sábado, 23 de marzo de 2013

WILLIAM WALKER, EL ÚLTIMO FILIBUSTERO (PRIMERA PARTE)

 
La época dorada de la piratería se desarrollaría entre los siglos XVI y XVIII y las aguas del Caribe  serían su principal escenario, aunque ni mucho menos el único. En esos años podíamos encontrar diferentes clases de estos bandidos de la mar. Por un lado teníamos a los piratas, hombres que no dependían de nadie y actuaban con completa autonomía, sin respetar ninguna bandera ni ninguna autoridad, por lo que eran perseguidos por las flotas de todas las potencias marinas de su tiempo, en particular España, Inglaterra y Francia. Pero no todos a los que hoy llamamos piratas recibía entonces ese nombre, también estaban los corsarios , que eran hombres que actuaban con el permiso de un reino contra los intereses de otro reino con el objetivo de causar al enemigo los mayores daños posibles, y entre ellos nos encontramos a hombres como el inglés Francis Drake(1543-1596), el segundo hombre en dar la vuelta al mundo después del español Juan Sebastián Elcano(1476-1526)  . A este permiso se le denominaba patente de corso y de ahí su nombre de corsarios. Otro personaje de esta época era el bucanero, formados por un grupo heterogéneo de hombres que se establecieron en una escarpada isla frente a las costas de la actual Haití, la isla de La Tortuga. Estos hombres se dedicaron a vivir de la caza de unos cerdos salvajes cuyas carnes ahumaban luego en unas barbacoas que recibía el nombre de origen indígena de buccan, por lo que terminaron siendo conocidos como bucaneros, que podría traducirse por "el que hace cecina".
 
Aunque en un principio se limitaban a vender esta carne ahumada a los barcos que allí recalaban no tardaron en tener la tentación de asaltar esos barcos y otras poblaciones de la costa. Al contrario que piratas y corsarios, cuyas actividades tenían lugar en diferentes partes del mundo, los bucaneros sólo actuaban en el Caribe y no sólo se dedicaban a asaltar barcos sino que también podían trabajar como campesinos en tierra firme. Esta extraña mezcla de hombres se entendían a través de una lengua llamada papiamento y con el tiempo aceptaron que alguien gobernara aquel territorio sin ley,  convirtiendo  a Tortuga en una auténtica fortaleza pirata. Parte de estos bucaneros sólo se dedicarán a la piratería y serán conocidos como Filibusteros , una palabra procedente del holandés "Vrijbuiter" que podría traducirse como "los que se hacen con el botín libremente"  o simplemente, los saqueadores. La mayor parte de las informaciones que nos han llegado de piratas, corsarios, bucaneros y filibusteros proceden del escritor francés Alexandre Olivier Exquemelin(hacia 1645- hacia 1707) autor de "Bucaneros en América" donde, además de la biografía de muchos célebres piratas, describe la conocida como Confederación de los Hermanos de la Costa, formada por los filibusteros de Tortuga. En realidad las diferencias entre piratas, corsarios, bucaneros y filibusteros eran más de matices que en esencia, ya que su objetivo era el mismo, robar.

Retrato del presidente James Monroe(1758-1831) , presidente de Estados Unidos entre 1817 y 1825, daría nombre a la conocida como "Doctrina Monroe"  aunque fue John Quincy Adams(1767-1848) quién la había diseñado. Se sintetiza en la célebre proclama "América para los americanos"  lo que implicaba la oposición a cualquier intento colonizador por parte de las potencias europeas en cualquier territorio del continente americano y el apoyo a la lucha por la independencia que mantenían los territorios que hasta aquel momento habían pertenecido al Imperio Español. Años después la Doctrina Monroe se vería desplazada por la del Destino Manifiesto, donde Estados Unidos se sentía legitimada para expandirse por todo el continente y sería la base del pensamiento político que favorecería las aventuras de los llamados Filibusteros   (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )
 
 
Pero no son estos hombres los protagonistas de esta historia que se desarrollará a mediados del siglo XIX , cuando los piratas eran un recuerdo del pasado , pero no su comportamiento y por ello se seguía hablando de filibusteros, un termino más extendido en Inglaterra y Estados Unidos . Los filibusteros del siglo XIX  ya no eran aquellos criminales, desertores o ladrones que un buen día se lanzaban al mar para vivir del saqueo de otras embarcaciones, sino otros personajes muy diferentes, aunque podríamos decir que compartían la misma intención de robar y saquear de sus antecesores. El escritor norteamericano Joseph Cummins en su obra  "Grandes episodios desconocidos de la historia" define con estas palabras a aquellos hombres "Aventureros cuyo objetivo era derrocar gobiernos latinoamericanos con pequeños grupos de hombres armados y hacer de esos países estados marionetas de Estados Unidos" . Podemos considerar a estos hombres como la consecuencia de una doctrina política que comenzó a difundirse por la nación norteamericana durante la década de los cuarenta del siglo XIX y sería conocida como el "Destino Manifiesto" de los Estados Unidos. Con esta expresión se trataba de justificar la legitimidad del expansionismo norteamericano hacia el oeste y el sur , en dirección hacia el Pacífico y también hacia México. En aquel momento la tensión era máxima entre México y Estados Unidos con motivo de la posible integración de la República de Texas a la nación norteamericana.

 Texas había declarado su independencia de México en 1836 después de un conflicto armado conocido como la Revolución de Texas , pero desde el principio era evidente que la intención de Texas era integrarse en Estados Unidos.Finalmente, en marzo de 1845 el presidente norteamericano John Tyler  (1790-1862) firmaba una ley que autorizaba la anexión de la República de Texas a Estados Unidos para el 29 de diciembre de aquel mismo año, lo que puso a Estados Unidos al borde de una guerra con México, que seguía sin reconocer la independencia de aquel territorio. Este era el ambiente de tensión prebélica cuando el periodista John L.Sullivan se convertía en el primero en utilizar la expresión Destino Manifiesto  en el número de la cabecera neoyorkina "Democratic Review" del verano de 1845 ,  donde escribía , según recoge el escritor español Gregorio Doval(1957) en su obra "Breve historia de la Conquista del Oeste" justificando el expansionismo norteamericano "La reclamación estadounidense -se refiere a la anexión de Texas - se basa legítimamente en nuestro destino manifiesto a expandirnos y a poseer la totalidad del continente que la Providencia nos ha dado". Unos meses después, el 27 de diciembre de 1845, apenas dos días antes de que la anexión de Texas se hiciera realidad, escribía un nuevo artículo, ahora en el "New York Morning News"  donde volvía a insistir en el concepto del derecho manifiesto, aunque ahora referido a la disputa que Estados Unidos e Inglaterra sostenían por el territorio del futuro estado de Oregón "Y esta demanda - escribía Sullivan - se basa en el derecho de nuestro destino manifiesto  a poseer todo el continente  que nos ha sido conferido por la Providencia, para el desarrollo de un gran experimento de libertad y autogobierno".

File:Johnosullivan.jpg
Dibujo del periodista John L.Sullivan al que se atribuye la formulación de la Doctrina del Destino Manifiesto que justificaba las políticas expansionistas norteamericanas como el cumplimiento de un destino dibujado por la Providencia. "Es un derecho - escribía Sullivan - como el que tiene un árbol de obtener el aire y la tierra necesarios para el desarrollo pleno de sus capacidades y el crecimiento que tiene como destino" Era una época en que Estados Unidos se expandía hacia el oeste , hasta alcanzar la costa del Pacífico, y hacia el sur, arrebatando un inmenso territorio a México . Este deseo expansionista era alimentado por el crecimiento de la población y el desarrollo de la economía , además de que la expansión significaba nuevas oportunidades para hacer realidad el sueño americano de alcanzar la riqueza comenzando desde cero, aunque los intereses egoístas se camuflaba detrás de los buenos deseos, como escribe Gregorio Doval en su "Breve historia de la Conquista del Oeste" "´Políticos y otros líderes de opinión utilizaron el destino manifiesto para justificar la expansión imperialista de Estados Unidos, propagando la convicción de que la misión que Dios eligió para el pueblo estadounidense era la de explorar y conquistar nuevas tierras a fin de llevar a todos los rincones la luz de la democracia, la libertad y la civilización. Así se impregnaba de aprobación moral el expansionismo norteamericano y sus planes anexionistas" Era una forma de considerarse el nuevo pueblo elegido (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org ) 

Ya en 1846 estallaría la guerra entre Estados Unidos y México que se prolongaría durante dos años y terminaría con la victoria estadounidense que no sólo confirmó la anexión de Texas sino que incorporó también los territorios que  hoy son los estados norteamericanos de Nuevo México, Arizona, California, Nevada, Utah y partes del territorio que integran los estados de Colorado, Kansas, Oklahoma y Wyoming . En total más de dos millones cien mil kilómetros cuadrados, cuatro veces la superficie de España, que Estados Unidos arrebató a México, amparado por el paraguas moral del Destino Manifiesto. Y también sería esta doctrina la que justificaría la actividad de otros aventureros que ,si oficialmente no eran apoyados por los sucesivos gobiernos de Estados Unidos, tampoco eran desautorizados y si obtenían éxito en sus aventuras no seria la nación  norteamericana la que rechazara las ventajas que podía reportarle y no sólo en las tierras pendientes de colonizar al oeste, sino también , como escribía Sullivan "nuestro destino manifiesto a poseer todo el continente que nos ha sido conferido por la Providencia", es decir, todas las tierras que se hallaban más al sur, comenzando por las islas caribeñas y Centroamérica. un pensamiento que iba a guiar la actuación de Estados Unidos en el exterior también en el siglo XX. Pero la doctrina del destino manifiesto no era entendida del mismo modo en toda la nación y también en su interpretación existían las diferencias entre el Norte y el Sur que luego desembocarían en la Guerra de Secesión entre 1861 y 1865. Mientras que los estados del norte defendían una expansión no tanto militar como de los ideales liberales y democráticos , los estados del sur veían esta expansión como la oportunidad de exportar su sistema económico basado en la esclavitud.

En este mapa podéis ver la rápida expansión de Estados Unidos durante la década de 1850 , los años dorados de los filibusteros y de la doctrina del Destino Manifiesto. Además, al margen de todos los estados en amarillo y verde que fueron incorporados en esa década hay que incluir Texas, anexionada en 1845 y California , que junto con los Territorios de Nuevo México, fueron arrebatados a México después de la guerra de 1846 a 1848. El pensamiento del Destino Manifiesto ha guiado la política de Estados Unidos no sólo en el siglo XIX sino a lo largo de todo el siglo XX, como demuestran estas palabras del presidente Theodore Roosevelt (1818-1919), presidente de 1901 a 1909, durante un discurso pronunciado en 1904 y que tomo de la Wikipedia " Si una nación demuestra que sabe actuar con una eficacia razonable y con el sentido de las conveniencias en materia social y política, si mantiene el orden y respeta sus obligaciones, no tiene por qué temer una intervención de los Estados Unidos. La injusticia crónica o la importancia que resultan de un relajamiento general de las reglas de una sociedad civilizada pueden exigir que, en consecuencia, en América o fuera de ella, la intervención de una nación civilizada y, en el hemisferio occidental, la adhesión de los Estados Unidos a la Doctrina Monroe (basada en la frase «América para los americanos») puede obligar a los Estados Unidos, aunque en contra de sus deseos, en casos flagrantes de injusticia o de impotencia, a ejercer un poder de policía internacional" (Imagen procedente de http://historiaroj.wikispaces.com )

Era a este último concepto del destino manifiesto al que pertenecían los nuevos filibusteros, estos hombres que pretendían conquistar para Estados Unidos las nuevas naciones surgidas en Centroamérica después de su independencia de España , convirtiéndolas en estados títeres del gigante del norte. Entre aquellos hombres se encontraba Narciso López (1798-1851), un hombre con una biografía muy intensa. Nacido en la futura capital venezolana, Caracas, hijo de padres vascos, López ingresó en el ejército y luchó con las tropas españolas durante la guerra de independencia de Venezuela. Después de la definitiva derrota española en la Batalla naval del Lago de Maracaibo el 24 de julio de 1823 que significaba el final de la guerra con la victoria de los independentistas, Narciso López había buscado refugio en Cuba, entonces en manos españolas, y en 1827 viajaba hasta España donde proseguiría brillantemente su carrera militar , llegando a ocupar cargos como el de gobernador militar de Madrid, hasta que en 1840 es enviado de nuevo a Cuba donde desempeña puestos de responsabilidad. Pero era una época inestable en España, y un giro en la política española causa que Narciso López sea destituido de sus cargos. López se dedicó a administrar sus plantaciones al tiempo que comienza a conspirar con otros terratenientes de la isla , todos ellos partidarios del mantenimiento de la esclavitud. Son años de efervescencia en la isla, pues los aires de libertad procedentes de las revoluciones que habían dado la independencia a las diferentes naciones de América, se extendía ahora por Cuba, llegando a crearse un Consejo de Cuba con sede en Nueva York para defender la causa de la independencia de la isla y llegan a negociar con el presidente norteamericano James Knox Polk (1795-1849) que realice una oferta de compra de la isla a España por ciento treinta millones de dólares.

Pero estas negociaciones iban en contra de los intereses de Narciso López y otros terratenientes pues el Consejo de Cuba de Nueva York defendía el final de la esclavitud , y no era eso lo que deseaba López y sus aliados. Así que decidió adelantarse a las acciones del Consejo de Cuba y organizar un levantamiento militar  con el fin de liberar Cuba del dominio español, aunque en realidad lo que pretendía era mantener el poder y riqueza de los terratenientes y si era posible incorporar Cuba a Estados Unidos pero conservando el sistema esclavista como en los estados del Sur. Después de reunir dinero y hombres y diseñar incluso una bandera y un escudo que son los que actualmente identifican a Cuba, López zarpó desde Nueva Orleans para desembarcar en Cuba y hacerse con el poder en 1850. Desembarcaba junto a la ciudad de San Juan de Dios de Cárdenas junto a seiscientos hombres, pero si esperaba recibir el apoyo de la población estaba muy equivocado, ya que los cubanos conocían sus intenciones de conservar la esclavitud por lo que no solo no le apoyaron sino que le rechazaron , obligando a López a retirarse. Pero, inasequible al desaliento, volvió a intentarlo al año siguiente, en 1851, ahora acompañado por unos cuatrocientos cincuenta hombres , entre ellos muchos mercenarios norteamericanos veteranos de la guerra entre Estados Unidos y México de 1846 a 1848, dirigidos por el coronel William Logan Crittenden, y atraídos por la promesa de tierras y dinero hechas por Narciso López, que pretendía conquistar la isla y anexionarla después a Estados Unidos.

Narciso López(he encontrado esta fotografía atribuida a él, aunque no puedo confirmarla porque sólo ha he hallado en una fuente si bien es muy parecido a los dibujos que he visto de su rostro)  fue uno de los mejores ejemplos de la forma de actuar de los filibusteros, con la particularidad de que Narciso ni siquiera era norteamericano sino español nacido en Venezuela cuando esta aún no era independiente. Después de años de servicio en el ejército español y de ocupar cargos políticos, cuando estaba en Cuba los vaivenes políticos de la época le hicieron perder todos sus cargos pero no sus tierras. Él y otros terratenientes de la isla defendían el mantenimiento de un sistema esclavista que favorecía los beneficios de sus explotaciones, de la misma forma que sucedía en los estados esclavistas de Estados Unidos, y los intentos de algunos independentistas cubanos que defendían la abolición de la esclavitud ponía en peligro este sistema por lo que prefirió adelantarse a los acontecimientos , adueñarse de la isla y luego ofrecer su anexión a Estados Unidos pero manteniendo las leyes esclavistas que se aplicaban en los estados del sur. Como solía suceder con estos hombres, el gobierno norteamericano no le iba a apoyar directamente pero tampoco haría nada por detenerlo , en espera de obtener un beneficio de sus acciones (Imagen procedente de http://diariovea.com.ve ) 

Desembarcaron en una parte de la costa que hoy pertenece a la provincia cubana de Artemisa, no lejos de La Habana, pero desde el primer momento la resistencia de la población y de las tropas españolas no le permitió a López ni un momento de respiro . Aunque López obtuvo una primera victoria contra los españoles, Crittenden y cincuenta de sus hombres, que se habían quedado en la retaguardia , decidieron abandonar la isla viendo muy difícil la victoria, pero fueron capturados por barcos españoles. López , con el grueso de las tropas, se había internado en la isla pero se hallaba aislado y sin posibilidades de recibir refuerzos. Sostuvo nuevos combates , siendo derrotados en todos ellos hasta que finalmente fue capturado y trasladado a La Habada, donde el 1 de septiembre fue ejecutado con el garrote vil, una técnica de dar la muerte al reo que consistía en un collar de hierro con el que se sujetaba a la víctima y que estaba atravesado por un tornillo terminado en una bola que iba presionando el cuello hasta romperlo causando la víctima. Esta forma de ejecución se mantuvo en España desde 1820 hasta la abolición de la pena de muerte con la Constitución Española de 1978. En cuanto a los cincuenta hombres capturados junto con Crittenden fueron ejecutados después de que les obligaran a arrodillarse,a todos menos el propio Crittenden del que Joseph Cummins recoge sus últimas y desafiantes palabras "Un hombre de Kentucky se arrodilla sólo ante Dios , y siempre muere frente a su enemigo". Así terminaba la aventura de Narciso López, uno de aquellos filibusteros que , de haber triunfado, probablemente habrían cambiado la historia de Cuba, que habría quedado incorporada a Estados Unidos.

Cuando las noticias de la ejecución de Crittenden llegaron a Estados Unidos muchas voces se levantaron indignadas exigiendo la invasión de Cuba como castigo a la supuesta afrenta de España, sin tener en cuenta que los agresores habían sido norteamericanos , y también hubo agresiones contra intereses españoles, como la quema del consulado español en Nueva Orleans , pero el gobierno no estaba por la labor de implicarse en un conflicto militar en España .Una cosa era conseguir ventajas gracias al riesgo corrido por un filibustero y otra muy diferente hacer frente al gasto y los riesgos políticos de una guerra y aún habría que esperar casi cincuenta años, hasta el año 1898, para que España y Estados Unidos se enfrentaran en Cuba . Pero ya es hora de que conozcamos a nuestro verdadero protagonista, el hombre que da nombre al título de este relato, William Walker, aunque para eso tenemos que retroceder un poco en el tiempo hasta el 8 de mayo de 1824 cuando nacía en la ciudad de Nashville, actual capital del estado de Tennessee. Es en este día cuando nace el primero de los cuatro hijos del matrimonio entre el banquero escocés James Walker y su esposa norteamericana, natural de Kentucky, Mary Norvell. Era una familia profundamente religiosa y su padre quería orientar al joven William hacia una vida dedicada a la religión pero William, que destacaba como un buen estudiante, eligió estudiar la carrera de Medicina , logrando el titulo con sólo diecinueve años en 1843 en la Universidad de Pensylvania.A continuación zarpa rumbo a Europa para mejorar sus conocimientos en  París, y luego continua su viaje en Alemania. Sin embargo, en este tiempo se convence de que la Medicina no es su verdadera vocación .


Fotografía de William Walker , un hombre menudo que no superaba el 1,60 y su peso apenas alcanzaba los cincuenta kilos. Escribe Cummins sobre sus ojos que "tenía los ojos grises más fríos que nadie hubiese visto jamás. Estos ojos grises han sido descritos como todo iris y aparentemente sin pupila" y añade " Parecía que nunca pestañease"  Se puede apreciar en la fotografía donde la pupila apenas se puede distinguir. Callado, tímido, alguien que le conoció en aquel tiempo le describía así "Extremadamente taciturno, podría estar sentado en tu compañía durante una hora sin abrir la boca ; pero una vez que se decidiese a hablar, captaría tu atención con la primera palabra que pronunciase  y acabarías convencido de que no era una persona corriente" No tardaría en demostrarlo aunque con unas consecuencias no demasiado positivas (Imagen procedente de http://www.latinamericanstudies.org ) 


Aún así, cuando en 1845 regresa a Estados Unidos se establece como médico en Filadelfia al mismo tiempo que busca emprender un nuevo camino estudiando derecho y llegando a obtener el título. Pero tampoco sentía que fuera esta su vocación y fija su atención ahora en el periodismo y así lo encontramos en 1848, con veinticuatro años de edad, escribiendo en el "Daily Crescent" de Nueva Orleans. , un periódico del que Cummins escribe que "era un periódico liberal que abogaba por el derecho de sufragio de las mujeres y la abolición de la esclavitud" un discurso revolucionario , más aún teniendo en cuenta que Nueva Orleans se encontraba en el corazón de los estados del sur, los adalides de la esclavitud , una cuestión que apenas trece años más tarde desencadenaría la Guerra de Secesión. En los artículos escritos en esta época por William  se manifiesta a favor de la línea liberal del periódico e incluso critica la doctrina del Destino Manifiesto que en esa misma época estaba impulsando, como ya hemos visto, la aventura de Narciso López. Cummins nos describe a Walker  como "un joven muy reservado y educado que no sonreía mucho y tampoco hablaba demasiado" y recoge la descripción que unos años después haría alguien que le conoció durante su estancia en la localidad mexicana de Sonora "Por debajo de la estatura media y muy delgado, difícilmente le atribuiría un peso superior a los cuarenta y cinco kilos . Su pelo era claro y parecía estopa, mientras que sus cejas y pestañas, casi blancas, ocultaban sus pupilas aparentemente grises ; tenía unos ojos fríos y la cara llena de pecas".

Pero a pesar de ser tan callado y tímido logró enamorar a una bella joven que pertenecía a una de las buenas familias de Nueva Orleans, Ellen Galt Martin(1825-1849), que además era inteligente, por lo que lo tenía todo menos el habla y el oído, ya que era sordomuda. Walker aprendió el lenguaje de signos para comunicarse con ella y se enamoró perdidamente de Ellen. Es probable que ya estuvieran haciendo planes de boda en 1849 cuando se declaró en Nueva Orleans una epidemia de fiebre amarilla, también llamada vómito negro, que causó la muerte de Ellen el 19 de abril de aquel año de 1849. Walker no dejaría escrito la impresión que le causó la muerte de su amada Ellen, pero desde entonces no volvería a ser el mismo y también cambió radicalmente su forma de pensar. En poco tiempo,él, que había criticado los intentos de anexión de  Cuba y a los filibusteros como Narciso López, cambiaría su discurso que se hizo más extremista, radical y partidario del expansionismo norteamericano . Apenas un año después de la muerte de Ellen, abandonaba Nueva Orleans y decidió viajar hasta la costa oeste, siguiendo una ruta que lo llevó primero a Panamá y desde allí hasta el Pacífico para luego remontar la costa de México hasta alcanzar California , estableciéndose en la ciudad de San Francisco, consiguiendo trabajo en otro periódico, el San Francisco Daily Herald y pronto da muestras de su nuevo carácter , mucho más agresivo, atacando con dureza a un juez en sus artículos lo que provoca que sea desafiado en un duelo por un amigo del juez , resultando herido en él mismo y en un nuevo incidente con otro juez, al que criticaba por su benevolencia con los criminales, fue multado y encarcelado. Estamos en el año 1850, llegan a Estados Unidos las noticias del fracaso de la invasión de Cuba por Narciso López y las circunstancias de su muerte y la del coronel William Logan Crittenden. La vida de William Walker estaba a punto de cambiar y con ella la de la historia de Centroamérica, pero eso lo veremos mañana en la segunda parte de esta historia.
Famosos