martes, 26 de noviembre de 2013

LA AVENTURA DE JUAN DE PERSIA A Y LA EMBAJADA PERSA EN EUROPA (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de esta historia conocimos la situación internacional de Europa y Asia a finales del siglo XVI, con la España del rey Felipe II (1527-598) en su momento de máxima expansión  después de unir al ya vasto Imperio español las posesiones portuguesa a raíz de la proclamación en 1580 del monarca español como rey de Portugal. Mientras España era la mayor potencial mundial del momento, había una poderosa fuerza que amenazaba a Europa, el Imperio Otomano, que a lo largo del siglo XVI no había hecho más que crecer hasta llegar a las murallas de Viena, en el corazón del Viejo Continente. Pero el Imperio Otomano no sólo significaba una amenaza para los reinos europeos, sino también para otra potencia asiática que había nacido en 1501, el Imperio Safávida, que como ya vimos, ocupaba el territorio donde hoy se encuentra Irán y era la resurrección del viejo Imperio Persa, destruido después de las invasiones musulmanas del siglo VII. Desde 1588 ocupaba el trono un joven e inteligente monarca, Abbás I el Grande (1571-1629), que después de firmar un desventajoso acuerdo de  paz en 1590 con el Imperio Otomano se había dedicado en los años siguientes a conjurar el peligro del pueblo uzbeco que trataba de ocupar las tierras de Jorasán, en el este del reino de Abbás. Finalmente los derrotó en la batalla de Herat en 1597 y ya con sus fronteras consolidada , Abbás comenzó a estudiar la posibilidad de buscar alianzas en Europa contra el enemigo común, el Imperio Otomano. Fue entonces cuando pareció en escena un grupo de unos treinta  ingleses liderado por Anthony Shirley (1565-1635) que decía venir en nombre del rey de Escocia y con mensajes de otros reyes cristianos para establecer alianzas con Abbás. 

Vimos también como aquello era mentira y Shirley sólo trataba de incitar a Abbás a organizar una embajada de la que él pretendía ser líder y obtener un beneficio de la misma. Para ello contó con la ayuda del fraile agustino y portugués Nicolás de Melo, que junto al francisco Alfonso Cordero, venían desde India y se dirigían a Roma. Melo corroboró las mentiras de Shirley y supieron ganarse el apoyo de Abbás que finalmente accedió a organizar aquella embajada con la ilusión de establecer una alianza que sirviera para rodear al Imperio Otomano, el enemigo común de europeos y persas, ignorando que los reino europeos no formaban una unidad y la mayor parte del tiempo se encontraban en guerra unos con otros, sin contar con que Anthony Shirley era un aventurero y buscador de fortuna a quién ninguna corte había enviado como emisario. Asistimos a la salida de la embajada en junio de 1599, a su tormentosa singladura por las aguas del Mar Caspio en la que casi naufragan, a su llegada a Astracán para remontar desde allí las aguas del Volga hasta llegar a Moscú donde la embajada fue recibida con gran hospitalidad por el zar Boris I Godunov (hacia 1551-1605) Recordemos que la embajada estaba formada, además de por Anthony Shirley y los dos frailes portugueses, por cuatro nobles persas entre los que estaba Uruch Bech, que escribiría un vibrante relato del viaje y sus aventuras y al que ayer terminé llamando Juan de Persia por motivos que hoy conoceremos. Además iban también el elegido como embajador principal de Abbás, Azan Ali Bec, su sobrino Ali Guli Bec, y otro noble llamado Boniat Bec, además de el doctor en leyes o alfaqui Amir, cinco  intérpretes , quince ingleses y caballos y camellos para transportar los regalos. Permanecieron cinco meses en Moscú disfrutando de la espléndida hospitalidad del zar y al abrigo del crudo invierno ruso, para dirigirse ya en la primavera de 1600  al norte, hacia el único puerto de Rusia, el Arcángel a orillas del Mar Blanco. Ahí detenía la narración después de contaros la extraña desaparición del monje agustino Nicolás de Melo , sospechando los persas que había sido asesinado por Anthony Shirley pues ya había querido matar después de que Melo exigiera a Shirley que le devolviera un préstamo que le había hecho al inglés. 

