domingo, 17 de junio de 2012

REIVINDICACIÓN DE LA ALEGRÍA. EL JARDÍN DE EPICURO

Es curioso como unas palabras pueden modificar tus intenciones y cambiar el camino que tenías pensado recorrer, y pocas palabras tienen tanto poder como aquellas que reivindican la fuerza de la alegría . Cuando escrito estas palabras es el 17 de junio de 2012, un día en el que todas las miradas se fijan en Grecia porque en el país heleno se celebran unas elecciones que dicen ser decisivas para el futuro de la Unión Europea. Iba a escribir sobre la situación en que se halla Europa, los problemas económicos y sociales que nos afectan y que además están encubriendo otros graves problemas medioambientales a los que en otro momento haré referencia aquí. Las informaciones sobre Grecia muestran una sociedad que ha sido conducida al colapso mientras a sus habitantes se les sigue sin ofrecer algo a lo que agarrarse  y las los seres humanos necesitan siempre de la esperanza para seguir luchando. Las cifras , siempre tan frías , en ocasiones si sirven para imaginarnos una determinada situación o al menos un reflejo de la realidad . Se estima que 439.000 niños pasan hambre, uno de cada once griegos acude a los comedores para indigentes, hay tres millones de pobres en un país con apenas once millones de habitantes, las pensiones están en peligro, los niveles de paro superan el 22% y los presupuestos de sanidad se han reducido a la mitad.

A este pueblo que ve como cada día se hunde un poco más en la miseria se le amenaza al mismo tiempo  para que acepte nuevas medidas económicas que aún les empobrecerán más, les envían mensajes desde la Unión Europea, el Fondo Monetario Internacional , el Banco Central Europeo y desde las principales potencias mundiales para que sigan resignándose a vivir cada día peor por el bien de los mercados, de las bolsas, de la moneda única, del sistema financiero y crediticio. Pero ¿qué hay del bien de la gente?¿acaso la vida de las personas tiene menos valor que los sistemas económicos y políticos?¿no deberían estos estar supeditados al bienestar de los pueblos y, aún más, a la alegría de los ciudadanos? Y cuando me disponía a escribir sobre ello me he encontrado con esta frase que es , precisamente, de un griego, de un filósofo nacido en esta tierra cuna de tantos hombres sabios y cuyo pensamiento puso los cimientos de nuestra civilización y de los aspectos más positivos que aún hoy contienen nuestras sociedades, como la justicia, la ética, el amor a la sabiduría, la democracia , la apreciación del arte y , aunque parezca una ingenuidad, el amor a la vida.

Para Epicuro de Samos lo esencial no son las cosas sino las personas, la amistad y no los deseos e incluso cuando se trataba de las necesidades naturales como comer o beber decía "Debemos buscar a alguien con quien comer y beber antes de buscar algo que comer y beber, pues comer solo es llevar la vida de un león o un lobo" Su pensamiento era profundamente humanista , convirtiendo al ser humano en el centro de sus reflexiones, tratando de liberarlo de la angustia y el temor que otras corrientes de pensamiento y las diferentes religiones han transmitido al ser humano, exigiendo a menudo el sacrificio de la alegría y la felicidad presente en bien del estado, de la sociedad o de una vida futura en otro plano existencial. Para Epicuro la muerte no forma parte del horizonte del hombre y tratar de atemorizarle con ello es algo vano, pues lo importante y cierto para cada uno de nosotros es que estamos vivos ahora y aquí mientras que no experimentaremos la muerte ya que en ese momento la consciencia deja de existir. (imagen procedente de http://etica-em-2011.blogspot.com )

La frase decía "Cada mañana la amistad recorre la tierra para despertar a los hombrees , de modo que puedan hacerse felices recíprocamente" y es del filósofo griego Epicuro (hacia 341 - 270 a.C). Algunos quizás le conozcáis y otros lo asociéis a la imagen de un filósofo que venia a reivindicar que la vida es una fiesta y estamos aquí  para apurarla hasta el final, una imagen difundida por sus grandes enemigos, los estoicos, amantes de la extrema sobriedad y reacios a manifestar emociones como la alegría, que para mi es la esencia del pensamiento de Epicuro. Pero  ¿quién era Epicuro? Nació hacia el año 341 a. C , una época en la que había dos grandes potencias, una al oeste de Grecia, la Macedonia gobernada por  Filipo II (382 - 336 a. C) que cinco años después moriría asesinado y le sucedería  su hijo llamado a pasar a la historia como uno de los mayores conquistadores de la historia, Alejandro Magno (356-323 a.C), y al este de Grecia se encontraba el enorme Imperio Persa, que se extendía desde las costas de la actual Turquía hasta la frontera con la India. El lugar de nacimiento de Epicuro se encontraba entre estos dos grandes poderes, en la pequeña isla de Samos , frente a las costas de Turquía

La isla había sido ocupada por los atenienses en 368 a.C y los padres de Epicuro, Neostres y Queréstrate,  se encontraban entre los dos mil atenienses que en el 343 a. C fundaron allí una colonia  después de haber expulsado a los habitantes de la isla que no regresarían a ella hasta la llegada de Alejandro Magno que les autorizó a instalarse de nuevo en lo que había sido su hogar. Según cuenta el escritor italiano Luciano di Crescenzo(1928) en su "Historia de la filosofía griega" que bebe en la fuente de la obra del historiador griego Diógenes Laercio(que vivió durante el siglo III d.C) titulada "Vidas de los filósofos", Epicuro era el segundo de cuatro hermanos y su padre era maestro de escuela y el pequeño Epicuro le acompañaba aprendiendo con él. Con catorce años acudió a la escuela por primera vez y el primer día de clase Epicuro ya demostró su agudeza de pensamiento cuando , en un relato recogido por Sexto Empírico , otro filósofo griego que vivió entre el 160 y el 220 d.C, escuchaba a su maestro decir "En un principio surgió el Caos". El joven Epicuro inquirió a su maestro "¿Y de donde surgió?" a lo que el maestro replicó "Eso no lo podemos saber: es un punto reservado a los filósofos" una respuesta muy similar a la que dan los adultos a los niños cuando no tienen respuesta a una de sus inteligentes preguntas y la resuelven con un "eres demasiado pequeño para entender eso". El caso es que Epicuro no era de los que asentían sin más y cerraban la boca , se levantó y se marchó de la clase para no volver mientras decía "¿Y entonces a qué vengo aquí a perder el tiempo?En este mismo momento me voy a ver a los filósofos".

En este mapa podéis ver la situación de la isla de Samos, donde nacería hacia 341 a.C  Epicuro, una isla colonizada por los atenienses después de la conquista de la misma e 368 a. C pero que Alejandro Magno devolvería a los habitantes originales de Samos provocando el exilio de los colonos atenienses. Durante su vida tanto él como sus sucesores fueron acusados de impíos y de negar a los dioses. A estas acusaciones respondía Epicuro "¿Dioses? Tal vez los haya. Ni lo afirmo ni lo niego, porque no lo sé ni tengo medios para saberlo. Pero sé, porque esto me lo enseña diariamente la vida, que si existen ni se ocupan ni se preocupan de nosotros." La religión oficial era una de las formas de control social en Grecia y la acusación de impiedad fue una herramienta muy utilizada para desprestigiar o incluso eliminar físicamente a aquellos que de alguna forma amenazaban el sistema con su pensamiento. El propio Sócrates fue acusado de impiedad en el juicio que terminaría con su condena a muerte (imagen procedente de http://maresdeitaca.es )

Después de cumplir sus obligaciones militares en Atenas, lo que se llamaba la efebía que sería como el servicio militar de nuestros días, Epicuro viaja hasta la ciudad de Colofón, al norte de Éfeso, en la costa de la actual Turquía, donde habían buscado refugio sus padres después de ser expulsados de Samos como el resto de atenienses cuando los habitantes originales de la isla regresaron para recuperar sus hogares y tierras. Hacia el 308 a. C se traslada de nuevo junto a su familia a la ciudad de Mitilene , en la isla de Lesbos, la patria de la poetisa Safo de Lesbos (hacia 650-580 a.C), donde fundará su primera academia , pero las presiones y hostilidad de otras escuelas filosóficas , en particular de los seguidores de Platón (428-347 a. C), le obligó a intentarlo en otro lugar, primero en la ciudad de Lampsaco , muy cerca de la actual Estambul, y en el 306 a. C  en Atenas, donde por fin sus enseñanzas obtienen un gran éxito y se difunden por gran parte del mundo griego para disgusto de sus muchos enemigos que después de su muerte  causará la persecución de muchos de sus seguidores. Epicuro moría en el 280 a. C víctima de cálculos renales .

 Luciano di Crescenzo recoge la última carta que Epicuro envió a su amigo Hermarco de Mitilene (325-250 a.C) donde el filósofo le escribe en el que era el último día de su vida "Epicuro a Hermarco, salud. Llega mi último día. Tan agudos son los dolores en la vejiga y en las vísceras , que ya no puede sufrirse más. Pero resulta proporcional a los mismos la alegría de mi espíritu al recordar nuestras doctrinas y las verdades que hemos descubierto. " Y según contaba Hermarco. las últimas horas las pasó Epicuro en una tina de bronce , llena de agua caliente y bebiendo vino mientras conversaba esperando con serenidad la llegada de la muerte, una actitud coherente con este filósofo que se negaba a temer a la muerte . Se preguntaba "¿Por qué tener miedo a la muerte? Cuando estamos nosotros , no está la muerte y cuando está ella, no estamos nosotros" Pero ¿qué era lo que tanto molestaba de Epicuro y sus seguidores?¿ por qué en los siglos posteriores muchos hombres, algunos tan ilustres como Cicerón(106-43 a.C), se encargaron de difamar su pensamiento? Porque Epicuro reivindicaba y defendía algo que parece que siempre molesta a los que detentan el poder en las sociedades, el poder de la amistad, de la alegría  y convertir a la búsqueda de la felicidad en el centro de su pensamiento.

Marco Tulio Cicerón(106-43 a.C) fue uno de los principales detractores de Epicuro aunque, curiosamente , también afirmaba no haberlo leído . En su obra "Tusculanas" escribe Cicerón que las obras de Epicuro eran en la Roma del siglo I a.C muy apreciadas y vendidas "Cuando aparecieron los libros de Amafino - uno de los traductores al latín de la obra de Epicuro - la gente quedó impresionada" pero a continuación añade "Yo, personalmente, me he negado siempre a leerlos porque desde el momento mismo en que habían invadido Italia, comprendí que no podían ser obras de cultura". Es decir, es como si nosotros criticásemos una película que nunca hemos visto, sólo por los comentarios que nos llegan de otros . Es en parte debido a eso que el pensamiento de Epicuro aún hoy aparece deformado, como si fuera una llamada al hedonismo y el gozo de los placeres sin límite, y no una búsqueda de la alegría y la felicidad a través de la amistad y la moderación. Alguien que decía cosas como esta "¿Quieres ser rico? Pues no te afanes en aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.", unas palabras que de hace más de dos milenios que siguen conservando toda su vigencia (imagen procedente de http://lospensamientosdelucy.blogspot.com )

En lo que se refiere a la organización social podría deciros que Epicuro concebía dos tipos de sociedad , una basada en la justicia y otra en la amistad  En un primer momento nos puede parecer absurdo ¿una sociedad basada en la amistad? No es razonable, la sociedad tiene que estar basadas en unas reglas que nos organicen que protejan los derechos aunque bien sabemos que, como decía George Orwell sobre nuestras sociedades  en su obra "Rebelión en la granja " "todos los hombres son iguales, pero algunos más iguales que otros" una desigualdad que también se refleja en una justicia que en demasiadas ocasiones se decanta no por la razón sino por el poder, transformando entonces la justicia en injusticia. Entonces ¿que quiere decir Epicuro con una sociedad basada en la amistad? Acudamos a sus palabras "Cada mañana la amistad recorre la tierra para despertar a los hombres , de modo que puedan hacerse felices recíprocamente" y en  otro momento afirma "De todos los bienes que nos ofrece la sabiduría, el más precioso es la amistad". Si , la amistad es la pieza maestra de su pensamiento filosófico, en ella ve Epicuro el verdadero placer y objetivo de la vida y también  la base de la organización social.

Si viviésemos en una sociedad basada en la amistad, según Epicuro, cada uno trataría , para ser más próspero, tener el mayor número posible de amigos. La amistad requiere de empatía, apertura a los demás, generosidad creando un entorno más sociable, abierto y menos desconfiado y egoísta. Cuando le atacaban a Epicuro por defender una vida centrada en la satisfacción de los deseos, de predicar una vida irresponsable y abandonada a los placeres, no estaban comprendiendo el mensaje de Epicuro o lo estaban comprendiendo demasiado bien y por eso le temían. Epicuro no proclama una vida disoluta, busca el equilibrio, la mesura , la armonía que huye de los extremismos. Él lo resumía con estas palabras "La excesiva quietud es desidia  y la exagerada actividad es locura" y por eso para él la amistad era la fuerza más poderosa para guiar nuestras vidas, ya que es el sentimiento intermedio entre el amor y la indiferencia, ni quietud ni exagerada actividad, ni aburrimiento ni desenfreno.  Un aspecto básico en el pensamiento de Epicuro es el de los deseos, donde nuestro filósofo diferenciaba tres grandes grupos, los deseos  " naturales y necesarios, naturales y no necesarios, no naturales y no necesarios" Veamos en que consisten cada uno de ellos.

Epicuro según el magistral pincel de Rafael Sanzio (1483-1520). En una de las cartas que han llegado hasta nosotros a través de otros autores se encuentran estas palabras "Quien afirma que aún no le ha llegado la hora o que ya le pasó la edad, es como si dijera que para la felicidad no le ha llegado aún el momento, o que ya lo dejó atrás." Para Epicuro cada momento cuenta, da igual la edad o las circunstancias , porque el momento actual es la vida, tanto para actuar como para pensar , como en esa misma epístola añade después "Que nadie, mientras sea joven, se muestre remiso en filosofar, ni, al llegar a viejo, de filosofar se canse. Porque, para alcanzar la salud del alma, nunca se es demasiado viejo ni demasiado joven."(imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )

Los "deseos naturales y necesarios"  de los que habla  Epicuro son aquellos imprescindibles para nuestras vidas, como la comida y la bebida precisa para conservar nuestro cuerpo sano , la ropa para protegernos del frío o el descanso necesario para sentirnos bien. Después están los "deseos naturales y no necesarios ". Por ejemplo , imaginad que tenemos sed, la sed sería un deseo natural y necesario y beber agua sería  la forma de satisfacerlo, pero si en lugar de agua bebemos una bebida que nos causa mayor placer, como el vino, eso sería un deseo natural pero no necesario, ya que no podemos vivir sin agua pero si es posible vivir sin vino y otro ejemplo evidente sería en la ropa. La ropa sirve para protegerme del frío o de los rayos del sol, y comprarme una camisa sería la forma de cubrir ese deseo natural y necesario, pero si además de comprarme la camisa quiero que sea de una marca determinada estaríamos ante un deseo natural pero no necesario. Y, por último, estaban aquellos deseos "no naturales y no necesarios" que serían aquellos que no son necesidades naturales, como por ejemplo tener un coche y que además este sea , por ejemplo , un Ferrari. ¿No es posible vivir sin un coche?¿y si tenemos coche, tiene que ser un Ferrari? Epicuro diría que esos deseos no son naturales ni nacen de la necesidad, sino que son creados por el entorno y la opinión de la sociedad.

Sobre los deseos Epicuro tenía sus ideas muy claras  y nos aconsejaba "No estropees el bien que tienes con el deseo de lo que no tienes" , lo que hoy convertiría a Epicuro en un marginado de la sociedad de consumo que quiere hacernos creer que la felicidad consiste en poseer cada vez más cosas, creando una sensación de deseos insatisfechos que empujan al ciudadano a seguir deseando nuevas cosas en un círculo vicioso que no tiene fin pero que si amenaza con acabar con el equilibrio del planeta mientras no proporciona felicidad alguna a sus sociedades. Bien sabía Epicuro que la felicidad del hombre no se halla en las posesiones "Si quieres enriquecer -decía - no acrecientes tus posesiones, sino reduce tus deseos", nos animaba a ser moderados "no porque debamos vivir siempre entre estrecheces, sino para estar menos preocupados", pensaba que aspectos de la vida que hoy nos parecen símbolo del éxito social eran algo más parecido a una prisión  afirmando "Liberémonos de la cárcel de los negocios y de la política" y estaba convencido que no había mayor bien que estar en paz con uno mismo "Mejor dormir sin miedo en un camastro de hojas que inquieto en un lecho de oro".

DOCUMENTAL  "EPICURO Y LA FELICIDAD " 

No he encontrado ningún documental en castellano sobre Epicuro, pero sí este subtitulado en español que creo que refleja bastante bien la esencia del pensamiento de Epicuro y su relación con el mundo actual




¿No os parecen revolucionarios estos pensamientos?¿no os recuerdan en ciertos aspectos al mensaje que tres siglos después de la muerte de Epicuro se propagaría en Galilea y por el que quién lo proclamaba acabó clavado en una cruz? Y como  hemos visto, nada tiene que ver sus palabras con una vida de juergas y placeres sin fin ,eso más bien haría que fuera en nuestros días una figura apoyada por una sociedad basada en el consumo insaciable, sino que proclama la moderación como lo reflejan estas palabras "El objetivo de la vida es el placer , pero no el placer de los disolutos y de los juerguistas , sino el no sufrir, en lo referente al cuerpo, y no el no perturbarse , en lo referente al alma". De nuevo regresa a los deseos naturales y necesarios, una vez que estos los tenemos satisfechos nada más debe preocuparnos "La carne grita: no quiero sufrir hambre, no quiero sufrir sed, no quiero sufrir frío. Quien considere haber alcanzado ya estos objetivos, puede considerarse igual a Zeus en felicidad" Epicuro quiere librarnos de las angustias y miedos que en tantas ocasiones atenazan al ser humano, unas angustias que son creadas por él mismo y le impiden conocer la felicidad. Una de sus luchas era eliminar el miedo, el temor a los dioses, el temor a la muerte o al dolor y , como afirmaba, "El sabio es feliz  incluso en medio de los tormentos", porque su dicha no procede del exterior sino que radica en sí mismo.

La escuela fundada por Epicuro a las afueras de Atenas , hacia el 306 a. C , recibió el nombre de El Jardín , aunque más que un jardín era un huerto donde él y sus discípulos cultivaban todo tipo de hortalizas, y por eso sus seguidores eran conocidos como "los del Jardín". En coherencia con su pensamiento sobre la amistad como forma de  unir a las personas, en el Jardín Epicuro admitía a todos, daba igual que fueras noble o campesino, rico o pobre, extranjero o esclavo, mujer casada o prostituta, todos eran iguales lo que en la clasista sociedad ateniense era mal visto y no tardaron en surgir rumores e infundios que afirmaban que allí se celebraban orgías, , que dormían todos juntos en la misma cama  y comían sin freno . Se les persiguió, como en la isla de Creta , donde se les acusó de ser enemigos de los dioses y defender la homosexualidad , pero , a pesar de ello, en los siglos siguientes el epicureísmo se extendería por buena parte del mundo Mediterráneo con destacados seguidores como Filódemo de Gádara (hacia 110-40 a.C) , que fundaría uno de los Jardines de Epicuro , en la ciudad de Herculano, la misma que el siglo I sería destruida por la  erupción del Vesubio que también sepultó a Pompeya.

En el siglo II d. C Diógenes de Enoanda o de Oinanda ordenó grabar todas las máximas de Epicuro en u muro de un templo con una longitud de ochenta metros de largo y cuatro metros de alto situado en la ciudad de Oinanda , en Licia, territorio situado en la actual Turquía. La inscripción comienza así : "Me encuentro en el ocaso de la vida y no quiero irme de ella sin haber antes elevado un himno a Epicuro por la felicidad que me ha dado con sus enseñanzas . Deseo transmitir a la posterioridad este concepto: Las varias divisiones de la Tierra dan a cada pueblo una patria distinta. Pero el mundo habitado ofrece a todos los hombres capaces de amistad una sola casa común : la Tierra " Un mensaje de fraternidad de toda la humanidad realizado hace dos milenios (imagen procedente de http://www.sarasuati.com )


Precisamente, en la biblioteca de una de las villas de Herculano se encontraron papiros con las palabras de Filódemo de Gádara, como esta ácida crítica a los  políticos siguiendo la linea de pensamiento de Epicuro "¿Qués lo que más destruye la amistad sobre la tierra? - escribe Filódemo - El oficio de la política. Observad la envidia que experimentan los políticos ante quienes intentan sobresalir, la rivalidad que forzosamente nace entre los competidores, la lucha por la conquista del poder y la deliberada organización de guerras, que sacuden no sólo al individuo sino a poblaciones enteras" Contra el sufrimiento causado por los políticos, Filódenos reivindica la figura de los filósofos y de todos aquellos que siguen el pensamiento de Epicuro "Los filósofos de nuestra escuela sienten por la justicia, por la bondad, la belleza y las virtudes en general , las mismas inclinaciones que los hombres comunes, pero, a diferencia de éstos, nuestros ideales no se fundan en bases emotivas,sino en bases meditadas" Sin embargo, finalmente. la corriente estoica , que también influiría sobre el cristianismo, se impondría y cuando en el siglo IV la religión cristiana se convierte en la religión oficial del Imperio  la doctrina de Epicuro caería en el olvido.

Sin embargo, la necesidad de la alegría, de la amistad, de sentirse en paz con uno mismo y con los demás, de disfrutar de la vida sin estar sometidos por las cadenas del miedo y los deseos impuestos desde el exterior , permanece siempre latente en el ser humano. Esta misma mañana leía otra frase de un escritor muy alejado en el tiempo y la geografía de Epicuro,el genial novelista ruso Fiódor Dostoyevski (1821-1881) donde decía "¡Cuán bueno hace al hombre la dicha! Parece que uno quisiera dar su corazón, su alegría. ¡Y la alegría es contagiosa!" Por eso hoy, cuando parece que importan más los números, los índices bursátiles, los balances bancarios, las cifras macroeconómicas, es un buen día para pedir el regreso de Epicuro, de reivindicar el valor de la amistad como la auténtica e irrenunciable riqueza de nuestras sociedades, de recordar que los sistemas económicos, las banderas, las naciones no se encuentran entre los deseos naturales y necesarios, que la vida es el único bien cierto del ser humano y nuestra principal obligación es vivirla con alegría , una alegría que no nace de la irresponsabilidad sino de la amistad y la generosidad , donde,como en el Jardín de Epicuro, todos tienen lugar, ricos y pobres, hombres y mujeres, jóvenes y ancianos, blancos y negros, sabios e ignorantes. Hay que recuperar al ser humano como lo único que de verdad importa, todos nuestros esfuerzos tienen que ir dirigidos  no al sacrificio de sus vidas en aras de un beneficio abstractos, sino a la propagación de la alegría.

Archivo:Epicurus-PergamonMuseum.png
La amistad, alegría, la moderación son las bases de la filosofía de Epicuro que veía en la codicia del hombre uno de sus peores enemigos "El que no considera lo que tiene como la riqueza más grande, es desdichado, aunque sea dueño del mundo" Algo que hoy parece demasiado olvidado, en particular por las personas que más riqueza atesoran. Como el propio Epicuro nos recordaba " Todo el mundo se va de la vida como si acabara de nacer" La riqueza que nos hace felices es aquella que se comparte , al menos así entiendo yo el pensamiento de Epicuro(imagen procedente de http://commons.wikimedia.org )


Quiero cerrar este artículo  con una máxima escrita por uno de los seguidores de Epicuro, Diógenes de Enoanda, que en siglo II d. C hizo esculpir estas palabras en el frontón de un templo descubierto en 1884 "Las varias divisiones de la Tierra dan a cada pueblo una patria distinta. Pero el mundo habitado ofrece a todos los hombres capaces de amistad  una sola casa común : la Tierra " Son palabras de hace casi dos milenios, pero que resuenan en nuestros oídos como si hubieran sido escritas esta misma mañana. Soy consciente que esta reivindicación de Epicuro y de la alegría y la amistad como claves en nuestra sociedad pueden sonar ingenuas y , sin embargo, personalmente pienso que no podemos renunciar a este pensamiento porque en nuestro mundo se está perdiendo la importancia de las personas  cuando es el ser humano , la vida de cada uno de nosotros, la verdadera riqueza, la única que es auténtica. Cada uno de nosotros puede crear su propio Jardín de Epicuro, un lugar donde son las personas y no las cosas lo que de verdad importan, donde la amistad es más importante que el miedo  y la alegría el verdadero índice de riqueza.

4 comentarios:

Agustin dijo...

Documentado y profundo analisis sobre este gran sabio.un saludo,

christian mielost dijo...

Muchas gracias Agustin por la lectura y tu comentario. Epicuro me parece todo un soplo de aire fresco para el pensamiento que parece predominar en nuestro tiempo. Habría que crear nuevos Jardínes de Epicuro. Un abrazo desde Madrid!!

Rod Casro dijo...

una entrada genial, me encanta el blog, felicidades...

christian mielost dijo...

Muchas gracias Rod tanto por la lectura como por tu comentario. Un abrazo desde Madrid!!

Famosos