martes, 2 de julio de 2013

"ANTES DEL ANOCHECER". UNA HISTORIA DE AMOR Y TIEMPO

 
Viena en 1995, París en 2004 y Grecia en 2013. Tres países diferentes, dieciocho años de diferencia y unos mismos protagonistas, una historia que nos conduce a través de la vida de una pareja desde su primer encuentro en plena juventud en un lugar tan propicio al romanticismo como la bella ciudad de Viena, hasta la madurez , sobrepasado el listón de los cuarenta años en otro sitio no menos hermoso, la luminosa costa griega. En el año 1995 fui a ver una película que se estrenaba sin demasiada publicidad, parecía una de aquellas producciones europeas destinadas a pasar desapercibida y olvidada después de un rápido paso por los cines. Se titulaba "Antes del amanecer" y contaba la historia de una joven estudiante francesa, Céline, interpretada por la actriz francesa Julie Delply(1969), y otro joven norteamericano, Jesse, al que da vida el norteamericano Ethan Hawke(1970). Ambos se encuentran en un tren, ella regresa a París mientras que él concluye un viaje por Europa sin rumbo fijo y se bajará en Viena para tomar un vuelo de regreso a Estados Unidos. Céline viaja en la parte delantera del vagón, Jesse en la parte posterior, ambos leen un libro. Una pareja discute en alemán junto a Céline que decide cambiarse de lugar y se traslada a uno de los asientos de atrás, próximo a  Jesse. Se miran. Una sonrisa. Una pregunta ¿qué estas leyendo?, una invitación a tomar algo en el vagón restaurante, el comienzo de un diálogo brillante y una proposición de Jesse cuando se aproximan a Viena "Se me ha ocurrido una idea, una locura , pero si no te la suelto estoy seguro de que me obsesionara durante el resto de mi vida. No tengo ni idea de cual es tu situación pero siento que entre nosotros hay algo como química. Te propongo lo siguiente ¿qué tal si te bajas del tren conmigo y nos vamos juntos a explorar Viena?".

ANTES DEL AMANECER (1995)

Creo que la mejor forma de ilustrar este artículo es con algunas de mis escenas favoritas. Esta pertenece a "Antes del amanecer", casi al comienzo, cuando Céline y Jesse se acaban de conocer en el tren. Hablan y conectan de esa forma extraña en que a veces una persona a la que acabamos de conocer parece como si la conociéramos desde hace tiempo. Pero llegan a Viena donde Jesse tiene que bajarse. Hace una propuesta a Céline que cambiará la vida de ambos para siempre





Es el inicio de una conversación que va a prolongarse al menos durante dos décadas y que nos tiene fascinados a todos los que desde entonces acompañamos a Céline y Jesse en esta historia de amor desde el romántico idealismo de los veinte años hasta el amor no menos intenso pero con las cicatrices que va dejando la vida en las almas de sus protagonistas, con algunos de los diálogos más brillantes, divertidos, inteligentes y, sobre todo, personales y humanos , de las últimas décadas, desnudando los deseos, los sueños, las frustraciones , los miedos, los rencores, las dudas , todo aquello , en fin , que nos hace ser quienes somos. La primera de esta trilogía dirigida por Richard Linklater (1960) transcurre a lo largo de veinticuatro horas , un diálogo entre ambos jóvenes que nos van descubriendo sus sueños de juventud , sus temores y esperanzas en el futuro mientras nos llevan de paseo por las bellas calles de la capital austríaca. Algunas de las escenas más románticas que conservo en mi memoria cinematográfica se hallan vinculadas a esta película y en particular este diálogo de Céline y Jesse caminando por la noche por una pequeña y solitaria calle vienesa, cuando ella dice "Pero, amar a alguien y ser amada, realmente es importante para mi. Siempre me burlo de todo el asunto pero ¿todo lo que hacemos no es una manera de que nos amen un poco más" y termina con esta maravillosa definición de eso tan etéreo e indefinible que es el amor entre dos seres humanos "Creo que si existiera un Dios no estaría en ninguno de nosotros ni en ti ni en mí, sino en este pequeño espacio intermedio . Si existe alguna magia en este mundo , debe estar en el intento de comprender a alguien que comparte algo. Lo se, es casi imposible lograrlo, pero, ¿a quién le importan en realidad? La respuesta debe estar en el intento".

ANTES DEL AMANECER (1995)

Esta es la escena que os acabo de comentar un poco más arriba, la conversación entre Céline y Jesse sobre el amor y la vida en una pequeña y mágica calle vienesa, dos personas hablando sobre lo que buscan, sobre lo que esperan, sobre aquellas cosas que de verdad son importantes y a la que tan poco tiempo dedicamos en nuestras conversaciones cotidianas desplazados por otros temas que consideramos más urgentes.


 
Durante hora y media Céline y Jesse nos llevan a sus vidas, unas vidas que se han cruzado durante veinticuatro horas para separarse de nuevo justo al amanecer del nuevo día, pero como sucede con todas aquellas personas que son de verdad importantes para nosotros, esas horas se transforman en años en el recuerdo y cambiará sus vidas para siempre y , en cierto sentido, también la de los espectadores. ¿No somos mejores , no nos transformamos en una versión mejor de nosotros mismos cuando leemos un poema de Pablo Neruda, cuando nos dejamos llevar por la música de Mozart o por la contemplación de una pintura que nos conmueve? Pues aunque os pueda parecer exagerado  esta película tuvo esa capacidad de transformación conmigo, se convirtió en una de las películas de mi vida y creo que para muchas otras personas que entonces teníamos la misma edad de Céline y Jesse fue la película de una generación, la que nos hablaba sobre cosas que muchos pensamos pero a la que no sabemos poner palabras o al menos no tan brillantes como las de nuestros protagonistas. Envidio a los que aún no hayan visto "Antes del amanecer" porque tendrán la oportunidad de sumergirse por primera vez en esa historia de la que es imposible salir del cine sin sentirse enamorado de la vida y con una sonrisa de esperanza en el mañana, en el encuentro con alguien como Céline o Jesse . Pero la historia , por fortuna, no se detuvo en el momento en que Céline sube al tren para continuar viaje a París mientras Jesse vuela hacia los Estados Unidos. Ambos han hecho la promesa de verse de nuevo un año después en ese mismo día. Aunque les parezca mentira a mis lectores más jóvenes, entonces no había Facebook, ni Twitter, ni Sky, ni correo electrónico , apenas se utilizaban los móviles e Internet comenzaba a conocerse. Era un tiempo en que las cartas todavía eran una forma de comunicación y despedirte de alguien significaba no verle en mucho tiempo, o quizás para siempre.

"ANTES DEL AMANECER (1995)

Esta es otra de mis escenas preferidas. Céline y Jesse dan un paseo a orillas de Danubio, es de noche en Viena y se encuentran con un poeta vagabundo que en lugar de pedir dinero les pide una palabra para componer una poesía inspirada en ellos. "El engaño de soñar despierto. Limusinas en las pestañas. Oh niña, con tu bello rostro, derramas una lágrima en mi copa de vino. Mirando esos grandes ojos, veo lo que tú significas para mí. Soy un ángel engañado, soy un desfile de fantasía. Quiero que sepas lo que pienso. No quiero que tengas que adivinarlo nunca más. No tienes ni idea de dónde vengo. No tenemos ni idea de hacia dónde vamos. Lanzados a la vida, como ramas al río. Fluyendo en la corriente. Capturados por el presente. Te llevaré. Me llevarás. Y así es como debe ser. No me conoces. No me conoces, por ahora" ¿No es así el amor? 





Y como si apenas hubiera pasado un día pero transcurridos nueve años, en 2004 llegaba a los cines "Antes del atardecer" , cuando Jesse viaja a París para presentar su primera y exitosa novela en la que relata su encuentro con una chica en Viena, la historia de su amor con Céline , a la que no ha podido olvidar en todo ese tiempo aunque él se ha casado y tiene un hijo. Está firmando libros en una librería cuando de pronto se encuentra con Céline y como si acabaran de despedirse el día anterior retoman la conversación que se interrumpió nueve años atrás. Religión, familia, trabajo, sueños, las primeras frustraciones irán surgiendo en sus diálogos donde nos muestran una mirada más madura, tal vez algo más escéptica pero no menos llena de vida, de verdad, de la realidad de ese mundo de los sentimientos en el que todos en alguna ocasión nos hemos sentido perdidos, extraviados como un niño. La vida son elecciones y cada elección conlleva una renuncia a otros caminos , a otras versiones diferentes de nosotros mismos que nos conducen a preguntarnos ¿qué habría sucedido si...?¿cómo sería mi vida si...? a preguntarnos si hicimos bien o nos equivocamos. Si en la primera parte recorrimos de su mano Viena, en "Antes del atardecer" nos conducirán por las calles de París y he guardado en la memoria dos escenas. Una de ellas es la de un diálogo de Jesse y Céline a bordo de un pequeño barco que recorre el Sena cuando Jesse le cuenta que escribir aquel libro era una forma de recuperar su historia de amor en Viena, de confirmar que aquello no era fruto de su imaginación, que había sido real.

ANTES DEL ATARDECER (2004)

Esta es la escena que os comentaba, Céline y Jesse navegando por el Sena y reflexionando sobre el amor y la vida  , la importancia de no perdernos esos pequeños detalles que a veces son los más importantes. Ambos recuerdan la noche mágica de nueve años atrás  que para ellos sigue pareciendo que fue la noche antes.




Céline le responde  con estas palabras  con las que personalmente me siento identificado y que por eso quería compartir con vosotros "La mayoría de personas, cuando tienen una aventura o una relación larga y rompen , la olvidan, pasan a otra cosa y la olvidan como si nada hubiera pasado. Yo jamás he olvidado a nadie con quién he compartido algo. Porque cada persona tiene sus cualidades propias , no se puede reemplazar a nadie , lo que se pierde , se pierde. " Recuerda como  cuando era una niña se detenía constantemente en su camino a la escuela "me entretenía mirando caer las castañas de los árboles, como rodaban por la acera, o en las hormigas cruzando la calle, el modo en que una hoja proyectaba su sombra sobre un tronco. Los detalles. Lo mismo me ocurre con las personas. Necesito los pequeños detalles , son el reflejo de cada uno de nosotros , es lo que echo de menos constantemente. Por eso no se puede reemplazar a nadie, porque todos estamos hechos de pequeños y preciosos detalles " ¿No es eso lo que todos recordamos de las personas que hemos amado en nuestra vida? La forma particular de sonreír, la manera en que se colocaba el pelo antes de decir algo, el gracioso gesto con la nariz cuando algo la enojaba, detalles que nos traen a la memoria el recuerdo de las personas que han pasado por nuestra vida para quedarse para siempre, tal vez no físicamente, tal vez incluso apenas estuvieron con nosotros unas horas o unos días entre las miles de horas que constituyen nuestras existencias, pero sin las que no se entiende nuestra propia vida, quienes somos, de ahí lo difícil que es conocer a una persona, porque aquellas cosas que a los ojos de un extraño pueden carecer de importancia en nuestras vidas, para la propia persona son la piedra angular sobre la que gira su mundo.

ANTES DEL ATARDECER (2004)

El momento más romántico e intenso , para mi, de "Antes del Atardecer" tiene lugar cuando la película se acerca a su final. Céline y Jesse han ido al apartamento de ella a tomar un café antes de que él tenga que irse al aeropuerto. Otra vez sus caminos se separarán, pero antes Jesse la pide que le cante una canción. Es un Vals. Un vals que habla de una noche muy especial. "A Waltz for a Night"

 

La otra escena que conservo en mi recuerdo de "Antes del atardecer" es la sencilla y preciosa canción compuesta por Céline y que le toca a Jesse a la guitarra mientras están en el apartamento de ella en París, unas horas antes de que, una vez más, sus destinos se vuelvan a separar cuando Jesse regrese a Estados Unidos como nueve años antes. La canción se titula "Un Vals para una noche" y en ella Céline recuerda una noche que cambió su vida "Déjame cantarte un vals, salido de ningún lugar, salido de mis pensamientos. Tu fuiste para mi esa noche, todo lo que soñé en mi vida. Pero ahora te has ido. Tu estás lejos. Fue tal vez para ti sólo cosa de una noche, pero tu fuiste para mi mucho más. Yo sólo quería otra oportunidad. Yo sólo quería otra noche. Nunca olvidaré esta cosa de una noche. Aún mañana en otros brazos , mi corazón permanecerá tuyo hasta que me muera .Déjame cantarte un vals , salido de ninguna parte, salido de mi tristeza" Creo que los que en aquel momento estábamos en el cine deseábamos que Jesse estrechara a Céline en sus brazos , que uniesen unas vidas que habían quedado ligadas nueve años atrás. ¿No es increíble como una historia que eres consciente que no es más que ficción se transforma en algo real, que te implica , que te hace sufrir, reír, emocionarte? Esa es la magia de toda creación artística que contiene verdad en su interior , con el poder de descubrir otra verdad en nosotros. Hace pocos días leía una frase de un escultor español , Jaime Plensa , que decía sobre la escultura y el arte en general  "Una escultura es como una botella que lanzas al mar con un mensaje dentro que no sabes a quién le llegará" y así sucede con las historias que leemos en los libros o que vemos en el cine, son mensajes lanzados en una botella por sus creadores y que en ocasiones llegan hasta el corazón, en el momento oportuno, cuando estamos preparados para entender su mensaje.

ANTES DEL ANOCHECER (2013)

Es el único tráiler que he encontrado en castellano de "Antes del anochecer" que, por fortuna, parece que no será la última y dentro de nueve años seguiremos acompañando a Céline y Jesse. Es curiosa la sensación al entrar en el cine para verla, porque sientes ilusión pero también temor ante lo que verás, temor a que defraude tus expectativas y empañe el recuerdo de las anteriores películas y también temor al paso del tiempo, porque vas recorriendo con ellos la vida. Pero ninguno de esos temores se ven justificados cuando la ves, vuelves a sumergirte en su historia y a sentirte al lado de dos personas que de alguna forma se han convertido en unos amigos más en tu camino por la vida. 



 
El final de "Antes del atardecer"  nos dejaba pensando lo que hace más de un siglo decía Oscar Wilde "Para la mayoría de nosotros, la vida verdadera es la vida que no llevamos.", porque aunque la vida de Céline y Jesse por separado era objetivamente buena, durante toda la película sobrevuela la sensación de que cuando están separados se sienten incompletos, pero la película terminaba y dejaba nuestras preguntas sin respuesta hasta nueve años después . Ahora se estrena "Antes del anochecer" y nos encontramos a Céline y Jesse pasados los cuarenta años, y por primera vez no se trata de un reencuentro porque ahora están juntos. No quiero contar más sobre "Antes del anochecer", porque si alguien de los que me lee no la ha visto o incluso no ha visto ninguna de las películas de la trilogía, sería desvelarles demasiado de su historia. Tampoco es necesario decir mucho sobre ella para los que venimos siguiendo a esta pareja desde hace casi dos décadas, a estos seres de ficción que ya forman parte de nuestras vidas , cuyas palabras hemos incorporado a nuestras propias conversaciones y habitan en nuestra memoria, simplemente nos dejaremos llevar de nuevo por sus diálogos, que en esa ocasión nos llevaran hasta la luminosa costa griega. Sólo os adelanto que en esta ocasión el romanticismo se transforma en algo menos idílico e idealista que en las películas anteriores, la realidad ,con sus tonos grises y oscuros, irrumpe en la historia , aunque eso no signifique que su amor sea menos intenso. Como dice Julie Delpy "Si veo a una pareja demasiado perfecta, hay algo que no me cuadra. Cuando veo a la gente discutir y tener problemas, siempre pienso "Esta es una pareja de verdad"".


Cartel en España de "Antes del anochecer". Aunque en la publicidad se anuncia como "hilarante" y "la mejor de la trilogía" creo que no son las formas más acertadas de definirla. No es hilarante, porque pienso que no es una historia para reírse, sino para sonreír , que son cosas diferentes, y también para pensar , para sentir la vida que palpita en sus diálogos y en la historia de Céline y Jesse , y tampoco la definiría como la mejor de la trilogía porque creo que las tres películas se complementan unas a otras , construyen la vida de sus dos protagonistas y no podríamos prescindir de ninguna de ellas sin que las demás perdieran parte de su significado. Sin efectos especiales, sin explosiones, sin violencia, sin persecuciones, sin robots ni naves espaciales, con apenas seis o siete escenarios, con una escena inicial de casi un cuarto de hora en el automóvil que les lleva desde el aeropuerto hasta una casa en el campo y en el que nos resumen sus últimos nueve años sin que apenas nos demos cuenta de ello, "Antes del anochecer" como sus otras dos predecesoras, nos recuerdan lo grande que puede llegar a ser el cine , ese que no sólo entretiene sino que atrapa la vida en sus imágenes (Imagen procedente de http://www.elseptimoarte.net ) 

Ethan Hawke añade sobre esta nueva entrega de la historia de Céline y Jesse "Necesitábamos abordar aspectos más conflictivos y penosos de la vida diaria, tratar lo que significa conseguir lo que deseas y lo que haces cuando sigues sintiendo que quieres conseguir lo que ya has conseguido" Así de complejos somos los seres humanos, unos eternos insatisfechos a los que siempre nos queda algo por lograr, por perfeccionar, para poder ser realmente felices, pero tal vez es esta aparente insatisfacción lo que nos hace vivir con más intensidad, lo que nos hace sentirnos vivos. Soñamos con una existencia feliz, sin sobresaltos, sin problemas, sin discusiones, como si se tratara de una especie de paraíso pero ¿de verdad queremos vivir en el paraíso?¿aspiramos a una existencia de dicha plena donde nada alterará nuestra tranquilidad? ¿Cuánto tiempo podríamos resistirla sin aburrirnos, sin querer emoción, pasión, aventuras? Decía el poeta alemán Adelbert von Chamisso "¿No vive el amor de dolores , y la vida de amor?"  En "Antes del anochecer" su director Richard Linklater y la pareja protagonista, Julie Delpy y Ethan Hawke, nos muestran algo que en muy pocas ocasiones vemos en el cine y que forma parte de la realidad de la vida de millones de personas. En este caso yo hablo de oídas, porque nunca he vivido en pareja , pero creo que no hace falta haberlo hecho para entender los sentimientos y su evolución a lo largo de los años de relación entre dos personas. ¿Podemos estar enamorados toda la vida? Creo que la respuesta es no, no podemos experimentar durante treinta, veinte , ni siquiera diez años, la pasión del enamoramiento, pero sí podemos amar toda la vida a una misma persona .

TRAILER DE ANTES DEL AMANECER (1995)

Para aquellos que no la han visto y si las escenas que he puesto antes no les han animado ya, el tráiler de "Antes del amanecer" tiene algunas de las frases más brillantes de la película. Si no la habéis visto seguro que cuando lo hagáis no la olvidaréis y para los que ya la conocemos, creo que, al menos a mi me sucede, nunca nos cansamos de recuperar el encuentro de Céline y Jesse




 
Cuando estamos enamorados no somos conscientes de los defectos de la otra persona, estamos ante lo que el escritor francés Stendhal llamaba en su obra "Del amor" la cristalización del amor  y que definía así "Lo que yo llamo cristalización es la operación del espíritu que en todo suceso y en toda circunstancia descubre nuevas perfecciones del objeto amado" y pone como ejemplo como incluso rompernos un brazo puede ser algo dichoso "Que delicia recibir los cuidados de una mujer amada. Estar siempre con ella, viendo incesantemente las manifestaciones de su amor , nos haría casi olvidar el sufrimiento. En una palabra , basta pensar en una perfección para atribuírsela a la mujer amada" ¿Quién no ha sentido esto en alguna ocasión? Creo que todos los que nos hemos enamorado en algún momento de nuestras vidas hemos pasado por esta etapa de la cristalización del amor, de ver en la persona amada todas las virtudes y ninguno de sus defectos. Pero el amor, ese que se escribe con letras mayúsculas, el que mantiene unidas a dos personas a lo largo de su vida, es aquel que es consciente de los defectos de la otra persona, es el que discute, el que se hace reproches, el que muestra su insatisfacción, porque forma parte de la naturaleza del ser humano esa insatisfacción, pero al mismo tiempo nos hace conscientes de lo gris, solitaria y fría que sería la vida sin tener a esa persona a la que amamos a nuestro lado. Tal vez por eso dice Julie Delpy que "La película le parecerá romántica a quién haya mantenido una relación prolongada de pareja , y no tanto a quíen no haya pasado por esa experiencia" La vida no es perfecta, como tanto lo es la relación de Célie y Jesse, pero no por ello, o quizás gracias a ello, deja de ser hermosa, como también lo es la historia de los protagonistas de "Antes del anochecer".

ANTES DEL AMANECER (1995)

Los diálogos son la mejor presentación de las tres películas, pero también tiene imágenes que por sí solas valen por mil palabras. ¿Se puede decir más con dos personas escuchando un disco el uno junto al otro pero sin hablar ? 



Y ahora esperaremos otros nueve años, para seguir compartiendo sus vidas al tiempo que nosotros evolucionamos con ellos. ¿Somos los mismos que conocimos a Céline y Jesse en 1995? Los años nos cambian y, sin embargo, en esencia, seguimos siendo los mismos. ¿Quién puede definir al ser humano?¿Quién puede explicar el amor? Quizás no exista para ser explicado sino para ser vivido, pero en esta maravillosa historia nos acercamos mucho a entender el sentimiento más profundo e importante de nuestra existencia junto con ese otro concepto que marca nuestro paso por el mundo, el transcurso del tiempo , como cuenta el poema de Wystan Hugh Auden que Jesse recita casi al final de "Antes del amanecer", con Céline apoyando su cabeza en su regazo mientras el alba despunta en Viena , anunciando el final de una noche mágica "Todos los relojes de la ciudad comenzaron a vibrar y sonar . No dejes que el tiempo te engañe , no lo puedes conquistar. En inquietud y preocupaciones , vagamente la vida se desgrana. Y el tiempo seguirá reinando , hoy o mañana" Tal vez el amor sea nuestra forma de rebelarnos contra ese tiempo inexorable, lo que permanece inmutable mientras todo lo que hay alrededor se va transformando, o tal vez no lo sea ¿quién tiene la respuesta?¿lo mata la costumbre, la seguridad, la rutina? Céline dice en "Antes del Amanecer" "Creo que realmente puedo enamorarme cuando se todo sobre alguien, la manera en que se peinará, qué camisa se pondrá ese día, exactamente que historia contará en una situación dada . Es cuando se que estoy realmente enamorada" Personalmente me parece una descripción muy hermosa de ese amor que en alguna ocasión he visto en parejas que llevan juntas durante décadas, esos Céline y Jesse que han vivido su propia historia de amor. Y aquí cierro este artículo no sin invitaros a que veáis "Antes del Anochecer" y sus dos hermosas compañeras, porque entraréis en un mundo mágico y real al tiempo que formará parte para siempre de vuestra memoria .Afortunados los que ya tengáis en vuestra vida a una Céline o un Jesse y para los que aún realizamos esta singladura en solitario, ¿quién sabe si el destino nos depara una noche mágica en Viena que cambiará nuestras vidas? Alguien a quién podamos cantar  como Céline "Aún mañana en otros brazos, mi corazón permanecerá tuyo hasta que me muera".

ANTES DEL AMANECER (1995)

Y para despedir este artículo dedicado a tres de mis películas favoritas, de esas que al verlas de nuevo te conmueven como la primera vez, quiero cerrarlo con otras dos de mis escenas favoritas. El primer beso de Céline y Jesse y una de las escenas finales de "Antes del amanecer" , cuando Jesse recita los versos de Auden que os escribía un poco más arriba y ella se fija en algo que estará presente en las siguientes dos películas. El reflejo rojizo de la barba de Jesse. Los detalles , como dice Céline, son los que hacen irrepetibles a las personas

ESCENA DEL PRIMER BESO (ANTES DEL AMANECER -1995)

 
 
 
ESCENA DEL POEMA DE AUDEN (ANTES DEL AMANECER-1995)
 
 
 

 

 
 
 
 
 

 
 


 
Famosos