sábado, 27 de diciembre de 2014

HISTORIAS DE IMPOSTURA: LOS KEANE Y EL CASO DE LOS OJOS GRANDES

Cuando escribí el primer relato de esta serie sobre imposturas en la historia recogía una de las dos definiciones de impostura contenidas en el  Diccionario de la Lengua Española donde era descrita como un "fingimiento o engaño con apariencia de verdad"  y para la historia que os quiero contar hoy tenemos que añadir otro término, usurpar, que si recurrimos de nuevo al Diccionario nos explica que consiste en  "Apoderarse de una propiedad o de un derecho que legítimamente pertenece a otro, por lo general con violencia"  y también en una segunda acepción "arrogarse la dignidad , empleo u oficio de otro, y usarlos como si fueran propios". De ambas definiciones  hay en esta curiosa historia que yo he conocido a través de la última película del siempre interesantedirector estadounidense Tim Burton (1958), titulada "Big Eyes", literalmente "Ojos Grandes", haciendo referencia a la característica dominante en los cuadros que son protagonistas de la película. Antes de seguir adelante , para el lector que no haya ido a verla todavía le sugiero que no siga adelante porque en este artículo voy a contar la historia de los protagonistas reales en que se basa la producción de Burton y en ese caso perdería parte de la emoción de su argumento , que yo ignoraba al entrar en la sala de cine. Es muy probable que a muchos de vosotros les suceda lo mismo que a mi, que en muchas ocasiones hemos visto en portadas de cuadernos, de tarjetas de felicitación o en carteles los retratos de personas, por lo general niños, y también de animales , donde destacan unos ojos de tamaño desproporcionado, abiertos como dos grandes pozos que atraen la mirada del espectador, sin reparar en su autora.

TRAILER DE "BIG EYES" DE TIM BURTON  DE 2014

Entre las virtudes de la película sobresale la magnífica interpretación de Amy Adams en el papel de la pintora Margaret Keane en cuya vida se basa la película de Tim Burton, una historia que , en palabras de uno de sus guionistas, Scott Alexander "Si no fuese verdadera, yo no me la creería. Pensaría que es una leyenda urbana o una mentira de la prensa sensacionalista"      




Tim Burton nos ha desvelado la vida de su creadora  en su última película, una historia que es una mezcla  de tragedia y comedia que nos habla de muchas cosas: de la dificultad de la mujer a mediados del siglo XX para que su talento fuera reconocido y aceptado, de la capacidad de autoengaño del ser humano capaz de llegar a convencerse de sus propias mentiras, del callejón sin salida al que conduce la impostura, del dominio psicológico de una persona sobre otra, y sobre el verdadero sentido del arte . Burton nos lleva a los Estados Unidos de los años cincuenta , cuando una mujer abandona a su primer marido y se sube a un coche en compañía de su hija para emprender una nueva vida . Ella es Peggy Doris Hawkins (1927), interpretada en la película de Burton por una de mis actrices favoritas , la estupenda Amy Adams(1974). Aficionada a la pintura, en sus obras  repite una y otra vez la figura de una niña de ojos inmensos, inspirándose en el rostro de su hija . Un día , mientras realiza retratos en la calle por un dólar , conoce a otro pintor que también vende sus obras en la calle  Walter Keane (1915-2000), que en la película es encarnado por el actor austriaco  Christoph Waltz(1956), al que sin duda recordaréis por sus grandes interpretaciones en películas como "Django desencandenado"  y "Malditos bastardos" ambos bajo la dirección de Quentin Tarantino (1963).  Keane es un pintor mediocre especializado en paisajes urbanos cuyo principal protagonista son las calles de París pero que tiene un gran talento como vendedor y relaciones públicas. Este es el punto de partida de la película pero nosotros nos iremos un poco más atrás para conocer un poco más sobre los protagonistas reales de esta historia. 

Cartel de la película "Big Eyes"  con los actores Christoph Waltz , que encarna a Walter Keane, y Amy Adams en el papel de Margaret Keane, la verdadera creadora de las inconfundibles niñas de grandes ojos como la que ocupa el centro del cartel y que causaron un auténtico furor a comienzos de los años sesenta convirtiéndose en uno de los primeros ejemplos del arte de masas, pues su obra se vendía en todo tipo de formatos, desde carteles a postales o portadas de cuadernos a pesar de ser repudiado por la mayor parte de la crítica que lo calificaba de "No Arte" (Imagen procedente de http://www.culturaocio.com)


Walter Stanley Keane nace en  la ciudad de Lincoln, capital del estado de Nebraska, el 7 de octubre de 1915 en una familia numerosa pues sus padres, William R. Keane, de ascendencia irlandesa, y su madre, Alma Keane, de ascendencia danesa, tenían otros nueve hijos. En la década de los años treinta viaja a California para seguir sus estudios . Ya en los años cuarenta Keane contrae matrimonio con Barbara Ingham de la que se separará en 1952. Pierden a su primer hijo, Stanley, poco después de nacer y en 1947 tienen una hija , Susan Hale Keane. La situación económica del matrimonio , ambos trabajan como agentes inmobiliarios, es desahogada, lo que les permite adquirir una  gran casa en la localidad californiana de Berkeley, diseñada por una reputada arquitecto, la californiana Julia Morgan(1872-1957), diseñadora entre otras mansiones del célebre Castillo de Hearst para el magnate de la prensa William Randolph Hearst (1863-1951), y también pagarse un viaje a Europa en 1948, donde permanecerán un tiempo en la ciudad universitaria alemana de Heidelberg y posteriormente en París, una estancia de la que luego  Keane sacará mucho partido , convirtiendo a las calles de la ciudad en protagonistas de sus obras además de afirmar que las escenas de niños desvalidos en la Alemania posterior a la Segunda Guerra Mundial inspiraría sus pinturas,  aunque esas afirmaciones no serían más que ladrillos del gran edificio de engaños que construiría unos años más tarde. De momento, a su regreso del viaje por Europa  , el matrimonio abrirá su propio negocio de juguetes "Susie Keane´s Puppeteens", que puede traducirse como "Las marionetas de Susie Keane",una línea de juguetes formada por muñecas complementadas con libros y discos con el fin educativo de que los niños aprendieran francés. 

Margaret Keane, Ahora 87, con Amy Adams en el Set de "Big Eyes"
La actriz Amy Adams junto a la auténtica Margaret Keane , que protagonizó junto a su marido Walter Keane uno de los mayores fraudes artísticos de la historia del siglo XX, pues durante años todo el mundo creyó que Walter era el creador de aquellas niñas de ojos grandes.  Fueron los guionistas de la película, Scott Alexander y Larry Karaszewski , los que lograron persuadir a Margaret para que vendiera los derechos de su historia para realizar la película, lo que no era algo tan sencillo porque Margaret ya había rechazado hasta otros cuatro proyectos anteriores. Tim Burton, director de la película, es un gran admirador de la obra de Keane , de la que ha comprado  obras,  para el que incluso ha pintado un cuadro de su familia  y cuyos propios dibujos están en gran parte inspirados por los de Margaret (Imagen procedente de http://www.nydailynews.com ) 

La hija de ambos, Susan Hale Keane,  emitió ,con motivo del estreno de la película  "Big Eyes", un comunicado de prensa donde ofrece su propia versión de la historia  de los Keane que difiere de la presentada por la película. Yo os iré contando de forma paralela ambas versiones aunque mi opinión personal  coincide con la versión de Tim Burton que a su vez se basa en la de la propia protagonista de la historia. En lo que se refiere a esta parte de ala vida de su padre cuenta como "tras la traumática muerte de mi hermano Stanley (el niño que perdieron poco después de nacer que os contaba un poco más arriba), y de tener una exitosa carrera en el sector inmobiliario, mis padres y yo  vivimos en la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial , mientras manteníamos una casa  en Berkeley, California, diseñada por Julia Morgan y construida en 1906.  Durante ese tiempo mi madre estudió cocina en Le Cordon Bleu,  diseño de moda con modistos y estudió también en la universidad de Heidelberg, mientras que mi padre estudió pintura en la École des Beaux-Arts y L´Académie  de la Gran Chaumière en París" y añade que "aprendí a dibujar y pintar junto a mi padre desde muy temprana edad"  Después de su regreso de Europa nos habla acerca de la empresa que fundaron sus padres "Susie Keane´s Puppeteens" en la que los títeres llevaban ropa diseñada y cosida por su madre, y según cuenta Susan los títeres se caracterizaban por tener ojos grandes. Estos juguetes educativos  "se vendieron en San Francisco Nueva York y Londres. En 1950 mi madre se convirtió en jefe de departamento de diseño de la Universidad de Berkeley, mientras que mi padre Walter pintaba a tiempo completo." También  habla sobre la amistad entre su padre y el pintor californiano Robert Watson (1923-2004), conocido particularmente por paisajes de atmósfera misteriosa donde sitúa a una figura solitaria y que según la hija de Walter Keane, ejercería una gran influencia en su padre que entonces habría abandonado sus pinturas de paisajes urbanos por otras obras de carácter más mágico   

Margaret Keane (entonces Peggy Doris Hawkins) en una fotografía tomada junto a su primer esposo Frank Ulbrich en 1953 durante una feria en el año 1953 donde les vemos trabajando con las corbatas que se encargaban de decorar con sus dibujos . Fue entonces cuando Margaret conocería a Walter con el que se casaría dos años más tarde, al menos así lo cuenta la hija de Walter  y su primera esposa, Susan,  porque  en la película , que recoge la versión de Margaret,  ella conoció a Walter después de separarse de su primer esposo y trataba de abrirse camino en la vida junto a su pequeña hija Joan al tiempo que intentaba vender sin demasiado éxito sus cuadros de niñas de ojos grandes (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org ) 

En la película de Tim Burton se termina presentando a Walter Keane como un hombre que en realidad era incapaz de pintar y ni siquiera los cuadros de paisajes urbanos eran suyos , sino obras de otro pintor al que habría borrado su nombre para pinar sobre él su propio nombre. Las palabras de Susan parecen desmentir este punto, aunque hay que tener en cuenta que es la versión de la hija de Walter y por lo tanto parte interesada en este caso. Pero sigamos adelante porque en 1953 los padres de Susan se separan y nos cuenta que "mi padre y yo conocimos a Peggy , durante una exposición de pinturas de Walter"  También en este aspecto difiere con el relato de la película, ya que en ella Walter y Peggy, la futura Margaret Keane, se conocen en San Francisco en 1955  vendiendo sus cuadros en la calle y Peggy no sabría de la existencia de Susan hasta años después. Peggy había nacido en Nashville, capital del estado de Tennessee. Según podéis encontrar en la página web sobre su obra "Keanes eyes Gallery" (https://keane-eyes.com/about-margaret/) "siempre amó la pintura y dibujó desde muy temprana edad". Según Susan Hale, en el momento en que Walter la conoció   Peggy, a la que a partir de ahora llamaré Margaret Keane que es nombre por el que hoy se la conoce en todo el mundo, habría trabajado en una fábrica de muebles para niños en Nueva York , estaba casada con Frank Ulbrich y junto con él se ganaban la vida pintando ornamentos en las corbatas y también retratos realistas de los transeúntes y añade Susan "ninguno de sus trabajos hasta entonces tenía ojos grandes". Esto también lo diferencia de la versión de Burton, ya que en las primeras escenas Margaret, en el mismo lugar donde conoce a Walter, se gana la vida, en efecto, pintando retratos de la gente que pasa por la calle, pero en sus retratos ya aparecen esos grandes ojos que llaman la atención de Walter sobre su pintura. 

Fotografía tomada en 1962 de Walter y Margaret Keane  junto  a algunas de las obras de Margaret cuando ya se habían convertido en un éxito internacional.  Nadie conocía entonces la realidad del matrimonio . En una entrevista publicada en el periódico español "El País"  Margaret habla así sobre su vida con Walter "Era un genio del marketing y la autopromoción  pero un mal hombre. Yo era extremadamente introvertida y sólo me hacía feliz pintar. Y se aprovechó de eso. Antes de salir de casa me decía cosas como "estás horrible", o si teníamos una cita , "estás mejor con la boca cerrada". Pasaba los días encerrada en casa. Tardé un par de año en darme cuenta de lo que estaba haciendo. Una noche fuimos a un club de jazz donde él vendía los cuadros. Con su ritual habitual, me dijo que me quedara en un rincón y que no hablara con nadie para no avergonzarnos. Hasta que alguien se me acercó , la conversación derivó a la pintura y me preguntó  "¿Así que tú también pintas, como Walter?". Ahí estábamos, en un bar lleno de pinturas mías. Me sentí humillada" (Imagen procedente de http://elpais.com)

De nuevo siguiendo las palabras de Susan , Margaret, que tenía una hija fruto de su matrimonio con Frank Ulrich llamada Jane " se mudó a vivir con mi padre  que la tomó como su Eliza Doolittle (Eliza Doolittle es un personaje de ficción creado por el escritor irlandés George Bernard Shaw(1856-1950) para su obra "Pigmalión" donde Eliza , una pobre e inculta florista callejera es educada por un bien situado profesor que se convierte en su tutor y protector) . Más tarde, la señora Ulbrich (el nombre con el que Susan se refiere a Margaret Keane),  solicitó el divorcio de su marido Frank, y rápidamente se casó con mi padre en 1955 . Su hija Jane se mudo con ellos, y tanto ella como Margaret aprendieron a pintar bajo la tutela de mi padre. Fui testigo de la evolución de su proceso artístico"   De nuevo la versión de Susan y la de la película difieren por completo, ya que Walter  en ningún momento de la película le vemos pintar una obra y mucho menos enseñar a Margaret y a su hija Jane. Margaret , según la versión de Burton, ya pintaba a aquellas niñas de ojos inmensos antes de conocer a Walter y seguía haciéndolo después de su matrimonio en Hawai donde pasaron su luna de miel,  sin que en ello influyera para nada su nuevo marido, y en cuanto a Susan no habría estado presente ya que no la habría conocido hasta años más tarde. Siguiendo ahora el argumento de la historia contada en la película, Walter, cansado de que nadie adquiriera sus obras habría terminado haciendo pasar las pinturas de su esposa por suyas propias y exponiéndolas en pasillos de clubs nocturnos. La primea venta de una obra de Margaret Keane pero con la firma de Walter Keane se habría producido en 1959 y a partir de ese  momento en los años siguientes aquellos cuadros de niños y animales con ojos inmensos se harían famosos  por todos los Estados Unidos

Foto
Muchas estrellas de Hollywood quisieron un retrato "al estilo Keane", con aquellos grandes ojos que caracterizaban todas sus obras. En la imagen la actriz Natalie Wood (1938-1981) en una fotografía tomada  en 1961 junto al retrato que la había realizado Margaret.  Para entonces Margaret ya había amenazado a Walter con abandonarlo , pero este le pidió que antes le enseñara a pintar como ella, aunque Margaret nos cuenta que "Lo intenté sin ningún éxito. Sus talentos eran otros" Después de que el matrimonio se rompiera Walter no volvería a pintar ningún cuadro , tal vez porque nunca había pintado ni uno solo, aunque como vemos a lo largo del artículo, la hija de Walter defiende lo contrario , pero pienso que la mejor prueba de la veracidad de la historia de Margaret es que ella sigue en activo hasta nuestros días , pintando sin parar mientras que Walter sencillamente desapareció tras la ruptura del matrimonio y cuando se demostró en el juicio que la verdadera autora de los cuadros  durante todos aquellos años había sido Margaret  (Imagen procedente de http://elpais.com )

Walter Keane se presentaba siempre como el autor de lo cuadros que Margaret pintaba en la soledad de su estudio, manteniendo el secreto incluso para su propia hija a la que hacían creer que era Walter y no Margaret la autora de aquellos cuadros que estaban cobrando una inmensa popularidad, ganándose incluso los elogios de artistas consagrados como el principal representante del arte Pop. Andy Warhol (1928-1987) que en 1965 diría sobre la obra de Margaret,  cuando todavía se atribuía a Walter Keane , "Pienso que lo que ha hecho Keane es fabuloso . Tiene que ser bueno. Si fuese malo , no gustaría a tanta gente", una frase empleada por Tim Burton, él mismo gran admirador de Margaret, para comenzar la película. Uno de los guionistas de "Big Eyes", Scott Alexander (1961), nos cuenta que el talento de Walter Keane no se encontraba en la pintura sino en su capacidad para comercializarla  "Walter inventó  el solito el márketing artístico de masas. Las galerías de arte y los críticos de arte no le hacían caso, así que creó su propio  circuito de galerías. Editó sus propios libros de arte para todos los públicos. Introdujo el arte en los supermercados , en las librerías de cómics, en los clubes de jazz  y en los catálogos de venta por correo.¡Y logró ponerlo de moda!" Es decir, Walter Keane habría sido  uno de los impulsores del arte como producto de consumo por las masas , ganándose el favor de mucha gente conocida del momento , sobre todo de actores y actrices del momento , desde Joan Crawford (1905-1977) o Kim Novak (1933) a Dean Martin (1917-1995) o Jerry Lewis (1926). Sin embargo, si tenía un gran éxito entre el público no era igual de bien recibida por los críticos de arte, como el prestigioso John Edwin Canaday ( 1907-1985) ,al que da vida en la película el actor británico Terence Stamp( 1938), que consideraban la obra que entonces creían salida de la mano de Walter Keane  como de mal gusto y vulgar. 

Uno de los característicos retratos de Margaret Keane.  En los últimos años de su matrimonio con Walter  su pintura se tornó cada vez más oscura como un reflejo de o que entonces estaba pasando Margaret que reconoce que eran "una traducción que como me sentía" y en ese sentido , aunque su arte fuese denostado por los críticos, es arte en cuanto que trataba de trasladar al lienzo sus emociones y transmitirla al espectador que lo contemplaba. (Imagen procedente de http://www.beliefnet.com

Es lo que se denomina arte kitsch, una  palabra de origen alemán que comenzó a utilizarse  en el último cuarto del siglo XIX para referirse a un tipo de arte barato, de poca calidad, vulgar o de mal gusto que tratar de imitar a  formas de arte superior. Un ejemplo de este arte llamado Kitsch lo encontraríamos en las lujosas mansiones de los grandes productores y  estrellas del Hollywood de los años veinte del pasado siglo XX , que con sus recién creadas fortunas pretendían construir casas a imitación de las antiguas mansiones de las familias nobles de la vieja Europa y que daba como resultado auténticos pastiches arquitectónicos donde se mezclaban diferentes estilos de arquitectura, desde el gótico al barroco , en un caos sin armonía ,sin personalidad y carente de originalidad , para los críticos de este arte lo que podría definirse como un engendro. Pues esta misma calificación recibía de buena parte de la crítica la obra de Keane, lo que no impedía que durante comienzos de los años sesenta las obras con la firma de Walter Keane  se convirtieran en toda una sensación.   Y así pasaba el tiempo, Margaret pintando sin parar sus niñas de grandes ojos mientras Walter se presentaba como su autor y se dedicaba a codearse con las grandes estrellas de Hollywood.  Aunque si vuelvo a las palabras de la hija de Walter , Susan, no lo cuenta de la misma forma y nos dice que "Walter animó a Margaret a desarrollar un estilo más allá del realismo" ya que asegura que el estilo inicial de Margaret "consistía en autorretratos idealizados de damas delgadas que ofrecen exclusivamente ojos en forma de almendra, tan pequeños como los suyos"

La actriz Joan Crawford posando junto a su oscar y a su espalda el retrato que para ella hizo Margaret Keane. Margaret contaría en un libro sobre su vida "He sido tan infeliz como los niños que pinto. Crecí en una zona del sur de los Estados Unidos conocida como "El cinturón de la Biblia. Quizá fue en el entorno , o mi madre metodista ,lo que me inculcó un profundo respeto por las Sagradas Escrituras. Me eduqué creyendo en Dios , pero con muchas preguntas
sin responder"
 Sus creencias religiosas la crearían una gran angustia cuando tuvo que pasar años mintiendo a todo el mundo, incluida a una de sus mejores amigas y a su propia hija,  que era ella la auténtica creadora de aquellas pinturas. Se tenía que avergonzar de su trabajo en lugar de sentirse orgullosa de su éxito , mientras  Walter se llevaba la gloria de los focos (Imagen procedente de http://www.whorange.net ) 

Aquí hace referencia Susan a los cuadros de Margaret que tienen una evidente inspiración en la obra del pintor y escultor italiano Amedeo Clemente Modigliani (1884-1920),cuyas pinturas y esculturas inspiradas en el arte africano se caracterizaban por representar mujeres de cuerpos estilizados, cuellos largos, ojos en forma de almendra y bocas pequeñas. En la película de Burton Margaret desarrolla este estilo para poder mostrar cuadros con su nombre , ya que los que la harían famosa , los de las niñas de ojos inmensos, eran de cara al público obra de su esposo y Walter no se cansaba de repetirla que si ahora decían la verdad les acusarían de ser unos estafadores y todo lo que habían construido hasta ese momento se vendría abajo. De nuevo Susan trata de poner en cuestión esta versión "Aunque sus pinturas iniciales eran primitivas , Margaret demostró una notable aptitud para la imitación y aprendió rápidamente a pintar con una precisión excepcional " y añade que "nunca mostró aptitudes para la originalidad, y su obra principal consistió en pastiches de Modigliani mezclada con otras influencias prestadas" y señala que  sólo con el tiempo "ella adoptó el motivo del gran ojo (que para Susan fue creación de su padre)  incorporándolo poco a poco a su propia obra" y también subraya que durante aquellos años "la relación artista-asistente (donde Walter sería el artista y Margaret la asistente) no fue nunca un secreto durante los años que trabajaron juntos y sus trabajos de colaboracion  se firmaron como "Margaret y Walter Keane"  o "MW Keane" mientras que los que hacían por separado los firmaban como W. Keane o Keane los de Walter, y M Keane o MDH Keane   los de Margaret".

"Edge of summer" realizada por Margaret Keane en 1960.La he elegido porque forma parte del tipo de pintura inspirado por Amedeo Modigliani y para que lo podáis comparar  justo debajo de estas líneas tenéis una de las obras características del pintor y escultor italiano  . donde Margaret imita las formas de Modigliani . No es la imagen más representativa de este estilo, pero creo que si podréis observar la forma estilizada del modelo tan característico del estilo de Modigliani(Imagen procedente de https://www.pinterest.com )
File:Amedeo Modigliani - Christina.jpg
"Christina" obra realizada por Amedeo Modigliani hacia el año 1916 (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )
Pero regresemos a la película que nos presenta la versión de la historia a través de los ojos de Margaret, una mujer muy religiosa a la que este continuo engaño, incluso a su propia hija , la causa dilemas morales al tiempo que también una creciente frustración porque al mismo tiempo que sus cuadros se convierten en un éxito de ventas su nombre permanece en un segundo plano como la esposa del artista que para todos es el creador de aquella obra . Walter llega a conceder entrevistas en las que explica que sus niños de grandes ojos y rostros tristes están inspirados en los niños alemanes que había podido  contemplar durante su estancia en Alemania en la segunda mitad de los años cuarenta. A estas figuras , las de tristes niños desvalidos, la crítica de arte los denominaba Waifs, literalmente "niños huérfanos",  y consideraban, como escribía uno de aquellos críticos, que eran "un ejemplo clásico de no arte" lo que enfurecía a Walter Keane que en la película de Burton tendrá un enfrentamiento cara a cara con el crítico John Canaday que casi acaba en agresión física. Walter bebía por entonces más de la cuenta y amenazó a Margaret para que siguiera ,manteniendo aquella mentira y según la propia Margaret en una ocasión la amenazó diciéndola que "Si dices la verdad te alejaré de tu hija" y reconoce que en aquel momento "tenía miedo a morir" y no se atrevía a revelar la verdad porque "temía que nadie me creería". La situación se volvería insostenible, con un Walter convertido casi en un doctor Jekyll y un Mr Hide, con una cara amable, la del artista creador de cara al exterior, y otra mucho más violenta de cara a su esposa a la que mantenía casi enclaustrada en su estudio para seguir manteniendo viva la factoría de sus cuadros.

Fotografía del año 1961 donde Walter y Margaret parecen trabajar codo a codo, Después de separarse definitivamente en 1965, Walter siguió atribuyéndose los cuadros de Margaret y la gota que colmó el vaso fue cuando en una entrevista para la revista "Life"  Walter llegó al extremo de compararse a genios del arte como  El Greco pues afirmaba que "Nadie podía pintar los ojos como el Greco y nadie los puedes pintar como Walter Keane" . Harta , Margaret concedió una entrevista a una emisora de radio de Honolulú donde desveló que ella era la pintora detrás de aquellas obras. Walter lo negó, la quiso poner un juicio por  difamación que fue rechazado por falta de pruebas. Margaret lo retó a un concurso público de pintura pero rechazó la idea y se fue a Europa durante doce años. Finalmente,después de un mes de juicio , que no he podido determinar finalmente cuando se celebró,  cuenta Margaret que "Mi abogado solicitó desde el primer día que nos pusiera a pintar juntos ante el jurado , pero el juez se negó . Finalmente, plantó dos caballetes. Walter se presentó con un maletín de pinturas, los pinceles y todo, pero alegó que tenía una lesión en el hombro y que le resultaba imposible pintar" Acababa de perder el litigio y Margaret fue reconocida como la verdadera autora de toda su obra (Imagen procedente de http://www.theguardian.com ) 


No lo ve así la hija de Walter, que nos explica que "Mi padre no era un hombre violento ni un matón. Era la persona más alegre y amable que he conocido. Las palabras de Margaret sobre amenazas de muerte y abusos son totalmente ficticios. Aunque no tengo ninguna duda de que era un mujeriego, un precio muy alto que Margaret tuvo que pagar por la fama y la riqueza" Un poco más adelante añade que "Hacia el fin del matrimonio  de Walter y Margaret, mi padre conoció a Joan (se refiere a la tercera esposa de Walter, Joan Mervin) en un vuelo de United Airlines a Nueva York . Al enterarse de esta relación , Margaret, una mujer despreciada, se trasladó a Hawaii en 1964 en compañía de un hombre casado y padre de diez hijos, el publicista y reportero Dan McGuire (Dan se convertiría en 1970 en el tercer marido de Margaret) . Al año siguiente  1965, Walter y Margaret se divorciaron" En la película de Burton  la separación tiene lugar después de una violenta discusión con Walter, cuando éste, completamente ebrio, incluso amenaza con quemar a Margaret y su hija Joan lanzando cerillas al estudio de Margaret donde habían buscado refugio. Huyen de la casa  en coche y se establecen en Hawaii donde Margaret entraría en contacto  con el grupo religioso de los Testigos de Jehova . En su libro autobiográfico "Mi vida como artista famosa" Margaret explica como "Cuando me mudé a Hawaii pasé por un periodo de depresiones y me puse a investigar lo oculto , la astrología y la grafología, siempre en busca de respuestas. Llegué a probar , incluso la meditación trascendental " y fue entonces cuando, según ella, los Testigos de Jehova cambiaron su vida y , de paso, también lo harían de forma indirecta con la de Walter Keane.

A LITTLE BIRD TOLD ME
Una de sus obras más recientes "A little bird told me" de 2013 . En sus obras actuales  Margaret  afirma que  en los ojos de sus niñas y mujeres ya aparece  un brillo de alegría que no aparecía en sus obras de la época en que vivía con Walter. En sus entrevistas Walter Keane, en la misma entrevista de la revista "Life" que os citaba antes en la que se comparaba con el Greco, explicaba  que le inspiraba para pitar aquellas obras que , en realidad, él no hacía pero que nos sirve para comprobar hasta que punto se llegó a creer su personaje "Mi psique tenía cicatrices de mi época de estudiante de arte en Europa, justo después de la Segunda Guerra Mundial, por un recuerdo imborrable de la inocencia devastada por la guerra. En sus ojos se esconden todas las preguntas y respuestas de la humanidad. Si la humanidad se viera reflejado en el lama de los más jóvenes, no necesitaría una guía. Yo quería que otras personas conocieran aquellos ojos. Yo quiero que mis pinturas le stremezcan el corazón y le hagan gritar "hagamos algo"  (Imagen procedente de https://keane-eyes.com )
 


"Una de las más importantes decisiones de mi vida - explica Margaret - fue estudiar la Biblia regularmente. Hacerlo me convenció de  que la verdadera religión es la de los Testigos de Jehová. Desde que dediqué mi vida a Jehová se han producido numerosos cambios en ella. Dejé de fumar y pasé de ser una persona insegura e introvertida a relacionarme mejor con los demás, También invierto la cuarta parte  de tiempo en pintar mis cuadros, pero sorprendentemente   me gustan mucho más . La mirada triste y perdida de los grandes ojos de mis pinturas está abriendo paso a una mirada más feliz"  Lo cierto es que Margaret dejó de ser el prototipo de ama de casa obediente y sumisa que era el ideal de buena esposa en la sociedad de los años cincuenta , que en la película deja además en evidencia un claro problema de autoestima y te dan ganas de sacudirla los hombros para que despierte y reclame que su trabajo sea reconocido, y como consecuencia de ello en 1970 toma la decisión de contar la verdad en un programa de radio de Hawaii.. Estalló entonces el conflicto entre Walter y Margaret que se dirimiría en los tribunales. La hija de Walter, Susan, nos cuenta que "en 1969 Walter se casó con Joan. Hasta entonces yo había estado muy cerca de mi padre pero a partir de entonces supe muy poco de él. Tuvo una hija, Chantal,nacida en 1970,  y un hijo, Sascha, en 1973. Nuestro alejamiento duró la mayor parte de los años que siguieron causándome una gran angustia. Sólo puedo imaginar que las falsas afirmaciones de Margaret se derivan de una angustia semejante, de dificultades financieras o de ambas cosas"

Tim Burton, director de "Big Eyes, con sus pinturas de época Margaret Keane
Tim Burton, gran admirador de Margaret Keane, fotografiado junto a algunas de las obras de Margaret que pertenecen al realizador estadounidense. Cuenta Margaret como en los años noventa había realizado un retrato de la que entonces era pareja del director y años más tarde "Vino a pedirme otro retrato de Helena Bonham Carter (la que hasta hace unas semanas era la pareja de Burton) y su hijo , Billy,que entonces tenía tres años. Tim no quería salir, así que lo saqué escondido en una nube" En la película Burton recupera para el gran público la historia de otro de esos personajes diferentes del mundo del arte y el espectáculo como hizo  hace años con el director de cine Ed Wood (1924-1978) en la película del mismo título realizada en 1994 (Imagen procedente de http://www.nydailynews.com )

Y concluye que "independientemente de sus diferencias personales, Walter era quién concibió y creó el "gran ojo", mucho antes de conocer a Margaret. Primero y ante todo era un hombre de ideas" aunque reconoce que "las habilidades técnicas de Margaret contribuyeron a evolucionarlo y conseguir un nivel de éxito mayor que el que ningún otro artista sería capaz de lograr por si solo antes o después de ellos"   Hasta aquí  he ido comparando la película de Tim Burton con la versión de la hija de Walter, Susan Hale Keane, pero hay un hecho que , en mi opinión desarma todo argumento en defensa de Walter Keane y que aparece  relatado de forma hilarante en la película. Durante el juicio Walter se defendió a sí mismo y le vemos como se toma declaración haciendo a la vez las preguntas como abogado para correr luego a ocupar su lugar en el banquillo para responder como testigo. Era la palabra de uno contra la del otro y el juez consideró que la única forma de demostrar quien decía la verdad era la más obvia, que a cada uno de ellos se le entregara un lienzo en blanco junto a todo lo necesario para realizar un cuadro y en el espacio de una hora mostraran sus habilidades con el pincel. Margaret realizó uno de sus retratos inspirados en su hija que estaba sentada cerca de ella, con aquellos característicos ojos grandes. Por su parte Walter no fue capaz de dar una sola pincelada alegando que una lesión en el hombro le impedía pintar. Así, ante los ojos de todo el mundo, Margaret reclamó la legítima autoría de aquellos cuadros que durante años fueron usurpados por su esposo. Según nos cuenta la película , Walter seguiría defendido como propia la creación de aquellas obras, pero no volvería a salir un lienzo de su pincel muriendo solo y arruinado a los ochenta y cinco años de edad en el año 2000. 

Margaret Keane at home today
Fotografía actual de Margaret Keane junto a dos de sus obras con esos ojos de grandes dimensiones que  hacen de la obra de Keane, con independencia del valor artístico que cada uno quiera darle, un estilo absolutamente inconfundible . Walter Keane fue condenado en el juicio que perdió con Margaret a pagarla cuatro millones de dólares, aunque Margaret nunca recibiría ese dinero y la multa parece que fue anulada después por otro tribunal, pero eso ya no tenía importancia, pues como explica la propia Margaret "Jamás vi ni un céntimo, pero yo no aspiraba a eso. Tan sólo quería que el mundo supiera que esos eran mis cuadros" y ahora, gracias a la película de Tim Burton muchos como yo, que ignorábamos la obra y la personalidad de Margaret Keane, la hayamos conocido  (Imagen procedente de http://www.theguardian.com ) 

En cuanto a Margaret, siguió pintando y permanece activa hasta este mismo momento a sus ochenta y siete años de edad, y contra lo que podría esperarse de un arte  calificado por los críticos como arte basura o kitsch, su obra sigue vigente , se hace referencia a ella en el cine y es objeto de culto por personalidades tan diversas como el propio Tim Burton , el cantante Marilyn Manson y actores como Jerry Lewis confesado coleccionista de la obra de Margarett  e incluso  mereció estas palabras del crítico de arte y conservador  del prestigioso Museo Guggenheim de Nueva York Lawrence  Alloway (1926-1990) que diría sobre la obra de Keane "Su arte posee un heroico mal gusto. Es increiblemente vulgar, es extraño, pero aún sigue siendo maravilloso" Y aquí termina la historia del matrimonio Keane y de como , según todos los indicios, Walter Keane se convirtió en una figura trágica, la del hombre sin talento que trató de apropiarse del talento de otro para aparentar lo que no podía ser. En cuanto a la obra de Margaret, ¿es arte? Debo reconocer que la obra de Margaret no despierta en mi ninguna emoción,  pero tampoco lo hace la obra de Andy Warhol , abanderado del Pop Art. Entramos en el movedizo terreno de la valoración subjetiva. En realidad  tendríamos que preguntarnos ¿qué es el arte?¿qué entendemos por arte? .  El pintor español Pablo Picasso decía que "Un pintor es un hombre que pinta lo que vende. Un artista, en cambio , es un hombre que vende lo que pinta" Walter vendían incluso lo que no había pintado y podríamos decir que el objeto de su arte era él mismo  un producto que sabía vender como nadie. Pero Margaret  pintaba sus niñas de ojos grandes  porque era su forma de expresarse y ella misma lo explica "He sido tan infeliz como los niños que pinto" Creo que si alguien expresa sus emociones , su visión del mundo, de sus sentimientos , de sus experiencias partiendo de sí mismo, ya sea con los colores con las palabras, con notas musicales o con cualquier otra forma de manifestación artística.  estará creando arte, se puede discutir que sea de mayor o menor calidad, pero si es una manifestación sincera de su ser es una forma de arte. Pero  este es un tema ´mucho más complejo que daría para artículos. Cada lector tendrá su opinión y en todo caso dejemos que el tiempo dicte sentencia, porque, como decía el poeta, crítico y escritor francés  Téophile Gautier (1811-1872) "Todo paso. Sólo el arte es eterno" 

Quería terminar este artículo de Margaret Keane con la imagen de la maravillosa Amy Adams dándola vida en "Big Eyes"  que creo que la puede convertir en una de las nominadas a los oscar a la mejor actriz en la próxima entrega de estos premios por su magnífica interpretación de una Margaret Keane que va evolucionando a lo largo de la película desde la mujer insegura de sus comienzos que es embaucada por  Walter , hasta la mujer decidida y segura de sí que demostrará ante el mundo que ella era la artista detrás de los ojos grandes (Imagen procedente de http://www.nydailynews.com )



El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente articulo.

christian mielost dijo...

Muchas gracias!! He leído las opiniones de los críticos de cine y parece que no es muy favorable a la película pero yo la he encontrado interesante.
Un abrazo fuerte desde Madrid y aprovecho las fechas para desearte muy buen año 2015!!

BigEyesMovie.com dijo...

For anyone able to conduct a forensic analysis of the works of Walter Keane and Margaret McGuire:

In addition to an artistic analysis, Susan Keane has provided a highly detailed account of the materials, tools and techniques used by Walter and Margaret, witnessed by Susan throughout the 40s, 50s, and 60s. Although for brevity sake, we have not currently included this information, Susan has also given many examples of how these methods contrast with her own.

"I believe my choice of examples is accurate. While artists do change their media, paints, pallets, etc over the years, as they desire, most artists stick to a formatted plan of paints, brushes, etc..." - Susan Keane

Susan's description can be viewed via an in-progress documentary at http://BigEyesMovie.com

christian mielost dijo...

Thank you very much for your useful information, Kind Regards!!

Anónimo dijo...

Una pintora
con una proyección casi infantil y un verdadero genio del marketing del arte, cada uno por su lado habrían pasado inadvertidos. Aunque no se quiera aceptar, aún en la propia versión de la pintora , es obvia la decisiva intervención de Keane.

TOMAS ENRIQUE PEREZ CAMPOS dijo...

Walter Keane, huiera disfrutado del exito y el reconocimiento con su esposa, si el le hubiera daado el recococimiento de la autoria de sus pinturas. Pero el amar más el prestigio que a su esposa lo llevó a cometer este secuestro.
Darle reconocimiento por la publicidad que hizo sería como darle las gracias a un delincuente por no hacernos daño.

christian mielost dijo...

En efecto Tomás, comparto tu opinión. Él era un gran comercial y publicista y ayudó al éxito de ella, pero en lugar de acompañarla en éste éxito lo que quiso hacer fue suplantarla , hacer pasar aquellas obras como suyas lo que además es una forma de estafa.
Muchas gracias por tu comentario y un abrazo desde Madrid!!

Famosos