martes, 10 de junio de 2014

HISTORIAS DE LA IGLESIA: LA DONACIÓN DE CONSTANTINO O EL LARGO CAMINO DE UNA FALSIFICACIÓN (PRIMERA PARTE)

"Con una mentira puede irse muy lejos , pero sin esperanza de volver" reza un proverbio judío y no se si la segunda parte del proverbio es cierta pero desde luego la primera si que lo es y buena prueba de ello es la historia que hoy quiero contaros, pues con ella se fue muy lejos en el tiempo hasta el punto de que desde que fuera urdida a mediados del siglo VIII sus efectos han tenido el suficiente vigor para llegar hasta nuestros días , eso si, con unas consecuencias insospechadas para los autores de esta falsificación que estaban muy lejos de imaginar las repercusiones que iba a tener y que demuestra que a menudo las mentiras , aunque beneficiosas en un primer momento, suelen volverse antes o después contra su autor tal y como nos enseña otro proverbio "la mentira produce flores, pero no frutos" aunque en este caso sólo nos daremos cuenta de ello cuando lo observamos con la perspectiva de más de mil trescientos años de historia , por lo que durante muchos siglos fue una mentira útil y eficaz  , cumpliendo con la ley de la mentira a la que se refería el reformador religioso  Martín Lutero (1483-1546) cuando escribía que "Una mentira es como una bola de nieve; cuanto más rueda, más grande se vuelve". Seguir sus huellas nos llevará a la época del gobierno del emperador  romano Constantino I el Grande (272-337) , conoceremos a uno de los pueblos que ocuparon los territorios del antiguo Imperio Romano, los lombardos, a una de las grandes potencias de la llamada Alta Edad Media, el Imperio Carolingio, el nacimiento de un estad temporal gobernado por un líder espiritual, los Estados Pontificos, las disputas que surgieron entre el poder espiritual representado por el papa y el terrenal de los reyes y emperadores europeos, la aparición de los movimientos reformistas del siglo XVI y los nacionalismos del siglo XIX que culminarán en el siglo XX con una solución para una falsificación con más de un milenio de antigüedad. Como podéis ver fue una mentira de largo recorrido que desmiente las palabras del dramaturgo griego Sófocles (496-406 a.C) cuando afirmaba que "Una mentira nunca vive hasta hacerse vieja".

Busto del emperador Constantino I el Grande  cuyo gobierno fue uno de los más destacados de la historia del Imperio Romano pues fue él quien refundaría la antigua ciudad Bizancio, que adoptaría el nombre de Constantinopla, la ciudad de Constantino. y que hoy conocemos como Estambul, siendo considerada como la segunda Roma . También legalizó el cristianismo con la publicación en 313 del Edicto de Milán que ponía punto final a la persecución  contra cualquier grupo religioso, aunque el principal afectado era el cristianismo que había sido el protagonista de las persecuciones ordenadas por diferentes emperadores romanos en el pasado. Es considerado por algunos como el primer emperador cristiano , pero en realidad Constantino nunca se convirtió al cristianismo hasta el mismo momento de su muerte aunque en la segunda parte de esta historia  conoceremos una leyenda al respecto de su conversión al cristianismo  que sería muy beneficiosa para los intereses de la Iglesia. A su muerte en 336 había logrado dar estabilidad de nuevo al Imperio, derrotando a visigodos, alamanes , sármatas y francos y recuperando casi todo el territorio perdido por Roma en el siglo III  (Imagen procedente de http://timerime.com )

Ahora nos subimos en nuestra máquina del tiempo y nuestro primer destino tendría que ser el siglo VIII, cuando nació el documento que daría lugar a todos los demás acontecimientos que sucedieron a partir de entonces, pero creo que para entender con más claridad la situación de aquel momento hay que retroceder un poco más y conocer la evolución política en la península italiana desde la caída del Imperio Romano de Occidente . Recordemos que en 380 el emperador Teodosio I el Grande (347-395), había promulgado el Edicto de Tesalónica por el que el cristianismo pasaba a convertirse en la religión oficial del Imperio Romano en su versión ortodoxa representada por la doctrina aprobada por el papa de Roma y el obispo de Alejandría y declarando herejes a todas las demás versiones del cristianismo surgidas en esos siglos así como al resto de cultos religiosos que hasta entonces habían disfrutado de la libertad de culto  característica del Imperio Romano ,que sólo había perseguido en el pasado a los cristianos . Aquel edicto decía así "Es nuestro deseo que todas las diversas naciones que están sometidas a nuestra Clemencia y Moderación, deben continuar en la profesión de esa religión  que fue transmitida a los romanos por el divino apóstol Pedro, tal como ha sido conservada por la fiel tradición que actualmente es profesada por el Pontífice Dámaso (hacía referencia al papa Dámaso I(304-384))  y por Pedro, obispo de Alejandría, un hombre de santidad apostólica. De acuerdo con la enseñanza apostólica y la doctrina del Evangelio, creamos en una sola deidad del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, en igual majestad y en una santa trinidad. Autorizamos a los seguidores de esta ley que asuman el título de católicos cristianos, pero por lo que se refiere a los otros, pues en nuestro juicio ellos son locos insensatos , decretamos que sean señalados con el ignominioso nombre de herejes , y no pueden pretender dar a sus conventículos el nombre de iglesias. Ellos sufrirán en primer lugar la reprensión de la condena divina y en segundo lugar el castigo de nuestra autoridad que de acuerdo con el deseo del Cielo decidirá infligir "  

Un icono que conmemora  la celebración del primer  Concilio de Nicea en 325 que fue convocado por el propio emperador Constantino I el Grande durante el papado de Silvestre I (270-335), el primer papa que gobernó sobre una Iglesia que no era  perseguida y que además recibía ahora el apoyo del emperador. Silvestre I jugaría un papel protagonista en las leyendas que rodearon la supuesta conversión  de Constantino al cristianismo y que tan útiles serían para los sucesores de Silvestre I en el siglo VIII. En cuanto al Edicto de Milán de 313 era un documento moderno en el sentido de que proclamaba la libertad de culto en el Imperio Romano, una medida tolerante muy difícil de encontrar a lo largo de la historia . Su texto rezaba así "Habiendo advertido hace ya mucho tiempo que no debe ser  cohibida la libertad de religión, sino que ha de permitirse al arbitrio y libertad de cada cual se ejercite en las cosas divinas conforme al parecer de su alma, hemos sancionado que, tanto todos los demás, cuanto los cristianos, conserven la fe y observancia de su secta y religión, que a los cristianos y a todos los demás se conceda libre facultad de seguir la religión que a bien tengan , a fin de que quienquiera que fuere el numen divino y celestial pueda ser propicio a nosotros y a todos los que viven bajo nuestro imperio. Así, pues, hemos promulgado con saludable y rectísimo criterio esta nuestra voluntad , para que a ninguno se niegue en absoluto la licencia de seguir o elegir la observancia y religión cristiana. Antes bien sea lícito a cada uno dedicar su alma a aquella religión que estimare convenirle" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )


En menos de ochenta años  la Iglesia Católica había pasado de ser perseguida durante el gobierno del emperador Diocleciano (244-313), a disfrutar de la libertad de culto garantizada por el Edicto de Milán de 313 dictado por Constantino el Grande donde se establecía que "a los cristianos y a todos los demás se conceda libre facultad de seguir la religión que a bien tengan " y finalmente a convertirse en la religión oficial del Imperio Romano y pasar de ser perseguidos a encabezar ahora la persecución contra paganos y herejes. En 395 fallecía el emperador Teodosio I el Grande y el Imperio Romano quedaba dividido entre sus dos hijos, Arcadio(hacia 377-408), que gobernaría el Imperio Romano de Oriente con capital en Constantinopla, y Honorio (384-423), que haría lo propio en el Imperio Romano de Occidente con su capital no en Roma, sino primero en Milán y desde el año 402 en Rávena. . El Imperio nunca más volvería a estar unido y gobernado por un mismo emperador  y la figura del papa comenzaba a sobresalir como la garante de la unidad del mundo romano al menos en el plano espiritual. La fronteras romanas comenzaban a ser franqueadas cada vez con mayor frecuencia por los pueblos que se hallaban más allá de la frontera marcada por el Danubio y el Rin. En agsoto 410  los visigodos dirigidos por su rey Alarico I (370-410) saqueaban Roma, algo que no había sucedido desde la ocupación de la ciudad por los celtas en 390 a. C o 387 a.C, la fecha exacta es incierta, cuando un ejército galo dirigido por el rey  Breno había conquistado la ciudad abandonándola sólo después de haber cobrado un suculento rescate. El saqueo de Alarico conmocionó al mundo romano pero era sólo el comienzo de lo que estaba por venir. 

Mapa con la división del Imperio Romano  en Imperio Romano de Occidente e Imperio Romano de Oriente tras la muerte de Teodosio I  el Grande en 395. Desde 402 la capital del Imperio Romano de Occidente sería Rávena, mientras que en Oriente  lo es Constantinopla . Más allá de la frontera marcada por los cursos del Rin y el Danubio se encontraban los pueblos germanos, visigodos, ostrogodos, vándalos, burgundios, francos, sajones, , alanos,  y los hunos que empujarían a todos hacia las fronteras del Imperio, en particular hacia el más débil de las dos partes en que había quedado dividido el Imperio, el Imperio de Occidente.  La entrada de Alarico en Roma en 410 fue el aviso de que el final se hallaba cerca aunque todavía habría que esperar medio siglo  (Imagen procedente de http://lahistoriaconmapas.com )

Décadas más tarde hicieron su irrupción los hunos dirigidos por su líder Atila (hacia 395-453), al que sólo pudieron detener en una desesperada batalla en 451 , la batalla de los Campos Catalaúnicos , donde una coalición entre las tropas romanas dirigidas por el general Flavio Aecio (396-454) y el ejército visigodo dirigido en persona por su rey Teodorico I (fecha desconocida - 451) logró derrotar al ejército huno de Atila. Pero la sentencia de muerte del Imperio Romano de Occidente ya estaba escrita. En 455 Roma volvería a ser saqueada por las fuerzas del rey de los vándalos, Genserico (389-477), y apenas dos décadas después, en 476, era destronado el último de los emperadores romanos de Occidente, Rómulo Augústulo(hacia 461-fecha desconocida). Mientras al este el Imperio Romano de Oriente sobreviviría durante un milenio más convertido en el Imperio Bizantino, los territorios del antiguo Imperio Romano de Occidente fueron divididos entre diferentes pueblos godos. La antigua Hispania se había convertido en el reino visigodo, la Galia sería el feudo de los francos , Britania  fue ocupada a lo largo del siglo VI por jutos, anglos y sajones y la Península Italiana quedaba en manos del pueblo ostrogodo, procedentes de Panonia entre las actuales Austria y Hungría,  bajo el gobierno de su rey Teodorico I el Grande que gobernaría toda la península italiana hasta su muerte en 526, años en los que se enfrentó al emperador bizantino y también al papa , ya que los ostrogodos no eran católicos sino arrianos, seguidores de la doctrina del presbítero Arrio (256-336) según la cual Jesucristo era Hijo de Dios pero no Dios mismo, había sido creado por éste y con ello negaba el dogma de la Santísima Trinidad católica, según el cual Dios es un ser único que existe simultaneamente en tres personas, Dios, Jesucristo y el Espíritu Santo. No deja de ser sorprendente como el hombre puede enfrentarse a muerte por estas disputas abstractas pero será una constante a lo largo de la historia de la humanidad. 

Así quedaba el mapa de Europa  después de la desaparición en 476 del Imperio Romano de Occidente . Fijaos en la situación al norte del reino de los ostrogodos del reino de los lombardos porque serán protagonistas destacados de este relato. El emperador bizantino  Justiniano I el Grande (483-565)  estableció una alianza con los lombardos para luchar contra los gépidos y evitar que estos últimos pudieran atacar Italia una vez que el reino ostrogodo fue destruido. y la península italiana se hallaba bajo el poder bizantino  en la década de 540.  (Imagen procedente de http://enotrolugargh.blogspot.com.es )

Teodorico I había establecido su capital en Rávena y a su muerte en 526  le sucedía su nieto  Atalarico II (516-534) de apenas diez años de edad, por lo que el reino quedó bajo la regencia de su madre Amalasunta (hacia 495-535).  Durante los años de regencia Amalasunta trató  de estrechar los lazos con el Imperio Bizantino donde ahora ocupaba el trono el emperador Justiniano I el Grande (483-565) que pretendía reconstruir el antiguo Imperio Romano.  Cuanto su hijo Atalarico fallece en 534 a los dieciocho años , Amalasunta  es consciente de que una mujer no será admitida como reina en solitario por los nobles ostrogodos y decide unir al trono a su primo Teodato (hacia 507-536) con quien contrae matrimonio. Pero este se lo agradece primero enviándola al exilio  y ordenando su asesinato en 535. Esta noticia fue el pretexto que el emperador bizantino Justiniano I necesitaba para  iniciar la campaña de invasión de Italia dirigida por su general Belisario (505-565) que en el mismo año de la muerte de Amalasunta  ocupa Sicilia y en 536 conquista Roma  y destrona a Teodato del trono ostrogodo , con lo que ya dominaba todo el sur de Italia , Sicilia , Córcega y también las tierras vándalas del Norte de África. En 540 Belisario ocupa la capital ostrogoda, Rávena, y captura al nuevo monarca ostrogodo, Vitiges . Los ostrogodos reaccionarían  bajo el gobierno de un nuevo monarca, Totila  (hacia 516-552) que aprovecha la ausencia de Belisario,que había sido enviado por Justiniano a Siria, y ante la torpeza de los generales bizantinos que sustituyen a Belisario  va recuperando el terreno perdido y en 544 llega a las puertas de Roma  que de nuevo pasa a manos ostrogodas. Justiniano tiene que volver a llamar a Belisario que recupera para los bizantinos la antigua capital imperial , aunque algunos fracasos en su intento de seguir avanzando harán que Justiniano, receloso además del ascendiente del general sobre las tropas, de los  lo sustituya por otro general , Narsés (478-573) que en junio de 552 derrota a los ostrogodos en la batalla de Tagina  en la que muere Totila y su sucesor, Teya, morirá meses después en la batalla del Monte Lactario, al sur de Nápoles, derrotados otra vez por las tropas de Narsés.

En este mapa podéis ver la expansión del Impero Bizantino durante el gobierno de Justiniano I el Grande entre 5267 y 565 . En amarillo el territorio que dominaba a su llegada al trono al que luego incorporaría el Reino de los Vándalos  en el Norte de África (en color rosa claro) y el reino de los Ostrogodos en la Península Italiana (también en color rosa claro) y parte del sur de la Península Ibérica que arrebató al Reino Visigodo. El esfuerzo bélico bajo el gobierno de Justiniano dejaría la economía del Imperio muy debilitada  lo que le impediría reaccionar con la fuerza necesaria a la invasión de los lombardos de Italia a partir de 568.  (Imagen procedente de http://yksimery.blogspot.com.es )

Con la muerte de Teya el reino ostrogodo pasaba a la historia  y la península italiana quedaba en poder de los bizantinos, pero la tranquilidad no duraría mucho porque iba a entrar en escena un nuevo pueblo germánico, los lombardos. Gran parte de lo que sabemos de ellos procede de una obra escrita en el siglo VIII por el monje e historiador Pablo el Diácono(hacia 720-800), un monje benedictino que residió y escribió en la célebre abadía italiana de Montecasino fundada en 525 por Benito de Nursia (480-547) que también fue el fundador de la orden benedictina. Esta obra se titula "Historia gentis Langobardorum" o "Historia de los lombardos" que a su vez se basaba en otra obra del siglo VII en la que se remontaba el origen de los lombardos, también llamados longobardos, a las tierras de Escandinavia, de donde habrían comenzado una migración hacia el sur debido tal vez a las consecuencias de la superpoblación en sus tierras originales. Las primeras referencias a ellos se remontan a comienzos del siglo I  cuando el historiador romano Cayo Valeyo Patérculo (19 a.C- 31 d.C) se refiere a ellos como "más fieros que los salvajes germanos normales" Parece que por entonces se hallaban asentados  a orillas del río Elba , en un territorio que estaría entre las actuales Dinamarca y Alemania.  Era un pueblo pequeño pero bien organizado si nos atenemos a las palabras de otro historiador romano, Tácito (hacia 55-120), que escribe sobre ellos "A los lombardos los distingue su escaso número. Aunque rodeados por una hueste de tribus más poderosas , están seguros, no sometiéndose, sino desafiando los peligros de la guerra" Después, al igual que otros pueblos germánicos, comenzaron sus movimientos migratorios hacia el sur, y a mediados del siglo VI los hallamos en Panonia ,donde antes habían estado asentados los ostrogodos. 

Los lombardos son en ese momento aliados de los bizantinos y les ayudan en su lucha contra los ostrogodos, pero en 561 un nuevo rey sube al trono lombardo, Alboino(fecha desconocida-572). Los ostrogodos ya habían desaparecido de Italia que ahora era dominada por Bizancio , pero en la zona más septentrional de la península italiana el control de las tropas bizantinas era  muy débil,   y Alboino se dispuso a aprovechar la ocasión. En 568  el rey lombardo  penetra en Italia al frente de sus tropas , ocupa las ciudades de Milán y Pavía y prosigue su avance  hasta alcanzar la llanura del río Po, asentándose en la Toscana, Umbria, Spoleto y Benevento. Os preguntaréis como fue tan sencilla esta conquista por un pueblo pequeño que no disponía de un  gran ejército para enfrentarse a la potencia militar bizantina. La respuesta , según Pablo el Diácono, habría  que buscarla en la muerte de Justiniano I el Grande en 565 . Para entonces  Narsés, el general que había derrotado a los ostrogodos, lleva catorce años gobernando Italia  ahogando a la población con impuestos  que provocan el descontento y continuas protestas. Cuando el trono bizantino es ocupado por el nuevo emperador Justino II (520-578), sobrino de Justiniano I, tratará de ganar popularidad entre los italianos  y decide desembarazarse de Narsés al que le manda un mensaje en el que le insta a dejar la guerra a los hombres mientras que él, que era eunuco, debía dedicarse a las tareas propias de su condición y trabajar junto a las doncellas de palacio tejiendo ropa para los cortesanos . Narsés se sintió insultado por este mensaje  y decidió no oponer ninguna resistencia a la entrada de los lombardos. Sin embargo, esta historia narrada por Pablo el Diácono no parece muy fiable,  y  es probable que lo que realmente hizo Alboino fue aprovechar el desgaste que los bizantinos habían tenido en su larga guerra con los ostrogodos , y sus fuerzas agotadas no pudieron ofrecer resistencia a los nuevos invasores. 

Retrato del rey de los lombardos Alboino contenido en las "Crónicas de Nuremberg" de 1493 escrita por el humanista e historiador alemán Hartmann Schedel (1440-1514) que trataba de recoger la historia del mundo. Alboino se había convertido en rey de los lombardos en 561 y derrotó definitivamente a sus enemigos del reino de los gépidos a los que convirtió en un reino vasallo casándose con la hija del rey de los gépidos, Rosamunda. En 568 unos cuatrocientos mil lombardos, hombres, mujeres, niños y ancianos pues en estos movimientos migratorios se desplazaba el pueblo entero, penetraron en la península italiana que dominaba Bizancio, pero los bizantinos no esperaban esta invasión y sus fuerzas estaban exhaustas después de la dura guerra mantenida contra los ostrogodos  durante más de quince años  así que los ostrogodos se hicieron rápidamente con buena parte del territorio italiano aunque su escaso número no les permitió dominar la totalidad de Italia. En cuanto a Alboino  moriría asesinado en 572 ,según la leyenda  mientras dormía la siesta y por instigación de su esposa gépida Rosamunda que se vengaba así de la derrota de su pueblo y porque Alboino la había forzado además a beber vino de la calavera de su padre, el rey Cunimundo, a quien el  propio   Alboino había dado muerte . Como se dice en Italia , si no es verdad esta bien buscado el efecto dramático  (Imagen procedente de http://it.wikipedia.org )   

En todo caso  los lombardos eran escasos en número  por lo que no pudieron ocupar toda la península italiana y tuvieron que limitar su dominio  al tercio septentrional de Italia y poco después también a los ducados de Espoleto y Benevento al sur  , estableciendo su capital en la ciudad de Pavía , mientras que los bizantinos controlaban los ducados de Roma, Nápoles y Calabria en el sur de Italia además de las islas de Sicilia, Córcega y Cerdeña. El emperador bizantino Mauricio II (hacia 539-602), crearía el Exarcado de Rávena, la forma estatal que se utilizó para organizar los territorios bizantinos en Italia, gobernados por un representante del emperador, el exarca, , manteniendo la capital en Rávena, aunque algunos de los territorios no estaban bajo la autoridad directa del exarca sino gobernados por sus respectivos duques.Durante el siguiente siglo y medio el equilibrio de fuerzas en la península italiana entre bizantinos y lombardos fluctuara hacia uno u otro bando,  mientras el papado trata de mantener el equilibrio entre ambos. Los lombardos eran arrianos  y la Iglesia los veía como una amenaza. A finales del siglo VI el Imperio Bizantino atraviesa una grave crisis económica  que hace que el Exarcado de Rávena no disponga de suficientes recursos para pagar  a sus soldados con el riesgo de que estos se amotinasen  uniéndose a los lombardos . En aquel momento el papa es Gregorio I (hacia 540-640), que había sido elegido en 590. La Iglesia disponía de importantes recursos  gracias a las numerosas propiedades donadas por fieles devotos, y Gregorio no duda en emplear estos recursos  económicos para pagar  a los soldados bizantinos  evitando que se unan a los lombardos y conservando  por el momento el equilibrio de fuerzas.  en la península italiana. 

Ya en el siglo VII los lombardos se aproximan a la religión católica , mientras que el exarca de Rávena interfiere constantemente en el nombramiento de nuevos pontífices tratando de que fuera el elegido el más favorable a los intereses imperiales. Cada nuevo pontífice tenía que esperar la aprobación del emperador bizantino, aunque después el emperador cedería este poder a su representante, el exarca de Rávena. Entre el papa y el emperador existía una gran tensión  por la aparición de la herejía monotelista. Aunque sea adentrarse en el laberinto teológico trataré de explicaros en que consistía.  Según los partidarios del monotelismo  en Jesucristo hay dos naturalezas , la humana y la divina, pero una sola voluntad, en contra de lo que establecía la ortodoxia católica según la cual  en Dios había dos naturalezas, humana y divina, pero también tenía que tener dos voluntades. Esto, que a nosotros nos puede parecer un motivo de fricción casi incomprensible, tensaba las relaciones entre el papado y el Imperio Bizantino llevándolas al borde de la ruptura en varias ocasiones, mientras que se produce un acercamiento a los lombardos a medida que estos  van abandonando el arrianismo y se convierten a la fe católica, pero estas simpatías volverán a fluctuar. La situación se mantiene a lo largo de la segunda mitad del siglo VII con pequeños avances y retrocesos de bizantinos y lombardos , que también tienen que enfrentarse a conflictos internos por el poder . En 712 el reino lombardo conseguirá por fin la estabilidad con la elección de Liutprando (hacia 685-744), que consolidará el reino gobernando hasta 744 . Pero el fortalecimiento del reino lombardo era visto desde Roma como una amenaza ya que Liutprando  se había puesto como uno de los objetivos de su reinado la unificación de toda la península italiana  bajo su poder, lo que significaba la expulsión de los bizantinos de Italia y , lo que de verdad temían la Iglesia, el sometimiento de Roma y el Papa. 

Mapa con la distribución de fuerzas  en la península italiana entre finales del siglo VI y hasta mediados del siglo VIII, en los que los protagonistas fueron los mismos, bizantinos (territorios amarillos en el mapa) y lombardos  (de color naranja) además del Papa que estaba en Roma. La capital de los lombardos era Pavía y , Rávena la del Exarcado de Rávena, el nombre que se dio a los territorios bizantinos en la Península que se hallaban bajo la responsabilidad directa del exarca o gobernador  bizantino que gobernaba en nombre del emperador  . Como veis la situación del papado era precaria, pues estaban rodeados por el territorio lombardo  y al romper sus relaciones con Bizancio en el siglo VIII no tenían nadie con quien aliarse en la península y sólo podían esperar apoyo del exterior, en este caso del reino franco, el más poderoso de los reinos de Europa occidental tras la caída del reino visigodo en 711 cuando fue invadido por los musulmanes (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org)   

A todo esto el Imperio Bizantino acaba de salvar una situación desesperada  cuando en 717 su capital, Constantinopla,  fue asediada por las tropas del califa omeya Omar II (682-720) pero la aparición de la figura salvadora de un nuevo y vigoroso emperador, León III  el Isaurio (680-741), hizo que después de doce meses de asedio las fuerzas musulmanas fueran derrotadas por primera vez  en su avance hacia el oeste ,logrando además destruir buena parte de su poder marítimo. El papa Gregorio II (fecha desconocida - 731) , elegido pontífice en 715,  la victoria de los bizantinos sobre los musulmanes  significaba una salida para desembarazarse  de la amenaza lombarda y trata de establecer una nueva alianza con el exarca de Rávena , representante , como sabemos, del emperador bizantino en Italia.  Pero la victoria bizantina había conseguido que el Imperio  recuperase la confianza en sus propias fuerzas por lo que antes de aceptar la alianza con el papa León III muestra sus intenciones  de introducir reformas en el seno de la Iglesia , ya que considera que está contaminada por todo tipo de prácticas supersticiosas ,entre ellas la adoración de imágenes. La Iglesia consideraba que las imágenes tenían la función  de servir como punto de referencia que permitiese al creyente concentrar su atención en el momento de la oración, pero León III afirmaba que la ignorancia del pueblo había hecho que surgiese un culto idólatra  que amenazaba con convertir a la Iglesia Católica  en una nueva religión pagana convirtiendo a los santos en unos nuevos dioses del Olimpo. León III decreta la prohibición  en todo el territorio del Imperio Bizantino del culto a las imágenes religiosas  y comienzan a ser destruidas. 

Es posible que detrás de esta decisión se encontrara la intención del emperador de reducir el poder e influencia de la Iglesia sobre la población. Fuera o no ese el motivo lo cierto es que se inicia un periodo de represión en la que no faltan detenciones, torturas, mutilaciones y ejecuciones de todos aquellos que seguían conservando imágenes  religiosas o realizando otras nuevas. Ante esta situación el papa Gregorio II  se decide a llegar a un acuerdo con el rey lombardo Liutprando antes que ceder a la herejía bizantina, a lo que Liutprando no tarda en responder favorablemente ya que para los lombardos el principal enemigo  en estos momentos son los bizantinos y una vez eliminados estos  ya habría tiempo para  encargarse del papa. Este enfrentamiento entre la Iglesia y el Imperio Bizantino sería conocido como la Querella de las Imágenes y no concluirá hasta el año 842.  Liutprando lanza una ofensiva contra las posesiones bizantinas  y en 728 logra conquistar la capital del Exarcado, Rávena , aunque poco después los bizantinos consiguen reconquistarla.  Pero el papa es consciente de haber hecho un pacto con el diablo, porque cuando Liutprando expulse a los bizantinos Roma no tendrá a nadie que la proteja de las ambiciones del rey lombardo.  y busca con desesperación un nuevo aliado y sus ojos se fijan en el reino cristiano de occidente más importante en aquel momento, el Reino Franco,donde reina Teodorico IV (fecha desconocida-737) aunque quién de verdad detenta el poder es su Mayordomo de Palacio, Carlos Martel (686-741). Pero Carlos Martel se hallaba en ese momento en una campaña contra los sajones en Baviera y hace oídos sordos a la petición de ayuda de Gregorio II en 728. Gregorio II fallece en 731 y ya sin esperar la tradicional aprobación del emperador bizantino es elegido como nuevo papa Gregorio III (fecha desconocida - 741) que se encuentran con una situación muy difícil , enfrentado al emperador bizantino y debiendo controlar las ambiciones de Liutprando. 

Sepulcro de Carlos Martel en la Basílica de Saint Denis donde están enterrados muchos de los reyes de Francia. Carlos nunca llegó a ser rey sino Mayordomo de Palacio, pero era él quién gobernaba en realidad en nombre de los últimos monarcas de la dinastía merovingia que ya no ejercían ningún poder real desde el siglo VII quedando ese poder en manos de los sucesivos Mayordomos de Palacio. Sólo se mantenían por su valor simbólico  pero el prestigio que ganaría Carlos Martel tras su victoria en la Batalla de Poitiers y sus conquistas en Alemania  le permitieron incluso dejar el trono vacante tras la muerte de Teodorico IV. Carlos Martel sería el padre de primer monarca de la dinastía Carolingia, Pipino III el Breve y abuelo del más poderoso monarca de aquel tiempo, Carlomagno (hacia 747-814) (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )    
Mientras, los musulmanes, que habían conquistado la Península Ibérica en 711 destruyendo al Reino Visigodo, siguieron avanzando hacia el norte hasta que en 732 son detenidos por las fuerzas de Carlos Martel que derrotan a los musulmanes en la Batalla de Poitiers . Durante la batalla Carlos se había ganado su sobrenombre de Martel, que significa "Martillo", debido a los fuertes golpes que asestaba en el combate, pero lo más importante es que ganó un gran prestigio en toda Europa  que le permitiría lograr su objetivo de unificar  todo el reino franco. En 737 fallece el rey franco Teodorico IV y Carlos Martel decide dejar el trono vacante,   demostrando con ello la debilidad de la reinante dinastía merovingia que había visto su poder reducido hasta quedar convertidos en meras figuras simbólicas. Sin embargo, Martel todavía no decide  adoptar él mismo el título de rey para evitar un conflicto interno con  aquellos que cuestionaran su legitimidad. En este estado de cosas, el papa Gregorio III endurece su política con el Imperio Bizantino , excomulgando al emperador  León III , al tiempo que trata de mantener buenas relaciones con Liutprando  pero a espaldas de este conspiraba con otros nobles lombardos contrarios al monarca, como los duques de Espoletto y Benevento. Cuando Liutprando se entera amenaza al papa que vuelve a enviar embajadores a Carlos Martel para solicitar su ayuda pero Carlos Martel sigue dudando. Mientras unos dudan y otros ambicionan hay una invitada especial que  no espera, a la que el poeta romano Horacio (65 a.C - 8 a.C) le había dedicado estas palabras "La pálida muerte lo mismo llama a las cabañas de los humildes que a las torres de los reyes" Y ahora había llegado el turno de llamar a las torres de los reyes porque en 741 fallecen el emperador bizantino León III, el papa Gregorio III y el propio Carlos Martel, y Liutprando sólo les sobreviviría tres años más. 

En el Imperio Bizantino el nuevo emperador será el hijo del difunto León III, que gobernará con el nombre de Constantino V (718-775) que mantendrá la postura de su padre contra las imágenes e incluso la radicalizará . En Roma , tras la muerte de Gregorio III, que era de origen sirio y  fue el último papa no nacido en Europa que ocuparía el trono de San Pedro hasta la elección en 2013 del argentino Mario José Bergoglio (1936) como el nuevo papa Francisco I, era sucedido por Zacarías I (hacia 679-752) que tenía que afrontar los mismos problemas que sus sucesores, mantiene la excomunión contra el sucesor en el trono de Bizancio y no tiene en cuenta su aprobación para subir al trono de San Pedro. En cuanto al reino franco el poder quedaba en manos de los dos hijos de Carlos Martel, Carlomán (707-754) y Pipino (715-768), conocido por su sobrenombre de el Breve Por su baja estatura . Los dos hermanos tienen que hacer frente  a levantamientos contra su autoridad en Baviera y Aquitania  y se dan cuenta de que al no gozar del renombre y prestigio que se había ganado su padre  tampoco podían prescindir de la figura de un rey  que diese cierta legitimidad  a su gobierno.  Finalmente encuentran a un príncipe perteneciente al linaje merovingio al que  entronizan en 742 con el nombre de Childerico III(714-754), que se convertiría en el último de los monarcas merovingios,una dinastía que hundía sus raíces en el siglo V. En 747 Carlomán renuncia a todos sus cargos  y se retira al monasterio italiano de Montecasino  y Pipino se convierte en el único Mayordono de Palacio  y auténtico gobernante del reino franco. Mientras , en el Reino Lombardo, tras la muerte de Liutprando en 744 se sucede un vacío de poder que no concluirá hasta cinco años después , unos años en los que la presión de los lombardos sobre Roma se suavizó.

"El último de los merovingios" obra del pintor francés Charles Évariste-Vital  Luminais (1822-1896) que recoge el momento en que al ultimo de los monarcas merovingios, Childerico III, le cortan su cabello que llevaban largo como símbolo de su poder. Childerico acabaría sus días en el anonimato de un monasterio mientras que el hijo de Carlos Martel, Pipino el Breve , se convertía en el primer rey carolingio gracias al apoyo prestado por el papa Zacarías I que dio legitimidad a su coronación, un favor que el papa esperaba que le fuera devuelto con la ayuda de los francos para frenar el avance lombardo . Por primera vez se reconocía el poder del papa para dar legitimidad a una coronación, algo que causaría muchos problemas en los siglos siguientes  (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org)   

Pero este periodo de relativa calma concluye en 749 cuando el trono lombardo es ocupado por un nuevo monarca , Astolfo (fecha desconocida - 756),  la situación da un giro negativo para Roma. El nuevo rey adopta una política exterior agresiva dirigida contra las últimas posesiones bizantinas en Italia  despertando la alarma del papa Zacarías  que vuelve a dirigir una petición de auxilio a Pipino el Breve como años antes había hecho Gregorio III con Carlos Martel. Para entonces Pipino ya había llegado a la conclusión de que su posición era lo bastante fuerte para prescindir de la figura  de un monarca títere aunque para su desgracia no podía esperar a la muerte de Childerico III ya que este gozaba de buena salud  y ordenar su asesinato  o deponerlo a la fuerza era dejar abiertas las  puertas a una probable guerra civil. Reflexionó entonces que la mejor forma de eliminar al rey es lograr que el papa , la máxima figura de la cristiandad  al que todos deben obediencia, deslegitime  el derecho al trono de Childerico , tras lo cual Pipino podría destronar tranquilamente al último representante de la dinastía merovingia. Estos planes se ven favorecidos por la subida al trono de Astolfo en el reino Lombardo y la petición de ayuda del papa Zacarías después de que los lombardos expulsaran definitivamente de Italia a los bizantinos. Sabiendo de la necesidad de auxilio de Zacarías para frenar a los lombardos que ya se hallaban a las puertas de Roma, Pipino hace llegar al papa un mensaje a través de su hermano Carloman que, como hemos visto, se encontraba en su retiro espiritual en la abadía de Montecasino.  En el mensaje, Pipino ofrece  al pontífice la ayuda de los francos contra los lombardos si a cambio este apoya a su vez las aspiraciones  de Pipino al trono y deslegitima a Childerico III como monarca 

Después de las primeras conversaciones , Pipino envía a Roma una embajada en la que formulan al papa Zacarías la siguiente pregunta "¿Es justo que una persona sin ninguna autoridad ostentase el título de rey?"A lo que el papa replica que "es mejor llamar rey a quién ostenta el poder", palabras que  significaban la aprobación de la Iglesia al destronamiento de Childerico III, que es depuesto en 751  tras cortarle en una solemne ceremonia los largos cabellos del monarca  que eran el símbolo distintivo de la realeza merovingia. Childerico terminaría sus días recluido en un monasterio  mientras que en enero de 752 los nobles francos reunidos en Soissons  eligen a Pipino como nuevo rey de los francos con el nombre de Pipino III, primer monarca de una nueva dinastía, la de los carolingios. El papa Zacarías  envió al obispo Bonifacio (680-754), conocido como el Apóstol de los Alemanes por su labor evangelizadora en lo que hoy es Alemania, que se encargó de ungir al nuevo monarca  en una ceremonia que llevaba implícito el reconocimiento  de la potestad del  papa para decidir quien tiene el derecho legítimo de portar la corona, derecho que en los siglos siguientes daría lugar a  disputas en los que el poder papal y el poder imperial se enfrentarán. De momento Zacarias II fallece en marzo de 752 y es sucedido  por Esteban II, pero fallece de una apoplejía  cuatro días después sin poder ser consagrado por lo que se procede a una nueva elección . El nuevo pontífice también adopta el nombre de Esteban II(715-757) ya que al no haber sido consagrado su antecesor no  era considerado un papa legítimo y fue borrado de las listas. Nada más se elegido , Esteban II se encuentra con las tropas lombardas de Astolfo acampadas a las puertas de Roma que además envía una embajada al papa exigiéndole su rendición. Estaban II se da cuenta de que su situación  es desesperada y sólo la ayuda de Pipino III puede salvar a Roma . Ya tenemos a todos los personajes implicados de una u otra forma en la mentira que iba a dar lugar al nacimiento de un nuevo estado del que la Iglesia sería soberana, los Estados Pontificios. Mañana veremos como se desarrollaron los acontecimientos y las consecuencias que tendría en el futuro, un futuro que en cierta forma llega hasta nuestros días.

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

No hay comentarios:

Famosos