jueves, 20 de septiembre de 2012

FANATISMO, BLASFEMIA Y LIBERTAD DE EXPRESIÓN

Antes de explicaros el motivo de este artículo vamos a conocer un poco más los tres conceptos que conforman su título: fanatismo,blasfemia y libertad de expresión. El que fuera primer ministro británico y uno de los más brillantes políticos del siglo XX, Winston Churchill(1874-1965), definió con su habitual ironía y sentido del humor que un fanático era "alguien que no puede cambiar de opinión y no quiere cambiar de tema." Si acudimos al Diccionario de la Lengua Española encontramos dos significados, el primero de ellos  dice del fanático que es aquel  "Que defiende con tenacidad desmedida y apasionamiento creencias u opiniones, sobre todo religiosas o políticas", pero creo que es más próximo al auténtico espíritu de la palabra su segundo sentido como aquel que está "Preocupado o entusiasmado ciegamente por algo". La clave en esta definición es la palabra ciegamente, porque el fanático es ciego para todo aquello que no forma parte de sus creencias, del centro de su pasión . Convertirse en un fanático es ser ciego y sordo, ciego para ver otras realidades distintas y comprender otros puntos de vista y sordo para atender a razones contrarias a su pensamiento , por lo que podríamos considerarlo como una minusvalía del pensamiento y del espíritu, la más grave de todas las minusvalías ya que para ella no hay remedio físico , científico ni médico , depende de la voluntad del fanático abandonar su postura, su atrincheramiento mental que le conduce a considerar enemigos a los que no comparten sus ideas.Si hay una palabra que puede ser definida por su antónimo, por su contraria, el fanatismo contiene en su significado todo lo opuesto a la tolerancia, es el triunfo de la intolerancia, de la barbarie , de lo opuesto a la civilización.

Y en esta definición de fanatismo no hago ningún tipo de distinción, ni de religión, ni de cultura, ni de ideología política, pues todos los fanatismos me resultan rechazables en cuanto que ejercen la violencia sobre la libertad individual  de pensamiento y expresión. Pero antes de seguir tenemos que conocer el significad de otra palabra, blasfemia, y si recurrimos una vez más al Diccionario de la Lengua Española lo define como "Palabra injuriosa contra Dios, la Virgen o los santos" y procede , como tantas otras palabras de nuestra lengua, del griego  "blasphemia" que se puede traducir como "acción de hablar contra Dios" y ha servido como arma de la intolerancia, el fanatismo y la ambición durante siglos. Una de sus víctimas más conocidas fue el filósofo griego Sócrates(470-399 a.C), acusado de  corromper a la juventud  enseñándoles a despreciar el poder de  los dioses cuando lo que hacía Sócrates era enseñarles a pensar y a dudar de lo que creían saber , cuestionando una religión que venía impuesta y controlada por el Estado. Sócrates animaba a buscar la verdad no a través de la religión sino de la filosofía, del amor al saber , de la curiosidad y afirmaba " Filosofía es la búsqueda de la verdad como medida de lo que el hombre debe hacer y como norma para su conducta", rechazaba el derecho a gobernar sólo por llevar corona o ser un líder político  "Reyes o gobernantes no son los que llevan cetro, sino los que saben mandar." y que tuvo el valor y la honestidad  intelectual de aceptar su condena de muerte aunque tuvo la posibilidad de huir. No traicionó las leyes aun sabiendo que eran injustas y se mantuvo fiel a su pensamiento. En realidad su muerte fue una victoria de la tolerancia sobre el poder ya que como él decía,  "Es peor cometer una injusticia que padecerla porque quien la comete se convierte en injusto y quien la padece no."

En este cuadro  titulado "La muerte de Sócrates" el pintor francés Jacques-Louis David (1748-1825) representa al filósofo en el momento en que, en presencia de sus discípulos, se dispone a beber la copa con cicuta que le causará la muerte en cumplimiento de la pena de muerte que le había sido impuesta por despreciar a los dioses y corromper a la juventud, es decir, por cometer blasfemia , aunque era su independencia de pensamiento lo que temían sus enemigos. La blasfemia  ha sido utilizada a lo largo de la historia para silenciar a aquellos que podían ser peligrosos por seguir caminos diferentes a los que establecían los que detentaban el poder, porque el poder siempre tiene miedo de la libertad  (Imagen procedente de http://filosofia.laguia2000.com )

Sócrates es sólo un ejemplo de como el poder puede utilizar la acusación de blasfemia o impiedad para silenciar a los que tratan de mostrar otras formas de pensamiento diferente o , simplemente, al que se niega a aceptar que algo sea bueno y justo sólo porque otro lo dice. Y es un instrumento utilizado por el poder para silenciar las bocas de los disidentes, de aquellos que de alguna forma ponen en peligro el orden establecido por un gobierno o una religión que no tolera más que una visión del mundo y no se limita a despreciar a las otras, sino que quiere destruirlas. Y completa la triada que da titulo a este artículo la libertad de expresión , un derecho garantizado por la Declaración Universal de los Derechos Humanos firmada firmada el 10 de diciembre de 1948 en París y que problema en su artículo 19 "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y de recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión." Como todas las libertades también la libertad de expresión tiene un límite obedeciendo a las palabras de Santo Tomás de Aquino "Mi libertad se termina donde comienza la de los demás", por lo que los límites difíciles de determinar y delicados de legislar de la libertad de expresión comienzan cuando afecta a la libertad de otras personas.

En la  Convención Americana sobre Derechos Humanos desarrollada en Costa Rica en 1978, se establece que "Toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento y de expresión. Este derecho comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas de toda índole, sin consideraciones de fronteras, ya sea oralmente, por escrito o en forma impresa o artística, o por cualquier otro procedimiento de su elección y gusto", lo que confirma el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero establece una serie de limitaciones enunciadas en su artículo 2 " El ejercicio del derecho previsto en el inciso precedente no puede estar sujeto a previa censura, sino a responsabilidades ulteriores, las que deben estar expresamente fijadas por la ley y ser necesarias para asegurar:" y a continuación enumera una serie de casos en que el uso de la libertad de expresión podría generar responsabilidades penales para asegurar "El respeto a los derechos o la reputación de los demás", "La protección de la seguridad nacional, el orden público o la salud o la moral públicas.",  y el que más nos interesa en este caso "Estará prohibida por la ley toda propaganda en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, por ningún motivo, inclusive los de raza, color, religión u origen nacional." El derecho de libertad de expresión no aparece hasta el siglo XVIII, cuando es defendido por los Ilustrados y proclamado por los revolucionarios franceses en 1789 en la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano  en su artículo XI "Puesto que la libre comunicación de los pensamientos y opiniones es uno de los más valiosos derechos del hombre, todo ciudadano puede hablar, escribir y publicar libremente, excepto cuando tenga que responder del abuso de esta libertad en los casos determinados por la ley."


Original de la Carta de Derecho de los Estados Unidos que entró en vigor el 15 de diciembre de 1791 que contiene las diez primeras enmiendas a la Constitución de Estados Unidos aprobada el 17 de septiembre de 1787, y que fue redactada para limitar el poder del gobierno federal y garantizar las libertades de los ciudadanos en aquellos puntos que no habían sido bien establecidos en la Constitución. Entre las diez enmiendas la primera de ellas es la que hace referencia a la Libertad de expresión y confesión religiosa , cuyo texto reza " El Congreso no hará ley alguna con respecto a la adopción de una religión o prohibiendo el libre ejercicio de dichas actividades; o que coarte la libertad de expresión o de la prensa, o el derecho del pueblo para reunirse pacíficamente, y para solicitar al gobierno la reparación de agravios." En las naciones gobernadas por grupos islamistas o donde estos tienen un peso importante en la sociedad  estos derechos no le son garantizados a sus ciudadanos  y el que viola las leyes islámicas se arriesga a la marginación social, a la cárcel  o a la muerte. Hay que respetar a todas las religiones pero creo que lo que no podemos respetar ni compartir es la forma en que determinados grupos interpretan la religión para encadenar a sus pueblos, discriminar a las mujeres, a los homosexuales, a los que tienen otros credos y a todos los que no comparten sus ideas extremistas. (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )



En este punto ya hemos visto como el fanatismo niega la libertad de expresión cuando esta se opone a las ideas defendidas por el fanático, como la blasfemia ha sido el instrumento utilizado desde la antigua Grecia hasta nuestros días para silenciar las voces de los que se manifiestan en contra de un sistema político o religioso establecido y controlado por un reducido grupo de personas que imponen unos determinados preceptos que deben ser asumidos por todos o atenerse a las consecuencias, y , por último el derecho de la libertad de expresión, un derecho nacido de la Constitución de los Estados Unidos y de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789 que fue evolucionando hasta la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948 y la Convención Americana de Derechos Humanos de 1968 , donde se establecen unos límites pero siempre sin una censura previa que pueda cohibir esta libertad aunque si sometido a responsabilidades legales  cuando el uso de ese derecho signifique una apología de odio ya sea racial o religioso.  En el mundo Occidental, entendiendo bajo esta definición a las naciones libres regidas por gobiernos democráticos y con una Constitución que garantiza los derechos de los ciudadanos , este derecho está garantizado por las leyes y si entra en conflicto con los límites mencionados serán los jueces los que determinen si en efecto el límite ha sido violado y debe ser sancionado o no. Pero nunca previamente a haberlo hecho público, pues lo contrario sería censura  que violaría el derecho de expresión..

También en estas sociedades occidentales el estado y la religión hace tiempo que fueron separados después de la caída definitiva del llamado Antiguo Régimen en el siglo XIX  y la caída de los regímenes absolutistas que  fueron reemplazados por monarquías constitucionales o por Repúblicas, y la religión pasó a pertenecer a la esfera privada de los ciudadanos mientras que las naciones dejaban de ser estados confesionales para convertirse en laicos con leyes que garantizaban la igualdad de trato para todas las religiones al igual que para las razas y los sexos, aunque no fue , por supuesto, algo que se lograra de una vez, sino el resultado de una larga evolución que culminaría en las democracias que hoy conocemos y que ,en palabras de Winston  Churchill, "Es el peor de todos los sistemas políticos, con excepción de todos los sistemas políticos restantes.", porque esos otros sistemas políticos implican que el gobierno quede en manos de una persona, una tiranía, o de un pequeño grupo de personas que determinan lo que debes pensar, lo que tienes que hacer y , en definitiva, como debes vivir tu vida. De nuevo nos dice Churchill "La dictadura, devoción fetichista por un hombre, es una cosa efímera, un estado de la sociedad en el que no puede expresarse los propios pensamientos, en el que los hijos denuncian a sus padres a la policía; un estado semejante no puede durar mucho tiempo."

TRAILER DE "LA INOCENCIA DE LOS MUSULMANES"


El título original de esta película es  "Guerreros del desierto y la inocencia de Bin Laden", una película de pésima calidad  con un mensaje ofensivo contra el Islam, donde su máxima figura, Mahoma, es ridiculizado. Es una ofensa a la inteligencia y una falta de respeto a los creyentes con un guión burdo, por lo poco que he podido ver, ya que no he conseguido acceso más que a minutos sueltos  de la película. Pero el problema no es la película, sino la reacción de odio generada en muchos países musulmanes alentada por sus líderes religiosos que aprovechan cualquier oportunidad para alimentar el resentimiento contra Occidente mientras ellos, sus líderes, niegan la libertad y el progreso a sus propios pueblos. Habría que preguntarles si no ofende a Dios que una persona pueda morir ahorcada por su condición sexual, o que una mujer sea lapidada por cometer adulterio, o que una niña sea condenada a muerte por quemar accidentalmente una hoja del Corán, o que una mujer reciba amenazas de muerte por desnudar su cuerpo en una foto, o que otra iglesia no pueda construir un templo en territorio musulmán . ¿De verdad piensan que por ofensiva que sea una película justifica el asesinato de una persona?¿Esa es su fe?Por fortuna millones de musulmanes no comparten las ideas de los más extremistas, pero por desgracia son estos últimos los que cada vez tiene más poder en las sociedades islámicas . Aquí os dejo unas imágenes de la pésima película que ha causado este conflicto





Ahora viajemos al presente  cuando el pasado julio de 2012 veía la luz en el canal de vídeos de Youtube la película "La inocencia de los musulmanes"  que habría sido rodada en 2009 por el director Alan Roberts y producida por un tal Sam Bassiel, dos desconocidos en el mundo cinematográfico y en el caso de Bassiel se cree que no es más que un pseudónimo detrás del que se ocultaría el egipcio americano Nakoula Basseley Nakoula(1952) ,de una película que según el propio Bassiel tiene por objetivo denunciar la hipocresía del Islam y la contradicción entre sus palabras de paz y sus actos de violencia . Ofrece una visión satírica de Mahoma , que es incluso ridiculizado haciendo referencias a una supuesta homosexualidad y a prácticas pederastas.En el Islam Mahoma no puede ser representado físicamente ya que no permite imágenes religiosas, por lo que su sola aparición en la película podía ser considerada ofensiva por los musulmanes pero si además su figura era ridiculizada la reacción era previsible . Cuando fue traducida al árabe en septiembre del mismo año 2012 las protestas se  sucedieron en cadena por todo el Islam, comenzando por Libia, donde las protestas de los musulmanes más radicales degeneraron en violencia que acabó con la vida del embajador norteamericano en Libia, la quema de banderas de Israel y Estados Unidos por diferentes países musulmanes .

No he podido verla entera ya que en Youtube en estos momentos sólo se pueden ver pequeños fragmentos de la película, pero es suficiente para darse cuenta de su mala calidad y la torpeza y mediocridad de su guión. Situaciones similares se han vivido en Europa con obras de teatro, pinturas películas o libros que ofendían a los católicos, pero para eso existen las leyes que limitan la libertad de expresión sin ejercer censura, por lo que estas obras fueron juzgada y si se hallaban indicios de ser apologías del odio racial y religioso , eran castigadas por esas leyes y en caso contrario no pasarían de ser obras de mal gusto que el tiempo se encarga de borrar. En Europa el espíritu de la libertad es tan fuerte que esta mala película , en el caso de que la ofensa fuera dirigida contra  la Iglesia Católica, habría pasado desapercibida pues ese es el mejor castigo para obras que sólo buscan escandalizar y atacar los sentimientos de un grupo de personas , pero el fanatismo alentado por los grupos islámicos en naciones como Egipto, Libia , Siria o Pakistán está sirviendo para presionar a Occidente en un intento de que establezcan leyes más severas y una censura previa a las obras que puedan ofender a las tres grandes religiones , lo que sentaría un precedente muy peligroso . Si por algo se caracterizan los grupos islámicos , como los salafistas, es por no respetar los derechos de los que tienen otras opiniones diferentes, por negar los derechos de las mujeres, de los católicos, de considerar blasfemo a todos los que no profesan la fe musulmana y de ningún modo pueden los intolerantes dictar a las naciones democráticas como regular la libertad de expresión.



Fotografía del embajador norteamericano en Libia Chris Stevens que fue asesinado durante los disturbios promovidos por los islamistas y que tenían como pretexto la película "La inocencia de los musulmanes". Quiero dejar bien claro que no identifico a los islamistas con el mundo musulmán, al que pertenecen cientos de millones de fieles y la mayoría de ellos no comparten la brutalidad, la intransigencia, el fanatismo de los islamistas, pero tampoco se puede ocultar que el poder que están acaparando en los países de mayoría musulmana es también cada vez mayor , lo que supone un riesgo para la estabilidad internacional porque alientan el rencor contra Occidente como causante de sus males y por ser enemigos de su religión. El problema no son las religiones, sean católica, musulmana , judía o cualquier otro credo, lo malo son las personas que quieren imponer su forma de ver el mundo, su religión y sus valores contrarios a la libertad y la igualdad, algo por lo que ha habido que luchar mucho en Occidente y que, por desgracia, aún no pueden disfrutar muchas de las sociedades musulmanas por culpa de grupos como los salafistas que siguen viviendo una religión medieval (imagen procedente de http:/www./teinteresa.es )


En una entrevista con Nina Shea del Centro de Libertad Religiosa del Instituto Hudson de Estados Unidos leo  "Desde la Segunda Guerra Mundial el sistema protege derechos personales  y no instituciones religiosas. Introducir castigos terrenales contra los blasfemos limitaría las libertades de expresión y credo y dañaría los pilares de la democracia"  Hemos visto como la blasfemia fue utilizada como un arma contra Sócrates  para silenciar sus palabras, al igual que haría la Inquisición en la Edad Media, para que la Iglesia siguiera conservando el poder y el control de la sociedad, y ahora quieren utilizarlo los islamistas, los mismos que no respetan los derechos más fundamentales  y que pretenden imponer sus leyes religiosas fuera de sus fronteras, mientras dentro de ellas ejercen la intolerancia con las otras confesiones religiosas, contra las mujeres y contra la propia libertad individual de sus ciudadanos. Por mi parte la película "La inocencia de los musulmanes" me parece deleznable, una burla contra los sentimientos religiosos de millones de personas, pero no más que  otras muchas burlas que ha sufrido la Iglesia Católica y otras religiones y grupos políticos . Por supuesto que hay que pedir respeto a sus creencias de los musulmanes, como a la de los católicos, los judíos o cualquier otro credo, pero para lograr ese respeto ya existen leyes sobre la difamación, la discriminación o la violencia racial o religiosa , que en un juicio determinaran que responsabilidades existen.

Hace unos meses escribí un artículo titulado "El grito de libertad de Aliaa Elmahdy" una joven egipcia que publicó una foto de ella desnuda en su blog para reivindicar la libertad sobre su propio cuerpo de las mujeres musulmanas, y por ello recibió amenazas de muerte de los sectores más extremistas. No se puede ceder ante las presiones de los intolerantes , ante grupos y gobiernos religiosos que no respetan las libertades fundamentales de sus propios ciudadanos, porque estaremos poniendo en peligro nuestras propias libertades y además daremos la espalda a aquellos que en estas naciones siguen luchando cada día por conquistar un poco de libertad. El uso de la violencia empleado en las manifestaciones ha privado a sus protestas de la razón que pudieran tener en un primer momento, la tradicional falta de respeto a las libertades de los líderes islamistas dejan sin fuerza ni credibilidad sus palabras, y la intolerancia de sociedades como Pakistán donde una pequeña de once años fue condenada a muerte por , supuestamente, quemar las páginas del Corán es suficiente como ejemplo del fanatismo y el odio que guía, no a todos los musulmanes por supuesto,, pero si a los grupos que los dirigen y que transmiten a las nuevas generaciones a través del control de la educación. Respeto a todas las religiones,  pero sobre todo respeto a la libertad individual de cada persona, un respeto que las sociedades gobernadas por los islamistas no ejercen. Mientras esto sea así, creo que sigue vigente la cita del filósofo Karl Popper "No se puede ser tolerante con los intolerantes" . Y una vez más repito que no se trata de una crítica a la religión musulmana sino a los fanáticos que gobiernan sus sociedades.
Famosos