File:Husain Ali Beg.jpg
Retrato del embajador Azan Ali Bec, elegido por Abbás I el Grande para encabezar la embajada a las cortes europeas aunque con el encargo de obedecer las indicaciones de Anthony Shirley por su mayor experiencia y conocimiento del funcionamiento del protocolo en las cortes europeas. La relación entre ambos iría deteriorándose a lo largo del viaje hasta llegar a una ruptura definitiva, con los persas sospechando todo tipo de maldades y astucias del inglés, entre ellas la muerte del monje portugués Nicolás de Melo y también el robo de todos los regalos que llevaban para entregar a los monarcas europeos (Imagen procedente de http://en.wikipedia.org)
Pero ya os adelantaba que Anthony Shirley tenía otro de sus ardides preparado. Cuando se encuentran en el puerto de Arcángel  dispuestos a zarpar el inglés propone a los persas que todos los presentes que transportaban los camellos viajen en un barco diferente al suyo , ya que son tantos y tan valiosos que sería incómodo para ellos además de peligroso llevarlos consigo. Así nos lo cuenta el historiador español Luis Gil(1927) en su texto "La embajada del Shah Abbás I" "Don Anthony Sherly , bajo el pretexto de que era mucho embarazo transportar los cofres con los presentes del shah en la nave flamenca donde se disponían a embarcar, "por ser vieja para llevar demasiado" y que "él tenía allí un grande amigo inglés, que traía un navío muy fuerte y ligero, y aquél se los daría puestos en Roma" y añade que de esta forma logró que el responsable de la embajada, Azan Ali Bec  , después de vacilar y con serias dudas sobre si estaba haciendo lo conveniente, terminó cediendo porque "traía instrucciones de obedecerle siempre por ser más práctico . Y en que pasó con este asunto se verá después" En efecto , iba a verse tiempo después en Roma donde paraba todo esto, pero lo que queda claro es que Shirley era un  gran seductor y embaucador .Así, con los regalos en un barco y ellos en otro, la embajada zarpa de Arcángel rumbo a Holanda, aunque antes había que cruzar las  frías y peligrosas aguas del Ártico para rodear Suecia  donde tuvieron la mala fortuna de cruzarse con corsarios ingleses que trataron  de apoderarse  del barco y sólo los gritos de Shirley y sus hombres exclamando que eran compatriotas ingleses evitó el asalto final. Pero no acababan ahí las penurias del viaje , pues poco tiempo después fueron azotados por una terrible tempestad que se prolongó durante cinco días y estuvo muy cerca de acabar con sus vidas. 

Juan de Persia, a pesar de todos estos peligros y vicisitudes, no dejará de describirnos todo aquello que le causaba asombro, y si ya antes disfrutó del caviar y se sorprendió por el sol de medianoche, ahora sería la  vida que acogían las gélidas aguas Árticas  en particular grandes grupos de pescados de dimensiones poco habituales "algunos tan grandes , que creíamos ser navíos que se sacuden sobre el agua" Después de este emocionante y accidentado viaje que se prolongará durante dos meses, nuestros protagonistas llegan a su segunda etapa del viaje, Holanda. Desembarcan en tierras holandesa , y antes de bajar a tierra el franciscano Alfonso Cordero tiene que despojarse de sus hábitos  y adoptar las mismas ropas que los embajadores persas. Europa llevaba casi un siglo de guerras de religión a raíz de la reforma protestante iniciada por el alemán Martín Lutero (1483-1546) y a la que luego se unirían otros líderes como el teólogo francés Juan Calvino  (1509-1564) o el suizo Ulrizo Zuinglio (1484-1531), disputas que habían teñido de sangre el suelo de Europa y que no harían más que recrudecerse en el siglo XVII durante la Guerra de los Treinta Años entre 1618 y 1648. Los Países Bajos fueron heredados por Felipe II de su padre el emperador Carlos I (1500-1558), pero las diferencias entre la católica monarquía española y una población mayoritariamente calvinista había significado la separación de aquel territorio que depuso a Felipe II en 1581 y constituyeron las denominadas Provincias Unidas, la futura Holanda, donde dominaba la fe calvinista. España y las Provincias Unidas sen enredaron en una larga guerra que desangraría a la economía española durante la primera mitad del siglo XVII excepto entre 1609 y 1621 cuando se firmó la Paz de los Doce Años. 

Mapa de la Europa que estaba recorriendo la embajada persa, con el Imperio Otomano alcanzando el corazón de Europa , mientras que España, la primera potencia europea en aquel momento, dominaba el reino de Nápoles y Sicilia, Cerdeña, el Milanesado, el Franco Condado y  los Países Bajos . Abbás I había enviado cartas al zar de Rusia, a la reina de Inglaterra, al rey de Francia, al de España, al Papa, al duque de Venecia . al rey de Polonia , al de Escocia y al emperador del Sacro Imperio . No sabía que cada uno de aquellos reinos defendía sus propios intereses y no formarían una coalición para atacar al Imperio Otomano , aunque no faltarían las buenas palabras a las cartas de Abbás, respuestas diplomáticas que luego se quedarían en nada práctico (Imagen procedente de  http://polobrazo.blogspot.com.es)

Este era el motivo que obligaba a Alfonso Cordero a esconder allí su identidad de monje franciscano pues podía irle en ello la vida, aunque Juan de Persia es más explícito y dice que "harían pedazos al fraile porque era papista" Pensaron en embarcarse hacia Inglaterra, pero antes que afrontar la siempre peligrosa travesía del Canal de la Mancha, decidieron continuar mejor hacia Alemania y las tierras del Sacro Imperio hasta alcanzar Praga, la ciudad donde el emperador Rodolfo II (1552-1612) había fijado su corte y a la que llegaron el veinte de octubre de 1600.  Si hasta entonces los persas ya se habían quedado maravillados por la riqueza y limpieza de las ciudades alemanas, el recibimiento del que fueron objeto en la capital del Imperio les deslumbró , como nos lo cuenta el historiador Luis Gil citando al embajador español en la corte imperial Guillén de San Clemente, que había sido nombrado por Felipe II y seguía ocupando el cargo durante el reinado de su hijo Felipe III(1578-1621) "A los embajadores se les hizo subir a la carroza del emperador al séquito en otras nueve carrozas. Les escoltaron cuatrocientos hombres de a caballo."  mientras que Juan de Persía señalaba abrumado que eran escoltados por "más de diez mil personas" Durante la estancia de la embajada persa en Praga el francisco Alfonso Cordero informaría a Guillén de San Clemente de algunas de las propuestas de Abbás como la libertad de comercio en su territorio para todos los reyes cristianos y también permitir el culto cristiano . De todo ello informó puntualmente el embajador español a España y también de la reunión que mantuvo en secreto con Anthony Shirley, que al parecer estaba molesto por los pobres regalos recibidos por parte de la corte imperial. Shirley informó también a Guillén de la situación interna de Inglaterra.  

 Después de tres meses en Praga, el 6 de febrero de 1601 abandonaron la capital imperial para proseguir su viaje  por tierras alemanas  mientras a Roma llegaban informes favorables de las intenciones del sultán Abbás y de lo conveniente que sería establecer esa alianza, por lo que el papa Clemente VIII(1536-1605) decidió enviar una embajada dirigida por el jesuita portugués Francisco de Acosta cuya misión sería, en palabras del historiador Luis Gil "Persuadir  al soberano persa a romper inmediatamente las hostilidades contra el turco, Que exaltasen la fama de su valor (del rey persa) , que excitasen su deseo de vengar las afrentas recibidas de la casa otomana y que describiesen con negras tintas la desolación de los territorios ocupados e hiciera hincapié en la oportunidad del momento para declarar la guerra, señalando las debilidades internas de Turquía, gobernada por un príncipe o tirano" Mientras, Juan de Persia y sus compañeros pasan por ciudades como Nüremberg, Munich o Augsburgo antes de dirigirse más al sur hasta entrar en la Península Italiana donde también visitarán algunas de sus ciudades más emblemáticas en su camino hacia Roma  como Florencia, Pisa o Siena Será en esta última ciudad donde estalla la tensión latente entre Anthony Shirley y el embajador persa Azan Ali Bec , que reclama al inglés los presentes de los que se había separado al embarcar en Arcángel y que Shirley le había prometido que volverían a sus manos al entrar en Italia.Nos cuenta Juan de Persia "Aquí en la ciudad de Siena riñó el embajador de Persia con don Antonio Shirley, y llegaran las cosas a mal si el cardenal que había enviado Su Santidad no se hallara presente" y explica  a continuación los motivos de la disputa  "Y a lo que pareció, todo fue engaño (se refiere a la promesa de Shirley de que los regalos embarcados en Arcángel estarían en Roma a su llegada) , pues tales cofres no habían venido a Roma y el don Antonio debió de vender o cambiar en el mar Báltico o Océano Septentrional  a aquellos mercaderes ingleses el valor de los siete presentes, y pareció después ser así, porque tuvimos aviso cómo se habían vendido las piezas de brocado y telas en Moscovia" 

Retrato del Papa Clemente VIII que trató con diplomacia a Anthony Shirley y a Azan Ali Bec que cuando llegaron a Roma se hallaban enfrentados de forma irreconciliable.  Escribe Luis Gil sobre el estado de las cosas cuando llegaron a Roma "El día 3 de abril de 1601, cuando se hallaban en Viterbro, a sólo cuarenta kilómetros de Roma , vinieron a las manos y el inglés dejó mal herido a uno de los persas , De ahí que las disputas sobre la precedencia arreciasen al pretender cada uno de ellos ser  el embajador principal . Las cosas llegaron al extremo de que el papa tuviera que enviarles unos camareros para ponerlos en paz"  Clemente enviaría después a Shirley en una misión secreta con una carta suya para el sultán Abbás I   mientras que los persas proseguirían su camino a España sin conocer lo que había sido de Shirley al que acusaban de traidor (Imagen procedente de http://librisenzacarta.it)









Se produjo la ruptura definitiva entre Anthony Shirley y Azan Ali Bec y el resto del camino hasta Roma estuvo marcado por continuos enfrentamientos  y ya en Roma tuvieron que ser alojados por separado para evitar que se agredieran mutuamente. Cuando llevaban tres días allí el papa envió mensajeros para recibir a la embajada persa, pero , según nos cuenta Juan de Persia, embajador persa alegaba que no podía acudir porque "faltaba el presente , que don Antonio le había engañado, y Su Santidad volvió a responder que fuésemos, que él se informaría de lo que era y mandaría remediarlo" El papa recibió la carta de Abbás de manos de Azan Ali Bec pero no quiso atender sus acusaciones contra el inglés replicando al embajador persa con tacto "Yo no castigo a los que vienen a mi, y más enviándolo de paz el rey de Persia, llévenlo al rey de España, que él lo castigará" El embajador español en Roma, el duque de Sesa , Antonio Fernandez de Córdoba, se entrevistó con Anthony Shirley, y ´nos cuenta Luis Gil que "pudo comprobar la sinceridad de su conversión al catolicismo, su temor a regresar a Inglaterra , precisamente por haber servido al rey de Persia cuando la reina (se refiere a Isabel I de Inglaterra) era amiga del turco, y su deseo de dar informaciones de utilidad sobre la India"   En otra carta escribirá el duque de Sesa al rey Felipe III como la misma corte papal se había dividido en su apoyo al inglés o al embajador persa "Ha sido  cosa graciosa  que, como si les importara algo, se ha dividido toda esta corte, desde los hombres graves hasta los mismos criados del Papa, unos en favor del inglés, y otros del Moro, y este parece que al fin ha quedado por más verdadero, porque siempre ha hablado de una misma manera. El inglés, sin duda , es hombre de invenciones e inconstante, aunque muy plático y bien entendido" 

Pero a pesar de ello el papa Clemente VIII confió en secreto a  Shirley la carta para el sultán Abbas I que abandonó Roma en dirección a Alejandría y de allí a Isfahan. Por supuesto dudaba de la catadura moral de Shirley pero también era un hombre con mucha experiencia en aquel territorio, además de ser decidido y de muchos recursos. El pontífice pidió  pidiendo al embajador español que le entregara un salvonducto. De esto no supieron nada los persas por lo que en el momento de dejar Roma camino de Francia y España buscaron inútilmente a Shirley y llegaron a la conclusión de que los había traicionado y huido junto con el resto de ingleses, así lo relata al menos Juan de Persia "Cuando quisimos partir de Roma y miramos por don Antonio , no apareció el ni los ingleses porque se habían huido" El 6 de junio de 1601, casi dos años después de su salida de Isfahan, los persas dejaban Roma pero no todos, pues algunos de ellos permanecieron en Roma para convertirse al cristianismo.  El papa les entregó dinero y salvoconductos para atravesar el territorio francés y llegar hasta España. La embajada fue hasta Génova donde llegaron el 21 de junio  y desde allí , primero en barco y luego por tierra, alcanzaron Perpiñán , localidad en la que tendrían la escolta de treinta hombres que les acompañaron hasta España , la etapa final de su viaje.. Después de atravesar un peligroso territorio infestado de bandoleros, la embajada persa llegaba a Barcelona el 18 de julio y después de pasar por Zaragoza el 13 de agosto entraban en la nueva capital del reino, Valladolid, que acababa de desplazar ese mismo año a Madrid como sede de la corte.   Fueron recibidos por el rey Felipe III y le entregaron la carta del sultán 

File:Philip III of Spain.jpg
Retrato del rey Felipe III(1578-1621) del pintor flamenco Frans Pourbus el Joven (1569-1622). Cuando la embajada llega a España Felipe III  era un monarca joven, veintitrés años, que llevaba apenas tres años en el trono después de la muerte de su padre , Felipe II, en 1598. El monarca español entregaría esta carta para el sultán Abbás I , que he modernizado en su texto para que se pueda entender mejor "Habiendo llegado a estar corte el embajador de su Serenidad , fue acogido con mucho amor y voluntad, como cosa suya y yo recibí particular contentamiento  con dos cartas que me dio de Su Serenidad  y todo lo que me ha dicho de su parte, con lo cual y la buena fama que hay por el mundo de las obras de Su Serenidad, muestra bien lo que se precia de corresponder al antiguo valor de sus antecesores . Y aunque por esto he hecho yo mucha estimación de su persona, será de aquí en adelante mayor, por ver al generoso ánimo con que me ofrece su amistad y lo que muestra desear la mía, de que quedo muy agradecido . Y para que Su Serenidad esté más cierto de ello he resuelto enviar personas  para que le visite de mi parte y trate de lo que conviniere" Y un poco más adelante añade "Y holgaré mucho que nos comuniquemos nuestros intentos y lo que se hubiere de hacer contra el enemigo común , según el tiempo y las ocasiones"  La embajada concluía con éxito , con cartas del rey de España mostrando su disposición favorable a la alianza aunque luego no pudiera llevarse a la práctica esta alianza si bien si fue útil para mejorar las relaciones comerciales entre el Imperio Safávida y los reinos europeos (Imagen  procedente de   http://en.wikipedia.org)
















Después de ser analizada la carta del sultán la conclusión del Consejo de Estado fue que "Tiene por mucha consideración e importancia la amistad y consideración del rey de Persia, así por su grandeza, como por ser enemigo capital del turco y tan vecino de Ormuz que se podrá esperar mucho provecho de su buena correspondencia, y así será muy bien aceptar su oferta y responder a sus cartas con mucha demostración de buena voluntad  ,y que para asentar esta amistad y confederación vayan de acá dos personas ,una seglar y otra eclesiástica que le asista y procure introducir allá el culto divino, pues este embajador ha dicho que se permitiría al que fuere de acá que tenga iglesia y sacerdote  , y podría ser que por este camino abriese nuestro señor puerta a la conversión de aquellas gentes, mayormente, siendo la reina , como se entiende que es, cristiana "  Se entregó carta de respuesta al embajador persa , aceptando los términos de Abbás I y  organizando todo para que la embajada persa pudiera embarcarse en Portugal rumbo a Persia . Azan Ali Bec estaba muy satisfecho por la buena acogida y mejor trato que habían recibido durante su estancia en Valladolid  pero cuando llegó la hora de abandonar la ciudad en octubre de 1601 para dirigirse a Lisboa  y embarcar para regresar a Persia tuvo la mala noticia de que su propio sobrino, Alí Guli Bech, decidió quedarse en la ciudad y convertirse al cristianismo. También tuvieron otra baja en la persona del alfaquí Amir que fue asesinado en Mérida en una de las visitas que podríamos calificar de turísticas que realizaron mientras estuvieron en Valladolid y que les llevó a visitar Madrid, que recuperaría la capitalidad del reino en 1606, Toledo o Segovia. 

File:Shah Abbas I engraving by Dominicus Custos - Antwerp artist printer and engraver.jpg
Abbas I el Grande modernizaría su ejército con mosquetes y artillería y las tácticas del ejército inglés gracias a Robert Shirley, el hermano de Anthony, que se había quedado en Persia. Con este ejército renovado derrotó a los Otomanos en 1603 obligándoles a devolverle los territorios que les había cedido en 1590 , incluida la emblemática ciudad de Bagdad.  En 1605 vuelve a derrotarles en Basora y controla la antigua Mesopotamia y ya en 1611 extenderá sus dominios hasta el Kurdistán . También sabía ser un hombre cruel en sus castigos como lo demostraría en 1615 cuando sofocó una rebelión de los georgianos ordenado el asesinato de sesenta mil de ellos y la deportación de otros cien mil. También ordenaría la muerte de su hijo y el aislamiento de su familia en palacio para que no pudieran conspirar contra él como él había conspirado contra su padre En cuanto a sus relaciones con España, en 1614, de acuerdo a lo que le había indicado Felipe III, llegó el embajador español García de Silva y Figueras (1550-1624) que fue el primer europeo en describir la escritura cuneiforme , una de las formas de escritura más antiguas  (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org)

Cuando por fin llegaron a Lisboa fueron recibidos allí por el virrey Cristobal de Moura(1538-1613) y Azan Ali Bec encargó a nuestro cronista, Juan de Persia, que regresara a Valladolid para relatar las vicisitudes del viaje, la muere de Amir y como habían sido recibidos en Lisboa. Lo que sucedió a continuación nos lo narra el historiador Luis Gil y descubriremos la razón por la que le he llamado Juan de Persia durante todo este tiempo aunque su nombre era Uruch Bech . Juan de Persia visita al sobrino del embajador que se había quedado en España y allí "el persa sintió la comezón de la fe y , adoctrinado por don Álvaro de Carvajal, capellán mayor y limosnero mayor del rey, recibió el bautismo , junto con el sobrino del embajador . Tomaron respectivamente los nombres de Juan y Felipe de Persia" Pero Juan de Persia quería regresar a Persia para recuperar a su familia, tenía una mujer y un hijo, y traerla de nuevo a España por lo que tenía que ocultar su conversión al cristianismo que no sería tolerada por el embajador "Su nueva condición- continúa Luis Gil - le hacía rehuir el trato de su compañeros, con excepción de Boniat Bec, su íntimo amigo, que también acabaría convirtiéndose al cristianismo y habría de llamarse don Diego de Persia. Y así anduvo fingiendo hasta que , descubierto su secreto  por el embajador, la situación se hizo insostenible. Tras un violento altercado entre ambos, en el que salieron a relucir las espadas , Después de librarse de un intento de asesinato, Juan y Diego de Persia se pusieron bajo la protección del virrey, quien a escondidas del embajador persa les envió a Valladolid" Era una decisión irrevocable, nunca podrían regresar a su tierra ni ver a sus familias, era el comienzo de una nueva vida. 

