms proactiva
Miembros de la ONG Proactiva Open Arms desembarcando en la playa a un grupo de refugiados. Nació en el verano de 2015 creada por un grupo de socorristas  de la empresa Pro-Activa Servicios Acuáticos que observando las muertes de refugiados que naufragaban en sus intentos de alcanzar  desde Turquía las costas de las islas griegas para entrar en territorio de la Unión Europea, decidieron establecerse en la isla de Lesbos en septiembre de 2015 ayudando desde entonces a los refugiados que quedaban a la deriva  en las precarias embarcaciones en las que viajan. A partir del mes de junio de éste año 2016 y contando con la ayuda de un barco medicalizado que fue donado por un empresario italiano, comenzaron a realizar la misma labor en el Mediterráneo Central para atender  a los refugiados que intentan llegar a Italia desde las costas de Libia. En el mes de julio de 2016  la Organización Mundial para las Migraciones (OIM) informaba que  entre enero y julio de éste año habían fallecido ya tres mil refugiados ahogados en las aguas del Mediterráneo  y el 90% de ellas correspondían precisamente a la zona del Mediterráneo que separa la costa de Libia de la de Italia . Subrayaba la OIM que nunca se había alcanzado una cifra tan elevada en tan poco tiempo desde que nació esta organización hace cuatro años.  Para una información más detallada de los flujos de refugiados os dejo la página de la OIM
https://www.iom.int/es
(Imagen procedente de https://www.proactivaopenarms.org/




Dos días después del aniversario de la muerte de Aylan, leí la crónica del fotógrafo español Santiago Palacios  que recordaba que el pasado mes de julio se hallaba a bordo de una zodiac de la ONG  Proactiva Open Arms, que se creó el año pasado cuando miles de personas huían de Siria y se jugaban la vida en el mar para alcanzar territorio griego. También actúan ahora en el Mediterráneo Occidental tratando de salvar la vida de los refugiados procedentes del África subsahariana  que embarcan en las precarias embarcaciones botadas por los traficantes de personas que se aprovechan de la desesperación, el hambre y el miedo para enriquecerse vendiendo a precio de oro una plaza en embarcaciones que no están preparadas para afrontar una travesía de alta mar y que , con frecuencia, acaban en tragedia y con decenas o centenares de hombres, mujeres y niños ahogados de la misma manera  que Aylan. Palacios  contaba en el artículo como el 19 de julio de 2016  se hallaba a 27 kilómetros de la costa libia  en una de las embarcaciones de Proactiva Open Arms que ya había ayudado aquel día a centenares de personas  que iban en pateras a la deriva, sin chalecos salvavidas, sin agua y sin saber siquiera donde estaban. Recibieron la llamada de un buque de la Armada italiana para socorrer  a otra embarcación de refugiados que procedían en su mayor parte de Eritrea, un país casi tan hermético como Corea del Norte. En aquella nave viajaban al menos un millar de personas, hacinadas y desorientadas. En éste caso se evitó la tragedia, pero de haberse hundido habríamos leído en titulares "Se hallan los cuerpos ahogados de centenares de refugiados. Se cree que iban cerca de un millar en la embarcación"  Tal vez habríamos comentado algo en casa , movido la cabeza con consternación  pensando  que el mundo es terrible y tenemos suerte de tener un techo seguro sobre nuestras cabezas y unos minutos , tal vez segundos , después estaríamos hablando de cualquier otro asunto . Ese millar de personas , sus historias, sus vidas, su paso por el mundo, no serían más que estadísticas. Palacios se había fijado en el rostro de un joven sonriente  que no parecía eritreo . 





Fotografía tomada  por el fotógrafo español Santi Palacios el 19 de julio de 2016 cuando  una nave de Proactiva Open Arms ayudaba a la Armada italiana en el rescate de un barco que entre sus tres cubiertas transportaba a más de un millar de refugiados. El que aparece en la imagen con una amplia sonrisa que llamó la atención a Palacios, era un joven libo de veintitrés años llamado Hudaifa. Dos semanas más tarde el fotógrafo y Hudaifa se encontrarían de casualidad muy lejos de allí, en las calles de París , a donde  Hudaifa  se había dirigido después de ser expulsado de Italia después de que les explicaran que allí no tenían dinero para mantenerlos. Eligió Francia porque , según cuenta Palacios en el artículo que escribió para el periódico español "El Mundo",  allí tenía un amigo, pero aún así  Palacios lo encontró durmiendo en la calle, sin dinero y sin documentos . Para llegar hasta allí había pagado más de tres mil dólares´sólo para tener una plaza en una de las tres cubiertas del barco junto a otras mil personas que , según contaba Hudaifa, habían sido encadenados para evitar que trataran de subir a la cubierta superior . De haberse hundido , habrían muerto todos
(Imagen procedente de http://www.elmundo.es/ )




