lunes, 28 de enero de 2013

GRANDES EXPLORADORES: JAMES COOK NAVEGANDO POR LOS MARES DEL SUR (PRIMERA PARTE)

 
"La brisa buena sopló, la espuma blanca voló/ El surco seguía libre detrás /Éramos lo primero que alguna vez irrumpía /Dentro de ese mar silencioso." Son versos de "La balada del viejo marinero" escrita en 1799 por el poeta inglés Samuel Taylor Coleridge (1772-1834) en la que narra las aventuras de un barco arrastrado por las tormentas al Océano Pacífico y de las aventuras que allí vivieron sus tripulantes y como regresaron a casa. Según muchos críticos literarios esta balada estaba inspirada en un hombre que apenas treinta y cinco años antes nadie conocía pero que ahora era considerado uno de los grandes exploradores de todos los tiempos, el capitán James Cook (1728-1779). Durante los siglos XV y XVI los navegantes españoles y portugueses habían ensanchado el mundo, circunnavegando el continente africano hasta la India y las islas de las Especias , navegando hacia el oeste hasta alcanzar las costas de América, explorando aquellos inmensos y desconocidos territorios y descubriendo un nuevo e inmenso océano, el Pacífico , cuando el 25 de septiembre de 1513 el español Vasco Núñez de Balboa (1475-1519) sube hasta la cima de una montaña después de una larga marcha por la selva en lo que hoy es Panamá y desde ella divisaba aquella inmensa masa de agua. Ondea su estandarte y toma posesión solemnemente de estas tierras en nombre del rey de España y su escribano Andrés de Valderrábano escribe allí mismo un documento en pergamino para dar carácter oficial a este hecho, y llamando a "los caballeros e hidalgos y hombres de bien que hallaron en el descubrimiento del Mar del Sur con el magnífico y muy noble señor el capitán Vasco Núñez de Balboa, gobernador de Su Alteza a que ratifiquen que ese señor Vasco Núñez de Balboa fue el primero que vio ese mar y que se lo mostró a los siguientes".
 
Unos años después el navegante portugués Fernando de Magallanes (1480-1521) navegaría por las aguas de aquel Océano desconocido al que puso el nombre de Océano Pacífico por la tranquilidad de sus aguas, al menos en apariencia. Aquella expedición iniciada en 1519 concluiría en 1522 con la culminación de la primera vuelta al mundo concluida por el navegante español Juan Sebastián Elcano (1476-1526) después de la muerte de Magallanes en el archipiélago de las Filipinas. Durante todo el siglo XVI continuaron las exploraciones , se fueron trazando cartas marinas y mapas de las costas hasta ir completando el dibujo del nuevo continente descubierto. Ya conocíamos Europa, Asia, América y las costas africanas, aunque el interior del continente africano seguía apareciendo en los mapas de la época como Terra Incognita. Y así continauba en el siglo XVIII, como también permanecía el misterio del gran continente que desde la Antigüedad se suponía que existía aún más al sur. El geógrafo griego Claudio Ptolomeo (hacia 100-170) publicaba hacia el 150 una obra titulada "Geographia" donde se resumía todos los conocimientos geográficos de su tiempo y que mantendría su vigencia durante casi toda la Edad Media, y en ella hacía referencia a aquel territorio al sur de África al que Ptolomeo daría el nombre de "Terra Australis Incognita" , la "Desconocida Tierra Austral". Desde entonces se había buscado aquel continente  que seguía apareciendo en los mapas desafiando a los exploradores.


File:Delisle - Mappe-Monde.png
Mapa del cartógrafo y geógrafo francés Guillaume Delisle (1675-1726), profesor de geografía del monarca francés Luis XV(1710-1775) y autor de este Mapa Mundi realizado a comienzos del siglo XVIII que refleja los conocimientos geográficos unas décadas antes de los viajes de nuestro protagonista, James Cook. Como podéis observar ya estaban cartografiados los continentes africanos desde que en el siglo XV los portugueses completaran su circunnavegación, toda América del Sur, la costa este de América del Norte y parte de su costa oeste y luego la gran extensión del Mar del Sur salpicada por algunas de las islas descubiertas principalmente por los navegantes españoles así como parte de la costa occidental de Australia. Al sur seguía apareciendo el nombre de Terra Australis para designar a la gran masa de tierra que se suponía que debía existir, un continente que tendría una superficie superior a la suma de la superficie del resto de continentes y que además , eso creían, gozaría de un clima privilegiado, con suelos fértiles y temperaturas cálidas. Este era el concepto del mundo cuando a mediados del siglo XVIII la Royal Navy  y la Royal Society británicas decidieron organizar la primera de las expediciones que dirigiría James Cook y que servirían para dar forma a los grandes espacios en blanco que aún figuraban en sus mapas (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )
                
 Hoy sabemos que "Terra Australis Incognita" es la Antártida, un lugar muy alejado de la idea idílica que de este continente tenían aún en el siglo XVIII, pues pensaban que gozaría de un clima cálido y serían tierras fértiles y ricas llenas de vida , pero además también faltaba  cartografiar territorios tan grandes como Nueva Zelanda o Australia, que ya habían sido descubiertas, pero sólo en parte y sin fijar su posición ni poner en mapas la totalidad de sus costas, por lo que los mapas a mediados del siglo XVIII seguían presentando enormes vacíos . Pero las grandes potencias navales ya no eran Portugal o España , que habían dominado los océanos en los siglos anteriores, ahora era el momento de Inglaterra que entre el siglo XVIII y el XIX se convertiría en la primera potencia mundial y su flota la más poderosa y mejor preparada de los océanos y sería ella la que ahora emprendería el intento de desvelar el misterio de la esquiva Terra Australis Incognita y  completar la exploración del Océano Pacífico y esta misión no le sería encargada a alguno de los aristocráticos capitanes de la Armada Británica, sino a un oficial casi desconocido y de orígenes humildes que, sin embargo, iba a convertirse en uno de los exploradores más célebres de la historia.
 
Vamos a viajar ahora a Marton, una pequeña localidad próxima a la ciudad de Middelsborough, en Yorkshire ,al norte de Inglaterra,  porque allí nacía el 27 de octubre de 1728  el segundo de los ocho hijos de James Cook,  un labriego escocés que había abandonado Escocia en busca de nuevas oportunidades. y que se había instalado allí junto a su esposa Grace Pace. El nombre del nuevo miembro de la familia sería el mismo que el de su padre, James Cook. En 1737 la familia se trasladaba a la localidad de Great Ayton donde James Cook padre iba a trabajar para el rico terrateniente Thomas Scottowe que ya dos años antes se había dado cuenta de la despierta inteligencia del pequeño James Cook y se encargó de pagarle los estudios en Great Ayton . En 1741 Cook  ayudaba a su padre en la administración de la granja de Scottowe . En la escuela de Great Ayton donde James Cook estudió entre 1736 y 1741 hoy se halla un Museo dedicado a su memoria. Después de sus clases y de ayudar a su padre le gustaba trepar a la cima de la colina más alta de la zona, Roseberry Topping , de 320 metros de altura . Desde allí Cook podía disfrutar de la vista de una gran extensión de terreno y sobre todo de soledad para pensar. Ya en 1745 decide abandonar el hogar paterno para trabajar como dependiente en una tienda  propiedad de William Sanderson, en el pueblo pesquero de Staithes.

La colina de Roseberry Topping donde le gusta trepar al pequeño James Cook para disfrutar de la soledad y donde tal vez ya germinaban sus sueños de futuras aventuras. Pero no sería hasta dejar la granja donde ayudaba a su padre a administrar la granja de la que era dueño  Thomas Scottowe , que podemos considerar su mecenas porque pagó los estudios de Cook en la escuela de Great Ayton durante cinco años entre 1736 y 1741, cuando Cook entró de verdad en contacto con el mar iniciando una relación de amor con él que se prolongaría durante toda su vida, aunque no iba a ser un camino fácil para alguien de una posición humilde y que tendría que apoyarse exclusivamente en sus cualidades personales. Tiempo después escribiría "Yo no tuve la suerte de tener una educación, ni habilidades naturales  para la escritura. Sólo soy un hombre que ha estado en el mar desde su juventud como aprendiz del negocio del carbón". Pero su talento natural para la ciencia le permitió imponerse a la estricta organización clasista británica y convertirse en uno de los exploradores oceánicos más importantes de la historia (Imagen procedente de http://www.nyebaleague.co.uk )
 
Era su primer contacto con el mar y probablemente ya entonces Cook sintió la llamada de la aventura . No sabemos si pasaba demasiado tiempo mirando ensoñadoramente al océano mientras descuidaba su trabajo en la tienda, pero apenas año y medio después de comenzar a trabajar en la tienda , Sanderson estaba convencido que Cook nunca sería un buen dependiente y le aconsejó que fuera hasta la cercana población de Whitby donde vivían unos amigos de Sanderson , John y Henry Walker, dueños de varios barcos mercantes que se dedicaban sobre todo al transporte de carbón a lo largo de la costa inglesa. James Cook se enrolaba así en 1746 , a los dieciocho años, como grumete en  una de las naves  carboneras de los Walker, el "Freelove", navíos caracterizados por ser naves anchas para transportar la máxima capacidad de carbón posible, robustas y de fondo plano que no necesitaban demasiado calado para navegar. Durante los siguientes nueve años James Cook siguió en la flota carbonera, asumiendo cada vez más responsabilidades , mientras dedicaba parte de su tiempo libre a otra de sus pasiones, las matemáticas y la astronomía, y se convertía en un experto navegante en las difíciles aguas del Mar del Norte . Su futuro parecía ya establecido como capitán de una nave carbonera y de hecho en 1755 le ofrecieron el mando de una de ellas, la Friendship,  pero  él quería vivir aventuras, surcar otros mares y dejó la seguridad de la marina mercante por el riesgo de la Royal Navy, donde se alistó como voluntario en ese mismo año de 1755.
 
Entró como marinero de primera a bordo del HMS Eagle (HMS son las siglas de His Majesty Ship, el Navío de su Majestad), ya  que al enrolarse en la marina perdía sus cargos anteriores,  y , como escribe el historiador Daniel Joseph Boorstin(1914-2004) en su obra  "Los descubridores", en la que me he basado en parte para esta historia,  "Alto y vigoroso, Cook se hizo notar por su imponente presencia, su amabilidad y su pericia para navegar  en aguas en las que no existía  cartas de navegación". Gracias a estas virtudes personales y a la experiencia acumulada en sus años de navegación por el Mar del Norte, Cook no tardó en ser ascendido y ya en junio de 1757 había alcanzado el grado de maestre , el mismo que tenía en la flota mercante. Un año antes, en 1756,  comenzaba la Guerra de los Siete Años que enfrentaba a dos grandes alianzas, por un lado España, Suecia, Rusia, Francia, Austria y Sajonia y por otro Prusia, Hannover y la propia Gran Bretaña que se disputaban la supremacía colonial tanto en la India como en América del Norte. La guerra se prolongaría desde 1756 hasta 1763 , a lo que debe su nombre de guerra de los siete años, y James Cook participó en ella a bordo del Pembroke , navegando hasta Nueva Escocia, en lo que hoy es Canadá, participando en diferentes episodios de la guerra y donde iba a sobresalir en la confección de cartas náuticas y cartografiaría buena parte de la costa donde se desarrollaban los combates.

File:Nouvelle-France map-en.svg
Mapa de América del Norte con la distribución de territorios en el momento del comienzo de la Guerra de los Siete Años entre 1756 y 1763 en la que participaría James Cook. La fecha que aparece entre paréntesis hace referencia a la fecha en que fueron fundadas las poblaciones . En azul se encuentran las posesiones de Francia, en naranja las de España y en tono rosado las de Gran Bretaña y en tono violeta las posesiones que Francia cedió a Inglaterra en virtud de la firma del Tratado de Utrecht en 1713 que ponía también punto final a la Guerra de Sucesión por el trono de España . Cook pasaría gran parte de la guerra en Nueva Escocia, completando la cartografía de sus costas y en particular de la isla de Newfoundland, la mítica "Vinland" o "Tierra del vino" que descubriera el navegante vikingo Leif Eriksson(hacia 970 - 1020) en su viaje a América del Norte en el año 1000. Durante estos años Cook se ganó un merecido prestigio entre sus superiores gracias a sus conocimientos cartográficos, de navegación y astronómicos que serían su principal aval para su selección como líder de la expedición organizada por la Royal Navy y la Royal Society para el año 1769 (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )     
 
 
Regresa a Inglaterra en diciembre de 1762, cuando ya está terminando la Guerra de los Siete Años, y contrae matrimonio con Elizabeth Batts (1741 o 1742 -1835), hija de Samuel Batts que a su vez tenía conexiones comerciales con sus antiguos patrones, los Walker.El matrimonio se establece en Londres, aunque James Cook apenas pasaba tiempo en su hogar porque  su vida estaba en el mar. En 1763 el matrimonio tiene al primero de sus seis hijos, al que también ponen por nombre James Cook (1763-1794) a los que seguirán en años sucesivos, aprovechando los momentos en los que no estaba en alta mar, Nathaniel Cook(1764-1781), Elisabeth Cook (1767-1781), Joseph Cook (1768), George Cook(1772) y Hugh Cook(1776-1793) . Ninguno de sus hijos superaría la juventud . Durante los siguientes años posteriores a su matrimonio viajó de nuevo a América del Norte para realizar nuevas cartas de navegación y cartografiar la costa , llamando la atención tanto del Almirantazgo como de la Royal Society  que apreciaba la calidad y exactitud de sus cartas, además de su formación y conocimientos matemáticos y astronómicos. En 1766 la Royal Society junto con el Almirantazgo,  estaban preparando una expedición científica que tenía como destino los Mares del Sur, el Pacifico, para observar uno de los grandes acontecimientos astronómicos del siglo , el tránsito de Venus. Este fenómeno astronómico sucede cuando Venus, visto desde la Tierra, cruza por delante del Sol y su importancia radicaba en que su observación permitiría  determinar la distancia que separa la Tierra del Sol .
 
El problema del tránsito de Venus es que tenía lugar sólo dos veces cada siglo y según los cálculos del astrónomo Edmund Halley (1656-1742), en el siglo XVIII habría dos tránsitos de Venus, uno en 1761 y otro en 1769.Como por su edad sabía que no llegaría con vida a este acontecimiento Edmund   escribió estas palabras como una advertencia para sus sucesores "Recomiendo una y otra vez a los curiosos investigadores de las estrellas a quienes se confíen estas observaciones cuando nuestras vidas hayan llegado a su fin , que, teniendo en cuenta nuestro consejo, se dediquen vigorosamente a efectuar estas observaciones. Y a ellos les deseamos y rogamos que tengan buena suerte , sobre todo que no sean privados de ese codiciado espectáculo por la desgraciada oscuridad de cielos  nubosos, y que las inmensidades de las esferas celestes , reducidas a límites más precisos , puedan contribuir a su gloria y fama eterna" . En 1761 se habían realizado mediciones del tránsito desde diferentes puntos del planeta, pero era preciso volver a observarlo con mayor precisión en 1769 y ese era el objetivo de la expedición que la Royal Society estaba preparando y cuyo mando iba a entregar a un desconocido oficial de la Armada, si, James Cook. Era un nombramiento controvertido, porque la Royal Navy era una organización clasista, como lo era la sociedad británica, y Cook no tenía gota de sangre noble en sus venas, pero sus superiores valoraban la experiencia y la gran habilidad como navegante de Cook además de sus grandes conocimientos astronómicos, cartográficos y matemáticos que serían imprescindibles en la misión.

VÍDEO SOBRE EL TRÁNSITO DE VENUS

En este breve vídeo de cuatro minutos se hace un resumen de la historia del tránsito de Venus y del significado que tiene para la astronomía. Fue observado por primera vez en 1639 y sólo por dos personas, el astrónomo y clérigo inglés Jeremiah Horrocks(1618-1641), y su amigo William Crabtree,  pero no tenía medios para tomar con precisión las mediciones . Tras esta primera oportunidad para su observación hubo que esperar hasta 1761 y 1769, cuando diferentes equipos científicos se movilizaron para tomar mediciones desde diferentes puntos del planeta. Uno de estos equipos es el que iba en el HMS Endeavour gobernado por James Cook. En el siglo XXI ya hemos sido testigos del tránsito de Venus en los años 2004 y 2012. Gracias al estudio del tránsito de Venus en el siglo XVIII pudimos tener conciencia por primera vez de las dimensiones del Sistema Solar


 
 
Le ascendieron a teniente de navío, ya que aún conservaba el rango de maestre , lo que tampoco era una gran distinción porque en aquel año había en la Royal Navy nada menos que novecientos tenientes y trescientos capitanes. Uno de los grandes problemas que tenían los oficiales de la marina británica era encontrar una nave en la que embarcarse y a menudo pasaban meses sin que tuvieran ningún destino disponible. Si queréis conocer de forma novelada como era la vida en de los miembros de la Royal Navy os recomiendo la serie de novelas del escritor Patrick O´Brien(1914-2000) sobre la marina inglesa. Sería James Cook quién se encargó de elegir la única nave que afrontaría la expedición y contra lo esperado , no eligió ninguna esbelta fragata, sino uno de los barcos carboneros  en los que había navegado durante nueve años ya que confiaba en su resistencia y capacidad de transporte. Se trataba del HMS Endeavour que fue debidamente adaptado para que en lugar de transportar las seiscientas toneladas de carbón que solía llevar en su bodega, pudiera transportar alimentos y hombres. Había sido botado en 1764, tenía una eslora(largo del barco) de apenas treinta y dos metros y una manga (ancho del barco) de  8,9 metros donde iban a viajar noventa y cuatro hombres entre miembros de la tripulación, científicos para los estudios que iban a realizarse durante el viaje y los infantes de marina. Imaginad como debían ser los viajes entonces, porque  durante tres años casi un centenar de hombres y víveres suficientes para dieciocho meses  compartirían una nave de apenas treinta y dos metros.
 
Entre los miembros de la expedición científica se hallaba el joven aristócrata, botánico y naturalista Joseph Banks(1743-1820) que pagó para ir en la expedición de la desorbitante suma de diez mil libras, que era más del doble de lo que había costado organizar la expedición. También viajaban formando parte el botánico y experto en algas sueco Daniel Karl Solander(1733-1782), discípulo del célebre científico, naturalista, botánico y zoólogo sueco Karl von Linneo (1707-1779), considerado el padre de la taxonomía, es decir, la ciencia de la clasificación de los seres vivos y que enviaría a sus discípulos a expediciones por todo el mundo para que le proporcionaran toda la información posible , Solander era uno de los llamados Apóstoles de Linneo. Otros de los miembros de la tripulación científica era el astrónomo Charles Green (1735-1771), especialmente encargado de observar el tránsito de Venus , el  dibujante especializado en botánica Sydney Parkinson(hacia 1745-1771) y el también dibujante Alexander Buchan( fecha desconocida -1769), estos dos últimos de origen escocés. Rodeado de hombres de tanta formación Cook escribía en su diario "Yo no tuve la suerte de tener una educación ni habilidades naturales para la escritura . Sólo soy un hombre que ha estado en el mar desde su juventud como aprendiz del negocio del carbón" pero en realidad , además de un excelente navegante, sus conocimientos matemáticos y astronómicos que nada tenían que envidiar a sus compañeros.

Replica del HMS Endeavour. Su nombre original era Earl de Pembroke y como todos los barcos carboneros se caracterizaba por su robustez y por su fondo plano que le permitía navegar por aguas poco profundas. Iba armado con veintidós cañones, doce de ellos cañones más liberos y giratorios que serían empleados en caso de un ataque de la población indígena . Observando su tamaño, 32 metros de eslora y 8,9 metros de manga, parece casi imposible que en ese espcaio tan reducido cupieran noventa y cuatro personas más toneladas de provisiones y el instrumental científico    (Imagen procedente de http://interzone.com )
 
Uno de los problemas a los que tenía que enfrentarse cualquier hombre que estuviera al mando de un navío era el de la alimentación y como evitar el mal más temido entre los marineros, el escorbuto, que era la principal causa de muerte durante la navegación con una mortalidad que a veces podía suponer hasta más del 70% de la tripulación. El problema es que durante mucho tiempo se desconocía la causa de su aparición y como tratarla, algunos decían que se producía por la tristeza de estar tanto tiempo lejos de casa, otros que por la falta de aire en las atestadas bodegas de los navíos, por un espesamiento de la sangre e incluso por la grasa con la que se untaban las ollas y en lo que se refiere a los tratamientos eran de lo más variopinto, desde la tradicional sangría que debilitaba a los enfermos acelerando su muerte, a baños de sangre de animal o enterrando al enfermo en arena. Como podréis suponer estos remedios no sanaban a nadie de esta enfermedad entre cuyos síntomas se encontraban la entrada en un estado depresivo , sangrado e inflamación de las encías, aparición de heridas en la superficie de la piel, en el rostro y los muslos,  caída de los dientes y del pelo, hemorragias internas y ,ya en estados muy avanzados de la enfermedad, fiebre alta, ictericia (coloración amarillenta de la piel) , convulsiones y finalmente un paro cardíaco y la muerte .

Desde el siglo XVII se había observado que la fruta parecía resultar beneficiosa pero sería el médico escocés James Lind (1716-1794) el que demostró que la fruta fresca era la cura para esta enfermedad, durante el viaje que realizó a partir de 1747 a bordo del HMS Salisbury . En un viaje anterior ya había observado la cantidad de hombres que caían enfermos de escorbuto y para hallar el remedio decidió dividir a los enfermos en grupos , dando a cada uno de ellos un remedio diferente. De esta forma observó como los únicos que mejoraban eran aquellos a los que alimentaba con fruta fresca, en particular con cítricos ricos en Vitamina C.  Cuando regresó a Gran Bretaña escribió sus observaciones en una obra que publicaría en 1753 con el título de "Tratado sobre la naturaleza, las causas y la curación del escorbuto" .Sin embargo, la Royal Navy no adoptaría la precaución de embarcar suficientes provisiones de fruta fresca hasta 1789. Entre las provisiones que llevaba el Endevour, además de seis mil piezas de cerdo, nueve toneladas de pan, harina, uvas, queso,sal , guisantes , azúcar y, por supuesto, diecisiete barriles de ron, cuarenta y cuatro de aguardiente y doscientos cincuenta de cerveza, también embarcó tres toneladas de chucrut , un plato típico de Alemania y Rusia, que consistía en hojas del col fermentadas en agua de sal . El caso es que la col es muy rica en vitamina C, el principal remedio para curar el escorbuto, por lo que el chucrut salvaría la vida de muchos de los miembros de la tripulación.

VÍDEO SOBRE EL ESCORBUTO Y SU CURA

En este extracto de un documental del Canal Historia nos describe en apenas tres minutos las características del escorbuto y la forma en que James Lind halló la cura, utilizando un método de ensayos clínicos revolucionario, pues no se había hecho nada parecido hasta entonces

   


Por fin, el 26 de agosto de 1768 el HMS Endeavour zarpaba del puerto inglés de Plymouth con destino a Tahití, donde debían llegar antes del 3 de junio de 1769, pues esa era la fecha prevista para el tránsito de Venus. Pasaron por el archipiélago portugués de Madeira y el 13 de noviembre llegaban a Río de Janeiro. Los primeros contratiempos fueron causados por la comida , ya que los marineros no querían comer  el chucrut y como sabía que obligarlos no serviría de nada y crearía un gran malestar entre la tripulación ideó una estrategia que consignó en su diario "Al principio los hombres no comían el chucrut hasta que puse en práctica un método que nunca ha fallado con los marineros: hice que cada día hubiera un poco de este alimento preparado y en la mesa , y dispuse que todos los oficiales sin excepción lo comieran, pero dejé que los marineros lo comerían según lo desearan ; pero esta práctica no duró más de una semana, y  entonces fue necesario racionar a todos los hombres de a bordo , pues es tal la disposición y temperamento de los hombres de mar en general que cualquier cosa que se les da de la manera habitual , aunque sea para su bien , no la aceptarán, y no se oirían más que protestas  contra el primer hombre que inventó aquello; pero en el momento en que ven a sus superiores apreciar aquello, se transformar en la mejor cosa de la tierra , y el inventor en un hombre excelente". Vamos, como los niños, nada mejor que prohibirles algo para que lo que antes rechazaban ahora lo acepten. El viaje seguiría sin contratiempos y después de doblar el Cabo de Hornos en enero de 1769 , el 13 de abril de 1769 llegaban a Tahíti. Aún no lo sabía, pero era ahora cuando empezaba de verdad el viaje.Dejémosle ahora preparando los instrumentos para la observación del tránsito de Venus y mañana le acompañaremos en la culminación de este viaje y de los dos siguientes que cambiaron los mapas del mundo.
Famosos