sábado, 19 de marzo de 2016

GRANDES COMPOSITORES: GIUSEPPE VERDI: MÚSICA Y HUMANIDAD (SEGUNDA PARTE)

Voy a retomar el relato sobre la vida del compositor italiano Giuseppe Verdi (1813-1901), en el momento en que me detenía en la primera parte, el 7 de septiembre de 1838. Recordemos que Verdi se casaba en 1836  con Margherita  Barezzi (1814-1849) hija de su protector, Antonio Barezzi(1787-1867) , con la que ya había tenido dos hijos,  Virginia María Luigia (1837-1838)  y  Icilio Romno Carlo Antonio Verdi (1838-1840) . Pero si Icilio nacía el 11 de julio de 1838 llenando de felicidad a los Verdi, pronto la desgracia llamaría a su puerta porque su hija Virginia moría apenas dos meses después , el 12 de agosto.  Ya antes de la muerte de su hija Giuseppe Verdi comenzaba a sentirse ahogado en Busseto. Dirigía la Sociedad Filarmónica y el Conservatorio, daba clases en él y también clases privadas y además trabajaba en la composición de su primera ópera, "Oberto, conde de San Bonifacio", aunque no encontraba quien la quisiera representar. Aunque en 1832 no había superado la prueba de acceso al Conservatorio de Milán, Verdi sabía que si quería tener una oportunidad como compositor debía abandonar Busseto y buscar su oportunidad en una de las capitales de la música en la península italiana, y ese lugar no era otro que la propia Milán. Es probable que la muerte de Virginia fuera lo que finalmente le empujó a tomar la decisión de establecerse en Milán y, como nos cuenta Fernando Argenta en su  obra "Los clásicos también pecan .  La vida íntima de los grandes músicos" que nos está acompañando a lo largo de éste recorrido por la vida de Verdi,iba a contar con el completo apoyo de su esposa "Margherita - escribe Argenta - apoyó con todas sus fuerzas las decisiones de su marido  y le alentó en aquellas que parecían más arriesgadas, todo en pro de su carrera artística y de su felicidad" Y no sólo con el apoyo de su esposa sino también podía contar con el de su suegro, el bueno de Antonio Barezzi, que les ayudaría económicamente para establecerse en  Milán. 


Retrato  póstumo de Margherita Barezzi (1814-1840) realizado por el pintor italiano Augusto Mussini (1870-1918) y que hoy puede contemplarse en el Museo Teatrale de la Scala de Milán. Margherita,hija del protector de Verdi, Antonio Barezzi, había comenzado su relación con el compositor en 1830 cuando Verdi se trasladó a vivir al hogar de los Barezzi, donde dio clases de música a los hijos de éste, entre ellos a Margherita que estudiaba canto y pianoforte.  El escritor , periodista y músico español Fernando Argenta nos describe así a la primera esposa de Verdi :
"Margherita era una mujer inteligente y guapa. De pelo rubio, recogido a la moda aunque en el retrato que se conserva de ella aparece morena. Tenía ojos de mirada brillante y algo pícara, su cara era atractiva. Poseía un agudo sentido del humor . Durante el tiempo que Verdi y Margherita estuvieron juntos ella apoyó  con todas sus fuerzas  las decisiones de su marido y le alentó en aquellas que parecían más arriesgadas"
(Imagen procedente de https://it.wikipedia.org)

Después de dejar al casi recién nacido  Icilio en Busseto,  llegan a Milán justo a tiempo para asistir a los festejos por la coronación del emperador Fernando I de Austria (1793-1875) que iba a recibir la corona  del reino de Lombardía  y Venecia. territoriso que ahora estaban bajo soberanía austriaca.  En la ciudad se encuentra uno de los grandes templos de ópera del mundo, la Scala de Milán, inaugurado en 1778. Desde 1829 el teatro era dirigido por el empresario Bartolomeo Merelli (1794-1879) y ese era el hombre al que Verdi esperaba convencer para que le diera una oportunidad y estrenara su "Oberto, conde de San Bonifacio". Gracias a la ayuda de unos amigos , finalmente logra que Merelli se interese por su obra y se comprometa  a representarla en el año 1839 Y además en el elenco iba a contar con una de las cantantes más conocidas de su tiempo, la soprano Giuseppina Strepponi (1815-1897) . Al parecer Merelli se convenció después de escuchar una conversación entre la propia Strepponi y el barítono Giorgio Ronconi (1810-1890) que alababan el trabajo de Verdi. Por cierto, que la Strepponi era en aquel tiempo amante de Merelli, lo que explica el peso que tenían sus opiniones en las decisiones del empresario. Me detendré más adelante a hablaros de ella porque iba a ser una persona clave en la vida de Verdi.  Parece que las cosas por fin van bien para los Verdi que se traen a su hijo desde Busseto . Ya estaba todo listo  para empezar los ensayos de la obra cuando el pequeño Icilio enferma y muere  el 22 de octubre de 1839 con apenas dos años de edad. Argenta recoge estas palabras de Verdi sobre la muerte de su hijo "Los médicos no pudieron diagnosticar la dolencia y el pobrecito se extinguió lentamente en brazos de su desesperada madre" Pese al dolor por la pérdida de su segundo hijo , los ensayos comienzan y la ópera "Oberto" será estrenada en La Scala el 17 de noviembre de 1839 donde el papel protagonista recayó en el barítono y amigo de Verdi, Ignazio Marini (1811-1873)  y su esposa Antonietta Marini Rainieri. No fue un gran éxito , pero tampoco un fracaso, pues alcanzaría las catorce representaciones, y  Merelli estuvo de acuerdo en comprometerse con Verdi para representar sus próximas tres óperas.


El Teatro de la Scala de Milán, uno de los grandes templos de la ópera de Italia que debe su nombre a la antigua iglesia de Santa María alla Scala que fue demolida durante la segunda mitad del siglo XVIII para erigir sobre su solar el nuevo teatro de ópera  diseñado por el arquitecto italiano Giuseppe Permarini (1734-1808) y que fue inaugurado el 3 de agosto de 1778 con la representación de la ópera "L´Europa riconosciuta" compuesta por el compositor italiano Antonio Salieri (1750-1824) hoy muy conocido gracias a la película "Amadeus" que recreaba una hipotética rivalidad con Wolfgang Amadeus Mozart (1756-1791) . La Scala sería el escenario donde iba a estrenarse la primera ópera de Giuseppe Verdi , "Oberto, conde de San Bonifacio" y donde siempre encontraría el apoyo de su empresario desde 1829, Bartolomeo Merelli y también fue el lugar donde conoció  su primer fracaso y el rechazo del público con el estreno de su segunda ópera "Un giorno di regno", concluida en el  debió ser el tiempo más triste de su vida después de la pérdida de su esposa e hijos. 
Sobre la importancia de la Scala en la historia de la música y en particular de la ópera son un fiel reflejo estas palabras del escritor francés Stendhal(1783-1842) publicada en 1816
" La Scala es para mi el primer teatro del mundo porque es el que proporciona a través de la música los mayores placeres. En cuanto a su arquitectura es imposible imaginar nada más grande, más solemne y nuevo"
Aunque personalmente debo confesar que cuando me hallé ante la fachada de la Scala de Milán me quedé algo sorprendido porque esperaba un edificio de mayores dimensiones . En todo caso lo mejor de la Scala siempre estuvo en su interior, en ese escenario donde se estrenaron algunas de las mejores óperas de la historia    
(Imagen procedente de lafotoolvidadadeayer.wordpress.com)

Verdi comienza a trabajar en su segunda ópera, "Un giorno di regno", "Un día de reinado", pero mientras la compone la muerte vuelve a llamar a la puerta del hogar de los Verdi para llevarse a su esposa. Marguerita Barezzi  , que fallece el 19 de junio de 1840 en Milán debido al parecer a una encefalitis. En apenas tres años Verdi había perdido a sus dos hijos y a su esposa, a la que amaba profundamente. Verdi rememoraría después la absoluta desolación que sintió en aquel momento  " El 19 de junio de 1840 un tercer féretro salió de mi casa.¡Estaba solo!¡Solo!"Verdi queda completamente abatido, incapaz de seguir trabajando y tiene que ser su leal amigo Antonio Barezzi el que se lo lleve consigo de regreso a Busseto para tratar de restablecer su ánimo. Pero Merelli insiste a Verdi para que cumpla su compromiso con La Scala y le entregue la ópera que estaba componiendo. A pesar de que Verdi está destrozado se pone al trabajo para concluir la ópera.. Según advierte Argenta, Merelli no lo hacía por el egoísmo de un empresario que pone su negocio por encima de cualquier otra consideración de índole sentimental, sino porque  estaba realmente preocupado por Verdi y temía que el dolor por la muerte de sus hijos y su mujer truncara para siempre su carrera artística. Eso quiere decir que Merelli ya había visto en él un talento por encima de la repercusión que tuvo su primera ópera. Verdi , un hombre que siempre quería cumplir sus compromisos, hace de tripas corazón, regresa a Milán y concluye la ópera, que , para complicar las cosas, tenía una temática cómica, lo menos apropiado para el espíritu sombrío que Verdi tenía en aquel momento. Así no es de extrañar que cuando "Un giorno di regno" se estrenó en La Scala el 5 de septiembre de 1840, menos de dos meses después de la muerte de Margherita, fuera un sonoro fracaso  y Verdi, que estaba sentado en el foso de la orquesta, tuvo que escuchar los abucheos del público . Años después recordaría aquel momento  "El mismo público que había aplaudido el Oberto maltrataba ahora la ópera de un joven enfermo, presionado por la prisa y con el corazón destrozado por una desgracia horrible!Todo eso era sabido , pero no sirvió de freno para su falta de cortesía"


Retrato de Bartolomeo Merelli (1795-1879) de autor desconocido. Merelli, natural de Bérgamo, se hallaba al frente de la dirección de La Scala desde 1829 y se mantendría en el puesto hasta 1850. Confió en Verdi casi desde un primer momento, cuando era un autor completamente desconocido que todavía no había estrenado ninguna de sus obras. Gracias a él pudo estrenar su primera ópera, "Oberto, conde de san Bonifacio" y a continuación se comprometió a representar  en La Scala las tres siguientes óperas de Verdi. Cuando el fracaso de su segunda ópera, " Un giorno di regno", y la muerte de su esposa e hijos hicieron que Verdi decidiera abandonar la música, Merelli supo convencerlo para que pusiera música a un nuevo libreto que llevaba por título "Nabucco". Aquella obra cambiaría la vida de Verdi y de nuestra cultura musical, porque muchas de las más bellas e importantes óperas de la historia saldrían del corazón y la cabeza de Verdi 
(Imagen procedente de musicascuola.mdl2.com)

Verdi se hace consciente entonces del destino de todo artista, siempre en manos del capricho del público, que tanto lo puede elevar a las alturas como hacerle descender a los infiernos "Nosotros - escribe Verdi - pobres zíngaros , charlatanes y todo lo que a usted le plazca, estamos obligados a vender nuestras fatigas , nuestros pensamientos y nuestros delirios a cambio de oro: el público por tres liras compra el derecho a silbarnos  o a aplaudirnos. Nuestro destino es resignarnos. ¡Eso es todo!" Y en ese momento Verdi decide abandonar la música "Con el alma destrozada por las desgracias que me habían abrumado, con el espíritu amargado por el fracaso  de mi ópera, me convencí  de que ya no debía  buscar consuelo en el arte y tomé la decisión  de no volver a componer jamás"  Cancela el contrato que tenía firmado con La Scala para otras dos óperas a pesar de los deseos de Merelli de seguir contando con él, pero Verdi se muestra inflexible en su decisión de dejar la música. Merelli lo acepta a regañadientes  pero le deja las puertas abiertas para su regreso "Escucha , Verdi - le dice Merelli - no puedo hacerte escribir a la fuerza . Mi confianza en ti no se ha visto afectada . ¿Quién sabe si un día decidirás ponerte de nuevo a escribir? En ese caso, bastará con que me avises dos meses antes del comienzo de la temporada y te prometo que la ópera que traigas la representaremos  ante el público" Y así se aparto de la música y casi de la vida social aunque seguía viviendo en Milán en un pequeño cuarto alquilado "Ni veía a nadie  ni nadie quería verlo - escribe Fernando Argenta - se había vuelto definitivamente taciturno y amargado. Se abandonó y llegó a tener la apariencia de un mendigo, de un alma en pena" Parecía que el gran Verdi nunca vería la luz y tendría un final oscuro, tal vez como organista en Busseto. Pero parece que el destino , o tal vez el buen Merelli, tenía otros planes para Verdi. 



Fotografía del poeta y libretista italiano Temistocle Solera (1815-1879) que también fue compositor y director de orquesta, pero su fama la adquiriría por ser el autor de los libretos de las primeras óperas de Verdi, desde la primera de ellas, "Oberto, conde de San Bonifacio"  en 1839 a su primer gran éxito que le puso en el panorama musical de Italia, "Nabucco", estrenada en 1842,   y otras tres óperas que se estrenarían sucesivamente en aquellos años de actividad frenética de Verdi en los que llegaría a estrenar doce óperas en diez años, "I Lombardi alla prima crociata" de 1843, Juana de Arco en 1845 y "Attila" en 1846. La colaboración entre ambos termino cuando en 1845 Solera viajó a España para trabajar en diferentes ciudades españolas. llegando a ser director del Teatro Real de Madrid en el año 1852
(Imagen procedente de https://es.wikipedia.org)

El mismo contaría como un día de invierno, cuando iba dando un paseo por una Milán bajo la nieve, se encontró con Merellí que le agarró del brazo y le contó que había tenido un percance. Disponía de un libreto de Temistocle Solera (1815-1878) , que había sido también el autor de libreto de la primera ópera de Verdi, "Oberto". El caso es que según Merelli el libreto era extraordinario pero el compositor que tenía que ponerle música se había echado atrás  "Imagínate - le contaba Merelli a Verdi - un libreto de Solera. ¡Soberbio!¡Magnífico!¡Extraordinario! Con situaciones dramáticas esplendidas, lleno de interés y de poesía de calidad!"  pero el compositor en cuestión  "dice que el libreto es imposible" y entonces le propone a Verdi que lo lea , a lo que éste responde "¿Qué diablos quieres que haga con él? No tengo ningún interés en leer libretos"  Pero Merelli no se rinde "Supongo que no te morderá . Léelo y luego me lo devuelves"  Verdi no lo quería aunque se lo lleva a casa. Recuerda lo que sentía en ese momento "Mientras iba caminando hacia casa me sentía dominado por una especie de malestar indefinible, una tristeza profunda, una angustia terrible se apoderaron de mi corazón"  Nada más llegar a casa lo tira sobre la mesa y según Verdi quedó abierto por azar en una página  donde pudo leer este verso "Va, pensiero, sull´alli dorate" (Vuela, pensamiento, sobre alas doradas")  Añade Verdi que después leyó los versos siguientes   y "quede muy impresionado, pero firme en mi decisión de no volver a componer , traté de dominarme. Cerré el libro y me fui a la cama.¡Inútil!" En efecto, aquellos versos no se le iban de la cabeza   y finalmente "me levanté y leí el libreto no una vez sino dos y tres , de tal manera que a la mañana siguiente podía decir que me sabía el poema de Solera de memoria" Sigue dudando aunque creo que ya en aquel momento sabía que tenía que poner´su música a aquellos versos  "Era el otoño de 1841- sigue contándonos Verdi- , y recordando la promesa de Merelli  fui a verle para comunicarle que había terminado "Nabucco"


Litografía de Giuseppe Verdi por Roberto Focosi (1806-1862) realizada a comienzos de la década de 1840 cuando la vida de Verdi, a quien no le gustaban demasiado los compromisos sociales, comenzó a sentir los efectos del éxito arrollador de Nabucco convirtiéndose en un hombre de moda. Así nos lo cuenta Fernando Argenta 
"La vida de Verdi cambió por completo (se refiere a raíz del éxito de Nabucco en 1842) . Todo el mundo quería conocer al famoso compositor, los grandes salones de Milán se abrieron para él y, aunque no había cosa que odiara más, tuvo que llevar una intensa vida social"
Y parece que el éxito también sirvió para sanar la profunda herida que había dejado la muerte de Margherita y los años siguientes se caracterizan por una cierta efervescencia amorosa
"Eran muchas las jóvenes que caían a los pies del joven y ya famoso maestro - sigue relatándonos Argenta con su habitual sentido del humor - y Verdi, que a pesar de su seriedad no era ningún puritano, sucumbía en más de una ocasión a los encantos de alguna dama"
Conoceremos a algunas de ellas un poco más adelante  aunque poco se sabe con certeza de sus pasiones amorosas de estos años pues fue siempre muy celoso de su vida privada   
(Imagen procedente de http://www.ricordicompany.com/)

Así se titulaba aquella ópera, la tercera que componía Verdi Había problemas para encontrar una fecha para su estreno, Merelli ya tenía comprometida la temporada  y además toda ella con obras nuevas y era un gran riesgo empresarial añadir otra ópera nueva más y de un autor casi desconocido. Verdi insistió , incluso le escribió una carta un tanto destemplada a Merelli , recordando al empresario su promesa , algo que no era necesario porque Merelli apreciaba de corazón a Verdi y hacía todo lo posible por ayudarle y , en realidad, había sido él quien sacó al compositor de su retiro. Finalmente, a finales de febrero de 1842 comenzaron los ensayos de Nabucco   y ya desde ese momento comenzó a intuirse que "Nabucco" no sería una obra más.El crítico e historiador de la música  Arthur Pouguin (1834-1921) , autor en 1886 de "Verdi: historia anecdótica de su vida y de sus obras " escribe sobre aquellos ensayos "Durante los ensayos  el teatro estaba, por así decir, revolucionado por una música de la  que hasta entonces no se tenía ninguna idea. El carácter de la partitura  era tan nuevo, tan desconocido , el estilo tan rápido, tan insólito , que el estupor era general y cantantes, coros , orquesta,al oír aquella música, mostraban un entusiasmo extraordinario" Literalmente la música de Verdi paralizaba a todos los que estaban  trabajando en el teatro " Empleados, operarios , pintores, encargados de las luces y maquinistas, electrizados por lo que oían, dejaban sus obligaciones para asistir, con la boca abierta, a lo que se hacía en el escenario"  Y por encima de todo sobresalía un coro en el que los cantantes entonaban los versos que aquella fría noche de invierno  se mostraron por causalidad a los ojos de un Verdi que había arrojado el libreto sobre la pesa, tal vez pensando incluso en destruirlo, el  "Va, pensiero, sull´alli dorate". Cuando el coro empezó a cantar el tiempo pareció detenerse  en La Scala, un silencio que casi parecía físico y que sólo la música y las voces tenían poder para romper. Creo que debió ser como un instante congelado en el tiempo, el aliento contenido, la emoción desatada y cuando la última nota suspendida en el aire dejó de vibrar  " Prorrumpieron  en el aplauso más ruidoso que yo haya oído nunca - recordaba Verdi- , gritando "Bravo, Bravo, viva il maestro" y dando golpes con sus  herramientas en la tarima." Y como Verdi reconoce, fue entonces cuando reconoció su destino "En aquel momento, supe lo que me reservaba el futuro".

VA PENSIERO DEL NABUCCO DE GIUSEPPE VERDI 

No he seleccionado ningún fragmento de sus primeras dos óperas porque hoy apenas son representadas y no sobresale ninguno de sus fragmentos en particular. Pero en "Nabucco"  encontramos la primera de sus obras que  es conocida incluso por aquellos que nunca pisarán un teatro de ópera ni les gusta ésta expresión musical, y eso es lo que la hace universal. Escuchando éste Coro de Esclavos,  que canta el pueblo judío deportado a Babilonia después de que Jerusalén  y el Primer Templo de Salomón fueran conquistados y destruidos por el rey babilonio Nabucodonosor II hacia 586-586 a. C , es imposible sustraerse a la emoción de las voces y la música, porque no sólo habla de aquella historia que sucedió hace más de dos mil quinientos años, sino también de sentimientos y emociones comunes a todos, la melancolía, el dolor por la pérdida, la añoranza del hogar, de la tierra natal, de los seres queridos, pues yo creo que parte de la emoción del Va Pensiero surge del dolor que todavía sentía Verdi en su interior por la pérdida de su familia . Fijaos en la  emoción de los intérpretes, muchos al borde de las lágrimas. Es fácil imaginar lo que debieron sentir  los trabajadores en el teatro de La Scala , cuando escucharon por primera vez entonar el Va Pensiero durante los ensayos de Nabucco . Cuando concluyó la interpretación, todavía conmovidos, gritaron  "Bravo, bravo, viva il maestro" 





"Nabucco"  se estrenará el 9 de marzo de 1842 en La Scala con Giuseppina Strepponi , la célebre cantante amante de Merelli, y el barítono Giorgio Ronconi (1810-1890) en los papeles protagonistas. El éxito fue absoluto. Verdi escribió "Nabucco nació con buena estrella pues todo lo que podría haber ido en su contra resultó en su favor."  Merellí apenas tenía presupuesto para la nueva ópera y tuvieron que hacer uso de vestuario y decorados viejos, pero incluso eso fue un éxito "El raído vestuario  con unos retoques hábiles adquirió aspecto espléndido, los viejos decorados retocados por el pintor  Perroni producían una impresión extraordinaria , y sobre todo la primera escena , que representaba el templo, provocó tal entusiasmo que el público estuvo aplaudiendo por lo menos diez minutos"  Verdi concluye "Esta obra supuso el verdadero  comienzo de mi carrera artística" Al éxito de la ópera contribuyó , además de la belleza de su música, la situación política donde a la tradicional división de  Italia en diferentes estados , se unía ahora el dominio del norte de la península italiana por parte de los austriacos. Su número más celebrado era el coro de los esclavos judíos que cantan a su lejana patria desde  el  exilio en Babilonia, después de que el rey babilonio Nabucodonosor II (hacia 630-562 a. C)  conquistara Jerusalén y destruyera el Templo de Salomón entre 587  y 586 a. C , llevándose consigo a buena parte del pueblo judío deportado a Babilonia. El "Va pensiero" no tardó en convertirse en un himno patriótico para los partidarios de la independencia y  unificación de Italia que se identificaban con aquel pueblo hebreo en el exilio que cantaba "¡Oh, patria mía , tan bella y perdida!" Verdi ya se había convertido en un compositor famosos y reconocido en toda Italia  y ahora comienza una actividad frenética que le llevará a componer doce óperas en apenas diez años.Su vida en estos años es casi una sucesión continua de viajes a las diferentes ciudades donde se preparan  producciones de sus óperas. 


Fotografía del escritor y libretista italiano Francesco María Piave (1810-1876) , director del teatro de ópera de La Fenice en Venecia al tiempo que también colaboraba con la Scala de Milán. A partir de 1843 comenzará a  escribir obras para Verdi , la primera de ellas "Ernani" inspirada en un drama del gran escritor francés Victor Hugo (1802-1885) y que sería estrenada el 9 de marzo de 1844 en La Fenice. Entre las óperas que escribirá Piave para Verdi se encuentran algunas de sus obras más conocidas  como Rigoletto en 1851 , La Travita en 1853, Simon Boccanegra en 1857   y  La Forza  del destino en 1862 de las que os hablaré más adelante. Piave admiraba a Verdi y cuando le reprochaban que siempre cedía a las exigencias del compositor a la hora de escribir sus libretos se limitaba a  responder:
"Lo quiere así el maestro y  basta"
(Imagen procedente de http://members.xoom.virgilio.it/)
Pero  vamos a detenernos un momento porque no todo es trabajo en la vida de Verdi donde también hay un espacio para el amor. o al menos para algunas relaciones afectivas. Fernando Argenta cita a tres mujeres en la vida de Verdi en el período de 1842 a 1845. Una de ellas sería la condesa  Emilia Morosini (1804-1875), ardiente partidaria  del "Risorgimento", nombre que se daría a la causa de la unificación italiana , que organizaba tertulias en su residencia,al modo de los salones parisinos , y allí acudía con frecuencia Verdi  Separada, con seis hijos y nueve años mayor que Verdi , parece que entre ambos hubo algo más que una estrecha amistad que se  mantendría con el tiempo , al menos a tenor de estas líneas que recoge Argenta dirigidas por Verdi a la condesa "Sigo estando lleno de amor, de pasión , de ardor, completamente loco por usted ...¡Cuantas cosas me gustaría decirle!" Otra de las mujeres que entraría en la vida de Verdi en estos años  fue también de la aristocracia,  Giuseppina Appiani, de la que Argenta nos cuenta que "era hija de un conde, viuda con seis hijos  y unos dieciséis años mayor que Verdi" y además hay que añadir que era también amante de otro gran compositor de ópera, Gaetano Donizetti (1797-1848), al que Verdi había conocido en Viena cuando Donizetti estaba preparando allí una representación de Nabucco. En una carta escrita en enero de 1844 Donizetti mostrará su admiración por el joven Verdi "Mi tiempo de preeminencia ha terminado. Y yo me siento muy, muy feliz de ceder mi lugar a gente de talento como Verdi" En la época en que está con Appiani, Verdi estrena el 11 de febrero de 1843 en La Scala  "I Lombardi alla prima crociata","Los lombardos",  de nuevo con libreto de Temistocle Solera  y cuya partitura Verdi dedicó a la duquesa de Parma, María Luisa de Habsburgo -Lorena (1791-1847) , que fue la segunda esposa de Napoleón Bonaparte (1769-1821) y a la  que después de la derrota de su esposo  se le concedió el ducado de Parma hasta su muerte . La duquesa fallecía en diciembre de 1847  apenas unas semanas antes del estreno de I Lombardi


Retrato de la condesa Clara Maffei realizado por el pintor italiano Francesco Hayez (1791-1882). . Nacida en Bérgamo, era hija de una familia de la aristocracia .Casada en 1832 con el poeta Andrea Maffei a partir de 1834 , abrió sus salones para  que se reunieran en él artistas, intelectuales , , músicos, poetas  para hablar de arte pero también de política, pues tenían en común sus simpatías por el Risorgimento, el movimiento que luchaba por  la independencia y unidad de Italia. Verdi se haría amigo de  Clara y de su esposo Andrea ambos a partir de 1842, tras el éxito de Nabucco   Mujer inteligente, discreta , muy culta , no llegará a existir una relación amorosa entre Verdi y Clara pero si una amistad que se prolongaría hasta la muerte de Clara  y Verdi se convirtió en un apoyo crucial para Clara cuando se separó de Andrea
(Imagen procedente de www.bergamopost.it)

Si Nabucco había sido su primer gran éxito, I Lombardi le confirmó como una de las grandes figuras de la ópera de su tiempo, aunque en una carta que escribe Verdi a Appiani desde Venecia donde fue a supervisar el estreno de I Lombardi  en La Fenice , el teatro de ópera de Venecia. Con fecha del 26 de diciembre de 1843 escribe a  Appiani "I Lombardi ha sido un gran fiasco, de esos fiascos que son históricos."  Parece que la señora Appiani era bastante absorbente y Verdi terminaría cortando con esta relación.  Otra de las damas que se rumorea que ocupó el corazón de nuestro protagonista en estos años fue la joven soprano Erminia Frezzolini (1818-1884) que era una de las cantantes que participaron en el estreno de "I Lombardi " en Milán , que además estaba casada con otro cantante de ópera. Sin embargo, al margen de los rumores, no hay pruebas que demuestran que hubo más entre ambos que una amistad. y mutua admiración La que si sería una gran amiga durante toda su vida y nunca se convirtió en pasión amorosa fue la condesa Clara Maffei (1814-1886) esposa del poeta Andrea Maffei (1798-1885). Entre ambos siempre existiría una estrecha amistad y Verdi fue un gran apoyo para Clara cuando su matrimonio con Andrea se rompió. Ella también tenía un salón al que acudían intelectuales y artistas de Milán y era una ferviente partidaria del Risurgimento. De ella escribe Argenta que "era una mujer culta , inteligente y de un pensamiento  político muy cercano a Verdi  que le enriqueció mucho culturalmente  y que sería su confidente ,consejera  y su más querida y fiel amiga durante el resto de su vida" Pero la mujer que realmente iba a llenar el vacío que había dejado Margherita con su muerte, fue una vieja conocida, la soprano que había cantado en el estreno de Nabucco y que era amante de Merelli, Giuseppina Strepponi. Ella se convertiría en la mujer de su vida, una mujer que había tenido una vida muy difícil y que en la segunda mitad de los años cuarenta ve como  su carrera como cantante declinaba ante el cada vez más evidente  desgaste de su voz. Pero eso lo veremos en la tercera parte de éste relato sobre la vida del gran genio italiano de la ópera,, donde la historia  del compositor se confundirá  la historia de Italia. 

Enlace con la primera parte de Giuseppe Verdi: Música y humanidad:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/03/grandes-compositores-giuseppe-verdi.html

Enlace con la tercera  parte de Giuseppe Verdi: Música y humanidad:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/03/grandes-compositores-giuseppe-verdi_22.html


Enlace con la cuarta  parte de Giuseppe Verdi: Música y humanidad:

http://chrismielost.blogspot.com.es/2016/03/grandes-compositores-giuseppe-verdi_28.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost



Famosos