sábado, 22 de septiembre de 2012

"A ROMA CON AMOR" UN WOODY ALLEN EN TONO MENOR

 
Cuando comencé a escribir el Mentidero solía incluir un artículo semanal dedicado a una película que hubiera visto en el cine , pero con el paso de los meses cada vez son menos las ocasiones en que escribo sobre lo que para unos es una industria y para otros es un arte, aunque para mi no hay duda que se trata de un arte, como todo aquello que crea belleza y nos conmueve. Uno de los pioneros de los primeros tiempos del cine, el director norteamericano David Wark Griffith(1875-1948), al que algunos consideran como el padre del cine moderno , decía "Lo que el cine necesita es belleza, la belleza del viento moviéndose entre las hojas de los árboles". Cuando contemplamos una bombilla podemos apreciar su perfección técnica y somos conscientes de su utilidad, pero ¿nos conmueve?¿nos hace reír y llorar?¿nos deja un recuerdo perdurable en la memoria?La bombilla es un producto industrial, es industria, pero un sólo fotograma de cine nos puede provocar todo tipo de sentimientos e incluso transformar nuestro pensamiento y con él nuestra forma de ser ,de comportarnos y nuestro mismo destino. Esa es la magia del cine, eso es lo que hace del cine arte y no industria, aunque sin el dinero no sería posible hacerlas y esa es la parte comercial de las películas y lo que las diferencia de otros artes como la escritura o la pintura , pues incluso sin nadie que pague por ellas habría cuadros y libros porque el ser humano necesita relatar historias desde sus orígenes, cuando los primeros artistas dejaban impresas en las paredes de las grutas donde vivían la silueta de sus manos y el mundo que les rodeaba.
 
Pero por los mismo que el cine es un arte que nos conmueve, también hay muchas películas que no lo hacen, que no transmiten nada y de las que , al menos yo, soy incapaz de escribir, por eso en los últimos meses escribí pocos artículos dedicados a ellas, porque no he tenido la fortuna de que me emocionen o me hagan reflexionar. No quiere decir que no pueda disfrutar de películas como "Los vengadores", pero no es lo mismo disfrutar que inspirar y el recuerdo de sus imagenes suele desvanecerse tan rápido como se encienden las luces de la sala para anunciar que la película ha terminado. Os he contado esto porque la película que protagoniza este artículo no me ha conmovido aunque si es a ratos ingeniosa y divertida,pero si fuera de otro director no la habría traído al Mentidero. Sin embargo, con Woody Allen(1935) haré una excepción no sólo porque es uno de mis directores favoritos y porque su anterior película, "Midnight in Paris", aún sigue viva en mi memoria un año después de verla por primera vez y dedicarle uno de los artículos que he escrito con más facilidad, pues las palabras brotan solas cuando algo te emociona, sino también porque en un panorama más bien desolador de la cinematografía actual repleta de versiones del pasado , secuelas de éxitos anteriores y películas protagonizadas por superheroes de la Marvel, se agradecen los diálogos brillantes, el humor inteligente y las críticas ácidas que suelen contener las películas de Woody Allen, incluso aquellas de un tono inferior, como es el caso  "A Roma con Amor", al menos en mi opinión que quizás no sea compartida por el que esté teniendo la paciencia de leerme hasta aquí.
 
TRAILER DE "A ROMA CON AMOR"
 
¿Afeitarse puede ser una noticia de interés nacional?¿Es prudente dejar a tu novio con tu mejor amiga después de que esta haya contado sus apasionadas aventuras sexuales?¿si un hijo es comunista y su padre enterrador, tendrá la madre una leprosería? Estas y otras incógnitas se plantea Woody Allen en su última película . Una comedia amable, con algunas críticas ácidas sobre la fama y los medios de comunicación, aunque sin profundizar demasiado en ello. En cuanto a los actores no disponen de demasiado tiempo para desarrollar sus personajes , dejando a "A Roma con amor" en una película agradable de ver pero que no se encuentra entre las obras perdurables del gran Woody Allen.  
 
 
 
 
 
Durante la mayor parte de su carrera como director de cine Woody Allen fue el director de Nueva York , el hombre enamorado de su ciudad , y sus películas retrataron como nadie esta ciudad a la que demostraba su amor tanto en sus imagenes como en sus guiones, como esta preciosa frase de la película "Manhattan" de 1979 ,cuando la voz del narrador describe al protagonista y dice "Él era tan duro y romántico como la ciudad que amaba. Tras sus gafas de montura negra se agazapaba el vibrante poder sexual de un jaguar. Nueva York era su ciudad y siempre lo sería" No parecía posible que Woody Allen abandonase alguna vez su amada ciudad para rodar en otros escenarios, pero todo cambió al entrar en el siglo XXI y de sus últimas ocho películas, siete de ellas fueron rodadas en ciudades europeas. Así en 2005 rodaba en Londres una de sus mejores películas, "Match Point" con una maravillosa Scarlett Johansson(1984), con la que repetiría escenario en "Scoop" en 2006 y un año más tarde, en 2007, rodaría también en Inglaterra "El sueño de Cassandra". En 2008  viaja a España para rodar en Barcelona "Vicky Cristina Barcelona" de nuevo con Scarlett Johansson y junto a los actores españoles  Penelope Cruz(1974) y Javier Bardem (1969), y después de regresar a Nueva York para rodar en 2009 "Si la cosa funciona", vuelve a Europa para realizar en Londres "Conocerás al hombre de tus sueños" en 2010 con el gran Anthony Hopkins(1937) en el reparto  y en 2011 una de mis películas favoritas de esta última etapa, "Midnight in Paris" protagonizada por la bella Marion Cotillard (1975) y Owen Wilson(1968), que nunca estuvo mejor en una película.
 
De todo este periplo por Europa hay dos películas que permanecen imborrables en la memoria, "Match Point" y "Midnight in Paris", la primera una película de suspense diferente a casi todo el resto de la obra de Allen y la segunda una romántica y evocadora historia, surrealista, elegante y deliciosa que te hacía salir del cine con la imagen de un Paris que existe más en los sueños que en la realidad , una película que conseguía eso tan difícil que es alegrar el alma y hacerte soñar. De siete películas dos grandes obras y cinco obras menores, un balance que ya quisieran la mayoría de directores, pues lograr que en toda una carrera una película pueda ser recordada es ya un éxito, pero Woody Allen tiene al menos una docena de ellas. Llegamos ahora a la última hasta ahora, aunque ya está en rodaje la próxima, "A Roma con amor". La película se abre con unas imágenes del corazón de Roma, el espectacular Monumento a Víctor Manuel II en la Piazza Venezia, ese coloso de mármol blanco al que los romanos llaman "La máquina de escribir" o "la tarta de bodas" por su aspecto que supone un fuerte contraste con el entorno urbano que le rodea. En la película , como no podía ser de otra forma tratándose de una ciudad con una personalidad tan fuerte, Roma es un personaje más, tanto las clásicas estampas turísticas como la Fontana di Trevi, el Coliseo, la Piazza di Spagna o la Piazza del Popolo , como esas pequeñas calles del Trastévere, con sus fachadas rojas y su pavimento adoquinado que te lleva hasta pequeñas plazas llenas de esa magia que encierra la vieja Roma y de la que es imposible desprenderse una vez que has estado en sus calles.
 
Parece que el título "A Roma con amor" no le gustaba a Woody Allen, cuyo nombre verdadero es Allan Stewart Königsberg , pero fue impuesto por los productores que además querían que la película fuera protagonizada por la capital romana, ya que eran distribuidores cinematográficos romanos, por lo que algunos críticos creen que estas películas que Allen realiza fuera de Nueva York son una forma de viajar por Europa con los gastos pagados al tiempo que hace cine. Lo cierto es que si es verdad, gracias a ello podemos disfrutar de películas como "Midnight in Paris" o "Match Point" rodadas en París y Londres respectivamente , así que espero que siga viajando por Europa al mismo tiempo que nos alegra la vida con su talento, aunque en ocasiones no brille con la fuerza habitual , como sucede en "A Roma con Amor", aunque no podrán quejarse sus productores porque Roma es retratada en toda su belleza y encanto (imagen procedente de http://www.ecartelera.com )
 
Un narrador que adopta la personalidad de un policía urbano que dirige el tráfico desde el centro de la Piazza Venezia nos irá presentando a los diferentes personajes que integran esta comedia coral . Por un lado tenemos a una joven turista americana , Hayley, interpretada por la actriz canadiense Allison Pill(1985), que como todo turista que se precie vaga perdida por la ciudad con un mapa en la mano, hasta que pregunta a un italiano llamado Michelangelo ,el actor italiano Flavio Parenti(1979). Como no entiende bien sus explicaciones decide acompañarla y de forma casi instantánea surge el amor. Al poco tiempo deciden que quieren casarse y Hayley llama a sus padres para que conozcan a la familia de Michelangelo. Los padres de Hayley  son nada menos que Woody Allen, que encarna a un jubilado director de ópera que además de temer a los aviones, es un cazatalentos y también un genio adelantado a su tiempo como él mismo subraya en diferentes momentos, sin duda el personaje más divertido de la película con todos los tic característicos de sus personajes, y su esposa, papel encarnado por la australiana Judy Davis(1955), una psicóloga que siempre tiene alguna teoría freudiana para explicar los miedos y manías de su esposo. En Roma conocerán a los padres de Michelangelo, y el padre de éste, Giancarlo, dueño de una funeraria , causará una impresión profunda al personaje interpretado por Woody Allen, por su magnífica voz para cantar ópera, aunque esa habilidad sólo se muestra mientas está en la ducha, lo que dará lugar a algunas de las escenas más hilarantes y surrealistas de la película.
 
Otra de las historias nos presenta a una pareja de recién casados, Milly y Antonio, que vienen de un pueblo para establecerse en la gran ciudad y labrarse un futuro, llenos de entusiasmo pero también de ignorancia de como es la vida en una ciudad de las dimensiones de Roma y  de un gran desconocimiento de como son ellos mismos. Se alojan en un hotel para esperar a reunirse con la familia de él pero Milly decide salir a buscar una peluquería para arreglarse el pelo y estar más atractiva. Por supuesto, se pierde cada vez más gracias a las confusas indicaciones de los peatones hasta que , sin saber como, se encuentra en medio de un rodaje y conoce a su actor favorito, un seductor entrado en años que no dudará en intentar conquistar a la no tan ingenua Milly. Mientras, Antonio, un hombre tímido e inseguro,  espera su regreso en la habitación del hotel cuando a su puerta llama una exuberante Penelope Cruz, en el papel de una prostituta que trae a la memoria a la dama por excelencia del cine italiano, Sofia Loren (1934). La aparición inesperada de la familia de Antonio  dará lugar a otro divertido malentendido, donde Penelope descubrirá al apocado Antonio un mundo nuevo . Una tercera historia nos sitúa en medio de un triángulo amoroso protagonizado por un estudiante de arquitectura  interpretado por Jesse Eisenberg (1983) , al que sin duda recordáis por su papel del fundador de Facebook en "La Red Social", que comparte piso en Roma con su novia que , a su vez, recibe en casa a su mejor amiga, una actriz desconocida y muy liberal en materia sexual encarnada por Ellen Page(1987). El personaje de Jesse Eisenberg también se hará amigo de un maduro arquitecto al que da vida Alec Baldwin (1958), que como en otras películas de Allen, hará un papel de voz de la conciencia , avisando a Jesse de los peligros que representa para su relación la presencia de Ellen Page.
 
El director neoyorkino en un momento del rodaje con la actriz española Penelope Cruz, que obtuvo un oscar a la mejor actriz de reparto en su anterior colaboración con Allen en "Vicky Cristina Barcelona", y que aquí encarna el papel de una prostituta con la misma fuerza y desparpajo que pudiera tener Sofía Loren hace décadas , un personaje que como otros de esta comedia coral deja la sensación de que podría haber dado más de si pero apenas queda esbozado. (imagen procedente de http://www.eloctavopasajero.com )
 
La última de las tramas argumentales es la que tiene por protagonista a Leopoldo, un romano de clase media  , un hombre normal, con una familia normal y con una vida anodina que , sin saber el motivo, se convierte en famoso y toda su existencia cambia mientras los fotógrafos le persiguen por la calle para preguntarle cosas tan trascendentales como "¿Que ha desayuno esta mañana?" y es incluso reclamado para acudir a grandes fiestas o a participar como entrevistado en las noticias de la televisión. Es quizás esta la historia más crítica con la sociedad actual  que convierte a personas que no han hecho nada destacable en personajes famosos sin que nadie sepa muy bien el motivo y que con la misma rapidez que la adquirieron son olvidados , transformados  en  rehenes de su fama perdida, nostálgicos de los fotógrafos, de los autógrafos y de los aplausos. Como el autor de novelas biográficas  Irving Stone (1903-1989) escribió "El hombre del día suele ser hombre de un día" ,la fama con la misma facilidad que llega a la vida de Leopoldo, que encarna Roberto Benigni(1952), se va dejándole un sentimiento de vacío mientras la fama vuela en busca de nuevas víctimas. 

BANDA SONORA DE "A ROMA CON AMOR"

La banda sonora de "A Roma con amor" esta protagonizada por las arias de ópera que interpreta el padre de Michelangelo bajo la ducha y que si vais a ver la película seguro que os hará reír el surrealismo de algunas de las escenas a las que da lugar, y también por canciones populares italianas como esta "Amada mia, amore mio" instrumental que suena en diferentes ocasiones a lo largo de la película hasta constituir el sonido de fondo que acompaña a los protagonistas en sus andanzas por Roma



 
Todas estas historias se desarrollan en la película como si fueran los cuentos del "Decameron" de Giovanni Bocaccio(1313-1375), que reune un centenar de cuentos basados en tres temas, el amor, la fortuna y la inteligencia  narrados por un grupo de diez jóvenes a lo largo de diez días mientras se hallan refugiados en una villa a las afueras de Florencia huyendo de los estragos de la peste.  El espíritu que anima la película es el de una alegre comedia acompañada durante casi todo su metraje por las notas de canciones como "Amada mia, amore mio" , "Volare" o "Arrivederci Roma" que le prestan a las imagenes un aroma de los años cincuenta y sesenta del siglo pasado, cuando se rodaron películas como la deliciosa "Vacaciones en Roma" con la maravillosa Audrey Hepburn(1929-1993). Una Roma de postal turística que responde a todos los tópicos que tenemos en mente sobre la ciudad eterna, pero que no alcanza la vida ni la magia que tenía el París de "Midnight in Paris", aunque también aquí está presente el humor surrealista característico de algunas películas de Allen, ese humor absurdo que tanto recuerda al de otros humoristas geniales como los Hermanos Marx"A Roma con amor" no es una gran película , es un Woody Allen en tono menor, y a pesar de ello merece la pena porque en todas sus películas encontraremos una frase inteligente, un chiste que nos hará reír y si además está acompañado por la belleza de Roma hará que el esfuerzo de ir al cine no sea en balde. Por fortuna, como sucede con todos los genios, aunque ahora nos puede haber decepcionado un poco en la próxima puede deslumbrarnos de nuevo. El que no tiene talento jamás lo puede sacar a la luz, pero el que lo tiene , antes o después volverá a mostrarlo, y un Allen a medio gas es superior a la mayoría de directores actuales a pleno rendimiento como lo demuestra el desolador panorama de la cartelera actual.  Así que hasta muy pronto Woody , y como tu dices, " Si no te equivocas de vez en cuando, es que no lo intentas".

ESCENAS DE WOODY ALLEN

Siempre que escribo sobre Woody Allen me gusta añadir algunas escenas de sus películas que muestran su talento como director y guionista. El cómico norteamericano George Burns(1896-1996) decía que  "Quien nos hace reír es un cómico, quién nos hace pensar y luego reír es un humorista" y en ese sentido Woody Allen nos hace primero reír y luego pensar porque a través del humor muestra nuestras flaquezas y miserias y lo absurda pero también maravillosa que puede ser la vida

ESCENA DE ANNIE HALL (1977)

Woody Allen habla sobre la vida y sobre si mismo en un monólogo genial al comienzo de "Annie Hall"



"TOMA EL DINERO Y CORRE" DE 1969

Delirante y ácida entrevista de trabajo de la película "Toma el dinero y corre"


"MATCH POINT " DE 2005

Quizás una de las mejores escenas de su cinematografía, donde con la sencilla metáfora de la pelota de tenis sobre la red muestra la importancia que juega la suerte en nuestro destino. Simplemente genial.

 

2 comentarios:

vanillastrawberry dijo...

Me gusto mucho esta nueva comedia de Woody Allen no se porque la crítica la trato un pcco mal.

christian mielost dijo...

Muchas gracias por tu comentario!!Creo que no está entre las mejores películas de Woody Allen pero en todas sus películas hay diálogos brillantes. Un abrazo desde Madrid!!

Famosos