lunes, 25 de noviembre de 2013

LA AVENTURA DE JUAN DE PERSIA A Y LA EMBAJADA PERSA EN EUROPA (PRIMERA PARTE)

Acostumbrado a escribir sobre temas más densos y complicados, de vez en cuando es necesario recuperar una  pequeña historias de la historia, de esas que no han cambiado el devenir de los acontecimientos  ni aparecen en los textos académicos ya que su importancia se reduce casi a los que vivieron una aventura que no cambiaría el mundo pero si cambió su destino y les llevó a vivir la gran aventura de su vida. Y bien, es cierto que no lograron lo que pretendían pero de haberlo hecho quizás la historia se podría haber escrito de una forma diferentes.  En todo caso este es el relato de una curiosa embajada enviada por el sha de Persia a Europa para forjar una alianza contra el gran enemigo común , el Imperio Otomano, que fue dirigida por unos pícaros ingleses , en el que habrá robos, asesinatos,  engaños y conversiones religiosas  y que terminará con la creación de un nuevo apellido y unos nuevos súbditos de la España del siglos XVII basándome para ello en el texto del historiador español Luis Gil(1927) "La embajada del sha Abbas I" y el relato sobre este viaje escrito por Javier García Blanco en la revista "Historia de Iberia Vieja"  Pero antes de adentrarnos en la odisea que vivirán nuestros protagonistas echemos un vistazo a la situación  internacional a finales del siglo XVI. Durante el reinado de Felipe II (1527-1598) España se había convertido en el Imperio más extenso del mundo y bien se decía que en los dominios del monarca español no se ponía nunca el Sol, porque se extendían desde Europa a las nuevas tierras conquistadas en América y también en Asía donde España había puesto su bandera en las islas Filipinas. Pero aún fue mayor su dominio y extensión cuando en 1580 el monarca español sumó todas las posesiones del otro gran imperio naval y comercial de su tiempo, Portugal, cuando Felipe II se hizo con el trono de Portugal tras la muerte el 4 de agosto de 1578  de su sobrino , el joven monarca portugués Sebastián I (1554-1578), mientras combatía en la Batalla de Alcazarquivir contra las tropas del sultán de Marruecos . 

Sebastián  no había dejado herederos y en la batalla murieron gran parte de la nobleza portuguesa. El trono fue ocupado por su tío abuelo Enrique I de Portugal (1512-1580) que murió apenas dos años más tarde y en 1580 se hizo un vacío de poder que fue aprovechado por Felipe II para reclamar su derecho al trono de Portugal por motivos de sangre, ya que era tío de Sebastián. El pueblo no quería un monarca español y eligió como rey a Antonio de Portugal (1531-1595) , pero este no tenía el apoyo de la nobleza ya que era hijo ilegítimo  y los nobles prefirieron la alternativa de Felipe II. Aún así hubo conflicto bélico y las tropas españolas dirigidas por Fernando Álvarez de Toledo, III Duque de Alba (1507-1582) derrotaban a los partidarios de Antonio en la Batalla de Alcántara el 25 de agosto de 1580. Antonio huía a Francia a buscar refugio llevando consigo las joyas de la corona portuguesa mientras Felipe II ocupaba el trono portugués y se convertía en el monarca más poderoso de su tiempo con posesiones en Europa, América, Áfricía y Asia. Al mismo tiempo s, lejos de allí, la otra gran potencia del Mediterráneo era el poderoso Imperio Otomano. En continua expansión desde el siglo XIV, en  1453 el sultán Memmeht II (1432-1581) había terminado con los restos del Imperio Bizantino al conquistar Constantinopla y a partir de ahí centro su atención en Europa.  En el siglo XVI sobresaldría el largo gobierno de  Suleiman Kanuni, más conocido en Occidente como Solimán I el Magnífico (1494-1566) que ocupara extensos territorios de lo que hoy es Túnez y Argelia, y avanzará hacia el interior de Europa conquistando Belgrado y la mayor parte del Reino de Hungría hasta llevar a sus  tropas frente a las murallas de Viena. Aunque los sucesores de Solimán en este siglo , no habían sido capaces de seguir sus pasos, el Imperio Otomano se mantendrá  como una amenaza constante hasta finales del siglo XVII, cuando en 1681 fue rechazado un nuevo intento otomano por conquistar Viena. 

En este mapa vemos la rápida expansión del Imperio Otomano  en el siglo XVI.
En tono naranja podéis ver la extensión del Imperio al inicio del siglo XVI,
 en color rosa las conquistas del sultán Selim I (1465-1520), que había destronado
 a su padre Bayaceto I en 1512 y para afianzarse en el trono ordenó la muerte
 de todos sus hermanos para evitar guerras intestinas por el poder .Ocupó parte
de Mesopotamia, Siria, y Egipto. A su muerte en 1520 le sucedería su hijo, Solimán I el Magnífico
, el más celebre de los sultanes del Imperio Otomano, cuyas conquistas podéis ver
en color amarillo y que llevaría la expansión del Imperio a las puertas de Viena.
 El Imperio Otomano era a su  muerte en 1566 la principal amenaza para  los reinos europeos
 que , mientras, se desangraban en continuas guerras de religión (Imagen procedente de
    (imagen procedente de http://www.3djuegos.com )  .  

Y uno de los principales damnificados por la expansión y poder otomano había sido el Imperio Safávida, fundado por Ismail I1487-1524) , que había logrado reunificar a Persia, el territorio que hoy conocemos con el nombre de Irán . Por primera vez desde que fuera conquistada por los musulmanes al comienzo de su expansión entre los años 631 y 652, Persia lograba un gobierno independiente gobernado por un sha, término que significa "rey" y que llevaban los monarcas persas desde el siglo VIII a. C , cuando se hacían llamar Shahan Sha, Rey de Reyes. La dinastía y el Imperio Safávida fundado por Ismail I llegarían a extenderse en su momento de máximo esplendor por todo el territorio de la actual Irán además de importantes dominios en Siria, Irak, Turquía, Afganistán, Pakistán  Armenia, Azerbayán y Turkmenistán. Pero a lo largo del siglo XVI la presión otomana  fue debilitando el poder de la dinastía safávida , en particular durante el gobierno de Mohammed Kodhabanda, que reina entre 1578 y 1587. Por la creciente debilidad del Imperio que amenaza desintegrarse, uno de los hijos de Mohammed se rebela contra él en 1588 y lo expulsa del poder ocupando el trono en su  lugar . Se llamaba Abbás y la historia le recordará como Abbás I el Grande (1571-1629). Ante la preocupante debilidad de su reino, Abbás se ve forzado a firmar un acuerdo de paz con los otomanos en 1590  en términos muy desventajosos para su reino, cediendo importantes territorios al Imperio Otomano en el oeste , pero no tenía más remedio ya que tenía que enfrentarse a los uzbecos que atacaban su reino por el este. Abbás dedicó los años siguientes a fortalecerse y organizar un ejército estable con el que finalmente logrará una victoria decisiva sobre los uzbecos en la batalla de Herat en 1597 , una ciudad situada en el actual Afganistán.

También aprovecha la debilidad del Imperio Ruso tras la muerte del zar Iván IV el Terrible (1530-1584) y la inestabilidad política que le siguió , para ocupar algunas de las posesiones rusas en el Cáucaso. Con las fronteras aseguras temporalmente, Abbás, vuelve sus ojos de nuevo hacia el Imperio Otomano , pues era consciente que era la gran amenaza para su territorio. Antes de la llegada de Abbás al trono , los portugueses ya habían mantenido una relación amistosa con los reyes safávidas, , y cuando Felipe II ocupa el trono portugués en 1580 tratará de mantener esa relación amistosa para lo que ordenó enviar dos embajadas que, por desgracia, no alcanzaron su objetivo. La primera de ellas , en 1581 , fue enviada desde India y al frente de la misma se encontraba el religioso portugués, de la orden de los agustinos, Simón de Morais. Llegó a la corte persa con la propuesta de alianza de Felipe II, fue muy bien recibido y en su regreso llevaba un tratado de vuelta a india para que fuera luego firmado por el monarca español pero por desgracia, el barco en el que viajaba y que irónicamente se llamaba "Buen Viaje," naufragó antes de llegar a destino. En 1585 el monarca español envió una nueva embajada dirigida por otro portugués, Miguel Abreo de Lima pero con su comportamiento, en vez  de estrechar lazos de amistad entre las dos potencias se encaró con las autoridades persas y tuvo que salir huyendo de la corte persa. . Eso había sucedido antes de subir al trono Abbás I , pero en 1598 el aún joven monarca, tiene veintisiete años en esos momentos, ya conocía los esfuerzos de Felipe II  por establecer una alianza con Persia y no era ajeno a las ventajas que podría tener un pacto entre ambos y con otros reinos cristianos para atrapar al Imperio Otomano entre dos fuegos. Como si le estuvieran leyendo el pensamiento en aquel mismo año de 1598 llegaban a su reino  un grupo de unos treinta ingleses al frente de los que se hallaban Anthony Sherley(1565-1635) y en la que también viajaba su hermano pequeño Robert Shirley (hacia 1581-1629), hijos a su vez del caballero y diputado inglés Thormas Shirley (hacia 1542-1612). .

Mapa del Imperio Safávida, fundado por Ismail I  en 1501 , después de reunificar a los persas que no habían tenido estado propio desde que fueran conquistados en el siglo VII  durante la imparable expansión del Islam. El reino de Ismail lo tenéis aquí pintado en color naranja y en verde se encuentra el territorio uzbeco  y con las líneas diagonales verdes el territorio que le disputaban estos cuando Abbás I el Grande llega al trono en 1588  y que loe obligó a firmar una paz precipitada con el Imperio Otomano para hacer frente a la amenaza más urgente de los uzbecos..Debajo de una de las líneas diagonales verdes podéis ver la ciudad de Herat donde en 1597 Abbás derrotaría definitivamente a los uzbecos asegurando sus fronteras en el este y ahora trataría de recuperar los territorios que había cedido al Imperio Otomano  en el acuerdo de paz firmado en 1590. La propuesta de una alianza con los reinos europeos tuvo que parecerle la solución ideal , pero Abbás desconocía la realidad europea, donde los reinos eran unos enemigos de otros y no formaban una unidad de acción. (Imagen procedente de http://www.zonu.com )

Anthony había estudiado en la Universidad de Oxford y en los primeros años de la década de los noventa participó en campañas militares en Flandes, entonces en poder de España, y también en Francia, donde en agradecimiento por sus servicios fue nombrado caballero por el rey de Francia, Enrique IV (1553-1610)  lo que causó , parece ser, cierto disgusto a la reina de Inglaterra, Isabel I (1533-1603) que no le debía gustar que a un inglés el rey francés le ennobleciera y  por ello Anthony pasaría un corto periodo de tiempo en prisión. Recuperada su libertad Anthony quiso seguir con su vida aventurera y organizó en 1596 una expedición corsaria  para saquear las costas occidentales del continente africano y luego dirigirse a América Central para seguir rapiñando las posesiones españolas regresando a Inglaterra en 1597 . Un año después le encontramos en la península italiana donde en compañía de un grupo de ingleses  pretende intervenir en uno de los múltiples conflictos que enfrentaban a las diferentes ciudades italianas entre si o por el gobierno de cada una de ellas, en este caso la ciudad de Ferrara. . Pero después de pasar por Venecia decide cambiar sus planes  y dirigirse a la corte de Abbás I el Grande con el objetivo de fomentar el comercio entre los ingleses y los persas y establecer una alianza  entre ambos reinos contra el Imperio Otomano. Después de pasar por la capital del Imperio Otomano, Constantinopla, llega  a la corte de Abbas I el Grande, como ya hemos visto, en  1598.  Un miembro de la corte de Abbás escribiría años después que Shirley se presentó como un enviado del rey de Escocia, la primera de las mentiras que no vacilaría en pronunciar el inglés,  y dijo al monarca persa  que había recibido el encargo de que "tratase con el rey de Persia que se confederase con ellos (se entiende que con la reina de Inglaterra y los otros reyes cristianos) para hacer guerra al turco , como a enemigo común de todos". El cortesano que escribía estas palabras se llamaba Uruch Bech y va a ser el otro protagonista de esta historia. 

Ya vemos , por lo que os acabo de decir sobre Anthony Shirley, que además de ser un aventurero , Shirley era también un mentiroso porque no era un embajador enviado por nadie y él mismo había planeado viajar hasta Persia cuando se encontraba en Venecia. Estando en la capital  del reino . Isfahán, que Abbás había convertido en la nueva capital en 1592, aparecen en escena dos religiosos portugueses, el agustino Nicolás de Melo y el franciscano Alfonso Cordeo. Ambos habían zarpado del puerto de la ciudad de Goa, en India y colonia portuguesa y, por lo tanto, bajo soberanía de España en ese momento, y pretendían llegar primero a Roma para luego proseguir hasta Lisboa cumpliendo las misiones que les encargaron sus superiores en Goa. Cuando alcanzaron el estrecho de Ormuz y se dispusieron a entrar en el territorio gobernado por Abbás I el Grande les llegó la noticia de que cristianos europeos se hallaban en Isfahan parlamentando con el rey persa, por lo que los dos frailes decidieron acercarse hasta allí para unirse a la embajada , pero no tardarían en darse cuenta que la embajada no era tal , Anthony Shirley no había sido enviado ni por la reina de Inglaterra ni tenía ningún encargo de ningún otro monarca europeo  y su presencia allí se debía a sus propios intereses personas, esperando obtener algún beneficio de aquella aventura. Sin embargo,  Anthony Shirley, como buen embaucador, logrará convencer a Nicolás de Melo para a que le apoye en su intento de convencer al sha Abbás para que organice una embajada a Europa con el objetivo de establecer una alianza, aunque para ello no duda Anthony en contar todo tipo de mentiras. Alonso de Cordero se mantendría al margen pero  como relatará más tarde, no podía sino asombrarse de que su compañero Melo "se ha nombrado embajador de Su Santiad y de Su Majestad Católica (se refiere a Felipe II)  y trató con el rey de Persia , diciéndole que se coaligasen con él" añadiendo que todos los monarcas cristianos estaban de acuerdo con ello  y que si el sha se dejaba aconsejar por ellos él , Nicolás de Melo, "le metería debaxo de sus pies la cristiandad"

Archivo: Anthony Sherley.jpg
Retrato de Anthony Shirley que captó en seguida los deseos de Abbás I de establecer una alianza con los reinos europeos y vio allí la oportunidad de obtener un buen beneficio, así que se propuso convencer al sha persa de la necesidad de enviar una embajada con cartas para los monarcas europeos, una embajada  de la que , por supuesto él mismo formaría parte como embajador y que llevaría muchos presentes para agasajar a los futuros aliados. Si para eso había que mentir y presentarse como lo que no era, un enviado de las cortes europeas para ofrecer esta alianza al rey persa , no era un problema para Shirley para quién, parece  según los acontecimientos que se producirán en este viaje, los escrúpulos no eran un obstáculo para lograr sus fines. Escribe Juan de Persia "Dijo al rey (se refiere a Shirley)  que otros muchos reyes había en Europa, en el poniente, también cristianos y poderosos que querían juntarse con su Majestad para ir contra el turco, y así convenía que fuesen para los reyes que él señalarse embajada, carta y presente, lo cual supo proponer tan bien que satisfizo al rey " Dicho y hecho, Shirley logró que el monarca ordenara la formación de la embajada poniéndole a él como su representante ante las cortes europeas (Imagen procedente de  http://en.wikipedia.org)



Abbás debió quedar maravillado por aquellas palabras, parecía que los monarcas cristianos esperaban impacientes en la alianza con Abbás, cuando la realidad es que ninguno sabía nada de aquella supuesta embajada. Convencido por las palabras de Anthony Shirley y el entusiasta apoyo de Nicolás de Melo, que se había dejado también seducir por las promesas de Shirley, Abbás decidió organizar una embajada a  Europa con cartas dirigidas a las principales cortes , desde la inglesa y alemana, hasta la francesa y española que estaría integrada por  Anthony Shirley , los dos frailes portugueses, Nicolás de Melo y el sorprendido por el comportamiento de su compañero, Alonso de Cordero,  cuatro nobles persas, Azan Alí Bec, que era , junto con Shirley, quién dirigía la embajada, su sobrino Ali Guli Bec, Boniat Bec y  Uruch Bech, al que ya hemos conocido cuando citamos sus palabras sobre la llegada de Shirley y sus hombres a Isfahan, además de cinco intérpretes, quince de los ingleses que habían acompañado a Anthony Shirley hasta Persia y  Amir, que era un alfaquí , un doctor en las leyes, además de caballos y camellos que les servirían como medio de transporte y también como animales de carga para llevar las provisiones para el viaje y, sobre todo, los numerosos regalos del rey persa para sus compañeros en los tronos europeos. El hermano de Anthony, Robert Shirley , se quedaba en Isfahan junto con los otros quince ingleses.  que, aunque no se dijera abiertamente, era la garantía que se guardaba Abbás I , para garantizar el regreso de la embajada. Alonso de Cordero era consciente de la farsa que se escondía detrás de aquello, pues pensar que Inglaterra, Francia o España , tres potencias enfrentadas en continuas guerras, pudieran aliarse y hacer un frente común contra el Imperio Otomano aliándose con Persia era ignorar del todo la realidad de la política europea y como apuntaba el monje portugués , el rey persa no  tenía ni idea de "qué sea Inglaterra, ni Flandes, ni tiene más noticia que los títulos "

Por fin la embajada se dispone a abandonar la capital persa y así nos lo cuenta una vez más Uruch Bech " Los que salimos del palacio a costa de su Majestad y grandes de la corte, en orden y hábito de camino , eran el embajador, que se llamaba Uzén Ali Bec, y cuatro caballeros ,y quince criados , y los dos frailes y don Antonio y cinco intérpretes y quince ingleses y treinta y dos camellos  cargados de los presentes y los demás caballos de camino y bestias de carga necesarias para el número dicho"   Sin embargo, a pesar de estas palabras de Uruch Bech, parece que en realidad Anthony Shirley , los frailes portugueses y los quince ingleses se habían adelantado un par de meses al resto de la embajada para ir preparando el terreno y se detuvieron en la ciudad de Qazvin, situada a unos ciento sesenta kilómetros de la actual capital iraní, Teherán. Escriben cartas al  rey de España, que ya era Felipe III (1578-1621) pues su padre Felipe II había muerto un año antes. Nicolás de Melo escribe al monarca español haciéndole creer que Abbás albergaba el deseo de convertirse al cristianismo "Diome en prendas -escribe el fraile portugués -de su palabra un relicario de oro con un Christo esmaltado y cortó un pedazo de la toca que traía en la cabeza y me lo dio diciendo que yo lo guardase hasta que volviese. Mostróme una cruz que trae a raíz de las carnes un palmo de grante y tocándome la manga de mi hábito halló unas disciplinas, las cuales guardó y lo mismo hizo de las cuentas que yo traía al cuelo, las cuales beso muchas veces, dando muestras de que sabía lo que aquello era " Tal como lo relata Nicolás de Melo pareciera que Abbás era casi un devoto cristiano. Aquella cartas fueron entregadas a un armenio llamado Angelo que saldría de allí en junio de 1599 y que entregaría esas cartas al embajador español en Roma y también llevó cartas para el emperador del Sacro Imperio , Rodolfo II (1552-1612) y el rey de Francia Enrique IV. 

Mapa con la extensión  del Imperio Español durante el reinado de Felipe II y que se mantendría hasta la separación de Portugal en 1640. Asia, África y América formaban parte ahora del dominio comercial y militar de España , que había incorporado el imperio marítimo de Portugal en 1580 cuando Felipe II ocupaba el trono portugués y unía los dos reinos. Felipe II, veía en el Imperio Otomano la principal amenaza en Europa y por eso trataría de establecer una alianza con el Imperio Safávida para rodear al Imperio Otomano , aunque la mala suerte en una ocasión y la incompetencia del embajador portugués que envió en otra impedirían  esa alianza que ahora su hijo Felipe III podría establecer con Abbás I el Grande (Imagen procedente de http://blogs.ua.es)

Por fin se reunieron con ellos en Qazvin el resto de la embajada y desde allí partieron juntos hacia el Mar Caspio que pretendían cruzar en barco. pero aquí empezaron los problemas para la embajada . Nos cuenta Uruch Bech, al que a partir de ahora me referiré como Juan de Persia por razones que luego descubriremos, como zarparon con buen tiempo pero las cosas se complicaron mucho y estuvo muy cerca de dar al traste con la embajada nada más empezar " El día siguiente, pareciendo mar bonanza, nos hicimos a la vela , pero bien se echó ver el poco conocimiento de los marineros, pues cargó una tempestad a tres o cuatro millas de navegación, tal , que el viento rompía las velas , y era de modo que temimos muchas veces ser anegados. Duró la tempestad toda la noche , y al amanecer nos hallamos en el mismo puerto y ciudad de donde habíamos embarcado." . Apunto estuvieron de tomar la decisión de abandonar pues , como escribía Juan de Persia, parecía "no ser voluntad del cielo que hiciésemos esta jornada" Pero  finalmente lograron cruzar el Mar Caspio  tras dos meses de navegación. desembarcando en el otro extremo de este mar interior, la ciudad de Astracán , donde se unieron a otro grupo de persas que también se dirigían a la corte del zar en Moscú. Emprendieron el viaje juntos remontando las aguas del Volga  hasta que sus aguas se congelaron y siguieron su viaje en trineo. Fue durante la navegación del Volga, cuando Juan de Persia y sus acompañantes descubrieron asombrados unos grandes peces y, sobre todo, sus sabrosos huevos . Escribe Juan que eran "pescados grandes , al modo de los salmones en España  (más tarde veremos el motivo de esta referencia a España)  aunque más largos y más hermosos a la vista. Y es cosa admirable , que nadie osa comer la carne de estos pescados, sino que los pescan  para sacarles unos huevos que tienen. Y son negros como los higos , y son muy sabrosos al gusto. Y es uno de los mayores regalos de aquella tierra"

Nuestro cronista estaba refiriéndose a los esturiones y aquellas huevas deliciosas era caviar. Curiosamente , los persas habían sido los primeros en consumir caviar en la Antigüedad, pero luego había caído su consumo en el olvido. En Rusia era  un producto dirigido a las clases altas y pronto volvería a extenderse su producción y consumo en Irán y hoy al caviar procedente del Mar Caspio  se le denomina Caviar Iraní. Llegan a Moscú en noviembre de 1599 y son recibidos por el zar Boris Godunov (hacia 1551 -1605). Boris había sido regente del Imperio Ruso desde la muerte de Iván IV el Terrible y el auténtico gobernante ante la desidia del hijo y sucesor de Iván, el zar Teodoro I(1557-1598) . Cuando Teodoro fallece en 1598 sin descendencia Boris se hace con el trono y se convierte en zar. Juan de Persia recordaba así el recibimiento que les  dieron a su llegada a Moscú  de la que escribe que salieron a recibirles  "nobles , todos grandes y titulados y señores de vasallos y caballeros de cuenta, me pareció que serían más de seis mil y para que nosotros entrásemos nos envió el rey doscientos cochecillos o literas" y cuenta como luego fueron alojados  en "unas casas muy principales a modo de una gran fortaleza y dejaron con  nosotros a trescientos hombres de guardia " La estancia en Moscú estuvo rodeada por el lujo y el confort  y eso ayudó a pasar mejor los cinco meses que permanecieron detenidos allí por el frío invierno ruso aunque también por la voluntad de Boris Godunov, que no veía con buenos ojos las intenciones de la embajada de proseguir  su camino en dirección a Polonia, enemigo de Rusia , por lo que insistió para que se dirigiesen hacia el norte para seguir el viaje por mar desde el puerto de Arcángel , a orillas del Mar Blanco , el único puerto ruso que había sido fundado por Iván el Terrible en 1583. El empeño de Boris es que se embarcasen allí hacia Inglaterra, con el interés oculto de que favorecieran los contactos comerciales entre Rusia e Inglaterra, porque  al zar no le interesaba demasiado enfrentarse con el Imperio Otomano.

Retrato del hermano pequeño de Anthony Shirley, Robert Shirley, que sería realizado en 1622 en Roma por el pintor flamenco Anton Van Dyck (1599-1641) . Robert se quedó en Persia  en la corte de Abbas como garantía para que la embajada regresara, por lo que también podríamos llamarlo rehén. Pero lo cierto es que Robert sabría ganarse la confianza de Abbás I y fue quién se encargaría de modernizar su ejército y su armamento siguiendo los modelos ingleses . Más tarde Abbás I le  enviaría a Europa al frente de nuevas embajadas en 1608 . Mañana conoceremos algo más de su historia que lo traería a España y asombraría a las cortes europeas por sus exóticas ropas orientales (Imagen procedente de  http://en.wikipedia.org)

 Cuando en la primavera de 1600 ya estaban listos para emprender el viaje no de ellos no les acompañaría. El agustino Nicolás de Melo había desaparecido sin que nadie supiera que había sido de él, bueno, tal vez no lo supieran pero si lo sospechaba, al menos Juan de Persia , que escribe "Sospechamos que don Antonio Shirley le despreció, porque cuando veníamos navegando  en las galeras por el río, lo tenía para matar en lo bajo de la galera en un camarote de donde lo sacamos los persianos. Decía el fraile que había emprestado al dicho don Antonio mil escudos y noventa diamantes pequeños, y que porque le pedía que le pagase, le quiso matar " Con estas sospechas y con la desaparición de Nicolás de Melo , la embajada dejó Moscú en la primavera de 1600 con dirección al puerto de Arcángel , que hasta entonces había permanecido bloqueado por el hielo durante casi medio año. A estas alturas del viaje Juan de Persia ya se había hecho su propia imagen de Anthony Shirley al que describe como un "hombre de gran ingenio, aunque pequeño de cuerpo, amigo de grandes ostentaciones,a costa de las rentas que no le dio propias la fortuna", es decir .un hombre astuto que estaba dispuesto a todo por enriquecerse. Pero el viaje proseguía y antes de llegar a Arcángel aún contemplarían algo asombroso, el sol de medianoche "Desde este lugar - escribe Juan de Persia -se nos acabó la noche , que nunca dejaba de ser día , porque en esta tierra el mes de marzo, abril y mayo , no hay noche, y otros  tres meses de invierno siempre es de noche sin alcanzar el día ." Y concluye "Por esta tierra , como se ve, en tantos grados, se nos hizo muy extraña esta manera de vivir, no anocheciendo jamás" Si hoy nos sigue sorprendiendo el Sol de medianoche imaginad como debía serlo para  hombres que nunca habían salido de Persia, acostumbrados al sol y el desierto. Y así llegaban al puerto de Arcángel ,listos para iniciar la siguiente etapa de su viaje que iba a llevarles a Holanda , aunque antes Shirley les daría otra desagradable sorpresa, pero eso lo veremos mañana en la segunda parte de las aventuras de Juan de Persia 

El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos