miércoles, 23 de mayo de 2012

PAGINAS NEGRAS DE LA HISTORIA: LA MATANZA DE SAN BARTOLOMÉ (SEGUNDA PARTE)

Dejábamos nuestro relato ayer en la Francia de 1570, justo después de la entrada en vigor del Tratado de Saint Germain que recuperaba la libertad religiosa de anteriores tratados , una libertad religiosa que había sido  revocada antes por la reina regente Catalina de Médicis (1519-1589)  . Era un nuevo intento para tratar de conservar la corona para ella y sus hijos manteniendo a la dinastía Valois en el trono de Francia , amenazado por los dos bandos enfrentados, los líderes de partido católico, la Casa de Guisa, y los cabecillas de los protestantes, la Casa de Borbón. Pero antes de sumergirnos en los acontecimientos que van a desembocar en el sangriento episodio de aquella noche de agosto de 1572 que iba a pasar a la historia como la Matanza de San Bartolomé, recordemos quienes son los protagonistas de esta historia para no perdernos. En el trono se encuentra el joven rey Carlos IX (1550-1574), sucesor de su hermano mayor Francisco II(1544-1560) e hijo de Catalina de Médicis que había ejercido la regencia durante los primeros años de su reinado. A continuación tenemos al bando hugonote o protestante, encabezado por los Borbón, con la reina Juana de Navarra y su hijo Enrique(1555-1610), heredero de la corona navarra, a la cabeza , y aliados con el  conde Gaspard de Coligny(1519-1572), que había entrado a formar parte del Consejo Real del rey después del Tratado de Saint Germain.

Por el bando católico destacaba la figura del cardenal Carlos de Lorena (1524-1574) perteneciente a la Casa de Guisa . Borbones y Casa de Guisa  se disputaban ejercer la mayor influencia posible sobre el rey con el fin de favorecer los intereses de sus respectivas familias. Catalina de Médicis sabía que la paz firmada con el Tratado de Saint Germain no era más que una forma de ganar tiempo para establecer otras alianzas que fortalecieran la posición en el trono de los Valois y la mejor forma de conseguirlo era a través de los matrimonios. De esta forma acuerda el matrimonio de su hijo , el  rey Carlos IX, con la hija del emperador del Sacro Imperio Maximiliano II(1527-1576), la archiduquesa Isabel de Austria(1554-1592), educada en la religión católica y una de las princesas  más bellas de su tiempo. El matrimonio se celebró el 26 de noviembre de 1570 y con él Catalina lograba el apoyo de la potencia europea de mayor fuerza en aquel momento junto con España, el Sacro Imperio, ambas gobernadas por monarcas católicos pues recordemos que en España reinaba Felipe II(1527-1598). En cuanto a su hijo pequeño, Enrique de Anjou(1551-1589) Catalina tenía la intención de casarlo con la reina de Inglaterra, Isabel I (1533-1603), pero este matrimonio se malograría por lo que puso entonces su mirada en el trono de Polonia, que acababa de quedar vacante, lo que conseguiría en 1573.

Margarita de Valois, a la que la historia conoce con un nombre que el cine haría famoso, la Reina Margot, era la séptima hija del matrimonio entre el rey francés Enrique II y Catalina de Médicis, y entre sus hermanos, además de los sucesivos reyes Francisco II(1544-1560), Carlos IX(1550-1574)  y Enrique III(1551-1589) se encontraba también su hermana Isabel de Valois (1546-1568)que se convertiría en la tercera esposa del rey español Felipe II(1527-1598). Catalina de Médicis había tratado de casar a Margarita con el rey portugués Sebastián I(1554-1578) y con el hijo del propio Felipe II, el Príncipe de Asturias Carlos de Austria(1545-1568), pero ambos intentos se malograron mientras Margarita de Valois mantenía un idilio con el hijo del duque de Guisa, líder de los católicos, pero los intereses de la corona estaban por encima de los sentimientos y Catalina consideró conveniente su matrimonio con el heredero de la corona de Navarra y miembro de la dinastía Borbón, adalides de los protestantes. De esta forma pretendía mantener vínculos matrimoniales con los dos bandos a través de los matrimonios de sus hijos. Como veremos, su política no tuvo el éxito que ella esperaba aunque durante su vida Catalina supo mantener en el trono a tres de sus hijos (imagen procedente de http://noloseytu.blogspot.com )

Pero la gran baza de sus alianzas era su hija Margarita de Valois (1553-1615) . Catalina, resistiendo las presiones de líder del bando católico, el cardenal Carlos de Lorena, que pretendía que se casara con su hijo Enrique de Guisa(1550-1588) , acordó el matrimonio de Margarita con Enrique de Borbón, príncipe heredero de Navarra y junto a su madre y Gaspar de Coligny una de las figuras principales del bando protestante. De esta forma Catalina establecía una alianza matrimonial con los católicos a través del matrimonio entre su hijo Carlos IX y la archiduquesa de Austria, y otra alianza con los protestantes al casar a su hija Margarita de Valois , también conocida como Margot, con una de las principales personalidades de los protestantes, Enrique de Borbón. Sin embargo esta última unión no fue una cuestión sencilla porque la madre de Enrique y reina de Navarra, Juana III(1524-1572), se opuso a la unión en un primer momento porque Catalina había puesto como condición al matrimonio que Margarita seguiría conservando la religión católica mientras que Juana pretendía que al casarse se convirtiera a la fe protestante.


Finalmente se llegó a un acuerdo y se fijo como fecha de la boda el 18 de agosto de 1572, aunque Juana no llegaría a asistir al enlace porque moriría de tuberculosis el 9 de junio de 1572, aunque hay historiadores que afirman que podría haber sido asesinada por Catalina por seguir oponiéndose al matrimonio . Fuera como fueses , el 9 de junio moría Juana III de Navarra y el trono de este reino pasaba a manos de Enrique de Borbón que reinaría con el nombre de Enrique III de Navarra. Mientras esto sucedía Gaspard de Coligny, desde su puesto en el Consejo Real, había sabido ganarse el afecto del rey lo que enojaba a Catalina  . La tensión aumentaba entre los Valois, los Borbón y los Guisa . Los predicadores, alentados por los Guisa, sermoneaban al pueblo  contra el matrimonio de la princesa católica Margarita de Valois con un hereje protestante, Enrique de Navarra, animando al pueblo parisino en estos sermones para que se levantaran contra los protestantes y evitaran a toda costa el enlace matrimonia y eliminaran a todos sus líderes que se estaban concentrando en París en aquel mes de agosto para asistir a la ceremonia .

Retrato de Enrique III de Navarra, que había subido al trono de Navarra apenas dos meses antes de su boda con Margarita de Valois, ya que su madre, esposa de Antonio de Borbón , líder de la dinastía de Borbón en Francia hasta su muerte asesinado en 1562,la reina Juana III de Navarra había muerto  el 9 de junio de 1572 . Juana III se había convertido al protestantismo en 1560 y había adoptado el calvinismo como la religión del reino navarro . El compromiso entre su hijo , Enrique, y Margarita de Valois, fue un intento por parte de Catalina y Juana de evitar nuevos enfrentamientos entre católicos y protestantes aunque algunos sospechan que su muerte antes de la boda había sido debido a que en el último momento habría querido evitar el matrimonio, si bien no hay prueba que avale esta hipótesis . El 18 de agosto, el ya rey de Navarra Enrique III contraía matrimonio con Margarita de Valois y parecía que comenzaba una nueva época en las relaciones entre católicos y protestantes, pero lo que empezaba era uno de los períodos más oscuros de la historia de Francia (imagen procedente de http://soberaniadenavarra.blogspot.com )

La tensión entre el bando católico y el protestante se podía sentir en las calles de París pero, sin embargo, el día del matrimonio, el 18 de agosto de 1572, se celebró sin grandes problemas y tampoco ocurrió nada en los siguientes cuatro días donde se sucedieron los festejos. Todo parecía indicar que, pese a los temores iniciales,el enlace sería un éxito y un paso adelante en la pacificación del reino, pero el la noche del 22 de agosto el líder protestante ,el almirante Gaspard de Coligny, fue víctima de un atentado ,recibiendo un disparo de arcabuz cuando regresaba a su residencia en el Palacio del Louvre y aunque no consiguen asesinarle si resulta herido de gravedad en un brazo. La noticia se extiende con rapidez por todo París y entre los protestantes cobran fuerza los rumores que señalan a Catalina de Médicis como la instigadora del atentado para desembarazarse del hombre que había logrado tanta influencia sobre su hijo Carlos IX  y que podía inducir a este a enfrentarse con la católica España , algo que Catalina juzgaba desastroso. Sin embargo, visto ahora es difícil creer que Catalina fuera la responsable de urdir el atentado a la vista de los esfuerzos que había realizado para establecer alianzas entre los dos bandos a través del matrimonio de su hija Margarita con el protestante y rey de Navarra, Enrique III.

Uno de los sospechosos podría ser el español Fernando Álvarez de Toledo y Pimentel , el duque de Alba (1507-1582) , porque conocían la intención de Coligny de apoyar a los Países Bajos, de religión protestante,  en su lucha por independizarse  de España , provocando de esta forma el comienzo de una guerra entre España y Francia que permitiría, en el pensamiento de Coligny, la unión de católicos y protestantes franceses contra su enemigo común, España. Sin embargo, la hipótesis que podría estar más cerca de la verdad es la que señala a la Casa de Guisa como la responsable del intento de asesinato , pues odiaban a Coligny desde que diez años antes fuera asesinado el líder de los católicos, el duque de Guisa Francisco I Lorena(1519-1563), muerte de la que se consideró responsable Gaspard de Coligny y de la que ahora estaban tomándose la venganza. Fuera como fueses, hoy no tenemos certeza de quién fue el responsable del asesinato de Coligny, que incluso podría haber sido obra de una persona aislada que no obedeciera a ninguno de los sospechosos que acabamos de ver. Lo que si sabemos es que a la mañana siguiente, el 23 de agosto, una gran cantidad de protestantes parisinos acudieron al Palacio del Louvre donde se encontraba  Coligny, exigiendo justicia y acusando a Catalina de ser la responsable del asesinato.

El fresco "La noche de San Bartolomé" realizado por el pintor italiano Giorio Vasari (1511-1574) por encargo del papa Gregorio XIII que quería así conmemorar aquel hecho que para el pontífice debió ser una brillante victoria de la religión católica contra sus enemigos protestantes y que en la actualidad se conserva en el Vaticano. Si os fijáis en el título se omite la palabra matanza que es lo que realmente fue. Como presente, el rey Carlos IX envió al papa la cabeza embalsamada del líder de los protestantes y el primero en ser asesinado aquel día, Gaspard de Coligny. Michel de Montaigne, el celebre autor de los "Ensayos" y contemporáneo de estos acontecimientos escribiría "No hay hostilidad que exceda la hostilidad cristiana" Protestantes y católicos dedicarían los siguientes veinte años posteriores a la Matanza de San Bartolomé a despedazarse sin piedad arrasando en su camino a miles de personas inocentes que trataban de sobrevivir a la guerra, los robos, las enfermedades y la pobreza. No es extraño que muchos vieran en aquellos días señales de un inminente fin del mundo (imagen procedente de http://www.kalipedia.com )

Se oían gritos entre los protestantes allí congregados  clamando venganza, gritos que eran oídos por los católicos, mayoría  en París , que además sabían que a las afueras de la ciudad se encontraba un ejército de cuatro mil hombres bajo las órdenes de un primo de Coligny. Los católicos no dudaron que los protestantes caerían sobre ellos y realizarían una matanza para vengar el intento de asesinato de Coligny . Es difícil determinar lo que sucedió a lo largo del 23 de agosto pero  parece que hubo una reunión entre el rey Carlos IX, su madre Catalina de Médicis y diversos nobles católicos para determinar que hacer ante la amenaza de una revuelta protestante que  iría dirigida contra los Valois y el bando católico. Había que preparar a la ciudad para la defensa, cerrar las murallas para defenderse de las tropas protestantes acampadas en el exterior y , por supuesto , eliminar a sus líderes comenzando por  el almirante Gaspard de Coligny , convaleciente de su herida en el brazo en el Palacio del Louvre. Únicamente se perdonaría la vida del rey Enrique III de Navarra porque ya había contraído matrimonio con la hermana del rey, Margarita de Valois. Al mismo tiempo se decidió llamar a París a milicias armadas para hacer frente a la posible respuesta de la población protestante parisina.

No se sabe bien en que momento de la madrugada del 24 de agosto de 1572 un guardia real al servicio del rey entró en los aposentos donde descansaba Coligny y lo asesinó en su propia cama . Comenzaba una larga jornada de sangre en el Día de San Bartolomé. Coligny fue decapitado y su cabeza embalsamada para luego ser enviada al Papa Gregorio XIII(1504-1585) como prueba de fidelidad a la Iglesia Católica. En cuanto al resto del cuerpo del infortunado Coligny fue arrojado por la ventana para que la masa del pueblo católico que se había congregado allí lo arrastrara por las calles de París mientras le prendían fuego. Esta acción pareció alimentar aún más el miedo de los católicos a una reacción protestante y ese mismo miedo desató una violencia demencial  .El ejército, las milicias católicas y la plebe iniciaron una orgía de sangre donde cualquier persona sospechosa de ser protestante era detenida, apaleada y asesinada. Las viviendas donde vivían protestantes eran asaltadas y sus moradores asesinados , daba igual que fueran hombres, mujeres, ancianos o niños, y sus cuerpos quemados, desmembrados y arrastrados por las calles eran finalmente arrojados a las aguas del Sena que se tiñeron con rojo de la sangre de tantos cadáveres.

PELÍCULA "LA REINA MARGOT"  DE 1994


Dirigida en 1994 por el realizador francés Patrice Chéreau(1944) relata los acontecimientos que rodearon la Matanza de San Bartolomé con la actriz Isabelle Adjani(1955) en el papel de Margarita de Valois y Daniel Auteuil(1950) en el de Enrique III de Navarra . Es una película larga, de más de dos horas de duración, pero creo que muy fiel a lo que sucedió en aquellos días en París y que nos permite sumergirnos en ese tiempo de miedo, sospechas, fanatismo, ambiciones, traiciones y  muerte que constituían el espíritu de las guerras de religión en Francia y en Europa durante los siglos XVI y XVII. Os la recomiendo aunque sea viéndola a trozos




Así describe la ensayista Sarah Bakewell en su obra "Cómo vivir. Una vida con Montaigne"  una de las muchas escenas atroces que se vivieron en París aquel día de San Bartolomé "Un hombre llamado Mathurin Lussault fue asesinado al cometer el error  de abrir la puerta cuando llamaron: su hijo bajó a investigar que era aquel ruido y fue apuñalado también. La esposa de Lussault, Françoise, intentó escapar saltando desde la ventana del piso de arriba al patio de un vecino , y se rompió las dos piernas. El vecino la ayudó , pero los atacantes irrumpieron y la sacaron a la calle arrastrándola por los cabellos. Le cortaron las manos para quitarle las pulseras de oro y luego la empalaron con un espetón;más tarde arrojaron su cuerpo al río"  Puede que el rey y su madre Catalina de Médicis sólo pretendieran acabar con los cabecillas protestantes pero no fueron capaces de detener la matanza que se prolongaría durante tres días  en los que unas tres mil personas fueron asesinadas por el único delito de ser protestantes o, al menos , ser acusados de ellos porque también hubo quién aprovechó la circunstancia para desembarazarse de un rival o de alguien con quién mantenía deudas.

El 26 de agosto el rey Carlos IX declaraba públicamente que el responsable de la matanza había sido el almirante Coligny, precisamente el primer asesinado, y que la reacción de los católicos estaba justificada ya que con ella se trataba de "prevenir la ejecución de una detestable y desdichada conspiración tramada por el susodicho almirante , jefe y autor de la misma y sus secuaces y cómplices contra el rey y su Estado, la reina, su madre, sus hermanos , el rey de Navarra y cuantos príncipes y nobles que estuvieran a su lado ", palabras pronunciadas por el monarca y recogidas por el escritor español Jesús Hernández en su libro "Las cincuenta grandes masacres de la historia". Pero la violencia contra los protestantes no se detuvo en París, se extendería  por otras ciudades de Francia como Orleans, Lyon, Rouan, Toulouse o Burdeos , donde centenares de protestantes serían asesinados en nombre de la Iglesia y de Dios.  Como explica Sarah Bakewell el propio Papa Gregorio XIII parecía muy complacido por esta masacre hasta el extremo de ordenar acuñar una moneda conmemorativa de la matanza así como la realización de  unos frescos que recordasen aquellas fechas. En total la Masacre del Día de San Bartolomé le costaría la vida a unas entre diez mil y quince mil personas, tres mil de ellas en París y el resto por toda Francia.

Retrato del enfermizo e hipocondríaco rey francés Carlos IX . Nunca gozó de buena salud, pero esta empeoró después de los acontecimientos de la Matanda de San Bartolomé y todavía más cuando se descubrió una conspiración para destronarle y poner en el trono a su hermano Francisco de Anjou(1555-1584). Francisco era el último de los hijos del matrimonio entre Enrique II y Catalina de Médicis y según uno de sus contemporáneos , el vizconde de Turenne(1555-1623) "uno de los hombres más feos que uno pueda ver". Se sentía menospreciado por su madre, que nunca le confió ningún puesto de responsabilidad  y después de la Matanza de San Bartolomé se uniría a Enrique de Navarra . Cuando la salud de Carlos IX empeora  Francisco se pondría al frente de una conspiración conocida como la de "los malcontentos" , que tenía como objetivo ser elegido como el sucesor de Carlos IX en detrimento de su hermano Enrique, el favorito de Catalina y que finalmente sería el que sería coronado como Enrique III de Francia. La conspiración fue descubierta por Catalina y Francisco sería detenido aunque le perdonaron la vida. En cuanto a Carlos IX se agravaron sus problemas respiratorios, tenía una fiebre muy alta y comenzó a sufrir constantes hemorragias y finalmente moriría el 30 de mayo de 1574 rodeado por los rumores  de envenenamiento (imagen procedente de http://www.buscate.com.mx ) 

Esta crisis se cerraría con un nuevo tratado de paz firmado en 1573 pero los años siguientes no serían menos atroces que aquel nefasto mes de agosto de 1572. En 1574 fallecía el rey Carlos IX y le sucedía su hermano Enrique de Anjou, que un año antes había sido coronado rey de Polonia, y que adoptaría el nombre de Enrique III de Francia. Durante las dos décadas siguientes los enfrentamientos entre protestantes y católicos asolarían las tierras francesas llevando el fanatismo hasta los extremos de la máxima crueldad, y cuando no había batallas grupos de soldados y mercenarios se dedicaban a asaltar las aldeas , violar a las mujeres y matar a los hombres que , además , también tenían que sufrir los azotes de la peste. Sarah Bakewell recoge en su libro el testimonio de un abogado de provincias llamado Jean La Rouvière , que realizaba esta descripción de los campos franceses en 1579, donde le habían contado que se veían personas "enterradas vivas en montones de estiércol, arrojadas a pozos y zanjas , donde los dejaban morir, aullando como perros; los metían en cajas clavadas sin aire, los emparedaban en torres sin comida alguna, y los agarrotaban en los árboles en lo más hondo de montañas y bosques; los descuartizaban ante un fuego , asaban sus pies en grasa, sus mujeres eran violadas y a las que se quedaban preñadas  se las obligaba a abortar , sus hijos eran raptados y pedían rescate por ellos, o incluso los asaban vivos ante los padres"


Este relato de atrocidades se había convertido en algo habitual en Francia durante las guerras de religión que sucedieron a la Matanza de San Bartolomé.  No voy a relatar aquí , ya que se sale del objetivo de este artículo , la evolución de la guerra después de la Matanza, pero si os diré con brevedad que en 1589 moría la reina Catalina de Médicis . Un año antes el rey Enrique III, que no había tenido hijos, nombraba como su sucesor al rey navarro Enrique III , el mismo que en 1572 se había casado con Margarita de Valois en los días de la Matanza de San Bartolomé, y que seguía siendo protestante. Esta elección despertó la ira de los católicos iniciándose una guerra a tres bandas entre Enrique de Navarra y Enrique III de Francia contra Enrique de Guisa, el jefe del partido católico, que sería asesinado por orden del rey el 23 de diciembre de 1588 y un día después el hermano de Enrique de Guisa, Luis II de Lorena(1555-1588) también fue asesinado. Esta afrenta no sería olvidada por la Casa de Guisa y el 1 de agosto de 1589 Enrique III de Francia era asesinado a su vez de una puñalada por el monje dominico Jacques Clement(1567-1589), un católico fanático que así quería castigar al monarca francés por nombrar heredero de la corona a un protestante. Con la muerte de Enrique III terminaba la dinastía Valois que se mantuvo en el trono desde 1328 y la corona correspondía ahora a Enrique III de Navarra .

Dibujo que representa el asesinato del rey Enrique III a manos del fraile Jacques Clément. En 1588 había muerto asesinado por orden de Enrique III el Duque de Guisa y desde entonces los católicos estaban buscando el momento de vengarse y dar muerte al rey . En 1589 el rey se encontraba preparando el asedio a la ciudad de París donde se hallaban refugiados los partidarios de la Casa de Guisa, cuando con la excusa de entregarle un mensaje el monje Jacques Clément penetraba en los aposentos del rey y le daba una puñalada que le causaba la muerte. Con Enrique III se extinguía la  dinastía Valois y la corona pasaría, por deseos del propio Enrique III, al rey de Navarra, Enrique IV . Antes de morir, Enrique III tuvo aún tiempo de exclamar "Malvado monje, ¡me has matado!" y al oír los gritos los guardias del rey entraron y dieron muerte a Clément cuyo cuerpo sería después desmembrado y quemado en la hoguera. (imagen procedente de http://faculty-staff.ou.edu )

Sin embargo, los católicos no estaban dispuestos a aceptar a un monarca protestante  y tuvo que enfrentarse a la oposición católica dirigida como siempre por los Guisa hasta que Enrique obtiene una decisiva victoria sobre las tropas de Guisa el 20 de septiembre de ese año de 1589 en la batalla de Arques. Pero aún tendrían que pasar cuatro años hasta su coronación en 1594. Después de años de lucha Enrique se dio cuenta que no podría someter a la Francia católica y en 1593 tomó la decisión de convertirse al catolicismo y emprender la pacificación de Francia y evitar nuevos derramamientos de sangre, aunque él mismo no tenía fe. La conversión tendría lugar oficialmente en Saint Denis, el 24 de julio de 1593 , fecha en la que abjuró del protestantismo y abrazó al catolicismo. Durante la ceremonia declaró "Todos somos franceses y debemos unirnos ya que no quiero reinar sobre un cementerio". El 27 de febrero de 1594 Enrique de Borbón era coronado  nuevo rey de Francia con el nombre de Enrique IV . Comenzaba el reinado de la dinastía Borbón y terminaban las guerras de religión que habían asolado Francia durante casi cuarenta años. Cuatro años después  Enrique promulgaba el Edicto de Nantes  que autorizaba a la práctica del culto protestante en aquellas ciudades donde esa confesión fuera mayoritaria , invitaba a todos los hugonotes exiliados a regresar a Francia y establecía los medios jurídicos para juzgar los crímenes cometidos durante aquellos años. La leyenda histórica atribuye a Enrique IV la célebre frase "París bien vale una misa" con la que justificaba su conversión al catolicismo para ser coronado rey

Y es aquí donde doy por terminada esta historia , recordando las palabras de Michel de Montaigne con las que ayer habría el relato de las guerras de religión del siglo XVI en Francia y del dramático acontecimiento de la Matanza de San Bartolomé que significó el inicio de la etapa de violencia más feroz de este conflicto entre dos bandos que se dejaron arrastrar por el miedo y el fanatismo cometiendo actos que muchos hombres y mujeres nunca pensaron que fueran capaces de realizar, algo muy común en las guerras, donde personas normales se transforman en asesinos sanguinarios "Nuestro celo hace maravillas cuando secunda nuestra inclinación hacia el odio, la crueldad, la ambición, la avaricia, la denigración, la rebelión. Por el contrario, hacia la bondad , benignidad y moderación , a menos que por milagro alguna naturaleza lo ostente, nunca camina ni vuela" El horror, la crueldad, el mal son muy fáciles de despertar pero una vez que su llama de odio y terror ha prendido es muy difícil extinguirla, como comprobaron los que vivieron y perecieron  en aquella fatídica jornada del Día de San Bartolomé.

File:Debat-Ponsan-matin-Louvre.jpg
"Una mañana a las puertas del Louvre" del pintor francés  Édouard Debat Ponsan(1847-1913) en el que aparece en primer plano y vestida de negro la reina Catalina de Médecis, madre del rey Carlos IX y de Margarita de Valois que se había casado el 18 de agosto con Enrique III de Navarra. Contempla los cadáveres de los protestantes que habían sido asesinados por los católicos de París. En aquel tiempo de locura y fanatismo sólo había unos hombres que conservaban la calma y trataban de buscar la conciliación entre los diferentes bandos, hombres a los que Montaigne llamaba Politiques, los políticos, que eran los más odiados por ambos bandos que despreciaban su espíritu conciliador tan lejano al espíritu extremista de católicos y protestantes . Montaigne estaba convencido que al final la razón prevalecería y escribía "Será mucho si dentro de cien años a partir de ahora la gente recuerda en general que en nuestro tiempo hubo guerras civiles en Francia. Por muy mal que vayan las cosas , la mayor parte de la vida sigue adelante sin problemas" Ojalá todos hubieran escuchado entonces el espíritu tolerante y amante de la vida de Montaigne, se habrían ahorrado muchas vidas, pero su voz , ni entonces ni después es recordada por los que predican el miedo y el enfrentamiento (imagen procedente de http://es.wikipedia.org )

Famosos