martes, 19 de agosto de 2014

ZEPPELIN, EL TITANIC DE LOS CIELOS (PRIMERA PARTE)


El 21 de noviembre de 1783  los franceses Jean-François Pilâtre de Rozier(1754-1795) y François Laurent Levieux, Marqués d´Arlandes(1742-1809) se subieron en un  globo de veintiún metros de altura, pintado de azul y decorado con figuras mitológicas doradas situado frente al Campo de Marte de París . El globo comenzó a elevarse sobre la multitud hasta los 265 metros de altura para luego seguir el rumbo que le marcaba el viento mientras los dos tripulantes alimentaban  de paja el brasero encargado de calentar el aire que mantenía el globo en el aire. En un determinado momento, relataría el marqués en su crónica del vuelo, Pilâtre de Rozier gritaría a su compañero de vuelo para que no se quedase anonadado mirando la ciudad que  se hallaba a sus pies "¡A trabajar! Si se queda pasmado mirando el Sena, pronto vamos a estar nadando en él!". El vuelo se prolongó durante veintisiete minutos y aterrizaron más por el miedo que le entró al marqués d´Arlandes que por cualquier problema del globo . Como el propio marqués reconocería después, se había pasado buena parte del viaje exclamando "¡Tenemos que tomar tierra ya!". Lo habían conseguido, el mito de Dédalo e Ícaro se había convertido en realidad aunque ahora sus nombres eran  François Pilâtre de Rozier y François Laurent LeVieux , marqués d'Arlandes. Acababan de ser los primeros hombres en volar en el globo diseñado por dos hermanos que se dedicaban a la fabricación de papel, Joseph-Michel Montgolfier (1740-1810) y Jacques-Étienne Montgolfier (1745-1799) y que consiguieron lo que tantos siglos había anhelado el hombre, alzar el vuelo. Ya escribí sobre su historia y la de otros pioneros y soñadores que a lo largo del tiempo habían tratado de alcanzar ese sueño que parecía imposible. Os dejo los enlaces de aquella historia, por si queréis recuperarlos.


Fotografía tomada en 1878  de un globo listo para alzar el vuelo desde los
 jardines de las Tullerías  en París, globo  diseñado por el que es considerado 
el inventor del dirigible , Henri Giffard, del que os hablaré justo un poco 
más abajo  (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org

Fotografía aérea de París tomada desde el globo de Henri Giffard  de 1878 que en la fotografía de más arriba veíamos a punto de emprender el vuelo en los jardines de las Tullerías. Podéis imaginar la emoción que tenía que sentir una persona al ver el mundo desde esa altura, una sensación que apenas noventa y cinco años antes era considerado imposible . El autor de estas dos imágenes era el fotógrafo e inventor  francés  Prudent Rene Patrice Dragon (1819-1900), el primero en utilizar la técnica del microfilm (Imagen procedente de  http://commons.wikimedia.org)
Desde aquel primer vuelo se produjo una auténtica globomanía y durante los años siguientes los globos  surcaron los cielos de Europa, pero tenían un problema, dependían por completo del viento. El  aeronauta francés , Jean Pierre Blanchard(1759-1809), que en 1784 había realizado su primer viaje en globo diseñó  un dispositivo que bien podríamos considerar un antecedente de la hélice que además iba acompañado por unas alas móviles y  timón, y gracias a estas mejoras en enero de 1785, apenas quince meses después del primer vuelo en globo, lograba cruzar el Canal de la Mancha. Unos años después, el poeta inglés Percy B. Shelley(1792-1822) escribiría entusiasmado anunciado el comienzo de una nueva era "El globo no ha adquirido todavía la perfección de la cual es seguramente capaz; el arte de pilotar el aire está en su primera y más desvalida infancia; el marino aéreo todavía nada sobre vejigas y no montando una balsa fuerte. Promete facultades maravillosas  para la locomoción y nos permitirá cubrir vastos trayectos con facilidad y rapidez , y explorar países desconocidos sin dificultad"  Pero la principal debilidad de los globos era su dependencia absoluta del viento, les faltaba un sistema de autopropulsión que les proporcionara autonomía y permitiera dirigirlos a donde quisiera la voluntad del piloto y no el azar del viento y para eso todavía tendrían que pasar tres décadas desde la muerte de Shelley. Sería otro francés, el ingeniero Henri Giffard (1825-1882) , experto en motores de vapor. el primero en incorporar un motor de propulsión de vapor a un globo. En 1851 Giffard había patentado la aplicación del vapor en el viaje de un globo dirigible , al que llamaba así ya que gracias a su motor y al timón era posible dirigirlos a donde el piloto quería. Giffard diseñó una pequeña máquina de vapor, ya que no podía ser muy pesada, que desarrollaba apenas tres caballos de fuerza  pero que debían bastar para impulsar su dirigible. Para que os hagáis una idea, un caballo de vapor es equivalente a 736 vatios de potencia , por lo que tres caballos es igual a 2208 vatios equivalente e incluso inferior a muchas de las planchas de vapor que tenemos en nuestras casas. Pero toda larga marcha comienza por un primer paso, aunque sea pequeño, y este era ese paso. 

Henri Giffard, el creador del primer aerostato que se podía dirigir y no se movía  según la dirección del viento, de ahí que se llamara globo dirigible y que finalmente se quedó en dirigible. La clave de su invento consistía en un dispositivo que se llamó Inyector de Vapor de Giffard, y aunque no entiendo mucho de maquinaría, consistía en un artefacto que permitía inyectar agua a las calderas aprovechado el propio vapor como impulsor del agua que alimentaba las calderas, como un circuito cerrado .Este sistema lo patentó el 8 de mayo de 1858, seis años después de su histórico viaje de 1852, considerado el primer vuelo de un dirigible (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )


Modelo a escala del dirigible de Henri Giffard conservado en el Museo de Ciencias de Londres . Con 44 metros de longitud podía volar a una velocidad máxima de 9 kilómetros por hora aunque la poca potencia del motor de vapor que llevaba, equivalente a una de nuestras planchas de vapor caseras, le hacía casi imposible volar contra el viento . Pero su gran logro no era la velocidad sino la posibilidad de dirigirlo, de  volar a un destino concreto, algo que era imposible con los globos hasta entonces. El sueño que el poeta Shelley había tenido en los primeros años del siglo XIX comenzaba a ser posible (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )  

Giffard diseño un globo alargado, de 43 metros de longitud , con un timón en forma de vela triangular en la parte trasera y la cesta para el piloto en el centro . El 24 de septiembre de 1852 Henri Giffard  alzó el vuelo a bordo de su prototipo de dirigible desde el Hipódromo de París y con una velocidad de unos 9 kilómetros por hora recorrió los veintisiete kilómetros que separan la capital francesa de la localidad de Trappes. No pudo realizar el vuelo de regreso porque el motor era demasiado pequeño y su escasa potencia no podía superar la fuerza de los vientos dominantes en contra pero si realizó vuelos en círculo demostrando que era posible pilotar la nave siempre que las condiciones meteorológicas no fueran demasiado adversas. Sólo hacía falta instalar un motor de mayor potencia y resolver el problema del peso pero Giffard había dado un nuevo paso en la evolución de la aeronáutica. Años después, el 14 de abril de 1882, Giffard se suicidaba probablemente por los problemas de visión que le estaban dejando ciego,pero ya había pasado a la historia como el inventor del dirigible y como reconocimiento a su aportación científica su nombre sería inscrito junto a los de otros setenta y un científicos e ingenieros franceses destacados en la célebre Torre Eiffel que se concluiría en 1889. Pero sigamos adelante, porque apenas unos años después, en 1862, un médico estadounidense llamado Solomon Andrews (1806-1872)  presentaría un nuevo modelo de dirigible experimental que a diferencia del de Giffard no iba propulsado con un motor sino que se basaba en un sistema de planos inclinados que aprovechaba la diferencia entre el peso del globo y la fuerza de la gravedad, por lo que llamo a esta curiosa forma de propulsión como "gravitación"

Daguerrotipo del médico estadounidense Solomon Andrews, inventor  del primer dirigible americano, realizada en 1842 cuanto tenía treinta y seis años . Fue un hombre de los que hoy se llamarían emprendedores, pues no paraba de idear  creando un nuevo tipo de lámpara de gas, un filtro para la nicotina, una máquina de hacer toneles y hasta un modelo de candados. También fue alcalde de la ciudad de Perth Amboy en Nuew Jersey, donde construyó su primer alcantarillado. Un hombre que valía para casi todo (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org )

El "Aereon" de Solomon Andrews, que realizó su primer vuelo en junio de 1863 convirtiéndose en el primer dirigible en volar en el continente americano, sin utilizar además un motor, sino utilizando un sistema móvil que le permitía navegar como un velero pero en el aire . Constaba de tres globos, como podéis ver en la imagen,  con forma de cigarro, además de una góndola donde iba el pasajero y un timón  La falta de apoyo económico impidió a su inventor , Solomon Andrews, seguir adelante con la empresa que había fundado y con la que pretendía establecer una línea regular de transporte en dirigible entre Nueva York y Filadelfia  (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org

Su primer prototipo fue bautizado como "Aereon", un globo de forma alargada y veinticuatro metros de longitud, dotado con una góndola y timón para orientar la dirección,  que realizó su primer vuelo con éxito el 1 de junio de 1863, mientras Estados Unidos se hallaba inmersa en plena Guerra de Secesión. Ofreció su invento al presidente Abraham Lincoln (1809-1865)  pero aunque hubo conversaciones e incluso una prueba de su aparato,no llegaría a  un acuerdo por la falta de interés del ejército. Terminada la guerra Solomon, un hombre emprendedor que también inventaría un modelo de máquina de coser entre otras muchas invenciones  creó una compañía , la Aerial Navigation Company , que puede ser considerada como uno de los primeros intentos de  fundar una compañía aérea de transporte. Diseñó un nuevo aparato , el "Aereon 2"  con el que realizaría dos vuelos, uno el 25 de mayo de 1865 sobrevolando la ciudad de Nueva York y otro más el 5 de junio donde viajó desde Nueva York hasta la población de Oyster Bay, alrededor de unos 52 kilómetros. Pero los problemas económicos y la falta de financiación dieron al traste con la empresa. Sigamos avanzando y regresamos ahora de nuevo a Francia y al año 1872. Allí nos encontramos con un arquitecto naval de nombre rotundo, Stanislas Charles Henri Dupuy de Lôme (1816-1885) , célebre ya entonces porque  fue el primero en diseñar un barco de guerra propulsado a vapor que movía una hélice con la que desplazaba su casco de acero. Aquel barco se llamaba "Le Napoleon" y sería botado en 1850 , con una velocidad máxima de doce nudos.  Después de aquel éxito Dupuy de Lôme seguiría estudiando nuevas aportaciones para la modernización del ejército francés y desarrolló un dirigible con capacidad para ocho personas cuyo objetivo era ser empleado durante la guerra que Francia libraba con Prusia entre 1870 y 1871 pero antes de que pudiera pasar  de los planos a la realidad Francia ya había sido  derrotada, el emperador Napoleón III (1808-1873) destronado y el proyecto quedó aparcado.

El dirigible diseñado por Dupy de Lôme para ser utilizado durante la guerra francoprusiana . El gobierno francés , muy interesado en su desarrollo, le concedió un crédito de 40.000 francos para llevarlo a la realidad, pero a pesar de ello la rápida derrota francesa frente a los prusianos no permitió que el proyecto se convirtiera en realidad . Según su diseño tendría 36 metros de longitud y dos motores que lo impulsarían a una velocidad de entre 9 y 11 kilómetros por hora, casi igual que el primer dirigible diseñado veinte años antes por Henri Giffard, Tenía capacidad para ocho personas y su fin hubiera sido para utilizarlo cómo medio de observación de los movimientos del ejército enemigo, algo que ya se hacía con los globos pero sin la libertad de movimientos de un dirigible (Imagen procedente de  http://en.wikipedia.org )


