miércoles, 24 de diciembre de 2014

SENCILLAMENTE ¡¡FELIZ NAVIDAD!!

Estas son ya las quintas navidades desde que comencé a escribir el Mentidero y ya os he hablado en otras ocasiones de la historia del Árbol de Navidad, del origen del Nacimiento, de la tradición de los Reyes Magos y Papa Noel, del pasado de los villancicos y los maravillosos cuentos de Navidad, de aquella Navidad que celebraron juntos los soldados de los bandos enfrentados en la Primera Guerra Mundial.Hoy , cuando salí a hacer las últimas compras para  la cena de esta noche pensaba ¿de qué les escribiré hoy?¿qué puedo contar sobre la Navidad que no haya escrito ya en otras ocasiones? A veces vas tan sumido en tus propios pensamientos que no te percatas de lo que te rodea hasta  que algo te saca de tu ensimismamiento. Tal vez fue el ladrido de un cachorro juguetón que corría llevado por la alegría de su juventud , o los gritos ilusionados de un niño que señalaba al cachorro mientras decía a su padre "mira papá , un guaguau". Tal vez fue la misma vida que quería decirme "abre los ojos y mira a tu alrededor". Era la de hoy una mañana fría del mes de diciembre , con un cielo transparente  y un sol que trepaba por el horizonte para iluminar un nuevo día con su luz desbordante . Me detuve un momento, mire hacia el horizonte donde se dibuja el contorno de las montañas de la cercana sierra, con sus cumbres nevadas , luego mire al cachorro corriendo, al niño que iba de la mano de su padre, a los pájaros que volaban sobre mi cabeza, a todas esas pequeñas cosas que por cotidianas dejan de llamar nuestra atención mientras caminos con paso apresurado hacia el trabajo o a un compromiso urgente, pues todo parece urgente en estos tiempos de ritmo acelerado.


NOCHE DE PAZ  INTERPRETADO POR ENYA 


 La letra de "Noche de paz" se la debemos al sacerdote austríaco Joseph Mohr(1792-1848).Después de ordenarse sacerdote en 1815 tras recibir la dispensa papal por ser hijo ilegítimo, fue enviado a una pequeña aldea situada en los Alpes llamada Mariapfar y un año después escribiría un poema al que titulo "Stille Nacht!Heilige Nacht!" , que puede traducirse por "¡Noche tranquila!¡Noche sagrada!" que todos conocemos hoy como "Noche de Paz". Un año después Joseph Mohr fue trasladado a una nueva parroquia, la de Oberndorf. Mohr  quería ponerle música a su poema y se lo llevó al compositor, también austríaco,  Franz Xaver Gruber (1787-1863), que era maestro de escuela y organista de la iglesia de San Nicolás en Oberndorf . Noche de Paz" se estrenaría el 24 de diciembre de 1818, acompañada por una guitarra y cantada por el propio Joseph Mohr. Sin embargo, no empezaría a tener fama hasta unos años después, cuando en el año 1833 fue interpretado en la ciudad alemana de Leipzig dentro de un festival de composiciones tirolesas. A partir de ahí su fama le convertiría en lo que hoy es considerado el villancico más conocido e interpretado en el mundo, traducido a más de trescientos idiomas y con innumerables versiones adaptadas a todo tipo de estilos musicales. Y es difícil todavía hoy no emocionarse cuando escuchas esta hermosa letra compuesta hace casi doscientos años por Joseph Mohr. Esta es la versión en la maravillosa voz de la cantante irlandesa Enya





