lunes, 22 de noviembre de 2010

SECUESTRADOS POR EL MERCADO

"Secuestrados por el mercado" , así es como define el que fuera director general de la UNESCO, Federico Mayor Zaragoza, la situación por la que está atravesando el mundo  y Europa en particular durante  los últimos años, y que estos días se ve agravada por la situación de Irlanda y Portugal , ahogadas por deudas públicas y desempleo.

Si, somos rehenes del mercado porque en Europa ,y en la mayor parte del mundo, ya no se habla de ideologías, ni de principios éticos, valores morales o democráticos, se habla de dinero, porque el mercado se ha convertido en el único valor de referencia al que hay que subordinar cualquier otra consideración, el becerro de oro al que todos adoran . En las reuniones del G-20 , unos pocos hombres deciden nuestro destino a puerta cerrada y sin que podamos abrir la boca para expresar que es lo que piensan los pueblos a los que dicen representar y , por lo visto, no cuentan con nosotros porque tampoco las decisiones que toman van encaminadas a mejorar nuestra vida sino a salvar eso tan abstracto que llamamos "sistema".

¿Cuando empezó la crisis? Cuando grandes entidades financieras empezaron a correr peligro de quebrar por culpa de sus oscuras operaciones especuladoras, con las que durante años sus directivos se enriquecieron a costa de convertir en cautivos a millones de personas. No se puede llamar más que cautivos, o esclavos si lo preferís, a tantas personas que han hipotecado sus vidas para cumplir el sueño de adquirir un piso cuyo precio había sido inflado hasta limites absurdos por el mercado, o a invertir en productos financieros que les aconsejaban los bancos por ser muy rentables cuando ni los propios empleados de la banca entendían lo que estaban ofreciendo. Los bancos les concedían los prestamos aunque se tratasen de cantidades imposibles para sueldos tan pequeños . Si la racionalidad hubiese funcionado, los bancos no habrían concedido aquellos prestamos y eso habría hecho que los pisos no hubieran aumentado sus precios de forma casi ilimitada, alimentando la especulación y la corrupción tanto privada como pública, y se habría evitado que la gente se pusiera una soga alrededor de su cuello.

Pero la burbuja , que todos conocían y eran conscientes de que antes o después estallaría, favorecía a la banca, a las constructoras, a los especuladores de bolsa, a las administraciones públicas que veían aumentar sus ingresos en forma de recalificaciones de suelos y de impuestos de bienes inmuebles, a costa de una sociedad que se iba endeudando muy por encima de su capacidad de pagar.

Entonces,hace ya más de dos años, la burbuja estalló como todos sabemos. Los bancos amenazaban hundirse, el pánico se extendió en los mercados. ¿Cuál fue la solución?Salvar a los culpables de aquella situación, a las entidades financieras , inyectando dinero público, el dinero de todos nosotros . Es tan perverso pensar que todos aquellos que durante años se enriquecían con sus bonos, con sus acciones preferenciales, con repartos de beneficios multimillonarios, eran ahora salvados por el dinero de la gente a la que ellos mismos han endeudado para toda su vida.

Federico Mayor Zaragoza

Pero este efecto perverso no acaba aquí, siendo ya de por si perverso que los beneficios de la empresa privada se los repartan los dueños de la empresa pero las pérdidas las paguemos todos, porque el daño colateral es aún peor. Los miles y miles de millones desembolsados por los estados para cubrir los agujeros creados por estos "expertos financieros", han endeudado ahora a las naciones , creando déficit descomunales . Y de nuevo aparecen los entes abstractos, los mercados, que después de haber sido salvados ahora dicen que esas deudas no son viables, que no se pueden consentir y obligan a los gobiernos a recortar gastos para reducir la deuda. Y, claro, los que sufren ese recorte de inversiones, los que padecen la merma de sus derechos laborales, la rebaja de los salarios, el desempleo por la falta de nuevas inversiones, somos los mismos que fueron conducidos a la trampa por los mercados para endeudarse.

Resultado final de la ecuación, los mercados y sus entidades financieras  han sido salvadas con el dinero de todos para que puedan seguir prosperando y sus dueños viviendo en la riqueza, mientras que millones de personas son sacrificadas en el altar del mercado abocadas a un futuro de pobreza donde solo reciben mensajes de sacrificio cuando ya no tienen forma de sacrificarse más. Por eso acierta Federico Mayor Zaragoza cuando nos dice que estamos secuestrados por el mercado.

Pero el cambio tiene que llegar, y tiene que llegar no desde arriba ¿como van a cambiar el sistema los que se benefician de él?¿los que antes eran ricos y ahora lo son aún más? No, el sistema tiene que cambiar desde abajo, a través de nosotros , de los ciudadanos a los que nadie nos pregunta la opinión, a los que apenas nos consideran un número en sus estadísticas. Pero somos mucho más que un número, somos los que hacemos funcionar todo su entramado económico, somos la base del sistema, y si nosotros queremos , el sistema dejará de funcionar. En realidad, sin nosotros no son nada, lo único que tenemos que hallar es la forma de hacer oír nuestra voz .Ya se que no es un problema baladí, yo no se como podemos hacerlo, pero es posible y no debemos aceptar la situación actual como si fuera una realidad irreversible, porque no es así, es lo que quieren que creamos.

Eric Cantona /Imagen procedente de talksport.com )


Eric Cantona ha propuesto sacar el dinero de los bancos el día 7 de diciembre. Si se hiciese, todo el sistema bancario mundial se colapsaría, todos sus artificios financieros no valdrían entonces para nada y les forzaríamos a tenernos en cuenta. Quizás sea una iniciativa imposible de llevar a cabo, pero es un primer intento y ese , en mi opinión, es el camino que deberíamos seguir. ¿Queremos una Europa de los pueblos basada en unos valores sociales y morales justos,  o lo que deseamos es una Europa de mercaderes donde vivamos para engordar a ese grupo reducido de hombres que creen gobernar nuestro mundo?

No lo olvidéis nunca, aunque no lo parezca , la fuerza la tenemos nosotros. Como escribió George Orwell "en tiempo de mentiras , contar la verdad es un acto revolucionario"

El Mentidero de Mielost en Facebook :
Famosos