viernes, 21 de junio de 2013

LAS ISLAS CANARIAS: DESDE EL MITO A LA CONQUISTA (TERCERA PARTE)

 
Detenía ayer la narración de esta historia sobre la conquista de las islas Canarias en el momento en que el normando Jean de Béthencourt(1362- hacia 1425) abandonaba definitivamente el archipiélago entre el año 1411 y el 1412.  Béthencourt había conquistado Lanzarote y Fuerteventura  en colaboración con su compañero de aventuras, el aristócrata francés Gadifer de la Salle (1340-1415), entre 1402 y 1405 y luego, ya en solitario, la isla de El Hierro , aunque no había podido someter ni Gran Canaria ni La Palma donde fue rechazado por la feroz oposición de los pueblos que los habitaban, los Canari en Gran Canaria , y los auaritasen La Palma. Vimos como había obtenido el señorío sobre las islas de manos del rey de Castilla, Enrique III (1379-1406), que le nombró  Señor de las Islas de Canaria. Al marcharse dejaba el gobierno de las islas en manos de su sobrino Maciot de Béthencourt (1390-1455), que se habría casado con la princesa Teguise(1400-1491), la hija del último rey de Lanzarote, Guadarfia. Hoy Costa Teguise es uno de los centros turísticos más importantes de la isla. Maciot trata de someter a la isla de La Gomera pero no tiene éxito en su intento y es rechazado . Parece que en estos años la forma de actuar de Maciot no gustó a la corona de Castilla y en 1414 la regente del reino, Catalina de Lancáster (1383-1418), que gobernaba Castilla durante la minoría de edad de su hijo y rey Juan II de Castilla(1405-1454) , ordena que tres naves viajen hasta las islas para controlar la actuación de Maciot que seguía vendiendo a los que ahora eran sus vasallos como esclavos.
 
Finalmente,  en 1418, y de acuerdo con su tío Jean de Béthencourt, que se encontraba en Francia, vendió los derechos de aquellas tierras y también los derechos de conquista sobre el resto de islas  , y después de varias operaciones en las que parece que trató de vendérselas hasta a tres personas al mismo tiempo, acaban en manos del noble castellano Enrique Pérez de Guzmán y Castilla (1391-1436), segundo conde de Niebla. Años más tarde las islas conquistadas y el derecho de conquista de las islas que aún permanecían libres pasaría a manos de otro miembro de la nobleza castellana, Hernán Peraza el Viejo (fechas de vida y muerte desconocidas) , que en 1445 emprenderá la conquista de una nueva isla del archipiélago, La Gomera, habitada por el pueblo gomero que daba su nombre a la isla.  Parece que la pequeña isla fue ocupada en un primer momento sin uso de la violencia y los habitantes aceptaron la presencia de los castellanos , aunque durante la segunda mitad del siglo XV protagonizarían diversas rebeliones cada vez que las autoridades adoptaban una ley que les parecía injusta. El hijo de Hernán Peraza, Guillén Peraza, zarparía de La Gomera para intentar la conquista de La Palma, el hogar de los indómitos auaritas que ya habían rechazado casi medio siglo antes a Jean de Béthencourt.  Tampoco Guillén logró derrotar a los auaritas y además halló la muerte combatiendo contra ellos, con lo que se convertía en el primero de los comandantes que habían combatido en Canarias en caer en el campo de batalla frente a los pueblos aborígenes. Los derechos sobre las Canarias , muerto Hernán Peraza y su hijo Guillén Peraza, pasaba a  la hermana pequeña de Guillén, Inés Peraza (hacia 1420-1503)

DOCUMENTAL SOBRE TENERIFE, LA PALMA, LA GOMERA Y EL HIERRO

En esta última parte de la conquista de las islas Canarias las protagonistas serán las islas más occidentales del archipiélago, Tenerife, La Palma, La Gomera y El Hierro. En este documental de Televisión Española se hace un bello recorrido histórico y geográfico por los escenarios que hoy protagonizan este relato , la historia del fin de una cultura, la de los primeros habitantes del archipiélago canario

 
 
Estaba casada con el hidalgo castellano Diego de Herrera (1417-1485) con quién tuvo cinco hijos y ella se convertiría en la señora de Lanzarote hasta su muerte en 1503. Mientras, en la Península el matrimonio de los reyes Isabel I de Castilla (1451-1504) y Fernando II de Aragón (1452-1516), conocidos más como los Reyes Católicos, unificaba los reinos peninsulares excepto el Reino de Granada, que seguía en manos de los musulmanes y el Reino de Navarra que conservaba su independencia. Los Reyes Católicos tratan de hacerse con los derechos de conquista de las islas que aún quedaban por ocupar , Tenerife, Gran Canaria y La Palma , que eran también las más pobladas y las que parecían ofrecer una mayor rentabilidad económica. Diego de Herrera había tratado de establecerse en Tenerife hacia 1464 pero tampoco tuvo éxito y fue rechazado por los guanches, habitantes de la isla, aunque parece que podrían haber llegado a un acuerdo para permitirle un asentamiento si bien sobre ello he encontrado diferentes versiones. Lo cierto es que finalmente los Reyes Católicos llegaron en 1477 a un acuerdo con Diego de Herrera e Ines de Peraza, y les compraron los derechos de las islas que aún estaban pendientes de ser conquistadas entregándoles a cambio "cinco cuentos de maravedís en contado por los gastos, y el título de conde de la Gomera con el Hierro, y él y su mujer doña Inés Peraza renunciaron todo el derecho y acción que tenían a las otras islas" según relata el cronista que también lo sería de las conquistas de México, Francisco López de Gómara (1511- hacia 1565)


Mapa actual de Gran Canaria, a la que se la ha atribuido el nombre indígena de Tamerán que se ha traducido de dos formas, como "Tierra de las Palmas" o "Tierra de valientes" aunque no sabemos con certeza si este era su nombre como tampoco está claro el origen de su nombre actual, Gran Canaria, aunque una de las versiones más difundidas es atribuirlo a la crónica francesa "Le Canarien" escrita entre 1405 y 1420,  donde se relataba el desarrollo de la expedición del normando Jean de Béthencourt, conquistador de Fuerteventura y Lanzarote, y donde ya se menciona a la isla con ese nombre tal vez porque creían erróneamente que era la más grande del archipiélago aunque es Tenerife la isla de mayores dimensiones.. En el extremo norte podéis ver el emplazamiento de su capital, Las Palmas de Gran Canaria, donde el 24 de junio de 1478 desembarcaba Juan Rejón y fundaba el fuerte de Real de las Palmas , donde luego se construiría la que hoy es la capital de la isla. Era el comienzo de la conquista de Gran Canaria y el fin de la independencia del pueblo canarii (Imagen procedente de http://unviajeporlasislas.blogspot.com )
 
 Un año después , en 1478, se organiza una expedición para ocupar Gran Canarias, pero no iba a ser una aventura sencilla. Los Reyes Católicos tenían prisa en ocupar todo el archipiélago porque Portugal también se hallaba interesado y temían que lograran asentarse en alguna de las que permanecían en manos de los aborígenes.  Al frente de la armada castellana compuesta por tres naves y seiscientos hombres iba el capitán aragonés Juan Rejón , zarpando el 28 de mayo de 1478 del Puerto de Santa María y desembarca en Gran Canaria menos de un mes después, el 24 de junio. Ese mismo día establece un campamento para que le sirva como base de la conquista al que da el nombre de Real de las Palmas que con el tiempo se convertiría en la actual capital de Gran Canaria, Las Palmas de Gran Canaria. Pocos días después libra un combate con los Canarii a los que derrota permitiéndole asegurar su dominio sobre una parte del norte de la isla.  En aquel momento el rey de los canarii era   Thenesor Semidán  que gobernaba sobre el Guanartemato de Gáldar . Recordemos que los Guanartemes era el título de los reyes entre los canarii de la misma forma que los Menceyes eran los reyes de los guanches en la vecina Tenerife. Pero de momento no iba a ser Thenesor el problema para Juan Rejón sino uno de sus compañeros de expedición, el representante del obispo de Rubicón (en Lanzarote), el deán Bermúdez. El enfrentamiento entre los dos hombres llega a ser tan grave que los Reyes Católicos deciden nombrar otro gobernador, Pedro de Algaba, que al llegar a Gran Canaria lo primero que hace es encadenar a Juan Rejón y mandarlo a la Península.

File:Guanartemato de Galdar.GIF
La isla de Gran Canaria estaba dividida en dos reinos , denominados Guanartematos, y sus reyes era los Guanartemes. La isla  estaba dividida en los Guanartematos  de Telde (en color verde claro en el mapa) y de Gáldar(en color verde oscuro). La línea divisoria entre los dos guanartematos se cree que estaba marcada por el Barranco de Guiniguada, que  recorre a lo largo de 22 kilómetros la isla hasta la costa, norte, mientras que hacia el sur haría la misma función el barranco de Arguineguín. Sería justo al lado del lugar donde el Barranco de Guiniguada confluye con la costa donde desembarcaría Juan Rejón , fundando el Real de Las Palmas el 24 de junio de 1478 y donde poco después derrotaría a los canarii en la Batalla de Guiniguada que le dio el control de gran parte del norte de la isla . En la sociedad canarii , además del guanarteme también jugaba un papel importante el Faicán o sacerdote y un consejo militar denominado sábor donde se reunían los capitanes o guayres . En cuanto a la palabra Guanarteme significa "Hijo del soberano" y era el título que ostentaba el padre de Thenesor Semidán, Tagohorcer Semidán , que habría unificado la isla bajo su poder, aunque luego dividió la isla entre sus dos hijos , el propio Thenesor Semidán y Bentaguaire, pero una guerra enfrentó a los dos hermanos. Thenesor Semidán habría obtenido la victoria y era quién gobernaba la isla cuando llegaron los españoles en 1478, aunque seguía dividida en dos guanartematos (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )

 
Mientras, los canarii resistían en el interior de la isla, aprovechándose de la división de los castellanos . Rejón logra rehabilitarse en Castilla y después de ser liberado regresa a Gran Canaria , detiene a Pedro de Algaba al que hace decapitar y envía al destierro al deán Bermúdez aunque los Reyes Católicos no le habían dado autoridad para realizar ninguna de aquellas acciones. Cuando se disponía a continuar con la conquista de Gran Canaria se encontró con que los monarcas habían nombrado a  un nuevo gobernador,  Pedro de Vera  y Rejón regresa de nuevo a la Península. No sería la última vez que Rejón estuvo en Canarias porque regresaría de nuevo con el derecho otorgado por los reyes de conquistar Tenerife y La Palma, pero una tormenta desvía el rumbo de sus naves que terminan en La Gomera. La isla se hallaba parcialmente controlada por Hernán de Peraza (1460-1488), el hijo de Inés de Peraza y Diego de Herrera, herederos a su vez de Hernán de Peraza el Viejo que vimos que había sido quién entre 1445 y 1447 había ocupado La Gomera. Pero el recibimiento de Hernán de Peraza no fue pacífico porque temía que  Rejón tratara de ocupar la isla despojándole a él del poder por lo que ordenó atacarles y en la refriega Rejón encontró la muerte. Como veis los españoles luchaban casi tanto entre ellos como contra los isleños. Mientras, en Gran Canaria el nuevo gobernador Pedro de Vera se dispone a proseguir la conquista de la isla y para ello decide dirigirse contra el líder más destacado de la resistencia , Doramas, que no formaba parte de la realeza de los canarii sino que era un plebeyo pero que ya había infligido una derrota a los castellanos y contaba con el total apoyo de su rey, el guanarteme Themisor Semidan.

File:Monumento a Doramas Arucas.jpg
Monumento dedicado a Doramas , que había nacido en el Guarnartemato de Telde . No pertenecía a la realeza sino que procedía del pueblo llano . Ambas clases sociales se distinguían con facilidad en su aspecto físico porque mientras los nobles llevaban el cabello largo los plebeyos como Doramos tenían que llevarlo corto. Era un hombre que se haría célebre a pesar de su origen humilde por su valor y audacia en el combat. Hasta tal extremo llegó su prestigio que tras la muerte del guanarteme de Telde, hermano de Thenisor Semidán,   Doramas se hizo con el poder aunque tenía que enfrentarse a la oposición de los nobles y los guayres (capitanes) del guanartemato de Telde. Fue entonces cuando Thenisor Semidán aprovechó la oportunidad mediando entre las tropas de Doramas y la de los guayres que se oponían a él, logrando unificar la isla bajo su único mando y contentando a Doramas ofreciéndole ser uno de sus guayres. Esa era la situación cuando desembarcaron los españoles, con Thenisor Semidán como único soberano y Doramas como el principal capitán y hombre de confianza de Semidán. Fue Doramas el principal impulsor de la resistencia , pero según cuenta la leyenda sobre su muerte , fue asesinado a traición cuando retó a un combate singular al más valiente de los soldados españoles, un cordobés llamado Juan de Hoces. Doramas proponía que aquella lucha pusiera punto final a la guerra evitando más muertes inútiles a lo que los españoles aceptaron. Doramas acabó con la vida de Juan de Hoces, pero los conquistadores no estaban dispuestos a aceptar aquel resultado, le atacaron y después de luchar con valor una lanza le atravesó por la espalda. Doramas aún habría tenido tiempo de dar muerte a quién le había clavado a traición aquella lanza pero en ese momento fue Pedro de Vera, el gobernador enviado por los Reyes Católicos, quién le clavó otra lanza en el costado causándole la muerte. Cuenta la leyenda que antes de morir el bravo guayre tuvo tiempo de decir a quién le había dado muerte "No eres tú quien me ha matado, sino ese perro traidor que me atacó por la espalda".   No sabemos si su muerte fue tal y como la ha conservado la tradición oral, pero con su muerte perdían los canarios a su principal líder militar (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )
 
Pedro de Vera avanzó con sus hombres y libra contra Doramas y sus seguidores la Batalla  de Arucas que acaba con la derrota de los canarii y la muerte del propio Doramas. La tradición oral recoge un relato en el que Doramas , sabiendo la proximidad de los españoles, habría retado a que el mejor soldado de los conquistadores le retara en un duelo singular para poner fin a la guerra. El reto fue aceptado por los españoles que escogieron a su mejor soldado, al que Doramas venció. Los españoles, sorprendidos por el resultado, no respetaron las reglas del combate y se lanzaron contra Doramas que habría muerto atravesado por una lanza por la espalda. Fuera así o no lo cierto es que Doramas fue decapitado y su cabeza exhibida como escarmiento al tiempo que Themisor Semidan era capturado por el futuro protagonista de la conquista de La Palma y Tenerife, Alonso Fernández de Lugo (1456-1525). Semidan viaja ese mismo año a la Península  donde firmará con el rey Fernando el Católico la Carta de Calatayud  el 30 de mayo de 1481 , un pacto de estado entre lo que se denominaba Reino de Canarias, aunque en realidad era sólo el territorio de Gran Canaria que se hallaba bajo soberanía de Semidan, y los Reyes Católicos. En virtud de este documento los canarios reconocían la soberanía de España y se incorporaban a su territorio a cambio del respeto a la cultura, las tradiciones y la libertad de los canarios. Además también recibe el bautismo y adopta el nombre de Fernando de Guanarteme, ya que fue bautizado el día de San Fernando. Sin embargo, no todos los canarios entendieron el acuerdo de Semidan, considerándolo un traidor, aunque probablemente lo que trató Semidan fue lograr la mayor independencia posible para su gente sabiendo que la guerra estaba perdida a largo plazo.

Monumento dedicado a Thenisor Semidán o Fernando de Guanarteme, el nombre con el que fue bautizado el 30 de mayo de 1481, situado en la localidad de Gáldar. Para unos fue un traidor a su pueblo que entregó la isla a los Reyes Católicos para conservar su poder, para otros un soberano responsable que buscó el menor mal posible para su pueblo logrando un acuerdo pacífico con un enemigo al que sabía superior y del que no tenían medios para poder ofrecer una resistencia eficaz a largo plazo . Posteriormente Thenisor Semidán colaboraría con los españoles en la conquista de Tenerife y es allí donde aún hoy se halla su tumba en la localidad de San Cristóbal de La Laguna (Imagen procedente de http://www.gevic.net )  
 
La princesa Guayarmina Semidán , pariente de Semidán, unió sus fuerzas a otro líder guerrero canario, Bentejuí, que además podría ser sobrino de Semidán,  y tratan de ofrecer una última resistencia en la zona montañosa del interior de la isla. El 23 de abril de 1483 Themisor Semidán se reune con ambos para tratar de detener la rebelión y evitar más muertes . Guayarmina decide entregarse, pero Bentejuí ,antes de entregarse, decide arrojarse por un barranco mientras gritaba "Atis Tirma" de la que he encontrado diferentes significados , desde "Viva la Montaña Sagrada" a "Por mi tierra" o "Libertad" y no me atrevo a pronunciarme por ninguno de ellos. Pero aquel día terminó la resistencia de Gran Canaria que quedó definitivamente bajo soberanía española. Cinco años después en La Gomera se producía una gran rebelión de los gomeros , cansados del comportamiento despótico de Hernán  Peraza el Joven , que fue capturado por el guerrero gomero Hautacuperche , que le decapitó y pusieron bajo asedio a la esposa de Hernán, Beatriz de Bobadilla (1462-1501). Pero el gobernador de Gran Canaria, Pedro de Vera, llegó en socorro de Beatriz de Bobadilla  lo que hace que los gomeros huyan a las zonas altas de la isla. Pedro de Vera amenaza con acabar con la vida de todos aquellos que no acudan al funeral de Hernán Peraza pero indultaría a los que acudieran. Mal hicieron los isleños que confiaron en la palabra de Vera, porque los que acudieron al funeral fueron capturados y lo mismo haría con la mayoría de los que se escondían en las cumbres de la isla. Llega a dictar la muerte de todo habitante de la isla que tuviera más de quince años, aunque la orden, por fortuna, no se cumple del todo aunque muchos murieron y otros fueron deportados como esclavos.

File:Escultura de Bentejuí y Tazarte saltando del roque de Ansite antes de ser apresados por los conquistadores..jpg
Este dramático monumento refleja el momento en que  Bentejuí, el líder militar que mantuvo la resistencia contra los españoles desde 1481 hasta 1483 junto a la princesa Guayarmina Semidán  después de la firma de la Carta de Calatayud  por Thenisor Semidán que suponía el fin de la independencia de Gran Canaria, se lanza desde lo alto del barranco de Atis Tirma prefiriendo la muerte antes que someterse a sus conquistadores. Ya antes de aquel hecho Thenisor Semidán había tratado de convencerle para que abandonase la resistencia a los españoles, pero Bentejuí le había respondido "Déjanos morir en honra... Canarias existe: mírala en pie sobre estos roques" La muerte de Bentejuí fue el final de la resistencia en la isla y de la independencia de Gran Canaria (Imagen http://commons.wikimedia.org )
 
Lanzarote, Fuerteventura, El Hierro , Gran Canaria y La Gomera ya estaban en poder de los españoles y sólo conservaban su independencia La Palma y Tenerife. Los esfuerzos de los Reyes Católicios estaban dirigidos ahora a la conquista del Reino de Granada , el último territorio musulmán en la Península, lo que dio un pequeño respiro a los isleños ,pero Granada cae en 1492 y los Reyes Católicos conceden a Alonso Fernández de Lugo, el mismo noble castellano que había capturado al rey de los canarios, Themisor Semidán, el derecho de conquista sobre La Palma y Tenerife. El historiador canario de siglo XVII Juan Núñez de la Peña(1641-1721) escribe en su obra "Historia de las Canarias" sobre la conquista de las islas publicada en 1676 que Conseguida esta merced (se refiere a la autorización para la conquista de Tenerife y La Palma concedida por los monarcas) por Dn. Alonso Fernández de Lugo, habló a algunos caballeros poderosos de España si querían ayudarle en la conquista, que partiría con ellos de las presas de ganado y cautivos que se hiciese y entrarían en parte según el caudal con que cada uno entrase.../... A la fama de la conquista se alistaron muchos soldados y se allegaron muchos nobles sin interés de paga y deudos suyos; y algunos que tenían parientes de los primeros conquistadores que habían ido a Lanzarote y Fuerteventura y demás islas con Bethencourt. Pasaron el general y sus capitanes y soldados a Cádiz, en donde estaban prevenidos dos navíos para el viaje. Salieron del puerto y aportaron a la isla de Gran Canaria; y dando cuenta a las demás islas conquistadas para si le querían ayudar, algunos vinieron en su compañía con mucha voluntad de que todas las islas estuviesen de católicos y a la obediencia de los Reyes de Castilla."

http://anna-sebas.org/genealogia/familiaherrerosgalan/images/ea800.jpg
Alonso Fernández de Lugo logró ser nombrado por los Reyes Católicos Adelantado para la conquista de Tenerife y La Palma. El título de Adelantado era utilizado para aquellos hombres a los que  los monarcas  encomendaban una misión militar, civil o judicial o todas a la vez en nombre de los monarcas . Fue él quién culminó la conquista de las Canarias . En 1498 contraería matrimonio con Beatriz de Bobadilla , que, como ya hemos visto, había sido la esposa del gobernador de La Gomera, Hernán Peraza el Joven, muerto durante la revuelta de los gomeros en 1488 y de la que se cuenta que llegó a mantener un romance con el propio Cristóbal Colón (hacia 1447-1506( (Imagen procedente de http://heraldicacanaria.blogspot.com ) 
 
En septiembre de 1493 Fernández de Lugo desembarca en La Palma y negocia con los líderes de los auaritas y firmar un acuerdo de incorporación a Castilla como había hecho Semidán en Gran Canaria. No todos están de acuerdo con este acuerdo y dirigidos por uno de los doce reyes que gobernaban en la isla, Tanausú,  se refugian en la Caldera de Taburiente, un lugar de muy difícil acceso en el centro de la isla . Alonso Fernández de Lugo se da cuenta que le será muy difícil acceder al refugio de Tanausú por lo que decide utilizar la astucia y el engaño. Envía un mensaje a Tanausú para que se reúnan , contando con un familiar de Tanausú que haría de traductor y que se había convertido al cristianismo. Tanausú acudió con sus hombres confiado en la palabra de Fernández de Lugo, pero cayó en la emboscada preparada por el conquistador castellano y fue capturado. Tanuasú fue enviado a la Península pero nunca llegaría a ella con vida pues durante el viaje se negó a comer y sólo decía  "Vacaguaré" que significaba "quiero morir" y , en efecto , murió antes de llegar a España.  En la primavera de 1494 la conquista de La Palma podía darse por concluida y ya sólo quedaba la isla de Tenerife, donde esperaban los guanches. La isla se hallaba dividida en aquel momento en nueve menceyatos o reinos que no se hallaban unidos frente a los españoles porque los menceyatos meridionales, que eran los que más contacto habían mantenido en esos años con los españoles, no tenían una actitud tan hostil como aquellos que se habían mantenido al margen de la influencia española. Fernández de Lugo reúne una tropa mixta de soldados españoles e isleños de Gran Canaria que se unieron a la conquista de Tenerife y en abril de 1494 desembarca en la isla acompañado por unos dos mil hombres, aunque hay historiadores que lo reducen a un millar. El lugar donde desembarcó y clavó la cruz se convertiría en el fuerte el Real de Santa Cruz, donde hoy se encuentra la capital de la isla, Santa Cruz de Tenerife.  

File:Tenerife preconquista.png
Mapa con los Menceyatos o reinos en los que estaba dividida la isla de Tenerife en el momento en que Alonso Fernández de Lugo y sus hombres desembarcaron en el territorio del menceyato de Anaga, fundando el primer establecimiento español , el Real de Santa Cruz, que fue el embrión de la actual capital de la isla, Santa Cruz de Tenerife. La isla, que en aquel momento se estima que estaba habitada por unos veinte mil guanches, se dividió a la llegada de los españoles en dos bandos, el Bando de la Paz formado por los menceyatos de Güimar, Anaga, Abona y Adeje y el Bando de la Guerra, constituido por los de Tegueste, Tacoronte, Taoro , Icoden y Daute que no aceptaron las condiciones para llegar a un acuerdo con los españoles que incluían la sumisión a los Reyes Católicos y la conversión al cristianismo, términos ambos inaceptables para los guanches. Era el comienzo de la guerra más cruenta que se disputaría en el archipiélago(Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )  



Entabla negociaciones con Añaterve, el mencey del Menceyato de Güimar, uno de los reinos favorables a los españoles y llega a un acuerdo con él para aceptar la soberanía española. A este acuerdo no tardarán en sumarse otros tres menceyatos, Anaga, Abona y Adeje, todos ellos situados en el sur y el este de la isla que constituían lo que se llamaría "Bando de la Paz". Frente a ellos se hallaban los cinco menceyatos del norte y oeste de la isla contrarios a la ocupación española, Tegueste, Tacoronte, Taoro , Icoden y Daute, el "Bando de la Guerra" . La guerra era un hecho cuando después de un último intento de acuerdo con los cinco menceyatos hostiles estos rechazaron dos de las condiciones impuestas por Fernández de Lugo, la conversión al cristianismo y aceptar la autoridad de los Reyes Católicos. Tal vez Fernández de Lugo no esperase la dura resistencia que iba a encontrar . En mayo de 1494 los españoles se dirigieron al interior de la isla con la intención de golpear en el corazón del territorio de los guanches que estaban dirigidos por el mencey de Taoro, Bencomo, el más respetado y poderoso de los menceyes rebeldes. Bencomo les dejo penetrar en su territorio , capturar ganado y desplazarse hasta que en el regreso les tendió una emboscada en el Barrancco de Acentejo, por lo que la batalla fue conocida con el nombre de Primera Batalla de Acentejo. Los españoles, sorprendidos, fueron masacrados por los guanches que empleaban como armas piedras y bastones. Es difícil precisar el número de bajas pero Alonso Fernández de Lugo perdió la mayor parte de su ejército y él mismo fue herido. Tuvo que retirarse a Gran Canaria para reagrupar sus fuerzas.

Estatua dedicada al mencey Bencomo en Tenerife del escultor tinerfeño José Abad (1942). Era el mencey de Taoro y el más respetado entre el resto de menceyes . Cuando los españoles llegaron ya era un hombre mayor, pues los cronistas cuentan que aparentaba los setenta años de edad, pero supo dirigir con energía la resistencia a los españoles, siendo él quién se negó a aceptar el acuerdo con Alonso Fernández de Lugo pues no estaba dispuesto a quedar subordinado a unos monarcas de una tierra extraña. La inferioridad en armamento de los guanches con respecto a los españoles era abismal . En su obra "Historia de la conquista de las siete islas de Gran Canaria"  el franciscano y cronista Juan de Abreu y Galindo (hacia 1535-1605), escribe sobre el armamento de los isleños "Las armas con que los canarios peleaban y reñían sus pendencias eran, como en las demás islas, unos garrotes con porras a los cabos, que llamaban magados, y varas puntiagudas tostadas, que llamaban amodagas; y estas armas les servían, hasta que los cristianos vinieron, que hicieron algunas a su modo, como fueran tarjas que eran como rodelas, y espadas de tea tostadas. También se aprovechaban de piedras, que había entre ellos algunos de tanta fuerza y destreza, que de una pedrada derribaban una penca de palmera. También usaban de unas sartas de palos tostados a modo de flechas, de hasta cinco a seis palmos de largo, agudas las puntas, que las tiraban como lanzas y las enclavaban a donde querían."  Espadas de madera y piedras frente al acero , las armaduras , los arcabuces , cañones y la caballería de los españoles (Imagen procedente de http://www.gevic.net )

Envía hombres a la Península y logra el apoyo del duque de Medina Sidonia que le envía un contingente de unos seiscientos hombres que se unen a los quinientos hombres de los que disponía Fernández de Lugo en Gran Canaria y a un pequeño contingente procedente de la vecina isla de Lanzarote enviados por Beatriz de Bobadilla , en total unos mil doscientos hombres con los que Fernández de Lugo regresa a Tenerife en noviembre de 1494, cinco meses después del desastre de la Batalla de Acentejo. Reconstruye el fuerte Real de Santa Cruz mientras Bencomo llama a todos los guanches a unirse a sus fuerzas . Los dos ejércitos se enfrentarán en la que pasaría a la historia como Batalla de Aguere librada en las proximidades donde hoy está San Cristóbal de La Laguna a mediados de noviembre de aquel año. En este caso la caballería de los españoles fue decisiva y a pesar de la fuerte resistencia de los guanches terminaron siendo derrotados . El religioso y cronista del siglo XVI fray Alonso de Espinosa (hacia 1543-fecha desconocida), autor de la primera historia de la isla de Tenerife con el título de "Del origen y milagros de la Santa Imagen de nuestra Señora de Candelaria"  escribe sobre la batalla y la brava resistencia y heróica muerte del mencey Bencomo en aquel combate "Entre otros peleó ese día valentísimamente el rey de Taoro, porque con una alabarda, dicen se defendió de siete hombres de a caballo, y al cabo se escapó dentre ellos y se subió por la cuesta de San Roque. Mas aunque destos se escapó, no pudo escaparse de un fulano de Buendía, que sin conocerlo ni saber que era rey (aunque él en su lengua se lo decía ser el Mencey, que es rey), como no lo entendiese, no le valió su reinado, que le pasó con la lanza en un barranquillo estrecho, do quedó" La muerte de Bencomo supuso un duro golpe para los guanches  que perdieron en la batalla entre mil setecientos y dos mil seiscientos hombres, según las fuentes que se consulten, mientras que las bajas españolas no habrían superado los cincuenta hombres.

