jueves, 31 de julio de 2014

MITRÍDATES DEL PONTO, EL REY DEL VENENO (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de este viaje por la vida del rey del Ponto Mitrídates VI (132-63 a.C), conocimos la historia de este reino nacido hacia el 291 a. C  que ocupaba un pequeño territorio costero bañado por las aguas del Ponte Euxino, la denominación griega de lo que hoy llamamos Mar Negro, situado al norte de lo que hoy es Turquía, Vimos como aquel pequeño reino fue creciendo lentamente a lo largo del siglo II a. C mientras sus monarcas establecían alianzas con la principal potencia del momento , la República de Roma. Pero esto cambió después del asesinato del rey Mitrídates V en el año 121 a. C, un crimen en el que podría haber estado implicada su familia  lo que explicaría que su hijo y heredero, el pequeño Mitrídates VI permaneciera escondido durante siete años y según nos cuenta la leyenda viviendo casi como un salvaje en el bosque. Fuera así o no cuando Mitrídates VI alcanza los veinte años de edad se hace con las riendas del poder y elimina a su madre y a su hermano para evitar nuevas conspìraciones . A partir de ese momento inicia una política de expansión hacia el este para evitar confrontaciones con Roma que dominaba ya buena parte de Turquía , donde se encontraba la Provincia Romana de Asia. Este territorio lo había legado al Senado de Roma el rey de Pérgamo Átalo III(fecha desconocida - 133 a.C) al morir sin descendencia. Como podéis suponer no todos en Pérgamo aceptaron aquella entrega a Roma  y estalló una revuelta pero fue sofocada por la espada por las legiones romanas y  el antiguo reino de Pérgamo quedó incorporado a los territorios gobernados por la República de Roma como la Provincia de Asia. 

Busto atribuido al rey del Ponto Mitrídate VI  para el que el veneno era una de sus armas favoritas. Iba acompañado a todas partes por una corte de chamanes escitas , llamados agari , que con sus pociones lograron salvarlo en varias ocasiones  de graves heridas sufridas durante sus frecuentes campañas militares . Su médico personal ,Kratevas,  da cuenta de esta fascinación de Mitrídates por el veneno  en un texto recogido por el escritor y poeta español Antonio Gamoneda (1931) en su libro "Libro de los venenos"  donde nos cuenta que "Hallándose Mitrídates  en los jardines de Sinope (recordemos que era la capital del reino del Ponte) tomó  este un alacrán  que se movía sobre unas piedras calientes , el cual hincó en la mano del Rey que, todavía sonriendo , puso el animal, para que paciera  a su sabor, en el pliegue del brazo izquierdo, sobre el bulto de las venas azules, y no sintió nada. Tras lo cual, subió a la ronda de la muralla  y encontró a un soldado dormido en su guardia, el cual , aunque viejo y marcado por la fatiga de los desiertos asiáticos, aún manifestaba poder en sus miembros. Y Mitrídates puso el alacrán de la oreja de este y el animal hincó, y con el dolor , el soldado despertó por última vez" La picadura del alacrán que mató al soldado no había hecho nada a Mitrídates, tal era su grado de inmunidad a los venenos (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Vimos también como junto con la Provincia de Asia lo que hoy es Turquía estaba dividido en otros pequeños reinos como el de Capadocia, Bitinia , Paflagonia,  Galacia donde se habían asentado los galatas, una tribu celta procedente de la Galia, y Comagene, un pequeño territorio situado cerca de la frontera entre las actuales Siria y Turquía. Mitrídates VI comenzó su expansión mirando al este y conquistando la mayor parte de la costa oriental del Mar Negro lo que significaba incorporar la Cólquide y el Reino del Bósforo. Al oeste el reino de Paflagonía , que se encontraba entre Bitinia y el Ponto , hacía tiempo que había pasado a poder del Ponto . Bitinia , bajo el reinado de Nicomedes IV (fecha desconocida -  74 a.C), era un firme aliado de Roma y lo mismo sucedía con el rey de Capadocia  Ariobarzanes I (fecha desconocida - 63 a.C) que por algo recibía el sobrenombre de Filorromano, es decir, amigo de los romanos. En cuanto a Galacia era desde el año 189 a.C un territorio subordinado a Roma por lo que cualquier movimiento del Reino del Ponto hacia el oeste, ya fuera hacia Bitinia, Capadocia o Galacia sería considerado una agresión a Roma. Pero eso no iba a detener a Mitrídates VI, y como ya vimos desafió a Roma destronando  en el 90 a. C al aliado de Roma, el rey de Bitinia Nicomedes IV, para poner en el trono al hermano de Nicomedes, Sócrates el Bueno que se convertía así en el aliado del rey del Ponto. Otra de las alianzas que buscó para el futuro enfrentamiento con Roma fue con el rey de Armenia , Tigranes II el Grande (140 a.C-55 a.C) , una alianza fortalecida con el matrimonio entre el rey armenio y la hija de Mitrídates VI, Cleopatra del Ponto. Ambos decidieron repartirse sus áreas de influencia, y mientras Tigranes II ejercería su control sobre las tierras de Oriente Medio, Mitrídates VI gobernaría sobre Grecia , los Balcanes y los reinos aliados de Roma en suelo turco. 

El gobernador romano de la Provincia de Asia, Manio Aquilio Nepote , presionó a Mitrídates VI para que se retirase de sus posiciones en Galacia y Capadocia y que permitiera el regreso de Nicomedes IV al trono de Bitinia o tendría que enfrentarse a las legiones romanas. En principio así sucede, las tropas de Mitrídates retroceden para evitar la guerra con Roma y Nicomedes IV recupera el trono y a continuación en el 88 a. C lanzaba un ataque contra el Ponto. Las tropas de Mitrídates, dirigidas por su eficaz general Arquelao, infligen una severa derrota a las tropas aliadas de Bitinia y Roma en la batalla del Monte Scorobas en ese año 88 a.C, Nicomedes IV tiene que huir a Italia  mientras las ciudades griegas de Asia, como Éfeso, Pérgamo o Mileto , se alían con Mitrídates contra Roma cansadas de los abusos fiscales de Roma, que las asfixiaba con impuestos. Incluso la misma Atenas se rebela contra Roma y el general del Ponto Arquelao coloca al frente de la ciudad al filósofo Aristión (fecha desconocida-86 a.C) Para agravar todavía más la situación Mitrídates VI pide a todos sus aliados que den muerte a cualquier ciudadano romano que se encuentre en sus territorios y así en el año 88 a. C se produce lo que la historia recuerda como las Vísperas Asiáticas, cuando entre ochenta mil y cien mil ciudadanos romanos, hombres, mujeres y niños, fueron asesinados en Asia Menor. Ante la extrema gravedad de la situación el Senado de Roma envía a un ejército bajo el mando de Lucio Cornelio Sila (138 a.C- 78 a.C) aunque ya vimos que su antiguo superior, Cayo Mario (157 a.C -86 a.C) había maniobrado para que se le retirara el mando de las tropas y se lo concedieran a él, que había sido ya seis veces cónsul de Roma y el auténtico renovador de las legiones romanas. 

Recupero este mapa que os incluí en la primera parte para que podáis situaros en el marco geográfico en el que se desarrollaron las tres guerras mitridáticas  desde el 90 a. C hasta el 63 a. C Entre las dos potencias enfrentadas, el Reino del Ponto al norte y la Provincia Romana de Asia al sur se encontraban los más débiles reinos de Capadocia, Galatia y Bitinia ,aliados de Roma y codiciados por Mitrídates VI que tenía como gran aliado al rey de Armenia , Tigranes II , que llevaría a Armenia a su época de máxima expansión  y que a la vez era yerno de Mitrídates por su matrimonio con Cleopatra , hija del monarca del Ponto (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org ) 

Sila ,antes de zarpar para Asía  había vuelto sobre sus pasos y por primera vez  un ejército romano penetraba el Pomerium, nombre que recibía  la Frontera Sagrada de Roma que ningún ejército podía atravesar armado. Pero Sila no dudó en hacerlo para restablecer el orden en la ciudad y eliminar a sus enemigos a los que identificaba como enemigos del Estado entre los que se encontraba el propio Cayo Mario. Esta acción sería crucial en la historia de Roma ya que a partir de este momento la amenaza de un golpe de estado estaría siempre presente en la mente de los romanos después de que el mito del Pomerium fuera violado por las tropas de Sila . Dictó una serie de leyes dirigidas a la persecución de Mario y sus aliados y a recuperar el poder para el Senado en detrimento de los representantes populares como eran los Tribunos de la Plebe que eran aliados de Mario y habían promovido la sustitución de Sila al frente de las tropas romanas que iban a partir hacia Asia. Dando por controlada la situación , Sila volvió a partir para Capua donde zarparía al frente de sus hombres a la guerra con Mitrídates, dejando Roma en manos de los cónsules Lucio Cornelio Cina (130 a. C - 84 a.C) y Cneo Octavio Rufo con la promesa de estos de mantener las medidas políticas tomadas por Sila.   Este mismo año, 87 a. C, Sila desembarca en Epiro, en la costa occidental de Grecia  y pronto comprueba como muchas de las ciudades rebeldes griegas vuelven a aliarse con Roma , excepto Atenas que gobernada por Aristión se mantendrá fiel a Mitrídates y soportará un largo asedio desde finales del 87 a. C  pero en marzo del año 86 a. C  Atenas cae en manos de Roma y el filósofo Aristión y algunos de sus partidarios son ejecutados  forzándoles a ingerir un veneno. 

