martes, 19 de marzo de 2013

¿DÓNDE ESTÁ LA EUROPA DE LOS PADRES FUNDADORES?

 
Este artículo trata sobre lo que acaba de suceder en una pequeña nación de Europa, Chipre, el pasado fin de semana, pero antes de eso quiero que me acompañéis un momento hasta el año 1762, cuando  se publicaba en Francia una obra titulada "El contrato social: o los principios del derecho político"  escrita por el filósofo francés Jean Jacques Rousseau(1712-1778), una obra que iba a tener una influencia decisiva en la formación del pensamiento que desembocaría dos décadas después en la Revolución Francesa que acabó con el Antiguo Régimen encarnado por la monarquía absoluta de Luis XVI (1754-1793) y una aristocracia que vivía a expensas de un pueblo empobrecido que se veía obligado a pagar elevados impuestos con los que se mantenía el boato de la corte versallesca mientras que ellos dependían de las cosechas para no morir de hambre. Escribí sobre la vida de Rousseau hace menos de un año, pero quiero recuperar algo de lo que entonces escribí sobre "El contrato social" de cuyo revolucionario contenido nos da una buena idea la siguiente frase extraída del texto "Cada uno de nosotros pone en común su persona y todo su poder bajo la suprema dirección de la voluntad general, recibiendo a cada miembro como parte indivisible del todo". Es decir , todos los hombres somos iguales y nos unimos bajo el gobierno de la razón y la ley que emana de la voluntad general que , a su vez, es la manifestación de la libre voluntad de todos los ciudadanos.Eso es lo que Rousseau denomina Contrato Social , el acuerdo común al que llegan todos los ciudadanos libres después de manifestar libremente su voluntad .
 
Rousseau entiende la voluntad general como la soberanía popular, y las leyes procederían de esa soberanía popular. Quién dicta las leyes es el pueblo soberano aunque reconoce que es necesaria la figura de un legislador pero no sería él sino el pueblo quién estableciera y aprobara las leyes. Define al gobierno como "un cuerpo intermedio establecido entre los sujetos y el soberano para su mutua correspondencia, encargado de la ejecución de las leyes y del mantenimiento de la libertad, tanto civil como política", advierte del peligro de que el aparato del Estado crezca demasiado "cuanto más crece el Estado, más disminuye la libertad" .Estos conceptos de libertad, de igualdad , de soberanía del pueblo en un sistema que sea "capaz de defender y proteger, con toda la fuerza común, la persona y los bienes de cada uno de los asociados, pero de modo tal que cada uno de éstos, en unión con todos, sólo obedezca a sí mismo, y quede tan libre como antes" abrían el camino a la democracia. Por supuesto la sociedad en la que vivía Rousseau es muy diferente a las sociedades vivimos hoy pero no es imposible ver paralelismos entre aquella Europa del siglo XVIII y esta en el que aún está despuntando el siglo XXI. Recogía en aquel artículo estas otras palabras del filósofo francés en las que afirmaba que el contrato social que firma una sociedad con sus representantes "en lugar de destruir la igualdad natural, el pacto fundamental, por el contrario, sustituye la desigualdad física que la naturaleza pudo haber establecido entre los Hombres por una igualdad moral y legítima. Los Hombres, pudiendo ser desiguales en fuerza o en talento, se hacen iguales por convención y por derecho."


File:Jean-Jacques Rousseau (painted portrait).jpg
 Jean Jacques Rousseau retratado por el pintor francés Maurice Quentin de la Tour(1704-1788), uno de los inspiradores de los ideales de los que surgirían luego la Declaración de Independencia de Estados Unidos o la Revolución Francesa que significó el principio del fin del Antiguo Régimen .Salvando las distancias que nos separan de aquel tiempo , Rousseau decía del sistema parlamentario inglés "El pueblo inglés piensa que es libre y se engaña: lo es solamente durante la elección de los miembros del Parlamento: tan pronto como éstos son elegidos, vuelve a ser esclavo, no es nada" Aunque han transcurrido más de doscientos años de estas palabras que aparecen en el "Contrato Social"  algunos comenzamos a pensar que e parte pueden seguir siendo ciertas hoy, porque se toman constantemente decisiones en los gobiernos a espaldas de sus ciudadanos, incumpliendo las promesas y el programa electoral que es el contrato que los representantes de los ciudadanos establecen con estos    (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org)
 
Aunque la naturaleza nos haya hecho diferentes, por nuestra propia voluntad establecemos ,en base a un acuerdo realizado entre todos, que somos iguales. Esta es la base del Contrato Social en el que se inspiraría no sólo la Revolución Francesa sino también documentos tan importantes y que tantas veces he citado en el Mentidero como la Declaración de Independencia de Estados Unidos de 1776 y la Constitución de esta misma nación de 1787 ,pero también añadía Rousseau que esta igualdad que establecemos a través del Contrato Social se rompe con el mal gobierno , y así escribe "En un mal gobierno, esta igualdad sólo es aparente e ilusoria. Sirve tan sólo para mantener al pobre en la miseria, y al rico en la usurpación. De hecho, la leyes siempre son útiles a los que poseen y perjudiciales a los que nada tienen. De lo que se sigue que el Estado social sólo es ventajoso para los Hombres cuando todos tienen algo y cuando ninguno de ellos tiene demasiado."  Quiero quedarme con esta definición del mal gobierno en el que la "igualdad sólo es aparente e ilusoria. Sirve tan solo para mantener al pobre en la miseria , y al rico en la usurpación." y en particular en la segunda parte de la frase "las leyes siempre son útiles a los que poseen y perjudiciales a los que nada tienen" . Y quiero ahora recuperar las palabras atribuidas a Anacársis ,un filósofo escita que vivió en el siglo VI a.C. Los escitas vivían a orillas del Mar Negro y Anacársis viajó mucho por el mundo griego, el centro del conocimiento de su tiempo y puede decirse que era uno más de ellos. En una ocasión escribió, si la atribución es correcta aunque ahora lo que me importa es el significado de sus palabras,  "Muchas veces las leyes son como las telarañas: los insectos pequeños quedan prendidos en ellas; los grandes la rompen".
 
Ahora veamos la definición que el Diccionario de la Lengua Española tiene para la palabra pirata , a la que se refiere en su tercera acepción  como "Persona que, junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar." y en la cuarta acepción "Persona cruel y despiadada". Para completar este puzzle al que ahora me propongo dar sentido para no volver loco al sufrido lector que ha tenido la paciencia de seguirme hasta aquí  , también quiero recuperar la voz de dos de los llamados Padres de Europa, aquellos hombres que con su esfuerzo, entusiasmo y fe en la idea de una Europa unida que evitaría nuevas catástrofes como la Segunda Guerra Mundial, crearon en 1951 la Comunidad Europea del Carbón y del Acero(CECA) , una entidad supranacional de la que surgiría y la que se unirían seis años después  la Comunidad Económica Europea(CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica(EURATOM), ambas en 1957 en virtud del Tratado de Roma,  y por fin  la actual Unión Europea en 1992 que unía a la CECA, la CEE y EURATOM en virtud del Tratado de la Unión Europea firmado en la ciudad holandesa de Maastricht que culminaba un  proceso de evolución que se prolongó durante medio siglo . Si en Europa ha habido paz en las últimas seis décadas se lo debemos agradecer en una gran parte a personas como quién fuera ministro de asuntos exteriores francés Robert Schumann(1883-1963) , el primero en proponer la creación de la entidad supranacional que fue la CECA, o Jean Monnet (1888-1979), ambos considerados Padres de Europa, junto al que fuera canciller alemán Konrad Adenauer(1876-1967) y el político italiano fundador de la Democracia Cristiana en Italia, Alcide de Gasperi(1881-1954), de los que he hablado en numerosas ocasiones en el Mentidero.


Con el añadido de Winston Churchill como el líder de la resistencia de la Europa aliada frente al avance de la Alemania nazi, tenemos aquí a las cuatro personalidades consideradas como los Padres de Europa, nuestros padres fundadores que pusieron los cimientos de una Europa unida que pusiera final a mil quinientos años de divisiones y guerras desde la caída del Imperio Romano de Occidente en el año 476, un sueño de integración que desde aquel año se trató de hacer realidad en diferentes ocasiones pero siempre por la fuerza de las armas, pero Monnet, Schuman, Adenauer y Gasperi lo llevaron a cabo con la fuerza de sus ideas , basadas en la libertad, la igualdad, la justicia y la búsqueda de la paz y la felicidad para todos los pueblos que forman el continente europeo. La pregunta hoy es ¿qué queda de sus ideales entre nuestros gobernantes?¿qué conocemos la mayoría de ciudadanos europeos del pensamiento de aquellos hombres que construyeron el edificio en el que hoy vivimos? Resulta difícil defender aquello que se ignora y creo que ese es uno de los problemas que nos hace tan vulnerables ante lo que ahora está sucediendo en las sociedades europeas (Imagen procedente de  http://noticias.es.msn.com )  
 
Robert Schuman decía respecto a Europa y la necesidad de que se uniera  "Europa ha proporcionado a la humanidad su pleno florecimiento. A ella le corresponde mostrar un camino nuevo, opuesto al avasallamiento, con la aceptación de una pluralidad de civilizaciones, en la que cada una de estas practicará un mismo respeto hacia las demás.", Jean Monet señalaba sobre el trabajo que estaban llevando a cabo  "Nosotros no coligamos Estados, nosotros unimos a las personas." y el italiano Alcide de Gasperi definía lo que eran aquellos hombres que al comienzo de la década de los cincuenta del siglo XX estaban sentando las bases de la convivencia pacífica de los pueblos europeos por primera vez desde la caída del Imperio Romano  "Un político mira a las próximas elecciones. Un estadista mira a la próxima generación.", porque eso eran aquellos hombres, estadistas que miraban más allá del horizonte de los siguientes años, tenían la capacidad de proyectar hacia el futuro y además la capacidad de ilusionar a los demás con un proyecto en común basado en el respeto, la libertad y la felicidad, si, la felicidad, aunque casi parezca hoy infantil hablar de ello, pero desde la redacción de ese hermoso documento que es la Declaración de Independencia de Estados Unidos de 1776 cuando afirmaba "Sostenemos como evidentes por sí mismas dichas verdades: que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad" , la felicidad ha sido un objetivo perseguido por el hombre, algo tal vez inalcanzable pero a lo que había que aspirar.
 
Me gustaría que en Europa fueran conocidas por todos las figuras de los Padres de Europa como conocen en Estados Unidos a los hombres que redactaron la Declaración de Independencia y la Constitución, pero no es así y sus palabras a menudo son olvidadas y con ellas sus ideales, los que inspiraron algo más que una unión de naciones, era un mundo basado en la justicia, la igualdad y la libertad, el mundo que había bebido de las fuentes del Contrato Social de Rousseau, de la Enciclopedia redactada por los principales intelectuales del siglo XVIII, de los ideales que inspiraron la Guerra de Independencia de Estados Unidos y la Revolución Francesa. Pero ¿qué queda hoy de aquello?¿dónde están los ideales de igualdad?¿dónde ha quedado la búsqueda de la felicidad?¿dónde el sentido de la justicia?¿cuando dejó Europa de ser una unión de personas, como decía Monet, para convertirse en una unión de los intereses económicos de unos pocos? ¿No se parece acaso más la Europa actual a la definición de Rousseau sobre el mal gobierno " En un mal gobierno, esta igualdad sólo es aparente e ilusoria. Sirve tan sólo para mantener al pobre en la miseria, y al rico en la usurpación. De hecho, la leyes siempre son útiles a los que poseen y perjudiciales a los que nada tienen?" Creo que estas palabras tendrían hoy el apoyo de los ciudadanos griegos , que desde hace años viven condenados a una progresiva miseria, a los ciudadanos portugueses, sometidos a un rescate económico que de momento la ha condenado a un deterioro progresivo de las condiciones de vida de sus habitantes, de España con sus seis millones de desempleados y una sociedad deprimida que no tiene capacidad de reacción, o de Italia cuyos ciudadanos ya no saben a que líder seguir, si un cómico sin programa electoral como Beppe Grillo(1944) o un expresidente sumido en la corrupción y convertido en caricatura de si mismo como Silvio Berlusconi(1936).


Uno de los carteles situados en las proximidades del Parlamento chipriota "Unión Europea.¿Quién es el próximo?¿España o Italia?" Si algo nos ha enseñado esta crisis es que las palabras de nuestros dirigentes no tienen valor alguno y si ahora tampoco lo tienen las leyes cada vez son menos las razones que tienen los ciudadanos para seguir aceptando los sacrificios que estos les imponen , según ellos porque "no hay otra salida" . Aunque es difícil saber si hay otra salida cuando ni siquiera se intenta algo diferente. La crisis actual se inició en el año 2008 y cada vez se presenta más claro para muchos ciudadanos que el continuo retroceso en los derechos sociales no se recuperarán cuando la economía mejore. Una vez más quiero recordar aquí unas palabras que creo que he traído en más de una ocasión al Mentidero porque creo que siguen siendo tan ciertas hoy como cuando se escribieron en la Declaración de Independencia de Estados Unidos de 1776 " La prudencia, claro está, aconsejará que los gobiernos establecidos hace mucho tiempo no se cambien por motivos leves y transitorios; y, de acuerdo con esto, toda la experiencia ha demostrado que la humanidad está más dispuesta a sufrir, mientras los males sean tolerables, que a hacerse justicia mediante la abolición de las formas a las que está acostumbrada. Pero cuando una larga serie de abusos y usurpaciones, que persigue invariablemente el mismo objetivo, evidencia el designio de someterlos bajo un despotismo absoluto, es el derecho de ellos, es el deber de ellos, derrocar ese gobierno y proveer nuevas salvaguardas para su futura seguridad." (Imagen procedente de http://www.heraldo.es )

Las últimas víctimas , porque como víctimas creo que hay que considerarlas, de esta deriva en la que  desde hace cinco años se halla Europa , son los chipriotas. Chipre debía en septiembre de 2012 unos 24.270 millones de euros a entidades bancarias de veinticuatro países, siendo sus principales acreedores Alemania, con 5878 millones de euros, y Grecia con 8390 millones de euros , y para no caer en la bancarrota el gobierno de Chipre necesitaba un préstamo de diez mil millones de euros financiados por los socios de la Unión Europea y el Fondo Monetario Internacional. Recordemos que la República de Chipre tiene un territorio de apenas 9250 kilómetros cuadrados y una población que supera por poco el millón de habitantes, con un peso en la economía europea que representa tan solo el 0,2% del Producto Interior Bruto. Pues bien, con este peso económico que no debería representar un problema tan grave para Europa, el pasado sábado dieciséis de marzo , a los políticos de Europa no se les ocurrió otra medida para aprobar el préstamo a Chipre que la isla recaudara los 5800 millones de euros que se estiman necesarios para que este préstamo no tuviera que ser superior a los diez mil millones que os he mencionado antes. ¿Y que se les ocurrió a nuestros gobernantes europeos que han demostrado en estos últimos cinco años que son incapaces de desarrollar una política que permita el crecimiento, la creación de empleo y que parecen empeñados en destruir los cimientos del estado de bienestar, de justicia social e igualdad construido en los cincuenta años anteriores?

Pues ni más ni menos que imponer una tasa a los depósitos de los ahorradores chipriotas, un impuesto en el que se han barajado diferentes porcentajes pero que era en realidad la confiscación  por decreto del dinero que la gente había confiado a sus bancos, el dinero que cada trabajador sabe lo mucho que cuesta ganar y que ahora , con la aprobación de una ley, te lo podía arrebatar el estado de un día para otro. Ya no es suficiente con pagar impuestos más elevados, ni con ampliar la jornada laboral, ni con aceptar la rebaja de los sueldos , ni con resignarnos a jubilaciones que ya  se adivinan miserables, sino que ahora se autorizaba a un gobierno a arrebatar parte de sus ahorros a los ciudadanos de un país de la Unión Europea, haciéndoles responsables de las deudas de su país, de la mala gestión de sus gobiernos y sus bancos. ¿Recordáis la definición que antes os daba de piratas? "Persona que, junto con otras de igual condición, se dedica al abordaje de barcos en el mar para robar."  y también "Persona cruel y despiadada" e imagino que ambas definiciones habrán venido a la mente de los chipriotas estos días al pensar en sus dirigentes y en las autoridades de Europa.Ha habido mucha confusión, unos afirman que no fue la Unión Europea la que recomendó esta solución a Chipre y fue una iniciativa del propio gobierno chipriota, y cuando escrito esto sale la noticia de que el parlamento de Chipre ha rechazado esta propuesta, por lo que , al menos de momento, el dinero de los habitantes de Chipre está a salvo, aunque Europa le sigue exigiendo cinco milo ochocientos millones de euros si quiere que le preste diez mil millones. ¿De dónde sacará el dinero el gobierno de Chipre? ¿Dónde se encuentra la solidaridad de Europa?¿dónde quedan sus promesas de prosperidad a cambio del sacrificio de sus habitantes?¿dónde ha ido a parar aquella Europa que no era la unión de países sino la unión de personas?.

"Fuera las manos de Chipre" reza el cartel que sostiene este hombre en una de sus manos . Se ha querido justificar esta medida diciendo que Chipre se ha convertido en una especie de paraíso fiscal, como si esa circunstancia fuera ignorada por la Unión Europea desde hace años y como si fuera justo que por ello tuvieran que pagar todos los ciudadanos chipriotas. Y a partir de ahora ¿quién garantiza que no sucederá lo mismo en cualquier otra nación de Europa?¿por qué tendremos que creer a nuestros gobernantes si ya hemos visto que las leyes no tienen más valor que la utilidad que tengan en cada momento y basta una reunión de los ministros de la zona euro para que estas leyes no sean más que papel mojado? ¿cómo se podrá reprochar a aquel que tenga la posibilidad de hacerlo que se lleve su dinero a algún paraíso fiscal donde su dinero esté a salvo? Han quebrado la`poca  confianza que aún teníamos en su palabra (Imagen procedente de http://lavoztx.com ) 

La impresión que tengo mientras escrito estas palabras es que lo más grave de lo que que está sucediendo en Europa es comprobar que ahora ya no nos preguntamos ¿qué vamos a hacer?, una pregunta que significa futuro, proyectos, nuevas ideas, búsqueda de soluciones, sino ¿qué nos va a pasar? Porque estamos a merced de los gobernantes elegidos por los ciudadanos para que gobernaran en nuestro nombre y ahora descubrimos que no somos más que rehenes en sus manos, porque nadie cuenta con nosotros para tomar las decisiones, las promesas se rompen con completa impunidad y todo se justifica afirmando que "no hay otra salida", pero lo que ven los europeos de a pie, el ciudadano que se levanta cada día a trabajar más horas por menos sueldo ,menos prestaciones sociales y para pagar más impuestos, los millones de jóvenes que no tienen acceso al mercado laboral a pesar de haberse formado durante años, los millones de personas que superaros los cuarenta y ya son considerados mayores para encontrar un trabajo mientras los gobiernos insisten en que hay que retrasar la jubilación, el porcentaje cada vez mayor de familias en las que ya no entra ningún ingreso mientras los mismos políticos incapaces de resolver la situación recortan los presupuestos de sanidad, de educación, de ciencia, de todo lo que podría ayudar a un futuro mejor, lo que ven estos ciudadanos  es que esta no es la Europa de los padres fundadores, sus sucesores han prostituido lo que significaba aquella idea y la han transformado en un territorio donde ya no se gobierna con los ciudadanos, se gobierna sobre ellos , sin contar con ellos hasta el extremo de que hasta se juega con la idea de entrar en sus cuentas y quedarse con su dinero, un dinero legítimamente ganado, me da igual que sean mil euros o un millón de euros.

Una de las razones que han dado estos días para justificar esta acción era que muchas de estas cuentas eran de evasores de dinero extranjeros, principalmente rusos, pero eso es lo mismo porque un delito no se puede corregir con una injusticia, por detener o perjudicar a un ladrón no puedes robar a los que son inocentes.  Aunque de momento se han echado atrás, Europa ha roto el contrato social con los europeos, ha roto una de sus propias leyes, la que protegía el dinero que los pequeños ahorradores tenían en los bancos y ha abierto la veda para que pueda producirse lo mismo en cualquier otra nación de la Unión Europea. Recuerdo de nuevo las palabras atribuidas al escita Anacársis "Muchas veces las leyes son como las telarañas: los insectos pequeños quedan prendidos en ellas; los grandes la rompen". Esta es una de esas leyes, dictadas para atrapar a los pequeños, porque los grandes siempre encuentran la forma de romper las telarañas. Pero deberían tener en cuenta que cuando los que dictan las leyes son los mismos que las infringen están abriendo las puertas para que los de abajo también lo hagan, y de eso al caos nos separa muy poca distancia. Las consecuencias de romper el Contrato Social entre los pueblos y sus gobernantes, de romper la confianza que el pueblo deposita en sus representantes, es, en mi opinión personal,  lo más grave que ha sucedido en Europa desde 1945, y el abismo que separa a los ciudadanos de sus políticos es cada vez mayor con comportamientos como los de esta semana. Deberían recordar los gobernantes europeos las palabras de Mahatma Gandhi sobre las leyes injustas "En cuanto alguien comprende que obedecer leyes injustas es contrario a su dignidad de hombre, ninguna tiranía puede dominarle" y todos deberíamos recuperar la Europa de nuestros Padres fundadores, con cuyas palabras quiero terminar "Nosotros no coligamos Estados, nosotros unimos a las personas."
Famosos