HISTORIA DE CANARIAS "CONQUISTA DE GRAN CANARIA, LA PALMA Y TENERIFE"

Como no he encontrado un documental sobre la conquista de las Canarias, igual que hice en la segunda parte os incluyo estos dos episodios de la serie animada sobre la historia de Canarias en la que se relata la conquista de Gran Canaria, La Palma y Tenerife. Por supuesto, al ir dirigido al público infantil con una intención divulgativa no refleja la dureza de los episodios que se sucedieron en la conquista de Canarias pero creo que es una buena forma de ilustrar lo que hemos visto en esta historia.  



El mando lo asume el hijo de Bencomo, Bentor, que reune a todas sus fuerzas, unos seis mil hombres, para librar una última batalla por la libertad de los guanches . La batalla tendría lugar casi en el mismo lugar donde se había librado la victoria Batalla de Acentejo, por lo que este nuevo combate sería conocido como Segunda Batalla de Acentejo , que librarían ambos ejércitos en algún momento del mes de diciembre de 1494 . Una vez más la superioridad de las armas españolas con sus arcabuces, cañones y la caballería  derrotó a los indómitos guanches , y en el que también habría podido tener una influencia una dolencia epidémica conocida como "modorra guanche", que provocaba una fiebre elevada y que habría causado una elevada mortalidad entre los guanches , aunque es un extremo sobre el que los historiadores no se ponen de acuerdo. El cronista fray Alonso de Espinosa, al que ya he citado en varias ocasiones, escribía que "Fue tan grande la mortandad que hubo que casi quedó la isla despoblada". Fuera por la enfermedad o por la superioridad militar española , la Segunda Batalla de Acentejo supuso la derrota definitiva de los guanches, que perdieron a unos mil quinientos hombres por apenas unas decenas de los españoles . Bentor se suicidó arrojándose por un barranco y la suerte ya estaba sellada para la resistencia de los guanches que menos de dos años después, el 25 de julio de 1496 , firmaban la Paz de los Realejos con la que aceptaban su incorporación a los reinos de las Españas. Aunque aún habría algún foco de resistencia aislada en las zonas montañosas la conquista de Tenerife y con ellas la de las islas Canarias había concluido. Y aquí concluyó también yo este relato que no es más que un breve resumen de aquel siglo XV que supuso la extinción de una cultura que había sobrevivido gracias al aislamiento insular pero que al igual que sucedió con los indios en Norteamérica no pudo superar la superioridad militar de los conquistadores , dejándonos el ejemplo de su valiente defensa por su libertad e independencia, aunque era una batalla perdida.

Para cerrar este largo relato que nos ha llevado desde los orígenes de los pueblos que habitaron las Canarias en el Norte de África hasta la conquista final de Alonso Fernández de Lugo he elegido esta bella fotografía de los Menceyes en La Candelaria, en la isla de Tenerife, los gobernantes del último de los pueblos en ser sometido por los españoles, los guanches y que hoy han dado su nombre a todos los pueblos que habitaron aquellas islas. Bimbaches de El Hierro, Auaritas de La Palma, Majos de Lanzarote y Fuerteventura, Canarii de Gran Canaria , Gomeros de La Gomera y Guanches de Tenerife (Imagen procedente de http://www.flickr.com  
Famosos