miércoles, 6 de agosto de 2014

LOS ÁNGELES DE LEAKEY: DIAN FOSSEY Y LOS GORILAS DE MONTAÑA (SEGUNDA PARTE)

Ayer detenía este relato justo en el momento  en que Dian Fossey (1932-1985), aquella mujer nacida en San Francisco que había tratado de estudiar veterinaria aunque finalmente se había dedicado a la terapia ocupacional en la ciudad de Louiville, en Kentucky,  que sólo había estado siete semanas de viajes en África en 1963  y que no tenía experiencia alguna como investigadora ni experta en simios,  aterrizaba en Nairobi en diciembre de 1966 para hacerse cargo del proyecto encargado por el antropólogo Louise Leakey (1903-1972) para el estudio de los gorilas de montaña, siguiendo los pasos de otra de sus protegidas, la británica Jane Goodall(1934), que desde 1958 estaba estudiando a los chimpancés en Gome, en Tanzania. Todo el bagaje que llevaba en sus maletas para afrontar aquel reto eran ocho meses de intenso aprendizaje sobre los primates y la lengua swajili además de aquel desbordante entusiasmo que desde un primer momento había llamado la atención de Leakey  durante su primer encuentro en 1963. Su lugar de investigación serían las montañas del Parque Nacional de Virunga, en la actual República Democrática del Congo y hasta  allí iba a acompañarla el fotógrafo de la naturaleza Alan Root(1937) con el que ya se había encontrado durante su primer viaje. También haría una parada en el camino para conocer a Jane Goodall sus métodos de trabajo con los chimpancés en Gome. Para desplazarse adquirió un viejo Land Rover al que incluso bautizó, poniéndole el nombre de Lily. 

Dian Fossey: Gorilas en la niebla en Google
Este es el Doodle (dibujo que Google sitúa cada día en la portada de su buscador de Internet)  dedicó el pasado 16 de enero de 2014 a  Dian Fossey con motivo del que habría sido su ochenta y dos cumpleaños  de no haber encontrado la muerte asesinada el 27 de diciembre de 1985, aunque tal vez  no hubiera vivido tanto ya que su salud era frágil y padecía un enfisema pulmonar agravado por el consumo de tabaco y la humedad y el frío que tuvo que sufrir durante sus casi viente años en las montañas de Ruanda (Imagen procedente de http://www.laverdad.es )

Recordemos que el Parque Nacional de Virunga, donde ella iba a estudiar a los gorilas de montaña, se había creado en 1925 y se encontraba justo en la frontera entre el Congo y Ruanda, con una extensión de 7800 kilómetros cuadrados. Sus altas montañas con más de tres mil metros de altura rodeadas por selvas casi impenetrables, era un lugar magnífico para empezar sus investigaciones. Sin embargo Dian no llegaba al Congo en el mejor momento. La nación había logrado la independencia en 1960 de Bélgica, pero el comienzo de la historia del nuevo estado fue tormentosa. Nada más lograr la independencia el país fue azotado por una serie de disturbios, huelgas  y enfrentamientos que concluyeron con la secesión de una de sus provincias , la de Katanga al sur del país y con una gran riqueza en recursos mineros. Estalló una guerra civil que se prolongaría durante dos años y que terminaría en 1962  gracias a la intervención de la ONU. Pero no sería hasta noviembre de 1965 cuando el teniente general  Mobutu Sese Seko (1930-1997) se hizo con el poder y permanecería en él hasta su destitución en la primavera de 1997 , pocos meses antes de su muerte aquel mismo año.  Pero los enfrentamientos seguían en la provincia de Kivu, donde se encontraba el campamento de Dian .El 9 de julio de 1967 un grupo de soldados irrumpió en su campamento y junto a sus trabajadores los desalojó para internarlos en el campo militar de Rumangabo, donde Dian sólo pudo abandonarlo gracias al pago de sobornos. Buscó refugio en Uganda y después viajó a Nairobi para entrevistarse con Leakey y acordaron que su nuevo lugar de investigación sería en el Parque Nacional de los Volcanes en Ruanda. 

En una ocasión Dian Fossey, aquí con la familia  de gorilas de montaña con los que convivió durante dieciocho años,  dijo sobre su vida en aquellas montañas "Jamás me sentí sola ni aislada en mi campamento, aunque tengo que admitir que a veces me moría  por compartir  mis teorías y experiencias con alguien" En 1968 el fotógrafo Bob Campbell se convertiría en esa persona con la que compartir aquella aventura (Imagen procedente de http://www.lanacion.cl )

Por fin, el 24 de septiembre de 1967 Dian establecía su lugar de investigación , al que bautizaría con el nombre de Karisoke Research Center, en la provincia de Ruhengueri, en pleno Parque Nacional de los Volcanes, a medio camino entre dos colosos, el Monte Karisimbi de 3312 metros de altura y el Monte Bisoke, un volcán activo de 3711 metros. Dian Fossey  diría después  sobre su campamento "Decidí establecer mi campamento  de investigación  a tres mil metros de altura , lo más lejos posible de la civilización  y lo más cerca posible  de una montaña donde había encontrado una densa población de gorilas" Su área de estudios tenía una extensión aproximada de veinticinco kilómetros cuadrados y el reto para Dian era muy grande ya que los únicos humanos con los que aquellos gorilas habían tenido contacto era con los cazadores furtivos, por lo que ganarse su confianza iba a ser muy difícil. Los meses pasaron y los habitantes  de la región comenzaron a conocer  a aquella mujer de elevada estatura, reservada y que pasaba horas entre la fría humedad de la niebla a tres mil metro de altura observando a los gorilas con el nombre de Nyirmachabellí, un nombre muy descriptivo que que podría traducirse como "la mujer que vive sola en la montaña" y desde luego eso es lo que ella hacía. Era una vida dura , solitaria y físicamente exigente y con resultados que durante mucho tiempo fueron decepcionantes, pero Louise Leakey sabia bien  la razón por la que había confiado en ella igual que en Jane Goodall "Las mujeres - decía el antropólogo - son mejores para los proyectos de investigación , son más pacientes y más observadoras"

Fotografía tomada el 1 de noviembre de 1985 , menos de dos meses antes de su muerte,  en el Karosoke Research Center junto a su equipo .  Cuando Fossey llegó allí en 1967 se estima que la población de gorilas era de no más de 250-260 ejemplares, en la actualidad  sería de  unos  480.  En vida de Fossey la población de gorilas apenas logró remontar y el mayor crecimiento se ha producido en las últimas dos décadas , sobre todo después del fin de las guerras internas de Ruanda y cuando los gorilas se han convertido en un atractivo turístico clave para la economía ruandesa. Pero aunque no logró aumentar significativamente el número de gorilas si logró darlos a conocer  a la gente y que fueran conscientes de la necesidad de proteger aquel magnífico animal que se hallaba al borde de la extinción (Imagen procedente de http://theweek.com )
Y así entramos en el año 1968 cuando Dian tiene que ausentarse un par de meses del campamento y necesita que alguien se haga cargo de él en su ausencia y a la vez realice filmaciones de los gorilas. La revista National Geographic envió al cámara y fotógrafo  Robert Ian Martin Campbell (1930), al que me referiré a partir de ahora como Bob Campbell. Nacido en Nairobi pero de padres y nacionalidad británica, Bob llegó al campamento de Dian  y no cuenta como fue su primer encuentro con ella " Salió a recibirme y vi a aquella mujer tan alta y de figura elegante. Estaba bastante sucia  porque había estado visitando a los gorilas.Llevaba las botas llenas de barro y las ropas mojadas, pero aun así me impactó"  Dian dejó el campamento y Bob se quedó al cargo del mismo al tiempo que tenia que procurar filmar a los gorilas, lo que demostró ser algo mucho más complicado de lo que hubiera podido pensar . La primera vez que se acercó a donde ellos estaban no vio nada , pues se hallaban escondidos entre la vegetación  y en las semanas siguientes en las que estuvo solo en el campamento la situación se repetía una y otra vez "si yo intentaba acercarme - recuerda Bob-  ellos se alejaban" Les asustaba el objetivo de la máquina de fotos  apuntando hacia ellos y también el sonido de la cámara de filmar , que les desconcertaba porque no sabían que era aquello y les hacía desconfiar. Finalmente se le ocurrió que la mejor forma de acercarse a ellos era precisamente observar su comportamiento e imitarlo, y fue así como Bob Campbell logró ganarse la confianza de la familia de gorilas de montaña. Y ese fue el método que le recomendó  utilizar a Fossey  y de esta forma por fin pudieron establecer una relación de confianza con aquellos animales extraordinarios  al mismo tiempo que Bob lograba fotografías y películas que harían famosa a Dian y a los gorilas de montaña.

DOCUMENTAL DE DAVID ATTENBOROUGH SOBRE LOS GORILAS DE MONTAÑA Y DIAN FOSSEY 

En 1978 el célebre científico y divulgador naturalista británico David Attenborough (1926) estuvo junto a Dian Fossey rodando un documental sobre los gorilas de montaña. Más de dos décadas después se reunió con algunos componentes de su equipo para recordar lo que allí vivieron y también para hablarnos de  la labor de Dian Fossey 





Aunque en un principio la relación entre Dian y Bob fue bastante fría , Bob , que estaba casado con la cirujano veterinaria Heather Martin, supo ganarse la confianza de Dian . Muchos años después contaba Bob en un documental de Natonal Geographic "Al conocerla un poco más vi la difícil situación en la que se encontraba Dian. Estaba ahí sola , intentando  acercarse a unos seres que no querían que nadie se les acercase. Físicamente era muy duro"  Mientras una corriente de simpatía mutua nacía entre Bob y Dian, ella también se encargaba del cuidado de dos gorilas huérfanos, Coco y Pucker, que habían sido capturados por los cazadores furtivos después de que masacraran a su grupo familiar matando a diez gorilas adultos. El destino de aquellos dos pequeños gorilas era ser enviados al Zoológico de Colonia , lo que en realidad equivalía casi a una pena de muerte ya que los gorilas de montaña apenas sobreviven en cautividad. En un documental que os adjunto son conmovedoras las imágenes de los dos pequeños gorilas jugando con la perra de Dian, superando las barreras entre especies como si fueran compañeros de juego de toda la vida. Pero a pesar de todos sus esfuerzos para tratar de convencer al gobierno de Ruanda para que no permitiera el envío de aquellos dos pequeños gorilas  a Alemania y la dejaran  cuidar de ellos hasta que fueran adultos y pudieran ser devueltos a la libertad en  las montañas, sus peticiones no fueron atendidas y en mayo de 1969 la separaban  de sus dos pequeños gorilas . Bob Campbell recordaba aquel momento "Dian lo pasó muy mal el día que se llevaron a los gorilas. En cuanto los metieron en la jaula ella desapareció, no podía soportarlo y no paraba de llorar"

Fotografía tomada por Bob Campbell con Dian Fossey acompañada por sus dos gorilas huérfanos Coco y Pucker y su perra que se convirtió en la mejor amiga de los gorilas . Se los habían entregado para que los curara y les recuperara después de haber sobrevivido a la matanza de su familia pero no para ser devueltos a la selva sino a un zoológico alemán.  Sabía que en cautividad no podrían sobrevivir y trató por todos los medios de evitarlo, pero serian enviados finalmente a Alemania donde murieron ocho años después (Imagen procedente de http://labrujaensucueva.blogspot.com.es ) 

En 1970 Dian escribiría para la revista National Geographic "Los grupos conservacionistas  y las autoridades políticas deben unirse para diseñar programas de conservación  si queremos que esta región de vida salvaje sea salvada de la intrusión humana. Esta ayuda va con retraso y sólo espero que los gorilas puedan sobrevivir hasta que sea efectiva" Y llegó pero para entonces hacía mucho que Coco y Pucker habían muerto en el año 1977 después de ocho años en cautividad. En octubre de 1969  National Geographic anunciaba a Bob Campbell que  habían elegido una de sus fotografías de Dian con los gorilas para la portada del número de enero de 1970 .Aquella portada la convirtió en una celebridad mundial.  Por entonces Bob era para Dian mucho más que su fotógrafo , se había convertido en alguien imprescindible, su asistente, su mano derecha, el que se encargaba del trato directo con los trabajadores y también el hombre del que se había enamorado.. Bob nos cuenta como "Una noche pareció en mi tienda de campaña , por sorpresa, e intentó besarme  y yo le dije ¿pero qué haces? La sentó bastante mal  y se fue muy ofendida . Fue una situación  algo complicada, yo no tenía muy claro si me comportaba así con Dian porque quería llevarme  bien con ella  y que se sintiera bien conmigo o si realmente había empezado a sentir algo más que  amistad por ella" Finalmente fue esto último, Bob también se enamoró de Dian y mantuvieron un intenso romance aunque él estaba casado. Al mismo tiempo Bob cada vez lograba una mayor proximidad con los gorilas "Según me acercaba a los gorilas - recordaba Bob-  iba descubriendo facetas de su comportamiento desconocidas para mi como el día en el que vi a dos gorilas agachados , bebiendo" Era algo muy inusual , ya que los gorilas suelen obtener todo el líquido que necesitan directamente de los vegetales que constituyen su dieta. 

Portada  de la revista National Geographic en su número de Enero de 1970 con la fotografía  tomada por Bob Campbell de Dian Fossey con los dos pequeños gorilas huérfanos Coco y Pucker , una imagen que sacó su investigación y lucha por la conservación de los gorila de montaña del anonimato convirtiéndola en una figura conocida mundialmente (Imagen procedente de http://freeshopmanual.com )

En el año 1971 los cazadores furtivos hicieron de nuevo acto de presencia en el Parque Nacional de los Volcanes y aquello causó una honda impresión a  Dian "La presencia de los cazadores  no le gustó nada a Dian. Era de esas personas que aman a todos los animales - nos cuenta Bob Campbell -  Estos hombres  siempre habían cazado animales  para alimentarse y continuaba con su tradición"  Tal vez uno de los errores de Dian fue no implicar a la población en la protección de los gorilas y la forma de implicarles era que pudieran obtener un beneficio de su presencia en las montañas y eso se lograría años después a través del turismo ecológico pero eso es algo que Dian no quería admitir ni permitir, lo consideraba una traición a su lucha por la preservación de aquel santuario natural. Entre la familia de gorilas que estudiaban se encontraba uno que era el favorito de Dian y Bob al que llamaban Digit que tenía como característica diferenciadora que uno de sus dedos  estaba dañado.  Fue con Digit con quien Bob Campbell tuvo el primer contacto directo  y que recordaba años después todavía con emoción  "Era un ejemplar negro, al principio algo tímido y esquivo pero luego cambió. Un día yo estaba montando mi cámara y de repente vi que se acercaba hacia mi y cogió uno de los guantes que había tirado al suelo , se alejó un poco lo levantó y lo olió. Fue la primera vez que realmente se acercó a mi" y añade "Aquello me hizo mucha ilusión . Me di cuenta que aquella enorme criatura  estaba convirtiéndose  en un amigo, distante pero aun así amigo. Él confiaba en mi y yo confiaba en él . Cuando empecé con esta misión  no podía ni imaginarme que me acercaría tanto a un gorila.Y mucho menos tocarlo, acariciarlo, jugar con él, poner mi cabeza junto a la suya. Era algo increíble".

El fotógrafo Bob Campbell junto a Digit. Como diría después el fotógrafo que fue también uno de los grandes amores en la vida de Dian Fossey. Sobre aquellos años el fotógrafo diría después "Han pasado ya más de treinta años desde que comencé  aquel proyecto con los gorilas de montaña. No obstante los recuerdos de aquella época  siguen muy vivos en mi memoria. De hecho jamás he podido olvidarme de lo que pasó allí" y expresa un deseo "Espero  haber dejado al mundo imágenes de los animales que comparten este mundo con nosotros  y haber concienciado a la gente que tenemos que cuidarlos tanto como a la humanidad . Con haber conseguido eso me doy por satisfecho"  (Imagen procedente de   http://zaqosutedyr.webege.com )


Dian y Bob hacían cosas que hoy no haría un investigador como atraer su atención con espejos  o dándoles objetos ,ya que es una forma de intrusión en su mundo natural,  pero ellos estaban haciendo algo que nadie más había conseguido, establecer contacto con los gorilas de montaña y transmitir aquellas imágenes maravillosas a todo el mundo , despertando el asombro de la gente y , lo más importante, la conciencia de la necesidad de conservar aquellas hermosas criaturas antes de que desaparecieran. Mientras en las Navidades de 1971 Bob regresó junto a su mujer en Nairobi mientras a Dian le llegaba una carta dirigida a Bob y escrita por el hijo de Louise Leakey, Richard Leakey (1944), en la que solicitaba su presencia para unirse a una expedición que , y eso era lo que a Dian la importaba, lo alejaría de allí y de ella. Cuando Bob regresó en 1972  Dian estaba enojada con Bob y le puso un ultimátum, si él decidía aceptar la oferta de Richard Leakey y se iba nunca podría regresar de nuevo a trabajar allí. En aquellos meses Bob tomaría algunas de las imágenes mas espectaculares en la relación entre los seres humanos y los gorilas. En ellas podemos ver a Dian con Digit,compartiendo un lápiz y una libreta. El gorila las toma en su mano , las observa y se las devuelve con delicadeza . Aquella imágenes darían la vuelta al mundo como el primer auténtico contacto entre un ser humano y un gorila, una comunicación a través de los gestos. También serían las últimas imágenes que rodaría Bob que terminó aceptando la oferta de Leakey .

Dian Fossey with Digit's body, Jan 1978. Photo Ian Redmond
Fotografía tomada por el ayudante de  Dian Fossey, Ian Redmond(1954), el 1 de enero de 1978  con Dian sosteniendo un cartel donde se pregunta "¿Por qué Ruanda?"  junto al cuerpo mutilado, sin cabeza ni manos de Digit . A partir de aquel momento comenzaría una auténtica cruzada contra los cazadores furtivos, en ocasiones utilizando métodos muy expeditivos que la generaría muchos enemigos y también bastantes críticas que la acusaban de poner la vida de los gorilas por delante de la de los hombres que vivían con ella (Imagen procedente de http://thelastofthegreatapes.com )


De nuevo sola , Dian Fossey cada vez se centró más en la lucha contra los cazadores furtivos dejando aparcada gradualmente su labor de investigación  Llegó a disfrazarse con máscaras de Halloween para , valiéndose de las supersticiones de aquellos hombres, echarles de allí. Pero después de años de lucha, el 31 de diciembre de 1977 sucedió lo impensable, el gorila al que tanto habían amado Bob y Dian, Digit , apareció asesinado , con la cabeza y las manos cortadas. Era una venganza por la persecución a la que Dian Fossey había sometido a los cazadores furtivos.  Dian escribió a Bob comunicándole la muerte de  Digit que después recordaba que aquella muerte "Me dolió muchísimo porque  sabía lo que significaba  para ella y para mi. No comprendo para que lo asesinaron.Fue una venganza personal" Los ayudantes de Fossey lograron atrapar a uno de los asesinos de Digit que a  su vez denunció al resto de sus compañeros  que terminarían en prisión. Dian creó la Digit Fund con el objetivo de reunir dinero para combatir la caza furtiva  que a partir de aquel momento fue la prioridad de Dian. En la actualidad la fundación sigue existiendo aunque ahora con el nombre de Dian Fossey Gorilla Fund International. Formó patrullas para proteger a los gorilas, atacó los campamentos de los cazadores furtivos y dirigió toda una cruzada contra ellos que le ganaría  muchos enemigos.  Los años pasaron y  se agravó una dolencia que sufría desde hacía años, un enfisema pulmonar  derivado de años de consumo de tabaco y la humedad y el frío que durante casi dos décadas había sufrido en las montañas de Ruanda. Cada vez tenía más dificultades para respirar y para desempeñar su trabajo. 

DOCUMENTAL "LAS IMÁGENES PERDIDAS DE DIAN FOSSEY"

Parte del relato que os he ido contando a lo largo de estos dos artículos está basado en este precioso documental sobre la vida y la relación entre Dian Fossey y el fotógrafo Bob Campbell que aquí nos guía a través de aquellos maravillosos años que compartieron ambos en las montañas de Ruanda con los gorilas de montaña  







