jueves, 23 de agosto de 2012

GRANDES EXPLORADORES: LA CONQUISTA DEL HIMALAYA (TERCERA PARTE)

Mi intención era haber terminado ayer el relato de la conquista del Himalaya pero, por falta de tiempo, tuve que aplazarlo para esta tercera y última parte, donde llegamos después de recorrer la historia de la Cordillera del Himalaya, desde su nacimiento hace setenta millones de años cuando la Placa India inició su colisión contra la Placa Euroasiática hasta el siglo XIX cuando por primera vez se trató de descubrir y medir las principales cimas de aquella cordillera a través del   Gran Proyecto de Topografía Trigonométrica. A finales del siglo XIX, en 1895, el montañero británico Albert Frederick Mummery(1855-1895), dejaba su vida en las laderas del Nanga Parbat en el primer intento de un hombre por alcanzar la cima de un ocho mil. Asistimos luego a las sucesivas expediciones británicas al Monte Everest  y, en particular, a la legendaria expedición de 1924 donde encontrarían la muerte los montañeros George Leigh Mallroy(1886-1924) y Andrew "Sandy" Irvine(1902-1924) y donde algunos creen que fue alcanzada la cumbre del Everest, una duda que aún no ha sido despejada, pero , en todo caso, no completaron la conquista de la cumbre, ya que no pudieron regresar al campamento . Vimos como durante la década de los treinta expediciones conjuntas alemanas y austriacas trataba de coronar sin éxito el Nanga Parbat ,con fracasos teñiidos por la tragedia y, después el estallido de la Segunda Guerra Mundial, habría un prolongado paréntesis en las expediciones a las cimas del Himalaya.

En este mapa podéis ver la situación del Monte Everest en la frontera entre Tíbet y Nepal. En el territorio de Nepal también se encuentran otros ochomiles como el Kanchenjunga, el Annapurna y el Dhaulagiri. Uno de los pioneros del alpinismo español, Josep Manuel Anglada, que participó en la conquista del primer siete mil y del primer ocho mi de los alpinistas españoles , responde a la pregunta de ¿por qué seguir subiendo montañas? con estas palabras "Quien siente la montaña no necesita explicaciones y mientras existan paredes, agujas y aristas, habrá quien las escale, disfrutando de lo que hace, aunque no comprenda exactamente el por qué." El alpinista ama la montaña y no hay palabras para definir el amor (imagen procedente de http://www.fansfood.es )
Terminaba ayer este relato con la conquista del primer ocho mil el 3 de junio de 1950 , cuando los montañeros franceses Maurice Herzog(1919) y Louis Lachenal(1921-1955) conquistaban la cima del Annapurna , la décima cumbre más alta de la tierra con sus 8091 metros de altura . Después de salvar mil obstáculos en su camino de regreso, cinco años después Lachenal moriría en un accidente de esquí al caer por una grieta en el Vallée Blanche en Chamonix. Los nombres de ambos ya formaban parte de la historia del alpinismo al ser los primeros hombres en subir a un ocho mil . Pero quedaban trece retos, trece ochomiles que seguían esperando y la más deseada de todas esas cumbres míticas era la montaña más alta del mundo, el Monte Everest y sus 8848 metros de altura.Maurice Herzog, autor de uno de los mejores libros sobre las expediciones de montaña , "Annapurna, primer ochomil", escribía estas palabras con las que cerraba su obra  "El Annapurna al que nos habíamos aproximado con las manos vacías , era un tesoro con el que viviríamos el resto de nuestras vidas. Teniendo eso en cuenta , pasamos una nueva página; comienza una nueva vida. En las vidas de los hombres hay otros Annapurnas". Y aunque se refería no sólo a la montaña sino a la vida de toda persona, ya había alpinistas preparando el asalto a su propio Annapurna.
Fotografía de la expedición de 1933 dirigida por Hugh Ruttledge que en la fotografía está en la segunda fila el tercero por la izquierda, con barba blanca y jersey blanco. Esta expedición encontraría el piolete  de Andrew Irvine , que fue identificado porque tenía tres marcas en su empuñadura, una costumbre de Irvine que también hacía con sus lápices. El mal tiempo les obligó  a retroceder cuando habían alcanzado los 8600 metros . Tres años después, en 1936 , dirigiría una segunda expedición  que tampoco lograría su objetivo. El estallido de la Segunda Guerra Mundial en 1939 detendría por el momento las expediciones al Himalaya que también se transformó en campo de batalla (imagen procedente de http://www.reocities.com)
Después de las tres expediciones sucesivas de 1921 , 1922 y 1924 organizadas por el británico Comité del Everest y que concluyó, como sabemos, con la desaparición de Irvine y Mallory durante nueve años no se realizarían nuevas expediciones hasta 1933 ya que el Dalai Lama, la máxima autoridad política y religiosa del Tibet , se negó a conceder nuevos permisos para evitar que se repitiera la tragedia de Mallory e Irvine . Pero en 1933 volvió a permitir la realización de nuevas expediciones , la primera de ellas liderada  ese mismo año por el montañero británico Hugh Ruttledge(1884-1961) que en su camino a la cumbre encontrarían a 8400 metros de altura el piolet de Andrew Irvine  y doscientos metros después, en los 8600 metros, tuvieron que regresar como consecuencia del mal tiempo. Al año siguiente se produciría el que es quizás el más singular de los intentos de subir al Everest, protagonizado por el aviador, soldado y  montañero  Maurice Wilson (1898-1934), al que también llamarían "el loco de Yorkshire".  Wilson había nacido en la localidad inglesa de Bradford y su padre era el dueño de un negocio textil donde Wilson esperaba trabajar junto a sus tres hermanos cuando fuera mayor . Pero las guerras cambian los planes de todo el mundo y en el caso del joven Wilson su vida cambiaría en 1916 cuando se alista en el ejército al cumplir los dieciocho años. Durante la guerra fue condecorado por su valor y regresó antes del final del conflicto debido a las graves heridas que había sufrido. 
Alto y de complexión atlética  Maurice Wilson , tal vez acosado por los recuerdos de la guerra, ya no pudo quedarse a trabajar en su ciudad natal y llevó una vida errante  viajando por Inglaterra, de allí a Estados Unidos y luego a Nueva Zelanda para regresar de nuevo a Inglaterra, tiempo en el que realizó todo tipo de oficios, incluido el de curandero.Vivía sin ningún objetivo y sin ilusión, pero en el barco en  el que regresaba desde Nueva Zelanda a Inglaterra conoció a unos yoguis de India que le introdujeron en la práctica del yoga , una palabra que procede del sánscrito "ioga" y puede traducirse literalmente como "colocar el yugo para unir a los bueyes"  pero en el sentido de "concentrar la mente" , "conectar" o "unir". El yoga enseña autodisciplina tanto física como mental y a su llegada a Inglaterra Wilson la puso en práctica retirándose durante 35 días para ayunar , alimentándose sólo con algunos sorbos de agua. Cuando volvió a la vida en sociedad era un hombre nuevo. Corría entonces el año 1924 cuando llegaron las noticias sobre la desaparición de Mallory e Irvine en el Monte Everest, y al leer la noticia en la mente de Wilson se hizo una luz, una idea absurda y loca , escalar el Everest en solitario. Estudió todo lo que se había publicado sobre las anteriores expediciones mientras nuevas ideas bullían en su mente y así decidió que él prescindiría de establecer una serie de campamentos  sino que haría la ascensión de golpe y además pensaba llegar hasta allí en avión.
File:Maurice Wilson.jpg
Maurice Wilson con su biplano , el "Ever-wrest" un juego de palabras con el nombre de la montaña que soñaba con conquistar en solitario. Ni tenía experiencia en la escalada, ni sabía pilotar aviones, ni solía aceptar consejos de los demás. Cuando le decían que no podría acometer su aventura porque ignoraba todas esas cosas respondía "Lo se, pero puedo aprender todo eso" El caso es que no poseía una gran destreza en el pilotaje e incluso el Ministerio del Aire inglés le mandó un telegrama donde le comunicaban la prohibición de despegar pero siguió adelante y siete días después estaba en El Cairo y a continuación se dirigió a la India pero sin sobrevolar Persia , pues se lo habían prohibido. Cuando llegó a Darjeeling vendió su avión para financiar la expedición terrestre. A pesar de todos los obstáculos que iba a encontrar nunca se rindió y escribía en su diario "Sólo me sentiré feliz cuando lo haya logrado"  en referencia a la conquista del Everest , que pretendía hacer en solitario (imagen procedente de http://en.wikipedia.org)
Había un problema , no sabía pilotar, pero no había obstáculos para la voluntad de Wilson, que se compró una avioneta usada y tomó clases de piloto, en las que no demostró mucha habilidad pero si valor y determinación. Sin embargo, la distancia que había que salvar desde Inglaterra a la India era de 8000 mil kilómetros, casi imposible para un piloto sin experiencia. Tampoco sabía escalar y para aprender no creáis que se fue a los Alpes para observar y escalar junto a los experimentados montañeros franceses , suizos e italianos,sino que se cargaba una pesada mochila en la espalda y se dirigía a algunas de las suaves montañas inglesas. Su proyecto comenzó a despertar el interés de la prensa y muchas voces se alzaron para señalar que aquello era una locura. Pero nada podía apartar a Wilson de sus intenciones y decidió iniciar su aventura el día de su cumpleaños, el 21 de abril de 1933, pero un accidente nada más despegar le obligó a esperar  otro mes , para emprender viaje definitivamente el 21 de mayo de aquel año. Mientras, para su alivio , la expedición de Hugh Ruttledge fracasaba en su intento de llegar a la cumbre del Everest,lo que significaba que  aún podía ser Wilson el primero en hacerlo. Después de sortear mil obstáculos y problemas con los permisos de las autoridades para cruzar las fronteras , llegó a la India pero allí se enfrentó a las autoridades, que le negaron el permiso para sobrevolar Nepal en dirección al Everest. Tampoco esto detendría a Wilson que contrató a tres de los sherpas que acompañaron a Hugh Ruttledge en su expedición y vestido como ellos abandonó la localidad india de Darjeeling, junto a la frontera con Nepal,el 21 de marzo de 1934.
Espectacular imagen del Monasterio de Rongbuk con el Monte Everest al fondo. A este monasterio llegó el 14 de abril de 1934 Maurice Wilson en su insensato intento de conquistar la cumbre en solitario. Rongbuk es un monasterio del budismo tibetano que se encuentra a 5100 metros de altitud y apenas a doscientos metros del campamento base desde el que se inician las escaladas al Monte Everest por su cara norte. El monasterio fue fundado en 1902 y es el que se encuentra a mayor altitud  del mundo. Desde la localidad india de Darjeeling, de donde procedían expediciones como la de George Mallory y  Andrew Irvine o la del propio Maurice Wilson, había una distancia de cinco semanas a pie  El alpinista Noel Ewart Odell que acompañaba a Mallory e Irvine  en su expedición , diría sobre la vista que se podía contemplar del Everest desde el Monasterio de Rongbuk "Una cabeza imponente de granito y hielo que se cierne amenazantemente sobre el Glaciar de Rongbuk, brillando blanco en sus pies".(imagen procedente de http://destinoscuriosos.com ) 
Después de días de marcha agotadora por la meseta tibetana el 12 de abril anotaba en su diario "Por fin he visto el Everest". El 14 de abril llegó al monasterio de Rongbuk  y un día después partió en solitario hacia el Everest con la única compañía de una mochila cargada con veinte kilos de equipo, Sin embargo, una gran tormenta y un completo agotamiento físico le obligaron a retroceder cuando sólo había llegado hasta los 6250 metros de altura . Regresó al monasterio en pésimo estado pero gracias a los cuidados de los monjes pudo recuperarse. Sin embargo no abandonó su idea, y cuando se sintió con las fuerzas recobradas decidió que dos sherpas le acompañarían hasta el primer campamento con alimentos necesarios para aguardar allí el momento adecuado para emprender la ascensión, que , eso si, la haría en solitario.Salieron del monasterio el 12 de mayo y el 15 de mayo estaban a la altura del campamento  III dejado por anteriores expediciones con alimentos . Exploró el collado norte, una de las rutas más complicadas, y escribió "La ruta y la cumbre se pueden distinguir claramente ahora. Tan sólo quedan 2100 metros por recorrer". Esa frase demuestra su ignorancia de la gran montaña donde incluso cincuenta metros ya es una distancia considerable. Durante cuatro días trató infructuosamente avanzar , pero tuvo que retroceder de nuevo hasta el campamento, agotado. Los sherpas trataron de convencerle para que desistiera  pero escribe en su diario "Tewag-uno de los sherpas- quiere regresar, pero he conseguido convencerle para que me acompañe. Éste va a ser mi último intento y tengo confianza en mí mismo" En una cosa estaba en lo cierto, era su último intento.
Eric Shipton fue una de las grandes figuras del alpinismo británico cuyo estilo se caracterizaba  por llevar el equipo mínimo para la escalada . Le gustaba integrarse con la gente por donde pasaba y rechazaba el alpinismo como competición, lo que le costaría el no ser elegido para liderar la expedición definitiva al Everest, pues su conquista se había convertido en algo más que un logro deportivo, en un asunto político y de prestigio internacional. Sería la expedición liderada por Shipton en 1935 la que encontró el cuerpo sin vida de Maurice Wilson, dentro de su tienda y con los pies aún con sus botas asomando al exterior. Le dieron sepultura allí mismo y Shipton diría que, a pesar de la insensatez demostrada por Wilson, "no podemos dejar de admirar su valor" (imagen procedente de http://bobmckerrow.blogspot.com )  
Pero iba a seguir solo, pues los sherpas no querían acompañarle en aquella locura. Casi sin poder respirar , agotado y congelado, no llegó al campamento V y se quedo en el campamento III. Allí escribió sus últimas palabras el 31 de mayo en su diario "Un día magnífico. ¡Adelante!" Un año después una nueva expedición británica que tampoco alcanzaría la cumbre y liderada por el alpinista Eric Shipton(1907-1977) hallaron por encima de los seis mil metros la tienda y el cuerpo de Wilson al que dieron sepultura allí mismo. Así terminaba la aventura del primer hombre que trató de conquistar el Everest en solitario. Después del paréntesis de la Segunda Guerra Mundial y con la conquista del Annapurna por los franceses en 1950, una nueva expedición británica se dirigía al Everest en 1951, liderada una vez más por Eric Shipton, el mismo que había hallado los restos de Wilson dieciséis años antes, y en las que figuraba un piloto, explorador y alpinista neozelandés llamado Edmund Percival Hillary (1919-2008). Rodearon la montaña para encontrar el lugar más adecuado para atacar la cumbre y decidieron que la ruta más practicable es la que seguía un valle glacial llamado Valle del Silencio, que les conduciría hasta el Collado Sur y desde allí, después de salvar una nueva arista en dirección sudeste, alcanzar la cima. Pero cuando estaban en el campamento base a seis mil metros de altura, una sucesión de aludes hicieron a Shipton desistir y se retiraron . Al año siguiente no pudieron emprender la escalada porque se adelantó un grupo de alpinistas suizos en obtener los permisos .
Esta fotografía fue tomada por Shipton durante la expedición de 1951 al Everest y es por lo que más gente le recuerda hoy en día. La encontró cuando la expedición ya regresaba después de abandonar el intento de escalada como consecuencia de los múltiples aludes que se producían. Le llamó la atención aquella huella y la fotografió mientras los sherpas le relataban que aquellas huellas pertenecían a un ser que ellos llamaban Yeti . Uno de los sherpas que decía haberlo visto dos años antes describió a la criatura como un ser de gran altura,  cubierto de pelo y de apariencia casi humana Shipton decidió no seguir el rastro sin darle mayor importancia, pero a su llegada a Inglaterra este relato y la fotografía despertarían una gran impresión  y comenzó a hablarse del "Abominable hombre de las nieves". Acababa de nacer un mito de las montañas (imagen procedente de http://www.cryptomundo.com )
La expedición suiza estuvo muy cerca del éxito. El alpinista suizo Raymond Lambert (1914-1997) acompañado por el sherpa Tenzing Norgay (1915-1986), que iba a jugar un papel decisivo un año después, alcanzaron los 8611 metros, a tan solo 237 metros de la cumbre, pero un fallo en sus botellas de oxígeno les obligó a regresar. De nuevo era el  turno de los británicos y en detrimento de Shipton fue elegido como jefe de la expedición un militar, el oficial británico Henry Cecil John Hunt(1910-1998). Aunque los que habían subido con Shipton sentían una gran lealtad hacia él , Hunt tuvo la habilidad suficiente para ganarse su confianza . A Hunt corresponde el mérito de que aquella fuera la expedición mejor organizada de todas las que habían tratado de llegar a la cima del Everest, integrada por doce alpinistas  y treinta y seis sherpas. Hunt  estableció una cadena de ocho campamentos, como si se tratara de una escalera que fue llevando a los miembros de la expedición hasta los pies de la cumbre , pues el último de todos ellos se encontraba ya a 8000 metros de altura. Dispuso dos equipos , uno formado por los montañeros británicos Robert Charles Evans (1918-1995) y Thomas Duncan Bourdillon (1924-1956) y un segundo equipo donde estaban Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay que, como ya vimos, el año anterior había estado muy cerca de la cima acompañando a la expedición suiza. Los miembros de la expedición presentían que aquella podía ser su oportunidad, la cima podía ser conquistada.
Esquema de la ruta seguida por la expedición liderada por John Hunt, la ruta del collado sur . Enla parte inferior vemos el Campamento Base a 5360 metros de altura , a 260 metros del monasterio de Rongbunk desde donde venían las diferentes expediciones como ya hemos visto.  En esta imagen vemos la disposición tradicional de los campamentos para atacar la cumbre pero Hunt intercaló aún más campamentos para que en ningún momento ninguno de los miembros de la expedición se quedara sin un refugio al que acudir . Concibió la expedición como si se tratara del asedio de una fortaleza , conquistándola metro a metro e incluso el último campamento llegó a situarse a 8500 metros, apenas a 348 metros de la cima. Aunque pone que la altura del Everest es de 8850 metros, la oficial son dos metros menos . El último punto complicado de la ascensión lo vemos junto a la cumbre, elconocido como el Paso de Hillary, en honor del montañero neozelandés (imagen procedente de http://www.mundoexplora.com ) 
El 26 de mayo de 1953 serían Evans y Bourdillon los primeros en atacar la cumbre . Después de tres horas y media de escalada llegaron al mismo punto que había alcanzado Raymont Lambert un año antes y se adentraron en los últimos y desconocidos 237 metros finales, sobre una cresta que se alzaba sobre un abismo de más de 2500 metros de altura  . Ya estaban a 8765 metros, y llevaban cinco horas y media de ascensión, pero la cresta que aún quedaba, era, según sus palabras "Una cresta empinada, estrecha y nada acogedora" Si hubieran continuado habrían alcanzado la cima, pero después tendrían que afrontar un largo descenso y supondría más de diez horas en total. Allí, a menos de ochenta metros de la cima, los dos alpinistas sostuvieron una discusión, Bourdillon quería seguir mientras que Evans optaba por regresar . Se impuso el criterio del más veterano de los dos, Evans, y dieron la vuelta. Ahora era el turno de Hillary y Tanzing Norgay . Para  Hillary era la segunda vez que trataba de subir al Everest, para Tanzing era ya la séptima expedición , no podían fallar. Se decidió establecer un campamento aún más arriba para que la ruta no fuera tan larga y así, llevando 25 kilos sobre sus espaldas, montaron el último campamento a 8500 metros de altura. Pasaron allí la noche procurando en todo momento hidratarse  bien, algo esencial a esa altura y el 29 de mayo amaneció un día perfecto.
Fotografía de Edmund Hillary(izquierda) y Tenzin  Norgay(derecha) en la expedición de 1953 . La pareja que les precedió, Evans y Bourdillon se habían quedado a menos de ochenta metros de la cumbre , pero hoy sus nombres han sido olvidados mientras que los de Hillary y Norgay han pasado a los libros de historia. Culminaron el trabajo, los esfuerzos y la experiencia acumulados durante medio siglo de expediciones al Himalaya (imagen procedente de http://www.museumsyndicate.com )
Pertrechados con el pesado equipo de oxígeno se dirigieron animosos a superar el último tramo de aquella escalada. Dejaré que sean aquí los montañeros y escritores españoles Sebastián Álvaro(1950)  y Javier Ortega(1963) los que nos expliquen como fue ese último momento de la escalada que ellos recogen en su obra "Tierra de aventura"  "Era un escalón completamente vertical de roca y hielo . Pero Hillary estaba resuelto a superarlo. Con habilidad buscó pequeñas presas donde poder colocar sus manos mientras los crampones se clavaban en el hielo. Hubo un momento muy delicado con el enorme abismo a sus pies. Al final, Hillary logró introducir  la punta de su piolet en una pequeña grieta, lo que le permitió salvar un tramo completamente liso. Luego le siguió Tenzing. La cumbre estaba al alcance de la mano  Para resolver el tramo clave de la escalada había bastado una cuerda de apenas doce metros, pero sin duda ese tramo simbolizaba todas las dudas y los miedos de los hombres por alcanzar la cumbre más alta de su planeta" Ese escalón sería conocido a partir de entonces como el Escalón Hillary. Por fin, el 29 de mayo de 1953 a las once y media de la mañana el neozelandés Edmund Pervical Hillary y el sherpa Tenzing Norgay coronaban la cima del Everest, la montaña más alta de la Tierra.
Fotografía de  Edmund Hillary y Tenginz Norgay en el ascenso al Everest con las mochilas cargadas de material y Norgay con la mascara de oxígeno el día previo al asalto a la cumbre . Mientras el resto de la expedición recibía títulos nobiliarios y todo tipo de honores a Norgay sólo le concedieron una medalla, lo que fue considerado poco menos que un insulto por las autoridades del Nepal que acusaron de racismo a los británicos. Tiempo después Hillary escribió un artículo donde describía como él había llevado la iniciativa durante la ascensión, lo que seguramente era cierto pues era un alpinista experimentado, a lo que Norgay replicó que Hillary no había hecho nada que no hiciera él, lo que también era cierto. El tiempo suavizó las posiciones y Hillary y Tenzing se abrazarían años después como viejos amigos. Ambos conquistaron la cumbre pero sin el esfuerzo de todos los compañeros de la expedición no lo habrían logrado.  (imagen procedente de http://www.acontinuouslean.com )
La repercusión internacional fue tan grande que sorprendió incluso a sus protagonistas. John Hunt escribiría "Éramos conscientes de que estábamos abriendo una puerta histórica  en el mundo de la escalada , que habíamos realizado algo importante. Pero jamás nos pudimos imaginar la repercusión mundial  que tuvo nuestra escalada. Fue algo increíble"Sus miembros recibieron títulos nobiliarios y el reconocimiento internacional, excepto Tenzing, al que por su condición de extranjero sólo le correspondió una medalla, lo que suscitaría una agria polémica y acusaciones de racismo por parte del gobierno nepalí. Pero no había que olvidarse de tantas expediciones, de tantos hombres que lucharon y se esforzaron por convertir aquel sueño en realidad, desde Mummery en 1895 hasta Mallory  e Irvine en 1924  , el prudente Shipton y el loco Wilson. Todos y cada uno de ellos participaban ahora de aquel éxito aunque sus nombres no fueron recordados. Y , como ya profetizara Shipton unos años antes, "Una vez terminada la carrera por la conquista del Everest ya puede empezar el alpinismo" En los años siguientes se irían coronando los  diferentes ochomiles. Apenas poco más de un mes después el alpinista austriaco Hermann Buhl (1924-1957) conquistaba el 3 de julio de 1953 la cumbre del Nanga Parbat(8125 metros).
Tenzing Norgay sosteniendo las banderas sobre la cumbre del Everest  mientras es fotografiado por Edmund Hillary . Eran las once y media de la mañana del  29 de mayo de 1953 . La conquista de la montaña más alta de la TIerra era una realidad. Quedaba el descenso, que, como afirma el montañero italiano Hans Kammerlander (1956) "La montaña sólo nos pertenece después de que hemos regresado el valle. Antes, somo nosotros los que pertenecemos a la montaña. La parte más difícil es siempre la bajada" . Gracias al sistema de ocho campamentos escalonados proyectado por John Hunt el descenso no tuvo nada que ver con la dramática situación que vivieran los montañeses franceses con Maurice Herzog a la cabeza durante el descenso del Annapurna en 1950 (imagen procedente de http://elpioletdemadera.blogspot.com )
  
El K2, la segunda montaña más alta del mundo con sus 8611 metros, era coronado por los italianos Achille Compagnoni (1914-2009) y Lino Lacedelli(1924-2009) el 31 de julio de 1954 y ese mismo año, el Cho Oyu(8201) veía su cumbre conquistada por, entre otros, el alpinista austriaco Herbert Tichy(1912-1987). Ya en 1955 sucumbían las cumbres del Makalu(8463 metros) el 15 de mayo en la que tomó parte un viejo conocido, el francés Lionel Terry que había participado en la expedición del Annapurna en 1950, el  Kanchenjunga(8526 metros) coronado el 29 de mayo por los alpinistas ingleses George Band(1929-2011) y Joe Brown, en el año 1956  el japonés Toshia Imanishi y el nepalés Gyalze Norbu llegaban el 9 de mayo  a la cumbre del Manaslu(8163 metros) y los alpinistas suizos Fritz Luchsinger(1921-1983) y Ernst Reiss(1920-2010) conquistaban  ese mismo año la cumbre del Lhotse(8516 metros) el 18 de mayo y el 8 de julio la expedición austríaca con los montañeros Josef Larch (1930-2011), Fritz Moravec(1922-1997) y Hans Willenpart(1927-1979) coronaba el Gasherbrum II(8035 metros). El 9 de junio de 1957 otra expedición austríaca compuesta por Hermann Buhl, que ya había sido el primero en el Nanga Parbat, Kurt Diemberger(1932), Marcus Schmuck(1925-2005) y Fritz Wintersteller(1927)  ponían la bandera austríaca sobre la cima del Broad Peak(8047 metros) .Los norteamericanos Pete Schoening(1927-2004) y Andrew Kauffman llegaban a la cima del Gasherbrum I(8068 metros) el 5 de julio de 1958 . La cumbre del Daulaghiri(8167 metros) tendría que esperar hasta el 13 de mayo de 1960 en una expedición conjunta austriaca, suiza y alemana  en la que se encontraba Kurt Diemberger que también había coronado años antes el Broad Peak, y el último en ser escalado por una expedición de alpinistas chinos fue el Shisha Pangma(8027 metros) el 8 de mayor de 1964.
DOCUMENTAL SOBRE LA ASCENSIÓN AL EVEREST DEL PROGRAMA "AL FILO DE LO IMPOSIBLE"  
No he encontrado ningún documental en castellano sobre la expedición de 1953 en la que se consiguió coronar la cima del Monte Everest, pero el programa español "Al filo de lo imposible"  hizo un detallado documental sobre la ascensión a esta montaña que creo que os puede interesar para acompañar y compartir con los montañeros lo que sienten, lo que  sufren y lo que disfrutan al aceptar el desafío de la montaña además de comenzar con una descripción del Nepal, la nación que acoge a ocho de las montañas más altas del mundo.
En apenas catorce años las catorce cumbres por encima de los ocho mil metros fueron conquistadas. Un nuevo hito lo establecería el alpinista italiano Reinhold Messner(1944) que en 1986 se convirtió en el primer hombre en conquistar los catorce ochomiles, además de ser también el primero que coronó el Everest sin utilizar oxígeno y también el primero, en 1980 , en alcanzar su cima en solitario. La alpinista española Edurne Pasaban (1973) y la surcoreana Oh Eun-Sun(1966) protagonizaron una carrera para ver que mujer era la primera en coronar las catorce cumbres por encima de los ocho mil. Ambas lo lograrían en 2010 aunque con polémica sobre cual de las dos fue la primera en lograrlo. Pero cada vez que alguien mira hacia arriba y se dispone a emprender la subida a una montaña, sea cual sea su altura, está siguiendo los pasos de estos pioneros que entregaron en muchos casos la vida por perseguir su sueño. La montaña es una aventura, un reto, un desafío , donde lo más importante no es alcanzar la cumbre sino conocerte a ti mismo y sentirte vivo como sólo se puede sentir en situaciones extremas y rodeado de belleza.  Como escribía Maurice Herzog "No es más quien más alto llega, sino aquel que influenciado por la belleza que lo envuelve, más intensamente siente" Aquí termino esta historia de la conquista del Himalaya , pero es una historia que sigue escribiéndose cada año, con cada nuevo alpinista y quiero concluirla con las palabras de ese héroe de la montaña que fue George Mallory, tal vez el primero en alcanzar la cumbre del Everest aunque nunca lo sabremos. En sus palabras se contiene el misterio inexplicable del amor a la montaña "¿Hemos vencido a un enemigo?Sólo a nosotros mismos. ¿Hemos cosechado un éxito?Esta palabra carece de significado aquí.¿Hemos conquistado un imperio?No y si" 


El Mentidero de Mielost en Facebook :

Famosos