Y en ese momento me di cuenta que hoy no tenía que escribiros ninguna historia de antiguos reyes, de olvidadas batallas, de logros científicos, de sufrimientos e injusticias presentes, de biografías de grandes hombres y mujeres, de una exposición o del último estreno cinematográfico. No, para eso ya ha habido tiempo a lo largo del año en el que hemos compartido toda clase de historias, algunas divertidas, otras más duras y dramáticas, otras curiosas  y espero que algunas de ellas os hayan servido para entreteneros o despertar vuestra curiosidad, pero hoy es el día de algo mucho más simple, para lo que no tengo que buscar en libros ni revistas, ni citar a grandes autores, sólo tengo que mirar en el interior del corazón para sacar todo lo bueno que en él encuentre, el amor a los amigos, a los cercanos , aquellos con los que comparto alegrías y tristezas, pero también a aquellos a los que tal vez nunca llegue a conocer en persona pero con los que comparto la pasión por el conocimiento, por la historia y por este milagro hermoso que es la existencia,  y también ese amor por todo lo que nos rodea , desde esa pequeña hoja que resiste todavía al frío del invierno, la gota de rocío que tiembla en la rama, la mirada de la persona que amas, la risa fresca de un niño , el deslumbrante amanecer, la belleza sobrecogedora del ocaso, el viento que roza el rostro, el canto de un mirlo, el olor del bosque ...Si, todas esas cosas, sensaciones, personas que van llenando poco a poco nuestra alma casi sin darnos cuenta, que forman parte de nuestra vida y a las que a veces, preocupados por las inquietudes cotidianas, no prestamos la suficiente atención cuando son ellas las que hacen que la vida merezca ser vivida, las que dan significado a nuestra propia existencia. 


CUENTO DE NAVIDAD DE 1970 

Os comparto una de mis versiones favoritas de Un Cuento de Navidad de Dickens, la versión  musical realizada en 1970 y protagonizada por el actor Albert Finney que encarna a Mr Scrooge  ese hombre de corazón duro , gesto adusto y espíritu amargado , que ha perdido la capacidad de sentir la alegría y sólo disfruta amasando un poco más de dinero





El cómico estadounidense  Bob Hope decía "Mi idea de Navidad es muy simple: amar a los demás. Pensemoslo ¿por qué tenemos que esperar a Navidad para hacerlo?" Ni siquiera estoy seguro que la Navidad siga siendo eso, un deseo general de amor , de dar importancia a lo único que en realidad lo tiene, las personas, pero aunque el afán consumista de nuestro tiempo, los problemas de la vida cotidiana y el materialismo de nuestras sociedades  haya podido apagar ese sentido de la Navidad como la fiesta del amor creo que nunca es tarde para recuperarlo porque nunca es tarde para amar, para dar lo mejor de nosotros a los demás, de mirar a nuestro alrededor y celebrar que estamos vivos, aquí, ahora y que no tenemos un segundo que desperdiciar para compartir con alegría el milagro de la vida. La Navidad no tiene sentido si la limitamos a  frases hechas vacías de sentido, de palabras en las que no creemos, y tampoco si la llenamos de alegrías impostadas, de risas fingidas que no brotan de nuestro ser sino que son como la mueca del actor que se oculta tras su personaje. Tampoco es la Navidad el remedio del hambre, del dolor, del sufrimiento de millones de personas, ni nuestra propia felicidad servirá para dar de comer al hambriento y consolar al que hoy padece, pero si logramos transmitir a las personas que tenemos más cerca esperanza, alegría , si tomamos su mano y mostramos que estamos a su lado, si sonreímos al futuro que vendrá con confianza, si mantenemos viva la llama que alimenta nuestros sueños, estoy seguro que , aunque no seamos consciente de ello, estaremos causando cambios en el mundo. Como decía Teresa de Calcuta  puede que sólo sea una gota, pero el mar sería menos sin ella. y cada uno de nosotros puede aportar esa gota de alegría y esperanza a otra persona. Sólo eso ya sería una forma de convertir cada día en Navidad. 


En el más clásico de los cuentos de Navidad,  el "Cuento de Navidad" de Charles Dickens, a su protagonista   Ebenezer Scrooge  la vida le ofrecerá una oportunidad, cuando su viejo y casi único amigo Jacob Marley, muerto siete años antes, se aparece esa noche para mostrarle a la triste situación donde le ha conducido una vida de avaricia al tiempo que le anuncia que durante la noche le visitarán tres fantasmas, los de las Navidades pasadas , presentes y futuras. Y aunque Scrooge llega a pensar que ha sido víctima de una alucinación, no tarda en comprobar que Jacob decía la verdad. De la mano de estos espíritus recorrerá su pasado, las oportunidades que perdió, el amor al que renunció y la vida de soledad que eligió. Al despertar, la mañana del Día de Navidad , Scrooge descubre también que la vida le ofrece la oportunidad de corregir sus errores, de cambiar , de abrirse a los demás , de ser generoso y recuperar la alegría a  la que una vez renunció. Escribiría Dickens "Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes."  Creo que en ello reside el espíritu de la Navidad
(Imagen procedente de http://www.dailymail.co.uk )

Para eso no hay que esperar al día de Navidad, pero podemos convertirlo en un magnífico pretexto para empezar a hacerlo como en el hermoso cuento de Navidad  de Charles Dickens y su entrañable Mr Scrooge, aquel hombre avaro, huraño,que odiaba la Navidad pero al que una noche de Navidad  la visita de los fantasmas de las Navidades pasadas, presentes y futuras le permitieron darse cuenta de lo que realmente cuenta en la vida y a partir de ese momento, nos cuenta Dickens que " Se convirtió en el mejor amigo, el mejor patrón  y el mejor hombre que había conocido aquella buena y vieja ciudad, y cualquier otra buena y vieja ciudad . Algunas personas se reían al ver como había cambiado, pero él dejaba que se riesen  y no les prestaba atención. Su propio corazón reía , y eso le bastaba. y siempre se dijo de él que sabía celebrar la Navidad como nadie. ¡Qué pueda decirse lo mismo de nosotros , de todos nosotros !¡Que Dios nos bendiga a todos, a cada uno de nosotros!"  ¿Qué puedo añadir a las palabras del maestro Dickens? Nada más que sumarme a ellas. Hoy puede ser un día perfecto para empezar a amar más a los que nos rodean, para disfrutar del mayor regalo que es nuestra propia existencia y la posibilidad de compartirla con los demás y hacer de este pequeño punto azul perdido en la inmensidad del Universo un lugar mejor, el momento de decir ese "te quiero" que tantas veces callamos, de abrazar a esas personas que nunca nos lo dicen pero que  tanto nos necesitan, de estrechar la mano de ese amigo que en silencio siempre está a nuestro lado, de sonreír a esa persona que necesita esa luz para iluminar su camino.

Pero ¿qué hacéis todavía ahí? jaja, no es tiempo hoy de leer, sino de compartir la alegría con vuestros amigos y familias. No desaprovechéis ni un solo segundo, dejad libre al niño que habita en vuestro interior y ¡vivid! . Escribía el novelista británico Roald Dahl que "el que no cree en la magia nunca la encontrará" ¿y no es el amor, la amistad, la alegría auténtica magia? Pues creamos con toda nuestra fuerza en esa magia.  Imagino que todo esto quedará muy cursi ¿verdad? Supongo que si, pero no se expresarlo de otra forma y es difícil escapar a la cursileria cuando no se tiene el talento de Dickens. Hoy desde el Mentidero y desde el fondo de mi corazón, quiero daros a todos gracias por estar ahí y desearos a cada uno de vosotros, a vuestras familias , a todas las personas que amáis, y en general a todo este planeta nuestro que tanto lo necesita,  sencillamente:

                                                                


¡¡FELIZ NAVIDAD!! 

Desde el Mentidero para todos los lectores que alguna vez han entrado en estas páginas , para los que lo siguen con más asiduidad, y para todas las personas que necesitan un abrazo, un beso, una caricia, un rayo de alegría, de esperanza,de luz, ¡¡FELIZ NAVIDAD!
(Imagen procedente de http://mejoresimagenes.info)



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos