martes, 27 de mayo de 2014

MUJERES EN LA HISTORIA: MARÍA ANTONIETA , LA VIUDAD DEL CIUDADANO CAPETO ( SEGUNDA PARTE)

Detenía ayer este relato sobre la vida de María Antonieta Josefa Juana de Habsburgo Lorena, a la que todos conocemos sencillamente como María Antonieta , en una fecha, el 10 de mayo de 1774.  Hasta ese momento habíamos asistido a su nacimiento el 2 de noviembre de 1755, un día después del gran terremoto de Lisboa  que conmocionaría a Europa y que parecía un presagio lúgubre de otro tipo de terremoto, este de tipo político y social, que marcaría el destino de la recién nacida al final de su vida. Sus padres eran el emperador Francisco I(1708-1765) y su esposa la emperatriz María Teresa I de Austria (1817-1780), un matrimonio enamorado , algo extraordinario entre las parejas de la realeza donde todos los matrimonios eran concertados por intereses políticos  en los que el amor no jugaba papel alguno y sólo en casos excepcionales como en este nacían auténticos vínculos amorosos aunque, como también veíamos ayer, no excluía las frecuentes infidelidades amorosas de Francisco. Un matrimonio prolífico que tendría dieciséis hijos, de los que María Antonieta había sido la penúltima. Recorrimos sus primeros años felices viviendo en los diferentes palacios imperiales como los de Hofburg, Schönbrunn o Laxenburg, convertida en una de las favoritas de su padre  al que perdería en 1765 víctima de una apoplejía. Dos años más tarde su madre , la emperatriz María Teresa de Austria, que colaboraba con su hijo , el nuevo emperador José II(1741-1790), en el gobierno del Imperio, negociaba con el rey francés Luis XV (1710-1774) el matrimonio de la joven María Antonieta con el heredero del trono francés, el Delfín Luis Augusto de Borbón, nieto del rey francés y llamado a sentarse en el trono en el futuro con el nombre de Luis XVI (1754-1793). 

Una María Antonieta con sólo catorce años abandonaba en la primavera de 1770  lo que había sido hasta entonces su mundo para viajar a Francia y conocer a su esposo con el que se había casado por poderes . Llegaba al majestuoso Palacio de Versalles  y el 16 de mayo de 1770 contraía matrimonio oficialmente en una ceremonia celebrada en la capilla del Palacio. Se había convertido en la Delfina, la esposa del heredero al trono de Francia ,  y durante los años siguientes tuvo que aprender a adaptarse al protocolo de la corte francesa, mucho más complejo que el de la austriaca, a una completa falta de intimidad ya que la vida de los miembros de la familia real era pública  y también a algo más extraño, la completa ausencia de relaciones sexuales con su esposo  lo que despertaría las alarmas tanto de Luis XV como de la emperatriz María Teresa I de Austria que no entendían las causas de esta situación más aun cuando uno de los principales deberes de los monarcas en todos los reinos era asegurar  la sucesión con un heredero. Pero ignoraban que el problema era la fimosis que padecía el Delfín y que no se atrevía a operarse , pues una sencilla circuncisión habría resuelto la situación En junio de 1773 María Antonieta era presentada al pueblo de París que la recibió con fervor, mientras se dirigían a una misa oficiada en la catedral de Notre Dame.Viendo el cariño que recibía por parte de los que iban a ser sus súbditos, María Antonieta se sentía pletórica . Recordemos sus palabras  de aquel 8 de junio de 1773 ""¡Qué feliz soy -escribe a su madre - de ganar la amistad del pueblo a tan bajo precio! No hay, sin embargo , nada más preciado; así lo he sentido y no lo olvidaré nunca!" Menos de un año después, el 10 de mayo de 1774 , la viruela acababa con la vida del rey Luis XV y con su muerte comenzaba una nueva etapa en la vida de María Antonieta que ahora iba a convertirse en la reina de Francia.

Retrato de  Luis XVI por el pintor francés Joseph Siffred Duplessis(1725-1802) en el año 1775 cuando tenía diecinueve años de edad y le tocaba la responsabilidad de asumir el trono de Francia, algo para lo que el tímido Luis parecía no sentirse preparado , lo que explica la escena de los dos jóvenes soberanos rezando a Dios para que les ayudara en aquella circunstancia. Luis XVI nombra al economista Jacques Turgot (1727-1781)  como Controlador General de las Finanzas, un equivalente a nuestros ministros de economía y hacienda, que propondrá entre las medidas necesarias para sacar a Francia de la profunda crisis económica en la que se encontraba  la supresión de los privilegios de la aristocracia y el clero, lo que evidentemente le ganó la enemistad de estos estamentos de la sociedad que no querían renunciar a sus prebendas. También tenía previsto reducir las cargas impositivas sobre las clases más pobres, eliminar muchos de los monasterios existentes en Francia. Sus enemigos se encargaron de sublevar al pueblo por la carestía de la harina en la llamada "guerra de la harina", Debido a la presión popular azuzada por  el clero y la nobleza, Luis XVI se sintió obligado a cesar en 1776 a Turgot y a otros ministros reformistas que de haber podido continuar su labor tal vez habrían evitado el estallido en 1789 de la Revolución (Imagen procedente de    http://es.wikipedia.org )

Según relata la escritora y periodista española Cristina Morató (1961) , cuya biografía de María Antonieta incluida en su libro "Reinas malditas" esto siguiendo , cuando los dos jóvenes esposos, él tenía 19 años y ella 18 años,recibieron la noticia de la muerte de Luis XV  se postraron de rodillas y comenzaron a rezar para solicitar la ayuda de Dios en aquella hora crucial en sus vidas con palabras que conmovieron a todos los que allí estaban presentes "Querido Dios, guíanos y protégenos. Somos demasiado jóvenes para reinar"  En aquel momento ambos gozan de gran popularidad entre el pueblo y su propia juventud se contempla como el necesario  soplo de aire fresco que renueve la monarquía y la acerque al pueblo. María Antonieta escribe en esos días a su madre  todavía conmocionada por su nueva condición, la de reina de Francia " Aunque ha sido voluntad de Dios que naciera para el rango que ocupo, no puedo evitar admirarme  ante lo dispuesto por la Providencia  que me ha designado  a mí, la última de vuestros hijos, para el más hermosos reino de Europa" La coronación oficial de Luis XVI tendría lugar el 11 de junio de 1775 en la catedral de Reims , lejos de la capital porque se temían manifestaciones de descontento del pueblo  cono consecuencia del incremento del precio de la harina. El monarca prescinde de aquellos ministros que eran más detestados por el pueblo y renueva el gobierno. Autoriza de nuevo las reuniones del Parlamento de París que había sido abolido por su abuelo Luis XV, y trata de emprender una renovación de las finanzas y la administración del reino que a menudo chocará con la postura contraria de la nobleza que no quería renunciar a ninguno de sus privilegios y Luis XVI nunca se atreverá a ir más lejos y enfrentarse a la aristocracia, mientras las duras condiciones que tenía que soportar el pueblo va alimentando un rencor hacia la nobleza  que disfrutaba de toda clase de lujos sin reparar en la miseria de sus súbditos. 

Retrato de la mejor amiga que tendría a lo largo de su vida la reina María Antonieta, la princesa de Lamballe, retratada aquí en 1776 por el pintor francés Antoine François Callet(1741-1823) , retratista oficial del rey Luis XVI. Se había casado con sólo 18 años con el príncipe de Lamballe, uno de los hombres más ricos de Europa  que la engañó desde casi el mismo inicio del matrimonio que, por otro lado, no sería muy largo porque su esposo murió en 1768. La joven viuda, de la que Cristina Morató escribe que era  "dulce, prudente y de buen corazón"  conocería a María Antonieta en 1770 y entre las dos mujeres nace una gran amistad que algunos verán con ojos maliciosos e incluso insinuarán que había entre ellas una relación lésbica. En 1775  se convirtió en la superintendente de palacio aunque poco después sería desplazada de su cargo, ya que la reina la consideraba demasiado formal y sería para organizar las diversiones de palacio. Sin embargo, a pesar de esta caída en desgracia la amistad de la princesa de Lamballe por su reina nunca se extinguiría y sería una de las pocas que permanecería al lado de María Antonieta cuando todos los demás la abandonaran. Por cierto, fijaos en el peinado que luce la princesa, los llamados Poufs, peinados verticales que podían superar el metro de altura y que María Antonieta pondría de moda.  (Imagen procedente de   http://es.wikipedia.org ) 

Mientras, María Antonieta vive una época feliz . Tiene a su primera favorita, María Teresa Luisa de Saboya, princesa de Lamballe (1749-1792), una mujer prudente y discreta con la que María Antonieta había simpatizado desde su llegada a Francia y a la que en 1775  nombró superintendente de palacio, un cargo que incluía la organización de eventos para la diversión de la reina.  La princesa de Lamballe , que quería sinceramente a a la reina, se lamenta sin embargo  del carácter frívolo de María Antonieta  y escribe  en su diario "La reina se encuentra ahora  muy ocupada con un jardín a la inglesa que quiere establecer en el Trianon. Esa diversión sería muy inocente si al mismo tiempo la dejase lugar para las ideas más serias" pero uno de los rasgos del carácter de María Antonieta en estos años es su frivolidad, en parte originada por sus apenas diecinueve años de edad " La reina - sigue quejándose la princesa Lamballe - no se dispone todavía a reflexionar en las cosas que le son más esenciales en el momento presente" Hemos visto que hace referencia a Petit  Trianon,  un pabellón construido por Luis XV en los jardines de Versalles y que María Antonieta iba a convertir en su particular refugio de la corte. En estos primeros años de reinado los excesos de María Antonieta no tardarán en ser motivo de crítica perdiendo pronto el crédito con el pueblo francés.  Escribe Morató que sólo  para gastos de vestuario el presupuesto de la reina asciende a 150.000 libras al año mientras que el salario medio  de un trabajador apenas alcanza las 30  libras al mes. Adquiere cientos de vestidos, sombreros y zapatos  y se pone en manos de la modista Rose Bertin (1747-1813) que la visita dos veces a la semana para presentarla nuevos diseños.Juntas crearán lo que hoy llamaríamos "tendencias", marcarían la moda de la corte  con inmensos miriñaques de hasta cinco metros de diámetro  y exagerados y extravagantes  peinados llamados Poufs que podían superar hasta el metro de altura  de los que nos cuenta Morató que "Son tan altos que las damas no podían sentarse en sus carros, tenían que ir de rodillas  y en los palcos de los teatros tuvieron que alzarse los techos"


Retrato de María Antonieta realizado en 1778  por la pintora francesa más conocida del siglo XVIII, Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun(1755-1842)   donde podemos ver dos de las características de la moda de la que la reina marcaba la tendencia a través de la modista Rose Bertin y de su peluquero Léonard-Alexis Autié(hacia 1751-1820), el miriñaque , que es esa falda amplia que podéis ver en el retrato , que llegaría a tener hasta 5 metros de circunferencia y que se apoyaba en un armazón de aros de metal que mantenía la falta abierta., y los elevados peinados diseñados por Autié. En una carta la emperatriz María Teresa I de Austria reprocha a su hija estas excentricidades, en particular aquellos aparatosos peinados que eran la comidilla de toda Europa " No puedo impedir tocar un tema que , con mucha frecuencia , encuentro repetido en las gacetas: tus peinados - escribe la emperatriz - Se dice que , desde la raíz del cabello, tienen treinta y seis pulgadas  de alto, y encima hay plumas y lazadas. Una reina joven y guapa  a la que le sobran encantos no necesita esas garambainas" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )


María Antonieta también se deja atrapar por la afición al juego, en particular uno de cartas llamado el faraón, y tanta pasión pone en el juego que en el verano de 1776 su deuda asciende ya a más de medio millón de libras y tiene que ser el rey quien se haga cargo de ella sin hacerle ningún reproche por ello. , ante la exasperación de su madre , la emperatriz María Teresa , que le reprocha este comportamiento  y no entiende  "cómo su hija - escribe Morató - se pierde en estos placeres y no muestra ningún interés en conocer su propio reino o en cómo viven sus súbditos" Mientras,  María Antonieta se da cuenta que su favorita, la princesa de Lamballe, es demasiado prudente, seria y formal para que le procure buenas diversiones y la sustituye por Yolande de Polastron, condesa de Polignac (1749-1793) una mujer mucho más descarada y frívola, aunque María Antonieta no rompería nunca su amistad con Lamballe que sería una de las pocas personas que permaneció a su lado. Otro de los amigos que no le fallan en estos años a la reina es el embajador austriaco en París , Claude Florimond conde de Mercy-Argentau (1727-1794),que además de embajador era un espía al servicio de María Teresa I que trataría de influir en la corte francesa para favorecer los intereses de los Habsburgo  e intentó  aconsejar a María Antonieta para que limitara sus gastos y se mostrara más comedida, consciente de que estaba perdiendo el cariño del pueblo con este comportamiento.  Otra de las amistades que María Antonieta conservaría hasta el final de su vida fue la del noble sueco Hans Axel von Fersen (1755-1810) , al que había conocido en 1774 y cuya belleza causaba estragos entre las aristócratas de Versalles. Entre los dos surgiría  una amistad tan profunda que se convertiría en algo muy parecido a un amor platónico y él sería uno de sus pocos apoyos en los momentos más amargos de su vida. En 1774 el embajador sueco en París escribía sobre Hans al rey sueco  Gustavo III(1746-1792) "De todos los suecos que han estado aquí, este es el que ha sido mejor acogido en la sociedad. Ha sido extremadamente bien tratado por la familia real. Es imposible haber tenido, para con él, un comportamiento más sensato y digno. Con su gallardía y su ingenio ha logrado un éxito en la sociedad parisina"

Retrato de autor desconocido que se conserva en el Museo Nacional de Estocolmo del conde Hans Axel von Fersen, el aristócrata sueco que vivió un amor platónico con María Antonieta  y que llegaría a arriesgar su vida para salvar la de los reyes de Francia. Gracias al apoyo de María Antonieta en 1783 Fersen será nombrado por Luis XVI  como coronel del regimiento real suecofrancés , un hombre del que las mujeres de la corte decían que era "bello como un ángel" (Imagen procedente de http://www.britannica.com )

Pero la reina no es consciente de los rumores que su comportamiento ha despertado y sus enemigos en la corte se encargan de difundir infundios acerca de una supuesta relación adultera con Hans Axel von Fersen e incluso de amores lésbicos con la princesa de Lamballe y la condesa de Polignac además de las criticas, estas si eran fundadas, sobre sus dispendios económicos y su indiferencia ante las carencias del pueblo del que es reina. En 1777 su hermano, el emperador José II , viaja a París con dos misiones, una de ellas hacer recapacitar a su hermana para que deje de tener ese comportamiento irreflexivo y por otro convencer a Luis XVI para que se opere de fimosis para que pueda consumar su matrimonio después de siete años porque no es posible seguir manteniendo esa situación con un reino a la espera de heredero. La visita se vería coronada por el éxito. En lo que se refiere a su hermana, José II  se van con la impresión de que se trata , según escribe Morató, "de una mujer honesta y bondadosa, algo inconsciente por la edad "  a la que aconseja que abandone las malas compañías, y en cuanto al rey consigue convencerlo y superando su miedo Luis XVI se opera de fimosis. ¿El resultado? El propio rey  se lo confesará a sus tías, "Me gusta mucho el placer y lamento haberlo desconocido durante tanto tiempo" Es de esperar que María Antonieta también se alegró de que tras siete años de paciente espera su marido hubiera dado aquel paso y los resultados no se hacen esperar. El 19 de diciembre de 1778 , ante la atenta mirada de cincuenta personas reunidas en su habitación, pues el parto también es un acto público, da a luz a su primera hija , María Teresa Carlota de Francia (1778-1851), que sería conocida después en la corte como Madame Royal y que con el tiempo se convertiría en la última superviviente de la familia real francesa.

Retrato de la hija mayor de Luis XVI y María Antonieta,  María Teresa Carlota de Francia , realizado en 1795 por el pintor alemán Heinrich Friedrich Füger (1751-1818) , una fecha en la que sus padres ya estaban muertos y ella era la única superviviente de la familia real. Durante su confinamiento en la Torre del Temple entre 1793 y 1794 , María Teresa  pasó meses sola y aislada en su celda y en una de sus paredes escribió este mensaje  que mostraba la desesperación de la joven  que había perdido a  su padre y estaba separada del resto de su familia  "María Teresa es la criatura más infeliz del mundo, no puede obtener noticias de su madre ni juntarse con ella, aunque lo ha pedido mil veces.¡Vive mi buena madre! A la que adoro pero a la que no puedo escuchar su voz. ¡Oh padre! Mírame desde el cielo, ¡la vida es tan cruel! Oh Dios mio, perdona a los que han hecho que perezca mi familia" (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Aquel nacimiento cambiaría a María Antonieta que abandona los excesos de los años anteriores y se centra en la educación de su pequeña hija  . Siguiendo el ejemplo de su madre María Teresa de Austria, la reina procura que su hija tenga una buena educación  evitando que recibiera un exceso de mimos para que no se transformara en una mujer engreída y despótica como eran las otras princesas de  la familia Borbón francesa. Más adelante María Antonieta invitará a palacio a niños de las clases trabajadoras para que sus hijos tuvieran contacto con los pobres y en 1784 repartiría juguetes de su hija entre los pobres en las fiestas de Navidad. Sin embargo, el daño a su reputación era irreparable,  y los rumores alimentados por sus enemigos , además del evidente contraste entre el lujo en el que vivían los aristócratas en Versalles con la pobreza de los trabajadores franceses , seguirían creciendo en estos años.  Por lo demás, el nacimiento de María Teresa Carlota había supuesto una cierta decepción para la familia real que esperaba el nacimiento de un heredero varón. En el verano de 1779 tiene un aborto . Los años pasan y ante la sorpresa de la corte el rey Luis  XVI se niega a seguir la costumbre de sus antecesores en el trono de  una favorita, una amante oficial,   y a quién se lo insinúa el monarca se lo deja muy claro "A todos les gustaría  que tuviera una amante, pero no pienso tenerla. No deseo reproducir las escenas de anteriores reinados". El 3 de noviembre de 1780  María Antonieta recibe una nueva carta de su madre en la que esta escribe, con un tono melancólico que no era habitual en ella , " Ayer, durante todo el día, mi mente estuvo más en Francia que en Austria", Poco después, el 29 de noviembre de 1780, la que fuera conocida como "la suegra de Europa" pues había casado a sus hijas con reyes y nobles de todo el continente, una de las mujeres más poderosas del siglo, fallecía dejando un Imperio fortalecido y modernizado con una reforma de la educación y la abolición de la pena de muerte entre sus medidas más destacadas

Imagen de una parte de "Le Hameau de la Reine" o "Aldea de la Reina" un conjunto de once edificios  construidos  en 1783 por iniciativa de María Antonieta que reproducían una imagen idealizada de lo que era la vida de los campesinos franceses donde había además de viviendas, molinos, vaquerías y un estanque. A partir de 1785 estaría habitada por doce familias pobres a las que invitó la propia reina . En realidad era una especie de parque temático del siglo XVIII,  que poco tenía que ver  con las penurias cotidianas que tenían que soportar los campesinos en la vida real  (Imagen procedente de  http://es.wikipedia.org )

Su muerte conmueve a  María Antonieta  que escribe a su hermano en diciembre de 1780 "Estoy desconsolada por esta espantosa desgracia; no he dejado de llorar desde que he empezado a escribirte: ¡Ay, hermano mío!¡Ay, amigo mío! Sólo me quedas tú en un país, Austria, al que quiero y siempre querré!" José II  es el único hermano con el que mantiene contacto pues con los demás apenas se escribe.  Pero la vida sigue y el 22 de octubre de 1781 el matrimonio real tiene una gran alegría cuando María Antonieta da a luz al deseado varón, el heredero a la corona, al que bautizan con el nombre de Luis José de Francia (1781-1789), aunque desde un principio el niño preocupará a sus padres por su frágil salud mientras que se extienden los habituales rumores que aseguran que el hijo no es del rey sino de un amante de la reina. En 1783 María Antonieta decide construir junto a su refugio de Petit Trianon un lugar que sería conocido como  "La Aldea de la Reina"  pues eso es lo que era, una pequeña aldea compuesta por once casas  a imitación de las viviendas de los campesinos franceses, que la reina haría ocupar por familias de campesinos pobres  a los que ella se encargaría de cuidar y alimentar a partir de 1785. Sin embargo estas acciones no consiguen hacer olvidar otros errores como la costosa construcción  de un costoso teatro en Petit Trianon ,además de granjearse nuevos enemigos por causa de su favorita, la duquesa de Polignac , que hace y deshace a su antojo en la corte,ejerciendo una gran influencia sobre María Antonieta . Cuando se conoce la noticia de que es la duquesa  la encargada de la educación del Delfín la indignación se desata , aunque en realidad la que se encargaría de su educación sería la propia María Antonieta en persona. 

Retrato del primer hijo varón de María Antonieta , Luis José de Francia, realizado por la pintora favorita de la reina  Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun(1755-1842) fechado en 1787 cuando el pequeño tenía seis años de edad. Si en su primer parto había en la habitación de la reina nada menos que cincuenta personas creando un ambiente sofocante que provocó su desmayo, en este segundo parto Luis XVI ordenó que la habitación estuviera bien ventilada y que sólo accedieran a ella los más allegados . Era un hijo tan deseado , ya que con su nacimiento se aseguraba la sucesión de la corona, que los testigos dirían que vieron al rey llorar durante el bautizo. Sin embargo, el pequeño Luis José sufriría de una salud muy frágil que mantenía siempre en vilo a sus padres. A partir de los cinco años su columna se comenzó a inclinar , probablemente porque sufría ya una tuberculosis ósea que le haría sufrir muchos dolores en sus últimos años de vida, más aún cuando el corsé metálico que le ponían para enderezar su cuerpo le hizo heridas en las vértebras que se infectaron y gangrenaron (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

En 1783 regresa a Versalles su querido Hans Axel von Fersen que viene desde Estados Unidos donde ha combatido con el bando de los norteamericanos contra los ingleses en la Guerra de Independencia. Es evidente que la relación que existe entre ambos va más allá de la amistad , como lo demuestran estas palabras del conde en una carta a su hermana  en la que justifica su rechazo al matrimonio "Como no puedo estar con la única persona a la que amo y la única que realmente me ama, prefiero no estar con nadie" Pero los rumores no entienden de amores platónicos y acusan a la reina de ser una adúltera. Hace tiempo que ha dejado de ser la reina para referirse a ella con términos despectivos cono "La Austriaca" por su origen extranjero o "Madame Déficit" por sus derroches económicos.  mientras, la familia sigue creciendo y el 27 de marzo de 1785 nace su tercer hijo, otro varón al que bautizan con el nombre de Luis Carlos de Borbón (1785-1795), lo que llena de gozo a los reyes que cada vez temen más por la vida de su otro hijo , Luis José, cuya salud es muy delicada ,afectado por fiebres recurrentes y por una progresiva curvatura de su espalda que tratan de corregir haciendo llevar al niño un incómodo corsé de hierro que terminará clavándose en su espalda e infectándole dos vertebras. El nuevo niño recibe el título de duque de Normandía . Pensando sobre todo en la salud de su hijo mayor,  María Antonieta adquiere  el castillo de Saint- Cloud , propiedad del duque de Orleans, con la esperanza de que el aire puro de la ronza sea beneficios para la delicada salud de su hijo, pero lo que consigue es despertar nuevas protestas por este derroche económico y las protestas del Parlamento que advierte que esta adquisición se trata de "una imprudencia política  y una inmoralidad"

Retrato del pintor polaco Alexander Kucharski(1741-1819) segundo hijo varón de los reyes de Francia, Luis Carlos de Borbón, realizado en 1792 cuando tenía siete años de edad y era ya el Delfín de Francia, el heredero de la corona francesa, considerado por los monárquicos franceses como el rey Luis XVII. Durante sus primeros siete años de vida fue cuidado por la niñera Agathe de Rambaud (1763-1853)  aunque María Antonieta siempre estaba preocupada y ocupada con sus hijos hasta el extremo e que el embajador vienés en Francia, el conde de Mercy Argentau, se quejaba al emperador José II, hermano de María Antonieta,  "Desde que se ocupa de la educación  de su hija, y que la tiene continuamente en sus aposentos, ya no hay manera de tratar ningún asunto importante  o serio sin ser interrumpidos en cualquier momento  por los pequeños incidentes de los juegos del niño real, y ese inconveniente  se suma a tal punto a la disposición natural de la reina a distraerse y desviar  su atención, que apenas escucha"   (Imagen procedente de   http://es.wikipedia.org

La reina no tardará en comprobar en su propia persona el creciente desafecto del pueblo hacia los reyes cuando María Antonieta visita París en mayo de 1785  para acudir a la catedral de Notre Dame a dar las gracias a Dios por el nacimiento de su tercer hijo. Aún tenía en la memoria el cariñoso recibimiento que la habían preparado los parisinos en su presentación ante el pueblo en 1773, pero doce años después sólo recibe frialdad, miradas de desprecio  y un odio latente que harán exclamar angustiada a la reina a su regreso a Versalles "¿Qué les he hecho para merecer este odio, qué les he hecho?" Y la situación no iba a tardar en complicarse con un escándalo en el que se vería implicada la reina sin tener nada que ver con ello. Hace dos años escribí en el Mentidero sobre el que sería conocido como el caso de "El Collar de la Reina" y para los que tengáis curiosidad por saber como se desarrolló esta estafa os dejo el enlace de aquel artículo: 
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/02/el-collar-de-la-reina-y-la-primera.html 
Como no puedo repetir lo que entonces escribí porque sería dilatar demasiado este relato,  resumiré lo que fue un auténtico embrollo. En vida del anterior monarca Luis XV, éste había encargado para su favorita, Jeanne du Barry(1743-1793), un majestuoso collar de diamantes pero, como ya hemos visto, Luis XV moría en 1774, por lo que el pago del collar quedaba en el aire. La reina María Antonieta lo había contemplado en 1782, quedando prendada por su belleza , pero el importe de la joya, valorada en 1.700.000 libras , se queda fuera del alcance de la reina.  Extrañamente, el 12 de julio de 1785 la reina recibe una carta  del joyero Charles Boehmer que la anuncia que pronto recibirá lo que califica como "el collar de diamantes más hermosos del mundo" . La reina no hizo caso de esta nota y la relegó al olvido, pero no sabía lo que se estaba tramando detrás.

Archivo:Jeanne lamotte valois.JPG
Retrato de Jeanne de Valoise  y  condesa de La Motte, realizado por  Marie-Louise-Élisabeth Vigée-Lebrun. Sería la gran protagonista , inspiradora y responsable del escándalo del Collar de la Reina, que precipitaría el desprestigio de la corona  y ayudaría a desencadenar la Revolución que acabaría con la monarquía y con el Antiguo Régimen en Francia. (Imagen procedente de http://es.wikipedia.org

Jeanne de Valois Saint-Rémy(1756-1791) era una joven ambiciosa que llevaba la sangre de la dinastía real de los Valois en sus venas pero a una de las ramas de la familia más pobres. En 1780 se había casado con un oficial del ejército francés,  Antoine-Nicolas de la Motte (1755-1831). Pero la posición social de su marido, un oficial del ejército, no es suficiente para aspirar a metas más altas que colmasen las ambiciones de la joven Jeanne. Decide recurrir a la marquesa de Boulainvilliers para que la ayuda y esta decide presentarle al cardenal Louis René Éduard de Rohan (1734-1803), uno de los hombres más ricos e influyentes de Francia . Jeanne, gracias a su apellido y a su simpatía personal , no tarda en ganarse el favor y la confianza del cardenal del que conseguirá un puesto en la guardia real para su marido , que cancele todas las deudas que había contraído el matrimonio hasta aquel momento e incluso un título nobiliario, ahora eran los condes de la Motte. En Jeanne ya había crecido la certeza de que el cardenal Rohan era un ingenuo del que podría conseguir todo lo que quisiera. El cardenal de Rohan anhelaba ser nombrado primer ministro del Rey pero había un gran obstáculo, la antipatía que María Antonieta sentía por él y por ello quería ganarse el afecto de la reina  y aquí fue donde la condesa de la Motte ideó su estafa. Jeanne convenció al cardenal de que la reina anhelaba aquel valioso collar que Luis XV había encargado para su favorita  y para ello llegó a falsificar una carta con la firma de la reina en la que esta pide al cardenal   como último favor antes de que la reconciliación entre ambos sea publica que le preste el dinero necesario para comprar el collar.El cardenal dispone la suma, ya que es muy rico, aunque vacila porque le parece que el precio es excesivo. El cardenal entrega el dinero para el pago del primer plazo  del total de  cuatro plazos que vencían cada seis meses.

Reconstrucción del Collar de la Reina, aunque nunca sería de la Reina ni ella sabía que se estaba comprando utilizando su nombre. Sin embargo, aunque la reina no tenía nada que ver con ello, a los ojos de la aristocracia y del pueblo quedaría señalada  como sospechosa. Desde el principio había tenido que soportar una campaña en contra, también favorecido por su carácter , y esta mala imagen jugaría en su contra en el Caso del Collar de la reina que alimentaría el resentimiento del pueblo contra la monarquía y la aristocracia  (Imagen procedente de  http://paseandohistoria.blogspot.com )

Ahora que tienen el collar en sus manos lo dividen para venderlo por partes , pero como los joyeros de la ciudad no disponen de tanto dinero para comprar  los diamantes ni siquiera por separado van bajando los precios, lo que comienza a levantar  las sospechas del gremio  Consciente del riesgo que están corriendo, el marido de Jeanne viaja con los diamantes a Londres donde consiguen venderlos sin que nadie les haga pregunta alguna, aunque por un precio muy inferior al real. Mientras, el cardenal se muestra inquieto porque la reina nunca luce el collar, pero una vez más Jeanne consigue tranquilizarlo, casi parece increíble la ascendencia que poseía sobre este hombre  . Pero la situación es más complicada de lo que piensa Jeanne porque en el contrato que había firmado el cardenal con los joyeros la reina aparecía como la persona que abonaría el importe, y como sabemos, faltaban tres plazos más por pagar. Para ganar tiempo, vuelven a falsificar la letra de la reina y envían una carta a los joyeros donde les piden una nueva rebaja en su precio, a lo que los joyeros se muestran dispuestos .Pero por fin la fecha del pago se aproxima y Jeanne decide desvelar parte de la trama, escribiendo a los joyeros para informarles que la garantía de pago que les había dado el cardenal como escrita por mano de la reina es en realidad falsa, pero que no teman, porque al ser el cardenal un hombre tan rico podrá pagarles él la cantidad pendiente. Jeanne esperaba que el cardenal, para que no se descubriera que había sido estafado y para proteger el buen nombre de la reina, accedería al pago de la cantidad. Pero si eso iba a suceder así nunca lo sabría Jeanne, porque los joyeros desconfiaron que el cardenal fuera a hacer frente al pago y se dirigieron directamente a la reina. Podemos imaginarnos el asombro primero, y la ira después, de la reina al escuchar que el cardenal había comprado aquel collar en nombre de la reina, usurpando su personalidad. La reina estalla en cólera y exige a su marido , el rey Luis XVI, que tome cartas en el asunto y ordene la detención del cardenal que había usurpado el nombre de la reina.

Retrato de autor desconocido del cardenal  Louis René Éduard de Rohan (1734-1803) perteneciente a una antigua familia que desde principios del siglo XVIII había monopolizado el obispado de Estrasburgo. Aunque había entrado en la Iglesia en 1760, no tenía una gran vocación religiosa y prefería las fiestas de París que cumplir con sus deberes como hombre de iglesia. Sin embargo, y a pesar de su conducta disoluta, fue enviado en 1771 en misión especial a Viena para negociar con la emperatriz austríaca María Teresa I de Austria(1717-1780) la división de Polonia entre las potencias europeas. Pero María Teresa , como buena Habsburgo, no podía soportar el carácter disoluto del futuro cardenal y la misión de Rohan fracasó. Pero además tendría consecuencias para la historia que estamos conociendo, porque María Teresa I era la madre de la futura reina francesa , María Antonieta , y transmitiría a esta su antipatía por el cardenal. A pesar de ello , las influencias de la poderosa familia Rohan, permitiría que , aun habiendo fracasado en su misión en Viena, fuera nombrado en 1777 Gran Limosnero del Rey y un año después obtuviera la dignidad de cardenal. Era en aquellos momentos uno de los hombres más ricos de Francia y aspiraba a convertirse en Primer Ministro, aunque había un gran obstáculo, la antipatía que por el sentía la reina María Antonieta  (Imagen procedente de http://paseandohistoria.blogspot.com )

En realidad el cardenal era inocente y víctima a su vez del engaño urdido por Jeanne de la Motte, pero  Luis XVI ordena que sea detenido y encerrado en la prisión de la Bastilla , para enfado de los aristócratas franceses que no simpatizaban con la reina y que veían en esta detención pública una humillación infligida por la reina a toda la nobleza del país. Pero si los nobles se sentían ofendidos en su honor, el pueblo, que pasaba hambre y entregaba a la corona todo lo  que tenía en forma de impuestos, comenzaba a sentir indignación, rabia y furia ante aquellos nobles que eran capaces de pagar 1.600.000 libras en un collar cuando ellos no tenían ni para comer.El juicio comienza el 22 de mayo de 1786 y estaba claro que el cardenal era inocente y víctima de un engaño, pero la duda estaba en la forma en que fuera absuelto, si la absolución era completa significaría un duro golpe para la reina , pues quedaría sembrada la sombra de la duda sobre su responsabilidad en la compra del collar. Seguramente hubo fuertes presiones sobre el tribunal , tanto por parte de la reina ,exigiendo la condena del cardenal que la libraría de toda sospecha, como de la aristocracia, que quería justo lo contrario, que fuera absuelto y las sospechas recayeran sobre la reina aunque fuera inocente. La partida fue ganada por la aristocracia y el cardenal fue absuelto,. Rohan sería destituido de su cargo de Gran Limosnero del rey y enviado durante un tiempo fuera de la corte a petición de la furiosa reina pero el nombre de la reina había quedado una vez más manchado a los ojos del pueblo.L os grandes perdedores de este caso fueron los que no tenían culpa alguna, los monarcas. Aunque no eran responsables de lo que había sucedido, a los ojos del pueblo quedaban las disputas por un collar de diamantes valorado en casi dos millones de libras, el lujo inmoral de una corte indiferente al sufrimiento de toda una nación, y aunque Luis XVI si se preocupaba por ello poco podía hacer ya para lavar la imagen de la monarquía . Y la llama prendida en el juicio del Collar de la Reina, se convertiría en un incendio 

Menos de dos meses después, el 9 de julio de 1786, María Antonieta da a luz a su cuarto y último  hijo , en este caso una niña que será bautizada con el nombre de María Sofía Elena Beatriz de Francia (1886-1787), pero este nuevo nacimiento no va acompañado de la alegría de los anteriores. María Antonieta se siente triste, odiada por su propio pueblo, impotente ante las calumnias que sus enemigos difunden constantemente para deteriorar todavía más su ya maltrecha imagen y de todo ello se resiente su estado de salud, que como nos relata Cristina Morató es cada vez más delicado "Tiene exceso de peso , sufre frecuentes jaquecas y problemas respiratorios  producidos por la ansiedad" La situación es cada vez más delicada en el reino , Francia se encuentra al borde de la bancarrota y la animadversión  hacia los reyes y en particular hacia la reina es cada vez mayor En febrero de 1787 sucede lo que hasta entonces nunca había pasado, María Antonieta es abucheada  durante una representación de la ópera. El 22 de febrero el Controlador General de Finanzas, equivalente a un ministro de Hacienda de la actualidad, Charles Alexandre de Calonne (1734-1802) anuncia en el Parlamento que el país está en la bancarrota  y considera que la única forma de superarla es poner impuestos sobre las propiedades de las que no pueden quedar exentos los miembros de la nobleza ni del clero . Por supuesto tanto los aristócratas como la Iglesia  rechazan la propuesta y Callone, enojado, hace públicos los libros de contabilidad de la corte sacando a la luz el costoso mantenimiento de la corte de Versalles para indignación del pueblo. Luis XVI cesa a Calonne y lo envía al destierro , sin ser consciente que al no aplicar aquellas medidas estaba alimentando el fuego de una revolución . Los acontecimientos no tardarían en precipitarse como veremos mañana en la tercera y última parte de la vida de María Antonieta, sus años más sombríos pero también en los que mostró el lado más fuerte, maduro y entero de su carácter. 

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost

1 comentario:

lorito dijo...

Bonita la historia. Muy detallado el cuento como lo relata Cristina Morató.

Famosos