jueves, 22 de noviembre de 2012

EL CONGO DEL REY LEOPOLDO II, LA HISTORIA DE UNA INFAMIA (PRIMERA PARTE)

No iba a escribir hoy sobre este tema  pero la lectura de un artículo en el periódico me ha hecho regresar  a una región a la que ya he dedicado algunos artículos en el Mentidero ,el Congo, ahora sumida de nuevo en el caos en la región fronteriza con Ruanda. Un territorio rico en oro, uranio, casiterita y coltán el llamado oro verde, que se utiliza en la mayoría de dispositivos electrónicos que tenemos en nuestros hogares y de los que cada vez hay una mayor demanda en naciones que están experimentando un crecimiento industrial parejo al aumento de su nivel de vida , como China . Pero la disputa por el control de su extracción ha hecho que reciban el nombre de "minerales de la sangre" porque los enfrentamientos entre el gobierno del Congo, el de la vecina República de Ruanda y las milicias Interahawne ruandesas integradas por hutus, que participaron en el genocidio ruandés de 1994 , cuando el gobierno de la mayoría hutu dirigió una operación de exterminio contra la minoría tutsi en la que murieron cientos de miles de personas,que algunas estimaciones elevan hasta un millón. Pero hoy son los minerales el motivo de los enfrentamientos donde los diferentes grupos se disputan su posesión bajo la mirada de grandes multinacionales que compran la producción sin importarles que los mineros que extraen estos minerales puedan ser niños, ni que cientos de mujeres sean violadas en los poblados por uno u otro grupo , sus aldeas arrasadas y sus hijos secuestrados para obligarles a trabajar o a combatir. Y ese sufrimiento casi nunca es noticia de nuestros informativos, aunque lo sería si se interrumpiera el suministro de los minerales que alimentan nuestros caros dispositivos electrónicos.

Espero escribir sobre ello en unos pocos días cuando tenga más datos sobre lo que ahora está sucediendo y que podría reactivar la que es conocida como Guerra Mundial Africana por el número de naciones que se ven implicadas en ella. Pero hoy quiero mirar hacia el pasado , al siglo XIX, cuando África fue repartida como si de un gigantesco pastel se tratara entre las diferentes potencias europeas. Muchos desequilibrios y problemas de las actuales naciones independientes africanas nacieron en aquella época, y de entre todas las naciones africanas una de las que más padeció el miedo, la explotación y la injusticia fue el inmenso territorio del Congo que correspondió no a una de las grandes potencias como Francia o Inglaterra, sino a una pequeña y joven nación europea, Bélgica, aunque no exactamente a ella, sino a su rey. Pero no adelantemos acontecimientos y viajemos primero a Europa para conocer un poco de la historia de Bélgica. Entre 1568 y 1648 se había librado una larga guerra de desgaste,la Guerra de los Ochenta Años,   con episodios de tregua y otros de intensos combates, entre España y un conjunto de diecisiete provincias que formaban los Países Bajos , una guerra que también era conocida como Guerra de Flandes. Este territorio pertenecía al patrimonio territorial de los Habsburgo, que gobernaban el Sacro Imperio y a través de Carlos V(1500-1558), también lo hacían sobre España y sus colonias.

Mapa de los Países Bajos durante la segunda mitad del siglo XVI. En aquella época los territorios más que pertenecer a una u otra nación formaban parte del patrimonio de las dinastías reinantes, como si se tratara de su propiedad particular. En el caso de los Países Bajos pertenecía a la dinastía de los Habsburgo. El emperador  Carlos V de Alemania (1500-1558), era también rey de España con el nombre de Carlos I  y entre todos los territorios sobre los que gobernaba estaban los Países Bajos. Cuando abdica en 1556 para retirarse a España a descansar, dejó la corona imperial a su hermano Fernando I (1501-1564) y el reino de España a su hijo Felipe II(1527-1598) a quién también dejó en herencia los Países Bajos, pero sería una herencia envenenada porque la religión protestante había prosperado en el norte de este territorio lo que chocaba frontalmente con el catolicismo de la monarquía española y además veían a Felipe como un rey extranjero que no hablaba su idioma ni conocía sus costumbres. En 1575 se habían rebelado los territorios que podéis ver en azul en el mapa y se fueron uniendo el resto de provincias septentrionales hasta que en 1579 se firma la Unión de Utrecht cuyo territorio está delimitado por la línea violeta del mapa , con una población mayoritariamente protestante y con el neerlandés como lengua. Desde entonces este territorio sería conocido como Provincias Unidas y es  lo que hoy llamamos Países Bajos. El resto de territorios, donde más tarde surgirían los actuales estados de Bélgica y Luxemburgo, permanecieron leales a España,  y durante los siguientes ochenta años los conflictos entre España y las Provincias Unidas serían una de las principales causas de pérdidas humanas y económicas para la monarquía española y según algunos historiadores una de las causas de la decadencia española durante el siglo XVII , sobre todo desde el punto de vista económico (Imagen procedente de http://blogs.ua.es ) 


Cuando Carlos V renuncia a la corona en la persona de su hijo , el rey de España Felipe II (1527-1598), los Países Bajos son heredados por el monarca español , pero durante su reinado ya tuvo que enfrentarse a los intentos de separación de las siete provincias más septentrionales del territorio , que serían conocidas como las Provincias Unidas a partir de 1579 con la firma de la Unión de Utrecht por el que se declaraban independientes del rey de España, Felipe II. Las Provincias Unidas serían reconocidas por las dos grandes potencias rivales de España, Francia e Inglaterra, en 1596  mientras proseguía la guerra de desgaste entre las provincias rebeldes y España . En cuanto a las otras provincias meridionales que formaban los Países Bajos se mantuvieron fieles al monarca español y el 23 de enero firmaban la Unión de Arras en virtud de la cual declaraban su fidelidad al rey de España y su confesión católica en oposición a las Provincias Unidas, que eran de religión calvinista y donde los católicos habían sido víctimas de persecuciones religiosas. Entre 1609 y 1621 se estableció la llamada Paz de los Doce Años, tiempo durante el que gobernaron una de las hijas de Felipe II, Isabel Clara Eugenia (1566-1633) y su esposo el archiduque Alberto de Austria(1559-1621), Será la muerte de este último lo que inicie de nuevo las hostilidades que además se unirán a la guerra desatada por toda Europa, la Guerra de los Treinta Años que enfrentaba a las principales potencias europeas.

Mapa de Europa después de la Paz de Westfalia de 1648 que ponía punto final a la sangrienta Guerra de los Treinta Años . Este Tratado englobaba en realidad a dos tratados, el Tratado de Osnabrück firmado el 15 de mayo de 1648 y el Tratado de Münster el 24 de octubre de ese mismo año y fueron firmados por las principales potencias contendientes, el Sacro Imperio, España, Inglaterra, Suecia, Francia , dibujando un nuevo orden político en Europa y fortaleciendo la idea de los estados modernos. Como vemos en el mapa España retuvo los conocidos como Países Bajos Españoles, mientras que se vio obligada a reconocer la independencia de las Provincias Unidas, los actuales Países Bajos , aunque una parte del territorio de los Países Bajos Españoles sería anexionado por Francia a su reino (Imagen procedente de http://escuelahistoria.fcs.ucr.ac.cr )

Esta concluye en 1648 con la firma de la Paz de Westfalia con la que España pierde su hegemonía en Europa y se ve obligada a reconocer la independencia de las Provincias Unidas , mientras que las provincias meridionales que formaban la Unión de Arras pasaron en parte a manos de Francia y otra quedó en posesión de España. Una nueva guerra estalla en 1700, ahora por el trono de España después de la muerte sin descendencia del último rey español de la dinastía Habsburgo, Carlos II el Hechizado(1661-1700). El trono se lo disputan un candidato francés, Felipe de Anjou(1683-1746)  y futuro rey de España con el nombre de Felipe V, y el candidato austríaco, el futuro emperador del Sacro Impero Carlos VI(1685-1740). Después de trece años de guerra se firma el Tratado de Utrecht que puso punto final al conflicto .en 1713. Este Tratado incluía diferentes tratados bilaterales entre las naciones contendientes y en uno de ellos se entregaba al Imperio Austríaco los Países Bajos Españoles , que incluía la actual Bélgica y también Luxemburgo, que pasarán a formar parte de los Países Bajos Austríacos y permanecerá bajo poder austríaco hasta 1795 cuando la casi recién nacida República Francesa vota la anexión de esos territorios a Francia después de haber expulsado de ellos a los austríacos.  Y seguirán bajo el gobierno francés durante los siguientes veinte años, cuando la mayor parte de Europa es ocupada por las tropas del emperador Napoleón Bonaparte (1769-1821) que llegarán hasta las puertas de Moscú, pero después de la decisiva derrota de los franceses en la batalla de Waterloo el 18 de junio de 1815 se dibuja un nuevo mapa de Europa en el Congreso de Viena .

En este mapa vemos como quedaba Europa después de la firma del Tratado de Utrecht en 1713, y en particular los territorios que España cedía a Inglaterra, Austria y la casa de Saboya . A la primera entregaba la isla de Menorca y el Peñón de Gibraltar junto al Estrecho de su mismo nombre, a Saboya la isla de Cerdeña y en azul veis todos los territorios entregados a Austria entre los que se encontraban los Países Bajos Españoles , que seguirán gobernados por Austria hasta que en la década de los noventa de este siglo XVIII, la recién nacida República Francesa surgida de la Revolución de 1789 los expulsa de allí y pasa a ocuparlos . Napoleón Bonaparte se hará con el poder en Francia y ocupará casi toda Europa hasta 1815 cuando será derrotado definitivamente en la Batalla de Waterloo, y durante esos veinte años la actual Bélgica permanecería en manos francesas (Imagen procedente de http://xurdeenlaeso.blogspot.com )

En lo que se refiere a Bélgica y Holanda, se decide unirlas en un único estado, el Reino Unido de los Países Bajos, gobernado por el rey Guillermo I de los Países Bajos (1772-1843), que ya había sido antes el gobernante de las Provincias Unidas . Este estado ya nacía con una grave división interna  , pues mientras en el norte predominaba la religión calvinista y el neerlandés como lengua, en las provincias del sur , la Bélgica actual, tenía un amplio porcentaje de su población de confesión  católica y de habla francesa. Aunque Guillermo I trató de gobernar para todos las diferencias hacían casi imposible la convivencia y finalmente estalla la Revolución en territorio belga en agosto de 1830. Durante los siguientes nueve años el rey Guillermo I trató de retener a la nueva nación belga que había proclamado su independencia el 4 de octubre de 1830 . El nuevo estado tenía unos cuatro millones de habitantes, de los que más de dos millones hablaban neerlandés y protestantes, y  un millón setecientos mil eran francófonos y católicos . Los protestantes se encuentran en Flandes, al norte,  y sus habitantes son conocidos como flamencos de lengua neerlandesa , mientras que al sur está Valonia habitada por los valones de lengua francesa y entre ambas la ciudad que será elegida como capital de Bélgica, Bruselas. El nombre del estado procede de la antigua tribu celta de los belgas que aparece citada en la obra "La Guerra de las Galias" del conquistador de este territorio para la República de Roma, Julio César (100-44 a.C)  y ya bajo el gobierno del emperador Octavio Augusto(63 a.c-14 d.C) se creará la división territorial de la Gallia Belgica, que finalmente sería el origen del nombre de la actual Bélgica, aunque su territorio no coincida con el de estas divisiones administrativas de la época romana.

Aunque la leyenda de este mapa está en neerlandés creo que nos será útil para ver la evolución de la situación de los Países Bajos y Bélgica entre 1800 y 1840. Arriba vemos en verde el territorio perteneciente a las Provincias Unidas rodeadas por el territorio francés perteneciente a Napoleón Bonaparte. Después de la derrota de Napoleón y los acuerdos tomados en el Congreso de Viena de 1815  vemos como se forma el Reino Unido de los Países Bajos (el primer mapa en rojo a la izquierda), una unión efímera porque en 1830 se separa la parte meridional del reino que se convierte en una nueva nación , Bélgica. Durante nueve años se sucederán los intentos de los Países Bajos por recuperar Bélgica(mapa del centro con los territorios controlados por los Países Bajos en rojo)  hasta que por el Tratado de Londres de 1839 reconocer la independencia de Bélgica y también de Luxemburgo (mapa de la derecha) (Imagen procedente de http://www.multimania.es )
El Parlamento belga elige como monarca a Luis de Orleans(1814-1896), pero este era hijo de Luis Felipe I(1773-1850), que acababa a su vez de ser elegido como nuevo rey de Francia, por lo que Inglaterra no veía con buenos ojos que la nueva nación belga fuera también gobernada por un miembro de la familia real francesa, por lo que  para evitar un conflicto renuncia a la corona y el Parlamento dirige ahora su mirada hacia el hijo pequeño del duque de Sajonia Coburgo, Leopoldo(1790-1865), que había tenido una participación destacada en las guerras napoleónicas luchando contra los ejércitos de Napoleón en las filas del ejército ruso del zar Alejandro I (1777-1825). En 1816 Leopoldo se había casado con la princesa Carlota Augusta de Gales (1796-1817), única hija del rey de Inglaterra Jorge IV(1762-1830) y heredera al trono de Inglaterra. El matrimonio es muy feliz, y Carlota dice de su esposo que es "la perfección hecha amante". El mismo año de su casamiento Carlota queda embarazada pero sufre un aborto cuando asistía a la representación de una opera. Para abril de 1817 Carlota está de nuevo embarazada . El 3 de noviembre comenzó a dar a luz pero el parto se complicó, los médicos de la corte, que habían debilitado a Carlota con la práctica de sangrías, se negaron a emplear un fórceps para ayudar a sacar al bebé. El 5 de noviembre Carlota daba a luz a un niño muerto y aunque parecía al principio que estaba bien , esa misma noche su estado empeoró súbitamente y falleció a causa de una fuerte hemorragia.

Fotografía del primer rey en la historia de Bélgica, Leopoldo I . Su primer matrimonio con Carlota Augusta de Gales fue toda una historia de amor y tragedia. Carlota, hija del rey de Inglaterra Jorge IV, había sido presionada para casarse con el rey del Reino Unido de los Países Bajos, Guillermo I, pero ella , que había aceptado en principio el compromiso terminó rompiéndolo después de conocer a un apuesto teniente general de la caballería rusa, el príncipe Leopoldo de Coburgo Sajonia, el futuro rey de Bélgica. Se casaron en 1816 y de la felicidad de este matrimonio nos da fe las propias palabras de Carlota " Soy una persona con mucha suerte y tengo que agradecérselo a Dios. Pienso que una princesa nunca inició una vida (o se casó) con una perspectiva de felicidad y una verdadera vida doméstica similar a la de otras personas". Pero la tragedia se cruzó apenas un año y medio después del matrimonio cuando al dar a luz al primer hijo de ambos , aunque antes ya había tenido un aborto, Carlota moría como consecuencia de una hemorragia después del parto en 1817.  (Imagen procedente de http://amigoshastaelfin.mforos.com )

Después de esta tragedia, cuatro años después Leopoldo recibe una insólita propuesta a través de una embajada procedente de América y enviada por el general argentino José Francisco de San Martín (1778-1850), que estaba luchando por la independencia de Perú del Impero español y quería ofrecerle ser el primer rey de un Perú libre. Pero problemas internos de la nueva nación y la retirada del poder de San Martín, hizo que Perú se decidiera por un estado republicano y la opción de ocupar el trono se esfumó. Después de otra posibilidad de tener una corona, en este caso la de Grecia que acababa de lograr su independencia en 1830, pero que tampoco llegó a culminar , Leopoldo aceptará ahora la propuesta  del Parlamento belga y el 21 de julio de 1831 es coronado como primer rey de los belgas. Apenas unos días después, a primeros de agosto, hace frente con éxito a un ataque de los Países Bajos que querían acabar con la recién independizada nación.Un año más tarde se casa por segunda vez con Luisa María de Francia(1812-1850), hija del rey francés Luis Felipe I, que había ayudado a Leopoldo durante su primer año en el trono y en 1833 el matrimonio tiene a su primer hijo que muere apenas al año de nacer, y ya  en 1835 nace su segundo hijo , Leopoldo (1835-1909), que se convertirá más tarde en rey de los belgas y será el protagonista de este relato . Cuatro años después, en 1839, se firma el Tratado de Londres por el que los Países Bajos se resignan a reconocer la independencia de Bélgica.

File:Leopold.I.family.jpg
Retrato de la Familia Real Belga, con Leopoldo I junto a su esposa Luisa María de Francia y reposando su brazo sobre el hombro de su segundo hijo, Leopoldo, nacido en 1835 y futuro rey Leopoldo II. Su primer hijo Luis Felipe Victor había nacido en 1833 y fallecido apenas un año después. En 1837 nacía Felipe Eugenio, conde de Flandes(1837-1905), el primero por la derecha en el retrato y sentada sobre el regazo de su madre tenemos a María Carlota Amalia(1840-1927), futura emperatriz de México y con una apasionante y trágica historia que la llevó a la locura y que el lector interesado puede encontrar en este enlace del Mentidero
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/01/carlota-y-maximiliano-los-desventurados.html (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )

Durante su reinado Leopoldo I se servirá de sus relaciones familiares con casi todas las casas reinantes en Europa para mantener neutral a su joven nación , evitando así implicarla en enfrentamientos bélicos donde Bélgica no tenía nada que ganar. Dentro de sus gestiones diplomáticas, sobresale la de facilitar el matrimonio en 1840 entre la reina Victoria I de Inglaterra (1819-1901) y Alberto de Sajonia Coburgo(1819-1861), ambos sobrinos de Leopoldo. Que no os sorprenda, las casas reales europeas eran como una gran familia , y muchos conflictos se resolvían con reuniones entre primos, sobrinos o cualquier otro grado de consanguinidad que los uniera. Leopoldo impulsaría la industrialización de Bélgica, instalando la primera línea de tren continental entre las ciudades de Bruselas y Malinas, y también trató de introducir mejoras sociales y laborales, regulando el trabajo infantil y el de las mujeres en una época donde era habitual el trabajo de niños pequeños y las jornadas de más de catorce horas. En 1850 fallecía su segunda esposa con la que en total tuvo tres hijos y una hija y mientras, su hijo mayor y heredero al trono, Leopoldo, comienza a interesarse por los asuntos de gobierno y en particular en la posibilidad de colonizar nuevas tierras ya fuera en América, en Asía o en África siguiendo los pasos de otras potencias europeas.

Estamos en los años de las grandes expediciones a África, como la de Richard Francis Burton(1821-1890) y John Hanning Speke (1827-1864) en busca de las legendarias Fuentes del Nilo entre 1856 y 1860 en la que descubrieron los lagos de Tanganika y Victoria, este último la verdadera fuente del Nilo, o las múltiples expediciones del misionero escocés David Livingstone (1813-1873), descubridor en 1855 de  las que él bautizó con el nombre de Cataratas Victoria , en la frontera de las actuales Zambia y Zimbawe y en 1866 recorría parte del primer tramo del río Lualaba, que él llegó a confundir con el nacimiento del Nilo cuando en realidad se trataba del río que hoy conocemos con el nombre de Congo, que , con sus 4380 kilómetros de longitud es el segundo más largo de África después del Nilo y el segundo más caudaloso del mundo , sólo por detrás del Amazonas en América, atravesando en su recorrido la inmensa Selva del Congo que cubre nada menos que 1.800.000 kilómetros cuadrados de superficie, casi cinco veces el tamaño de España y la segunda selva más grande después de la Amazonía, ocupando la práctica totalidad de la actual  República del Congo, además de la República Centroafricana, Camerún, Gabón y Guinea Ecuatorial. Aún faltaban unos años para que los ojos del príncipe Leopoldo, ya convertido en rey, se fijaran en aquel vasto territorio.

Mapa del curso del río Congo, al que los portugueses bautizaron como Zaire por el nombre que le daban los nativos de la región, Nzere, un poético nombre que significa "el río que traga a los demás ríos", una apropiada denominación para este río que es el segundo más largo de África y el segundo más caudaloso del mundo. El escritor inglés de origen polaco, Joseph Conrad(1857-1924), que fue capitán de un barco que navegó por las aguas del Congo cuando ya era territorio gobernado por el rey Leopoldo II de Bélgica, escribe en su obra más conocida, "El corazón de las tinieblas", esta descripción del río Congo que transmite su naturaleza salvaje y abrumadora "Es como una inmensa serpiente enroscada, con la cabeza en el mar, el cuerpo ondulante a lo largo de una amplia región y la cola hundida en las profundidades del territorio. Remontarlo era como volver a los inicios de la creación, cuando la vegetación estalló sobre la faz de la Tierra y los árboles se convirtieron en reyes". Y el escritor italiano Alberto Moravia(1907-1990) escribiría sobre el Congo en su obra  "Paseos Africanos" "Una naturaleza que no está sometida ni domesticada como en Europa, sino que es y será aún durante no sé cuánto tiempo la naturaleza temible . Este monstruo geográfico , en el sentido positivo de que está fuera de toda regla, da la impresión de haber sido hasta ahora apenas arañado por la civilización". Un territorio desconocido y salvaje que pronto iba a conocer otro tipo de comportamiento salvaje  (Imagen procedente de http://www.elproximoviaje.com )   

Antes, en 1865, fallece su padre Leopoldo I, y asciende al trono adoptando el nombre de Leopoldo II , y casi desde el comienzo de su reinado trata de convencer al gobierno belga de la necesidad de buscar un territorio libre para colonizar e iniciar una política imperialista, pero utilizando argumentos filantrópicos pues no era para beneficio económico de los belgas, sino para evangelizar a los pueblos africanos y luchar contra la esclavitud , lo que no deja de resultar sorprendente si tenemos en cuenta lo que luego sucedió y veremos mañana, una de las actuaciones más vergonzosas del colonialismo europeo. Las expediciones a África se sucedían ,cada vez había menos lugares en blanco en el interior de los mapas del continente africano y Leopoldo seguía con atención los resultados de estas expediciones, en particular la del explorador y periodista galés Henry Morton Stanley (1841-1904), aunque nacionalizado norteamericano, que se había hecho famoso después de encontrar  a David Livingstone en 1871 a orillas del lago Tanganika tras varios años desaparecido y cuando ya muchos le daban muerto. Stanley inmortalizaría la frase  con la que saludó al misionero escocés "¿El Doctor Livingstone , supongo?" Tan solo tres años después , en 1874, emprendía una nueva expedición que tenía como objetivo recorrer todo el río Congo, expedición  financiada por el periódico británico Daily Telegraph y el norteamericano New York Herald.


File:KingdomKongo1711.png
Mapa del Reino del Congo descubierto por el navegante portugués Diego Cao en sus dos expediciones entre 1482 y 1483 . El reino había sido creado hacia 1395 y permaneció independiente hasta 1885 año en que sus territorios serían divididos entre Portugal, que incorporaría ese territorio a la actual Angola, Francia, creando el Congo francés, y Bélgica, el Congo belga que en realidad, como veremos en la segunda parte de este relato, pertenecía en exclusiva al rey Leopoldo II. Durante su historia el Reino del Congo basó gran parte de su prosperidad en la trata de esclavos suministrándolos a los negreros procedentes de Portugal y otras naciones europeas con destino principalmente a América y también a Europa. (Imagen procedente de http://commons.wikimedia.org)

Del tamaño de este inmenso río, del que ya he mencionado que es el segundo más largo de África y el segundo más caudaloso del mundo, da cuenta el nombre que le daban los habitantes de su rivera, que le llamaban Nzere que significa "el río que traga los demás ríos". El primer europeo en contemplar su desembocadura fue el navegante portugués Diogo Cao (1452-hacia 1486), uno de los muchos navegantes portugueses que durante todo el siglo XV fueron explorando el litoral africano . Cao vio el gran río en agosto de 1482 y para conmemorar el acontecimiento puso allí una estela de piedra que aún se conserva en parte y con la que reclamaba la soberanía de Portugal sobre aquel inmenso curso de agua. Fue Cao quién puso al río el nombre de Zaire ya que no llegó a comprender bien la palabra nativa para el río, Nzere. Remontó parte del curso del río y allí supo que había un poderoso Reino del Congo que controlaba el comercio del interior de la región . En una segunda expedición en 1483 Cao visitó al manicongo, equivalente al rey en Europa, Nkuwu Nzinga, en su capital, M'Banza Kongo, que estaba en la actual Angola.Parece que Cao desapareció en las aguas del río al que había bautizado como Zaire cuando cazaba un cocodrilo. Habría que esperar hasta el siglo XIX para que nuevas expediciones se decidieran a recorrer el curso de aquel río que penetraba en una selva oscura, opresiva e inmensa y no fue hasta la expedición de Stanley cuando el río fue navegado en su totalidad hasta llegar a su desembocadura en Boma, en el actual Congo, el 9 de agosto de 1877 después de casi tres años de expedición. Al enterarse del éxito de Stanley, el espíritu comercial y financiero de Leopoldo II detectó una oportunidad para hacer un gran negocio. Pero eso y los horrores que siguieron lo conocemos mañana en la segunda parte de este relato

 El Mentidero de Mielost en Facebook :

3 comentarios:

Unknown dijo...

Magnífico trabajo. Gracias por ofrecerlo abiertamente.

christian mielost dijo...

Muchas gracias a ti por la lectura!!La historia sigue en los siguientes dos partes de este relato. Un abrazo desde Madrid!!

christian mielost dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Famosos