sábado, 7 de junio de 2014

YAKUTIA Y LA FIEBRE DEL ORO BLANCO (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de este relato conocimos a los mamuts,  uno de los animales extinguidos más célebres en nuestros días a excepción por supuesto de los dinosaurios, porque el poder de fascinación de "los lagartos terribles", que es lo que significa en griego el término dinosaurio, no tiene rival en el mundo la naturaleza. Vimos que los primeros representantes de su especie existieron ya al menos hace cinco millones de años y que los últimos supervivientes aun caminaban por la superficie de la isla de Wrangel, a unos cuarenta kilómetros de la costa de Siberia, en el Ártico, hacia el 2000 a.C , casi en la misma época que los faraones egipcios erigían sus grandes pirámides. Entre las diferentes especies de mamuts me detuve en los más conocidos de todos ellos , el Mamut Lanudo o Mamut de la Tundracuyo nombre científico es Mammuthus Primigenius, que responde a la apariencia física que hoy identificamos con estos animales, sus grandes colmillo curvados, el cuerpo recubierto de una espesa y enmarañada capa de pelo que les protegía del frío de  la edad de hielo y su gran tamaño ya que, sin ser los más grandes de entre las diferentes especies de mamuts, sus dimensiones eran considerables, con una altura media de entre los 2,5 metros y los 3,40 metros, seis toneladas de peso y unos colmillos que podían alcanzar hasta los 4,20 metros de longitud y un peso de 84 kilos., en realidad dimensiones no muy diferentes a la del elefante africano de sabana de nuestros días,  el mayor mamífero que camina sobre la superficie terrestre, que rondan la media de siete metros de longitud, los tres metros de altura y entre cinco y seis toneladas de peso , aunque excepcionalmente se han cazado ejemplares de mayor tamaño si bien sus colmillos no tenían las dimensiones de los de los mamuts lanudos.  


DOCUMENTAL "LA MIGRACIÓN DE MAMUTS" DE CAMINANDO CON BESTIAS 

Este documental pertenece a la serie de la BBC "Caminando con Bestias" .Creo que os va a resultar interesante para conocer un poco mejor a nuestros protagonistas a los que acompañan en su búsqueda de nuevos territorios para alimentarse 



Vimos también como todavía los científicos no saben con certeza que ocasionó su declive y  su extinción final  , aunque probablemente fue una combinación de varios factores entre los que se encontraban el cambio de clima y la subida de temperatura cuando hace 10.000 años concluía la Glaciación de Würms, el último periodo glacial hasta ahora del planeta, la acción cinegética de nuestros antepasados cuyas mejoradas técnicas de caza, posiblemente con la ayuda de los primeros perros domésticos, habría tenido un efecto acusado en la disminución de ejemplares y , tal vez, también el efecto de alguna epidemia que los hubiera diezmado, aunque esto no deja de ser una hipótesis ya que no se ha hallado ningún restos de mamut que confirme la existencia de algún tipo de enfermedad que causara una mortandad general. Me detenía en el año 1806, cuando después de que durante siglos se comercializara con el marfil de los colmillos de los mamuts que afloraban a la superficie, el botánico Johann Friedrich Adams (1780-1838), que a pesar de este nombre había nacido en Moscú, se hallaba en Yakutsk, la capital de Yakutia. Allí escuchó hablar del descubrimiento del cuerpo de un mamut conservado completo  muy cerca de la desembocadura del siberiano río Lena , que nace muy cerca del Lago Baikal y después de recorrer sus 4313 kilómetros de longitud que le convierten en el décimo río más grande del mundo, desemboca en las aguas del Mar de Láptev, dentro del Océano Glacial Ártico. Hacia allí se dirigió una expedición dirigida por el propio Adams que logró encontrar el cuerpo que sería conocido después como Mamut de Adams en honor del propio Johann Friedrich Adams, aunque en aquel momento todavía creían que pertenecía al género del elefante asiático. 

Espectacular imagen tomada en Siberia donde vemos como sobresalen  los colmillos de un mamut del borde de acantilado helado. En la actualidad Siberia disfruta del monopolio del comercio de marfil de mamut ya que tiene unas reservas inmensas que algunos paleontólogos cifran en millones de ejemplares de mamuts que yacen bajo la tierra helada , el permafrost. Según un reportaje de la revista Geo, estos buscadores no sólo se sirven de su vista para hallar a los mamuts que comienzan a salir a la superficie, sino también de su olfato , ya que cuando empiezan a descongelarse  se propaga un fuerte olor a putrefacción que llega a olerse a kilómetros de distancia (Imagen procedente de http://photography.nationalgeographic.com )


Hubo que esperar hasta el año 1828 cuando el anatomista y naturalista inglés Joshua Brookes (1761-1833) considerara que aquellos restos pertenecían a un género nuevo al que bautizó con el nombre de Mammuthus,  los mamuts, una palabra que veíamos que probablemente procedía de la lengua de un pueblo que habitaba aquella región de Yakutia, los mansi, y que significaría "Cuerno de la Tierra", haciendo referencia a sus largos colmillos de marfil. Sí se tenían noticias del comercio con marfil de mamuts desde el siglo IX a través de los mercaderes árabes, en el siglo XIX este comercio no se detendría y a raíz de nuevos descubrimientos de retos de mamuts el comercio también se multiplicó. En un artículo de la revista Geo escrito por el veterinario francés Jean-François Lagrotse explica que los zares impulsaron a lo largo del siglo XIX la exportación de los colmillos de marfil  y que "tan sólo en 1872 se transportaron 1630 colmillos a Inglaterra, con una media de 70 kilos de peso cada uno. La cantidad total de oro blanco (marfil)  de Siberia comerciado hasta el año 1914  correspondería a unos 48.000 mamuts lanudos" Fue durante la primera década del siglo XX cuando el comercio del marfil procedente de los mamuts lanudos siberianos conoció una época dorada  llegando a exportar entre veinticinco y treinta toneladas anuales, pero el estallido de la Primera Guerra Mundial en 1914 y a partir de 1917 la Revolución Rusa, detendrían su exportación que  no se recuperaría hasta la desaparición de la Unión Soviética y la irrupción de nuevo del capitalismo y la economía de mercado  en la nueva Rusia surgida tras la desintegración de la antigua URSS.


BREVE REPORTAJE SOBRE EL NEGOCIO DEL MARFIL DE MAMUT EN YAKUTIA

El marfil de los colmillos de mamut se ha convertido en una de las fuentes de ingresos más importantes de Yakutia , como nos explica este breve reportaje de la cadena RT. No todo el marfil es igual, hay hasta cinco  categorías según su mayor o menor  calidad, los de mayor calidad  se venden a comerciantes de Moscú  que a su vez lo enviarán a la localidad de Arcángel , un puerto situado a orillas del Mar Blanco al norte de la Rusia europea, donde trabajan los mejores talladores de marfil . Una vez terminado el el objeto de marfil regresará a Moscú para que sea adquirido por las nuevas fortunas nacidas en Rusia tras la caída de la Unión Soviética. 




"Materia dura, compacta y blanca  de que principalmente están formados los dientes de los vertebrados, que en la corona está cubierta por el esmalte y en la raíz por el cemento . En la industria se utiliza ,para la fabricación de numerosos objetos, el de los colmillos de los elefantes" , así  define nuestro Diccionario de la Lengua Española al marfil  y encontramos una referencia al valor que se le daba  en un texto del Antiguo Testamento contenido en el Libro de los Reyes donde hace referencia a su uso  en el diseño del trono del más célebre de los reyes de Israel, Salomón , que reino hacía 970 y hasta 930 a.C "Hizo construir también el monarca  un gran trono de marfil , que recubrió de oro finísimo"(Libro de los Reyes I 10,18-19) Era digno el marfil de ser el material del trono de un  rey. Uno de los más grandes escultores de la Antigua Grecia, Fidias (hacia 490 - 431 a.C), fue el autor de la colosal estatua dedicada a Zeus en Olimpia, considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo y esculpida con la técnica de crisolenfantina  ,término que se utiliza para referirse a esculturas labradas en oro y marfil y también salió de las manos de Fidias la representación de la diosa  Atenea en el Partenón de Atenas, llamada Atenea Partenos y al igual que el Zeus labrada  en oro y marfil. Su uso no decaería ni durante el Impero Romano ni la Edad Media, y ya veíamos ayer  como en el siglo IX los mercaderes árabes comerciaban no solo con el marfil de los elefantes sino también con el hallado en  Siberia  y extraído de los mamuts. Se empleará para todo tipo de ornamentos , para fabricar botones  o bolas de billar, pero nunca cayó en desuso. En lo que se refiere al origen de su nombre procede del árabe al-mar-fil que podría traducirse como "hueso de elefante" un nombre descriptivo de su verdadera naturaleza.

Reproducción de la Atena Partenos de Fidias  que se encuentra en la replica del Partenón de Atenas construida en Nashville, en el estado de Tennessee, recubierta de oro y la estatua de interior más grande de Occidente. La obra de Fidias debía presentar un aspecto muy parecido en con la ropa recubierta de oro y las partes del cuerpo al descubierto de marfil, lo que se denomina técnica de crisolefantina  ( Imagen procedente de http://www.iesae.com)

Pero si el comercio de marfil de los mamuts lanudos de Siberia , donde eran más abundantes, decae como consecuencia de la Primera Guerra Mundial primero, la Revolución Rusa después y finalmente los setenta años de gobierno soviético, el mercado del marfil de los elefantes no dejó de crecer, en particular el tráfico de marfil procedente de los elefantes africanos, de mayor tamaño que los asiáticos. Se estima que  a comienzos del siglo XX el número de elefantes africanos podría estar alrededor de los cinco o seis millones de ejemplares .Cuando en 1979 se realizaron los primeros estudios científicos sobre la población de elefante africano el censo fue mucho menor de lo que se esperaba, ya que apenas eran un millón trescientos mil. Pero cuando volvió a realizarse un nuevo censo ocho años más tarde, en 1987, su número había descendido hasta los 750.000 ejemplares, casi un 50% menos en tan sólo ocho años y otros estudios iban más allá y reducían este número a tan sólo 600.000 ejemplares. La situación era muy grave y se conocía que el comercio del marfil era la principal razón de esta cacería indiscriminada de elefantes. Por ello , tuvo especial importancia que el 17 de octubre de 1989 la CITES ,siglas de la Convención sobre el Comercio  Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres creada en 1973 con el objetivo de establecer normas que prevengan que el comercio internacional pudiera poner en peligro a animales y plantas, estableció  la prohibición del comercio internacional del marfil de elefantes ratificada en aquel momento por ciento tres países y hoy apoyada por ciento ochenta y nueve naciones. Sin embargo seis  de ellas , Zambia , Zimbawe, Malawi, Sudáfrica , Bostwana y China se ampararían en diferentes argumentos para seguir comerciando con el marfil  .

REPORTAJE SOBRE LA CAZA FURTIVA DE ELEFANTES EN CHAD

En el año 2013 fueron descubiertos  en Chad los cadáveres de 89 elefantes a los que habían dado muerte los cazadores furtivos para quedarse con sus colmillos , que luego venden en el mercado negro y con cuyo dinero financian las actividades de grupos militares en los eternos conflictos que azotan esta región Fue la peor matanza del año pasado en África Central  pero no la única . En Chad  había en 2010 cuatro mil elefantes censados en sus reservas y en 2013 apenas quedaban cuatrocientos cincuenta, y eso a pesar de la prohibición vigente desde 1989 de comerciar con el marfil procedente de los elefantes. 






Justo aquel año de 1989 , el 19 de noviembre, caía el Muro de Berlín y en poco tiempo la antigua Unión Soviética desaparecería, mientras el libre mercado iba introduciéndose gradualmente en los antiguos territorios soviéticos.  La suma de estos dos factores hizo que el comercio del marfil procedente de los mamuts siberianos renaciera después de casi siete décadas de silencio , y sobre todo en Yakutia, donde se concentra el mayor numero de ejemplares del planeta. Se estima que en la actualidad más de sesenta toneladas de marfil de mamut son exportados cada año con precios que varían, según su calidad , entre los cuatrocientos euros el kilo a tan sólo doce euros para el de peor calidad y  el principal lugar de destino  de este marfil es China, y la razón es bien sencilla, la mano de obra china es la más barata y por lo tanto los artesanos más rentables son los chinos . En la antigua colonia británica de Hong Kong se encuentra el mayor centro comercial de objetos de marfil del mundo  y los mercados de mayor demanda de marfil son Japón, que acapara casi el 40% de la producción mundial de marfil, Europa con alrededor de un 25% y Estados Unidos con un 16% según datos de la CITES. ¿El suministro de marfil procedente de los mamuts podría sustituir el de los elefantes? Su abundancia no parece ser un problema, porque según Yevgueni Mashchenko del Instituto Paleontológico  de la Academia Rusa de las Ciencias en Moscú, bajo el permafrost siberiano que ahora se está derritiendo sacando a la luz los cuerpos de millares de mamuts ocultos bajo el hielo durante milenios, podría haber millones de ellos. Cada año se descongelan mayores extensiones de permafrost debido al calentamiento global del planeta y ello ha permitido grandes descubrimientos. 



Los asombrosos cazadores de colmillos de mamuts
Fotografía de un miembro del pueblo yakuto extrayendo un colmillo de mamut. En Yakutia la búsqueda de los colmillos de mamut se ha convertido en una auténtica "fiebre del marfil" y en su principal fuente de ingresos . Este marfil  irá en su mayor parte a China donde será trabajado por los artesanos que lo transformarán en bellos objetos de marfil que luego serán vendidos en Japón , cerca de un 40% , y en menor medida en Europa (25%) y Estados Unidos (16%).Las condiciones en las que tienen que trabajar son muy duras, afrontando temperaturas muy bajas, pero el progresivo deshielo del permafrost, la capa helada que cubre el suelo, les facilita su labor. Un colmillo de gran tamaño puede llegar a pesar alrededor de setenta kilos y, por ejemplo, 250 kilos pueden estar valorados entre los 30.000 y los 50.000 euros . Por supuesto, esta actividad incontrolada puede también destruir descubrimientos importantes para los paleontólogos aunque en cierto sentido los yakutos también ayudan a sacar a la luz espécimenes que de otra forma seguirían ocultos (Imagen procedente de http://www.abc.es )     

Lo lógico sería pensar que las grandes reservas de marfil de los mamuts siberianos supondría una reducción del precio del marfil  debido a una gran cantidad de oferta, lo que a su vez restaría incentivos a los que seguían practicando la caza furtiva de elefantes para el mercado negro del marfil . Pero parece que esto no ha sido así  porque el mercado estaría controlado de tal forma que sólo se pondría en circulación una pequeña cantidad  del marfil de mamut para no provocar una caída de los precios  y por otro lado también estaría alentado a los cazadores furtivos porque pueden burlar la prohibición de comercial con marfil de elefante por el sencillo método de mezclarlo en los transportes con el marfil de mamuts. De esta forma sólo un análisis pormenorizado de los colmillos transportados podría determinar los falsos y los auténticos, es decir, el comercio legal del marfil de mamuts estaría colaborando involuntariamente con el tráfico ilegal de marfil y ,por lo tanto, con nuevas matanzas de elefantes en África. Que este trafico legal está muy lejos de ser eliminado lo demuestran  cifras como los 23.000 kilos de marfil  de elefante que fueron incautados entre 2005 y 2006 en el conjunto de África y si se tiene en cuenta que se estima que sólo se captura un 10% del total, es muy posible que la cantidad real de  marfil comercializado ilegalmente estuviera por encima de las 230.000 toneladas .Según el director de la Fundación Born Free, Will Travers, entrevistado por la revista Geo  lo que hay que hacer es "Controlar y documentar todo el comercio de marfil de mamut. Así se impediría la mezcla , intencionada o por error, con marfil  de elefante. Hasta entonces, el marfil de mamut seguirá matando elefantes. " y añade este dato "Tan solo en 2011 unos 35.000 ejemplares  fueron abatidos por los furtivos" En lo que se refiere a los elefantes, si bien es cierto que la prohibición de comercializar con el marfil ha permitido que en algunas zonas el número de elefantes crezca  hasta el extremo de organizarse partidas de caza de control de la población,  esto no ha sucedido en todos los territorios por igual  y en algunos la población sigue en retroceso. 

Fotografía de la cría de mamut hallada en Siberia en 2007  y bautizada con el nombre de Ljuba , cuya edad se estima entre los 40.000 y los 37.000 años. Descubrimientos como este, de ejemplares tan bien conservados, han avivado el interés por tratar de clonarlos  algo que de momento parece lejano , pero los obstáculos para realizarlo se van venciendo y es posible que en un futuro a medio plazo pudiera llevarse a cabo, aunque la pregunta que se hacen muchos científicos es que utilidad tendría hacerlo cuando hay especies en peligros de extinción como los propios elefantes , a los que nos cuesta proteger de su desaparición (Imagen procedente de http://sp.ria.ru )



De todas formas debo decir que según las fuentes que consultes los datos varían mucho y hay organizaciones que advierten de la muerte de miles de elefantes al año víctima de la caza furtiva. Uno de los peores años habría sido el comprendido entre 2005 y 2006 en el que habrían perecido a manos de los furtivos unos 23.000 elefantes. De todas formas creo que la venta de marfil de mamut es una de las mejores oportunidades que tiene los elefantes para sobrevivir siempre que se permita que más marfil de mamuts salgan al mercado haciendo bajar los precios del marfil y quitando alicientes a los furtivos. En todo caso, en estos momentos en Yakutia viven ingresos en plena fiebre del oro blanco, el marfil , y sólo hay que ir caminando para encontrar nuevos cuerpos que el deshielo deja desnudos sobre la superficie.  Y un artículo sobre los mamuts no estaría completo si faltara una referencia  a la posibilidad de clonarlos, una posibilidad alimentada por los descubrimientos de los últimos años  de cuerpos en un extraordinario estado de conservación . Así en 1997  un joven dolgano llamado Simon Jarkov , los dolganos son uno de los pueblos que habita Yakutia, regresó a su tierra natal para visitar a su familia y de paso aprovechó para ir de caza. Fue durante la cacería cuando de forma casual unos colmillos de mamut que sobresalían de la superficie. y advirtió que eran mucho más que unos colmillos pues se podía ver el cuerpo entero de un mamut atrapado en el hielo. Después de dos años de  obstáculos  un equipo dirigido por el francés Bernard Buigues extrajo dentro del bloque de hielo y comenzaron su estudio que dataría su edad en más de 20.000 años y además aportaría los primeros conocimientos sobre él. Aun más emocionante sería el descubrimiento en 2007  y también en Siberia, de una cría de mamut a la que bautizaron con el nombre de Ljuba  que habría vivido hace  unos 37.000 años , pesaba alrededor de cincuenta kilos y se encontraba en perfecto estado de conservación pues todavía mantenía parte del pelo, conservaba sus ojos y también su trompa.  

REPORTAJE SOBRE EL DESCUBRIMIENTO DE LJUBA 

Un breve reportaje sobre el descubrimiento de la cría de mamut bautizada con el nombre de Ljuba y hallada en Siberia en 2007 





Se han sucedido nuevos descubrimientos en estos años que han llevado a muchos a pensar que la clonación de los mamuts sería posible aunque esto es objeto de debate entre la comunidad científica tanto por consideraciones técnicas como éticas. En primer lugar  para plantearse la posibilidad de clonarlo hay que disponer una secuencia intacta de ADN lo que hasta ahora no se ha producido y es difícil debido a los milenios transcurridos desde su separación, otro obstáculo sera  la viabilidad de un feto de mamut en el interior de una hembra elefante ya que los mamuts son más grandes y tendrían unas necesidades alimenticias más grandes. Desde el punto de vista ético la reflexión creo que es bastante evidente ¿merece la pena clonar los mamuts, una especie que se extinguió por las reglas inexorables de la naturaleza, cuando todavía no hemos sido capaces de asegurar la supervivencia de los elefantes?¿Qué futuro tendrían los mamuts en un mundo que ya no tiene nada que ver con su hábitat natural?¿los convertiríamos en un animal espectáculo para mostrarlo en los parques zoológicos? Personalmente creo que la prioridad es proteger a los elefantes y  a otras muchas especies en peligro de extinción antes que resucitar a un animal que se extinguió en su mayor parte hace 10.000 años. De todas formas estoy convencido que si se logran solventar las dificultades técnicas las consideraciones éticas no serán un obstáculo para que e mamut termine resucitando cuatro mil años después de que sus últimos hermanos caminaran sobre el planeta.  y mientras, el deshielo del permafrost, uno de los síntomas más evidentes del calentamiento global que todavía algunos sectores se empeñan en negar, seguirá sacando a la luz nuevos cuerpos , algunos de ellos casi como si acabaran de morir ahora mismo y tal vez en alguno de ellos se encuentre ese ADN anhelado para devolverles a la vida. Quiero concluir este artículo con las palabras del paleontólogo británico Adrian Lister , que entre otros trabajos colaboró en el documental "Caminando con bestias: la migración de los mamuts" que os incluyo en este artículo "El hábitat natural del mamut ya no existe. Estaríamos creando un animal como atracción en un parque temático. ¿Es ético?"

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

Famosos