sábado, 30 de julio de 2011

LA MUERTE DE SÓCRATES: EL TRIUNFO DE LA SABIDURIA SOBRE LA MEDIOCRIDAD

El antropólogo italiano Paolo Mantegazza escribía "la envidia es el odio por la superioridad ajena", el rencor  de aquellos que sabiéndose inferiores no aceptan que una mente superior les pueda guiar, no saben aprender, no saben escuchar, prefieren ocultar a sus propios ojos su ignorancia, tratan de correr un velo sobre sus carencias y mostrarse como lo que no son, la vieja batalla entre parecer o ser, entre mostrar al exterior lo que nos resulta más conveniente a nuestros propósitos o en ser nosotros mismos en toda situación sin tener en cuenta las consecuencias que ello pueda tener. El escritor francés Victor Hugo también definía con precisión la envidia con estas palabras "¿Qué es un envidioso? un ingrato que detesta la luz que le alumbra y le calienta" El problema no es la ignorancia, sino el no reconocerla y no tener la humildad de escuchar y aprender del que sabe más , pero incluso el más sabio lo ignora casi todo.

Había un hombre en la antigua Grecia que fue consciente de su propia ignorancia y que  lejos de rendirse dedicó la mayor parte de su existencia a aprender de la vida a través de otras personas . Fue quien dijo la célebre frase "sólo sé que no sé nada", una declaración de ignorancia pero también de inteligencia, porque el que es consciente de que no sabe y lo reconoce ya está preparando las bases para iniciar la búsqueda de la sabiduría, una búsqueda que nunca tiene final, pues siempre nos quedarán más cosas por aprender, más conceptos que entender, nuevos misterios que desvelar y preguntas que responder. Este hombre se llamaba Sócrates, es considerado como el padre de la filosofía y no nos dejó ninguna obra escrita, porque su propia vida era su mejor obra .

En nuestra época , rodeados de dispositivos electrónicos que durante todo el día nos suministran información, imágenes y sonido , donde el día se confunde con la noche, donde parecen no existir valores absolutos y todo es relativo , donde la coherencia entre el pensamiento y los actos se ha roto y no es difícil encontrar a personas que dicen una cosa y hacen otra con total naturalidad, donde la conveniencia está por encima de los valores, la figura de Sócrates casi resulta tan extraña como la de un extraterrestre en medio de una de nuestras calles y por ello quería dedicarle un artículo del Mentidero. Supongo que no puede ser considerado un tema de actualidad, pero para mi Sócrates es uno de esos seres humanos que nos sirven de referencia y nos iluminan con su pensamiento y su ejemplo  , como otras grandes personalidades de la historia, desde Buda a Cristo , desde Mahatma Gandhi a Martin Luther King. Casi todos ellos pagaron con su vida esa coherencia entre su pensamiento y su forma de actuar  , quizás porque demostraban la miseria moral de los que le rodeaban, de aquellos que se negaban a reconocer que no sabían nada y preferían permanecer ciegos y silenciar la voz de quién les recordaba esa ignorancia poniéndola al descubierto.





Sócrates (469-399 a.C) era poco agraciado físicamente, de baja estatura , ojos saltones, con tendencia a engordar y una nariz respingona, pero no tardó en llamar la atención de otros filósofos de su tiempo por su inteligencia y su capacidad oratoria . Desde sus comienzos defendió que la ignorancia era el mayor mal para el hombre y se enfrentó al relativismo de los sofistas que negaban la existencia de principios universales validos para todos. Una de sus frases era "El mayor de todos los misterios es el hombre." y nunca se cansó de estudiarlo y conocerlo (imagen procedente de http://www.biografiasyvidas.com )




Pero vamos a conocer a Sócrates , a la persona, antes de sumergirnos en su pensamiento, lo que en el caso de Sócrates es difícil, ya que su pensamiento y su vida parecen formar un todo indivisible. Como Sócrates no nos ha dejado ningún escrito todo lo que sabemos sobre su vida y su pensamiento se lo debemos a sus discípulos como Jenofonte (431-354 a.C)  a la que dedicó su obra "Memorables" y, sobre todo, a su  principal discípulo , Platón(428-347 a.C) , quién recoge sus recuerdos de Sócrates en sus obras "Banquete" y "Apología de Sócrates"  y nos ofrece una visión mucho más profunda, rica y humana que la que nos transmite Jenofonte, aunque resulta muy difícil discernir hasta que punto lo que conocemos de las ideas y las palabras de Sócrates corresponden realmente a él o son una proyección del pensamiento del propio Platón que pone en boca del maestro sus propias palabras, aunque la aportación a la descripción de la obra de Sócrates  realizada por Aristóteles (384-322 a.C), que no le conoció pero si convivió durante muchos años con Platón, nos ayuda a delimitar mejor su figura y su filosofía. Además también contamos con la aportación del historiador griego Diógenes Laercio , autor en el siglo III d.C de "Vidas, opiniones y sentencias de los filósofos más ilustres" que es una auténtica enciclopedia de la vida de los principales filósofos griegos.

Precisamente Diógenes Laercio nos cuenta como se hizo Jenofonte  discípulos de Sócrates. Un día, Sócrates se encontró con Jenofonte en una calle de Atenas y después de mirarle fijamente , Sócrates le preguntó "¿Sabes donde venden pescado?" a lo que Jenofonte respondió "Sí, en el mercado" pero Sócrates volvió a preguntar "¿Y sabes donde se hacen virtuosos los hombres?" A lo que Jenofonte respondió que  no lo sabía y entonces Sócrates añadió "Entonces sígueme" . Pero remontemonos en el tiempo. Sócrates nace en el 469 a. C , en la localidad de Alopece, apenas a media hora de Atenas., hijo de Sofronisco , que era escultor, y de Fenarete su madre, que era comadrona . De su infancia poco se puede decir, pero teniendo en cuenta que pertenecía a una familia que sin ser rica si disfrutaba de una posición acomodada habría recibido una educación adecuada,   hasta que a los 18 años realiza el servicio militar. Sócrates,a pesar de su espíritu pacífico y amante del diálogo, mostrará sin embargo una gran habilidad , valor y eficacia como soldado al servicio de su ciudad.

Durante los primeros años de su juventud ayudaría a su padre en las esculturas, y se le atribuye un conjunto dedicado a las Tres Gracias, Aglaya(‘Belleza’), Eufrósine (‘Júbilo’) y Talía (‘Festividades’) que sería colocado en la entrada de la Acrópolis donde permanecería hasta el siglo II a. C. Es descrito como un hombre poco agraciado físicamente, de baja estatura , ojos saltones, con tendencia a engordar y una nariz respingona, pero ,a pesar de ello, no tardaría en llamar la atención por su inteligencia y facilidad de palabra, fijándose en él  otros filósofos como Anaxágoras(500-428 a.C), Damón, y , en particular, Arquelao que convirtió a Sócrates en su amante, o para ser más exacto, en su erómenos. En Grecia las relaciones homosexuales eran muy habituales y como norma general  norma general la homosexualidad griega tenía lugar entre un hombre maduro y de mejor posición social que su amante, recibiendo el nombre de erastés , palabra que puede traducirse por "amante". El erastés, el hombre maduro, se encargaba de cuidar, enseñar y proteger a su joven amado, un adolescente que era llamado erómeno. Estas relaciones denominadas pederásticas , la pederastía se puede traducir por "amor de niño", no hay que verlo en el sentido de hoy en día, la violación y abuso sexual cometido sobre los niños, sino en base a la cultura griega que lo veía como una fase en el aprendizaje del joven.






Equipamiento de un hoplita, la infanteria pesada griega . Las armas y la armadura eran pagadas por el propio  soldado y por ello los que formaban parte de los hoplitas eran ciudadanos con medios económicos suficientes. La armadura pesaba entre 22 y 27 kilos y el escudo podía llegar a pesar entre 8 y 38 kilos. El arma principal era la lanza que alcanzaba los 2,7 metros. Sócrates, aunque era un hombre pacífico y que le gustaba sobre todo el diálogo, demostró un gran valor en combate durante la Guerra del Peloponeso, que terminaría perdiendo Atenas frente a su eterna rival Esparta. Pero además Sócrates también era un hombre con un gran sentido del humor, como lo demuestra esta frase sobre el matrimonio "Cásate: si por casualidad das con una buena mujer,  serás feliz; si no, te volverás filósofo, lo que siempre es útil para el hombre." (imagen procedente de http://www.xyfos.com )




Como os decían antes, Sócrates fue un buen soldado al servicio de Atenas, y a partir de 432 a. C participa en la Guerra del Peloponeso, que se prolongaría hasta el 404 a. C,  en la que las dos potencias de la Grecia de entonces, la propia Atenas y Esparta ,se disputaban la supremacía. Sócrates combatirá como hoplita, nombre que se daba a la infantería pesada griega y era realmente pesada, porque su armadura pesaba entre 22 y 27 kilos , a lo que había que añadir un escudo llamado hoplon, de ahí el nombre de hoplita, con un peso nunca inferior a los 8 kilos y que podía alcanzar los 38 kilos , cubriendo casi todo el cuerpo desde la cabeza hasta la altura de la rodilla, y completaban el equipo de combate con una espada corta y una lanza de unos 2,7 metros a la que llamaban doru. Para formar parte de los hoplitas había que tener una cierta posición económica , ya que el equipo era costeado por el propio ciudadano.

Su primera acción militar es en Potidea , una ciudad al norte de Grecia , y allí demostrará un gran coraje, arriesgando su vida para salvar la de Alcibíades(450-404 a.C), que había sido criado por el gobernante de Atenas , Pericles, después  de quedarse huérfano a los tres años de edad. Alcibíades se convertiría en un destacado general y estratega , pero con sólo 18 años debe la vida a Sócrates, quién en medio del combate le había visto tendido en el campo de batalla , herido, y no vaciló en correr hacia el cuerpo de Alcibíades, cargarlo sobre sus hombros y regresar con los atenienses antes de que fuera capturado por sus enemigos. El propio Alcibíades nos da idea del carácter de Sócrates en el "Banquete" de Platón , donde podemos leer

"Estuvimos juntos en el campamento de Potidea y teníamos el rancho común Para empezar, no sólo era superior a mí en las fatigas militares , sino también a los otros. Cuando teníamos que soportar el hambre , como a menudo sucede en la guerra, todos nosotros no valíamos absolutamente nada en comparación con él. En los convites, en cambio , sólo él se divertía al máximo. No era que lo quisiera, pero cuando se lo forzaba a beber era capaz de derrotar a todos sin emborracharse ni una sola vez. En cuanto a soportar el invierno, que en el norte es tremendo , hacia realmente milagros. Un día había un hielo de espanto; todos se habían guarecido en los refugios y los que salían al aire libre tenían la precaución de envolverse en una increíble cantidad  de ropas y de cubrirse los pies con fieltros y pieles; pues bien , él salió a caminar con su viejo abrigo de siempre y , descalzo, caminó sobre el hielo como si no fuera nada, hasta el punto que algunos soldados pensaron que quería mortificarlos; y como no conseguía llegar a una conclusión, siguió pensando , siempre inmóvil en el mismo sitio, también durante el día. Cuando llego el mediodía, algunos hombres advirtiendo esta actitud extraña, comenzaron a decirse unos a otros "Sócrates está empalado desde el alba en un pensamiento" Por fin ,unos jonios , al caer la noche, ya que aquella vez era verano, llevaron fuera sus yacijas y se pusieron a descansar al aire libre para controlar si se quedaba allí plantado toda la noche. Y allí se quedó hasta que vio amanecer de nuevo"





Archivo:AspasiaAlcibiades.jpg
En esta obra del pintor francés Jean Leon Gerome(1824-1904) titulada " Sócrates buscando a Alcibíades en la casa de Aspasia" representa a Sócrates como amante de Alcibíades buscándolo en la casa de la que había sido una famosa hetaira(prostituta) Aspasia, que luego fue mujer de Pericles . Según Plutarco , Alcibíades "temía y reverenciaba sólo a Sócrates, y despreciaba al resto de sus amantes". Sócrates, más que el amor valoraba la amistad ,decía  "El amigo  ha de ser como el dinero, que antes de necesitarle,  se sabe el valor que tiene"




Sócrates daba la imagen que todos tenemos del sabio distraido, aquel que se olvida de todo lo que hay a su alrededor mientras se encuentra sumido en sus pensamientos , como le sucedía a Sócrates en medio del campamento militar, pero además demostraba su resistencia física, su austeridad , llevando su viejo abrigo de siempre, caminando descalzo  y frugal en la comida y la bebida. Siempre iba vestido de la misma forma , fuera invierno o verano, con una túnica llamada chitón  o un tríbon que era un manto algo más grueso , pero siempre descalzo, pues casi todo le parecía superfluo e innecesario . Una vez exclamó, según nos cuenta Diógenes Laercio, a la vista de un mercado en Atenas "¡Mira cuántas cosas necesitan los atenienses para mantenerse vivos".  Y sin embargo , sabía disfrutar  de la vida al máximo cuando se presentaba la oportunidad como nos decía Alcibíades "en los convites, en cambio , sólo él se divertía al máximo. No era que lo quisiera, pero cuando se lo forzaba a beber era capaz de derrotar a todos sin emborracharse ni una sola vez" Pocas veces como esta se nos presenta tan humana, tan próxima  y a la vez tan extraordinaria la vida de  un gran hombre como Sócrates.

Entre Alcibíades y Sócrates nacería una historia que iba más allá del afecto entre dos camaradas de armas o entre dos amigos. No hay más que leer de nuevo lo que nos cuenta Alcibíades en el "Banquete", sobre sus intentos de seducción de Sócrates que parece que llegaron a  buen puerto:

"Me encontraba , amigos, a solas con él y pensaba que pronto me haría uno de esos discursos que por lo general hace un amante al objeto de su amor cuando se encuentran solos, y por este motivo me sentía lleno de júbilo. Pero sin embargo el tiempo pasaba y no ocurría nunca nada: conversaba conmigo como siempre y, habiendo pasado el día juntos, me dejaba plantado y se iba. Entonces lo invité a hacer gimnasia, esperando que al menos allí podría conseguir que ocurriera algo. Y bien, hacía todos los ejercicios conmigo , y a menudo también la lucha, sin que hubiese nadie presente, pero ¿qué debo decir? No sucedía nada. Viendo que de este modo no lo conseguía, me pareció necesario agredir a este hombre con violencia y no desistir hasta no aclarar el asunto. Y así una noche lo invité a cenar, exactamente como hacen los amantes que tienden una trampa al amado. Pero tampoco de esta forma obtuve nada . Sin embargo, con el tiempo, paulatinamente, se dejó persuadir. Cuando por fin vino a casa , quiso irse inmediatamente después de haber cenado , y yo , sintiéndome un poco avergonzado , lo dejé partir. Pero la noche siguiente preparé otra trampa, y después de haber cenado , me quedé hablando con él hasta entrada la noche. Cuando hizo ademán de marcharse , lo convencí para que se quedara con el pretexto de que era demasiado tarde . Descansaba en un lecho junto al mío. En la habitación no dormía nadie,estábamos solos "     





Archivo:Socrates and Xanthippe.jpg
En este grabado se reproduce una de las famosas escenas conyugales entre Sócrates y Xantipa, su joven esposa de carácter más bien difícil . Contaba Diógenes Laercio que durante una discusión Xantipa perdió los estribos  y le arrojó un cubo de agua sobre la cabeza  y Sócrates dijo "Sabía que el trueno de Xantipa se transformaría antes o después en lluvia"En su vida aplicaba sus palabras "No hagas nada que sea vergonzoso, ni en presencia de nadie ni en secreto. Sea tu primera ley… respetarte a ti mismo."




No deja de sorprender , visto con los ojos de nuestro tiempo, la naturalidad con la que hablaban hace 2400 años de una relación homosexual , y que siglos después, cuando el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano, esta misma conversación habría supuesto la muerte para ambos. No siempre la evolución se realiza en una sola dirección y la historia del ser humano está llena de pasos atrás. Pero al margen de sus aventuras amorosas, Sócrates siguió participando como soldado a lo largo de la Guerra del Peloponeso , como en la batalla de Delio en el 424 a. C y en la de Anfípolis dos años después. Ya con los cincuenta años cumplidos Sócrates decide casarse con Xantipa o Jantipa, nombre que significa en griego "caballo rubio", y parece que a la joven Xantipa, que debía de ser bastante más joven que el filósofo, no le iba mal el nombre en cuanto a su tozudez y mal genio

Sócrates siempre había sido contrario al matrimonio  y era célebre una de sus frases en respuesta a un joven que le preguntaba si debía casarse o no, a lo que el filósofo respondió "Haz como te plazca;de todos modos , en ambos casos te arrepentirás" Parece que Sócrates se habría casado principalmente por tener descendencia, pero lo que nos ha llegado hasta nosotros es el mal carácter de su esposa , aunque Sócrates debió quererla y llegaría a tener tres hijos con ella   , Lámprocles, Sofronisco y Menexeno . También habría que ponerse en la piel de Xantipa, pues Sócrates, como muchos genios, no era un hombre práctico, no trabajaba para traer un salario a casa y no resolvía los problemas de la vida cotidiana. En cuanto a Sócrates, respondió así a Alcibíades cuando este le preguntó como podía soportar el mal humor y el carácter áspero de Xantipa "A veces, vivir con una mujer de su tipo puede ser útil como domar un caballo furioso: después uno se encuentra más preparado para afrontar a sus semejantes en el ágora. Y además, que quieres que te diga, ya me he acostumbrado: es como sentir el ruido incesante de un cabrestante". Vamos, que al bueno de Sócrates, cuando oía a su mujer hablar era como si oyera llover, sentía el sonido pero no escuchaba sus palabras, al menos así me lo imagino.

Aristóteles apuntaba una realidad familiar algo más compleja que la que encontramos en  Diógenes Laercio , pues Aristóteles nos dice que tenía un segundo hogar  con una mujer llamada Mirto con la que habría tenido a dos de sus hijos, Sofronisco y Menexeno mientras que Lámprocles si sería hijo de Sócrates y Xantipa.  Pero después de esta incursión en la vida privada de Sócrates ahora debemos conocer en que consistía su pensamiento , que en realidad es una proyección de su propia vida,pues vivía como pensaba o a la inversa. Podemos decir que el protagonista de su filosofía es el hombre , y raro era el ateniense que no se vio en algún momento atrapado en las redes dialécticas de Sócrates , como nos lo cuenta Platón "Todo aquel a quién Sócrates se aproximaba y comenzaba a hablar con él, cualquiera fuese el tema de la conversación, no podía  ya marchar sin antes haber dado cuenta de sí " ,




DOCUMENTAL SOBRE LA VIDA DE SÓCRATES

Para completar la información del artículo creo que os puede interesar este documental sobre la vida de Sócrates que además es el único que he encontrado en castellano











En ocasiones debía resultar muy enojoso , pues a casi nadie nos gusta que se nos acerquen por la calle para hacernos preguntas que descubran nuestra ignorancia o pongan en cuestión nuestras ideas, pues eso es lo que hacía Sócrates, descubrir el arsenal de ideas recibidas, de tópicos, de prejuicios que habitan en nuestra mente y sobre los que nunca nos detenemos a cuestionar su autenticidad, su verdad.  Dice Diógenes Laercio que en ocasiones, "sus interlocutores, para poder librarse de él , la emprendían a golpes de puño y le arrancaban los cabellos" Para Sócrates el único objeto digno de interés de estudio era el ser humano y cuando le insinuaban que dirigiera su interés hacia la naturaleza como hacían  la mayoría de pensadores de su época respondía "¿Pero que pueden enseñarme a mí los árboles y el campo, cuando la ciudad pone a mi disposición todos los hombres que quiero y todos ellos son tan instructivos?" Viendo sus respuestas , desde luego Sócrates debía ser un hombre con un gran sentido del humor , alguien que muchos sentimos como un amigo a pesar del tiempo que nos separa.

Sócrates desarrolló su pensamiento en buena parte como un rechazo a los sofistas, para los que no existen verdades definitivas y universales, para ellos todo es relativo y con palabras de hoy diríamos que todo dependen del cristal con que se mira, de la circunstancia . Las cosas no serían buenas o malas de por sí, igual que la justicia o la verdad no serían términos absolutos , sino opinables, relativos. Podemos decir que en nuestros días la sociedad está impregnada de este pensamiento relativista donde no hay unos principios universales validos para todas las culturas y para toda la humanidad. Sócrates no pensaba eso y dirigió sus esfuerzos a hallar esos principios  universales y para ello se sirve de la mayéutica. Tranquilos , no os asustéis por la palabra  que en ocasiones nos impide seguir adelante . Imaginaos que hay algo oculto en una habitación y para hallar lo que queremos primero tenemos que quitar todos esos muebles. Los muebles serían las ideas recibidas , los prejuicios, las supersticiones que habitan en nuestra mente y ese algo oculto que queremos buscar serían una verdad universal.

Para eliminar esos muebles  que ocupan nuestra mente Sócrates se vale de una herramienta que en su honor es conocida como  "ironía socrática" . La  ironía es una palabra nacida en Grecia  que significa "interrogar con disimulo" y ni mas ni menos eso es lo que hacía Sócrates. Fingiendo ignorancia e inocencia Sócrates iba haciendo preguntas a sus vecinos y poco a poco lo que antes eran certezas se convierten en incertidumbres, en dudas que abren el camino hacia el verdadero conocimiento. De esta forma , Sócrates derribaba los prejuicios que existen en la mente para sacar a la luz el conocimiento, la verdad. Por eso no quiso dejar su obra por escrito, porque en realidad lo escrito , según Sócrates, ya esta muerto y el que lo lee sólo recibe una idea que no es propia sino de otra persona. En el "Fedro" de Platón , Sócrates lo explica con estas palabras "La escritura es semejante a la pintura . Así como las figuras pintadas no hablan cuando las interrogas , del mismo modo, las palabras escritas no saben responder sino siempre del mismo modo, el elegido por el autor cuando ha escrito el libro"




De izquierda a derecha Sócrates, Platón y Aristóteles, los tres grandes nombres de la filosofía griega y los cimientos sobre los que se sostiene el mundo de la filosofía occidental. Sin embargo, Sócrates no nos dejaría ningun texto escrito y lo que conocemos se lo debemos a Platón , a Jenofonte y a Aristóteles . Sócrates amaba la ciudad porque en ella se hallaban los hombres, su objeto principal de estudio a diferencia de otros filósofos griegos que se centraban en el estudio de la naturaleza . También tenía claro que es lo que causaba el mal del hombre, la ignorancia. Decía  "La verdadera sabiduría está en reconocer la propia ignorancia."(imagen procedente de http://www.portalplanetasedna.com.ar )




Sócrates intenta en todo momento que pensemos por nuestra cuenta , que las ideas surjan de nosotros. Él mismo definía así su labor "Mi trabajo de partero se asemeja en todo al de las comadronas, sólo que ellas actúan sobre las mujeres y yo sobre los hombres, ellas sobre los cuerpos y yo sobre las almas". Estas verdades que extrae una vez eliminado todo lo demás es lo que conocemos como "lo universal", un principio común y valido para todos , con independencia de las circunstancias. La bondad, la justicia, la verdad no pueden ser relativos sino que tiene que existir un principio universal  . Y el otro elemento que integra su pensamiento es el Dáimon, que con los ojos de hoy en día lo podríamos considerar como un sexto sentido o una muy desarrollada naturaleza intuitiva . Así lo  explicaba el propio Sócrates "Es como una voz que tengo en mi interior desde niño, y que, cada vez que se deja oír , lo hace siempre para disuadirme para hacer algo , nunca para hacerme actuar. En particular , me desaconseja que me ocupe de política"

He dicho en varias ocasiones en este artículo que la vida de Sócrates fue siempre plenamente coherente con sus pensamientos y convicciones. Y no dudaba en demostrarlo aún poniendo en riesgo su propia vida, como cuando recibió la orden del jefe de gobierno de Atenas durante el conocido como gobierno de los Treinta Tiranos en el año 404 a. C, un régimen que había acabado con la democracia en Atenas, y la orden recibida era detener a uno de los partidarios de la democracia, llamado Leonte, que había huido, apresarlo y llevarlo de vuelta a la ciudad para ser ejecutado. Como Sócrates creía en la democracia y no estaba de acuerdo con los Treinta Tiranos ni quería participar en la muerte de Leonte por considerarla injusta se negó a obedecer lo que en aquella ocasión pudo haberle costado la muerte. Sobre ello Sócrates diría "Y yo entonces hice ver a los atenienses que nada me importaba la muerte, mientras que mucho me importaba no cometer injusticia o impiedad contra Leonte" Sócrates les acaba de dar una lección de coherencia, de fe en sus ideas y en lo que consideraba justo defendiéndolo hasta las últimas consecuencias, incluso con su propia vida.

Esta actitud en defensa de la justicia, incansable en la búsqueda de la verdad, causaba el malestar de muchos que le consideraban un presuntuoso, que le envidiaban en secreto por su capacidad de desmontar todos sus argumentos y demostrarles que lo que creían saber no era sino ignorancia . Las personas no suelen aceptar demasiado bien que les demuestren que están equivocados, que sus pensamientos son erróneos, que aquello que dicen saber en realidad no lo saben por si mismos sino que son ideas recibidas que nunca han cuestionado. Bien lo definía el escritor francés François de la Rochefoucauld cuando escribía "Los espíritus mediocres suelen condenar todo aquello que está fuera de su alcance" Sócrates se hallaba fuera de su alcance intelectual , pero no se hallaba a salvo de la envidia ni de las leyes . En el año 399 a. C Sócrates es acusado de impiedad , es decir, de cometer un acto sacrílego despreciando a los dioses y a la religión del Estado





Archivo:Prisión de Sócrates.JPG
La supuesta prisión donde estuvo detenido Sócrates en la colina Pnyx . Fue juzgado por una denuncia de impiedad y donde la acusación fue dirigida por un poeta resentido por las palabras de Sócrates, Meleto, que luego hallaría la muerte cuando el pueblo de Atenas se arrepintió de haber acabado con la vida de Sócrates. Una injusticia, pero Sócrates la soportó respentando el resultado del juicio y rechazando fugarse para no violar las leyes de Atenas. Diría "Es peor cometer una injusticia que padecerla porque quien la comete se convierte en injusto y quien la padece no."




 Platón y Jenofonte nos dejaron el relato tanto de su juicio como de los últimos momentos de Sócrates, que nos demuestran una vez más la grandeza del filósofo , que ni siquiera para salvar su vida quiso traicionar sus ideas y se mantuvo coherente con ellas. No puedo en el espacio de este artículo más que hacer un resumen dolorosamente breve . Pero vayamos sin más a la sala donde se celebra el juicio contra Sócrates, donde un poeta llamado   Meleto hará la acusación :

"¡Jueces de Atenas!Yo, Meleto, hijo de Meleto, acuso a Sócrates de corromper a los jóvenes de corromper a los jóvenes, de no reconocer a los dioses que la ciudad reconoce, de creer en los dáimones y de practicar cultos religiosos extraños a nosotros. Yo Meleto, hijo de Meleto, acuso a Sócrates de inmiscuirse en cosas que no le atañen ; de investigar sobre lo que hay bajo tierra y lo que hay sobre el cielo y de discurrir con todos y acerca de todo , intentando siempre hacer aparecer como mejor la razón peor.¡Por estos delitos solicito a los atenienses que se lo envíe a muerte!"

Y a esta acusación responde  ahora  Sócrates

"Quiero contaros un extraño episodio que le ocurrió a Querefonte, un queridísimo amigo mío desde la juventud. Un día se marchó a Delfos y osó hacer al oráculo esta extraña pregunta "¿Hay alguien en el mundo más sabio que Sócrates?" ¿Y sabéis qué respondió Apolo Pitio? "No hay nadie en el mundo más sabio que Sócrates" Imaginaos mi sorpresa cuando Querefonte me relató la respuesta.¿Qué habrá querido decir e dios ?Yo sé que no sé ni poco ni mucho, y desde el momento que el dios no puede mentir , me pregunto ¿Qué habrá escondido bajo el enigma? Y para comprender el mensaje del dios me puse en acción y fui a ver a uno de esos que tienen fama de ser sabios. No os diré el nombre, atenienses: basta con saber que era uno de nuestros políticos.Y  bien, este buen hombre me pareció, sí , que tenía aire de sabio, pero que , en realidad, no lo era en absoluto."

"Entonces procuré hacérselo entender y él, por esta causa, me cobró odio.Inmediatamente después fui a ver algunos poetas: cogí sus poesías , o al menos los que me parecían mejores, y  les pregunté qué querían decir . Ciudadanos..., me da vergüenza deciros la verdad...¡Quién peor razonaba sobre una composición poética era justamente su autor! Después de los políticos y los poetas me dirigí a los artesanos  y ...¿a que no adivináis qué descubrí? Que ellos, conscientes de ejercer bien su profesión, pensaban que eran sabios también en otras cosas, incluso más importantes y difíciles. A esa altura comprendí lo que había querido decir el oráculo "Sócrates es el más sabio de los hombres porque es el único que sabe que no sabe" Entretanto, sin embargo, me había atraído  el odio de los poetas, los políticos y de los artesanos ; y no es casualidad que hoy me vea acusado en el tribunal por Meleto que es un poeta, por Anito que es un político y artesano,  y por Licón que es un orador."


Después de un intercambio dialéctico con Meleto que no tengo espacio para reproducir, termina su discurso con las siguientes palabras

"Tal vez, Anito(Anito era uno de los acusadores) podría apaciguarte si prometiera marchar al exilio y no hacerme ver más por aquí. Pero créeme: obedecería sólo para hacerte un favor, dado que en verdad estoy convencido de que eso dañaría mucho a los atenienses. En cambio, no dejaré de estimularos , de persuadiros, de reprocharos uno por uno, de no daros tregua todo el día, donde sea que os halléis , como un tábano que pica los flancos de una yegua de buena caza que quiere dormir , porque eso es lo que me pide el dios Apolo. Ciudadanos, la yegua de la que estoy hablando es Atenas , y si me condenáis a muerte no encontraréis tan fácilmente otro tábano que pueda mantener despierta vuestra conciencia. Ahora, basta: las razones que podía deciros ya las he dicho . En este momento debería hacer entrar los amigos , los parientes  y mis hijos más pequeños para invocar vuestra piedad, según es costumbre de muchos. Yo también tengo familia, tengo tres hijos, pero no os lo muestro porque está en juego mi reputación y la vuestra. El juez no debe indultar a quien lo conmueve , sino que debe sólo hacer caso a las Leyes"

Después de votar la sentencia, Sócrates es condenado a muerte por 280 votos a favor de la muerte y 220 en contra. Pero en Atenas el condenado tenía la posibilidad de ofrecer una pena alternativa, normalmente una importante suma de dinero con la que salvaba la vida , pero Sócrates responde a esto "¿Una pena alternativa? ¿Y que he hecho para merecer una pena? Durante toda la vida he descuidado mis intereses personales, mi familia y mi casa. Nunca he aspirado a mandos militares  ni a honores públicos . No he participado en conjuras ni en otras formas de sedición. ¿Qué penas corresponden a quien ha hecho esto? No quisiera equivocarme, pero creo tener derecho sólo a un premio, el de ser alojado y mantenido en el Pritaneo( era un edificio sagrado donde vivían los campeones olímpicos a costa del estado) a expensas del Estado"




Archivo:David - The Death of Socrates.jpg
En esta pintura del pintor francés Jacques Louis David(1748-1825) titulado "La muerte de Sócrates" se representa los últimos momentos del filósofo después de beber la copa que contenía la cicuta que iba a acabar con su vida. Durante todo el tiempo que duro el proceso de su muerte mostró serenidad y una presencia de ánimo que no tenían sus discípulos y amigos. El propio Platón no acudió alegando sufrir unas fiebres, quizás porque no se veía capaz de soportar esta escena . Decía  "Las penas de la vida deben consolarnos de la muerte." 




Estas últimas palabras le perderían, porque los atenienses las consideraron como un ejemplo de soberbia y en una nueva votación fue condenado a muerte por 360 votos a favor y sólo 140 en contra. Sócrates se despide de sus ciudadanos con estas palabras que muestran  una vez más su grandeza

"Ciudadanos atenienses , temo que hayáis asumido una gran responsabilidad ante la polis. Era viejo, bastaba con esperar y la muerte habría llegado por sí misma, , de modo natural. Actuando así no tenéis ni siquiera la seguridad de haberme castigado. ¿Sabéis por ventura que es morir? Con seguridad , una de estas dos cosas, o un caer en la nada, o transmigrar a otra parte. En la primera hipótesis , creedme, la muerte podría ser una gran ventaja; no más dolores , no más sufrimientos; en el segundo caso, en cambio , tendría la suerte de encontrarme con muchísimos personajes excepcionales. ¿Cuánto pagaría cada uno de vosotros por hablar cara a cara con Orfeo, con Museo, con Homero o con Hesíodo?¿O con Palamedes y con Ayax de Telamón, que murieron ambos por haber sido tratados de manera injusta? Pero ha llegado la hora de partir: yo a morir y vosotros a vivir. Quién de nosotros ha tenido mejor destino es oscuro para todos, fuera de los dioses"

La envidia, la mediocridad, el rencor, la ignorancia ciega habían vencido sobre la razón de Sócrates, pero hoy sabemos que a pesar de hallar la muerte , el destino fue oscuro para sus verdugos no para Sócrates, cuyo nombre sigue hoy vivo entre todos nosotros, como el padre de la filosofía, de la búsqueda de la verdad y como ejemplo de humildad, de coherencia y de integridad moral . Si hay personajes de la historia a los que podemos  admirar sin reservas, Sócrates se encuentra sin duda entre ellos. Pero voy a silenciar mi voz en este artículo para que sea el relato que Platón recogió en el "Fedón" sobre la muerte de Sócrates el que lo cierre. Espero haberos transmitido la grandeza de este hombre y como al final , aunque en aquel momento la victoria fue de las almas mezquinas que lo acusaron y condenaron , suya fue la victoria final, al alcanzar su nombre y  su pensamiento la inmortalidad mientras los de los demás se perdían en la oscuridad de la historia. Añadir que días después, los atenienses se arrepintieron de la decisión que habían tomado y condenaron a Meleto,el que había acusado a Sócrates, a muerte y a sus otros dos acusadores, Licón y Anito, al destierro. Pero para Sócrates ya era tarde.

Ojalá en nuestros días la voz de Sócrates se escuchase con mas fuerza porque significaría que escuchamos la voz de la razón, la de la búsqueda del conocimiento y de la verdad, pero por desgracia seguimos escuchando sobre ella la voz de sus verdugos, esos que creen saber, que creen estar en posesión de la verdad, que creen estar por encima de las dudas y la incertidumbre pero que en realidad son los más ignorantes de todos , porque no saben que no saben nada. Y lo más doloroso es que muchas de esas personas son las que toman las decisiones en el mundo determinando nuestras propias vidas y la vida en este planeta. Pero es una opinión personal, y el protagonista es Sócrates, así que me retiro por hoy y dejo que sea Platón el que nos narre sus últimos momentos, cuando se hallaba en su casa con sus amigos , preparado para beber la cicuta, el veneno que acabaría con su vida. Poco antes había rechazado un plan de fuga porque consideraba que si salvaba su vida quebrantando la ley que le había condenado, aunque esta fuera injusta, estaría actuando en contra de lo que siempre había defendido. Por cierto, Platón no estuvo presente en los últimos momentos de su maestro, alegando estar postrado en cama por fiebres. Pero aquí está Sócrates que acaba de hablar a sus amigos,  escuchemos sus palabras

"Cuando Sócrates acabó de hablar dijo Critón  "No tienes nada , Sócrates, que encargarnos a mí y a los demás acerca de tus hijos o de cualquiera otra cosa en que pudiéramos complacerte?"
- Nada más Critón que lo que siempre os  he recomendado , esto es, a mi familia y a vosotros, aunque no me prometáis nada en estos momentos; pero si os descuidáis y no seguís el camino que acabamos de decir cuantas protestas y promesas pudierais hacerme hoy servirían de muy poco.
- Haremos cuanto esté en nuestro poder-respondió Critón- para conducirnos así, pero ¿como quieres que te enterremos?

- Como os plazca, si es que podéis cogerme y no me escapo de vuestras manos. Me es imposible persuadir a Critòn de que soy el Sócrates que habla con vosotros y que arregla todas las partes de su discurso ; se imaginan que yo soy el que va a ver muerto al instante y me pregunta cómo va a enterrarme. De manera que todo este largo discurso que acabo de hacer para probaros que en cuanto haya bebido el veneno ya no estaré con vosotros, sino que os dejaré para gozar de la felicidad de los bienaventurados, lo he dicho en vano para Critón, como si no hubiera hablado más que para vuestro consuelo y el mío. Os ruego, pues, que seáis mis fiadores respecto de Critón, pero de un modo contrario a aquel con que quiso ser el mío cerca de los jueces , respondiendo por mí de que no me escaparía. Responded por mí  vosotros , os lo ruego , de que apenas esté muerto me iré , a fin de que el pobre Critón soporte más dulcemente mi muerte,  y que al ver quemar mi cuerpo o enterrarlo no se desespere como si yo sufriera grandes males y diga en mis funerales: que expone a Sócrates, que se lleva a Sócrates y que entierra a Sócrates. Porque es preciso que sepas, mi querido Critón, que hablar impropiamente no es sólo cometer una falta en lo que se dice, sino que hace daño a los demás. Hay que tener más valor y decir que es mi cuerpo el que entierras y entiérralo como te plazca y del modo que juzgues mas conforme a las leyes"


Critón, al oír esto , hizo una seña al esclavo que estaba cerca , y éste se marchó y volvió, al cabo de poco, con aquel que tenía que dar el veneno a Sócrates y que lo traía ya preparado en una copa . Sócrates al verlo ,dijo así:

"- Amigo, ¿qué hay que hacer, tú que entiendes de esto?
- Lo único que conviene - dijo el otro- es que después de beberlo, te pasees un rato hasta que sientas pesadez en los miembros . Entonces te acuestas y la bebida actuará por sí sola.


Y mientras lo decía, dio la copa a Sócrates , el cual la cogió y , sereno, sin inmutarse ni temblar, ni cambiar de color ni de semblante , sino mirando al hombre hacia arriba , como un toro, según tenía por costumbre, díjole

"- Deseo preguntarte si con esta bebida procede hacer alguna libación a los dioses o no.
- En realidad - respondió aquel hombre- , solemos preparar la copa con solo la cantidad necesaria..
- Comprendido -repuso- , pero al menos se podrá , y así se debe, elevar una oración a los dioses para que sea feliz el viaje desde acá hasta allá; así se lo suplico, y que así sea.

Y después de decir esto , bebió fácil y serenamente de un solo sorbo , hasta el fondo. Hasta aquel momento habíamos conservado cierto dominio de nosotros para contener las lágrimas , pero en cuanto vimos que ya había bebido, lo perdimos. A pesar de mis esfuerzos , se me saltaron las lágrimas y hube de cubrirme  con mi mano para desahogarlas, llorando por mí mismo , antes que por él, pues era mi desgracia lo que me privaba de tal amigo. Critón, al no poder frenar el llanto, se había levantado y marchado , y Apolodoro , que durante el rato antecedente no había parado de llorar, prorrumpió en tales gritos de ira y pesar que nos alteró a todos menos a Sócrates. Dijo éste entonces:

"-¿Qué hacéis, hombres sorprendentes? Precisamente he dejado fuera a las mujeres sobre todo para evitar estas desmesuras . He aprendido que se debe morir con dignidad y pido algo de calma y valor"

Nos avergonzamos al oírlo y reprimimos el lloro. Sócrates andaba de un lado para otro y en esto avisó que sentía ya pesadas las piernas y en seguida se acostó con los pies en alto, como le había prescrito aquel hombre. Este se le acercó, lo palpó y fue reconociendo de rato en rato sus pies y sus piernas. Le apretó fuertemente un pie y le preguntó si sentía algo , y Sócrates dijo que no. Lo repitió en las piernas y sucesivamente  nos fue haciendo ver que Sócrates se iba enfriando y quedando inmóvil. Lo volvió a tocar y dijo que cuando el efecto le llegara al corazón, sería el momento de su viaje. Ya tenía casi frío el vientre, y  Sócrates, destapándose , pues se había tapado antes, dijo estas palabras, últimas que pronunció:

" Critón , debemos a Esculapio el sacrificio de un gallo , así que pagadlo y que no se os olvide.
- Lo haré -respondió  Critón - y mira si tienes algo más que encargarme.
Él ya no contestó a esto, sino que rebulló , después de unos instantes, y en seguida el hombre lo destapó. Tenía fijos los ojos , y Critón le cerró los ojos y la boca. Este fue el fin de nuestro amigo, podemos decir que el hombre mejor de su tiempo que conocimos, el más prudente y más justo"

Sócrates, el hombre, había muerto, pero su espíritu, sus ideas, su ejemplo comenzaban una nueva vida que hoy sigue aquí, en nuestro mundo, guiando a todos aquellos que aman  el conocimiento y la justicia , a los que creen en  la búsqueda de la sabiduría y la verdad . Sus verdugos hoy están muertos y olvidados, Sócrates sigue vivo en todos nosotros.




El Mentidero de Mielost en Facebook :
 https://www.facebook.com/ElMentideroDeMielost


5 comentarios:

Anónimo dijo...

NUNCA HABIA LEIDO NADA ACERCA DE SOCRATES. ALGUNOS DE TUS ARTICULOS SIEMPRE ME MOVILIZARON A PREGUNTARME ACASO NO SOMOS TODOS SERES RAZONABLES?, A VECES TANTO EN LA HISTORIA COMO EN LA ACTUALIDAD SUCEDEN TANTAS INJUSTICIAS, QUE CON USAR LA RAZON, EL RAZONAMIENTO, LO OBVIO HARIA QUE DEJE DE EXISTIR TANTA MALDAD TANTO EGOISMO...
LA POSTURA DE SOCRATES ANTE SU CONDENA ME HIZO ACORDAR AL ARTICULO DE MANDELA, COMO QUE LES ENCONTRE CIERTA RELACION O PARECIDO EN CUANTO A LA POSTURA FRENTE A LA CONDENA,LOS DOS MANTENIENDO SUS IDEALES...
CAMBIANDO DE TEMA, HACE TIEMPO DIJISTE QUE IBAS DEDICAR ARTICULOS A LOS GRANDES DESCUBRIDORES, BUENO NADA QUERIA HACERTE RECORDAR POR LAS DUDAS DE QUE TE HAYAS OLVIDADO. BUENO COMO SIEMPRE GRACIAS POR TUS ARTICULOS OJALA NUNCA TE ABURRAS DE ESCRIBIRLOS!

christian mielost dijo...

Hola!!ya echaba de menos tus comentarios.Gracias por seguir leyendo los artículos . Tienes razón en cuanto al parecido entre la postura que adoptaba Sócrates y la de Mandela, pero porque ambos eran hombres integros que creían en la justicia y además eran personas bondadosas, de las que tratan de no juzgar a los demás y están siempre dispuestos a perdonar.Tranquila que no me olvido de los grandes descubridores, pero la actualidad no me ha dejado estos días.Pero ya estoy preparando uno. Y en cuanto a aburrirme, de escribir no me aburriré nunca, es lo que más me gusta. Quizás no siempre disponga de tiempo para escribir uno al día como ahora, pero el Mentidero espero que siga mucho tiempo con vida
Gracias por seguir ahí!!

Y mate amargo dijo...

Lamentable o afortunadamente (depende del caso) el uso de la razón es lo que ha llevado al ser humano a hacer las cosas que hace. Preguntate como sería el mundo si no existiéramos y solo hubiera animales. NO SERÁ LA RAZÓN LA QUE NOS SALVE...

christian mielost dijo...

Gracias por la lectura del artículo y el comentario Y mate Amargo. Tienes toda la razón en cuanto a que en nombre de la razón se han cometido grandes crímenes. En realidad, yo lo veo desde el punto de vista de la sabiduria no sólo como el uso de la razón sino del conjunto de virtudes del hombre,como la honestidad,la bondad o la generosidad. Creo que es lo que representa Sócrates, el triunfo de la sabiduria, que se diferencia de la razón en que la razón es fría,la sabiduria tiene corazón. Una vez más muchas gracias por tu comentario

Anónimo dijo...

CHE MATE AMARGO TE COPASTE NO?,
YO SI CREO QUE LA RAZON NOS VA A SACAR ADELANTE...
LA SEGUIMOS POR CHAT ES LARGO EL TEMITA...

Famosos