miércoles, 19 de junio de 2013

LAS ISLAS CANARIAS: DESDE EL MITO A LA CONQUISTA (SEGUNDA PARTE)

 
En la primera parte de este relato habíamos hecho un breve recorrido por la geografía de las siete islas principales que conforman el archipiélago de las Islas Canarias , para adentrarnos después  en su historia, remontándonos en el pasado hasta el momento en que comenzó a ser colonizada en algún momento entre el 1000 a.C y el 500 a.C por pueblos bereberes procedentes del Norte de África , aunque también veíamos que había varias hipótesis sobre este poblamiento que otros investigadores atribuían a pueblos bereberes que habrían sido deportados por las grandes potencias del Mediterráneo, los cartagineses o los romanos. Conocimos a los diferentes pueblos que habitaban cada una de las islas ya que, aunque generalmente los agrupamos a todos bajo la denominación de guanches, vimos que sólo los habitantes de la isla de Tenerife eran conocidos con este nombre. Siete islas y siete pueblos , con lazos culturales comunes pero también diferencias ya que no había comunicación entre las islas al desconocer la navegación, evolucionando cada una de ellas de forma independiente. Después de la caída del Imperio Romano de Occidente en el siglo V las islas Canarias son olvidadas por la historia y durante los siguientes siglos permanecerán al margen de los acontecimientos históricos. Transcurren los siglos más oscuros de la Edad Media, cuando nadie se atrevía a aventurarse en el Océano Tenebroso, pero en el siglo XIII las cosas comienzan a cambiar. Entre los siglos XI, XII y XII Europa vive una época de prosperidad económica, las Cruzadas en Tierra Santa además de un éxito militar con la conquista de Jerusalén en 1100 suponen también un aumento del comercio con Oriente que ya en el siglo XIII se verá aún más favorecido con la expansión y consolidación del Imperio Mongol forjado por Gengis Khan (1162-1227), que abrió de nuevo la comunicación con China y la India a través de la Ruta de la Seda .
 
Venecia y Génova se convierten en grandes potencias comerciales, sus barcos recorren el Mediterráneo al igual que las naves de la Corona de Aragón, Castilla y Portugal , y esta expansión comercial y económica también incentiva los primeros viajes de exploración por la costa occidental del continente africano y las islas Canarias regresan de nuevo a la historia. Las potencias comerciales europeas querían buscar una ruta que les permitiera llegar hasta Oriente por mar para  alcanzar las codiciadas especias que alcanzaban precios muy altos en el mercado. Uno de estos intentos pioneros sería liderado por dos hermanos genoveses, Ugolino Vivaldi y Vandino Vivaldi , que en la primavera de 1291 zarparon de Génova a bordo de dos naves y acompañados por trescientos tripulantes. De aquel viaje dejó constancia tres años después, en 1294, Jacobo Doria, miembro de la Familia Doria, la más poderosa de Génova y quienes financiaron la expedición de los hermano Vivaldi. Jacopo contaba como " Tedisio d'Oria, Vivaldi Ugolino y un hermano de este último, junto con algunos ciudadanos de Génova, iniciaron una expedición que nadie hasta entonces había intentado nunca. Ellos habilitaron dos galeras de manera espléndida. Tras reponer con la provisión de agua y otras necesidades, las enviaron en su camino, en el mes de mayo, hacia el estrecho de Ceuta a fin de que las galeras pudieran navegar por el mar océano a la India y regresar con mercaderías útiles. Los dos hermanos mencionados anteriormente fueron en los barcos en persona, y también dos frailes franciscanos; todo lo cual verdaderamente asombra a aquellos que fueron testigo de ello, así como a los que oyeron de ellos después de que los viajeros pasaron por un lugar llamado Gozora no hubo más noticias de ellos. Que Dios vele por ellos y los traiga sanos de vuelta"

Mapa de la Europa entre el siglo XIII y el XIV , cuando el Reino de Castilla casi había culminado la Reconquista aunque los musulmanes aún conservarían el Reino de Granada en el sur de la Península hasta el año 1492. Vemos la situación de las dos grandes potencias comerciales de esta época , Génova y Venecia , que impulsarían durante el siglo XIII los primeros intentos por explorar más allá del Estrecho de Gibraltar para buscar una ruta que pudiera comunicar por mar a Europa con Oriente y permitiera acceder alas codiciadas especias y las sedas que por tierra traían las caravanas que recorrían la Ruta de la Seda. Este afán de exploración pondrían de nuevo en los mapas a las islas Canarias que habían permanecido olvidadas durante casi ocho siglos después de la caída del Imperio Romano de Occidente (Imagen procedente de http://www.catedralesgoticas.es )   
 
Precisamente esa mención a Gozora es la que ha llevado a pensar que los Vivaldi pudieron ser los primeros europeos desde la época del Imperio Romano en visitar Canarias, ya que Gozora era el nombre que daban en la Edad Media al cabo Nun, situado en el actual territorio de Marruecos y justo enfrente de las islas Canarias. De los Vivaldi no volvió a saberse nada y su viaje se convirtió en una leyenda, pero esta desaparición no impidió que nuevas expediciones se organizaran en busca de nuevos territorios . Precisamente será otro genovés, Lancelotto Malocello (1270-1336) el que emprenderá una expedición siguiendo los pasos de los hermanos Vivaldi y hacia el año 1312 se convertirá en el primer hombre del que tenemos prueba documental que estuvo en las islas Canarias, al menos en dos de ellas, las actuales Lanzarote y Fuerteventura. Estas dos islas estaban habitadas por un pueblo bereber denominado Majos que llamaban a Lanzarote "Tytheroygatra" que significa "la quemada". Parece que Lancelotto, en cuyo honor fue luego bautizada la isla que redescubrió con el nombre de Lanzarote, permaneció en ella por espacio de dos décadas antes de que se produjera una revuelta de los habitantes de la isla que le obligó a regresar a Génova donde murió en 1336. Apenas tres años después, en 1339  un cartógrafo de la isla de Mallorca ,  Angelino Durcet, cuya fecha de nacimiento y muerte es desconocida, realiza el primer portulano o carta geográfica  de la célebre escuela mallorquina de cartógrafos,   en la que figuran tanto Fuerteventura como Lanzarote.  
 
 Unos años después, en la década de los cuarenta , son visitadas por otros navegantes y en una fecha tan temprana como 1344 el papa Clemente VI(1291-1352)  concede la soberanía de las islas al Infante de Castilla Luis de la Cerda(1291-1348) con el título de Príncipe Soberano de las Islas Afortunadas a través de la bula  Tue devotionis sinceritas . Luis de la Cerda se comprometía a conquistar las islas e iniciar su evangelización, pero moriría apenas cuatro años después sin ni siquiera haber tratado de llegar hasta ellas. Unos años después parece que unos monjes mallorquines se establecieron en la isla de Gran Canaria, habitada por el pueblo llamado canarii, que luego darían el nombre a todo el archipiélago,  y que denominaban posiblemente a su isla como Tamerán que significaría "Tierra de palmas", aunque no hay acuerdo entre los historiadores sobre ello. Estos monjes se establecieron en la localidad de Telde que se convertía así en la sede del primer obispado canario y también en la primera población conocida de Canarias , aunque parece que el intento evangelizador de los monjes no tuvo demasiado éxito y lo pagaron con su vida cuando los habitantes de la isla relacionaron a los monjes con la presencia de otros europeos que se dedicaban a la trata de esclavos. Las visitas de los europeos se incrementan para preocupación de los habitantes de las islas que comenzaban a verles como una amenaza y no estaban errados. Lanzarote, que por ser la más meridional de las islas Canarias era también la primera parada de todos los navegantes que visitaban el archipiélago, comenzó a sufrir las primeras capturas de esclavos y su población inició un progresivo declive.
 
Es difícil encontrar un mapa de Lanzarote donde no aparezcan señalados todos los hoteles, así que este es el más claro que he podido encontrar para que podáis situar los primeros lugares donde se asentaron los hombres que acompañaron a Jean Béthencourt en su expedición de 1402 que culminaría dos años después con la conquista de la isla. En primer lugar la isla de La Graciosa, donde desembarcaron antes de dirigirse a Lanzarote y después Playa Blanca , en el sur de la isla justo al otro extremo de la isla La Graciosa, hoy uno de los principales centros turísticos de la isla y entonces el lugar elegido por la expedición de Béthencourt para fundar su primer asentamiento, el fuerte de El Rubicón (Imagen procedente de http://www.discoverlanzarote.com) 
 
 
Y aquí entra en escena ahora la figura  de un aristócrata francés, el barón de Saint Martin le Gaillar, Jean de Béthencourt(1362-hacia 1425) , que tendría una azarosa existencia en la que fue explorador, ejerció la piratería en el Mediterráneo , sirve en el ejército francés luchando precisamente contra los piratas berberiscos establecidos en Túnez y Argelia, y también se dedica al comercio. En algún momento durante la última década del siglo XIV tuvo noticias de las islas Canarias y pensó que aquello podía representar una buena oportunidad para él así que se puso a buscar financiación para organizar una expedición de conquista al archipiélago. Primero contó con el apoyo económico de su primo Roger de Braquemont(hacia 1355 o 1360-1419), que se hallaba en la Corte de Castilla del rey Enrique III de Castilla (1379-1406) y además era también miembro de la guardia del papa español Benedicto XIII (1328-1423). Con el dinero para organizar la expedición Bethencourt partió hacia el importante puerto atlántico de Francia en La Rochelle, donde tuvo la noticia de la denuncia por piratería que los ingleses había presentado al rey de Francia contra él , lo que hizo que acelerara aún más los preparativos para la expedición y alejarse lo antes posible de las costas francesas. Estando en La Rochelle se unió a la expedición otro aristócrata ,  Gadifer de la Salle (1340-1415), al que conocía desde la campaña contra la piratería berberisca y que disponía de más medios económicos que Béthancourt. La Salle será quién se encargue de fletar el barco de la expedición y ambos abandonan La Rochelle . Entre los miembros de la tripulación se hallaban dos monjes franciscanos, Pierre Boutier y Jean le Verrier, que dejarían constancia escrita de la expedición , cada uno con su propia versión de los hechos.
 
La expedición zarpa de La Rochelle el 1 de mayo de 1402 con doscientos ochenta hombres. Después de una primera escala en La Coruña y a continuación bordean toda la costa portuguesa hasta hacer una nueva escala en la localidad del Puerto de Santa María, en la actual provincia de Cádiz. Allí son acusados por unos comerciantes sevillanos de haber ejercido la piratería y tuvieron que declarar ante el Consejo del Rey de Castilla aunque finalmente no se les encontró culpables y pudieron regresar a la nave aunque para descubrir que en su ausencia se había producido un motín y la tripulación había quedado reducida a apenas sesenta y tres hombres. A pesar de ello prosiguieron el viaje y  por fin llegaron a las Canarias, en concreto al pequeño archipiélago de Chinijo que se encuentra casi al lado de Lanzarote. Se establecieron en la deshabitada isla de La Graciosa, que se convertía en el primer territorio ocupado por la expedición. Entabló negociaciones con el rey de los majos de la isla, Guadarfia, que gobernaba sobre una población que podría no superar las trescientas personas debido a las expediciones de captura de esclavos que habían ido reduciendo ese número. Béthencourt y La Salle prometen a Guadarfia que les protegerán de los mercaderes de esclavos y a cambio el que iba a ser el último rey de Lanzarote aceptaba someterse a su autoridad . Al igual que siglos después sucedería con las promesas de los norteamericanos a los indios, no tardarían en comprobar los majos que aquella palabra que les habían dado no valía nada.  La expedición de Béthancourt  se establece  en la costa sur de la isla, en un lugar conocido hoy como Costa del Rubicón, en el estrecho que le separa de la isla de Fuertenventura, elegido porque era un buen lugar donde fondear los barcos y también por la abundancia de focas monje que les abastecerían de alimento.
 
Jean de Béthencocurt era un aristócrata pero no disponía de grandes recursos económicos ya que después de la muerte de su padre cuando él era aún un niño, el rey de Francia Carlos V el Sabio (1338-1380) había ordenado la destrucción del castillo familiar para que no pudiera ser utilizado por el enemigo en el marco de la Guerra de los Cien Años, ya que el pequeño Jean no podía defenderlo. A partir de ahí comenzó a pasar apuros económicos lo que le obligó toda su vida a buscar recursos económicos bien en el ejército, en el comercio e incluso ejerciendo la piratería, hasta que  hacia 1390 vio en las Canarias la posibilidad de hacer su fortuna cuando las islas ya eran un lugar de frecuente paso de naves europeas , en particular de Castilla, que se dedicaban a capturar habitantes de las islas para venderlos luego como esclavos , en particular de la más meridional de las islas, Lanzarote, que iba a convertirse en el primer objetivo de Béthencourt (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )
 
Construyen un fuerte al que dan el nombre de Rubicón y deciden a continuación acercarse a la vecina Fuerteventura mientras dejan al mando del fuerte a otro aristócrata francés , Bertín de Berneval, lo que no fue muy buena idea como pronto veremos. El pueblo que habitaba Fuerteventura , como ya sabemos, también se llamaba Majos pero no formaban un reino único como en Lanzarote sino que estaban divididos, al menos en aquel momento, en dos reinos al norte y al sur de la isla. El reino del norte era el reino de Jandía y al sur se hallaba el de Maroxata, gobernados por los reyes Ayoze y Guize respectivamente y separados por un muro de piedra. Cuando la nave de La Salle y Bethéncourt llegó al norte de la isla ya habían sido avistados por sus habitantes que abandonaron la costa y se refugiaron en el interior . La Salle insiste en internarse en la isla para someter a aquellos hombres, pero se produce entonces un motín de sus hombres que se niegan a seguir y La Salle se ve forzado a retroceder y embarcar de nuevo rumbo a Lanzarote. De momento la ocupación de Fuerteventura tendría que esperar . Una vez en el Rubicón, la fortaleza que habían construido en la costa de Lanzarote, un grupo de los marineros insiste en abandonar las islas y regresar . La Salle y Bethéncourt acuerdan que el segundo regrese con esos hombres a Cádiz, perteneciente a la Corona de Castilla, acompañado por los descontentos y con el objetivo de lograr dinero para poder hacer frente a los gastos de la recién nacida colonia.  Mientras Bethéncourt pone rumbo a Cádiz, en octubre de 1402 Bertín de Berneval, aprovechando una ausencia de La Salle que se hallaba cazando focas en la pequeña isla de Lobos, rompe el pacto establecido con el rey de los majos de Lanzarote, Guadarfia, captura a una veintena de majos para venderlos como esclavos y deserta de la colonia.
 
Monumento dedicado en Fuerteventura a los reyes  Ayoze y Guize que gobernaban los dos reinos en los que estaba dividida la isla cuando La Salle desembarcaba por primera vez en 1402 , aunque tendría que postergar la invasión dos años ante la rebelión de sus hombres que se negaron a seguir internándose en el interior de la isla. Los dos reinos de Jandía y Maroxata se hallaban separados por un muro que se cree que se hallaba justo en el lugar donde se ha erigido este monumento, con las dos colosales figuras de los reyes majos de cuatro metros y medio de altura y hechas en bronce, hoy parada obligatoria para los turistas que visitan la isla    (Imagen procedente de http://www.flickr.com )  
 
Cuando La Salle regresa ya es tarde para detener a Bertín de Berneval pero ahora tiene que enfrentarse a Guadarfia que se siente traicionado y habría ordenado la destrucción de fuerte del Rubicón antes de la llegada de La Salle desde la isla de Lobos . La guerra entre La Salle y Guadarfia parece inevitable cuando surge la figura de un traidor, un pariente de Guadarfia llamado Afche, que ya le había disputado su derecho al trono en una historia que se remontaba a unas décadas antes, cuando en la isla reinaba el rey Zonzamas casado con la princesa Faina. En el año 1377 una nave del reino de Castilla gobernada por el capitán Martín Ruiz de Avendaño encalló en la costa de Lanzarote y tanto él como su tripulación fue bien atendida por los majos como dos siglos después lo relataba el monje franciscano Juan de Abreu en su obra "Historia de la conquista de las siete islas de Gran Canaria"  donde contaba que "hizo el rey don Juan (se refiere a Juan I de Castilla(1358-1390)) una armada por la mar, de ciertos navíos, y puso por capitán de ellos a un caballero vizcaíno, que se decía Martín Ruíz de Avendaño, el cual corría toda la costa de Vizcaya y Galicia y Inglaterra, que sería año de mil y trescientos y setenta y siete, poco más o menos. El cual, navegando, le dió temporal que les hizo arribar a Lanzarote, y tomó puerto. Y salió el capitán y gente en tierra, y los isleños lo recibieron de paz y le dieron refrescos de lo que en la tierra había de carne y leche y queso, para refresco de su armada; y fué aposentado en la casa del rey, que se decía Zonzamas" Fue tan bien atendido que parece que Martín Ruiz de Avendaño tuvo un romance con la princesa Faina y fruto de esa relación nación una niña a la que llamaron Ico , que por sus rasgos físicos, pelo rubio y piel clara en contraste con el tono oscuro de los majos,   mostraba que su padre no era Zonzamas, sino el capitán vizcaíno, aunque ahora veremos que esto es una contradicción con lo que contaron los primeros colonos franceses de Lanzarote
 
Este cortometraje estrenado en el año 2013 titulado "Tierra de Fuego. Guadarfía" relata la lucha final del pueblo majo de Lanzarote por conservar su libertad frente a los hombre de La Salle y Béthencourt , una lucha en la que apenas tenían alguna oportunidad. Las frecuentes visitas de naves europeas durante la segunda mitad del siglo XIV habían debilitado con enfermedades y con la esclavitud de muchos de ellos al pueblo majo . No deja de resultar significativo que el papa Benedicto XIII, o antipapa porque  en un determinado momento llegaron a coincidir hasta tres papas, llamara a una cruzada contra un pueblo que no había ofendido a la Iglesia por el simple hecho de que desconocía su existencia. La evangelización fue uno de los pretextos utilizados por Béthencourt para que el rey de Castilla Enrique III le concediera el gobierno de las Canarias , aunque su verdadera motivación era la  explotación comercial, como no tardarían en advertir los habitantes de la isla que vieron como las promesas que les habían hecho no eran más que palabras que se llevaba el viento (Imagen procedente de http://www.facebook.com )
 
 
Sin embargo Ico fue aceptada por Zonzamas y se convirtió en princesa . Cuando Zonzamas muere le sucede su hijo Tiguanfaya, pero este fallece pronto y es sustituido por su hermano Guanarame que se casa con Ico , que sería su hermana, y fruto de esta relación habría nacido Guadarfia , que era quién reinaba en el momento de la llegada de Bethéncourt. El traidor  Afche no reconocía a Guadarfia porque afirmaba que no tenía sangre real, pues Ico , su madre, era hija de Martín Ruíz de Avendaño, y él, que era pariente de la familia real, creía que era quién realmente estaba legitimado para gobernar, lo que habría motivado su traición , acordando con La Salle la entrega de Guadarfia a cambio de que él fuera el nuevo rey de Lanzarote. La historia recuerda a un intenso serial de televisión, con infidelidades y traiciones pero hay varias cosas que no cuadran. En primer lugar los hombres que acompañaron a Béthencourt en esta primera incursión en las Canarias refirieron sorprendidos que los habitantes de las islas eran gente de piel blanca y ojos claros , por lo que eso no era prueba de que Ico fuera hija del capitán castellano ,  en segundo lugar no cuadran bien las fechas, porque si Ico nació en 1378 en 1402 tendría veinticuatro años por lo que Guadarfia tenía que ser un niño pequeño y sin embargo ya era un rey que negociaba con Bethéncourt y por último el matrimonio entre hermanos de Ico y Guanarame no era común entre los majos . Bueno, fuera de una u otra forma Afche se alió con La Salle y traicionando a Guadarfia este fue capturado y encadenado en El Rubicón mientras Afche se convertía en el nuevo rey de Lanzarote apoyado por La Salle con la única condición que tanto él como el resto de habitantes de la isla consintieran en ser bautizados.
 
Pero no se puede confiar en los traidores y Afche también habría intentado traicionar a La Salle tratando de capturar a La Salle y su hombres aunque sin éxito,  estallando un enfrentamiento directo entre los franceses y los majos. Mientras, Guadarfia logra escapar del fuerte y consigue dar muerte a Afche recuperando el trono. Béthencourt, entre tanto, seguía en Castilla después de haber denunciado a los marineros que se habían amotinado contra él y La Salle en Fuerteventura. Valiéndose de la ayuda de su primo Roger de Braquemont que se hallaba en la corte de Castilla, logra ser recibido por el rey Enrique III al que ofrece la conquista de las islas recibiendo a cambio del monarca el título de Señor de las Islas de Canariatodo esto sin el conocimiento de La Salle, que sólo lo sabrá cuando un año después , en julio de 1403, llegue a Lanzarote una nave fletada gracias a la ayuda del rey de Castilla, con provisiones y material destinado a la nueva colonia. Unos meses antes el papa Benedicto XIII había promulgado una bula de indulgencia, es decir, del perdón de los pecados para aquellos que quisieran participar en aquella cruzada para evangelizar a los habitantes de las Canarias. La Salle continuó con su acoso a los majos liderados por Guadarfia, cada vez más debilitados por el hambre y muy reducidos en número por los hombres que habían sido capturados por los franceses para ser vendidos como esclavos y en 1404 decide abandonar la resistencia y junto con los majos supervivientes aceptan el bautismo cristiano el 25 de febrero de ese año de 1404 ,estableciendo una nueva alianza aunque en realidad quedaban subordinados al poder del que iba a ser el nuevo gobernante de la isla, Jean de Béthencourt, que regresa a Lanzarote el 19 de abril, cuando todos estos acontecimientos ya habían concluido.
 
Mapa de Fuerteventura donde podéis ver , casi en el centro de la isla, Betancuria, el lugar donde Béthencourt erigió el primer fuerte de la isla , la fortaleza de Richeroque , aunque luego tuvo que abandonarla ante los ataques de los majos dirigidos por los reyes Ayoze y Guize. Sin embargo, al igual que había sucedido en Lanzarote, sólo era cuestión de tiempo que tuvieran que rendirse , lo que hicieron en enero de 1405 bautizándose junto con la mayor parte de su gente. Esto les permitió a los dos reyes conservar su estatus y recibir tierras en el reparto que Béthencourt hizo posteriormente entre los colonos (Imagen procedente de http://www.fuerteventuraguia.es ) 
 
Aunque hay una gran tensión entre Béthencourt y La Salle, ya que este último considera que Béthencourt ha actuado a sus espaldas y él también merecía el reconocimiento del rey de Castilla, las aparcan momentáneamente para dirigirse a su próximo objetivo, Fuerteventura, en la que además contarán con el apoyo de Guadarfia.  Logran asentarse en la isla y fundan la fortaleza de Richeroque, la actual Betancuria,  para tener un lugar desde el que seguir las operaciones de conquista de la isla. Antes de culminar esta La Salle organiza una expedición para ocupar Gran Canaria , pero es rechazado con éxito por sus habitantes y tiene que regresar a Fuerteventura, donde, ahora sí, las relaciones entre él y Béthencourt se rompen cuando este se niega a concederle el señorío de alguna de las islas Canarias. Para resolver el conflicto deciden dirimir sus diferencias ante la corte de Castilla y embarcan hacia la Península en 1404. Una vez allí la corte fallará a favor de Béthencourt, confirmando su señorío sobre todas las islas Canarias, por lo que La Salle, desengañado y frustrado ya que consideraba, y con razón, que había llevado la mayor parte del peso de la conquista, abandona su empeño y regresa a Francia dejando a Béthencourt el camino libre en las islas. Este regresa a Fuerteventura dispuesto a culminar su conquista . A pesar de la encarnizada resistencia ofrecida por los dos reyes majos , Ayoze y Guize, que se habían unido contra el enemigo común, poco a poco el mayor poder militar y numérico de Béthencourt se fue imponiendo y , al igual que había sucedido en Lanzarote, los dos reyes terminaron  abandonando las armas y aceptando el bautismo cristiano a comienzos de 1405. con lo que Béthencourt se aseguraba ya el control de las dos islas, Lanzarote y Fuerteventura.
 
SERIE ANIMADA HISTORIA DE CANARIAS "LA CONQUISTA NORMANDA"
 
No he encontrado ningún documental dedicado a este episodio de la conquista normanda, pues Jean de Béthancourt era de Normandía, pero me ha parecido curioso incluiros este episodio de la serie animada de "Historia de Canarias" aunque al estar orientado a un público infantil no muestra la crueldad de la conquista de Béthencourt y sus hombres
 
 
 
 
 
Culminada esta primera fase de la conquista regresa a Francia , a su feudo natal, para reclutar nuevos colonos con los que poblar las islas y repartir las tierras , al menos así lo refleja el relato "Le Canarien" realizado por los dos franciscanos que habían acompañado a la primera  expedición, no habiendo otra prueba documental que avale este viaje, aunque si parece lógico que lo hiciera para fortalecer su posición en la isla. De regreso y con la compañía de su sobrino Maciot de Béthencourt  emprende una nueva expedición con tres naves con el objetivo de ocupar Gran Canaria, La Palma y El Hierro. Pero en Gran Canaria corre la misma suerte que ya había padecido La Salle y es rechazado ,después de lo cual pone rumbo a La Palma donde mantendrá combates con sus habitantes, los benahoaritas o auaritas, que ofrecen una dura resistencia y Béthencourt opta por abandonar la isla, aunque decide enviar una de sus tres naves a la pequeña isla de El Hierro habitada por los bimbaches que, siendo muy pocos en número, no podían ofrecer resistencia a los extranjeros que llegaban a su isla y se rindieron sin ofrecer resistencia creyendo la promesa de Béthencourt de que respetaría su libertad, pero una vez más las promesas eran falsas y Béthencourt decidió que la mayor parte de la población fuera captura para venderla como esclavos mientras él la repoblaba con colonos europeos. Hoy esto lo llamaríamos genocidio, pues estaban acabando con la cultura de un pueblo que llevaba habitando aquella isla casi dos mil años, pero nadie se planteaba esa cuestión entonces, simplemente el más fuerte desplazaba al más débil. De regreso a Fuerteventura, durante los siguientes años se dedica a organizar la nueva colonia y finalmente entre 1411 y 1412 abandona definitivamente las islas después de nombrar a su sobrino Maciot gobernador del territorio. De esta forma terminaba la primera etapa de la conquista de las Canarias, con la ocupación de tres islas, Lanzarote, Fuerteventura y El Hierro, con tres pueblos , los majos de Lanzarote y Fuerteventura y los bimbaches de El Hierro casi exterminados por las enfermedades, la esclavitud y los combates y con cuatro islas aún libres. Su destino lo conoceremos en la tercera y última parte de la conquista de las Canarias, las islas Afortunadas, que ahora no lo eran tanto para sus habitantes.
Famosos