jueves, 1 de mayo de 2014

LA NUEVA CLASE SOCIAL, LOS TRABAJADORES POBRES

En los cuatro años de vida que tiene el Mentidero siempre he dedicado un artículo a la historia del Día del Trabajo, bien  para conocer los hechos dieron lugar a su celebración, bien a los primeros movimientos obreros , a la primera huelga de Roma o bien a conflictos sangrientos como la masacre de Homestead. Os dejo a continuación los enlaces por si queréis recuperar alguna de aquellas historias 

El Día internacional de los Trabajadores y la traición de los mártires de Chicago:

Del día de los trabajadores y la masacre de Homestead: 

Los tribunos de la plebe y la primera huelga de Roma ¿Hacia un nuevo Monte Sacro?

En esta ocasión no voy a sumergirme en la historia aunque echaré mano de la voz de un hombre que nos iluminará con su lucidez  si bien sus palabras fueran pronunciadas hace cinco siglos , sino que me quedaré en el presente y como hago en algunas ocasiones fijándome en noticias que en apariencia no tienen una conexión clara entre si pero que al igual que las pinceladas de un pintor impresionista que parecen carecer de sentido al observador que las miras de cerca, al alejarnos podemos descubrir que esas pinceladas sueltas y en apariencia arbitrarias han construido una imagen reconocible para nuestros ojos, aunque en esta ocasión diste de ser tan bella como la pintura impresionista. Viajamos primero a Estados Unidos , una nación que tiene una tasa de desempleo estabilizada en el 6,7% , lo que en principio nos puede parecer un dato sobresaliente pero veremos que los números no siempre son la mejor forma de contemplar la realidad si no van acompañados de una explicación que los sitúe en su contexto. Hagamos una visita a Walmart, una multinacional estadounidense que tiene una red de ocho mil quinientas tiendas de descuento, supermercados, hipermercados, tiendas de ropa y calzado , distribuidas en quince naciones diferentes , operando bajo distintos nombres como Best Price en India , Walmex en México o Seiyu Group en Japón.


Fotografía  de una de las manifestaciones que el pasado mes de noviembre de 2013 se  organizaron en todo Estados Unidos por los trabajadores de Walmart (en el cartel que sujeta la señora puede leerse que "Los trabajadores  que necesitan Medicaid (un seguro médico para los que no tienen recursos)  y cupones de comida = Trabajador pobre") En la prensa de aquel día se podían leer historias como la de un trabajador llamado Moreno que ganaba 13.000 dólares con una jornada laboral de 40 horas a la semana , sin horarios fijos ni días de descanso estables. Para mantener a su familia necesita recoger el subsidio estatal de 500 dólares con el que mantenía a su esposa , su madre y dos hijos. La segunda compañía con más ingresos del mundo no es capaz de pagar un sueldo suficiente para que sus empleados no tengan que recurrir a la ayuda estatal, lo que significa que al final es la sociedad, todos nosotros, los que pagamos parte del salario de esos trabajadores sin que la empresa revierta nada de sus beneficios en la sociedad    (Imagen procedente de http://www.librered.net)

En el Fortune Global 500, una clasificación de las quinientas compañías más importantes del mundo por su nivel de ingresos, Walmart ocupaba en 2013 la segunda posición sólo por detrás de la empresa de hidrocarburos angloholandesa Royal Dutch Shell  y en el Financial Times Glogal 500, otra clasificación , en este caso de las compañías más grandes del mundo, ocupaba en 2013 la quinta posición. Su plantilla de trabajadores supera los dos millones doscientos mil . Y todo esto en apenas cincuenta y dos años desde su fundación en 1962 por Samuel Moore Walton (1918-1992), permaneciendo todavía un 48% de la compañía en manos de su familia. Walmart es un ejemplo de compañía triunfadora, siempre en expansión e incrementando sus beneficios, dos de los mandamientos fundamentales del credo de nuestra economía  capitalista cuya principal meta es siempre la maximización de los beneficios sin reparar en ninguna otra consideración. Hace muchos años el que fuera el hombre más rico del mundo, creador del primer gran monopolio industrial de la historia moderna, John David Rockefeller (1839-1937), fundador de la compañía petrolífera Standard Oil, ya había anunciado este credo en una conferencia "El crecimiento de un gran negocio es simplemente la supervivencia del más apto... La bella rosa estadounidense sólo puede lograr el máximo de su esplendor y perfume que nos encantan, si sacrificamos a los capullos que crecen en su alrededor. Esto no es una tendencia maligna en los negocios. Es más bien solo la elaboración de una ley de la naturaleza y de una ley de Dios " Crecer cueste lo que cueste y a costa de quién sea.

Hace tan solo unos días leía en el periódico español "El Mundo"  como a finales de 2013 Walmart abría dos nuevos centros  comerciales en Washington y creó seiscientas plazas  para las que recibió nada menos que veintitrés mil solicitudes, lo que significaba que el 97,3% de los candidatos serían rechazados.  La universidad más exclusiva de los Estados Unidos, Harvard,  que tiene uno de los criterios más estrictos de admisión entre los miembros de la Ivy League, como también se llama al grupo de ocho universidades privadas más importantes del noreste de Estados Unidos entre las que también se encuentra la universidad de Yale,  rechazó el curso pasado sólo al 94,2% de los aspirantes a entrar en sus aulas. Es decir, resulta más difícil trabajar en un supermercado de Walmart que entrar en la más prestigiosa de las universidades estadounidenses. Podríamos pensar que las condiciones laborales de Walmart son envidiables y por ello atraen a decenas de miles de personas, pero no es así. Además de ser denunciada por una cobertura medica inadecuadas , por las malas condiciones de trabajo y por tener una política dirigida a eliminar cualquier forma de organización sindical, la media de ingresos de, por ejemplo, una cajera , en Walmart, es de seis euros la hora lo que hace una media aproximada de catorce mil euros anuales. ¿Qué significa este salario? Según el reportero de "El Mundo " Pablo Pardo  significa que "la mitad de sus empleados tienen que recibir cupones para comprar comida" Es decir, la segunda compañía con más ingresos del mundo en el pasado año 2013 no es capaz de ofrecer a sus trabajadores un sueldo que les permita vivir sin recurrir a los subsidios del estado, forman parte de una nueva clase social, la de los trabajadores pobres o en inglés, working poor

BREVE REPORTAJE SOBRE LAS PROTESTAS DE TRABAJADORES DE MCDONALD´S

Reportaje de dos minutos sobre las protestas de trabajadores de McDonald´s durante el año pasado exigiendo una mejora salarial pues  cobran siete dólares por hora de trabajo , lo que les obliga a recurrir a las ayudas estatales para poder llegar a final de mes y hacer frente a los pagos. Además de una mejora de salario también solicitaban el derecho a unirse a un sindicato o poder faltar al trabajo por motivos médicos sin que eso signifique que les van a descontar ese día de su sueldo, una práctica que ya se aplica también en España. Como dice uno de los entrevistados en el reportaje "Vivimos como pobres porque ellos quieren ser ricos"  Trabajo y crecimiento económico pero a costa de renunciar a todos tus derechos y limitarte no a vivir, sino a sobrevivir.





Este otro reportaje es sobre la cadena Dunkin Donuts propiedad de Bin Capital, una empresa de inversión creada por el candidato a la presidencia de Estados Unidos  en 2012 , el republicano Mitt Romney, que también participa en otras empresas tan conocidas como Burguer King o Domino´s Pizza , y que se caracteriza por pagar salarios mínimos miserables como los de McDonald´s o Walmart , creando cada vez una bolsa más grande de trabajadores pobres 





¿Cómo es posible que en un país con tan sólo el 6,7% de desempleo los trabajadores se disputen desesperadamente unos empleos de tan bajas prestaciones sociales y económicas? Pues porque esa cifra de desempleo esconde que un 28% de los empleos de Estados Unidos , según el Instituto de Economía Política , son de bajos salarios , es decir, con sueldos inferiores a la mitad de la renta mínima necesaria para sostener a una familia de cuatro personas . Frente a este 28% de la población que se encuentra dentro de lo que llamamos trabajadores pobres, hay un 1% de estadounidenses cuyos ingresos anuales superan como mínimo los 450.000 euros. Pero siendo esta desigualdad grave todavía lo es más que una gran empresa como Walmart considere normal que el estado tenga que pagar un subsidio a los trabajadores de su empresa completar el sueldo insuficiente para alcanzar a final de mes, que le paga Walmart .Y no es la única, otra gran compañía como McDonald´s actúa de una forma similar. Dos informes de la Universidad de Berkeley y de la Universidad de Illinois  señalaban que el estado tenía que desembolsar 7000 millones de dólares en subsidios a los trabajadores de McDonald´s y Walmart  para que el dinero les alcanzara para comer y pagarse un seguro médico, es decir, los salarios que pagaban estas dos grandes multinacionales era tan bajo que en realidad tanto la alimentación como la atención sanitaria es cubierta por el estado y, por lo tanto , financiada por todos los contribuyentes. Los beneficios multimillonarios  quedan así para la empresa y los gastos para el estado, lo que es maximizar el beneficio y minimizar el coste ya que lo cubre el estado, es decir, el resto de ciudadanos. Un último dato que muestra hasta que extremo ha llegado la codicia, que según el Diccionario de la Lengua Española es el "afán excesivo de riquezas", que el conjunto de la industria de la llamada comida rápida en Estados Unidos mueve 200.000 millones de dólares anuales, pero sólo un 13% de las compañías de este sector cubren a sus trabajadores con un seguro médico. 

Estos subsidios públicos destinados a trabajadores de empresas privadas salieron a la luz a raíz del caso de una trabajadora de un McDonald´s en Chicago y la conversación telefónica que mantuvo con una empleada del servicio del teléfono de ayuda de McDonald´s para sus trabajadores. La reproduzco tal y como aparecía publica el pasado mes de enero en el periódico digital El Confidencial.com . Deciros que Nancy, la trabajadora que llamaba a este teléfono, llevaba diez años trabajando en uno de los establecimientos de McDonald´s en la ciudad de Chicago, que cobraba, al igual que los cajeros de Walmart, 6 euros la hora, unos 14.000 euros al años. con los que no llegaba a cubrir los gastos de ella y sus dos hijos,viéndose obligada incluso a racionar la comida y sin acceso a asistencia sanitaria. Esta fue la conversación: 

    
McDonald’s: Esta es la línea de recursos de McDonald’s, ¿en qué le puedo ayudar?
Nancy: Me gustaría recibir más información sobre la ayuda que puedo obtener.
McDonald’s: Le voy a dar un teléfono donde puede pedir comida. ¿Está en SNAP? SNAP es el Programa de Asistencia de Suplemento Nutricional, los llamados cupones de comida (food stamps). ¿Está en ese programa? ¿Tiene hijos?
Nancy: Sí, tengo hijos.
McDonald’s: Entonces muy probablemente sea candidata a entrar en ese programa.
Nancy: Estoy racionando la comida y no lo sabía.
McDonald’s: Es un programa federal. El dinero federal llega a los Estados y estos lo gestionan.
Nancy: ¿Y qué hay del médico?
McDonald’s: ¿Ha intentado entrar en Medicaid? Es un programa federal de cobertura médica para los que tienen ingresos bajos o ningún ingreso.
Fotografía de trabajadores de McDonald´s a la puerta de uno de sus establecimientos exigiendo el fin de los abusos laborales cometidos con los trabajadores. Una publicación poco sospechosa de favorecer los intereses de los trabajadores como "Forbes" también reconocía el abuso de la empresa cuyas consecuencias tenían que pagar el resto de ciudadanos ya que los subsidios que se ven forzados a solicitar sus trabajadores los pagan el resto de contribuyentes  "Las empresas de comida rápida -explicaba la revista  Forbes - transfieren 7000 millones de costes laborales a los contribuyentes" Es decir, el beneficio queda en manos de la empresa y los gastos son sufragados por el dinero público. Una magnífica ecuación para ganar dinero, el único objetivo de este tipo de empresas , símbolo de un sistema que cada vez olvida más lo que significa el bien común, el único bien que al final beneficia a todos en mi opinión (Imagen procedente de http://www.contrainjerencia.com ) 
La empresa es consciente de que a Nancy su sueldo no le llega ni siquiera para comprar la comida necesaria para ella y sus hijos pero ¿le ofrece un aumento de salario ¿¿una mejora de su contrato? No, la dirigen hacia el estado para que solicite un subsidio porque a pesar de trabajar desde hace años para una gran multinacional sus ingresos la sitúan en el grupo de los trabajadores pobres a los que tal vez habría que llamar los esclavos del siglo XXI, con la diferencia de que en la antigüedad los esclavos eran conscientes de su servidumbre y hoy tratan de convencernos de que somos libres y tratados con justicia , cuando la forma de actuar de estas empresas demuestra que , al menos para ellos, la condición de sus trabajadores es poco más que la de un siervoY estos trabajadores pobres, que incluso hay que considerar afortunados en comparación con los que no logran acceder a un puesto de trabajo, además son tratados con desprecio por los representantes políticos que deberían defender sus derechos. El que fuera candidato a la presidencia de los Estados Unidos en las pasadas elecciones de 2012, , el republicano Mitt Romney (1947), fue grabado con cámara oculta mientras hablaba en un acto para recaudar fondos para su campaña electoral  con un grupo de millonarios estadounidenses "Hay un 47% de estadounidenses que votarán al presidente -se refería al que luego saldría vencedor , Barack Obama - pase lo que pase. Son dependientes del gobierno, creen que son víctimas, que el gobierno tiene que preocuparse por ellos, que tienen derecho a la salud, comida, vivienda, lo que se les ocurra. No me puedo preocupar por ellos, nunca se harán responsables de sus propias vidas"
Estas palabras rezuman desprecio por los trabajadores, en realidad por las personas en general pues antes que trabajadores todos somos seres humanos que requieren un trato digno , personas que según Romney y según los propietarios y accionistas de muchas grandes empresas en todo el mundo nos creemos con derecho a la salud, a la comida, a la vivienda, cosas que ellos deben pensar que no somos dignos de ello, que no merecemos. Y no son sólo los grandes supermercados o las cadenas de comida rápida las que explotan a sus trabajadores, también en las empresas punteras de alta tecnología, estas dirigidas por lo que ahora se llaman jóvenes emprendedores y con mejor imagen ante la opinión pública , encontramos esta misma explotación de los trabajadores mas o menos encubierta. En estos momentos la justicia estadounidense está investigando a empresas como  Google, Appel, Intel, Adobe, Pixar o Lucasfilm, ¿os suenan verdad?, por haber llegado a acuerdos entre ellas para  no robarse empleados  y , de esta forma, mantener los salarios bajos. Los tres impulsores de esta  alianza para  mantener los costes salariales bajos eran el hoy casi santificado confudador de Apple,  Steve Jobs (1955-2011), el cofundador de Google, el ruso Serguéi Brin(1973) y  el que fuera  presidente de Google entre 2001 y 2011, Eric Schmidt (1955). En uno de los correos electrónicos que desveló la trama , Eric Schmit escribía a Steve Jobs  pidiéndole que despidiera a uno hombre de su compañía, Apple,  por haber hecho una oferta de trabajo a un empleado de Google, lo que infringía el acuerdo. En efecto, el empleado de Appel fue inmediatamente despedido. Al desvelarse esta trama  las grandes compañías fueron demandadas por 64.000 trabajadores que reclaman una indemnización de más de 2000 millones de euros. ¿Sabéis cual era la fortuna conjunta de Jobs, Schmidt y Brin, estos hombres obsesionados por pagar poco a sus empleados? Quince mil millones de euros.  
De izquierda a derecha Steve Jobs (cnfundador de Apple), Serguéi Brin, cofundador de Google y Erich Schmidt, presidente durante diez años, entre 2001 y 2011, de Google. Fueron los principales forjadores de un acuerdo verbal por el que sus empresas no tratarían de contratar a un trabajador que estuviera en alguna de las otras para de esta forma evitar una escalada en los salarios ,quebrantando las leyes del libre mercado y la libre competencia  qeu tanto dicen defender y copiando los modos de los creadores de los grandes monopolios de finales del siglo XIX y comienzos del siglo XX como lo fueron John Rockefeller, fundador de la Standard Oil, Andrew Carnegie(1835-1919)  ofundador de la gran empresa del acero Carnegie Steel Company y el banquero  John Pierpont Morgan (1837-1913) , conocidos como los Capitanes de  la Industria ay que llegaron a acumular tal poder que  controlaban el gobierno . No deja de ser paradójico que un siglo después, sus sucesores tengan un comportamiento muy parecido, buscando el monopolio y la maximización de beneficios , eso si, siempre en nombre del bien común aunque por la actitud con sus propios trabajadores no lo parezca tanto (Imagen procedente de http://www.scmp.com )
Ahora voy a dejar Estados Unidos para aterrizar en el país donde escribo , España, con una tasa de desempleo del 25,93% según la última Encuesta de Población Activa (EPA) dada a conocer hace apenas dos días y gracias a la cual seguimos ocupando el primer puesto de Europa en desempleo. Hace una semana la presidenta del Círculo de Empresarios, Mónica Oriol, abogaba por suprimir el Salario Mínimo Interprofesional a aquellos trabajadores sin cualificación, un salario que en España es tan sólo de 645 euros mensuales pero que debe ser considerado por empresarios como Mónica Oriol un auténtico lujo que no se puede permitir, y apoyaba su petición en que no se debía obligar a las empresas a pagar una cantidad determinada a los trabajadores aunque "no valgan para nada", que fueron las palabras textuales de la señora Oriol. Al mismo tiempo consideraba que había que reducir la indemnización por despido, porque según ella en España "es más difícil romper una relación laboral que un matrimonio", y concluía su discurso criticando los subsidios por desempleo, que no son regalos del estado ni de las empresas sino que sale de las cotizaciones que pagan todos los trabajadores,  ya que consideraba que favorecen el "parasitismo" entre los trabajadores. Después de seis años de crisis, una crisis que , no lo olvidemos, no se inició por culpa de la gente de la calle que va cada día a trabajar, sino de los grandes genios de la ingeniería financiera que arrastraron a los demás con sus operaciones fraudulentas como las célebres Hipotecas Subprime y que tuvieron que ser salvadas de la ruina con el dinero de todos, ahora los culpables de los males económicos son sus víctimas, los trabajadores, los ciudadanos en general, esos que no llegan a fin de mes, que no tienen para pagar la calefacción, para dar dos comidas al día a sus hijos o para ir al dentistas para arreglarse los dientes, esos que son desahuciados de sus casas por los mismos bancos que en su día  pidieron dinero para ser rescatados o que presentan balances con cifras multimillonarias de beneficios que nunca son suficiente.
En enero de este año 2014 el Comisario Europeo de Empleo y Asuntos Sociales, el húngaro Laszlo Andor (1966) , señalaba que uno de cada cuatro europeos, un 25% de la población, estaba en riesgo de pobreza y afirmaba que "Desafortunadamente, no podemos decir que tener un trabajo sea equivalente a tener un nivel de vida decente" y pedía que "no sólo presten atención a la creación de empleo, sino también a la calidad de los puestos de trabajo" Palabras que, como tantas otras, caerán en saco roto y seguiremos por este camino que se basa en reducir los costes salariales  para incrementar lo que denominan "competitividad" que no es otra cosa que bajar los sueldos para producir más barato e incrementar los beneficios  En España sólo trabajan cuatro de cada diez personas, hay 1.978.000 familias en las que todos sus miembros están en paro y al mismo tiempo, en el momento de máxima necesidad, se reducen las aportaciones del estado en materias básicas como la sanidad, la educación o el pago de las pensiones. Por supuesto, cuanto menos gente trabaje y los que trabajen cobren sueldos más bajos, menor será la aportación de los ciudadanos al Estado y éste seguirá reduciendo estos servicios públicos . Mientras, en el año 2013, las empresas que forman parte del IBEX35, que agrupa a las 35 empresas con más liquidez del mercado bursátil español, ganaron conjuntamente 19.075 millones de euros y estas mismas empresas despidieron a lo largo de ese año a 110.000 personas, además de aplicar rebajas o congelaciones salariales , medidas que no se aplicaron sus consejos de administración que se incrementaron sus suelos a sí mismos en un 7% durante el primer semestre  de 2013  Pero parece que la clave sigue siendo quitar al que menos tiene para seguir aumentando beneficios, y si este año se lograron 19.000 millones de euros, al año que viene tendrán que ser 25.000 y al siguiente más.
Evolución del número de desempleados y de la tasa porcentual de desempleo de acuerdo con los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) dada a conocer a finales de abril de 2014. El resultado después de años de la bajada de salarios, de la rebaja de la indemnización por despido,  de la práctica eliminación de los convenios colectivos, son 5,933.000 desempleados lo que es igual a un 25,93%  de la población, que podría ser mayor si incluyéramos los españoles que han dejado de buscar trabajo o que han decidido emigrar para buscar en el extranjero las oportunidades que aquí nadie les ofrece , y los extranjeros que han regresado a sus respectivos países  viendo la actual situación deprimida del mercado laboral español. En cuanto a los que trabajan , y por lo tanto se pueden considerar  afortunados,  casi todos ellos han sufrido rebajas en sus salarios , algunos han visto com al ser despedidos y contratados de nuevo sus contratos indefinidos se transformaron en contratos a tiempo parcial , bastante peor pagados , y contratos temporales que paralizan cualquier decisión de gasto ya que el trabajador no sabe si seguirá haciéndolo dentro de seis meses. Y la pregunta para el futuro es ¿qué piensan hacer con el mercado laboral cuando no haya trabajo para todos a medida que se introduzcan los robots, para lo que falta presumiblemente no mucho más de una década ? El sistema no funciona, crecen las desigualdades entre ricos y pobres , no se crea trabajo o el que se crea es muy precario porque el objetivo es ganar más pagando menos, si no lo corregimos a tiempo esto no seguirá así indefinidamente aunque ignoro el signo que tomará la situación (Imagen procedente de http://www.expansion.com/ )

 Una carrera hacia delante que no mira lo que deja atrás ni a sus pies, que no se preocupa por una sociedad cada vez más empobrecida y  donde las posibilidades de encontrar un trabajo irán endureciéndose en las próximas décadas a medida que la robótica entre en nuestras sociedades  y vaya eliminando los empleos tradicionales. ¿Qué harán entonces con la gente, con esos ciudadanos que , en su arrogancia, piden medios para comer y tener un lugar para dormir?¿qué será de estos ciudadanos parásitos que osan pedir un salario cuando "no sirven para  nada"? Porque así somos en el pensamiento de personas como Mitt Romney, Mónica Oriol o los dueños de McDonald´s o Walmart , parásitos, personas arrogantes, vagas e indolentes a las que casi se les paga un sueldo por caridad,los perdedores del Darwinismo Social, la teoría según la cual las sociedades humanas tienen que regirse por las mismas normas de la evolución natural enunciadas por Charles Darwin(1809-1882)  basadas en la prevalencia del más fuerte y la eliminación del más débil, algo que escribió el científico inglés en su obra "El origen del hombre y la selección en relación al sexo" "Así, los miembros más débiles de las sociedades civilizadas - escribía Darwin - propagan su estirpe. Nadie que se haya dedicado a la cría de ganado doméstico dudará de que esto   debe ser gravemente perjudicial para la raza humana." y  ¿quienes son los más débiles de nuestras sociedades? Esos a los que se refiere Romney, los trabajadores de Walmart, de McDonald´s, los que trabajan en las empresas textiles de Bangladesh o India para las grandes multinacionales  por sueldos miserables, los que en cada rincón del mundo se levantan cada día para trabajar por salarios que no les permiten llevar una vida plena, porque el hombre no sólo está hecho para respirar, comer, dormir y trabajar, eso también lo hacen los animales, aunque algunos lo llamen a eso "un lujo".
Hubo un tiempo , no hace tantos años, en que el Día del Trabajo era una fiesta, hoy no se trata de una fiesta sino de una llamada de atención  para que despertemos de esta extraña resignación en la que se hallan sumidas nuestras sociedades. Y es aquí donde recurro a la figura de Nicolás Maquiavelo  pues , como escribe en "La elección del príncipe" el profesor de ciencias políticas de la Universidad de Princeton  Maurizio  Viroli  "es el único de entre los escritores políticos antiguos y de su tiempo que elogia los conflictos sociales pues considera que estos consolidan la libertad. Si el pueblo tiene la capacidad de salir a la calle y hacer oír su voz, los poderosos dificilmente conseguirán imponer su voluntad  y , con toda probabilidad, se  llegue a un compromiso razonable  y a una ley que tenga en cuenta los intereses de los diferentes grupos sociales" Y por eso debemos participar activamente en la política, en las elecciones y también en las manifestaciones públicas, siempre , eso si , desde el respeto a las leyes y las reglas del juego democrático,porque somos nosotros,los ciudadanos , los que debemos intervenir para que nuestros representantes  defiendan eso tan importante y que tan poco se menciona, el bien común, en detrimento del bien de sólo unos pocos .
Así lo escribe Maurizio Viroli citando a Maquiavelo "Cuando los poderosos ven que los ciudadanos no acuden a las urnas y no parecen preocuparse por el bien común, se creen capaces de imponer fácilmente su voluntad, bien con la fuerza bien con la mentira, ,o con ambas. Para evitar perder nuestra libertad, nuestro consejero -se refiere a Maquiavelo - nos enseña que es necesario que los ciudadanos participen en el gobierno; es decir, que si queremos vivir libres y seguros, debemos estar vigilantes y atentos, para impedir que el Estado  caiga en manos de quienes quieren adueñarse de él con el único fin de conseguir dinero y privilegios"  No se trata de una revolución, se trata de implicarse en el gobierno de nuestras sociedades como los antiguos griegos se implicaban en el de sus polis, que se tenga en cuenta la voz de las personas que sostienen la fortuna de los más poderosos. Estos últimos no deberían olvidar que al igual que un partido de fútbol o una película no tendrían sentido ni razón de ser sin espectadores, sus fortunas se desvanecerían sin los ciudadanos. Por eso el camino que nos beneficia a todos , ricos y pobres, es el del bien común y eso requiere un cambio de nuestras sociedades y nuestro sistema económico. De no hacerlo, antes o después, el edificio se derrumbará y todos perderemos.   

El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost
Famosos