En 1983 Dian Fossey publicaba "Gorilas en la niebla"  donde exponía sus observaciones y conclusiones sobre los gorilas fruto de casi veinte años de trabajo . También vio por última vez a Bob Campbell "Dian - recuerda Bob -  me llamó por teléfono  una noche. Me sorprendió bastante y me dijo "tengo que verte" . En realidad creo que esperaba dar comienzo a una nueva etapa en nuestra relación  porque fue muy simpática , me escuchó atentamente  y me contó luego sus problemas  y lo que estaba pasando en el campamento. Creo que fue un intento desesperado  para que las cosas fueran como antes a pesar de que nunca fue plenamente satisfactorio  para ella. Nunca volví a verla" Y dos años después, la mañana del 27 de diciembre de 1985 el cuerpo de Dian Fossey fue hallado en el dormitorio de su cabaña , entre dos camas y cerca de un agujero que se había practicado en la pared. Wayne Richard McGuire, su asistente en aquel momento, al observar el cuerpo  descubrió que  "vi su rostro dividido en diagonal por un golpe de machete" Había signos de lucha, cristales rotos , muebles tirados por el piso y una pistola junto a la mano de Dian como si hubiera tratado de disparar para defenderse pero sin conseguirlo. No había desaparecido nada, por lo que el robo no podía ser un móvil de su asesinato. Lo que si estaba era su diario con esta última anotación del día de su muerte "Cuando te das cuenta del valor de la vida,uno se preocupa menos por discutir sobre el pasado  y se concentra más en la conservación para el futuro" Fue  enterrada  en el mismo lugar en el que se encontraban enterrados los gorilas a los que tanto amaba y a los que dedicó toda su vida, muy cerca de la tumba de Digit. 

En esta fotografía podemos ver la tumba de Dian Fossey situada junto a la tumba del gorila al que más amó, Digit, en Karisoke , el valle que se encuentra entre los volcanes Karisimbi y Bisoke, donde Fossey pasó la mayor parte de sus últimos dieciocho años de vida . Ambos tuvieron el mismo final, fueron asesinados. En la plaza dedicada a Fossey puede leerse  "Nadie amó más a los gorilas. Descansa en paz querida amiga eternamente protegida en este sagrado terreno donde está tu hogar, donde tú perteneces"
  (Imagen procedente de   http://recorrerelmundo.es/karisoke )

Después de su muerte todo el personal que trabajaba allí fue detenido para interrogarlos  , aunque posteriormente serían liberados excepto Rwelekana, un rastreador al que Dian había despedido meses antes de su muerte, pero Rwelekana se suicido ahorcándose en prisión. También se juzgó en rebeldía en Ruanda a su asistente Wayne Richard McGuire al que se consideró culpable por la justicia ruandesa del asesinato de Dian Fossey, algo que él , desde Estados Unidos , siempre ha negado. Su caso por lo tanto, sigue sin ser resuelto. En 1988 se estrenaba la película "Gorilas en la niebla" donde Dian Fossey era interpretada por la actriz Sigourney Weaver (1949) que quedó fascinada por la vida y la lucha de Fossey  "Lo valiente y decidida que tuvo que ser - diría Weaver sobre Dian -  y lo mucho que debió amar a estos animales" La labor de Fossey no cayó en el olvido , otros recogieron su testigo desarrollando el Proyecto Gorila de Montaña que busca proteger a los gorilas a través de la educación y también del turismo consiguiendo de esta forma implicar a toda la población en la defensa de los gorilas porque se han convertido en  uno de los principales atractivos turísticos del país  lo que es muy importante si tenemos en cuenta que el turismo es la tercera fuente de ingresos del país. Ocho mil visitantes al año acuden a observar los gorilas al Parque Nacional de los Volcanes , se ha detenido la deforestación del territorio circundante y el número de gorilas ha crecido en un 17% en las últimas dos décadas. No están a salvo, pero si tenemos en cuenta que cuando Dian Fossey llegó allí en 1967  el propio Louis Leakey creía que no llegarían al siglo XXI  hay motivos para el optimismo.  Dian cometió errores en su investigación , tuvo actuaciones polémicas en su lucha contra los cazadores furtivos, se la llegó a acusar de querer más a los gorilas que a los seres humanos y de emplear métodos demasiado violentos  para detener  a los cazadores, pero probablemente , sin la lucha de Dian , hoy no habría gorilas de montaña. Creo que la mejor forma de concluir este relato es con la frase que está escrita en su tumba, junto a Digit y el resto de gorilas, "Nadie amó más a los gorilas"

GORILAS EN LA NIEBLA 1988

Para cerrar esta historia os dejo el enlace con la película "Gorilas en la Niebla"  protagonizada por Sigourney Weaver como Dian Fossey y el actor australiano Brian Brown (1947) como el fotógrafo Bob Campbell,  una película que hizo todavía más célebre la lucha de Dian Fossey en su intento de  conservar  a los gorilas de montaña, y una magnífica forma de acercarnos a su vida a través de una buena película y una magnífica actuación de Weaver 


El Mentidero de Mielost en Facebook :



Famosos