Un poco después el ejército de Sila, formado por cinco legiones romanas , cuyo número podría oscilar en los los veinte mil y los treinta mil hombres , apoyados por veinte mil hombres pertenecientes a reinos aliados , entablaban combate con las tropas de Mitrídates dirigidas por sus generales  Arquelao y Taxiles que dirigían un ejército que podría estar alrededor de los cien mil  y los ciento diez mil hombres de infantería y diez mil de caballería. La Batalla de Queronea del año 86 a. C, llamada así porque tuvo lugar cerca de Queronea, en la región griega de Beocia, fue una victoria sin paliativos de Sila, que aplastó a las tropas del Ponto . A pesar de la superioridad numérica de las tropas dirigidas por Arquelao y Taxiles, el superior genio militar de Sila propició la victoria romana y una auténtica masacre  ya que según relatan los historiadores de la época imperial como Apiano (hacia 95 -165 d.C) fueron capturados con vida unos noventa mil hombres y Sila ordenó que todos ellos fueran degollados. De los entre 110.000  o 120.000 hombres del ejército de Mitrídates no más de diez mil sobrevivirían a aquella batalla. Era la perfecta venganza por la matanza de ciudadanos romanos de dos años antes. Entre tanto, uno de los generales de Sila, Lucio Licinio Lúculo (118 a.C-  56 a.C) derrotaba en el 86 a. C  a la flota del Ponto en la Batalla del Ténedos lo que significaba la pérdida del control del mar por parte de Mitrídates abriendo el camino para la invasión de Asia Menor por las tropas romanas. Un ejército romano al mando de Cayo Flavio Fimbra derrotó a los hombres de Mitrídates  junto a la ciudad griega de Pitane en la costa turca  y Mitrídates VI estuvo a punto de ser capturado. Poco después Fimbra, que se caracterizaba por el trato cruel que daba a las ciudades griegas que iba ocupando, entró en Troya y ordenó matar a todos sus habitantes después de haberles prometido que si le franqueaban la entrada sus vidas no correrían peligro. 

En este mapa podemos observar la situación del Mediterráneo en el 90 a. C , cuando comienza el conflicto entre Mitrídates VI , rey del Ponto, y la República de Roma. En color rosado se encuentran los territorios que Roma controlaba directamente por Roma , en color naranja los estados clientes de Roma, que seguían siendo independientes pero  se sometían a la autoridad del Senado romano  y en verde tenemos el territorio que controlaba Mitrídates VI que incluía  buena parte de la costa del Mar Negro, la Cólquida y el antiguo Reino del Bósforo alrededor de lo que hoy llamamos la Península de Crimea  (Imagen procedente de http://www.bible-history.com )

Y ya en el año 85 a.C los romanos vuelven a derrotar a otro ejército del Ponto bajo el mando de Arquelao en la Batalla de Orcómenos , donde otros quince mil hombres del Ponto perderían la vida por tan sólo unos cientos romanos. Esta sucesión de derrotas fuerzan a Mitrídates VI a pedir una reunión con Sila para tratar de detener la guerra y salvar el trono . De esta forma, en el año 85 a. C   Lucio Cornelio Sila y Mitrídates VI firmaban el Tratado de Dárdanos  que ponía fin a la que sería conocida después como la Primera Guerra Mitridática que se había prolongado durante cinco años. Sila tenía prisa por regresar a Roma donde habían pasado  muchas cosas en su ausencia. El cónsul Cinna lo había traicionado permitiendo el regreso de Cayo Mario a Roma que se hizo con el poder y obtuvo su séptimo consulado , aunque apenas un mes después Cayo Mario fallecía el 13 de enero de 86 a. C. A partir de ese momento es Cinna quien asume el poder y dirige Roma. Sila firma el acuerdo con Mitrídates para liberarse de la guerra y regresar a Roma para derrocar a Cinna y asumir el poder. Cinna trató de organizar un ejército y salir al paso de Sila en Grecia antes de que embarcara para Roma, pero un motín de sus soldados acabaría con su vida antes de que pudiera hacerlo. Lucio Cornelio Sila se hacía con el poder en Roma y la gobernaría con mano de hierro  como dictador , tiempo en el que adoptó una serie de reformas para garantizar el buen funcionamiento de la República  tras lo cual se retiraría voluntariamente del poder muriendo en el año 78 a. C. . 

Pero dejemos ahora Roma para  volver junto a Mitrídates VI que de momento ha podido salvar el trono y nos alejaremos también de la política para hablar del hombre. La historiadora española Adela Muñoz Páez(1958) en su obra "Historia del veneno: de la cicuta al polonio"   nos cuenta como  era descrito casi como un héroe mitológico  "de fuerza e inteligencia sobrehumanas. Un gigante de talla muy superior a la media  de su época, de complexión atlética , dotado de gran fuerza física  y con una extraordinaria capacidad de recuperación de heridas y enfermedades" y a todo ello había que añadir una capacidad intelectual sobresaliente si creemos  lo que afirmaban de él sus contemporáneos, pues decían que era capaz de hablar hasta en veinte lenguas diferentes, todas las que se hablaban en sus dominios. Ya sabemos que su infancia fue muy dura y su vida estuvo permanentemente amenazada por su madre y su hermano que deseaban eliminarlo como heredero legítimo al trono . En "El libro de los venenos" del escritor y poeta español Antonio Gamoneda (1995)  se recogen estas palabras del médico personal de Mitrídates VI, Kratevas, que nos cuenta un hecho de estos años infantiles que marcaría la vida del rey del Ponto y su relación con el veneno "Siendo poco más que un niño  en la selva, perseguido por su madre Laodicea y asistido por Palco, criado de su padre, se familiarizó con el zumo de los escorpiones  recibiéndolo primero de las crías de estos que lo tenían débil, mascando  el cuerpo de los alacranes  y haciendo ración espaciada y creciente  del humor venéfico, que lo retiraba de los animales y lo colocaba Palco, paso a paso , dentro de sus venas"

No he encontrado ningún mapa donde aparezca con más claridad el desarrollo de las campañas de las guerras Mitridáticas  pero al menos con este podemos ver  el recorrido de las ofensivas romanas , señaladas con las flechas de color naranja, u las campañas de Mitrídates con las flechas negras  y algunas de las batallas más importantes , tanto en Grecia como en Armenia   (Imagen procedente de http://www.historiantigua.cl )

Este hábito de ingerir pequeñas dosis de veneno para acostumbrarse a él y hacerse inmune proseguiría ya en su edad adulta. Después de una infancia perseguido siempre por la amenaza de la muerte estaba decidido a evitarla  y sabía que una de las formas más sencillas de ser asesinado era a través del veneno, así que decidió hacerse inmune a todos ellos . Había leído una obra  de medicina de India titulada "Las leyes de Manu", escrito alrededor del siglo III a. C  y donde entre otros consejos se advertía que "El Rey debe mezclar sus comidas con medicinas  que son antídotos frente a los venenos" Y Mitrídates pensó que la mejor forma de inmunizarse ante los venenos era ir ingiriendo pequeñas dosis de cada  uno de ellos hasta que su cuerpo se acostumbrara y se hiciera inmune a aquellas sustancias ponzoñosas, adelantándose en casi dos milenios  al principio  que dio lugar al nacimiento de la primea vacuna, la de la viruela, inventada por el médico  inglés Edward Jenner (1749-1823). Dicho y hecho Mitrídates ordenó que cada noche le sirvieran un variado surtido de venenos acompañando a su cena y al mismo tiempo fue experimentando con ellos para conseguir un antídoto universal que fuera valido para todos los venenos , un antídoto o teriaca, nombre que se daba a un preparado compuesto por los más diversos ingredientes de todos los orígenes, ya fueran animales, vegetales o minerales que supuestamente protegían contra todos los venenos llegando a ser considerados una especie de panacea universal contra todos los males, la piedra filosofal de la medicina. 

Gracias al médico romano Aulo Cornelio Celso (25 a. C- 50 d. C) nos ha llegado la composición del antídoto diseñado por Mitrídates en la obra de Aulo titulada "De Medicina" , de la que se conservan ocho libros que recogen el conocimiento médico de su época incluyendo procedimientos de cirugía, conocimientos dietéticos y farmacopea. En honor del rey del Ponto Aulo Cornelio llamada a este teriaca  o antídoto universal Antidotum Mitrhidaticum o Mitridato y esta era su composición según Celso "Contiene balsamita 1,66 gramos, cálamo 20 gramos, hypericum , goma arábiga, sagapenum, zumo de acacia, iris ilirio, cardamomo, 8 gramos de cada uno; anís 12 gramos nardo galico, raíz degenciana y hojas secas de rosa, 16 gramos de cada uno, gotas de amapola y perejil, 17 gramos de cada uno, casia, saxifraga, cizaña, pimienta larga, 20,66 gramos  de dada, estoraque 21 gramos, ; castóreo, olíbano, jugo de Cytinus Hypocistis,mirra y opopónaco, 24 gramos de dada ; hojas de Malabathrum, 24 gramos; flor de juncon redondo, resina de trementina, gálbano, semillas de zanahoria de Creta, 24, 66 gramos  de cada; nardo y bálsamo de la Meca, 25 gramos de dada, bolsa de pastor, 25 gramos ; raíz de ruibarbo, 28 gramos; azafrán, jengibre, canela, 29 gramos de cada. Todo esto se macera y se vierte en miel. Contra el envenenamiento, una porción del tamaño de una almendra se disuelve en vino. En otras afecciones, una cantidad del tamaño de una judía es suficiente"   Hay que decir que este remedio era visto con gran escepticismo por otros hombres de ciencia de la época, como lo demuestran estas palabras del erudito  romano Plinio el Viejo (23-79) que en su auténtica enciclopedia del conocimiento de su época titulada "Naturalis Historia" compuesta por treinta y siete libros, al mencionar  el antídoto de Mitrídates escribe "El mitridato está compuesto de cincuenta y cuatro ingredientes, sin que dos de ellos tengan el mismo peso, mientras alguno es prescrito en la sesentava parte de un denario. ¿Cual de los dioses, en verdad, marcó estas proporciones absurdas? Es simplemente una ostentosa muestra de arte, y una fanfarronería de la ciencia"

Moneda de la época con el rostro del rey Mitrídates VI. Su médico personal Kratevas al que debemos gran parte de la información que tenemos sobre la personalidad del rey del Ponto, nos lo describe así "Mitrídates despreciaba a los dioses  pero no a sus poderes, que ambicionaba , y así como creaba enemigos para destruirlos, vivía en la  persecución de los poderes invisibles . Entendía el mundo bajo las especies de la sangre y la magia, y estas, en sus manos , habrían de convertirse en fuerzas . Fuera de la milicia se rodeaba de dos diversas cortes; una ordenada por el pensamiento y por el arte, nutrida con griegos  y persas a los que halagaba , aunque dándoles a entender  por algunos signos que vivían al borde  de una sima cuya profundidad  era igual a la del ánimo del rey ( es decir, que un cambio de humor del monarca podría costarles la libertad o la vida; la segunda corte, maloliente, estaba formada por hechiceros asiáticos  , augures sucios  y sacerdotes de dioses  olvidados , y a todos estos tenía respeto y temor en el fondo de su corazón Mitrídates , aunque de cuando ahorcase a alguno, y era porque ellos tenían virtudes negras e inaprensibles y, precisamente porque  no se manifestaban , estas fuerzas eran desconocidas y, por tanto, temibles" Mitrídates se movía entre esos dos mundos, el de la razón y la filosofía griegas y el de la magia de las culturas chamánicas de Asia (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Sin duda no fue el antídoto diseñado por Mitrídates lo que le protegía sino la ingestión de los venenos en pequeñas dosis que fue inmunizando gradualmente a su organismo, aunque para cualquier lector de este artículo le desaconsejo dicha práctica. A lo largo de su reinado  la paranoia de Mitrídates fue en aumento  y como relata  Adela Muñoz Páez  el monarca llegó  a "dormir custodiado por un toro, un ciervo y un caballo que lo alertaban con una alarma cacofónica  de mugidos y relinchos  cuando alguien se aproximaba al lecho real" Pero además de su obsesión con el veneno Mitrídates  no dudó en utilizar todo tipo de tácticas y artilugios bélicos para ganar la guerra contra su odiado enemigo , Roma. Entre estos artilugios se encontraban los carros asiáticos  cuyas ruedas disponían de afiladas cuchillas  que despedazaban a todo el que tuviera la mala fortuna de interponerse en su camino  y también desarrolló una sustancia inflamable que no podía ser sofocada con aguan, algo que debió ser muy parecido al célebre Fuego Griego empleado siglos más tarde por el Imperio Bizantino y que podríamos considerarlo como el napalm de la Antigüedad . Aunque se desconoce su composición, que era secreta,  se cree que debía contener ingredientes como la nafta, cal viva, nitratos y azufre. El historiador romano Dion Casio (155-235) hace referencia a esta arma incendiaria utilizada por Mitrídates y dice de ella que "era tan feroz que quemaba todo lo que tocaba, y no podía ser apagado con ningún líquido" por lo que con acierto  lo define Adela Muñoz Páez como la primera arma química de la historia. 

Pero es hora de que regresemos a la política. En virtud de la  firma en 85 a. C del Tratado de Dárdanos,llamado así porque se firmo en Dardania en Anatolia, Mitrídates se comprometía a abandonar Bitinia, Calcedonia y Paflagonia , las islas y otros territorios griegos que había ido ocupando y además debía pagar una fuerte indemnización a Roma procedente de su tesoro personal Pero tras la marcha de Sila a Roma, Mitrídates comenzó a rearmar al ejército, algo que no pasó desapercibido para el hombre que Sila había dejado en Asia Menor para controlar los movimientos de Mitrídates el político y general romano Lucio Licinio Murena que tenía bajo su mando a dos legiones, entre ocho mil y diez mil hombres, con los que penetró en las fronteras del reino del Ponto en el año 83 a. C, pero sufrió una severa derrota ante las fuerzas de Mitrídates en 82 a. C . Sila le recomendó que por ahora dejase tranquilo a Mitrídates y así lo hizo Murena, con lo que concluía de esta forma tan rápida la Segunda Guerra Mitridática. Pero no era más que un aplazamiento del desenlace del conflicto pues Roma y Mitrídates estaban condenados a enfrentarse. Vamos ahora al reino de Bitinia donde sigue en el poder Nicomedes IV al que visita un joven político y militar romano  cuyo nombre seguro que os es conocido, Cayo Julio César (100-44 a.C). Parece que el anciano monarca de Bitinia quedó deslumbrado por la inteligencia y también por el atractivo físico de César y se extendieron los rumores de una relación homosexual entre ambos y los enemigos de César no dudaron en llamarle "la reina de Bitinia".

Mapa del Imperio del rey de Armenia Tigranes II el Grande  que llegó a tener entre sus estados vasallos a Judea  y a controlar Siria  y Cilicia . Curiosamente hasta los cuarenta años de edad Tigranes había estado cautivo en la corte del Imperio Parto  después de que los partos derrotaran en una guerra a los armenios. Logró su libertad  a costa de entregar a los partos setenta valles perteneciente a Armenia. Como sabemos se alió con Mitrídates VI casándose con su hija y le apoyó durante la primera guerra mitridática  aunque evitó enfrentarse directamente con los romanos. En el año 88 a. C aprovechando la muerte del emperador de Partia y el vacío de poder posterior recuperó los valles que había tenido que ceder para ser libre y al mismo tiempo los sirios lo eligieron como su protector y le ofrecieron la corona de Siria  por lo que Siria pasó a formar parte del Imperio Armenio y más tarde conquistaría Cilicia y Fenicia . En el año 74 a.C estallaba la Tercera Guerra Mitridática y en esta ocasión Tigranes II se implicaría directamente  aunque al final de la guerra terminaría firmando un acuerdo de paz con Roma y abandonando a su antiguo aliado y suegro , pero el poder de Roma era demasiado grande para enfrentarse a él (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )  

Fuera por esta estrecha amistad con César o por otras consideraciones en le momento de la muerte de Nicomedes IV en el año 74 a. C  el rey legó en su testamento el reino de Bitinia al Senado de Roma , como medio siglo antes había hecho Átalo III con el reino de Pérgamo. Pero Mitrídates no estaba dispuesto a renunciar a sus pretensiones sobre Bitinia lo que iba a desencadenar la Tercera Guerra Mitridática. Roma estaba también implicada en una guerra interna en su provincia de Hispania, donde uno de los seguidores del difunto Cayo Mario, el general Quinto Sertorio (122 a. C- 72 a. C) se había rebelado contra el Senado y mantenía una guerra desde el año 83 a. C, pero el Senado no permitiría a dejarse arrebatar Bitinia por lo que envió al cónsul Lucio Licinio Lúculo (118 a. C - 56 a.C)  que ya a finales del año 74 a. C había desembarcado en Asia justo cuando Mitrídates al frente de ciento cincuenta mil hombres invadía Bitinia y se dirigió contra Calcedonia. Lúculo infligiría una derrota a las tropas de Mitrídates en la ciudad costera de Cícico , donde el rey del Ponto sufrió importantes  bajas, pero aún seguía teniendo una gran superioridad sobre los romanos y controlaba el mar aunque le duraría poco tiempo pues ese mismo año Lúculo derrotaría a la flota del Ponto en dos batallas dejándola casi aniquilada. A continuación Lúculo se dirigió con sus tropas hacia el Ponto atravesando Galacia , que fue saqueada, y poniendo sitio a la capital de Calcedonia, Temiscira.  En el  año 72 a. C las fuerzas de Lúculo siguen avanzando obligando a Mitrídates a abandonar su reino y buscar refugio en Armenia junto a su aliado y yerno el rey Tigranes II. Mientras Lúculo exigía a Tigranes II que  le entregara al rey del Ponto , también siguió avanzando en sus conquistas y en el 71 a. C ocupa la capital del Ponto, Sinope , y el hijo de Mitrídates, Macares, al que su padre había entregado el gobierno de las posesiones del Ponto en el Mar Negro, le traiciona y se somete a Roma. Más tarde sería asesinado por su padre por esta traición.

Ya en el año 69  a.C Lúculo avanza hacia Armenia al frente de doce mil hombres de infantería y tres mil de caballería y con el apoyo del rey de Capadocia Ariobarzanes I que debía su trono al apoyo de Roma. Al conocer que se acercan las legiones romanas, Tigranes II abandona su capital , Trigranocerta, para alejarse al interior del país y reunir un gran ejército mientras deja la capital defendida por una pequeña guarnición. Finalmente logra reunir un ejército formidable que según el historiador griego  Plutarco (hacia 46-129) estaba formado por 150.000 hombres de infantería , 55.000 jinetes y 20.000 arqueros, aunque os recuerdo que estas cifras siempre hay que acogerlas con precaución ya que era generalizada la tendencia a exagerarlas y los historiadores modernos las reducen a unos 100.000 hombres mientras que las fuerzas bajo el mando de Lúculo serían en realidad de unos 40.000 hombres  . Sea como fuere la superioridad de las tropas armenias era aplastante pero  la habilidad táctica de Lúculo logró una victoria absoluta sobre las tropas armenias Según Plutarco entre los romanos apenas hubo un centenar de bajas entre muertos y heridos mientras que entre los armenios la cifra de muertos superaría los cien mil. Fueran estas las cifras o no , lo cierto es que la victoria romana fue crucial . Tomaron la capital armenia , Triganocerta, mientras Mitrídates y Tigranes II huían . Un año después Tigranes formó un nuevo ejército con cuarenta mil infantes y treinta mil hombres de caballería, pero una vez más fue derrotado por Lúculo en el interior del país en la batalla de Artaxata librada en el 68 a. C. Cada vez quedaban menos lugares a los que  huir. Sin embargo, se produce una revuelta dentro del ejército romano contra Lúculo , ya que éste había sido un antiguo aliado de Sila mientas que sus hombres habían sido reclutados muchos años antes por el cónsul Lucio Cornelio Cinna, enemigo de Sila, y ahora se negaban a seguir combatiendo a las órdenes de Lúculo que , además , era extremadamente autoritario con sus hombres lo que acentuó la oposición de los soldados

Busto de Cneo Pompey Magno a quien el Senado romano le encargó la dirección de las campañas militares de la Tercera Guerra  Mitridática a partir del año 66 a. C , después de la rebelión del ejército contra Lucio Licino Lúculo  y del fracaso de su sucesor Manio Acilio Glabrión con el que se había perdido buena parte de lo ganado por Lúculo. Pompeyo, que gozaba de un gran prestigio después de su exitosa  campaña contra la piratería en el Mediterráneo en el año 67 a. C , tuvo el mismo y fulgurante éxito en la guerra contra Mitrídates VI aunque se benefició  del trabajo que ya había hecho Lúculo que debilitó mucho a Mitrídates que ya no estaba en condiciones de ofrecer la misma resistencia que unos años antes y la situación se hizo desesperada para el rey del Ponto cuando su yerno  Tigranes II decidió no implicarse más en la guerra abandonándolo y llegando a un acuerdo de paz con Pompeyo. Años más tarde Pompeyo y Julio César compartirían el gobierno de Roma  y más tarde todavía se enfrentarían en una guerra civil, pero eso ya pertenece a otra historia  (Imagen procedente de    http://sobreitalia.com )

Para resolver la situación el Senado de Roma envía en el año 66 a. C al cónsul del año anterior, Manio Acilio Glabrión como procónsul o gobernador de Cilicia, Ponto y Bitinia . Lúculo le entregó el mando de las legiones, pero Glabrión carecía del genio militar de Lúculo lo que fue aprovechado por Mitrídates y Tigranes para recuperar el terreno perdido . El Senado envió entonces a uno de sus más brillantes generales , Cneo Pompeyo Magno (106-48 a. C) Al desembarcar en Asia Pompeyo, Mitrídates retrocedió y después de ser derrotado cerca del Éufrates, trato de huir a Armenia pero Tigranes II no quería un nuevo enfrentamiento con Roma y no le dio asilo  por lo que el rey del Ponto buscó refugio en la Cólquide , en territorios ocupados pertenecientes  hoy a Georgia. En el año 65 a. C  Pompeyo, después de firmar un tratado de paz con Tigranes II,  comenzó la persecución de Mitrídates  que todavía tuvo el genio de utilizar  una de sus tretas para retrasar el avance de Pompeyo . Así lo cuenta  Adela Muñoz Páez en su libro "Historia del veneno" "Mitrídates dispuso que sus aliados de entonces, los Heptakometes, bárbaros salvajes  de las montañas, pusieran  en el camino de las legiones romanas gran número de panales  de abeja rellenos de miel. Los soldados romanos  se detuvieron  a comerla e inmediatamente  cayeron presas de violentas  diarreas y vómitos, circunstancia que los Heptakometes aprovecharon para masacrar más de mil soldados de Pompeyo" Se trataba de una miel venenosa  que causa locura y finalmente la muerte y que todavía hoy es conocida en Turquía y el Cáucaso como  Miel Fou o Deli Bal, que significa "la miel que hace enloquecer"

Su nombre, Mitrídates, significaba "Dado por Mitra" lo que era un recuerdo del origen persa de la dinastía del Ponto, ya que Mitra era  el dios persa del Sol. Cuando alcanzó el trono añadió a su nombre Eupator , que significa Padre Afectuoso , para distinguirse de sus antecesores , y aún incorporó un tercer nombre, Dionisius, en honor del  dios griego Dionisio, dios del vino y el éxtasis y protagonista de cultos mistéricos. Sobre su muerte tenemos este relato del médico español Andrés Laguna (1499-1559) que lo recogió de los textos que encontró sobre el rey del Ponto  en la biblioteca vaticana: "Mitrídates, rey del Ponto, el cual siendo vencido ya de Pompeyo  y constituido en extrema calamidad, bebió cierto veneno mortífero  y lo dio a beber a sus propias hijas porque no viviesen en poder de los romanos, y, muriendo ellas , él no sintió accidente alguno a causa de que con el antiguo uso  de aquel remedio  había preparado las entrañas de tal manera que ninguna ponzoña  alcanzaba a ofenderlas , por lo que hubo de rogar a Pysto, su familiar , que lo degollara , con lo que murió con hierro el que con veneno no pudo" (Imagen procedente de http://www.mundohistoria.org ) 

Pero la suerte estaba echada y Mitrídates sigue retrocediendo hasta llegar  al antiguo Reino del Bósforo donde gobierna su hijo bastardo Farnaces II del Ponto (97 a. C -47 a.C) No queriendo luchar contra Roma Farnaces obligará a su padre a suicidarse. No deja de ser irónico que el único de sus cinco hijos al que su padre no había ordenado asesinar fuera ahora el que exigía la muerte de su padre . Si ninguna escapatoria, sin aliados y sin hombres que le defiendan Mitrídates VI  decidió darse muerte con aquello de lo que tanto había tratado de protegerse, el veneno. Pero si esperaba una muerte dulce a manos del veneno ahora su cuerpo se lo iba a negar. Después de décadas ingiriendo toda clase de venenos en pequeñas dosis su organismo estaba inmunizado casi contra cualquier ponzoña y ningún veneno le hacía efecto. No le quedó más remedio que pedir a uno de los pocos hombres leales que le quedaban que le atravesara con su espada. Y así , en la capital del reino del Bósforo, Panticapaeum, el orgulloso rey del Ponto, el hombre que había puesto en jaque el poder de Roma en Asia, casi su último gran enemigo, fallecía en el año 63 a. C. Su hijo, el traidor Farnaces II, aunque es disculpable su traición teniendo en cuenta que su padre había asesinado a todos sus hermanos, firmó un tratado de paz con Roma que se mantendría hasta el año 47 a. C, cuando Farnaces, que debía tener la misma sangre rebelde e indómita de su padre, se rebeló contra Roma  pero fue derrotado ese mismo año en la Batalla de Zela por un ejército dirigido por Cayo Julio César , del que se dice que fue entonces cuando pronunció su célebre frase "Veni, vidi, vici", "Vine,  vi y vencí" haciendo referencia a la facilidad de su victoria. Farnaces aún no se rindió pero moriría ese mismo año en otra batalla . El reino del Ponto pasó a ser un reino cliente de Roma hasta que en el año 62 d. C el emperador Nerón (37-68) lo incorporó como una nueva provincia romana. Y aquí termina la historia de Mitrídates VI, un nombre que tal vez habríamos olvidado, si no fuera porque llegó a convertirse en un auténtico rey del veneno, inmunizando su cuerpo durante décadas , aunque se olvidó de un veneno , el deseo de gloria,un veneno del que muchos siglos después advertía el novelista francés Honoré de Balzac "La gloria es un veneno que hay que tomar en pequeñas dosis". Mitrídates quiso la gloria y ese veneno acabo con él.  

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos