miércoles, 18 de julio de 2012

UNA HISTORIA DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS: DE OLIMPIA A PIERRE DE COUBERTIN (SEGUNDA PARTE)

En la primera parte de nuestro relato dedicado a la historia de los Juegos Olímpicos, recorrimos su historia desde sus orígenes mitológicos cuando dioses como Apolo o héroes y reyes míticos como Pélope , rey de Olimpia, disputaban sus primeros combates pugilísticos y las primeras carreras de carros en los campos de Olimpia , o el mito que nos habla de Heracles, el Hércules romano, el hijo de Zeus y la reina de Tirinto, Alcmena, el único héroe humano al que los dioses concedieron la inmortalidad. Según este mito habría sido el propio Heracles el que construyó el Estadio de Olimpia donde se iban a disputar los juegos a los que él bautizó con el nombre de Juegos Olímpicos en honor de su divino padre Zeus. Ya descendiendo de la mitología al terreno de la historia vimos como la primera Olimpiada se celebraba en 776 a. C y recorrimos su camino conociendo a grandes campeones olímpicos como Milón de Crotona o Diágoras de Rodas , descubrimos como estos campeones eran venerados en sus ciudades de origen convirtiéndose en héroes que a partir de entonces eran protegidos por el estado gozando de toda suerte de privilegios, asistimos a las diferentes pruebas que formaban el programa olímpico, al crecimiento de Olimpia no sólo como santuario de Zeus sino como lugar de reunión de todo el mundo griego que encontró allí el nexo de unión por encima de las diferencias que les enfrentaban, era el nacimiento de una conciencia de pertenecer a una misma cultura y a una misma civilización, la griega, cuna de la cultura occidental.

Pero la llegada del periodo de dominio de Roma desvirtuó el espíritu religioso que rodeaba a los Juegos Olímpicos iniciando una lenta decadencia que se acentuó con la creciente influencia del cristianismo y culminaría con el Edicto de Tesalónica en el que él emperador Teodosio I el Grande (347-395) declaraba al cristianismo como la única religión oficial del Imperio Romano y en 393 , después de la última Olimpiada, esta era prohibida por ser considerada una festividad pagana. Vimos como apenas dos años después Olimpia era saqueada por los godos y al igual que los juegos Olimpia fue cayendo en el olvido hasta que en el siglo XIX se emprenden diversas expediciones arqueológicas patrocinadas primero por el gobierno francés en 1829 y después por el alemán el 1875  que permitirían que las ruinas de Olimpia, su estadio, el Templo de Zeus Olímpico o el de Hera quedaran al descubierto por completo en 1881. El siglo XIX sería el siglo del despertar de los sentimientos nacionales y también del Romanticismo y su mirada idealizada del pasado, la búsqueda de inspiración entre las ruinas de antiguas civilizaciones y es como si al descubrir aquellas columnas solitarias, y los cimientos de orgullosos templos de tiempos pretéritos,  despertara con ellos el espíritu que animaba los antiguos Juegos Olímpicos.



El poeta romántico griego y editor del periódico "Helas" Panagiotis Soutsos  fue el autor de los versos que en 1833 reclamaban por primera vez desde hacía siglos la recuperación de los Juegos Olímpicos de Olimpia en un momento crucial en la larga historia de Grecia cuando acababa de recuperar la independencia que perdiera en el siglo XV a manos del Imperio Otomano. Aunque sus palabras no fueron atendidas por el gobierno griego del momento servirían como inspiración para el millonario y mecenas Evangelos Zappos, el auténtico fundador de los nuevos Juegos Olímpicos de la Era Moderna (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )




Y si en los antiguos Juegos Olímpicos los poetas como Píndaro (hacia 518 -438 a.C) habían cantado en sus versos la gloria de los campeones olímpicos difundiendo su fama por todo el mundo griego y alimentando la celebridad de los Juegos, ahora serían de nuevo los poetas los primeros en reclamar la necesidad de resucitar la competición olímpica tendiendo así un puente entre el glorioso pasado de Grecia y el esperanzador futuro de una nación, la griega, que en 1832 acababa de recuperar la independencia después de hallarse bajo el dominio del Imperio Otomano desde el siglo XV. Uno de estos poetas sería  Alexandros Soutsos (1803-1863) fundador de la escuela romántica de poesía griega , autor de poemas dirigidos a alentar a los que luchaban por la libertad de Grecia y rendido admirador del poeta inglés Lord Byron (1778-1824) que había muerto en la ciudad griega de Mesolongi en abril de 1824 cuando se disponía a participar junto a los griegos en la guerra contra los otomanos para alcanzar su independencia, convirtiéndose en un héroe para el pueblo griego. Soutsos, que viviría un tiempo en París entrando en contacto con las ideas liberales pujantes durante la primera mitad del siglo XIX, no alcanzaría sin embargo la gloria literaria en el extranjero pero si el respeto y el cariño de los griegos que admiraban su compromiso con su país y con la libertad.

 Pero sería su hermano, Panagiotis Soutsos(1806-1868), otro poeta romántico griego además de editor del periódico "Helios", el autor  de un poema titulado "Diálogo de lo muerto" publicado en 1833 en su propio periódico   , en el que Panagiotis expresaba la necesidad de recuperar el espíritu de los antiguos Juegos Olímpicos. Escribía , y perdón por mi mediocre traducción que hago de una versión en inglés, "Si nuestras sombras pudieran volar a vuestra tierra, audazmente gritarían a los ministros del Trono ¡Dejad vuestras mezquinas políticas y vanas peleas!¡Recordad el esplendido pasado de Grecia!¿Dónde están aquellos siglos remotos?¿Dónde están sus Juegos Olímpicos?¿Dónde sus majestuosas celebraciones y sus grandes teatros?¿Dónde están sus esculturas y bustos, dónde están sus altares y templos? Cada ciudad, cada bosque y cada templo estaba lleno de filas de silenciosas estatuas de mármol. Naciones extranjeras decoraban sus altares con ofrendas , jarras de oro de Gygas, bandejas de plata y piedras preciosas de Croesus. Cuando se inauguraba el glorioso festival Olímpico, grandes multitudes se reunían para ver los juegos donde venían a competir atletas y reyes. Ante cuarenta mil deslumbrados griegos, Heródoto presentó en su elegante historia sus recientes triunfos. Tucídides escuchó la hermosa armonía de su prosa dispuesto a conocerle en competición como un valioso rival".





Evangelos Zappas(1800-1865) fue un hombre hecho a sí mismo, que abandonó su pueblo natal en Albania a los 13 años sin haber recibido ninguna formación pero que gracias a su valor e inteligencia supo ascender en el nuevo ejército griego que lucho por la independencia de Grecia para liberarse del dominio otomano  para amasar después una inmensa fortuna como hombre de negocios en Rumania . Inspirado por los versos de Panagiotis Soutsos y gracias a las puertas que le abría su dinero pudo organizar los primeros Juegos Olímpicos de la Era Moderna en 1859, aunque hoy su figura apenas es conocida , eclipsada por la del barón Pierre de Coubertin (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org ) 



Estos versos alentarían a otro patriota griego llamado Evangelos Zappas (1800-1865) a refundar los Juegos Olímpicos. Zappas había nacido en el pueblo de Labovo, entonces en poder del Imperio Otomano y hoy parte del territorio de Albania . A los trece años había abandonado su pueblo natal para entrar a formar parte del ejército otomano, pero cuando comienza la guerra de independencia de Grecia en 1821 el joven Zappas no duda en unirse a las tropas griegas teniendo una participación destacada que le llevó a alcanzar el grado de mayor y estar al lado de algunos de los grandes nombres de la independencia griega, siendo además herido en al menos cinco ocasiones. En 1831 abandonaría el ejército para establecerse  en territorio rumano donde iba a pasar gran parte de su vida convertido en un exitoso hombre de negocios , hasta su muerte en 1865 cuando era uno de los hombres más ricos del este de Europa.  En 1833 leía los versos de Panagiotis Soutsos y dos años después el propio Panagiotis escribía al ministro del interior griego, Ioannis Kolettis (1773-1847), pidiendo que el 25 de marzo, fecha en que se había iniciado la guerra de independencia en 1821 , fuera declarada fiesta nacional y también que se recuperara la celebración de los Juegos Olímpicos. La primera de sus peticiones fue atendida y el 25 de marzo se convirtió en fiesta nacional, pero de momento los Juegos Olímpicos tendrían que esperar.

El millonario Zappas, ahora uno de los hombres más ricos de Grecia, inspirado por los versos de Soutsos y por sus esfuerzos por refundar los Juegos Olímpicos  , escribiría en 1856  al rey de Grecia Otón I(1815-1867) insistiendo en la necesidad de recuperar los Juegos y ofreciéndose para cubrir los gastos de su organización aunque chocó con la oposición de un amplio sector del gobierno griego encabezado por el ministro de asuntos exteriores Alexandros Rizos Rangavis (1810-1892), que se oponían a la idea pues consideraban que los Juegos pertenecían al pasado y preferían organizar una exposición de agricultura e industria. Un artículo escrito en su periódico por Panagiotis Soutsos hizo que la propuesta de Zappas fuera conocida por el pueblo griego y la presión sobre el monarca hizo que finalmente este aceptara el ofrecimiento de Zappas decretando la organización de unos juegos atléticos que tendrían lugar cada cuatro años al mismo tiempo que las exposiciones industriales y agrícolas y los gastos correrían a cargo de Zappas. De esta forma, el 15 de noviembre de 1859 se celebrarían los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna  después de mil quinientos años de silencio. Los deportistas compitieron en las mismas disciplinas de los antiguos Juegos .



Fotografía del Estadio Panathinaikó reconstruido sobre el antiguo estadio en el que desde 566 a. C se celebraban los Juegos Panateneos en Atenas en honor de su diosa protectora, Atenea. En un primer momento fue construido en madera pero en el 329 a.C  la madera fue sustituida por el mármol y ya bajo el gobierno del Imperio Romano en el 140 d. C el mecenas y retórico Herodes Ático (101-176) financió la ampliación del Estadio hasta dotarle de capacidad para cincuenta mil espectadores. Casi dos milenios más tarde otro mecenas, Evangelos Zappas , financiaría las excavaciones que sacaron a la luz los restos del Panathinaikó y también se haría cargo de su reconstrucción que no estaría lista para las primeras Olimpiadas de 1859 pero si para las dos siguientes de 1870 y 1875 , aunque la falta de apoyo del gobierno griego obligó a que casi treinta años después otro mecenas tuviera que intervenir para terminar definitivamente el estadio convirtiéndolo en el único del mundo en estar recubierto en su totalidad de mármol. En las Olimpiadas de Atenas de 2004 sería de nuevo protagonista de competiciones olímpicas en el mismo lugar en el que desde hacía 2500 años otros atletas se habían enfrentado en los Juegos Panateneos (imagen procedente de http://www.taringa.net )




Zappas entregó el dinero suficiente para reconstruir el antiguo estadio ateniense donde se celebraban en la Grecia clásica los Juegos Panateneos. El estadio databa del 566 a. C y Zappas financió su reconstrucción que no vería completa, ya que moriría en 1865 ,cuatro años antes de que las obras del estadio estuvieran terminadas y listas para los Juegos Olímpicos de 1870 y de 1875. En la actualidad el Estadio Panathinaiko es uno de los más antiguos del mundo en funcionamiento y el único que está enteramente construido en mármol, aunque de momento el material usado era la madera incumpliendo los deseos de Zappas de usar exclusivamente mármol. Habría que esperar casi treinta años para que su deseo se viera cumplido.  Los Juegos de 1870 y los de 1875 fueron cada vez realizados con mayor éxito tanto en lo deportivo como en la asistencia de publico y la organización, aunque seguían sin tener un decidido apoyo institucional. El testigo de la labor de Evangelos Zappas tras su muerte  fue tomado por su primo Konstantinos Zappas(1814-1892), que tuvo que enfrentarse a los continuos obstáculos del gobierno griego que retrasó en diferentes ocasiones la celebración de nuevos Juegos alegando falta de fondos y forzando la suspensión por esta causa de los Juegos Olímpicos que se habían previsto para 1892.




File:KonZappas.jpg
Konstantino Zappas(1814-1892), primo de Evangelos Zappas. continuó la labor de Evangelos después de su muerte en 1865 . Entre sus logros estuvo la financiación de la construcción del Zappeion, el primer edificio construido específicamente para los Juegos Olímpicos que había empezado Evangelos y concluido por Konstantinos en 1888, convirtiéndose en los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896 en la sede donde se disputó la competición de esgrima. Tanto Konstantinos como Evangelos tienen erigidas sus estatuas frente al Zappeion. Durante todos estos años siguió esforzándose en confirmar la resurrección de los Juegos Olímpicos aunque para ello tuvo que enfrentarse continuamente a la incomprensión del gobierno griego, que no quería apoyar financieramente esta aventura . A su muerte en 1892 dejaría su fortuna a Grecia y el barón Pierre de Coubertain insistiría al gobierno griego para que ese dinero se destinara a financiar el gran sueño de los Zappas, los Juegos Olímpicos (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )



Mientras, los esfuerzos de Evangelos y Konstantinos Zappas por  dar vida a los nuevos Juegos Olímpicos habían ido llamando la atención de otras personas en Europa. En Inglaterra el botánico y cirujano William Penny Brookes (1809-1895) había creado en 1860 la Wenlock Olympian Society  que organizó una competición inspirada por la de Zappas y sería el primero en proponer la organización de unos Juegos Olímpicos a nivel internacional que tuvieran como su primera sede la ciudad de Atenas. Pero al igual que sucedía con los esfuerzos de Konstantinos Zappas , sus ruegos al gobierno griego chocaban con su silencio y lentitud a la hora de actuar. William Penny Brookes estaba también embarcado en una lucha que se prolongaría durante gran parte de su vida para que la educación física fuera introducida en las escuelas y fue por este motivo que entró en contacto con otra personalidad clave en el renacimiento definitivo de los Juegos Olímpicos, el historiador y pedagogo francés  barón Pierre de Coubertin (1863-1937), un nombre que , a diferencia de los de Evangelos Zappas, Panagiotis Soutsos o William Penny Brookes, casi todos conocemos.





William Penny Brookes 1875.jpg
William Penny Brookes(1809-1895) fue el primero en lanzar la idea de organizar unos Juegos Olímpicos de alcance internacional, ya que los organizados por Evangelos y Konstantinos Zappas estaban limitados a Grecia. Al igual que les había sucedido a estos, Brookes chocó con la incompresión del gobierno griego y tuvo que ser el entusiasmo de Pierre de Coubertin el que hiciera realidad los sueños de Brookes de refundar unos juegos que a través del deporte sirvieran para unir a los pueblos por encima de sus diferencias .Brookes fue también uno de los pioneros en la lucha por introducir la educación física en las escuelas, como un elemento indispensable en la formación física y moral de los alumnos, algo que yo desconocía al escribir este artículo y que me hace valorar aún mucho más esta asignatura a menudo despreciada por alumnos, padres y profesores por considerarla poco importante (imagen procedente de https://en.wikipedia.org )


Coubertin había nacido en París cuatro años después de la celebración de las primeras Olimpiadas de Zappas y aunque su padre le encaminó hacia la carrera militar el espíritu más sensible de Coubertin no estaba hecho para la dura disciplina de las academias militares, por lo que terminó abandonando la Academia de Saint-Cyr donde había ingresado para estudiar historia y pedagogía.  La Academia de Saint-Cyr, donde aún hoy se forman a los oficiales del ejército francés, tiene como lema "Se instruyen para vencer" lo que contrasta con el espíritu que alentarían los Juegos Olímpicos de la era moderna donde lo esencial sería la participación y no la victoria . De viaje por Inglaterra para perfeccionar sus conocimientos de pedagogía,  Coubertin entra en contacto con un movimiento que tenía gran auge en las islas británicas conocido como "Cristianismo muscular" fomentado por el sacerdote, escritor e historiador Charles Kingsley(1819-1875) y el también escritor y abogado Thomas Hughes (1822-1896) que se basaban en el  Nuevo Testamento para defender la necesidad de buscar un desarrollo armonioso del cuerpo y del alma a través del deporte y también de la higiene.




El barón Pierre de Coubertin(1863-1937), aunque su verdadero nombre era Pierre de Frédy, sería quién definitivamente impulsaría la refundación de los Juegos Olímpicos como una competición internacional abierta a todos los países del mundo, el fundador del Comité Olímpico Internacional que él mismo iba a presidir desde 1896 hasta 1925 y quién dotaría a los Juegos de ese espíritu de fiesta del deporte y de exaltación de la paz y la unidad de las naciones por encima de sus diferencias , lo que significaba también la recuperación de la Paz Olímpica que había sido una de las características fundamentales de los antiguos Juegos Olímpicos , aunque muchos aún le reconocen por una frase que él no pronunció "Lo importante no es ganar , sino participar" (imagen procedente de http://hadrianhispania.wordpress.com )




De regreso a Francia Coubertin tratará de poner en práctica en su país las ideas sobre el deporte defendidas por el Cristianismo Muscular, funda la Unión de los Deportes Atléticos donde iban a integrarse sociedades deportivas creadas en los institutos franceses y también publica la primera publicación dedicada enteramente al deporte, la "Revue Athletique" . Después de un viaje a Estados Unidos en 1890 visita a William Penny Brookes en Inglaterra, permaneciendo durante un tiempo en su casa . Brookes organiza unos juegos a los que asiste Coubertin e inspirados por ellos y por las conversaciones mantenidas con William Penny, que seguramente le expresó su idea de que los Juegos Olímpicos que Zappas había organizado en Grecia en 1859,1870 y 1875  se convirtieran en unos Juegos Olímpicos Internacionales , Coubertin dejaría Inglaterra con un sueño en su cabeza y un lema inspirado por el obispo de la Iglesia Episcopaliana Ethelbert Talbot(1848-1928) y que suele atribuirse por error al propio Coubertin , "Lo imporante en los Juegos Olímpicos no es ganar sino participar, lo esencial en la vida no es la conquista sino la lucha"




File:Henri Didon.jpg
El sacerdote dominico francés Henri Didon (1840-1900) fue, además de religioso, pedagogo y pionero en la introducción del deporte en la enseñanza . Era además un brillante predicador  alabado por la prensa francesa  que le dedicaba palabras como estas publicadas por el diario "Le Figaro" en 1862  " El padre Didon es una estrella que se alza en el cielo". Participó en la guerra contra Prusia en 1870 como capellán militar, siendo hecho prisionero. De regreso a Francia predicaría primero en Marsella y luego en París alcanzando gran fama aunque en más de una ocasión tuvo problemas con sus superiores descontentos con el contenido político de sus sermones en los que defendía la necesidad de una regeneración moral y social de Francia. En 1890 se hizo cargo de la dirección del colegio dominico de San Alberto Magno en la localidad de Acueil donde conocería a Pierre de Coubertin cuando este le vino a visitar sabedor de que Didon había convertido el deporte en uno de los aspectos fundamentales en la educación de sus alumnos. Además había organizado unos juegos deportivos infantiles y Coubertin quería su apoyo en el intento de extender sus iniciativas deportivas en las escuelas a toda Francia. A él debemos el lema de los Juegos Olímpicos de Atenas y hoy convertido en símbolo del espíritu que da vida a estos juegos ""Citius, Altius, Fortius" "Más rápido, más alto, más fuerte" (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org)



A partir de entonces comienza a viajar por todo el mundo impulsando su sueño de refundar los Juegos Olímpicos y unir a las naciones a través del deporte al igual que en la antigua Grecia los Juegos habían servido para crear un sentimiento de unidad entre las polis griegas e incluso tuvieron la fuerza de detener los continuos conflictos que las enfrentaban al menos durante la celebración de los Juegos. El espíritu de los juegos soñados por Coubertin se basaría no en el triunfo ni el enriquecimiento sino en la participación , como pocos años después escribiría el propio barón "Olimpia y las Olimpiadas son símbolos de una civilización entera, superior a países, ciudades, héroes militares o religiones ancestrales". En su campaña tendría el apoyo del sacerdote católico y también pedagogo Henri Didon (1840-1900) al que había conocido en 1891 cuando Coubertin fue a visitarle para solicitarle su apoyo en su empeño introducir el deporte en las escuelas . Poco después de esta reunión Didon organizó en la escuela que dirigía unos juegos deportivos e hizo bordar con motivo de esta competición  en la bandera de la escuela un lema  en latín "Citius, Altius, Fortius" que significa "más rápido, más alto, más fuerte" que se iba a convertir en el lema de los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896 y en realidad de todas las competiciones deportivas desde entonces.




File:Demetrius Vikelas.jpg
El empresario y escritor griego Dimitros Vikelas(1835-1908) fue elegido por el gobierno griego como su representante en el congreso convocado por Pierre de Coubertin en junio de 1894 que tendría como resultado la fundación del Comité Olímpico Internacional del que Vikelas , en parte por su condición de griego, fue elegido como su primer presidente , presidencia que mantendría hasta la finalización de los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896 después de lo cual presentaría su dimisión considerando terminada su labor para ser sustituido por Pierre de Coubertin (imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )




Sobre Didon, que apoyó hasta su muerte en 1900 a Coubertin,hay que decir que también tenía una gran visión de futuro , pues sobre los futbolistas afirmaría "Creo que los vencedores del fútbol tienen muchas posibilidades de ser los laureados y los intelectuales del mañana" y consideraba a los que rechazaban la introducción del deporte en la enseñanza como reaccionarios contrarios al progreso del hombre . A finales de 1892 Coubertin presentó su proyecto ante la Unión Deportiva y Atlética de París y dos años después en el Congreso Internacional de Educación Física celebrado en París  obteniendo el respaldo de importantes figuras políticas , entre ellos del primer ministro del Reino Unido, del príncipe heredero de Suecia o del Príncipe de Gales, heredero de la corona británica . Gracias al apoyo internacional recibido los acontecimientos se precipitan y el 23 de junio de 1894 se funda el Comité Olímpico Internacional en el que formaron parte Argentina, Austria, Bélgica, Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Grecia, Hungría, Italia, Nueva Zelanda, Rusia y Suecia, eligiendo como primer presidente al escritor griego Dimitrios Vikelas(1835-1908) que había acudido en representación de Grecia.



Fotografía de la inauguración de los Juegos Olímpicos de Atenas el 6 de abril de 1896 y que se prolongarían hasta el 15 de abril , considerados oficialmente como los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna. Participaron 241 deportistas , todos ellos hombres, representando a catorce naciones diferentes y compitiendo en 43 modalidades de nueve deportes . En los próximos Juegos Olímpicos de Londres 2012 , la XXX edición desde 1896,  está previsto que participen más de 10.500 atletas procedentes de 204 naciones y competirán en 39 disciplinas deportivas hasta su clausura el 12 de agosto de 2012. A diferencia de los Juegos de 1896, en los actuales ya se admite la presencia de deportistas profesionales(imagen procedente de http://www.historiadelatletismo.net )




Se estableció que dos años después,en 1896, se celebrarían los primeros Juegos Olímpicos internacionales de la era moderna en Atenas y a partir de entonces , cada cuatro años, se irían celebrando nuevos juegos en las ciudades más importantes del mundo. Una vez más el gobierno griego se quejó porque organizar aquella competición significaba un gran gasto pero apareció la figura de otro mecenas, como ya lo había sido medio siglo antes Zappas , para financiar la finalización de las obras del Estadio Panathinaikó, al que los griegos le llamaron Kallimarmaro, que significa "mármol hermoso". El mecenas que lo financió fue el filántropo griego George Averoff (1815-1899), que había dedicado buena parte de su vida a fundar escuelas tanto en Grecia como en Egipto, ya que durante años residió en la ciudad egipcia de Alejandría. Y así llegamos al momento con el que comenzaba esta historia   Es el seis de abril de 1896 y estamos en la capital de Grecia, la legendaria ciudad de Atenas, cuna de la democracia. En el Estadio de Panathinaikó de la ciudad helena el rey Jorge I de Grecia (1845-1913) se dirige a las ochenta mil personas que abarrotan las gradas del estadio, que guardan silencio con la misma expectación que hicieron sus ilustres antepasados hace dos mil seiscientos años. La voz firme del monarca se eleva y extiende por todo el estadio como si quisiera salvar casi dos milenios de silencio de una tradición de deporte y paz , uno de los símbolos más antiguos y admirables de la civilización griega y del mundo occidental que se alimentó de su pensamiento. Las palabras del monarca anuncian "Proclamo la apertura de los primeros Juegos Olímpicos internacionales en Atenas. Larga vida a la Nación. Larga vida al pueblo griego."



Fotografía de la salida de la carrera de cien metros lisos en las Olimpiadas de Atenas de 1896 . El vencedor fue el norteamericano Thomas Burke (1875-1925), que también ganaría la medalla de oro en los 400 metros lisos. Burke recorrió los cien metros en un tiempo de 12 segundos y fue el único en impulsarse en la salida agachándose, una postura hoy habitual en los atletas pero entonces desconocida fuera de los Estados Unidos . Años después Burke sería el promotor de la Maratón de Boston (imagen procedente de www.gettyimages.com )


Iban a participar catorce países y 241 atletas . Los deportes que formaron parte de estos primeros juegos fueron el atletismo, el ciclismo, la lucha, la gimnasia, la esgrima, la halterofilia, el tiro, la natación y el tenis. Todos los deportistas eran aficionados ya que se había decidido cerrar la competición a los profesionales y al no haber una villa olímpica, que no se construiría hasta los Juegos Olímpicos de Los Ángeles en 1932, eran los atletas los que tenían que costearse su estancia en Atenas. Entre los jueves y árbitros de las competiciones se encontraba el propio monarca griego . Los países participantes fueron Alemania, Austria, Bulgaria, Chile, Dinamarca, Estados Unidos, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Perú, Reino Unido, Suecia y Suiza y el medallero sería encabezado por Estados Unidos con once medallas de oro , seguido por Grecia con diez y Alemania con nueve. Y al igual que en los Juegos Olímicos de la Antigüedad hubo dos grandes campeones que pasarían a la historia. Por  un lado el luchador alemán Carl Schuhmann (1869-1946) que fue el primer participante en la historia de los Juegos en ganar cuatro medallas de oro en gimnasia, en las modalidades de salto del potro, barra fija, barras paralelas, y también en lucha grecorromana.




A la izquierda de la fotografía podemos ver al ganador de cuatro medallas de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas de 1896, el alemán Carl Schuhmann saludando al griego Georgios Tsitas antes de disputar la final de Lucha  Grecorromana donde obtuvo la victoria a pesar de ser , como vemos en la fotografía, más delgado y pequeño que su rival . En esta final el combate se prolongó durante 40 minutos pero los jueces tuvieron que suspenderlo por falta de luz aplazándose hasta la mañana siguiente en el que Schuhmann logró una rápida victoria. Schuhmann era un atleta muy completo pues también participó en las pruebas de halterofilia, salto de longitud, triple salto y lanzamiento de peso  (imagen procedente de www.gettyimages.com )



Pero el gran héroe de los juegos para Grecia fue Spiridon Louis (1873-1940) que representaba como pocos el espíritu de las Olimpiadas ya que no se dedicaba al deporte sino a vender las calles de la capital griega  y acudió a los Juegos después de ser seleccionado por quién había sido su superior en el ejército y conocía su capacidad de resistencia. Fue elegido para participar en la prueba de Maratón que nunca había sido realizada en los Juegos Olímpicos de la antigüedad y que conmemoraba la victoria griega sobre los persas en la batalla de Maratón en 490 a. C y la gesta de uno de los soldados griegos, Filípides. Según relata su historia, Filípides habría sido enviado como mensajero a la ciudad de Esparta, la principal potencia militar griega, para solicitar su ayuda en el momento en que los persas desembarcaron y se dirigieron a Maratón. Para cumplir su misión Filípides salvó los 240 kilómetros que le separaban de Esparta en sólo dos días. Una vez obtenida la victoria sobre los persas, de nuevo Filípides habría sido escogido para llevar la buena noticia a Atenas, situada a 42 kilómetros del campo de batalla a pesar de que ya estaba herido. Cuando entró en Atenas sólo tuvo tiempo para pronunciar las palabras "Hemos vencido" , antes de desplomarse muerto . Una historia conmovedora aunque probablemente sin base real pero que serviría para el nacimiento de la prueba más dura del atletismo, la Maratón.




Fotografía de Spiridon Louis durante la carrera de Maratón en la que obtendría la victoria y salvaría el honor de Grecia, convirtiéndose en el único deportista griego en alcanzar la medalla de oro en las competiciones de atletismo de estos primeros Juegos Olímpicos de Atenas 1896, completando el recorrido en 2 horas y 58 minutos. Por su victoria Spiridon se convirtió en un héroe nacional , como les había sucedido a los campeones de la Antigüedad . En su honor se dio su nombre, Spiridon Louis, al nuevo Estadio Olímpico en el que se disputaron los Juegos Olímpicos del año 2004 . En 1896 tuvo también el honor de encabezar a los medallistas olímpicos en la vuelta de honor al estadio en la ceremonia de clausura de los Juegos acompañados por los acordes del Himno Olímpico. A los vencedores se les concedió una medalla de plata y una corona de olivo junto con un diploma, una medalla de cobre, una rama de laurel y un diploma a los segundos y para los terceros no había premio establecido  (imagen procedente de www.elatleta.com )




Para los Juegos de Atenas de 1896 se encargó la composición de un himno al compositor griego Spirou Samara, del que no he podido encontrar datos biográficos excepto que se basó en su composición en la letra de un poema del poeta griego Kostís Palamás (1859-1943), interpretado por primera vez el 25 de marzo de 1896. Esta es la letra de este himno, convertido en el himno oficial para todos los Juegos Olímpicos a partir de 1958, "Espíritu inmortal de la antigüedad, Padre de lo verdadero,lo hermoso y lo bueno. Desciende,preséntate, Derrámanos tu luz sobre esta tierra y bajo este cielo,Que fue el primer testigo de tu imperecedera fama.Dad vida y vivacidad a eso nobles juegos.Arrojad, guirnaldas de flores que no palidecen.¡A los victoriosos en la carrera y en la contienda!¡Crea, en nuestros pechos, corazones de acero!En tus ligeras llanuras, montañas y mares, brillan en un matiz roseo y forman un enorme templo, en el que todas las naciones se reunen para adorarte.¡Oh espíritu inmortal de la antigüedad!" Aquí está traducido al castellano aunque oficialmente su letra existe sólo en griego, la lengua en la que fue compuesto y también en francés e inglés por ser las lenguas oficiales del Comité Olímpico Internacional.


HIMNO OFICIAL DE LOS JUEGOS OLÍMPICOS

Este es el himno oficial que escuchamos en todos los Juegos Olímpicos, una música que debe emocionar a los atletas cuando se hallan en el estadio olímpico, desfilando y siendo los continuadores de una tradición con casi tres mil años de antigüedad . En este caso es la versión interpretada en los Juegos Olímpicos de Invierno de 1994 en Lillehammer, los primeros que no se celebraron en el mismo año que los Juegos Olímpicos de Verano.

Su letra dice así: 


Espíritu inmortal de la antigüedad, Padre de lo verdadero,
lo hermoso y lo bueno. Desciende,
preséntate, Derrámanos tu luz sobre esta tierra y bajo este cielo,
Que fue el primer testigo de tu imperecedera fama.
 
Dad vida y vivacidad a esos nobles juegos
Arrojad, guirnaldas de flores que no palidecen.
¡A los victoriosos en la carrera y en la contienda!
¡Crea, en nuestros pechos, corazones de acero! (bis)
 
En tus ligeras llanuras, montañas y mares
Brillan en un matiz roseo y forman un enorme templo
En el que todas las naciones se reúnen para adorarte, (bis)
¡Oh espíritu inmortal de la antigüedad










En cuanto al origen de la bandera Olímpica, la celebre bandera blanca con los cinco aros  entrelazados  y pintados en amarillo, negro, rojo, verde y azul fue presentado por Pierre de Coubertin en 1913 en un artículo de la publicación "Revue Olimpique" en la que Coubertin escribió sobre el significado de la bandera " El emblema elegido para ilustrar el Congreso Mundial de 1914 : cinco anillos entrelazados de diferentes colores (azul, amarillo, negro, verde y rojo), sobre el campo blanco del papel. Estos cinco anillos representan las cinco partes del mundo que se han unido al olimpismo y que han aceptado competir sanamente.Además, los seis colores combinados representan a todas las naciones sin excepción. El azul y el amarillo de Suecia; el azul y el blanco de Argentina, Grecia y Guatemala; los tricolores de Alemania, Bélgica, Chile, Colombia, Estados Unidos, Francia, Hungría, Italia, México, Reino Unido y Rusia ; el amarillo y el rojo de España yacen junto a las nuevas banderas de Australia , Brasil y Venezuela y a las del antiguo Japón y la joven China. Este es, realmente, un emblema internacional." Un año después, en 1914, el Comité Olímpico Internacional lo adoptaría como símbolo olímpico y bandera oficial de los Juegos , estrenándose como emblema en los Juegos Olímpicos de Amberes de 1920.



Para el diseño de la bandera Pierre de Coubertin se inspiró en el emblema de Unión Francesa de Sociedades de Deportes Atléticos que estaba formada por dos anillos entrelazados que simbolizaban la unión y los colores azul y rojo más el fondo blanco de la bandera que recogía los colores de la bandera francesa. La bandera Olímpica que se iza al inaugurarse los Juegos y es arriada en el momento de su clausura entregándosela a un representante de la ciudad organizadora de los próximos juegos es la misma desde la Olimpiada de Amberes de 1920 cuando ondeó por primera vez como bandera oficial de los Juegos Olímpicos. En contra de lo que suele creerse, los colores no representan cada uno de ellos a un continente sino que sus colores incluyen a los que aparecen en todas las banderas del mundo, como símbolo del carácter universal de los Juegos. Los cinco anillos aparecen en el escudo de la ciudad suiza de Lausana, sede del Comité Olímpico Internacional y , por lo tanto, capital del movimiento olímpico  (imagen procedente de blogs.20minutos.es)










Junto al himno y la bandera el otro gran símbolo que asociamos a los Juegos es la ceremonia de la Llama Olímpica, pero no sería hasta 1928 cuando por primera vez se encendió la llama en el estadio Olímpico durante los Juegos Olímicos de Amsterdam de 1928, una idea surgida de la mente del arquitecto encargado de diseñar el estadio Olímpico , Jan Wils (1891-1972) que en el dibujo realizado para el estadio incluyó un pebetero . Cuatro años después, en los Juegos Olímpicos de los Ángeles de 1932 volvió a celebrarse la ceremonia de la llama olímpica leyendo además unas palabras de Pierre de Coubertin que se hallaban en el origen de esta ceremonia "Que la Antorcha Olímpica siga su curso a través de los tiempos para el bien de la humanidad cada vez más ardiente, animosa y pura." En los siguientes Juegos Olímpicos, los de Berlin en 1936 conocidos como las Olimpiadas Nazis , Carl Diem(1882-1962),secretario general del Comité Organizador, ideó la tradición que desde entonces se repite en cada juego, la de encender la llama olímpica en Olimpia, donde nacieron los Juegos en 776 a. C  frente al antiguo Templo de Hera y a través de relevos la antorcha pasa de mano en mano hasta alcanzar el pebetero del Estadio Olímpico donde se van a celebrar los Juegos . Si la llama se apagase se procedería a suspender los juegos, pero ya se adoptan las medidas necesarias para que esto no suceda




CEREMONIA DE ENCENDIDO DE LA LLAMA OLÍMPICA JUEGOS OLÍMPICOS DE LONDRES 2012

En ella vemos a actrices caracterizadas como sacerdotisas de la diosa Hestia, diosa del calor y el fuego, donde veremos como colocan la antorcha sobre un espejo que concentra el calor de los rayos del Sol hasta que la llama prende. A continuación es transportada hasta donde se encuentra el Estadio de Olimpia donde un atleta espera con otra antorcha en la mano que es encendida con el fuego encendido por la sacerdotisa y se inicia su largo viaje de mano en mano hasta la ciudad organizadora   







Desde 1896 hasta 2012  los Juegos Olímicos han tenido que vencer muchos obstáculos, superando dos Guerras Mundiales que impidió la celebración de los Juegos Olímpicos de 1916 por culpa de la Primera Guerra Mundial y los de 1940 y 1944 por la Segunda Guerra Mundial, sufrió la tragedia de la matanza del equipo de Israel durante los Juegos Olímicos de Munich de 1972 y los boicots de Estados Unidos a los Juegos Olímpicos de Moscú de 1980 y de la Unión Soviética a los Juegos Olímpicos de los Ángeles de 1984, pero sigue creciendo en número de países participantes y en el de atletas y deportes , convirtiéndose en la gran fiesta del deporte mundial aunque no ha logrado detener los conflictos bélicos ni durante la celebración de los Juegos. Pero confiemos en que siga vivo el espíritu que nació en 776 a. C y que lograron dar vida Pierre de Coubertain, Panagiotis Soutsos, Evangelos Zappas y todos y cada uno de los atletas que desde la antigua Olimpia hasta Londres 2012 han tomado parte en sus competiciones buscando la gloria olímpica  y sustituyendo las confrontaciones armadas por la competición deportiva. Hasta aquí la historia , forzadamente resumida , del origen de los Juegos Olímpicos Antiguos y Modernos . Preparemonos para disfrutar de los próximos Juegos de Londres y  no olvidemos las palabras de Ethelbert Talbot ""Lo imporante en los Juegos Olímpicos no es ganar sino participar, lo esencial en la vida no es la conquista sino la lucha" y eso vale para los Juegos Olímpicos y para la vida de cada uno de nosotros.  FELIZES JUEGOS OLÍMPICOS 2012!! Cierro el artículo con sus logotipos , otro de los símbolos inexcusables de cada Juego Olímpico



Enlace con la primera parte de Una Historia de los Juegos Olímpicos : de Olimpia a Pierre de Coubertin:
http://chrismielost.blogspot.com.es/2012/07/una-historia-de-los-juegos-olimpicos-de.html


El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost







(Imagen procedente de http://javiervg12.blogspot.com )





Famosos