Otro francés , Gaston Tissandier (1843-1899), era aficionado a la química, a la meteorología, divulgador científico, editor y sobre todo era un amante de la aeronáutica y de la aventura igual que su hermano, el ilustrador y arquitecto  Albert Tissandier (1839-1906). Ambos publican una revista de divulgación científica llamada "La Nature" y solía compartir aventuras con su hermano pequeño. En  marzo de 1875 los dos hermanos habían realizado un viaje en un globo de aire caliente llamado Zenith en el que realizaron numerosas observaciones científicas recorriendo seiscientos kilómetros desde París hasta Arcachon, una población próxima a Burdeos . Allí se bajó Albert, pero su hermano Gaston siguió el viaje en compañía de otros dos aeronautas, el oficial de marina Théodore Sivel(1834-1875) y el también aeronauta Joseph Croce-Spinelli (1845-1875) que habían viajado hasta aquí con los dos hermanos. Siguieron realizando observaciones científicos al tiempo que trataron de batir el record de altura en globo, alcanzando los 8600 metros, pero pagaron cara su osadía ya que la falta de oxígeno los dejó inconscientes. Spinelli y Sivel murieron antes de aterrizar mientras que Gaston sufrió secuelas durante el resto de su vida en forma de sordera y problemas de movilidad. Pero eso no le impidió diseñar un motor eléctrico con el que se podía propulsar y dirigir un aerostato. Gaston y su hermano Albert lo probaron con éxito el 8 de octubre de 1883.  Y ahora abandonamos Francia y no vamos a viajar al Reino Unido o a Estados Unidos como seguro que estáis imaginando, sino a Colombia. Allí había nacido nuestro siguiente protagonista, el político, abogado, periodista, médico, matemático y la faceta que más nos interesa ahora de él, el inventor Carlos Albán (1844-1902). Su infinita curiosidad le condujo a realizar estudios en muchas materias diferentes pero en lo que a la aeronáutica se refiere su principal aportación tiene fecha , el 9 de octubre de 1888. 

Dibujo del vuelo del 8 de octubre de 1883  donde los hermanos Gaston y Albert Tissandier probaron con éxito su dirigible propulsado con un motor eléctrico en París. Fue el primer vuelo con un motor eléctrico, ya que hasta entonces siempre se había realizado con motores de vapor  (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)


Fue  entonces cuando el gobierno colombiano le concedió la patente de un invento que Carlos Albán bautizó como "sistema de globos aerostáticos  de envoltura metálica". En una carta dirigida al ministerio de Fomento colombiano el 21 de enero de 1887  escribía "He encontrado que la cubierta de tela que actualmente se usa para forrar los globos aerostáticos puede ser sustituida con grandes ventajas por la envoltura delgada de hierro, acero, aluminio u otro metal maleable , sin que nadie antes que yo haya tenido tal idea ni haya hecho uso de tales cubiertas para los globos " y después de describir las ventajas técnicas de este invento solicitaba que "en tal virtud, de acuerdo con las leyes vigentes, solicito del Poder Ejecutivo Nacional privilegio exclusivo para explotar mi descubrimiento por el término legal, y acompaño el recibo respectivo de la Tesorería General, como también un dibujo del globo de cubierta metálica." El invento de Carlos Albán sería clave en el desarrollo de los dirigibles y en el éxito del hombre con el que hoy identificamos estas aeronaves pero eso ya lo veremos más adelante.. Pero ahora volvemos a Francia donde vivía en estos años el ingeniero e inventor brasileño Alberto Santos Dumont (1873-1932). Hijo de un rico hacendado brasileño, desde su adolescencia había mostrado su interés por la ingeniería,entusiasmándose cuando en 1888 vio por primera vez volar un globo francés durante una feria en la ciudad de Sao Paulo.  En 1891 viajaba con su padre a París donde por primera vez pudo observar un motor de gasolina de un coche y fue el primero en llevar uno de aquellos vehículos a Brasil. En los años siguientes estudiaría física, mecánica y electricidad tanto en Francia como en Reino Unido , interesado en desarrollar la aeronáutica. A finales de la década de los noventa del siglo XIX  comenzó a estudiar la forma de propulsar y dirigir los aerostatos.

El polifacético político colombiano Carlos Albán patentaría en 1887 un sistema de envoltura metálica de los globos aerostáticos que posteriormente sería adoptado en la construcción de los dirigibles en el siglo XX por el fabricante más famoso de estos aerostatos, el alemán Ferdinand von Zeppelin , al que parece ser que Albán habría cedido su patente  durante su estancia como cónsul colombiano  en Hamburgo donde mantuvo una estrecha amistad con el aristócrata , militar e inventor alemán . Entre sus inventos sobresale también un  reloj de hora universal  (Imagen procedente de  http://www.banrepcultural.org (

Y así, en 1898 diseñó una nave de forma alargada , propulsada con un motor de gasolina e inflada con hidrógeno. Llamó a este prototipo "Número 1"  y después de un intento fallido que acabó con Dumont entre las ramas de los árboles, el 20 de septiembre de 1898  lograba alzar el vuelo sobre París con su dirigible impulsado por un motor eléctrico. Un año más tarde diseñaría otros dos modelos mejorados, el "Número 2" y el "Número 3", y como podéis ver no era tan ingenioso con los nombres como con la mecánica. Fue entonces cuando aparece la figura de un magnate del petróleo, Henry Deutsch de la Meurthe (1846-1919) que además de ser un rico hombre de negocios también apoyaba los avances tecnológicos ya que sabía que si quería que el negocio del petróleo prosperase era preciso que se desarrollaran nuevos motores que necesitaran ese combustible, por ello apoyó el desarrollo del automóvil y ahora se interesaba por el mundo de la aviación y lo hizo creando un premio dotado con cien mil francos, una auténtica fortuna en la época, para quien partiendo del parque de Saint Cloud, en las cercanías de París, volase hasta la Torre Eiffel, diera una vuelta alrededor de ella y regresara de nuevo a Saint Cloud, lo que implicaba un gran dominio de la nave y capacidad de maniobra y todo ello había que hacerlo en no más de media hora y el plazo para presentarse comprendía del 1 de mayo de 1900 al 1 de octubre de 1903. . Dumont estaba dispuesto a ganar aquel premio y demostrar que su dirigible podía hacerlo . En 1900 diseñó un nuevo dirigible, del que imagino que ha habréis supuesto el nombre, en efecto el "Número 4"  . Pero no sería con este  con el que afrontaría el desafío sino con el siguiente el "Número 5" con el que realizaría un primer intento el 13 de julio de 1901 pero sin mucha fortuna ya que se estrelló contra los árboles de un parque próximo a la Torre Eiffel. El 8 de agosto realizó un nuevo intento pero aunque logró dar la vuelta a la Torre Eiffel   el dirigible comenzó a perder altura  hasta que chocó contra el tejado del hotel Trocadero. El dirigible se incendió mientras que Dumont quedó colgado de la fachada del edificio agarrado a la quilla de su destrozado dirigible, siendo rescatado allí por los bomberos. 

Fotografía de Alberto Santos Dumont y a su lado el instante en que uno de sus dirigibles rodeaba  la Torre Eiffel cumpliendo con uno de los requisitos para ganar el premio ofrecido por el magnate del petróleo Henry Deutsch de la Meurthe, aunque Dumont no lo hacía por el dinero, su familia  era adinerada y lo que a él le interesaba era demostrar la capacidad de maniobra de sus dirigibles.Unos años más tarde rivalizaría con los hermanos Wright y con otros pioneros del aire  por ser el primer hombre en volar con un aparato más pesado que el aire . El 23 de octubre de 1906 realizaría un vuelo de 60 metros con un aeroplano  en el que es considerado el primer vuelo en el que un aparato más pesado que el aire despegó sin ayuda alguna, por sus propias fuerzas.  A diferencia de otros inventores, nunca patento sus invenciones para que otros pudieran beneficiarse de sus avances y mejorarlos y su esperanza es que los aviones pudieran ser utilizados por la gente igual que los automóviles   (Imagen procedente de http://agendaculturalpiracicabana.blogspot.com.es )

Si pensáis que con aquel intento fallido se había desanimado, volvió a intentarlo  con un nuevo modelo, el "Número 6" con el que volvió a tratar de lograr el desafío el 19 de octubre de 1901. Y por fin , a la tercera llegó la vencida , logró hacer el recorrido el 29 minutos y treinta segundos  aunque para ello tuvo que solucionar una avería en vuelo del motor y arriesgar su vida saliendo de la góndola para poner en marcha de nuevo el motor  colgado literalmente del vacío ya que no llevaba cinturón de seguridad alguno. Por cierto, Dumont , demostrando que no hacía aquello por el premio, lo repartió a partes iguales entre su equipo y los pobres de París. En los años siguientes Dumont siguió mejorando sus dirigibles mientras que Henrri Deutsch de la Meurthe convocaba en 1904 un nuevo premio al que llamó "El Gran Premio de la Aviación" dotado con cincuenta mil francos que serían para aquel que lograra hacer un vuelo circular de  un kilómetro en una máquina más pesada que el aire. Un año antes, en 1903,   los hermanos estadounidenses  Wilbur Wright (1867-1912) y Orville Wright (1871-1948) realizaban el 17 de diciembre de aquel año  el que es considerado como el primer vuelo de una máquina más pesada que el aire de la historia cuando a bordo de su aeronave Flyer I , también llamada Kttty Hwak por la localidad donde tuvo lugar el vuelo, y con Orville Wirght a los mandos , se mantuvo en el aire durante doce segundos recorriendo treinta y siete metros.  Pero nos estamos alejando de los dirigibles para adentrarnos en los pioneros de la aviación y no es ese el objetivo de este relato. Mientras Dumont seguía construyendo dirigibles , "Número 7", "Número 8", "Número 9 " y así hasta el "Número  14" en 1906 cuando construyó su primer aeroplano al que llamó, para no perder la costumbre "Número 14 bis" , en España otro inventor realizaba su aportación.

Fotografía tomada en el aeródromo de Guadalajara del dirigible España, el primer dirigible español diseñado por Leonardo Torres Quevedo , que haría su primer vuelo oficial sobre la ciudad de Madrid el 5 de mayo de 1910 . Sus diseños pasarían a ser comercializados por la empresa francesa Astra hasta el año 1922. (Imagen procedente de http://historias-matritenses.blogspot.com.es ) 

Se trataba del matemático e ingeniero Leonardo Torres Quevedo (1852-1936) , uno de los científicos destacados de su tiempo que llegó a ser presidente de la Sociedad Matemática Española, miembro de la Academia de Ciencias de París  y de la Real Academia de España y entre sus aportaciones a la ciencia se encuentran algunas tan curiosas como el transbordador aéreo sobre el río Niágara  , un teleférico que desde 1916 permite a los turistas viajar sobre las aguas del río Niágara junto a las célebres cataratas , un transporte que es conocido como el Spanish Aerocar.  También creó un conocido autómata que jugaba al ajedrez en 1912, pero lo que nos interesa ahora de él fue la presentación que hizo en 1902 en la Academia de Ciencias de Madrid y luego en París de un nuevo modelo de dirigible que mejoraba la estabilidad de  la góndola donde iban los viajeros y donde luego introduciría nuevas mejoras que aumentaron la seguridad de los vuelos en dirigible. En 1905 , asociado con el militar español Alfredo Kindelán (1879-1962), pionero de la aviación en España y considerado el padre del Ejército del Aire español, construyeron el primer dirigible español al que bautizaron con el nombre de "España". Años más tarde, Torres Quevedo diseñaría con el también ingeniero español Emilio Herrera Linares (1879-1967) un dirigible de gran tamaño, el Hispania, que estaba llamado a convertirse en el primero en realizar un viaje transatlántico, pero finalmente el proyecto no saldría adelante por problemas de financiación. Entre tanto, en Estados Unidos el oficial del ejército estadounidense Thomas Scott Baldwin (1860-1923) diseñó su propio globo propulsado con el motor de una motocicleta al que daría el nombre de "California Arrow", "La Flecha de California", y con él lograba en 1900 realizar  el primer vuelo circular en América. Y  así llegamos al que se convertirá en el protagonista de esta historia , un aristócrata alemán cuyo apellido seguro que os es conocido, el conde Ferdinand von Zeppelin (1838-1917). Será con él con quien los dirigibles comenzarán a vivir su edad de oro, pero eso lo veremos mañana en la segunda parte de la historia de los dirigibles, los Titanic del aire. 

El Mentidero de Mielost en Facebook :

  
Famosos