Dos semanas después Santiago Palacios se encontraba en París para realizar otro reportaje cuando  alguien se acercó a él  y con una gran sonrisa le dijo  "Tu me sacaste del mar" y lo abrazó.  Era el mismo joven en el que se había fijado cuando rescataron a aquel millar de personas de la embarcación. Habló con él gracias a la ayuda de un traductor y pudo averiguar que se llamaba Hudaifa, tenía veintitrés años  y procedía del sur de Libia. Había abandonado su tierra después de que alguien, cualquiera de los diferentes grupos que hoy desgarran el territorio libio  , asesinara a su padre " Pagó 3000 dólares - escribe Palacios -  por subir a un barco de madera abarrotado  por más de mil personas repartidas en tres cubiertas  y que , según Hudaifa, iban encadenados  para que no trataran de subir a la cubierta superior" De haber naufragado el barco se habría convertido en el ataúd de todos ellos. Gracias a Santiago Palacios  Hudaifa dejaba de ser una estadística para tener un nombre, un rostro  y una biografía . Hudaifa no es un número, ni una cosa, como tampoco lo era Aylan ,como tampoco lo eran los 423 niños ahogados , al menos en cifras oficiales porque probablemente las reales sean mucho más elevadas, como tampoco lo son los cientos de miles de personas, los millones de personas que ahora mismo se encuentran arriesgando su vida para buscar un futuro, o se hallan retenidos en alguno de los campos de refugiados diseminados por África, Asia y ahora también en Europa con los que se han levantado en Grecia o Turquía, Los campos de refugiados  son esos lugares que  quedan bien definidos  con las palabras de uno de sus millones de habitantes "Un campo de refugiados es un lugar  que ninguno de nosotros habitaría libremente"  Permitidme ahora que me aleje del Mediterráneo para acercarme a mi tierra natal, Alemania. El pasado 4 de septiembre de 2016, un año y dos días después de la fotografía del cadáver de Aylan, se celebraban elecciones en el estado federal alemán de Mecklemburgo- Antepomerania. Por primera vez, el partido de la canciller Angela Merkel era superado en número de votos por el partido Alternativa para Alemania   (AfD), un partido que nació en 2013 contra las políticas de austeridad defendidas por Alemania  durante la crisis económica iniciada en 2008 pero que luego derivó hacia una formación cuya principal bandera lo constituyen los mensajes xenófobos dirigidos contra los refugiados que llegan a Alemania. 




Miembros de Alternative fur Deutchsland o Alternativa para Alemania (AfD) el partido euroescéptico y xenófobo liderado por la empresaria y política Frauke Petry (1975) que en las elecciones del estado federal de  Mecklemburgo - Antepomerania  del pasado 4 de septiembre de 2016  adelantaron por primera vez en votos a la CDU de la canciller Ángela Merkel. Aunque niegan su naturaleza xenófoba uno de los argumentos principales en las críticas  a la canciller se centran en su política de acogida de los  refugiados. Además , entre su programa político se encuentran la supresión del euro o, al menos , la salida de Alemania de la moneda única. Se miran en el espejo de otro de los grandes partidos de extrema derecha  de Europa, el Frente Nacional liderado por Marine Le Pen(1968) que tiene opciones para   convertirse en la nueva presidenta de la República Francesa en las elecciones de 2017. y que podría poner en  peligro la pertenencia de Francia a la Unión Europea además de endurecer radicalmente la política  sobre los refugiados francesa. Éste auge de los partidos de extrema derecha con mensajes xenófobos y contrarios a la Unión Europea se está generalizando por todo el continente  (Imagen procedente de  http://www.elmundo.es/)




Han conectado con un sector de la sociedad alemana que contempla la llegada de los refugiados como una amenaza a su bienestar y a su forma de vida y que están descontentos con la política de acogida de los refugiados llevada a cabo por el gobierno de Angela Merkel (1954). Y Alternativa para Alemania no es más que otra de las fuerzas xenófobas y antieuropeas que han ido surgiendo en estos años, obteniendo cada vez una mayor representación en los Parlamentos de las diferentes naciones europeas, amenazando con conquistar el gobierno en algunas de ellas, como sucede con el Frente Nacional (FN) en Francia,  el Partido de la Libertad de Austria (FPO) que podría gobernar en Austria  después de la repetición de las elecciones generales tras perder por apenas treinta y dos mil votos las últimas elecciones cuyos resultados fueron anulados el Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP) que apoyó con entusiasmo la salida del Reino  Unido de la Unión Europea en el referéndum  del pasado 23 de junio de 2016, el Partido por la Libertad (PVV) en los Países Bajos , el Movimiento por una Hungría Mejor o Jobbik en Hungría , la Liga Norte en Italia, Amanecer Dorado en Grecia  por citar solo algunos de ellos. Estos y otros partidos de la misma índole comparten en sus programas  la defensa a ultranza de un nacionalismo que rechaza la integración en la Unión Europea pues considera que las instituciones  comunitarias usurpan  las libertades nacionales , defienden lo que denominan valores tradicionales , rechazan la acogida a los refugiados y no dudan en usar la demagogia para ofrecer soluciones sencillas a problemas complejos, que es la característica distintiva de estos partidos , no sólo en Europa sino también más allá de nuestras fronteras, como ahora podría suceder en Estados Unidos si obtuviese la victoria  el candidato republicano Donald Trump (1946) cuya principal solución a los problemas de Estados Unidos es levantar  un muro en la frontera entre México y Estados Unidos para evitar la entrada ilegal de emigrantes de México y de otros países del Centro y América del Sur olvidando que fueron los emigrantes los que permitieron la expansión territorial y el auge económico de Estados Unidos. 




Resultado de imagen de DONALD TRUMP Y PEÑA NIETO
El presidente de México, Enrique Peña Nieto (1966) y el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos, Donald Trump(1946)  durante el reciente encuentro que mantuvieron en México , duramente criticado en México por los constantes insultos y descalificaciones de Trump hacia México, y donde una vez más salió a colación el polémico muro que Donald Trump pretende construir  a lo largo de toda la frontera que divide ambas naciones para evitar la llegada de los inmigrantes procedentes de México y del resto de América. Trump en sus demagógicos discursos siempre acusa a los mexicanos del incremento de la delincuencia en Estados Unidos olvidando la aportación que al desarrollo de  la nación estadounidense han aportado los millones de hispanos que hoy viven allí trabajando honradamente  y obviando que muchas de las armas que los carteles de la droga  mexicanos utilizan en México proceden precisamente de Estados Unidos.  Trump mostró su demagogia xenófoba al mejor estilo de los partidos de extrema derecha europeos en su discurso de presentación como candidato a las primarias del Partido Republicano el 16 de junio de 2015  donde dijo
"Cuando México nos manda gente, no nos mandan a los mejores. Nos mandan gente con un montón de problemas, que nos traen drogas, crimen, violadores"
(Imagen procedente de www.sopitas.com)


Hace veintisiete años , en 1989, caía el muro que durante veintiocho años había dividido mi ciudad natal, Berlín, en dos y que , con razón, era conocido como el Muro de la Vergüenza. Entonces creíamos que nunca más volverían a erigirse muros en Europa.  La firma el 14 de junio de 1985 del Acuerdo de Schengen entre la entonces todavía República Federal de Alemania, Bélgica, Países Bajos, Francia y Luxemburgo que iniciaba la eliminación de los controles fronterizos dentro de la Unión Europea, un tratado al que luego se han ido adhiriendo naciones hasta un total de veintiséis estados. Una Europa sin fronteras medio siglo después del final de la mayor matanza en suelo europeo de la historia, la Segunda Guerra Mundial.  Pero parece que hoy se olvida lo que eso significa y queremos volver a las fortalezas , a refugiarnos detrás de nuevos muros de la vergüenza que estamos construyendo no sólo en las fronteras  europeas sino entre nosotros mismos. ¿Cuánto tiempo pasará hasta que, si seguimos por éste camino, los alemanes , los francesas , los ingleses se vuelvan a ver no como socios de un proyecto sino como enemigos, lo que fueron a lo largo de siglos de historia? ¿Puede construirse una  Europa  basada en valores como la libertad, la igualdad y la fraternidad sobre los muros que levantamos frente a  los que huyen de la guerra, del hambre, de la pobreza?  Es fácil en éste punto caer en lo mismo que estoy denunciando, la demagogia de los partidos radicales que están proliferando por Europa. La solución tampoco es abrir las fronteras sin control, ni dar acogida a millones de personas sin tener un plan sobre como vamos a integrarlos, sin saber  como les daremos vivienda o empleo cuando en nuestras propias sociedades ya hay problemas en estos puntos. Si no hay una organización, si no diseñamos un proyecto lo único que se logrará es alimentar a estos partidos radicales y a sus discursos demagógicos de soluciones simples ¿qué hay desempleo? La culpa es de los extranjeros ¿Qué hay terrorismo islámico? Echemos a todos los musulmanes ¿qué vienen cientos de miles de refugiados? Contratemos a Turquía como portero de Europa y a cambio de dinero que retengan a estos desdichados en inmensos campos de refugiados, perdidos en el limbo, sin futuro y apenas sin presente. Esto último ya no es una consigna de los partidos radicales sino el fruto de un acuerdo entre Turquía y la Unión Europea firmado el pasado 18 de marzo de 2016.  




Resultado de imagen de muro de hungría
Imagen del verano del  año 2015  con grupos de refugiados ante el muro que se erigió en la frontera entre Serbia y Hungría   por orden del primer ministro húngaro Viktor Orbán (1963) líder del partido nacionalista y conservador  Fidesz-Unión Cívica, con el objetivo de impedir el paso de los refugiados que a través de Hungría se dirigían hacia Austria y Alemania. Para el próximo 2 de octubre  Hungría ha organizado un referéndum para decidir si aceptan el sistema de cuotas de refugiados establecido por la Unión Europea por el cual a cada nación le corresponde una cuota  determinada de refugiados. El gobierno húngaro rechaza ésta obligación y es lo que defiende el gobierno húngaro en el referéndum. Eslovaquia, Polonia y la República Checa también se oponen a estas cuotas y podrían seguir los pasos de Hungría lo que a su vez supondría cuestionar la política europea de inmigración que ya ha obtenido muy escasos resultados pues el proceso de entrada de refugiados en Europa es algo más que lento, casi inexistente
(Imagen procedente de operamundi.uol.com.br ) 



No hay soluciones sencillas y  yo no tengo respuestas a cuestiones tan complejas porque, evidentemente, no estaría aquí escribiendo sino defendiendo mis soluciones. . Lo que sé es que no podemos vivir en una burbuja dando la espalda a la realidad, ni Europa como continente ni cada uno de nosotros en nuestras propias vidas, algo  a lo que a veces parecen contribuir incluso las redes sociales y el alud informativo que nos bombardea cada día. y que relega cualquier noticia al olvido en apenas unos segundos desplazada por la siguiente noticia, a veces importante y otras nada más que un titular llamativo que esconde una noticia absurda y vacía, porque lo que cuenta ya no es el contenido, sino que pinches sobre el enlace para que puedas recibir unos cuantos consejos comerciales  Considero que los nuevos medios digitales, y las redes sociales  son una herramienta imprescindible para compartir ideas y conocimiento, para acercarnos realidades ajenas , para ampliar nuestros horizontes  incluso aunque no tengamos la posibilidad de viajar. Me parece maravilloso y casi mágico que pueda comunicarme al instante y  mantener amistad con alguien que vive al otro lado del mundo, al que no he visto en persona pero que conozco como si fuera un viejo amigo . Pero como sucedía antes con la televisión dependen el uso que le demos. Las comunicaciones virtuales no deben aislarnos del mundo que nos rodea, del contacto con las personas,  de la lectura que es una forma de diálogo pausado que nos permite reflexionar de una forma diferente a como lo hacemos cuando observamos una imagen, porque si lo hacemos , si tomamos el mundo virtual casi como nuestra única referencia, estaremos creando una nueva burbuja . Y ya sabemos que en esas burbujas   Aylan Kurdi deja de tener nombre  y se convierte en un número de una lista de 423 cadáveres de niños y  Hudaifa deja de ser un joven de veintitrés años que se ha jugado la vida para llegar a Europa después de que sus padres  hubieran sido asesinados, para  ser uno más del millar de personas que  un 19 de julio de 2016 fueron salvadas de la muerte de la misma forma que pudieron morir ahogadas en el mar encadenadas a los maderos del barco por el que habían pagado todo lo que tenían, como tantos otros cadáveres anónimos que hoy yacen en el fondo del mar .  




Tiendas del Campo de Refugiados de Suruc situado en territorio turco junto a la frontera con Siria  , uno de los campos que están albergando a los refugiados sirios, sobre todo a partir del acuerdo que alcanzaron la Unión Europea y Turquía el pasado 18 de marzo de 2016  en virtud del cual, anunciaba aquel día el comunicado de la Unión Europea:
"La Unión Europea y Turquía han decidido hoy poner término a la migración irregular desde Turquía a la Unión Europea"   Entre otros puntos, el acuerdo incluía el retorno a Turquía de los inmigrantes ilegales que ya estuvieran en territorio europeo, el compromiso de que por cada inmigrante retornado a Turquía llegara un refugiado a la Unión Europea  procedente de los campos de refugiados (no tengo datos del porcentaje de cumplimiento de ésta cláusula pero me temo, por las cifras de refugiados que están entrando en Europa que esto no se está llevando a cabo en esos términos) y entre los beneficios para Turquía se encontraban dos pagos de tres mil millones de euros, uno ahora y otro en 2018, la liberalización de visados para los ciudadanos turcos y agilizar las negociaciones de Turquía en la Unión Europea aunque ésto último se ha paralizado tras el fallido intento de golpe de estado de éste verano y las duras medidas represivas del gobierno turco  En realidad lo que hizo la Unión Europea fue contratar a un portero encargado de retener a cientos de miles de personas en campos como los que ya hay en Jordania o el Líbano, donde hace años que malviven millones de personas  con su vidas suspendidas en el limbo.
(Imagen procedente www.cubadebate.cu)



No quiero caer en la ingenuidad ni en un falso idealismo, porque cuando se habla de realidades lo ideal no suele ser de gran ayuda. Sería deseable que todos nos diéramos cuenta que vamos  en un mismo barco, el planeta Tierra, y que todos debemos arrimar el hombro para salir adelante, que no hay enemigos sino compañeros de travesía. Pero eso sería lo mismo que decir que no debe haber robos, asesinatos, guerras, envidia, codicia, celos , maldad, pobreza o enfermedades. Así nos gustaría que fuera el mundo pero sabemos que no es así y el fracaso de las utopías se halla en no tener en cuenta la realidad, en creer que se puede obrar al margen de ella sin considerar  los defectos inherentes a nuestra condición humana, lo que no deja de ser otra forma de burbuja. Aceptando que no encontraremos soluciones perfectas y que las cosas no se solucionarán de un día para otro, creo que el primer paso que deberíamos dar todos, nuestros gobiernos, y nosotros mismos, es no buscar el refugio tras los muros , no mirar al que viene de fuera como un enemigo y entender que para resolver los problemas no sirve de nada darles la espalda o enterrarlos bajo la alfombra. No dejarán de llegar refugiados a nuestras costas y fronteras mientras siga habiendo estados que torturan y masacran a sus propios ciudadanos, como sucede hoy en Siria, mientras haya países en descomposición o bajo gobiernos tiránicos llámese Somalia, Libia, el Congo , la República Centroafricana o Eritrea por citar algunos de ellos. Si damos la espalda a esas realidades, si no hacemos nada por cambiar las cosas en su origen ¿cómo esperamos que dejen de venir cientos de miles de personas?¿qué haríamos nosotros en su lugar?  Tienen nombres, tienen rostros, tienen vidas y la respuesta no puede ni debe ser levantar muros , mirarlos como enemigos que vienen a robarnos lo que es nuestro, encerrarnos en nuestras burbujas, porque si lo hacemos nada cambiará sino que empeorará y  algún día la burbuja se pinchará y no nos protegerá de la realidad  y si hoy levantamos muros para impedir que un eritreo o un niño sirio entren en Europa mañana levantaremos otros para que no entré un francés en Alemania o un español en Francia. Y pasado mañana podemos estar usando las armas unos contra otros porque cuesta mucho construir algo, pero es muy sencillo destruirlo. Cuidado con los cantos de sirena de la demagogia y de las soluciones simples. No hay nada sencillo, pero si en lugar de meternos en una burbuja nos atrevemos a salir de ella usando la capacidad que tenemos  para la empatía, para ponernos en la piel de otro ser humano,   creo que estaremos en el camino correcto. 




El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos