viernes, 30 de noviembre de 2012

MEGIDO, LA PRIMERA BATALLA DE LA HISTORIA (SEGUNDA PARTE)

 
Dejábamos ayer este relato en el momento en que fallecía la reina Hatshepsut, la segunda mujer que gobernaba en la historia de Egipto y sin duda la de mayor poder e importancia. Recordemos que nos encontrábamos en el periodo histórico de Egipto que los egiptólogos denominan Imperio Nuevo y el gobierno de Hatshepsut pertenecía , según la clasificación realizada en el siglo III a. C por el sacerdote Manetón en su obra "Aegyptíaka", a la XVIII Dinastía . Vimos como durante su reinado Egipto vivió una época de paz, sin conflictos importantes y con viajes de exploración como la embajada enviada a la Tierra de Punt . Y mientras ella gobernaba en palacio se formaba para ocupar algún día el trono su sobrino e hijo de su esposo Tutmosis II, Tutmosis III, que en realidad era faraón desde el momento de la muerte de su padre ,pero entonces era un niño y Hatshepsut se había hecho cargo del gobierno y no lo abandonó hasta su muerte en el año 1468 a.C, cuando por fin Tutmosis III ocupa de verdad el trono del Alto y Bajo Egipto. Pero siempre que se produce una transición de poder hay enemigos dispuestos a aprovechar el vacío que se produce y la presumible debilidad de Egipto cuando el gobierno es asumido por un joven faraón inexperto.
 
Pero antes de seguir tengo que hablaros sobre la cronología de estos acontecimientos porque es muy confusa y depende de los libros que consultéis . En este artículo os incluyo un vídeo que narra la historia de la Batalla de Megido, protagonista de este artículo porque es la primera batalla en la historia de la que existe pruebas documentales escritas, en la que se indica como fecha de la batalla el 9 de mayo de 1457 y al mismo tiempo yo os voy a decir que esta tuvo lugar un año después del ascenso al trono  de Tutmosis III, lo que sucedió, como acabamos de ver, en el 1468 a.C justo  después de la muerte de Hatshepsut. Entonces ¿cómo justificar esta diferencia de once años? Porque hay diferentes cronologías y fechas para esta batalla y el propio reinado de Tutmosis III, y la misma batalla aparece en el 1482 a.C, en el 1479 a.C o en el 1457 a.C, fecha esta última que es la más extendida entre los egiptólogos y que significa alterar todas las fechas que hemos visto hasta ahora. Como yo no soy más que un aficionado a la historia y escribo en base a los libros que consulto , me mantendré al margen del debate sobre las fechas para centrarnos en lo más importante, los acontecimientos que tuvieron lugar y los protagonistas que participaron en ellos, que creo que al final es lo que más nos va a interesar y dejaremos la concreción de la fecha a los verdaderos expertos.

File:TuthmosisIII-2.JPG
Estatua del faraón Tutmosis III, aunque este nombre es la versión en griego del nombre egipcio del faraón, que sería Menjeperra Dyehutymose, pero he preferido emplear su nombre griego porque es la versión más extendida y también la más fácil de pronunciar y recordar. Por el estudio de su momia, que fue hallada dividida en tres fragmentos, sabemos que era un hombre de tamaño y corpulencia normal, pero que desde el principio demostró una gran seguridad y capacidad de liderazgo. Su visir, que podríamos equiparar a un primer ministro de nuestro tiempo, decía de Tutmosis III que "El rey sabía todo lo que iba a suceder: no existía dificultad que él no consiguiera resolver, no existía nada que él no pudiera llevar a cabo". Cuando llega al poder después de dos décadas a la sombra de su tía, la reina Hatshepsut , Tutmosis tenía todo por demostrar. Al final de su reinado se había convertido en el faraón que llevaría a Egipto a su máxima expansión y hoy los historiadores se refieren a él como el "Napoleón Egipcio" (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )
 
Coincidiendo con la muerte de Hatshepsut se producía en el norte la rebelión del conjunto de los pueblos que habitaban  Retenu, un territorio que se extendía por la región actual de Siria y Palestina , un conjunto de ciudades  que buscaron reforzarse con la alianza del reino de Mitani , que se extendía por las tierras que hoy ocupan Irak y Siria, en concreto desde el río Tigris hasta la ciudad de Alepo, en Siria. un reino que también era conocido como Reino de los Hurritas y que se habría formado alrededor de 1595 a. C  y que en estos momentos, durante el reinado de Hatshepsut, se hallaba en pleno apogeo y alcanzaba su máxima extensión ocupando gran parte de Siria. El otro reino que se alió con los pueblos de Retenu fue el príncipe de Kadesh, una ciudad situada en Canaán , la tierra tantas veces citada en el Antiguo Testamento y que ocupaba parte de lo que hoy es Israel, Gaza, Cisjordania , parte de Jordania y también de Siria. La ciudad fue construida a orillas del río Orontes en territorio que hoy se encuentra dentro de Siria. y su príncipe iba a convertirse en el líder de la rebelión al frente de ciento cincuenta gobernantes, y algunos autores amplían esta cifra hasta los trescientos . Juntaron el mayor ejército conocido hasta la fecha en este territorio y establecieron su base de operaciones en la ciudad de Megido , una localidad de gran importancia estratégica porque era lugar de paso de las rutas comerciales que iban tanto a Egipto como a Siria.

Mapa de la región donde tendría lugar el enfrentamiento de la Batalla de Megido y las posteriores campañas de Tutmosis III, enfrentándose a la alianza de príncipes de Canaan, cuyo territorio vemos en la parte inferior del mapa y al pujante reino de Mitanni que hacia 1450 a.C se encuentra en su momento de máximo apogeo, aunque luego sería desplazado por el reino hitita, otra de las potencias que rivalizarían en poder con el Egipto del Imperio Nuevo. Diez años después de la batalla que ocupa este artículo, en el 33 del reinado de Tutmosis III, derrotaría al reino de Mitani cerca de la ciudad de Karkemish, a orillas del Éufrates , que veis en el mapa al norte de Alepo ,  justo debajo de las letras del nombre de Mitanni, una ciudad donde por primera vez había llegado su antepasado Tutmosis I que levantó una estela en conmemoración de aquel éxito y ahora Tutmosis III levantaría una nueva estela. Ningún otro faraón llegaría tan lejos. Sobre estas victorias escribe el egiptólogo francés Christian Jacq "El botín de loas diecisiete campañas de Tutmosis III no fue extraordinario, algunos especialistas hablan de 6500  cautivos,4000 cabezas de ganado , 1000 caballos, 100 kilos de oro . No hubo ninguna destrucción total  ni pillaje, y se produjeron pocos muertos por ambas partes. Las victorias del faraón no acababan en un aniquilamiento del enemigo, sino en el dominio de las comarcas que causaban disturbios" No necesitaba destruir, era suficiente con mostrar el poder del faraón, convertido en el instrumento  de Amón-Ra que le concede la autoridad sobre todas las naciones (Imagen procedente de http://orientalismobiblico.blogspot.com )  
 
Megido se encontraba a unos noventa kilómetros al norte de la ciudad de Jerusalén , en el Valle de Jezreel que alguna vez fue el paso que comunicaba las aguas del Mar Muerto con el Mar Mediterraneo , hasta que los movimientos geológicos cortaron dicha conexión. De la importancia que tenía en la antigüedad Megido es una buena muestra  que el Apocalipsis bíblico sitúe aquí la batalla que se producirá en el fin de los tiempos entre las fuerzas del bien y del mal. "Y los reunirá en el lugar llamado en hebreo Armaggedon" (Apocalipsis, 16, 16-17)  dice el Apocalipsis haciendo referencia al lugar donde se encuentran los ejércitos liderados por Jesucristo y Satanás, y Armaggedon era el nombre que los hebreos daban precisamente a Megido. No sabemos con exactitud cuantos hombres se habían reunido entorno al príncipe de Kadesh, pero su cifra podría oscilar entre los 15.000 y los 20.000. Recordemos que Tutmosis acababa de subir al trono por lo que el desafío era enorme ya que su ejército aún no conocía a su joven faraón y tenía que ganarse su confianza así como la de sus oficiales. No podía esperar a que  el príncipe de Kadesh y su ejército avanzasen hacia Egipto, debía adelantarse y atacarles en su propio terreno, asediando Megido. Para ello Tutmosis III reune un ejército de más de 10.000 hombres , entre los que se encontraban el cuerpo de elite del ejército egipcio,los nubios, que  ayer veíamos que habitaban en el territorio que hoy forma parte de Sudan.


Fotografía de la colina donde se hallaba la ciudad de Megido, donde los gobernantes rebeldes bajo el liderazgo del príncipe de Kadesh  habían reunido sus fuerzas para dirigirse hacia Egipto, pero Tutmosis III se adelantaría a sus maniobras y se presentaría ante las murallas de la ciudad para enfrentarse a los que pretendían destronarle en una batalla a todo o nada. Su nombre en hebreo es Armaggedon, que significa Montaña de Megido , y además de la batalla librada entre los seguidores del príncipe de Kadesh y el faraón Tutmosis III, Megido será el escenario de otras dos grandes batallas , una en el año 609 a.C en la que Egipto se enfrentaría victoriosa contra el reino de Judá y otra mucho más reciente, en 1918 , cuando en el marco de la Primera Guerra Mundial el ejército británico obtuvo una victoria decisiva sobre el Imperio Otomano que significaba la conquista de Palestina. En este escenario es donde el Apocalipsis sitúa la batalla final de la historia de la Tierra entre las fuerzas del bien y del mal, el Armaggedon. Las ruinas de Megido son Patrimonio de la Humanidad desde el año 2005 (Imagen procedente de http://terraeantiqvae.com )  
 
Hombres de raza negra, los nubios eran muy apreciados como combatientes por los egipcios por su valor, fuerza y habilidad , particularmente en el uso del arco compuesto del que por primera vez tenemos referencia escrita de su uso en esta campaña militar. En las época anteriores Egipto no había tenido un ejercito permanente, sino que se reclutaba hombres cuando era necesario y una vez terminada la amenaza de invasión o culminada la campaña militar, los soldados dejaban las armas y volvían a su vida cotidiana como artesanos o agricultores , pero esta situación cambió durante el Imperio Nuevo y después de expulsar a los invasores Hicsos, Egipto dispondrá de un ejército permanente al que en situaciones excepcionales como esta primera campaña de Tutmosis III también se unían reclutas procedentes de la población civil.La unidad base del ejército egipcio era el pelotón, formado por cincuenta hombres , y cuando se agrupaban cinco pelotones, es decir, 250 hombres, se constituía una compañía y la suma de veinte compañías constituía una división que estaba formada, por lo tanto, por unos cinco mil hombres entre arqueros y lanceros. El uniforme de estos soldados no podía ser más sencillo, una faldilla blanca, mientras que sus armas eran una lanza y un escudo de madera recubierto de piel y también hachas. Como pago por sus servicios tenían derecho al botín en caso de victoria, así como algunos esclavos y también tierras.

Representación de uno de los faraones del Imperio Nuevo, Ramsés IV(hacia 1153-1146 a.C), en una escena de combate a bordo de un carro de combate , una de las innovaciones bélicas que los egipcios adoptaron de los invasores hicsos y que se convertiría en un elemento decisivo en las victorias de Tutmosis III. Aunque no se ve en el dibujo, junto al faraón o el miembro de la nobleza que empuñaba el arco iba siempre el auriga que guiaba al carro en el combate . La única defensa que los enemigos tenían frente a este arma  era la construcción de fosos y obstáculos que dificultaran su avance o tratar de matar a los caballos. Su uso estaba reservado al propio faraón y a la nobleza . Sería precisamente en la tumba de uno de los faraones del Imperio Nuevo, Tutankamón(hacia 1347-1336 a.C) donde se han encontrado los carros de combate mejor conservados de Egipto (Imagen procedente de http://www.odisea2008.com )
 
En el Imperio Nuevo se incorporó la caballería, pero Tutmosis III aún no contaba con ella en esta campaña   pero si disponía de un arma que los egipcios copiaron de los invasores hicsos, el carro de combate . Tenía espacio para dos personas, el auriga o conductor del carro que era tirado por dos caballos, y a su lado otra persona que portaba el arco y las flechas . Alcanzaban gran velocidad y suponían una plataforma de tiro muy efectiva  que lanzada contra la infantería enemiga provocaba su dispersión y rompía las formaciones de combate abriendo el camino para la infantería. Estos carros de combate eran de uso exclusivo del faraón y la nobleza egipcia. Megido se hallaba a trescientos kilómetros de la frontera egipcia y de la fortaleza de Tjaru ,donde Tutmosis había reunido a sus hombres. Llegar hasta allí suponía atravesar los desiertos del Sinai y de Gaza así que era necesario llevar suficientes provisiones de agua y comida , más de catorce toneladas de grano y veinticinco mil toneladas de agua que eran cargados en carros de transporte y el agua en tinajas de barro selladas para evitar que se derramara por el camino. De lo que sucedería a continuación dejaría testimonio escrito el escriba Tjeneni , al que podríamos considerar como el primer corresponsal de guerra de la historia y que dejaría constancia de esta campaña en los muros del Templo de Karnak.

El "Escriba Sentado" conservado en el museo parisino del Louvre es una de las obras más conocidas del arte egipcio, que data del Imperio Antiguo, realizada en una fecha entre el 2480 y el 2350 a.C , pero que pocos cambios habría presentado si se hubiera esculpido novecientos años después para representar a Tjeneni, el escriba que nos dejó el primer testimonio escrito de una guerra y de una campaña militar, por lo que podríamos considerarle el primer corresponsal de guerra de la historia. El escriba era un alto funcionario con competencias muy amplias, pues tanto podía hacer de cronista como Tjeneni en la campaña militar de Tutmosis III ,como copiar textos religiosos, formulas rituales, contratos, actas judiciales o cartas para particulares. Escribían sobre papiro, palabra que significa "Lo que pertenece al rey" ya que el faraón tenía el monopolio de su venta y elaboración a partir de la planta acuática del mismo nombre que crecía a orillas del Nilo. Era muy caro por lo que a menudo eran reutilizados escribiendo por las dos caras , y en otras ocasiones eran reemplazados por soportes de piedra llamados "Ostraca". El escriba disponía de unos pinceles para escribir y usaba dos tipos de tinta, una roja y una negra   (Imagen procedente de http://serturista.com )
 
Nos cuenta Tjeneni  "Año 23(se refiere al año de reinado de Tutmosis III que recordemos que era faraón desde la muerte de su padre Tutmosis II aunque la que había gobernado era Hatshepsut, por lo que realmente este era su primer año de gobierno ) Primer mes de la tercera estación. Al quinto día partimos de aquel palacio con todas nuestras fuerzas para expulsar a nuestros odiados enemigos y para ampliar la frontera de Egipto" La marcha del ejército de Tutmosis se realiza por el conocido como Camino de Horus, que comunicaba Egipto con Asia, y les conduciría hasta Gaza . En apenas diez días el ejército recorre doscientos cincuenta kilómetros , más de veinticinco kilómetros al día, pero el cansancio y el calor van ralentizando la marcha del ejército que tardará tres semanas en llegar hasta Yehem , al noroeste del Mar Muerto, cerca de la costa mediterránea y la última parada antes de llegar a Megido. Los egipcios acampan allí y Tutmosis III se reune con sus oficiales para decidir el camino a seguir. El escriba Tjeneni toma nota de las palabras del faraón que dice a sus oficiales "Ese miserable enemigo, el príncipe de Kadesh, ha entrado en Megido. Ahora mismo está allí. Ha reunido a los jefes de todos los países que limitan con Egipto hasta Naharin, con sus caballos y sus tropas" El objetivo es tomar Megido pero para llegar hasta allí hay tres caminos desde Yehem, dos de ellos, el del norte y el del sur, permiten un acceso fácil a Megido pero son más largos , mientras que el tercero recorre el Paso de Aruna, mas corto y rápido que los otros pero mucho más peligroso, ya que tendrían que atravesar un paso estrecho donde el ejército egipcio estaría obligado a caminar casi en fila india y sería una fácil presa para una emboscada desde las alturas.

File:Amarna.JPG
En esta fotografía de satélite podéis ver señaladas en el mapa algunas de las principales ciudades en la época en que se desarrolla la Batalla de Megido . La ciudad de Megido se encuentra siguiendo la línea de la costa después de Ascalon y antes de Acre. El faraón seguiría el Camino de Horus que recorría la costa del Mediterráneo que hoy baña las costas de Israel , Líbano y llegaba hasta Siria , que con posterioridad a estos acontecimientos los egipcios protegerían con una cadena de fortalezas (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )  
 
Contra la opinión de sus oficiales Tutmosis III elige el Paso de Aruna desechando las otras dos alternativas, ya que lo que pretende es llegar cuanto antes a Megido y tomar al enemigo por sorpresa. Los generales tratan de disuadir al faraón, creen que lleva al ejército a su perdición. Uno de ellos se dirige a Tutmosis con estas palabras "¿Por qué debemos avanzar por esta ruta tan estrecha  cuando sabemos que el enemigo está esperando para interceptarnos?¿No le tenderán una emboscada a nuestras avanzadillas mientras nuestra retaguardia sigue en Aruna?"  Las dudas que expresa el general son lógicas, aquel paso era un lugar propicio a las emboscadas y el ejército estaría perdido y con él el faraón y todo Egipto, la propia historia del mundo tal y como la conocemos podría cambiar si Tutmosis III es derrotado y su ejército aniquilado. Pero el joven faraón esta convencido de su decisión y replica "Juro , como que Ra me ama , y mi padre Amón me alaba, que avanzaré por el camino  de Aruna. Si alguno de vosotros quiere seguir los otros caminos hacedlo. Si hiciera otra cosa ¿Qué pensarían los hombres de Kadesh" El faraón se detiene un momento y  mira a sus generales que le observan en silencio "Su majestad nos tiene miedo. Eso es lo que dirían". En ese momento el general que más objeciones había puesto a las intenciones del faraón inclina su cabeza y responde "Un siervo sigue a su señor" El faraón concluye esta conversación que nos llega a través del tiempo gracias al escriba Tjeneni "Decídselo al ejército. "Vuestro valiente señor  guiará vuestros pasos por ese camino".


Soldados egipcios en una obra fechada en el Imperio Medio, durante la Dinastía XI (entre 2133 a.C  y 1991 a.C) pero en Egipto apenas se transformaban las cosas con el paso del tiempo, por lo que el aspecto de las tropas que lideraba Tutmosis III sería muy similar al de estos hombre, contando como único uniforme las faldillas blancas y sus armas principales un escudo de madera recubierto de piel y una lanza con uno de los extremos afilado y el otro terminado en una punta metálica. Las tropas de elite integrada por los mercenarios nubios formaban el cuerpo de arqueros (Imagen procedente de http://elartedelnilo.blogspot.com ) 
 
El escritor y egiptólogo Christian Jacq(1946) nos relata en su obra "El Egipto de los grandes faraones" la escena que se desarrolla a continuación , cuando el ejército egipcio abandona Yehem rumbo a Megido "Tutmosis va en cabeza de sus hombres, sobre su carro de combate de oro resplandeciente. Tras él, el ejército se mete por el estrecho paso , un soldado detrás de otro. En sus rostros se lee la angustia, pero nadie se vuelve atrás. Cuando llegan al otro lado del desfiladero, Tutmosis sabe que ha elegido bien" En efecto, el príncipe de Kadesh y su ejército había cubierto las rutas de más fácil acceso pensando que el faraón no se atrevería a cruzar el Paso de Aruna y había dejado esta última vía de acceso sin vigilancia . En pocas ocasiones como esta podríamos decir que la suerte acompaña a los audaces o, mejor dicho, a los temerarios, porque Tutmosis III lo apostó todo en aquel movimiento y si hubiera salido mal la suerte no sólo de su reinado sino de todo Egitpo habría estado echada, pero la fortuna le sonrió y ahora él tenía la ventaja pues mientras sus hombres llegaban a Megido, el príncipe de Kadesh tuvo que reunir a sus tropas a toda prisa y volver lo más rápido posible sobre sus pasos para llegar a tiempo de interponerse entre la ciudad y el faraón. Por fin las tropas del faraón acampan en las proximidades de Megido , casi al mismo tiempo que llegan también los hombres del príncipe de Kadesh. Pero vuelvo a las palabras de Christian Jacq


La flecha roja indica el recorrido de las tropas de Tutmosis III , que renunció a seguir los caminos más sencillos y accesibles para aproximarse a Megido por el Paso de Aruna , donde el ejército egipcio quedaba a merced de cualquier fuerza enemiga que organizara allí una emboscada, pero fue esa decisión temeraria la que sorprendería al príncipe de Kadesh que nunca esperó que el ejército egipcio se adentrara en aquella estrecha garganta y con ello Tutmosis III logró una ventaja que le daría la victoria (Imagen procedente de http://www.bloganavazquez.com )
 
 
"Se alza el campamento hacia las siete de la tarde. Se ordena a los soldados que se preparen para la batalla que tendrá lugar al día siguiente por la mañana. Un duro enfrentamiento en perspectiva , porque las tropas aliadas reunían a más de trescientos príncipes de Siria y de Palestina. Sin embargo, el ataque tuvo lugar algunos días más tarde, sin que se precise la razón del retraso" Pero por fin los dos ejércitos  entran en combate, los egipcios con su joven faraón al frente, a bordo de su carro de combate de oro  que dirige la parte central del frente mientras que su ejército adopta una forma cóncava que se extiende por los laterales hacia el enemigo amenazando con rodearle. La estrategia del faraón y el empuje de los egipcios impulsados por su líder vence la resistencia de los hombres de Kadesh que rompen la formación y se retiran desordenadamente hacia Megido. Si los hombres de Tutmosis hubieran continuado el ataque la batalla habría acabado allí mismo con la toma de la ciudad, pero ,en lugar de eso, se detuvieron para saquear los cuerpos de los enemigos muertos perdiendo la ocasión de aprovechar el desorden de los hombres de Kadesh. El faraón enfureció al ver aquella escena, pero ya no se podía hacer nada, al margen de degradar a los generales que no habían sido capaces de controlar a sus hombres.
 
Ya no quedaba más remedio que rendir a Megido por medio de un asedio, un largo asedio que se prolongaría durante siete meses y que Tutmosis III no está dispuesto a abandonar hasta vencer la resistencia de sus habitantes, pues como él mismo decía  , tomar la ciudad "equivale a tomar mil ciudades" ya que en su interior se encuentran la mayoría de los príncipes de Siria y Palestina y lograr su rendición significaría aceptar el dominio de Egipto sobre ellos. Finalmente, después de siete meses de asedio , acosados por el hambre la ciudad no tuvo más remedio que entregarse y el príncipe de Kadesh se inclinó ante el faraón, reconociéndole como su señor. El escriba Tjeneni relataría el botín logrado en esta victoria que luego quedaría grabado hasta nuestros días en los muros del Templo de Karnak "340 prisioneros vivos y 83 manos. 2.041 yeguas, 191 potros, 6 sementales. Un carro trabajado en oro, su vara de oro, de este vil enemigo; un hermoso carro trabajado en oro del príncipe de Megido, 892 carros de su miserable ejército; en total, 924 carros. Una hermosa armadura de bronce perteneciente al príncipe de Megido, 200 armaduras de su vil ejército, 502 arcos, 7 varas de madera del enemigo, trabajadas en plata. Además 1.929 cabezas de ganado grandes, 2.000 de ganado pequeño, 20.500 ovejas" Los egipcios tenían costumbre de cortar una de las manos de los muertos enemigos como forma de contabilizar los muertos en combate. Sobre las bajas del faraón no quedó referencia documental.

DOCUMENTAL "TUTMOSIS III: LA BATALLA DE MEGIDO"

Este es un magnífico documental que nos explica como si se tratara de una película de guerra todos los hechos que rodearon la Batalla de Megido. Dura casi una hora pero creo que os gustará verlo porque nos traslada a aquellos acontecimientos como si los estuviéramos viviendo , tanto desde el punto de vista del faraón, del escriba Tjeneni como de uno de los hombres reclutados para formar parte del ejército del faraón 



 
 
En cuanto a la suerte de los príncipes, Tutmosis III les deja marchar no sin antes quedarse con sus hijos como rehenes. En el caso de que volvieran a rebelarse sus hijos lo pagarían con la vida, y si no sucedía nada serían educados de acuerdo a su rango y preparados para gobernar en sus territorios pero ya como aliados de Egipto. Durante los siguientes años de su reinado Tutmosis III realizará hasta un total de diecisiete campañas en las que alcanzará el río Eufrates llevando las fronteras de Egipto más lejos que ningún otro faraón .Christian Jacq nos lo cuenta "A finales del año 33 de su reinado , el faraón goza de gran prestigio en el Próximo Oriente. Aparece como un jefe guerrero excepcional , respaldado por un ejército de una eficacia sin igual. Asirios, babilonios, hititas le envían tributos para congraciarse con él " Egipto se convertía con Tutmosis III en la principal potencia de su tiempo y todo gracias a una maniobra en la que el faraón se lo jugó a cara o cruz. ¿Qué habría sucedido si Tutmosis III y su ejército hubieran sido aniquilados en el Paso de Aruna? Egipto habría quedado desprotegido, la coalición siria lo habría invadido y los siguientes mil quinientos años de historia de Egipto y del mundo ya no serían iguales.  Esta fue la crónica de la primera batalla de la historia, de la primera de la que tenemos pruebas documentales gracias al escriba Tjeneni cuya voz salva los tres mil quinientos años que nos separan de aquellos hechos y nos trae el sonido de las palabras del faraón, de las ruedas de los carros de combate y del entrechocar de lanzas y escudos. La primera de cientos y miles de batallas que la continuaron desde entonces, porque como decía el viejo Homero "Los hombres se cansan antes de dormir, de amar, de cantar y de bailar que de hacer la guerra" .

File:Thutmose III at Karnak.jpg
La epopeya militar de Tutmosis III quedaría grabada en los muros del Templo de Karnak en Luxor y erigido por orden del faraón. En uno de sus muros se encuentra tallada en jeroglíficos su campaña militar contra los sirios, relatada por el escriba Tjeneni,  que comenzó en esta primera campaña en que tuvo lugar la victoria en la Batalla de Megido , pero que continuaría a lo largo de otras dieciséis campañas militares. Sus muros son hoy la primera crónica militar de la historia. En esta fotografía vemos a Tutmosis III dominando a los enemigos de Egipto  (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org ) 

1 comentario:

christian mielost dijo...

Este es un comentario de Ana Santamaria que no ha podido publicar directamente por un problema en el sistema de comentarios del blog y por eso se lo publico yo desde mi perfil:
"Solo un apunte. Si vas a hacer un artículo sobre la construcción de las pirámides, merece la pena que consultes no libros de egiptologia pura , que se aproximan al tema desde la historia, sino libros o artículos de historia de la construcción, que se aproximan desde un punto de vista más técnico.
Sobre la discusión de los métodos de construcción, parece que esta bien documentado que usaban unos balancines para elevar las piedras. El resto de tareas como el replanteo, la explanación, la cantería o la elevación de obeliscos son también muy interesantes.Un saludo y como siempre gracias por los interesantes artículos"

Famosos