domingo, 21 de agosto de 2016

HISTORIAS DE IMPOSTURA: VICTOR LUSTIG Y LA HONESTIDAD APARENTE

Si acudimos al Diccionario de la Lengua Española encontramos hasta cuatro definiciones para el término "honesto". Son breves y casi más que definir esta cualidad nos da una serie de sinónimos "decente, decoroso, recatado, pudoroso, razonable, justo, probo ,recto , honrado"  Tal vez la palabra "recto" es la que nos permite visualizar mejor su significado. Una persona recta es alguien sin dobleces, sin ángulos que escondan  intenciones ocultas, una persona clara, abierta, y que va de frente y no pretende engañar ni traicionar.  Su origen se encuentran en el término latino  honestitas , que para los romanos, además de obrar con rectitud y honradez, también tenía otro significado importante,  la consideración que uno tiene ante los demás , es decir, la reputación, y era importante conservarla  o, al menos, mantener la apariencia de conservarla. El filósofo estoico y tutor del emperador Nerón(37-68), el cordobés Lucio Anneo Séneca (4 a. C - 65 d. C) situaba a la honestidad por encima incluso de las leyes  y afirmaba que "Lo que las leyes no prohiben , puede prohibirlo la honestidad". El orador, jurista, escritor , filósofo y político Marco Tulio Cicerón (106-43 a. C) consideraba que uno de los sinónimos de la honestidad, la honradez , "es siempre digna de elogio , aún cuando  no reporte utilidad, ni recompensa , ni provecho" La honradez y la honestidad tienen valor por sí mismos aunque no supongan un beneficio e incluso aunque su ejercicio pueda perjudicar a la persona que las pone en práctica. Siglos después será William Shakespeare (1564-1616) quien escriba en una de sus obras que "ningún legado es tan rico como la honestidad" Sin duda es una cualidad muy valorada y admirada, aunque con el sentido del humor que le era tan característico, el novelista estadounidense Mark Twain (1835-1910),  definiera la honestidad "como la mejor de las artes perdidas". Pero tal vez la definición que mejor se podría aplicar a nuestro protagonista de hoy es ésta de la escritora francesa George Sand (1804-1876) que consideraba que "Nada se parece más a un hombre honesto que un pícaro que conoce su oficio"  Veremos que él conocía como nadie su oficio y también que la honestidad no era precisamente lo suyo.


Fotografía de nuestro protagonista, Victor Lustig, también conocido como el conde Victor Lustig, o como Robert Miller, la identidad que tenía cuando fue detenido en 1935. En realidad, casi todos los datos que tenemos de su biografía son difíciles de comprobar  comenzando por su lugar de nacimiento y terminando con su verdadero nombre que todavía hoy seguimos sin conocer con seguridad. ¿Se llamaba de verdad Victor Lustig? En la imagen podéis observar en su mejilla izquierda (en el lado derecho en la imagen) una larga cicatriz que en algunas biografías se atribuye a un profundo arañazo consecuencia de un lance amoroso que habría tenido lugar en París. Como tantos otros episodios de su historia es difícil diferenciar la leyenda de la realidad de su vida  
(Imagen procedente de www.tumblr.com)






Y para encontrarnos con él tenemos que viajar  hasta la localidad de Hostinné, en la actual República Checa  pero que entonces formaba parte del territorio del Imperio Austro-Húngaro gobernado por el emperador Francisco José I (1830-1916). Hostinné se halla además en la  que años más tarde sería reclamada por la Alemania de Adolf Hitler (188-1945) en defensa de los derechos de la minoría alemana  que habitaba la región conformando en 1938 el Protectorado de Bohemia y Moravia . Aquí nacía el 4 de enero de 1890 Victor Lustig (1890-1948), al menos así se hacia llamar. O al menos eso creemos, porque aunque se afirma en todas sus biografías que ese fue su lugar de nacimiento, parece que ni siquiera esto es seguro.Y a partir de aquí ya surgen los problemas con su biografía pues casi en cada fuente que consulto hallo una información diferente. En lo que se refiere a su familia, no he hallado referencia alguna sobre sus nombres, excepto en un artículo donde se refieren a su padre con el nombre de Ludwig, , y en su certificado de defunción en el que se menciona a su madre con el nombre de Amelia Reach,  ni tampoco fechas de nacimiento o defunción. A lo largo de su vida Victor habría afirmado que eran personas importantes de aquella localidad,incluso que su padre había sido alcalde de Hostinné. En otras ocasiones también se haría pasar por un miembro de la aristocracia presentándose como conde Victor Lustig. Pero cuando años después Victor fue arrestado y condenado a prisión, habría reconocido que su familia  como campesinos pobres. En varias revistas especializadas en temas criminales se cuenta que Lustig había justificado su inicio en el delito por la necesidad de sobrevivir debido a la pobreza de su familia, y así, hacia 1900, siendo todavía un niño,  comenzó primero a mendigar por las calles. Como si se tratara de un Cursus Honorum, el nombre que en la antigua Roma se daba a los diferentes cargos que un noble romano iba ocupando en su carrera política siempre en línea ascendente de categoría y responsabilidad, Lustig dio el siguiente paso abandonando la mendicidad para ingresar en el noble gremio de los carteristas y de ahí el siguiente nivel con su conversión en estafador, la actividad  a la que consagraría el resto de su vida. 




Fotografía de la Plaza del Ayuntamiento de Hostinné, la localidad checa  fundada en el siglo XIII cuando tenía el nombre alemán de Arnau. En la actualidad tiene poco más de 4600 habitantes y en la información turística de la ciudad, al mencionar algunas de las personalidades nacidas en ella figura el nombre de Victor Lustig mencionándolo como el hombre que vendió la Torre Eiffel en dos ocasiones, un dato que no es del todo exacto como veremos más adelante, pero es difícil saber que datos son exactos en la biografía de nuestro protagonista. El escritor y periodista estadounidense Jeff Maysh (1982) , autor de una biografía de Lustig titulada "El diablo encantador (o guapo)"  menciona que en 2015 un historiador checo llamado Tomas Andel, del que no he podido encontrar otra referencia, habría investigado en los archivos de Hostinné documentos que confirmaran la presencia de Lustig allí pero no halló nada, ni certificado de nacimiento ni tampoco fichas escolares. ¿Tal vez su nombre en Hostinné era otro?¿tal vez no nació allí?   
(Imagen procedente de www.bedandbreakfast.eu)




Al parecer Lustig estaba dotado de un carácter encantador y de una notable capacidad oratoria, to que ayudaba a embaucar a sus víctimas . Entre sus habilidades se encontraba el manejo de la baraja de cartas con las que al parecer podía hacer casi cualquier truco o trampa que se le ocurriera, o  como decía una de estas revistas,  "podía hacer con ellas todo excepto que hablaran"También le era muy útil su destreza con los idiomas porque  según sus diferentes biografías, hablaba con fluidez varias lenguas.  Sin que haya encontrado datos más concretos, en sus años de juventud se gana la vida estafando a los adinerados pasajeros de primera clase de las líneas de transatlánticos  que cubren el trayecto entre París y Nueva York. ¿Cómo logró esta formación en idiomas y como terminó embarcando en estos transatlánticos  mezclándose entre los pasajeros de primera clase ? Es algo que de momento no sabemos como muchos otros aspectos de la vida de Lustig. El estallido de la Primera Guerra Mundial  en el verano de 1914, cuando Lustig contaba veinticuatro años,  y la guerra submarina emprendida por los submarinos alemanes contra los convoyes de suministros aliados que surcaban las aguas del Atlántico ,hizo que estas líneas  dejaran de ser seguras y se interrumpieron  los cruceros regulares. En algún momento hacia el final de la Primera Guerra Mundial   Lustig decide probar suerte y establecerse en Estados Unidos En un artículo del periodista estadounidense Jeff Maysh (1982) dedicado a la vida de Lustig y autor de una biografía sobre Lustig titulada "Handsome Devil" (que podría traducirse como "El Diablo encantador" y que no he encontrado en castellano)  cuenta que  una de las estabas más exitosas que pondría en práctica en su nuevo país de acogida sería un invento de Lustig al que da el nombre de "Rumanian money box" o "Caja de dinero rumana" Ignoro  si Lustig la empleó ya antes o sólo después de su llegada a Estados Unidos pero veamos en que consistía tal y como se describe en la revista "Expresión forense" ". Victor "demostraba la capacidad de la pequeña caja para copiar billetes de cien dólares  aunque se lamentaba  del tiempo  que tardaba en imprimir cada uno de ellos." 





Supuesta fotografía de una de las denominadas Rumanian Money Box , una máquina que ,según confirmaba Lustig a sus víctimas , era capaz de imprimir  billetes  con el único inconveniente de ser muy lenta al hacerlo. Los incautos podían llegar a pagar miles de dólares por una máquina que en teoría multiplicaría su inversión. Como cebo Lustig dejaba en la máquina un par de billetes de cien dólares auténticos para que pareciera que realmente estaban imprimiendo billetes. Cuando esta provisión de billetes se acababa,  normalmente eran dos billetes pues cada uno tardaría en imprimirse seis horas lo que daba a Lustig el tiempo necesario para poner tierra de por medio,  ya sólo salían páginas en blanco. Era entonces cuando se descubría el engaño  pero ya era demasiado tarde para la incauta víctima  pues Lustig a se encontraba fuera de su alcance
(Imagen procedente de https://www.awesomestories.com)




Victor hacia una demostración y el billete que se obtenía era  igual al auténtico, en realidad era un billete auténtico de cien dólares porque la caja no imprimía nada sino que tenía una provisión de billetes por esa cantidad . "El cliente -nos sigue contando el artículo de la revista - compraba la máquina por un precio muy elevado, unos treinta mil dólares. Durante las siguientes doce horas la máquina era capaz de producir otros dos billetes de  cien dólares" Al cabo de ese tiempo ya sólo saldría una hoja en blanco pues se había acabado la provisión de billetes de cien dólares que Lustig había dejado en su interior para mantener el engaño durante el tiempo suficiente para irse muy lejos de allí antes de que sus víctimas fueran conscientes de la estafa. Maysh también nos da algunos datos sobre el físico de Lustig, que tendría una larga cicatriz en su mejilla izquierda , motivo por el cual la policía le conocería después como "the Scarred" (algo así como "el marcado por una cicatriz"), una cicatriz que según Mays habría sido la consecuencia de una rivalidad amorosa durante una estancia en París   También nos dice que medía alrededor de  1, 73  y pesaba sobre sesenta y tres kilos. Refiere Maysh que el 3 de noviembre  de 1919  Lustig contraía matrimonio con una joven de Kansas de nombre Roberta Noret  y siguió con su carrera criminal. Tendría con  Roberta una hija.  Además de la estafa de la Caja de dinero rumana  emplearía otros muchos métodos que iban desde estafas en inversiones inmobiliarias que sólo existían sobre el papel a  estafas con acciones. De nuevo en la revista "Expresión forense" detallan una de estas estafas cometida en 1922 en el estado de Missouri. con un resultado  sorprendente.. Lustig había llegado allí "anunciando que tenía interés en comprar una granja que el banco tenía hipotecada por falta de pago. Nadie quería la propiedad y el  banco no sabía que hacer con ella"  Lustig , que se presenta con su título de conde, cuenta que él y su familia habían perdido sus tierras y casas en Austria durante la Gran Guerra y eso les había conducido a emigrar a América listos para empezar de nuevo y había decidido establecerse en el campo , de ahí su deseo de comprar aquella granja que nadie parecía querer "Victor les ofrece acciones por valor de 22.000 dólares y los banqueros aceptan  puesto que la acciones son legítimas"




Lustig ficha policial recuento
Fotografía de una ficha policial de Victor Lustig que procede del archivo del escritor y periodista Jeff Maysh del que ya os he hablado más arriba. y en quien me he basado en muchos de los datos que aparecen en este artículo. Uno de los misterios que rodeaba la vida de Lustig era su familia, pues estuvo casado y tuvo una hija aunque parece que esto era ignorado por los servicios secretos americanos cuando lo detuvieron en 1935
(Imagen procedente de http://www.smithsonianmag.com/ ) 





Hasta ahora nada que objetar  , pero "luego, Victor solicitó que le adelantaran 10.000 dólares para tener un capital inicial con el que comenzar a trabajar en la granja. Los banqueros estaban tan contentos con la posibilidad de sacarse de encima la granja que no se dieron cuenta que Victor les cambió  los sobres con los documentos de las acciones, dejándoles un sobre con documentos sin valor  ,mientras que él se llevaba las acciones y los diez mil dólares que inocentemente le habían prestado" Como es natural los banqueros contrataron unos detectives para que lo persiguieran y detuvieran pero   Lustig ni siquiera hizo ademán de huir cuando lo encontró en Nueva York y lo detuvo para llevárselo de regreso a Missouri. Durante el largo viaje en tren de retorno  Lustig logró convencer al detective  de que para el banco sería mejor mantener todo el caso en secreto, ya que de salir a la luz pública causaría una pérdida de confianza de sus clientes en los servicios del banco lo que podría conducirlos a la ruina.  "De modo que mejor lo dejaban ir en ese mismo instante" pero la audacia de Victor no acaba aquí sino que "si no era mucha molestia sería ideal que lo compensaran con mil dólares. De algún modo increíble , Lustig no solo convenció a los banqueros para que lo dejasen ir, sino que también consiguió que lo compensaran por haberlos estafado"  Pero su golpe más audaz y por el que lograría pasar a la historia  no fueron ninguna de estas estafas. Timadores de todo tipo abundan en nuestras sociedades  y los ingeniosos engaños de Victor no serían suficientes para que su nombre aparezca siempre en la lista de los grandes embaucadores. Y ese momento llegaría en 1925 y tendría como objetivo uno de los emblemas de París, la Torre Eiffel. Vamos a viajar un momento unas décadas atrás . París ya había acogido las Exposiciones Universales de 1855, 1867 y 1878, cuando el presidente del Consejo de Ministros, Jules Ferry (1832-1893) firmaba el 8 de noviembre de 1883 un decreto en virtud del cual se anunciaba  la organización de una nueva Exposición Universal coincidiendo con el centenario de la Revolución Industrial de 1789 y que se desarrollaría entre el 5 de mayo ye 31 de octubre de 1889. 




 Primer boceto del proyecto de la Torre Eiffel  realizado por  Émile Nouguier (1840-1897) y Maurice Koechlin (1856-1946), dos ingenieros y arquitectos que trabajaban en la empresa creada en 1867 por el ingeniero y empresario Alexandre Gustave Eiffel que presentarían  como uno de las estructuras que se construirían para la Exposición Mundial de Paris de 1889  en la que se conmemoraba además el centenario de la Revolución Francesa.  Gustave Eiffel adquiriría la patente y sería quien se encargara de lograr que la Torre fuera construida y después también quien lucharía por evitar su desguace cuando concluyó la concesión de veinte años  que firmó con el estado francés que le permitía explotar durante ese tiempo la Torre.  
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)




En  1867 el ingeniero civil Alexandre Gustave Eiffel (1832-1923) había fundado la empresa Eiffel et Cie  y en las décadas siguientes la empresa alcanzaría una gran reputación en la construcción de estructuras que empleaban como material principal de construcción el hierro.  Dos de los ingenieros y arquitectos de su empresa, Émile Nouguier (1840-1897) y Maurice Koechlin (1856-1946)  diseñaron una gran torre de hierro para que se convirtiera en el monumento emblemático de la Exposición Universal de 1889. Gustave Eifffel se apropiará de la idea de sus empleados y la patenta el 18 de septiembre de 1884. Es decir, Eiffel no fue quien concibió el proyecto pero si quien lo dio a conocer y  luchó para sacarlo adelante. El siguiente paso era que el proyecto fuera elegido entre otros que también se presentaban y finalmente se impondrá al resto de proyectos siendo elegido el 1 de mayo de 1886. Se iniciaría la construcción de la Torre  el 28  de enero  de 1887 pero apenas dos semanas para después del inicio de las obras , el 14 de febrero  de 1887 el periódico  parisino "Le Temps" publicaba una carta firmada por un amplio grupo de intelectuales franceses que se oponían a la construcción de la torre. Entre los más de cincuenta firmantes de la carta se encontraban figuras tan prestigiosas como el compositor de ópera Charles Gounod (1818-1893)  o los escritores  Alejandro Dumas hijo (1824-1895) y Guy de Maupassant (1850-1893) . En ella critican con dureza el proyecto de Eiffel  y explican que "Basta ,para darse cuenta de lo que decimos, imaginar una torre vertiginosamente ridícula dominando París, como una negra y gigantesca chimenea  de fábrica aplastando con su masa bárbara: Notre Dam, la Sainte Chapelle, la torre de Saint Jacques, el Louvre, los Invalides, el Arco del Triunfo...Todos nuestros monumentos humillados, nuestra arquitectura empequeñecida  desapareciendo en este sueño desconcertante. Y durante veinte años veremos alargarse sobre toda la ciudad , estremeciendo el genio de tantos siglos. como una mancha de tinta  la sombra odiosa de la odiosa columna de metal atornillado"  y lo firmaban como "Artistas contra la Torre Eiffel" 





Fotografía aérea de la Torre Eiffel tomada durante la Exposición Universal   de 1889. En ésta Exposición tomaron parte  treinta y cinco países con más de 61.000 expositores que se extendían por una superficie de 96 hectáreas . Fue visitada por treinta y dos millones de personas  que pasaban por debajo de la Torre Eiffel que  era la puerta de acceso al recinto de la Exposición. Dos millones de personas visitarían la Torre en los cinco meses que duró la exposición aunque el interés por la torre cayó con rapidez una vez concluida   ésta. El 8 de enero de 1887 Gustave Eiffel había firmado un acuerdo con el Estado francés representado por el ministro de Comercio Édouard Lockroy (1838-1913) donde   se establecía que al final de la Exposición
"En el momento de la entrega del parque Campo de Marte, la ciudad se convertirá en propietaria de la torre con todos los beneficios y los costes relacionados. Pero el Sr Eiffel, como premio complementario a sus trabajos, conservará los beneficios sobre el edificio hasta la expiración de un término de veinte años, plazo que contará a partir del 1 de enero de 1890; terminándose el plazo, estos beneficios se devolverán a la Ciudad de París. La entrega de la torre se hará después de estos veinte años, se entregará en buen estado y mantenimiento, aunque se le podrán exigir al sr Eiffel reparaciones especiales"
Durante muchos años el futuro de la Torre Eiffel estaría en el aire, se propuso su desguace  o cambiarla de emplazamiento aunque finalmente permanecería donde estaba convirtiéndose con el tiempo en el símbolo más reconocible de París, incluso por encima de otros edificios y monumentos como la catedral de Note Dame o el Arco del Triunfo
(Imagen procedente de https://en.wikipedia.org )






Eiffel respondería después a estas críticas y , como sabemos, el proyecto saldría adelante no sin dificultades  y con nuevas criticas como la del poeta Paul Verlain (1844-1896) que describiría la torre como "el esqueleto de un campanario". Por fin, y después de haber invertido Eiffel buena parte de su fortuna en el proyecto, la Torre Eiffel sería inaugurada el 31 de marzo de 1889.  La Torre  estaba dividida en tres pisos que alcanzaban los 300 metros de altura  lo que le convertía en el edificio más alto de mundo. Hoy alcanza los 325 metros gracias a la antena que la  corona y tiene un peso de diez mil toneladas. A pesar de las críticas de las que había sido objeto, desde el comienzo de la Exposición Mundial  la Torre se convirtió  en una de las principales atracciones  de la Exposición y a lo largo de los meses  siguientes y hasta el cierre de la Exposición el 31 de octubre, será visitada por dos millones de personas. Ya hemos visto que Eiffel había adelantado dinero para su construcción , pero a cambio recibió la concesión de la explotación  durante los siguientes veinte años, lo que era un gran negocio para Gustave. Sin embargo, el interés por la torre decae inmediatamente después  del final de la Exposición Universal y el número de visitantes  de caer en los años siguientes a pesar de que Gustave Eiffel baja los precios de las entradas. Tendría que esperar hasta la celebración de la nueva Exposición Universal de 1900 para recuperar de nuevo el interés por visitar la Torre y ese año logra vender un millón de entradas, mucho más que en los años anteriores pero la mitad de 1889. Era el anuncio de lo que sucedería en la primera década del siglo XX , cuando continúa el descenso de las visitas. Teniendo en cuenta que la concesión del Estado a Eiffel llegaba a su fin el 31 de diciembre de 1909, comenzó a especularse con un posible desguace de la Torre . Todavía no se había convertido en el símbolo de París que es hoy y sin la cual casi no podemos imaginarnos la ciudad. Eiffel se esforzó en buscar otras utilidades a la torre . Así se instala una estación meteorológica, y una antena de telegrafía sin hilos, entonces una tecnología puntera. Estas y otras aplicaciones científicas darán un nuevo valor a la Torre Eiffel, sobre todo a partir de la Primera Guerra Mundial  cuando su emisora, situada en el punto más elevado de París , adquiere una gran importancia estratégica. 




Fotografía del lujoso Hotel Crillon de París construido en 1758 por el arquitecto Louis François Trouard (1729-1794)  junto a otro edificio gemelo , hallándose  separados por la Rue Royale. Éste edificio fue adaptado para su uso como hotel y entre sus clientes de los primeros años se encontraba la propia reina María Antonieta (1755-1793). Sería en medio de éste lujo donde Victor Lustig reuniría en 1925 a seis empresarios chatarreros haciéndose pasar por un alto funcionario del estado,  subdirector general del Ministerio de Correos y Telégrafos, con una insólita propuesta, la venta de la Torre Eiffel para que fuera desguazada. Sin duda  el lujoso escenario del Hotel Crillon contribuyó a hacer el embuste más creíble
(Imagen procedente de mustseeplaces.eu)






Después de la guerra  la Torre Eiffel necesitaba  reparaciones  debido a su precario estado de conservación, pero el coste era tan elevado  que regresaron los rumores de su desguace, rumores que se acentuarían después de la muerte de quien había impulsado su creación, Gustave Eiffel, que moría el 27 de diciembre de 1923 a los noventa y un años. Y es ahora cuando regresamos junto a nuestro protagonista   , porque Victor Lustig llegaba a Paris año y medio después de la muerte de Eiffel, en mayo de 1925 y todavía se mantenían vivos los rumores de un posible desguace de la Torre. Lustig leyó una noticia sobre ello en el periódico y entonces tuvo la idea que le haría ser recordado en la historia , aunque sea en la historia delictiva.  Todo este largo rodeo que hemos dado adentrándonos en la historia de la Torre Eiffel nos sirve para entender que la idea que se le ocurrió a Lustig no era tan absurda como nos puede parecer hoy.  Lo primero que hizo Victor Lustig fue contratar los servicios de un falsificador que le proporcionó unos documentos que le permitirían hacerse pasar por  subdirector general del Ministerio de Correos y Telégrafos.  Hecho esto  se preocupó en buscar a las empresas chatarreras más importantes de París  y después de seleccionar a seis de ellos (o cinco  según las fuentes que se consulten)  les envió una carta citándolos en el Hotel Crillon , uno de los establecimientos hoteleros más lujosos y antiguos del mundo situado junto a la Place de la Concorde. Cuando los chatarreros acudieron a la cita les informó que debido al precario estado de la Torre  y a lo costosa que sería su reparación iba a procederse a su desguace y vender después su estructura como chatarra. Lo que les proponía era un concurso. Aquel que hiciera la mejor oferta  podría adquirir la Torre Eiffel para su desguace. Les advirtió que, debido a que parte de la población no vería bien el desguace de la Torre, tendrían que mantener en secreto el asunto. Después habría contratado una limusina para llevar a los empresarios chatarreros hasta la Torre para inspeccionarla y convinieron que al día siguiente se presentarían las ofertas. 




Portada del libro "Handsome Devil"  del escritor y periodista Jeff Maysh. En un extracto de su obra publicada en la revista Smithsonia.com  proceden muchos de los datos de ésta historia sobre una personalidad tan escurridiza como la de Victor Lustig. Maysh recoge incluso un decálogo de Lustig para ganarse la confianza de los demás, algo imprescindible para un estafador . Entre los puntos de ese decálogo se encontraba consejos como
"1- Escuchar con paciencia . 2- No mostrar nunca aburrimiento 3-  Esperar que la otra persona revele sus opiniones políticas y a continuación mostrarse de acuerdo con ellas. 4-  Dejar que la otra persona muestre sus opiniones religiosas y a continuación mostrar las mismas. 5-  Hacer mención del sexo pero no hacer más alusiones a ello al no ser que la otra persona muestre un fuerte interés en ello. 6-  No hablar nunca de enfermedades, al no ser que la otra persona muestre interés por ello. 7- Nunca husmear  en la vida privada de la otra persona (con el tiempo  él ya te hablará de ello) 8-  Nunca presumir. Sólo deja que tu importancia sea obvia para tu interlocutor 9- No ser desordenado 10.- Nunca emborracharse"
Espero que el lector no considere estos consejos como una invitación a practicar los métodos de Lustig
(Imagen procedente de www.jeffmaysh.com )




Durante todo el tiempo Lustig estuvo observando cual de  ellos sería el más vulnerable a sus engaños y centró su atención en André Poisson,  tal vez porque su posición con respecto a los otros chatarreros era más débil pues su negocio no estaba tan consolidado como el de sus rivales  y veía en la chatarra que saldría de la demolición de la Torre Eiffel la oportunidad de conseguir que su negocio prosperara .  Subrayo de nuevo como todo el engaño era creíble gracias a que durante años ya se había hablado de la posibilidad del desguace de la Torre , porque hoy nos parece algo inverosímil.  He encontrado diferentes versiones de lo que sucedió entonces, pero el resultado fue que Lustig convenció  a Poisson que si le pagaba un soborno él se encargaría de que su oferta para el desguace de la Torre Eiffel sería la elegida en detrimento de las de los otros chatarreros aunque las de ellos fueran mejores.  Poisson le pagó el soborno junto con su oferta económica aunque no he hallado ninguna biografía que confirme a cuanto ascendía éste pago. No es difícil imaginar lo que sucedió a continuación. Lustig tomó el dinero y desapareció , subiendo en un tren con dirección a Viena, y según algunas fuentes no lo hizo solo, sino en compañía de un cómplice que se hacía pasar por su secretario, otro estafador llamado Robert Arthur Tourbillon del que no he podido encontrar más referencias ni por éste nombre ni por otro por el que era conocido, Dan Collins.  Cuando el pobre Poisson  se dirigió a los funcionarios para ver si ya habían tramitado la documentación para el desguace de la Torre Eiffel, estos no sabían de que les estaba hablando. Poisson se dio cuenta del engaño  pero  ya no tenía a nadie a quien reclamar y además se sentía demasiado avergonzado para denunciarlo. Y , por fortuna, la Torre Eiffel continuó en su lugar y nadie hablaría más de desguazarla. Bueno, nadie excepto Victor Lustig , que después de ver como su estafa no había tenido repercusión alguna pensó en repetir su hazaña, aunque antes de eso tuvo tiempo de viajar a Estados Unidos y reunir más dinero después de vender a un empresario de Broadway una obra que no existía más que en la imaginación de Lustig. Por desgracia, no he encontrado los detalles de ésta estafa , ni el nombre de la víctima así que lo cuento con todos los reparos que se pueden tener ante la falta de documentación. 





Es la única fotografía que he podido encontrar de Peter Anthony Rubano , el agente que el 10 de mayo de 1935  detendría en Nueva York a Victor Lustig aunque, como veremos, Lustig tendría que ser detenido una vez más como veremos un poco más adelante
(Imagen procedente de http://www.findagrave.com/)  



Lo que si sabemos es que un mes después del asunto de París, Lustig regresaba de nuevo a la capital francesa y trató de repetir el procedimiento, escribiendo nuevas cartas a otro grupo de chatarreros. Pero debe ser que la voz ya se había corrido entre el gremio de los chatarreros y una de las víctimas seleccionadas denunció el caso a la policía y Lustig, probablemente en compañía de nuevo de Dan Collins o Arthur Tourbillon, tuvo que abandonar el país antes de ser detenido. Aunque hoy su nombre viene acompañado a menudo por el título de "el hombre que vendió dos veces la Torre Eiffel"  en realidad sólo lo consiguió una vez, aunque eso sea suficiente para convertirle en uno de los grandes estafadores de la historia. Pero no penséis que su carrera criminal acaba aquí pues todavía le quedaban estafas que cometer y  una particularmente espectacular y peligrosa. Uno de sus golpes conocidos tendría lugar tres años más tarde, en 1928, cuando llevó a cabo una acción que no era propia de él. Se hallaba en la casa de un empresario llamado Thomas Kearns (1897-1967). Aunque no he hallado más datos sobre él , creo que se trataba del hijo del senador y empresario estadounidense del mismo nombre, Thomas Kearns (1862-1918), y con él había concertado una entrevista en casa del empresario para discutir los términos de una inversión. Pero en contra de su modo habitual de acción, tal vez porque el intento de estafa no prosperaba,  Lustig aprovechó un descuido de Kearns para entrar en su despacho y robar una suma cercana a dieciséis mil dólares. Pero cuando realmente puso sobre su pista a los agentes  del servicio secreto estadounidense   fue cuando utilizo su célebre "Caja de dinero rumana"  para estafar a un sheriff.  A tanto había llegado su audacia que ya osaba estafar a los agentes de la ley.  Lustig encontraría a su némesis en el agente Peter Anthony Rubano (1881-1939). Rubano era el mayor de catorce hermanos de una familia de emigrantes italianos que, como tantos otros, había viajado a Estados Unidos en busca de un futuro mejor, estableciéndose en Nueva York, en el barrio del Bronx. En 1930 Rubano llevaba más de veinte años trabajando como agente del Servicio Secreto de Estados Unidos (USSS por sus siglas en inglés hoy dedicados sobre todo a la protección de los presidentes de Estados Unidos)  y se había hecho un nombre gracias a la detención de un jefe de la mafia  de origen siciliano llamado Ignazio "el Lobo" Lupo (1877-1947) y ahora  estaba dispuesto a detener a aquel estafador que incluso se atrevía a engañar a los agentes de la ley.





FBI las huellas dactilares Lustig
Huellas de Victor Lustig  procedentes del archivo del FBI donde aparece identificado como Viktor Lustig aunque después, cuando fue detenido, lo haría bajo la identidad de Robert Miller
(Imagen procedente de    http://www.smithsonianmag.com/ )






los
Fotografía de un sonriente Victor Lustig  después de ser condenado a veinte años de prisión el 9 de diciembre de 1935, un juicio en el que no intentó defenderse y se declaró culpable
(Imagen procedente de http://www.smithsonianmag.com/



En diferentes biografías se menciona una estaba de la que habría sido víctima nada menos que uno de los  gánster míticos de  la historia de  Estados Unidos, Al Capone (1899-1947) al que habría estafado la cantidad de 50.000 dólares. Aunque justo cuando Capone estaba a punto de darse cuenta del engaño, Lustig le habría devuelto el dinero a Capone y éste, sorprendido por su gesto, no sólo no tomó represalia alguna sino que le pagó una gratificación. No he encontrado datos sobre la veracidad de este hecho , que parece extraño pues no era muy razonable tentar tanto la suerte engañando a un gánster como Al Capone, por lo que me limito a referir la historia pero sin certeza alguna de que sea verídica.Según escribe el catedrático de ciencias políticas y experto en servicios de inteligencia, el estadounidense Philip H Melanson (1944-2006), en su  obra "El servicio secreto: historia de una agencia enigmática",  Victor Lustig  siguió realizando sus estafas con la "Caja de dinero rumana"  además de otros métodos, hasta que en 1934 se asoció con un experto falsificador de moneda llamado William Watts con la intención de poner en el mercado una gran cantidad de dinero falso. Así comenzaron a falsificar billetes de cien dólares  y la falsificación era de tanta calidad que lograban engañar incluso a los cajeros de los bancosLustig, utilizando el alias de "Robert Miller" embarcó en los cruceros que conectaban Nueva York con Londres,  distribuyendo también en ellos los dólares falsos. Los banqueros alertaron a los Servicios Secretos que se estaban falsificando cantidades cercanas a los cien mil dólares mensuales Comenzó a extenderse el temor a que una gran cantidad de dinero falso en circulación pudiera hacer perder la confianza en la moneda americana en un momento particularmente delicado con Estados Unidos tratando de superar la Depresión económica que sufría desde el crack bursátil de Wall Street de 1929. Eso hizo que se multiplicaran los esfuerzos para la captura de Lustig y Watts . Por fin, el 10 de mayo de 1935   Victor Lustig, bajo el nombre de Robert Miller, sería detenido por Peter A. Rubano  en plena calle en Nueva York, según alguna versiones traicionado por una amante celosa llamada Billy May . Parecía el final de la carrera de Lustig, pero quedaba otro episodio de película cuando el 1 de septiembre conseguía escaparse de la Federal House of Detention (Oficina Federal de Detención)  al parecer descolgándose desde la ventana de su celda con una cuerda hecha con sábanas justo en el día en el que iba a celebrarse el juicio.




Página del Chicago Tribune del 20 de septiembre de 1835 donde se recogía la noticia de la detención del falsificador William Watts el 19 de septiembre . Podéis ver la noticia junto con una fotografía de William  Watts en la parte superior de la página junto al  anuncio de la izquierda con el dibujo de una mujer    con el titular de "William Watt  held as maker of bogus money" que podría traducirse como  "William Watt arrestado como falsificador de dinero"  donde además se insinuaba que estaría detrás de la fuga de Lustig del pasado 1 de septiembre. Apenas nueve días después del arresto de Watts también sería detenido Victor Lustig el 28 de septiembre en Pittsburg. La carrera delictiva de Lustig acabó entonces
(Imagen procedente de archives.chicagotribune.com )





contar Lustig
Procedente del archivo del escritor y periodista Jeff Maysh  aquí tenéis el certificado de defunción de Victor Lustig . Podéis ver  en el lado izquierdo de la página que aparece registrado como Robert V. Miller y como nombre de su esposa aparece una tal Susan Qudbarc Miller  de 47 años de edad . Como lugar de nacimiento  figura Hostinné y , curiosamente , como profesión se indica  Aprendiz de Vendedor además de Falsificador (Counterfeiter). Sobre los padres  el nombre del padre queda desierto(sin información) y si nos da el de la madre, Amelia Reach . En el lado derecho vemos el día y hora de su muerte, el 11 de marzo de 1947 a las 08:30 hrs de la mañana  debido a una neumonía aunque se señala que podía ser derivada de una  hemiplejia. En total a lo largo de sus años de cárcel hay registradas 1192 consultas al médico y la extensión de más de quinientas recetas, aunque este delicado estado de salud era considerado por las autoridades de la prisión como una estrategia de Lustig . En uno de los informes médicos recogidos por Mays se indica que Lustig
"Se inclina a magnificar las dolencias físicas y se queja constantemente de males reales e imaginarios"
(Imagen procedente de  http://www.smithsonianmag.com/)



No se si será o no una  leyenda pero se dijo que cuando los guardias de la prisión entraron en su celda encontraron una nota dentro de un ejemplar de "Los Miserables" del escritor francés Víctor Hugo (1802-1885) donde Lustig había escrito "Jean Valjean (el protagonista de la novela condenado a cinco años de prisión por el robo de una hogaza de pan para alimentar a su familia) tuvo su promesa.  Incluso a un convicto, especialmente para un convicto. Se puede confiar en el convicto y guiarle por el camino correcto. La Ley no fue hecha por Dios y el hombre puede estar equivocado" Pero su libertad no duraría mucho. El 28 de septiembre  de 1935  Victor Lustig fue de nuevo arrestado  después de una persecución en coche por las calles de Pittsburg. Según un periódico local al que cita una de sus biografías, el Pittsburg Post Gazette, en el momento de su detención Lustig se habría limitado a sonreír diciendo "Bueno, chicos, aquí estoy" Parece  una escena propia de una película pero la verdad es que muchos de los episodios de la vida de Lustig parecen sacados de un guión de Hollywood. Nueve días antes, el 19 de septiembre, el Chicago Tribune informaba de la detención de su cómplice William Watts e informaba que  era "sospechoso de haber tomado parte en la fuga de Miller (en referencia a Lustig)" y también que había sido encontrado en su apartamento 11.000 dólares en billetes de cien dólares y 55.000 dólares en billetes de veinte dólares "Cuando el juez T. Blake Kennedy le preguntó si tenía algo que decir  Watts respondió  "nada""  Lustig fue juzgado finalmente en noviembre de 1935 y condenado el 9 de diciembre  a veinte años de prisión y una multa de mil dólares después de declararse culpable durante el juicio, sentencia que debía cumplir en la célebre cárcel de Alcatraz.  Recibió el número de interno 300 y  durante los siguientes doce años  parece que estuvo continuamente enfermo, al menos eso se deduce de la extraordinaria cifra de 1192 consultas al médico. ¿Tal vez estaba buscando una forma de escapar de una prisión que tenía fama  de estar hecha a prueba de fugas? Fuera como  fuese Lustig no escapó nunca y el 11 de marzo fallecía a causa de una neumonía en el Centro Médico para Prisioneros Federales situado en la localidad de Springfield en Arizona a donde había sido trasladado dos días antes desde Alcatraz. En 2015 un historiador checo investigó en Hostinné, la presunta ciudad natal de Lustig, si había algún registro de su presencia en la ciudad, certificados de nacimiento, fichas escolares, pero no encontró nada. ¿Nació Lustig en Hostinné?¿se llamaba así? Tal vez el último engaño de Lustig fuera ésta biografía que todos repetimos y que puede que no sea más que un cúmulo de engaños de uno de los mayores estafadores de todos los tiempos . Fuera como fuese, Victor Lustig, el conde Victor Lustig  o Robert Miller, o cualquiera que haya sido su auténtica identidad, quedará en la historia como "el hombre que vendió la Torre Eiffel".



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

4 comentarios:

La PLebe dijo...

definitivamentw una personalidad. estaria interesante que contaras tambien las historias de el lobo de wall street, la supuesta princesa anastasia romanov, y Frank Abagnale. estafadores famosos todos ellos.

christian mielost dijo...

Muchas gracias por la lectura!! Si, dentro de ésta serie de "Historias de Impostura" las dos personalidades que mencionas, Abagnale y Anastasia (la supuesta Anastasia) irán apareciendo porque son dos casos interesantes. Un abrazo fuerte desde Madrid!!

Jean-François Miniac dijo...

Conoce usted la historia de Lustig y de otro gangster con la policia francese en Paris, Francia, en 1929 ? Es en "Affaires d'Etat, Affaires Privées", uno de mis livros en Francia, 2015.

Jean-François Miniac

miniacreation@yahoo.fr

christian mielost dijo...

Muchas gracias por escribirme!!. No conocía esa historia y procuraré leerlo aunque por desgracia mi francés no tiene muy buen nivel pero haré el esfuerzo . Muchas gracias de verdad . Un abrazo desde Madrid!!

Famosos