Portada de la edición original de las "Relaciones de Juan de Persia" publicado en 1604   y que lleva este subtítulo "Dividida en tres libros donde se tratan las cosas notables de Persia , la genealogía de los reyes, guerras de Persia Turcos y Tártaros y las que vivió en el viaje que hizo a España y su conversión y la de otros dos caballeros persas"  Hacía referencia a sus compañeros Diego de Persia y Felipe de Persia. De los cuatro persas que salieron de Isfahan en junio de 1599  sólo el  embajador principal , Azan Ali Bec, regresaría a Persia mientras que sus tres compañeros se convirtieron al cristianismo, formaron familias y comenzaron una nueva vida aunque no hemos conservado ningún retrato de ellos que nos recuerde su rostro  (Imagen procedente de http://books.google.com)
¿Qué fue de los protagonistas de este relato? Juan de Persia,que habría nacido hacia 1560, recibiría , al igual que sus otros dos compañeros, una pensión aprobada por el rey Felipe III , y en 1604 publicaba su "Relaciones de Juan de Persia" sobre todas las vicisitudes de la embajada y que nos ha ido acompañando a lo largo de este relato.. Se sabe que en 1611 debió viajar a Italia por una carta de recomendación que se conserva firmada por el monarca español y hay otra  en el que se le menciona en 1636 donde también se habla de una mujer y un hijo que habría tenido en España. No se conoce la fecha de su muerte. El sobrino del embajador, Felipe de Persia , según cuenta Javier García Banco en su relato sobre esta historia para la publicación "Historia de Iberia Vieja", debió morir en la primera década del siglo , porque se menciona a su esposa española, Luisa de Quirós y Arce , como viuda en 1610. Y en cuanto a Diego de Persia se conserva una solicitud que realizó en 1629 para que le concedieran el hábito de la Orden de Santiago por sus servicios al rey de España, aunque no le fue concedido, y tampoco conocemos su fecha de fallecimiento ni más detalles de su vida. En cuanto a Anthony Shirley , después de dar mil vueltas que le llevarían a estar encarcelado en Venecia y a ponerse  al servicio del emperador Rodolfo II, llegaría a España donde terminaría sus días nada menos que como almirante de la Armada Española, un brillante final para un pícaro y aventurero que siempre supo adaptarse a las circunstancias aunque no empleara métodos muy legales. En 1613 dejaría constancia de sus aventuras en la obra "Sir Anthony Shirley, su relación de sus viajes a Persia" . En cuanto a Abbás I el Grande, aunque la alianza con los reinos europeos no llegó a ponerse en práctica, si fomentó el comercio entre persas y europeos y en lo militar Abbás derrotaría repetidas veces al Imperio Otomano  gracias a su nuevo ejército renovado por el hermano de Anthony Shirley, Robert Shirley, que moriria precisamente en Persia en 1627. Abbás recuperó todo el territorio que había cedido en 1590  y llevó sus posesiones hasta más allá del Eufrates haciendo retroceder a los otomanos. Y aquí acaba la historia de Juan de Persia y de aquella embajada que no cambió la historia del mundo, pero si cambió la vida de los que participaron en ella. Como escribiera el poeta indio Rabindranath Tagore "No hay más que una historia, la historia del hombre" la de cada uno de nosotros y esta es la historia de unos hombres que un día salieron de su hogar para no regresar nunca y descubrir un mundo nuevo.

El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos