viernes, 3 de abril de 2015

EL "CHINO GORDON" Y LA REVUELTA DEL MAHDI: EL ASEDIO DE JARTUM ( TERCERA PARTE)

Ya vimos  en las partes que preceden a esta tercera y última entrega sobre la vida de Charles George Gordon (1833-1885), como en septiembre de 1881 se producía un golpe de estado dirigido por el coronel egipcio Ahmed Arabí(1841-1911) , resultado del creciente malestar que las injerencias europeas en el gobierno de Egipto provocaban entre los egipcios. Las deudas contraídas por el jedive Ismail Pachá(1830-1895) hizo que las potencias europeas forzaran su destitución para ser reemplazado por su hijo Muhammed Tewfik Pachá (1852-1892) que  no era más que un gobernante títere en manos de los auténticos gobernantes , los británicos. Ya sabemos que aunque en principio Inglaterra quiso mantener al margen, ya que su primer ministro , el liberal William Gladstone(1809-1898) , no era partidario de implicar a Gran Bretaña en un nuevo conflicto en esa región, pero la amenaza proferida por Arabi de volar el Canal de Suez dejó a Gladstone sin más salida que la intervención militar que se llevó  en julio de 1882 y para el 14 de septiembre Arabi ya había sido detenido y el poder quedaba en manos de Inglaterra, pero como se temía Gladstone, la posición del jedive Tewfik era tan débil que Inglaterra no tendría más remedio que hacerse cargo de la situación y permanecer en Egipto y ello significaba también preocuparse por lo que sucedía en las tierras del sur, Sudán, conquistadas para el jedive por los británicos Samuel White Baker (1821-1893) primero y después por nuestro Charles George Gordon que en enero de 1880 abandonaba Egipto por sus desavenencias con el encargado de controlar las finanzas egipcias, el diplomático Evelyn Baring (1841-1917). Apenas unos meses antes de que se produjera el golpe de estado de Arabi, algo sucedía en el sur que de momento no llamaría la atención de los británicos pero que más adelante se convertiría en una amenaza  directa a sus intereses en la zona. 


The Mahdist State, 1881-98, modern Sudan.png
Este mapa, aunque muy esquemático, nos servirá porque vienen señalados algunos nombres que encontraremos a lo largo de esta última parte de la historia, Jartum(khartoum en el mapa) la actual capital de Sudán y que también entonces era la principal población del Sudán Anglo Egipcio, Omdurman,  donde se libraría una de las últimas batallas de la guerra contra el estado creado por el Mahdi o el oasis de Abu Klea donde también tendría lugar otra batalla entre británicos y seguidores del Mahdi. La localidad que aparece con el nombre árabe de Al Ubayyid es a la que yo me refiero en el artículo con el nombre de El Obeid, la otra gran población que había en Sudán en esta época . La línea que veis marcada con puntos delimita el territorio  que llegaron a controlar los seguidores del Mahdi en su momento de máxima expansión hacia 1891, seis años después del que el Mahdi muriera. También podéis ver los dos cursos del Nilo, el Nilo Blanco procedente del Lago Victoria (que queda fuera del mapa) y el Nilo Azul que nace en el lago etíope de Tana. Este territorio con temperaturas que superan con facilidad los 40ºC y con escasas lluvias será el escenario de una lucha cruenta que se prolongaría casi veinte años (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

¿Cual era la situación en aquel Sudán que ahora era una provincia de Egipto?El autor español Javier Reverte(1944) nos lo cuenta en su obra "Los caminos perdidos de África"  "Había miseria, hambre, esclavitud y desesperación. Los funcionarios egipcios  robaban a manos llenas, los impuestos eran cada año más gravosos, las mujeres más hermosas del país iban, desde muy niñas, iban a parar a los serrallos de los altos cargos egipcios. Los egipcios saqueaban, violaban y asesinaban y luego estaban los sudaneses que controlaban el mercado de esclavos y forjaban sus fortunas comerciando con la carne de sus compatriotas"  Con razón había dicho en una ocasión Gordon refiriéndose a Sudán que "El gobierno de los egipcios  en estos lejanos territorios no ha sido otra cosa que uno de los peores latrocinios que pueden ser descritos" y sobre los soldados egipcios que se hallaban desplegados en aquel territorio escribía el que en el futuro sería primer ministro de Gran Bretaña, Winston Churchil (1874-1965) y que también tomo prestado de la obra de Reverte "Los oficiales egipcios se distinguían  al mismo tiempo por su incapacidad pública y su mal comportamiento privado. La mala reputación del Sudán y su clima insano desaconsejaban ir a aquellas remotas regiones a los más capaces y educados y ninguno que pudiera evitarlo  viajaba al sur" Es decir, a Sudán acudía lo peor del ejército egipcio , como sigue contándonos Churchill "Muchos eran vagos y borrachos. La mayoría tenían harenes de mujeres del país. Casi todos eran deshonestos. Y todos ellos indolentes e incapaces" y concluye "Su entrenamiento era imperfecto, su disciplina relajada, su coraje escaso"  Sólo hacía falta una chispa para que todo el descontento acumulado por la población debido a los constantes abusos que sufría por parte de los egipcios estallara en una revolución. 


Muhammad Ahmad al-Mahdi.jpg
Creo que no debe haber ninguna fotografía del Mahdi, si la hay no la he podido encontrar y sólo he hallado este dibujo . Javier Reverte nos deja esta descripción basada a su vez en el relato del militar austriaco Rudolf Carl von Slatin (1857-1932) al que Gordon  había nombrado gobernador de Dafur, como veíamos en la segunda parte , y que después pasaría mucho tiempo prisionero del Mahdi
"Era de media estatura, ni grueso ni delgado, de piel ligeramente morena, nariz aguileña, labios bien trazados, huellas de una antigua viruela en la cara, una línea de barba escasa  en las mejillas y pequeña perilla. Siempre se mostraba amable. Sonreía cuando prescribía las más brutales torturas contra alguien que hubiera blasfemado o tomado un trago de licor . Era una sonrisa armada de cuchillo"
Otro europeo que estuvo cautivo del Mahdi, el religioso austríaco Joseph Ohrwalder (1856-1913), que pasaría diez años en manos de los seguidores del Mahdi hasta que logró escapar describiría  al Mahdi haciendo referencia al magnetismo de su personalidad que le sirvió para ganar con tanta rapidez muchos seguidores
"Su apariencia era extrañamente fascinante. Era un hombre de fuerte constitución, oscura tez y en su rostro siempre había una sonrisa. Su modo de conversar era en extremo agradable y dulce"
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org ) 

Y ahora tenemos que irnos un poco más atrás en el tiempo, y acercarnos a un lugar próximo a la ciudad de Dongola, una localidad construida en la orilla oriental del Nilo. En una isla situada en el Nilo y cerca de Dongola nacía en 1844  el hijo de un constructor de canoas. Aquel niño era Muhammad Ahmad bin Abd Allah (1844-1885). La familia era muy pobre . Mientras sus hermanos se prepararon para continuar el oficio de su padre desde muy pequeño Muhammad Ahmad mostró una mayor inclinación por los estudios religiosos, algo singular en alguien de su posición social,  y se preparó con diferentes maestros , entre ellos el jeque Muhammad Sharif  con quien estaría viviendo siete años  dando muestras de una fe profunda. Mientras , en 1870 su familia se trasladaba a la isla de Aba, en el Nilo Blanco (el curso del Nilo procedente del Lago Victoria para distinguirlo del Nilo Azul que procede del Lago Tana en Etiopía). Muhammad Ahmad acompañó a su familia   y allí decidió construir una mezquita e impartir clases basadas en las enseñanzas del Corán. , haciendo hincapié en la necesidad de practicar el ascetismo y la pureza.Y tuvo éxito.Cada vez más gente acudía a escuchar sus enseñanzas , hasta el extremo que años más tarde, en 1878 , quien había sido su mentor, Muhammad Sharif, se enfrentó con él tal vez celoso por el éxito del que años antes fue su discípulo. Después de la ruptura definitiva con Sharif, se unió a otro grupo musulmán rival de Sharif y dirigido por el jeque Sheikh al -Qurashi. que acogió con entusiasmo al joven predicador.  que ya tenía gran fama entre los sudaneses. Cuando el jeque muere en 1878  sus seguidores eligen a Muhammad Ahmad como líder y entre ellos está Abdallahi bin Muhammad, al que a partir de ahora llamaré sólo Abdallahi, que se da cuenta del magnetismo de la personalidad de Muhammad Ahmad y la capacidad que tiene de arrastrar a la gente con su palabra. 
Fotografía  de la confluencia de los ríos Nilo Azul y Nilo Blanco (aunque aquí sea imposible apreciar la diferencia) formando el Gran Nilo que seguirá su recorrido hacia Egipto. El Nilo Azul procedente del Lago Tana en Etiopía aporta casi el 80% del caudal del río mientras que el Nilo Blanco que nace en el Lago Victoria apenas aporta el 20% restante
 El puente que se puede apreciar en el centro de la imagen es el que une Jartum con Omdurmán un lugar donde, según relata Reverte, no es posible detenerse porque las autoridades sudanesas lo prohíben ya que le dan un importante valor estratégico .Por estas aguas surcaban hace  ciento treinta años los vapores que enviaba Gordon para buscar suministros de comida para Jartum cuando se hallaba asediado por las tropas del Mahdi
(Imagen procedente de https://elmiradordedonfrenando.wordpress.com )


Nos cuenta Javier Reverte que Abdallahi odiaba profundamente a los egipcios y tal vez viera en Muhammad Ahmad la persona adecuada para unir a los sudaneses contra sus invasores . Lo cierto es que un día entró en trance delante de Muhammad y le dijo "Tu eres el Mahdi, el Esperado, el hombre que había de venir, como Mahoma, a liberar a nuestro pueblo, en tiempos de desdicha y de vergüenza" Os preguntaréis ¿qué es el Mahdi? En las palabras de Abdallahi ya tenemos parte de la respuesta, es el equivalente al Mesías bíblico, el descendiente del rey David anunciado por los profetas hebreros que vendría a liberar al pueblo de Israel de la dominación extranjera  y que luego el cristianismo adoptaría considerando a Jesucristo como el Mesías definitivo mientras los judíos siguen esperando su llegada. En el caso del mundo musulmán hay dos definiciones del Mahdi según se trate de musulmanes sunníes o chiíes, pero en Sudán el sunismo es seguido por la mayoría de la población por lo que veremos el concepto sunní del Mahdi. Para ellos el Mahdi vendrá antes del fin de los tiempos  y su llegada será el anuncio del establecimiento de una sociedad islámica perfecta que precederá  al equivalente al Día del Juicio Final cristiano que los musulmanes denominan Yaum al-Qiyamah o Día de la Resurrección , cuando todos los seres humanos resucitarán para someterse a ese juicio final. Es decir, el Mahdi sería el comienzo de una edad de oro  previa al Juicio Final, lo que parece  guardar relación con el reino de los mil años de paz antes del Juicio Final anunciado en el Apocalipsis de San Juan "Y vi las amas de los que habían sido decapitados por causa del testimonio de Jesús y de la Palabra de Dios  y a cuantos no habían adorado a la bestia ni su imagen, ni habían recibido la marca en la frente ni en la mano. Y revivieron y reinaron con Cristo por mil años" (Apocalipsis 20,4-5).


Fotografía tomada mucho tiempo después de los hechos que os estoy narrando, pues se trata de un seguidor del Mahdi, los llamados Ansares (que significa "seguidor "en árabe) tomada en 1936, y que nos sirve para ver el uniforme que fue diseñado por el propio Muhammad Ahmad para sus seguidores y que nos escribe así Javier Reverte: 
"Una camisa blanca de algodón, el jibah (se refiere a la prenda que lleva sobre la camisa) con parches geométricos de colores por lo general azules y rojos, en la espalda, el pecho y los hombros; y un pantalón también blanco que dejaba al aire los tobillos. Los ansares iban al principio descalzos  y después calzaron sandalias ligeras y se cubría el cráneo pelado al cero con  un turbante blanco"
Estos uniformes junto con otros objetos relacionados con el Mahdi se pueden ver en el museo que hay junto al Mausoleo del Mahdi en Omdurmán, localidad que se encuentra junto a Jartum. (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)

Fuera como fuese parece que la visión de Abdallahi convenció a Muhammad Ahmad  que el 29 de junio de 1881, apenas tres meses antes del golpe de estado de Ahmed Arabi, se proclamaba Mahdi, el Enviado, el hombre que liberaría a los sudaneses de la tiranía extranjera. Como escribe Reverte "Muhammad aportaba  el magnetismo personal, mientras que Abdallahi  era el político práctico, el estratega y el general  del embrión de un ejército" Ya contaba con miles de seguidores, a los que se denominaba "ansares" que en árabe significa precisamente "seguidores",  sobre todo en la región de Kordofran, en la zona central de Sudán y alrededor de Jartum , donde se encontraba al frente del gobierno.Los ulemas , palabra árabe que significa "erudito" y que  se utiliza para designar a los estudiosos  de las leyes del Islam ,criticaron a Muhammad Ahmad y negaron que fuera el Mahdi, pero el pueblo no entraba en estos debates teológicos  y veía en Muhammad la esperanza  de un cambio de su situación , la ilusión de un nuevo tiempo ,y por eso el número de  sus seguidores crecía sin cesar, hombres que "habrían se seguirlo hasta la muerte si él lo pedía - escribe Reverte - pero que no sabían pelear ni contaban con arma de fuego" El gobernador de Jartum decidió entrar en acción y detener aquello  y después de tratar de hacer entrar en razón al Mahdi sin éxito organizó una expedición militar que no debería haber tenido problemas para  acabar con aquel grupo sin preparación. Pero subestimaba la fuerza que puede dar a una multitud el convencimiento de estar siguiendo a un elegido por Dios. El Mahdi llamó a la Jihad, a la guerra santa. Un par de centenares de soldados egipcios  se dirigieron a la isla donde se encontraba el Mahdi, la isla de Abba en medio de las aguas del Nilo. con el objetivo de capturarlo y llevarlo a Jartum, pero no iba a ser tan sencillo. 


Fotografía del primer ministro británico y líder del Partido Liberal  William Gladstone  toma en 1884  en plena crisis del Sudán anglo egipcio, cuando tomó la decisión de enviar a Charles Gordon a Sudán. aunque Gladstone siempre fue reticente a implicarse primero en los problemas políticos de Egipto y después en Sudán por la revuelta del Mahdi. En Egipto Inglaterra no tuvo más remedio que quedarse  porque las deudas  del estado egipcio  no le permitían valerse por sí solo  y el riesgo de nuevas rebeliones como la de Ahmed Arabi, cansados de las injerencias extranjeras, era una amenaza constante sobre el Canal de Suez, de un valor estratégico clave para el Imperio Británico , ya que era la vía que la comunicaba con India, su Joya de la Corona. . En cierto sentido, Inglaterra se había quedado presa de Egipto
 Gladstone sentía incluso simpatías por los mahdistas ya que sabía que la rebelión estalló por el maltrato que recibían por parte de los egipcios y diría
"Es un pueblo que lucha por ser libre y que lucha con razón"
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )  

A pesar de estar armados sólo con cuchillos y lanzas, los seguidores del Mahdi ofrecieron una feroz resistencia y aunque el propio Mahdi fue herido , logró escapar junto a muchos de sus seguidores para buscar refugio en las zonas montañosas de Kordofan.. Se envió una nueva expedición formada por mil cuatrocientos soldados egipcios  pero fueron aniquilados en una emboscada  el 9 de diciembre de 1881  y ya en la primavera de 1882 se organizó otro ejército de cuatro mil hombres bien armados con el que las autoridades egipcias esperaban terminar con aquel problema que ya estaba comenzando a ser algo preocupante. Pero aquel ejército fue sorprendido mientras dormía la madrugada del 7 de junio de 1882 por los hombres del Mahdi y todos ellos murieron degollados . Después de éste éxito que además proporcionó a los seguidores del Mahdi las armas de las que carecían, éste hizo un llamamiento general "Yo soy el Mahdi, el sucesor de Mahoma. Dejad de pagar impuestos a los infieles turcos (a los egipcios los llamaban turcos porque estaban subordinados, al menos sobre el papel, al Imperio Otomano), y todo el que encuentre a un turco , que lo mate, porque los turcos son ateos" En los meses siguientes todas aquellas  pequeñas guarniciones que en su día fundaron primero Samuel Baker y después Charles Gordon, fueron ocupadas por las tropas del Mahdi. Una vez más el primer ministro británico  William Gladstone se veía en la tesitura de tener que intervenir aunque contra su voluntad, porque muchos británicos consideraban que la rebelión sudanesa  era una causa justa debido a la tiranía ejercida por los egipcios, pero se corría el peligro de que el Egipto construido por Mehmet Alí quedara destruido iniciando un periodo de inestabilidad e incertidumbre que no convenía a las potencias europeas, más teniendo en cuenta que allí se encontraba el Canal de Suez.
William Hicks Pasha.jpg
Grabado del coronel William Hicks, un veterano de la India y Etiopiía que  en la primavera de 1883 tenía como misión liberar a la segunda población más importante de Sudán, El Obeid,  de las fuerzas  del Mahdi  que la asediaban. Durante el camino  a Jartum, tuvieron un primer encuentro con  los mahdistas  el 29 de abril . Hicks dispuso a sus hombres con la tradicional formación de cuadro  y gracias al uso de su artillería y de las ametralladoras pudo repeler el ataque dejando  sobre el campo de batalla quinientos muertos de los mahdistas por sólo siete bajas del ejército de Hicks. Pero Hicks ya sabía que los hombres que le acompañaban no estaban capacitados para grandes empresas y aunque pidió refuerzos al gobierno de El Cairo que estuvieran mejor preparadas no se atendió su solicitud y el ejército con el que saldría de Jartum para liberar El Obeid era, según palabras del futuro primer ministro inglés Winston Churchill "Quizás el peor ejército enviado nunca a una guerra"  Hicks lo pagaría con su vida y la de sus hombres (Imagen procedente de   http://en.wikipedia.org )


No envió tropas pero si a un alto oficial que se encargara de dirigir una expedición de castigo. La responsabilidad recayó sobre el coronel William Hicks (1830-1883) un veterano que había servido en India en 1849  y en una campaña en Etiopía en 1868. Mientras Hicks organizaba la expedición  los hombres del Mahdi asediaban la segunda población en importancia de Sudán, El Obeib,  fundada en 1821 por Mehmet Alí  (hacia 1769-1849) casi al mismo tiempo que Jartum, y situada al suroeste de ésta última y al oeste del Nilo, en un territorio de escasas lluvias y donde la temperatura supera con frecuencia los 40ºC.  Hicks se dirigió allí con sus tropas  y por el camino derrotó a un ejército del Mahdi que salió a su encuentro , infligiendo así la primera derrota a los rebeldes. Pero mientras, el Mahdi  había entrado en enero de 1883 dentro de El Obeib pasando a cuchillo a toda la guarnición que la defendía. , se quedaron con todas las armas y municiones y no corrió mejor suerte la población civil , pues los hombres fueron esclavizados mientras que sus mujeres pasaron a engrosar los serrallos. Parece que en éste tiempo el Mahdi había comenzado a olvidar el ascetismo y la búsqueda de la pureza que le inspiraba en sus primeros años y según nos cuenta Javier Reverte "la selección de las mujeres  era la parte favorita del Mahdi que solía elegir niñas" y a continuación iba Abdallahi y así hasta llegar al ejército.   Mientras tanto, Hicks , consciente de la mala preparación de los soldados egipcios en Sudán, pidió a El Cairo refuerzos con soldados bien entrenados , pero estos refuerzos le fueron negados. Aunque sus tropas estaban compuestas por  "siete mil infantes , catorce piezas de artillería, seis ametralladoras y cinco mil quinientos camellos" como nos lo describe Javier Reverte, en realidad el valor real de aquellas fuerzas era muy pequeño por su falta de disciplina , motivación y preparación. A todo ello había que sumar que el Mahdi contaba con un ejército de más de cincuenta mil hombres, cinco mil jinetes y con miles de ellos armados ya con armas de fuego que habían arrebatado a los soldados egipcios en las diferentes victorias que obtuvieron en los mese anteriores.  Los dos desiguales ejércitos se enfrentaron el 5 de noviembre de 1883 Dejaré que Javier Reverte nos la describa: 


Fotografía de Charles George Gordon con el uniforme del ejército egipcio. . Sobre la personalidad de Gordon  escribe Winston Churchil  en su libro sobre la guerra de Sudán  "La guerra del río" :
"Un tipo sin comparación  en los tiempos modernos  y con pocos parecidos en la historia. Sus comportamientos eran caprichosos e inciertos , sus pasiones violentas  sus impulsos súbitos  e inconsistentes. El enemigo mortal de la mañana se convertía  en un aliado de confianza antes del atardecer. Al amigo que amaba hoy, lo odiaba mañana. Un temperamento de naturaleza neurótica"
Javier Reverte también cita al escritor y biógrafo inglés Lytton Strachey(1880-1932) que escribió una biografía sobre Gordon , diría sobre él que era un hombre al que le movían
"Impulsos misteriosos que le precipitaron, lo mismo que a las criaturas de una representación de títeres, a una tragedia predestinada"
Aunque ahora que estamos conociendo más su biografía mi impresión personal no es que buscara el martirio como señalan algunos biógrafos sino que creía que tenía que cumplir una misión y estaba dispuesto a arriesgarlo todo por ello. Esa misión era , por un lado, servir al Imperio Británico y por otra acabar con la trata de esclavos (Imagen procedente de   http://en.wikipedia.org )     

"Hicks, ante el ataque masivo que se le venía encima , dispuso una formación en cuadro, pero sus soldados y oficiales, mal entrenados, no supieron organizarse y muchos de ellos comenzaron a huir antes incluso de entrar en batalla. Hicks murió combatiendo espada en mano  y todos sus oficiales europeos cayeron a su lado. Tan sólo sobrevivieron doscientos cincuenta de sus hombres" El Mahdi tuvo un gesto de reconocimiento al valor de Hicks "hizo enterrar al coronel inglés con honores militares , para honrar su heroísmo en el combate" Tras esta victoria  nuevas tribus se unieron al Mahdi que a comienzos de 1884 dominaba casi la totalidad de Sudán. El gobierno egipcio hizo una llamada de ayuda desesperada a Gran Bretaña que veía que no tendría más remedio que intervenir directamente y el hombre elegido para hacerlo iba a ser aquel que uno años antes ya había logrado pacificar y organizar Sudán, el mismo que había acabado con la Rebelión Taiping, que se distinguió en la Guerra de Crimea y había evitado con sus dotes diplomáticas y de persuasión una guerra entre China y el Imperio Ruso, Charles George "el Chino" Gordon, que recibió el nombramiento el 18 de enero de 1884 justo cuando Gordon se estaba preparando para viajar al Congo aceptando el ofrecimiento para acabar con la esclavitud allí que le había hecho el rey Leopoldo II de Bélgica (1835-1909) del que ya os hablé en la segunda parte, un hombre falso que trataba de ocultar que su fortuna se cimentaba precisamente en la explotación de los africanos del Congo. A finales de ese mes Gordon llegaba a El Cairo  donde se entrevistó con su viejo rival, el ahora cónsul inglés en Egipto, Evelyn Baring. , que le dio sus instrucciones. La misión consistía exclusivamente en evacuar Sudán.


Fotografía de la tumba en Omdurmán  del Mahdi construida por orden de su sucesor  Abdallahi. Charles Gordon y Muhammad Ahmad  son dos figuras antagónicas que, sin embargo, en cierto sentido se respetaban entre sí  porque tenían más puntos en común de lo que pudiera parecer. Al menos así lo veía Winston Churchill que escribía en "La guerra del río" a la que ya me refería en la anterior imagen y donde también se deja ver un lenguaje propio de la época colonial  :
"Eran dos hombres de entusiastas simpatías y apasionadas emociones. Ambos estaban poderosamente influidos por el fervor religioso. Ejercían gran  influencia personal en todos los que entraban en contacto con  ellos. Eran reformadores. El árabe era una reproducción africana del inglés; el inglés, un superior  y civilizado desarrollo del árabe. Al fin, lucharon hasta la muerte, pero durante una parte importante de sus vidas su tarea se encaminó en la misma dirección"
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )  

Después de embarcar  y navegar por las aguas del Nilo rumbo al sur, el 18 de febrero de 1884 llegaba a Jartum. Según Reverte  la ciudad tenía entonces 35.000 habitantes y entre ellos había siete mil soldados y todos ellos le recibieron alborozados porque la fama precedía a Gordon y sabían que eran un gran general. Gordon iba acompañado por el teniente coronel John Donald Stewart (1845-1884) y pronto empezaron a diseñar su estrategia, que no guardaba demasiada relación con las órdenes de evacuación que había recibido. Gordon consideraba que abandonar Jartum a su suerte era regalar al Mahdi el control completo del Sudán y una vez que se sintiera seguro de sus fuerzas nada le impediría atacar Egipto, por eso envía un telegrama al cónsul Evelyn  Baring  donde le advierte que "Si queremos un Egipto tranquilo es preciso eliminar al Mahdi. Ahora es un momento relativamente favorable para destruirlo." Pero el gobierno inglés no quiso saber nada de hacer frente al Mahdi y reiteró sus órdenes de evacuar , pero para cuando aquellas órdenes llegaron a Jartum ya era demasiado tarde. Los ansares, ya vimos que era la denominación de los seguidores del Mahdi, habían cortado el trafico de embarcaciones por el Nilo y también las líneas de telégrafos, dejando a Jartum incomunicada. El 13 de marzo de 1884 comenzaba el asedio de Jartum por un ejército de treinta mil hombres.  Ya vimos que Gordon contaba con siete mil soldados y también tenía diecinueve piezas de artillería  pero apena tenía reservas de alimentos para seis meses. Gordon trataría de entablar negociaciones con el Mahdi, ofreciéndole el gobierno de la región de Kordofan, y le envió un manto de regalo , pero la respuesta del Mahdi fue un educado rechazo "Sepa que yo soy el esperado Mahdi, el sucesor  del Profeta Al. No necesito , pues, ni el sultanato de Kordofan ni ningún reino ni las riquezas de éste mundo ni su vanidad. Sólo soy el esclavo de Alá . En cuanto a su regalo, que Alá le recompense su buena voluntad  y le indique el camino adecuado. Por la presente se la devolvemos"  Es imposible negociar con quien se cree un enviado de Dios. 


Garnet Wolseley.jpg
Fotografía del general Garnet Wolseley que en 1880 ya había sido el encargado de acabar con la rebelión de Ahmed Arabi  y ahora tendría la misión de liberar a Gordon del asedio al que estaba sometido en Jartum. Llegó a El Cairo en el mes de septiembre pero organizar la expedición  presentaba muchas dificultades ya que había que trasladar a 18.000 hombres por el Nilo superando las diferentes  cascadas y rápidos que iban a ir encontrando en su camino a Jartum. .La primera avanzadilla del ejército de Wolseley no llegaría a Jartum hasta cinco meses después, , el 28 de enero de 1885, dos días tarde para salvar a Gordon  y los habitantes de Jartum . A su regreso a Inglaterra  Wolseley acusaría al primer ministro inglés de ser el responsable de aquella tragedia por la lentitud con que se habían tomado las decisiones ya que  el asedio de Jartum había comenzado en marzo de 1884 y hasta  el mes de julio el gobierno no hizo nada
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

Mientras, en Inglaterra crecía la preocupación por el destino de Gordon  y la propia reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901), que sentía una gran estima por Charles Gordon,  quiso recibir información del gobierno  que la aseguró que la situación estaba controlada y que disponían de víveres suficientes para resistir , pero los meses fueron pasando. Escribe el historiador y periodista español  César Vidal(1958) en  su obra "Los exploradores de la reina" que "Cuando el 9 de mayo Gladstone afirmó ante la cámara que no existía ningún peligro para Jartum, la respuesta de buena parte de los parlamentarios fue abuchearlo" Finalmente la presión popular que consideraba a Gordon un héroe,  se impuso a la escasa voluntad de acción del gobierno de Gladstone y en julio de 1884 se decidió organizar una expedición de rescate  con un ejército de dieciocho mil hombres bajo el mando del general Garnet Wolseley (1833-1913), otro veterano oficial que también había estado en la Guerra de Crimea, que había estado en India durante el motín de 1857  y también en la Segunda Guerra del Opio en China. . Pero las cosas se movían despacio. Hasta septiembre no llegó a El Cairo para empezar a organizar su ejército mientras Gordon trataba de conseguir  alimentos a través de los vapores que enviaba río arriba y abajo. Por desgracia, en agosto , una expedición que había enviado para atacar la retaguardia del Mahdi formada por mil de sus mejores hombres y por su hombre de máxima confianza, un oficial egipcio llamado Mohamed Ali, cayó en una emboscada  y fue aniquilada. Sabemos mucho de lo que entonces sucedía porque Gordon escribía un diario que luego enviaba con uno de sus vapores a su querida hermana Augusta. Después de conocer el desastre sufrido por Mohamed Alí y sus hombres, Gordon envió a su segundo  en el mando, el coronel Donald Stewart y al cónsul inglés en Jartum, Frank Power con el cónsul francés, para que fueran a El Cairo y explicaran allí a Every Baring la situación.


Una  caricatura que fue realizada para su publicación pero que nunca se dio en la realidad. Representa a Charles Gordo (de color oscuro) saludando a los refuerzos que llegan a Jartum. Debajo se pueden leer sus palabras  de alivio "Por fin" .  En aquellos días Gordon se lamentaba en su diario del tipo de hombres que tenía en su ejército
"No existe un soldado más despreciable que el egipcio. Nunca salen a luchar. Es muy penoso ver temblar a los hombres que vienen a verme , tanto que no pueden  acercar la cerilla a su cigarro"·
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

 Zarparon el 10 de septiembre  a bordo de tres vapores y escoltados por cincuenta soldados . Escribe Javier Reverte que en la carta que dirigía al gobierno de William Gladstone se hallaba esta afirmación "Si no vienen antes de mediados de noviembre, Jartum caerá". Pero seis semanas después Gordon averiguaría que aquella nota, los vapores y los hombres que iban en ellos jamás llegaron a su destino, y fue el Mahdi quién le informó con esta otra nota "Por el siervo de Dios, Mohamed, hijo de Abdallah, a Gordon Pachá de Jartum: que Dios le guíe en la senda de la virtud. Sepa que su pequeño vapor , llamado Abbas, que usted envió con la intención de llevar noticias suyas al Cairo, por el camino de Dongola, y en el que viajaban su representante Stewart Pachá y los cónsules francés e inglés junto con otras personas, han sido capturados por el deseo de Dios.Aquellos que creían en mí como el Mahdi han sido liberados ; y aquellos que no creían han sido destruidos, , entre ellos su representante  ya citado y los dos cónsules , a quienes Dios ha condenado al fuego y a la miseria eterna" A pesar del golpe recibido , Gordon respondió con firmeza al Mahdi "Estoy aquí firme como el hierro. Más vale que desde ahora , nos comuniquemos con balas". A continuación el Mahdi movilizaría el resto de su ejército que según las fuentes que se consulten oscilaba entre los 150.000 y 200.000 hombres a los que Gordon apenas podía enfrentar seis mil , después de los mil que había perdido en agosto.. Gordon sabía que si la ayuda no llegaba inmediatamente estaba perdido. A partir del 12 de noviembre de 1884 la artillería del Mahdi comenzó a bombardear Jartum y el 13 de diciembre Gordon pudo mandar su última nota río abajo cuyas palabras sonaban más que a una llamada desesperada a una despedida aceptando un destino inevitable  "Si la fuerza expedicionaria , y no pido más que doscientos hombres, no llega en diez días , la ciudad puede caer; y sólo me resta decir que he hecho cuanto he podido por el honor de mi patria .Adios. C.G. Gordon".

¿Que pasaba con la expedición de auxilio del general Wolseley?. Pues todo iba muy lento porque para remontar el Nilo con un ejército tan grande  había que reunir cientos de lanchas. El 16 de diciembre  el grueso del ejército todavía se encontraba lejos de Jartum, entre la tercera y  la cuarta catarata del Nilo, por lo que Wolseley decidió organizar un grupo más reducido que se adelantara a la mayor velocidad posible para alcanzar Jartum . Eran mil setecientos hombres bajo el mando del general Herbert Stewart (1843-1885), otro veterano de las guerras zulúes en Sudáfrica. Aquella columna se encontraría el 16 de enero  a un ejército de diez mil hombres del Mahdi  que les cortaban el paso hacia los pozos de agua del oasis de Abu Klea.. Las fuerzas del Mahdi se dividieron en dos grupos de cinco mil hombres cada uno que rodearon a Herbert Stewart que dispuso a sus hombres en la formación de cuadrado que , por indisciplina, le había fallado un año antes a William Hicks. Pero en esta ocasión se trataba de soldados disciplinados  y curtidos . La batalla no duró más de un cuarto de hora hasta que las tropas del Mahdi se retiraron dejando sobre el campo de batalla más de mil muertos mientras que entre los británicos tuvieron setenta y cuatro muertos y noventa y cuatro heridos. La derrota llegó a conocimiento del Mahdi que comprendió lo peligroso que podía ser que los británicos llegaran a Jartum antes de que él lograra conquistarla y llegó a valorar retirarse. El 20 de enero la columna de Stewart volvió a encontrarse con otro ejército del Mahdi  en Abu Kru y de nuevo los británicos obtuvieron la victoria pero Herbert Stewart murió en el combate pasando el mando a Charles William Wilson (1836-1905), un oficial del servicio de Inteligencia,  que carecía de experiencia en el combate. Fue él quien recibió la nota desesperada de Gordon y decidió adelantarse  el 24 de enero con doscientos cuarenta hombres a bordo de dos vapores, mientras el resto del ejército terminaba de preparar los barcos para seguirlos después. 


Representación de la muerte de Charles Gordon obra del pintor irlandés George William Joy (1844-1925). Hay varias versiones de como se produjo esa muerte , en una de ellas se afirma que al ver que llegaban los asaltantes Gordon sencillamente les dio la espalda y estos le ensartaron con sus lanzas , en otra de las versiones citadas por Reverte  Gordon se habría dirigido a ellos preguntando "¿Dónde está vuestro jefe, el Mahdi?" a lo que uno de ellos respondió "¡Tu hora llegó, maldito!" para darle muerte a continuación.. La suerte que corrió la ciudad no fue mejor. Así la describe el militar austríaco Rufus Carl von Slatin  al que ya conocimos antes y que seguía entonces prisionero del Mahdi:
"Podría llenarse un libro con las crueldades y atrocidades perpetradas en la terrible masacre que siguió a la muerte de Gordon. Muchos de los hombres notables de la ciudad se quitaron la vida. Bastantes de ellos fueron asesinados por su antiguos sirvientes  y esclavos. Dudo que fuera mejor la suerte de los supervivientes. Cuando todas las casas fueron ocupadas, comenzó la búsqueda de riquezas , y ninguna excusa ni negativa fue aceptada por los vencedores. Cualquier sospechoso de ocultar dinero era torturado hasta que revelaba el secreto o hasta que convencía a los torturadores  de que no ocultaba nada. No se ahorraban latigazos y la desafortunada gente era azotada hasta que la carne les colgaba en jirones de su cuerpo. Otra tortura frecuente  era colgar a los hombres a un travesaño, atados por los pulgares , y balancear sus cuerpos  en el aire hasta que quedaban inconscientes. También se quitaba la vida  a la gente atándoles a las sienes, alrededor de la cabeza, finas tiras de bambú que iban apretándose con fuerza  hasta producirles la agonía. Incluso las mujeres  de avanzada edad eran torturadas de esa manera  y las partes más sensibles de sus cuerpos fueron sujetas a formas de tortura que me es imposible describir aquí"
(Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )       

Nos cuenta Reverte como la situación era ya desesperada en Jartum , los alimentos se habían agotado "Ya no quedaba apenas grano  y todos los animales vivos: burros, camellos, perros, gatos, monos e, incluso, ratas, habían sido devorados por sus habitantes. La gente moría en las calles  por cientos y los cadáveres se pudrían bajo el sol , si es que antes no los devoraban los buitres" Después de vacilar entre atacar o retirarse para evitar ser alcanzado por la columna inglesa, el Mahdi decidió  realizar el ataque final contra Jartum y en la madrugada del 26 de enero de 1885 cincuenta mil hombres se lanzaron contra Jartum , rebasaron la débil defensa de los hombres de  Gordon y se dirigieron a la residencia del gobernador "Al general apenas le dio tiempo - escribe Reverte- para vestirse con el uniforme blanco de gobernador. Armado de pistola y sable, salió a la escalinata y allí murió alanceado" Después de atravesarlo con las lanzas hasta que su cuerpo no fue más que un amasijo de carne y sangre le cortaron la cabeza,  y después de envolverla se la llevaron al Mahdi que a su vez ordenó que fuera colgada en un árbol donde sus hombres se dedicaban a apedrearla. En cuanto a la suerte de los habitantes no quedó  ningún europeo con vida y otras cuatro mil personas fueron asesinadas mientras que las mujeres, como era costumbre, fueron seleccionadas para los serrallos particulares y gran parte de la ciudad era consumida por las llamas. Charles Wilson y sus dos vapores llegaron a contemplar la ciudad el 28 de enero , dos días después de su caída. Al ver las orillas llenas de seguidores del Mahdi comprendió que ya era demasiado tarde y se retiró. Dos días habían separado a Gordon y sus hombres de la salvación. 


Cuadro del pintor e ilustrador inglés Richard Caton Woodville jr (1856-1927) que recrea una escena de la batalla de Omdurman el 2 de septiembre de 1898 , donde el ejército británico bajo las órdenes del general Horatio Kitchener derrotaron a los mahdistas dirigidos por Abdallahi  que  pudo escapar con vida a la masacre de sus seguidores aunque sólo para morir en otra batalla un año más tarde poniendo punto final a la guerra del Mahdi. Winston Churchill, que estuvo presente en la batalla, escribiría después:
"¡Qué espectáculo!. Jamás veré algo semejante en mi vida Todo el lado de la colina pareció moverse y el sol, refulgiendo sobre las armas enemigas, derramó una centelleante nube sobre la planicie"
Y Javier Reverte nos explica  como fue la batalla:
"Las dos primeras oleadas del ataque se convirtieron en una auténtica carnicería para los mahdistas. Más que un combate  , era un tiro al blanco con fusiles modernos y mortíferas ametralladoras. La batalla duró menos de cinco horas y las bajas mahdista se estimaron en diez mil muertos , quince mil heridos y cinco mil prisioneros Del lado anglo-egipcio , murieron veinte oficiales y doscientos setenta y un hombres."
Horatio Kitchener comunicaría en su parte de guerra
"El resultado de esta batalla ha sido la práctica aniquilación del ejército del califa y la consecuente extinción del mahdismo en Sudán"
La guerra , después de casi veinte años, llegaba a su fin (Imagen procedente de   http://en.wikipedia.org )
      

Después de conocerse las noticias en Londres el 5 de febrero de 1885, el gobierno ordenó la evacuación total de Sudán  y por el momento el Mahdi quedó dueño de todo el territorio, mientras que el responsable de la expedición, el general Garnet Wolseley , atacaba al primer ministro por el trágico final de aquella situación " Gladstone es el responsable directo del destino fatal de Jartum. Esta ha sido la guerra más seria  que hemos emprendido desde que el idiota gabinete de 1854 declaró la guerra de Crimea" Mientras,  el Mahdi saboreaba la victoria y organizaba su gobierno, pero no podría disfrutar por mucho tiempo de su triunfo porque el 22 de junio de aquel mismo año fallecía víctima del tifus. El régimen del Mahdi sobrevivió a su muerte dirigido por el que había sido su lugarteniente durante todos aquellos años, Abdallahi(1844-1899) durante otros trece años, hasta que en 1898 un ejército inglés dirigido por un hombre que había formado parte del ejército de rescate de Wolseley, el general Horatio Kitchener (1850-1916) ,se cobraba venganza por la muerte de Gordon, derrotando a los seguidores del Mahdi en la batalla de Omdurmán  el 2 de septiembre de 1898 donde los británicos apenas tuvieron 48 muertos por entre 9000 y 11000 entre los mahdistas . Por cierto, en aquella batalla intervino un joven oficial llamado Winston Churchil. Adallahi logró huir pero moría un año después en la batalla de Umm Diwaykarat el 24 de noviembre de 1899 y con su muerte acababa también el régimen mahdista y Sudán volvía a quedar bajo control británico. Y aquí concluyo este largo relato que espero os haya permitido conocer un episodio épico que no se encuentra entre los más conocidos al menos en España,   y a una de las grandes figuras británicas en África durante el siglo XIX, un hombre al que no le movía el dinero, sino la fe y el deseo de acabar con la esclavitud aunque también hay que subrayar las injusticias sufridas por los sudaneses que fueron la causa directa de la rebelión.  No tengo mérito alguno en esta narración que es básicamente un resumen del escrito de Javier Reverte en uno de  sus magníficos libros de viajes sobre África, "Los caminos perdidos de África", unas obras que nos enseñan a amar todavía más a ese continente tan hermoso como lleno de historias trágicas durante los dos últimos siglo , esa tierra mágica de la que Graham Greene escribió "África será siempre la de la época de los mapas de la era victoriana, el inexplorado continente vacío con la forma de un corazón humano".

 Enlace con la primera parte de "El Chino Gordon y la Revuelta del Mahdi":
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/04/el-chino-gordon-y-la-revuelta-del-mahdi.html
Enlace con la segunda parte de "El Chino Gordon y la Revuelta del Mahdi":
http://chrismielost.blogspot.com.es/2015/04/el-chino-gordon-y-la-revuelta-del-mahdi_2.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :


2 comentarios:

OMAR RAFAEL dijo...

una información muy interesante, si

christian mielost dijo...

Muchas gracias Omar por la lectura y tu comentario. Un abrazo fuerte desde Madrid!!

Famosos