domingo, 2 de diciembre de 2012

MARTHA PAYNE O LA POTENCIA DEL UNO



Hace años leí una novela titulada "La potencia de uno"  del escritor sudafricano Bryce Courtenay(1933-2012) que relataba la vida de un niño británico que viaja de pequeño a Sudáfrica y por una serie de azares del destino tiene que aprender a sobrevivir valiéndose solo de sus propias fuerzas hasta que descubre la capacidad que tiene una única persona para cambiar no solo su destino sino la realidad que le rodea. La escritora , guionista y político francesa Françoise Giraud decía "Nunca creí que pudiéramos transformar el mundo, pero creo que todos los días se pueden transformar las cosas.", palabras que en nuestra escéptica sociedad suenan a un mensaje de las corrientes más vacuas de la Nueva Era.¿Qué puede cambiar una sola persona? Nos decimos a nosotros mismos, tal vez para tranquilizar nuestra propia conciencia, que el mundo es demasiado complejo para que nosotros, tan pequeños e insignificantes, un número más entre los siete mil millones de habitantes que pueblan el planeta, podamos tener ninguna influencia sobre los problemas que afectan a las diferentes sociedades que comparten la Tierra. Me he referido a nuestra escéptica sociedad pero ¿qué es el escepticismo?
 
Si acudo a las paginas del Diccionario de la Lengua Española encuentro dos definiciones , una de ellas nos dice que el escepticismo es "Desconfianza o duda de la verdad o eficacia de algo." y la segunda de las definiciones nos dice que  es la "Doctrina de ciertos filósofos antiguos y modernos, que consiste en afirmar que la verdad no existe, o que, si existe, el hombre es incapaz de conocerla.". La primera de las definiciones de escepticismo es la más positiva, no en el sentido de negar que exista la verdad, sino en la necesidad de dudar y desconfiar, porque a través de la duda, de las preguntas , podemos llegar a alcanzar un determinado grado de conocimiento y a través de ello un grado superior de verdad. Si Isaac Newton no se hubiera preguntado por qué los objetos caen al suelo y no se alejan flotando por el espacio no habría desarrollado las leyes de la gravedad , si cualquier científico no se hiciera preguntas y dudara sobre los resultados de otras investigaciones no habría teorías, solo leyes que serían aceptadas y nadie averiguaría si eran erróneas o correctas. El escepticismo como duda es uno de los instrumentos de la humanidad para evolucionar y progresar, pero el escepticismo como negación de la verdad o la imposibilidad de hallarla es lo opuesto, una excusa para no esforzarse en investigar, en trabajar , en luchar por hallar esa verdad, por cambiar una situación.
 
Pirrón de Elis(hacia 360 -hacia 270 a.C)  es considerado el padre del escepticismo como escuela filosófica. Acompañó al conquistador macedonio Alejandro Magno (356-323 a.C) desde el comienzo de sus campañas militares en el 334 y hasta la muerte de Alejandro en Babilonia en el 323 a.C. Gracias a estos viajes por Asia entró en contacto con escuelas de pensamiento y credos religiosos diferentes a los que existían en el mundo Mediterraneo en el que había vivido Pirrón , hombres que hablaban de hallar la paz y el conocimiento mediante la indiferencia, el no hacer nada. De regreso a Grecia, comenzó a tener seguidores que fueron llamados Zéticos, que significaba en griego "Indagadores que indagan sin encontrar nunca" ya que Pirrón creía que no había nada bueno o malo, ni hermoso ni horrible, ni justo o injusto y la única forma coherente de actuar ante las angustias de la vida era la indiferencia . Por lo tanto, para un escéptico no tiene sentido buscar la verdad porque para él no existe. Un pensamiento que, y esto es una valoración estrictamente personal, es un callejón sin salida, que no construye nada ni permite la evolución de las personas. Otra cosa es, siempre desde mi punto de vista personal, el uso del escepticismo como instrumento para poner en duda lo que nos dicen, lo que leemos o lo que vemos, pues eso nos lleva a hacernos preguntas y las preguntas conducen a la búsqueda de respuestas, de progreso , de búsqueda de la verdad o , al menos de un mayor conocimiento ( Imagen procedente de http://huelva-nueva.acropolis.es )
 
 
Es muy sencillo decir "No lo intentes, no conseguirás nada" cuando una persona trata de iniciar algo en lo que cree , por lo que siente vocación o porque , simplemente, considera que merece la pena luchar por ello aunque las posibilidades de éxito sean insignificantes. En el Mentidero os he hablado en muchas ocasiones de personas que con su determinación y fuerza de voluntad han alcanzado logros que parecían imposibles , pero no es necesario ser un emperador, una reina, un conquistador, un explorador o un científico de renombre mundial para conseguir esos cambios. Escribía Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis, que "No todo depende de los deseos, pero, aun así, soy de los que han decidido intentar llevar a cabo sus deseos." , nada garantiza nuestro éxito cuando tratamos de alcanzar un sueño, de hacer realidad un deseo o tratar de cambiar algo, por pequeño que sea, del mundo en el que vivimos. Incluso cambiar algo de nosotros mismos puede ser una tarea ardua y una batalla perdida, pero si no la emprendemos nunca conoceremos el resultado. ¿Por qué escribo sobre esto? No es que quiera emular a Paulo Coelho, sino porque he conocido a través de un artículo en el periódico "El Mundo" escrito por el periodista Jay Rainer, la historia de una niña de nueve años que casi sin proponérselo ya ha cambiado el mundo para miles de personas que viven muy lejos de ella y con las que aparentemente su vida no tenía conexión alguna.
 
Se llama Martha Payne  y nació en el pueblo de Lochgilphead, en el Reino Unido, hace tan solo nueve años. Lo primero que podéis pensar es "¿qué puede hacer una niña de nueve años para transformar la vida de miles de personas?" Martha es una niña como otras de su edad, que va al colegio, estudia , juega con sus amigos y , como también nos ha sucedido a muchos, no le gustaba la comida que le ponían en el comedor y además consideraba que no era suficiente para unos niños, pero en lugar de limitarse a quejarse de palabra como habríamos hecho la mayoría y como hacemos aún de adultos, ella decidió dar un paso más y tratar de cambiar esa situación que creía que no era la adecuada. Así , abrió un blog al que puso por nombre "Never Seconds" , que puede traducirse como "Nunca segundos" haciendo referencia a que no había segundos platos en su menú escolar. Y así en la primera entrada de su blog puso la fotografía de la bandeja de comida que le habían servido aquel día, una hamburguesa con dos croquetas y rodajas de pepino , y a su lado Martha escribió acerca del valor nutricional de la comida , su sabor , el precio . Era el 8 de mayo de este año 2012  y una semana después , el 15 de mayo escribía "Hoy nos han puesto tomates cherry, rabanitos , zanahoria y pepino, por primera vez , si era suficiente comida"
 
Nuestra pequeña gran protagonista de hoy, Martha Payne, sosteniendo en sus manos su ordenador y en pantalla el blog "Never Seconds" que tuvo un éxito inmediato . Su primer día escribía "Papá me ha dejado su cámara para hacer las fotos , pero me parece que se ha quedado bastante sorprendido con ellas". En las fotografías mostraba los platos que servían a los niños en su escuela, cantidades muy pequeñas de comida que Martha consideraba que no eran adecuadas para ellos .Fue tal la repercusión del blog que incluso la prensa llegó a pedir el despido de las cocineras del colegio, lo que hizo que Martha quisiera cerrar su blog ya que no era esa su intención. Finalmente todo se solucionó, nadie fue despedido y la comida en el colegio de Martha mejoró pero además la influencia de su blog iba a llegar mucho más lejos, hasta Malawi, para cambiar la vida de diez mil niños. Al final del artículo os incluyo el enlace al blog de Martha (Imaagen procedente de http://www.digitalspy.com )  
 
 
Sólo habían pasado siete días y Martha ya había logrado cambiar la realidad de su colegio, las comidas fueron más abundantes y completas, y todo gracias a un blog que al día siguiente de su apertura ya había tenido 25.000 lecturas y dos semanas después superaba las 325.000 y cuando escribo estas lineas ronda los ocho millones y medio de lectores. El número de lectores y la repercusión de sus entradas hizo que los periodistas se interesaran en la pequeña y que el ayuntamiento fuera a visitar el colegio para comprobar si la alimentación no era la adecuada , como lo reflejaba el blog de Martha y eso forzó el cambio en el menú que el colegio ofrecía a sus alumnos. Pero en el mundo que Internet ha globalizado, cualquier acción, por pequeña que sea, puede tener repercusiones insospechadas y comenzó a recibir correos procedentes de otros países, contándoles sus problemas nutricionales , hasta que un día recibió un correo de alguien que la recordaba que era afortunada por tener algo que comer cuando hay millones de niños que no pueden protestar por la calidad de la comida porque no tienen nada que comer. Cuando Martha lo leyó , con una honestidad que no es tan común como debería ser en Internet ni en nuestra vida cotidiana, , publicó el contenido de la carta en su blog, le dio la razón y se puso manos a la obra para hacer algo al respecto.
 
Así nació la idea de emplear el éxito del blog para recaudar dinero destinado a una ONG llamada  Mary´s Meals con la que ella ya había colaborado enviando una ayuda económica y que trabaja para erradicar el hambre en Malawi, situado en el sur del continente africano,  uno de esos países que nunca salen en las noticias , habitado por unos catorce millones de personas que tienen una esperanza  de vida que no llega a los 44 años, con un 14% de la población infectada de Sida y una elevada tasa de mortalidad infantil. Gracias al éxito del blog de Martha se pudo reunir 124.000 euros para construir una cocina en la ONG Mary´s Meals en Malawi y financiar la compra de comida durante un año para diez mil niños , diez mil  seres humanos que gracias a la iniciativa de una niña tendrán para comer todo un año. Si, ya se que podemos decir "¿y luego qué?" o "con eso sólo se pone un parche pero no se solucionan los problemas" . Esas son las preguntas que nos hacemos los adultos para no hacer nada , pero  esos niños tendrán un año más garantizada su alimentación , el tiempo preciso para que otros ayuden a transformar la realidad en su país, porque si Martha , con nueve años, ha tenido la fuerza de lograr esto,  cambiar el destino de diez mil seres humanos, ¿cómo podemos decir que algo es imposible, que no se puede hacer, que no merece la pena intentarlo?.
 
Fotografía de la ONG Mary´s Meals que gracias al blog de Martha Payne y la repercusión que ha tenido internacionalmente pudo reunir el dinero necesario para construir una cocina y comprar comida suficiente para alimentar a niños como los de la imagen durante todo un año en Malawi. ¿Se soluciona con esto el problema del hambre? Claro que no, pero durante un año estos niños tendrán comida, esperanza y un posible futuro mejor gracias a la acción de una sola niña. Ese es el poder , el gran poder que tenemos cada uno de nosotros y es la mejor respuesta al escepticismo. En mayor o menor grado todos somos capaces de transformar algo de la realidad que nos rodea y Martha Payne nos enseña como ningún esfuerzo es baldío . Os dejo también el enlace de Mary´s Meals por si alguno está interesado, pero hay muchas cosas que podemos hacer , incluso donde vive cada uno de nosotros, con la gente que nos relacionamos, a veces extender la mano o escuchar a quién lo necesita puede ser un primer pequeño gran paso . Web de Mary´s Meals http://www.marysmeals.org/  (Imagen procedente de http://paddysdaddy.com )   
 
 
La Madre Teresa de Calcuta decía "A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota." y Martha es la prueba de ello. Nunca sabemos cual puede ser el resultado de lo que hacemos, pero cuando se trata de enfrentarse a una necesidad, de corregir una injusticia, de ayudar a una persona, creo que la única actitud honesta es intentarlo, aunque los demás te digan que no merece la pena. Siempre es tiempo de extender la mano, de luchar por un mundo mejor, de vencer al escepticismo que en muchos momentos de nuestras vidas puede ser una tentadora oferta porque nos ofrece comodidad y una coartada para quedarse sentado , para justificar nuestros propios miedos en la inacción. Es sencillo hace demagogia con las palabras, Martha no hace demagogia, sus palabras han cambiado la vida de diez mil niños y ha demostrado lo mismo que el personaje de "La potencia de uno", el poder que reside en cada uno de nosotros, un poder que sólo espera de nuestro valor para empezar a transformar la realidad. Aunque hoy me he salido de la temática habitual del Mentidero, quería dedicar este artículo a Martha Payne y a todas las personas que como ella, con su ejemplo, con su determinación, con su esperanza y con su generosidad hacen que este mundo sea mejor y nos enseñan el camino a seguir para conseguirlo. Y sólo podía terminar este artículo dejando aquí el enlace al blog de Martha. Gracias por tu ejemplo!!
Famosos