miércoles, 31 de diciembre de 2014

DEL NACIMIENTO DEL PLÁSTICO A LA PLATISFERA (SEGUNDA PARTE)

El "Oasis of the Seas" es un  crucero de la empresa Royal Caribbean que fue botado en noviembre de 2008 como el primero de una serie de naves de de la denominada Clase Oasis, de la que hasta ahora hay dos, el Oasis of the Seas y el Allure of the Seas, las naves de crucero más grandes del planeta. En el caso del Oasis of the Seas sus dimensiones son impresionantes con 361 metros de eslora (longitud del barco) , para que os hagáis una idea el  mítico RMS Titanic tenía 269 metros,47 metros de manga (ancho del barco) por los 28 metros del Titanic, con 2175 tripulantes y un máximo de 6500 pasajeros, por los 860 tripulantes y 2787 pasajeros del Titanic, un auténtico coloso de los  océanos que desplaza 220.000 toneladas. Es casi como una pequeña ciudad flotante. Ahora volveré sobre el "Oasis of the Seas" pero antes quiero contaros lo que hice apenas unas horas antes de escribir este artículo. Era la hora de comer y yo suelo alimentarme principalmente de fruta pero en ocasiones me apetece  variar un poco y comer otros  platos  y entre ellos la pasta está entre mis favoritos.Como mis habilidades culinarias son nulas y eso siendo generosos, compré  un envase de spaghettis a la boloñesa, de esos que es suficiente con calentar dos minutos en el microondas y ya está listo para servir. Después tiré el envase  en el cubo que tengo en la cocina para los residuos de plástico  y mañana o pasado lo tiraré a la basura en el recipiente correspondiente para su reciclaje. Una acción que la mayoría de nosotros repetirá muchas veces a lo largo de su vida casi sin pensarlo, aunque no deja de ser inquietante que mientras mi esperanza de vida está alrededor de los ochenta años posiblemente ese envase que hoy he tirado a la basura me sobreviva varios siglos ya sea en esa forma o bajo otras formas diferentes o desmenuzado en diminutas partículas. Ya os explicaré un poco más adelante la razón por la que os cuento esto.


Fotografía del "Oasis of the Seas", el primero de la Clase Oasis que a día de hoy , junto con su hermano Allure of the Seas, son los cruceros más grandes del mundo. Ahora os propongo un ejercicio de imaginación, juntad setecientos colosos como esta nave . Casi inimaginable ¿verdad? Creo que así comprenderemos mejor lo que significa la suma del peso de todos ellos, alrededor de 140 millones de toneladas que es lo mismo  que la cantidad de basura que está flotando en nuestros océanos , según un informe publico en la revista "Geo" en noviembre de 2014 (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)   

Y ahora escuchemos las palabras del químico francés Michel Loubry(1954), director regional desde 2005 de PlasticsEurope, una asociación de fabricantes de plástico, y que participa en el documental "Océanos de Plástico" que también os incluyo en este artículo "Una vez que eres consciente  de los beneficios que ha proporcionado el plástico a la sociedad y compruebas como ha mejorado nuestra calidad de vida , acabas convencido de que el plástico es fantástico. Si no existiera el plástico  los recursos del planeta, la madera, el acero, el aluminio , absolutamente todo se habría agotado por completo . Gracias al plástico hemos podido producir la ingente cantidad de materiales y productos que utilizamos cada día" y añade "Gracias a la utilización de plásticos protegemos el planeta al mismo tiempo que protegemos al clima y a la evolución. Si quisiéramos sustituir  el material de embalaje plástico por otro material tendríamos  que multiplicar el proceso del embalaje por cuatro, su precio por dos  y los desperdicios generales por 1,6". En la primera  parte de esta historia  hicimos un recorrido por la historia del plástico, una historia reciente que se remonta a no más allá de mediados del siglo XIX  cuando el inventor inglés Alexander Parkes (1813-1896)  patentaba en 1856 un proceso por el que había logrado obtener un nuevo producto fuerte, ligero y moldeable al que daría el nombre de Parkesina, el primer antecedente directo de los plásticos. Pero la era industrial del plástico tendría que esperar hasta el siglo XX , cuando el químico belga Leo Baekeland (1863-1944) patentaba en 1907 un material  final suave, liso ,duro  y a la vez  moldeable al que daría el nombre de Baquelita  y con la que   realmente se iniciaba la era de los plásticos. 


Algo tan simple como  el plástico que podéis ver sobre el caparazón de esta tortuga, empleado en los paquetes de botes de bebida, puede tardar hasta 400 en degradarse por completo  a no ser que haya sido fabricados con productos biodegradables, en cuyo caso en apenas seis meses desaparecerán sin dejar rastro.  (Imagen procedente de http://macroup.blogspot.com.es)

 Y a partir de ese momento asistimos a la explosión de los plásticos con el desarrollo de las fibras sintéticas como el nailon, de recipientes de plástico como el célebre Tupperware y la evolución del plástico en diferentes  formas hasta convertirse en un material omnipresente  e imprescindible en nuestras sociedades , y todo ello durante apenas las últimas seis décadas. Nuestros abuelos nacieron en un mundo donde el plástico no existía, hoy cualquiera de nosotros vive rodeado de él, desde ese recipiente que contenía spaghettis y que acabo de tirar a la basura, a la botella de agua que hay sobre mi mesa, al teclado del ordenador que estoy utilizando en estos momentos o la ropa que llevo puesta. En "Océanos de plástico" se explica como en la primera década del siglo XXI  se ha producido tanto plástico  como en todo el siglo XX, que es lo mismo que decir que en diez años hemos fabricado tanto plástico como en toda la historia de la humanidad ya que antes no existía. En octubre del año 2013 PlasticsEurope informaba sobre la producción mundial de plástico durante el año 2012 e indicaba que se había incrementado en un 2,8%  con respecto al año 2011 aunque su crecimiento se había visto afectado por la crisis económica en la Unión Europea que hizo que disminuyera el consumo y , por lo tanto, también la producción de plásticos. En total se habían producido 288 millones de toneladas de plástico ,y en un gráfico comparativo con el siglo XX se podía observar  una línea siempre ascendente que llevaba desde los cincuenta millones de toneladas de plástico de 1980 hasta las ya mencionadas 2888 millones de toneladas del 2012. Para darnos cuenta de la importancia económica del sector del plástico, refiriéndose en exclusiva a Europa  el informe de PlasticsEurope señalaba que "incluyendo a productores de materias primas, fabricantes de maquinaria y transformadores, el sector del plástico agrupa a unas 62.000 empresas  que dan trabajo directo a 1,4 millones de personas. Su facturación alcanza los 300.000 millones de euros" y eso , repito , sólo referido a Europa.


Producción mundial de plásticos.
En este gráfico podéis observar el incremento de producción de plástico a nivel mundial (en color naranja) y en Europa (en color azul) desde 1950 hasta el año 2012. En apenas sesenta años hemos pasado de un millón setecientas mil toneladas de plástico producidas en 1950  (350.000  toneladas en  Europa) hasta los 288 millones de toneladas  del año 2012 (57 millones de ellas producidas en Europa) (Imagen procedente de http://www.mundoplast.com )

Y ahora regresemos al "Oasis of the Seas" y sus 220.000 toneladas. Esta ciudad flotante es impresionante pero imaginad la impresión que os haría contemplar una flota de setecientos buques como éste uno junto a otro. Casi inimaginable ¿verdad? Pues bien, si sumáramos el tonelaje de estos setecientos colosos del mar,  obtendríamos una cifra muy cercana a los 140 millones de toneladas de basura que según  la Oficina Federal  del Medio Ambiente de Alemania en un dato que encuentro en la revista "Geo"  están flotando en estos momentos en los océanos de todo el mundo.  De esos 140 millones de toneladas de desperdicios un 80% corresponde a diferentes tipos de plástico ,lo que equivale a unos 112 millones de toneladas. y de esos 112 millones de toneladas de plásticos,  cerca de diecisiete millones de toneladas, alrededor del 15%, termina en las costas contaminando playas y arrecifes, otros diecisiete millones de toneladas  se quedan flotando en el agua y los encontraremos  tanto en su superficie como a diferentes profundidades , y , finalmente, el trozo más grande de esta tarta de basuras plásticas , unos 78 millones de toneladas  equivalentes al 70% del total, terminará hundiéndose hasta reposar en el suelo marino. Más adelante veremos que sobre estas cifras hay todavía un gran debate científico, sobre todo a raíz del resultado ofrecido por una expedición española de la que os hablaré después. Al empezar este artículo os hablaba de mi envase de spaghettis que vaciaba hace apenas unas horas. De los casi trescientos millones de toneladas de plástico producidas al año un tercio de ellas corresponde a este tipo de envases de usar y tirar  como el que yo he utilizado hoy , productos a los que nosotros les damos nada más que un uso  pero que en ocasiones pueden sobrevivir durante siglos. 


Gráfico publicado por la revista National Geographic donde podéis ver el tiempo necesario para que se degrade por completo diferentes productos , desde los 2 meses que tarda en desaparecer por completo una manzana hasta  los 600 años que puede tardar en desintegrarse por completo el sedal utilizado para pescar (Imagen procedente de http://www.nationalgeographic.com.es )

¿Quién no ha bebido en el trabajo en uno de esos vasos de plástico que se emplean en las máquinas expendedoras de café o los ha comprado para una fiesta casera? Son cómodos y baratos , los usamos y luego los tiramos.  Están hechos en su mayoría de poliestireno, un plástico que fue sintetizado por primera vez en Alemania en la década de los años treinta  por la empresa química BASF, y que hoy es el cuarto plástico más utilizado en el mundo del que en el año 2000 se producían casi once millones de toneladas al año. Lo encontramos en envases de yogur, cuchillas de afeitar, recipientes de comida como el de mis spaghettis , en maquinillas de afeitar ,en embalajes o en las cajas  que contienen los CD de nuestras discotecas caseras, por citar sólo algunas de sus múltiples aplicaciones. . Pues bien, por ejemplo ese humilde vaso de plástico de poliestireno que compramos esta mañana en la máquina expendedora de café y que tiramos después de vaciar su contenido para reanudar nuestras tareas , si llega a las aguas del océano podrá sobrevivir en ellas durante cincuenta años hasta que  desaparezca. ¿Y la botella de plástico que tengo sobre la mesa? Se utilizan  diferentes  clases de plástico para su elaboración pero el más frecuente es el Polietileno , del que ayer os contaba que había sido sintetizado por primera vez en 1933 por dos químicos de los Laboratorios ICI de Gran Bretaña, Reginald Gibson y Eric Fawcett, y que había sido el utilizado por el químico estadounidense Earl Silas Tupper (1907-1983) para fabricar sus célebres y prácticos tupperware. Pues bien, una botella de polietileno  puede llegar a perdurar hasta 450 años en las aguas de los océanos hasta su completa desintegración, el mismo tiempo que tardará en desaparecer el plástico contenido en unos pañales de bebé  y tampoco mucho menos tardará en desintegrarse el plástico que une los paquetes de los botes de bebida, que tiene una vida de alrededor de cuatrocientos años.


En esta imagen podéis ver la situación de los cinco grandes giros oceánicos, aunque hay otros de menor tamaño.  Sería en estos cinco donde habría una mayor acumulación de basuras ya que las corrientes marinas atraparían los residuos e las zonas próximas a las costas  y  actuando como si fueran cintas transportadoras los trasladarían hasta estos giros oceánicos, donde finalmente quedarían depositadas en el interior del vórtice. Durante todo este trayecto las botellas, envases y cualquier otro residuo plástico va degradándose hasta quedar reducidas a  partículas de ínfimo tamaño, los microplásticos, invisibles casi siembre a nuestros ojos pero que analizando las muestras de agua formarían lo que se denomina "sopa de plástico", partículas que en ocasiones pueden llegar a sobrevivir durante siglos (Imagen procedente de http://www.artinaid.com )

No es que con el paso de las décadas la botella o el vaso de plástico permanezcan íntegros, el plástico va degradándose con mayor o menor velocidad en función  de la intensidad de la radiación solar, de la temperatura del agua y de otros factores como la proporción del oxígeno y el tipo de plástico de que se trate, y se descompone en partículas cada vez más pequeñas   hasta ser casi invisibles al ojo humano,los microplásticos,  pero siguen conservando las características de un plástico.  Ya en el año 1988 la estadounidense Administración Nacional Oceánica y Atmosférica , más conocidas por sus siglas NOAA, advirtió sobre la posible presencia de grandes cantidades de grandes cantidades de plástico flotante en el Pacífico Norte  que se habrían ido acumulando en una zona determinada arrastrada allí por las corrientes oceánicas. Aquí os tengo que hablar del giro oceánico, que es el nombre que en oceanografía se da a un sistema de corrientes marinas que terminan en un vórtice como si fuera un remolino donde el agua circula en círculos dejando en el centro de ese remolino la basura  concentrada como si fuera una isla. Se encuentran distribuidos por los diferentes océanos y mares pero los cinco más importantes son el Giro del Pacífico Norte, el del Pacífico Sur, el del Atlántico Norte, el del Atlántico Sur y el del océano Índico. Los investigadores del NOAA presumían que´grandes cantidades de plástico se hallaban precisamente atrapadas en el Giro del Pacífico Norte. En el año 1997 el capitán y oceanógrafo  californiano Charles J.Moore se hallaba navegando por las aguas próximas a esta región  de regreso de una carrera de barcos , la Transpacific Yacht Race, desde San Pedro en California  hasta Honollulú en Hawaii, cuando junto a su tripulación se percató de que siempre que miraba al océano observaba algún resto de plástico.


En este gráfico podéis observar la extensión estimada de la Gran Mancha o Gran Vórtice de Basura del Pacífico . En realidad los datos sobre la misma son todavía muy imprecisos. Su extensión podría oscilar entre los 700.000 kilómetros cuadrados hasta el más de un millón y medio de kilómetros cuadrados (que es la opción que recoge este gráfico). Aunque la idea más extendida entre la población es que forma una especie de gran isla de basura en realidad es casi invisible al ojo humano porque está formada por millones de microplásticos, que es el nombre que se da a partículas  de plástico de menos de 5 milímetros de tamaño. Según la EPA (siglas de la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos)  en un informe del año 2011 "La fuente principal de los desechos marinos es la deficiente eliminación   y gestión de los residuos procedentes  de la fabricación de productos,  incluyendo los plásticos. Estos residuos se generan en tierra, en los puertos , muelles y en los desagües además de los generados por los buques de pesca, los buques de carga y las plataformas fijas" He encontrado en revistas como "Geo" y "National Geographic" que se indica que un 80% de la contaminación de plásticos en los océanos procede de vertidos terrestres y un 20% en el mar por barcos y plataformas pero no he podido encontrar la fuente que confirma este dato así que lo dejo nada más que como referencia. En cuanto a la cantidad de plásticos ya veremos más adelante la controversia sobre su auténtica proporción, aunque en cualquier caso  sus efectos ya se hacen notar en la vida marina (Imagen procedente de http://contaminacionplas.blogspot.com.es )

Regreso de nuevo a la zona y después de lanzar varias veces las redes  cuenta Moore que "Nos quedamos mudos de asombro. ¡Dios mío! ¿que hemos hecho para  que lancemos una red en cualquier parte del océano y recojamos tantos residuos plásticos?" A partir de entonces Moore siguió documentando la presencia de basura plástica en diferentes expediciones y a través de artículos donde advertía de las dimensiones del problema. Se empezó a hablar entonces de la existencia de un nuevo continente o de una isla artificial, a la que se daría el nombre de Great Pacific Garbage Patch que puede traducirse como Gran Vórtice de Basura del Pacífico, originada  por la concentración de toneladas de estos residuos y en el imaginario popular se creó la imagen de inmensas islas de basura . En realidad, no existen estas islas como tales, sino que se trataría de una gran superficie oceánica contaminada por la concentración  de millones de partículas  de plástico, algunos ,en efecto, de  gran tamaño pero en su mayor parte micropartículas  que incluso llegan a ser confundidos por los peces con el zooplancton del que se alimentan. Hay imágenes impresionantes como la fotografía  de un albatros de Laysan, que anida en islas del Pacífico Norte  como las Hawai o el atolón de Midway .En un artículo de la revista National Geographic se explica como  este atolón, situado a tres mil kilómetros de cualquier tierra habitada ,  se encuentra en el centro de uno de los giros oceánicos a los que antes me refería ,el del Pacífico Norte, y las aguas que lo circundan están llenas de  basuras plásticas. lo que los oceanógrafos han dado en llamar "sopa de plástico". Explica la revista que "cuando los adultos del albatros de Laysan  ceban a sus polluelos lo hacen con muchas de estas partículas de plástico que confunden con fragmentos comestibles , sentenciando sin saberlo  el futuro  de sus propios descendientes. Un elevado número  de pollos muere por esta ingesta funesta. Ver las carcasas descompuestas  de esos jóvenes albatros y observar que todo el contenido estomacal  plástico permanece completamente intacto  es de esas imágenes que valen más que mil palabras" Los investigadores estiman que al año mueren cerca de un millón de aves por ingerir plástico o enredarse con sedales y redes de las que luego no pueden liberarse


plásticos en el estómago de un albatros muerto
Esta fotografía de un albatros de Laysan tomada en el atolón de Midway es a la que me refiero en el artículo  y que vi publicada en un reportaje de la revista National Geographic en su edición española en noviembre de 2014. Podéis observar como su interior estaba lleno de objetos de plástico que sus padres le trajeron creyendo que se trataba de alimento y que , finalmente, le ocasionaron la muerte como a muchas otras aves marinas. En ese mismo número se recogían las palabras del biólogo  español Jacob González Solís, director de un proyecto del Departamento de Biología Animal  y del Instituto de Investigación  de la Biodiversidad de la Universidad  de Barcelona,,  sobre  la proliferación de plásticos en el estómago de las aves marinas del Mediterráneo. Según  Solís  "Tras estudiar el contenido estomacal de 171 aves marinas que habían sido capturadas de forma accidental , comprobamos que un 66% había ingerido al menos un trozo de plástico. Suelen ser trozos  de filamentos, esferas y láminas que pueden causar ahogo, úlceras, infecciones y finalmente la muerte" Con independencia del mayor o menos contenido de plásticos en las aguas creo que es evidente que si existe un problema con los plásticos en nuestros océanos que merece la atención de todos , de productores a consumidores (Imagen procedente de http://www.vistaalmar.es ) 

En la revista "Geo" se informaba del contenido hallado en el estómago de un cachalote  que falleció varado en la costa sur de España y entre otras cosas encontraron 8,5 kilos de plásticos de invernadero, 3,5 kilos de cuerdas, 2,5 kilos de pequeños objetos de plástico, 1,9 kilos de sacos de plástico y 1,9 kilos de otros materiales . Haceos una pregunta ¿qué pensaríamos si encontráramos todo eso en el estómago de un ser humano? Por supuesto, todo lo que sucede a la vida marina también nos afecta a nosotros que nos encontramos en la cúspide de la pirámide alimentaria. La contaminación del plástico comienza afectando al microscópico zooplancton que es ingerido por otras especies marinas que a su vez son devoradas por depredadores de mayor tamaño incorporándose el plástico a la cadena alimentaria hasta llegar al ser humano.  En el documental que acompaña a este artículo se cuenta como en un estudio sobre una especie de caracoles de mar  el 10% de las hembras presentaban  deformaciones sexuales derivadas de un alto contenido en su organismo de Bisfenol A o BPA, un compuesto orgánico presente en muchos plásticos como los que se utilizan en la fabricación de biberones, botellas y envases donde es empleado como antioxidante. Entre los efectos que causaba el Bisfenol A en los caracoles se hallaba el incremento del número de huevos hasta el punto que llegaba a desgarrar a la hembra causando su muerte. Desde la década de los años treinta del siglo XX se ha sospechado sobre los efectos dañinos del Bisfenol A en la salud , afectando sobre todo a la glándula tiroides y a su producción de hormonas y se han publicado estudios acerca del efecto que podrían tener sobre la fertilidad masculina, reduciendo el nivel de esperma y de la testosterona, lo que conduciría a una reducción de fertilidad. Además también hay estudios sobre su posible responsabilidad en diferentes  tipos de cáncer como el de próstata o el de mama. 

Es cierto que si bien existen estos estudios no hay una completa certidumbre de la responsabilidad directa del Bisfenol A en la salud , pero no deja de ser inquietante que hoy todos tengamos Bisfenol A incorporado a nuestro organismo sin saber bien los efectos que puede tener sobre nosotros. Regresando a las investigaciones de Charles J. Moore  en las playas de Hawaii  descubrió la presencia  de un nuevo material que hasta ahora no existía en la naturaleza ¿su composición?  plástico fundido con fragmentos de lava, las islas Hawaii son de origen volcánico, y otros residuos orgánicos. A este nuevo mineral  la profesora Patricia Corcoran de la Universidad de Western Ontario en Canadá le dio el nombre de Rocas Plastiglomeradas. Y no son las únicas, pues también en ríos y lagos de todo el mundo se han hallado unas bolitas de plástico de polietileno  resultantes de la producción de bolsas de plástico a las que se ha dado el poético nombre de "lágrimas de sirena" y que a pesar de su diminuto tamaño tardarían décadas o siglos en desaparecer.  Pero escuchemos de nuevo  al  químico francés Michel Loubry , director regional desde 2005 de PlasticsEurope, con quien iniciaba este artículo "La gente piensa que los plásticos contaminan pero eso es porque ignoran  la enorme cantidad de beneficios  que nos proporciona el material plástico " y  es cierto , el plástico ha mejorado nuestra calidad de vida y es beneficioso en muchos sentidos, pero creo que también es evidente que su acumulación nos está planteando  un serio problema para el presente y el futuro de nuestros océanos y de nosotros mismos.  El biólogo marino Christiane Boerter nos explica que "de 671 peces recogidos de seis especies diferentes , un 35% de ellos tenían restos de plástico en sus estómagos" , otra de las investigadoras que participan en el documental "Océanos de plástico" advierte que "en 1999 la proporción de plásticos en las muestras marinas era de seis a uno, en 2008 se había incrementado a 48 a uno, seis veces más"


Recorrido y volumen de trabajo de la Expedición Malaspina  impulsada por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas(CSIC) de España , que entre otras cosas  realizó la primera evaluación de la cantidad y la distribución de plásticos  en el océano a escala planetaria  , recorriendo 67.600 kilómetros por todos los océanos del mundo. Las conclusiones de la investigación que se dieron a conocer en septiembre de este año 2014   fueron más optimistas de lo que los propios científicos esperaban . El oceanógrafo español Carlos Duarte, uno de los impulsores del Proyecto Malaspina, , lo explicaba así en un artículo del periódico español "El País" "El océano global está mejor de lo que se pensaba; la capacidad de degradación de los contaminantes y plásticos es mayor de lo que creíamos ; las medusas no están aumentando globalmente como se temía por el cambio climático, la acidificación del agua está ocurriendo, pero es menos severa, en cuanto a sus efectos biológicos , de lo estimado, y las reservas de peces son entre 10 y 30 veces superiores a los cálculos previos "  Así que el panorama ,según estos resultados, no es tan sombrío lo que no significa que el problema no exista y tengamos que olvidarnos de él, porque , como explica un artículo del mes de noviembre de este año 2014 de National Geographic que cita precisamente la investigación de la Expedición Malaspina "Hay restos plásticos de diversa índole  en todos los océanos del mundo, y aunque la magnitud global de esta contaminación es una incógnita, las muertas obtenidas durante la Expedición Malaspina, apuntan que la cantidad de plástico que hay en los océanos es de decena de miles de toneladas , y que cantidades mayores  están siendo transferidas desde la superficie  a los organismos marinos y a aguas más profundas" (Imagen procedente de http://sociedad.elpais.com )       



Como no lo puedo abjuntar os dejo el enlace del documental de Televisión Española sobre la Expedición Malaspina 


La gran pregunta sería ¿es posible vivir sin plástico? En estos momentos creo que sería utópico pensar que fuera posible algo así, como explica un investigador "no es posible cambiar la evolución  de la sociedad . Por ejemplo, cada vez dedicamos menos tiempo a preparar comida. También comemos fuera de casa con más frecuencia que antes, lo que significa  que cada vez utilizamos  más productos envasados  en comparación con lo que hacían las generaciones anteriores." Recordemos que apenas han transcurrido sesenta años desde que el plástico se industrializara formando parte omnipresente de nuestras sociedades, que su producción y consumo no deja de crecer, veíamos que en 2012 se incrementó en casi un 3% a nivel mundial a pesar de la crisis económica y que casi todo lo que nos rodea contiene plástico, desde la ropa al teclado del ordenador.  A todo ello hay que añadir que a pesar de los avances en reciclaje , se sigue vertiendo residuos plásticos de forma incontrolada en todo el mundo y que los costes de retirar esa ingente cantidad de basuras  son hoy por hoy inasumibles para la mayor parte de naciones del mundo.  El problema se halla extendido a nivel global. En 2010  se organizó por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CESIC) la Expedición Malaspina  integrada por dos buques oceanográficos, el "Hespérides" y el "Sarmiento de Gamboa" y he aquí uno de los problemas con los que nos encontramos a la hora de valorar a qué nos estamos enfrentando. En un artículo del periódico español "El Mundo"  del pasado 16 de septiembre de 2014 se podía leer un balance de las investigaciones y el periodista señalaba que "los resultados de la investigación han sorprendido al grupo de científicos. Se ha descubierto que la masa de peces en las profundidades comprendidas entre los 400 y los 700 metros es 10 veces superior a lo que se creía" y luego añade este dato contradictorio con todo  lo que hemos visto hasta ahora  "Mas sorprendente resulta la posibilidad de que algunas de estas criaturas se alimentan de residuos plásticos. Esta es la hipótesis que plantea el equipo científico  para justificar la ausencia en los mares del 99% del plástico que anualmente acaba en el mar. Se ha roto así el mito de la imaginaria "isla de plástico" en el Pacífico Norte y se señala que no hay evidencias de un aumento de la masa de plástico e los océanos  desde hace veinte años"

DOCUMENTAL "OCÉANOS DE PLÁSTICO"

Documental "Océanos de Plástico" del Canal Odisea donde se recogen muchas de las informaciones sobre la contaminación de los plásticos en los océanos de todo el mundo . A lo largo del artículo he tratado de presentaros la doble visión sobre esta contaminación, ya que todavía hoy es motivo de disputa  científica y una incógnita el verdadero volumen de la presencia de plásticos en  los océanos. Acabamos de ver más arriba como los resultados de la Expedición Malaspina son mucho menos alarmistas que los informes en los que se basa este documental o muchos reportajes de revistas. Los  140 millones de toneladas de los que os hablaba al comienzo de este artículo son matizados muy a la baja por la Expedición Malaspina, que reduce ese volumen hasta en un 99% , una diferencia que atribuyen a que este plástico estaría siendo absorbido por especies marinas que se alimentan de él, lo que también sería un dato inquietante pues confirmaría que el plástico se ha integrado plenamente en la cadena alimentaria. Otra de las causas de estas diferencias en las cifras podría ser que gran parte de este plástico se estuviera acumulando en grandes cantidades en las aguas más profundas , escapando así a la evaluación realizada por la Expedición Malaspina.  





Pero leyendo sobre los resultados de esta misma expedición en el número de noviembre de 2014 la edición española de la revista National Geographic encuentro  estas palabras de Andrés Cózar, investigador de la Universidad de Cádiz y director del programa "Plásticos en el Océano Global", en las que explica que "La Expedición Malaspina  ha demostrado la existencia  de cinco grandes acumulaciones  de residuos plásticos en el océano abierto, dos en el hemisferio Norte y otras tres en el Pacífico Sur, Atlántico Sur e índico. Estos cinco grandes giros oceánicos  recogen el plástico flotante  procedente de los continentes  y lo agrupan en zonas centrales  de las cuencas oceánicas." El propio Cózar reflexiona en ese artículo "La retirada selectiva de  residuos en playas y costas  es una medida factible. Pero desde luego, para solucionar este asunto es necesario  llegar a la raíz del problema que es la entrada masiva y continua  de residuos en los océanos. Las previsiones apuntan a un aumento de la producción de plástico  durante las próximas décadas . Sin duda el modelo actual  de utilización de este material  es insostenible. Nuestro consumo genera  diariamente cantidades  exageradas de residuos que  requieren cientos de años para degradarse"  El sufrido lector se preguntará en este momento desorientado ¿a quién creo?¿a la versión del periódico o al artículo de National Geographic? Yo no puedo más que expresar la opinión de un profano en la materia pero creo que el mismo sentido común nos dirá que, sin atreverme a hablar sobre sus dimensiones reales, tenemos un problema con el plástico. Así lo muestran el contenido de plástico en los estómagos de aves y especies marinas, el incremento anual de la producción de plástico con unos productos que tardan en ocasiones siglos en desintegrarse por completo, y así lo muestran muchos estudios sobre la cantidad de partículas de plástico que flotan en ríos, lagos, océanos y se acumulan en las playas de todos los  continentes, y pienso que negar la existencia de un problema es el peor camino para solucionarlo.Volviendo de nuevo a la pregunta ¿podemos vivir sin plástico? la respuesta es que en estos momentos es imposible y así seguirá siendo en un futuro  próximo por lo que tendremos que aplicarnos todos en desarrollar métodos de limpieza, de reciclaje y de un consumo más responsable que permita limitar los daños de un producto para el que de momento no tenemos sustituto y evitar así que las futuras generaciones tengan que hablar de la Platisfera. 

Enlace de la Primera Parte de este artículo: 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2014/12/del-nacimiento-del-plastico-la.html

  El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos