jueves, 25 de noviembre de 2010

MUJERES MALTRATADAS: NO LA GOLPEES NI CON UNA FLOR

 Hoy se celebra , si se puede emplear esta palabra cuando se trata de un tema tan doloroso, el Día Internacional contra la Violencia de Género.Aunque no quiero perderme en la discusión de si algunas palabras son o no acertadas,  el lenguaje es muy importante, porque sirve para definir de  lo que estamos hablando y de que se trata el problema. Los nazis alemanes no hablaban del exterminio del pueblo judío sino de una solución final, los eufemismos siempre fueron muy peligrosos y la palabra género me parece un eufemismo, porque la violencia de la que estamos hablando tiene un orígen menos neutro de lo que da a entender dicha palabra. Si queremos llamar a las cosas por su nombre tendremos que emplear las palabras violencia machista o violencia masculina.

Campaña institucional contra los malostratos
 
Aunque los números por si solos no pueden mostrarnos la tragedia de cada caso de malos tratos si sirven para darnos cuenta de la magnitud del problema. En Madrid , durante este año 2010 que aún no ha finalizado, han sido asesinadas por sus parejas cinco mujeres, 121 se hallan en grave peligro de ser agredidas, 2482 viven amparadas por órdenes de protección y se han presentado 8.458 denuncias por violencia machista , casi un 13% más que el año pasado. Esto a nivel de la comunidad de Madrid, porque a nivel nacional el número de asesinadas este año alcanza ya las 64 mujeres.

Es difícil dilucidar si estas cifras son un progreso en relación a otros tiempos o no. Quiero pensar que un número tan elevado de denuncias no se debe al aumento de la violencia masculina, sino a que las mujeres están perdiendo el miedo y la sensación de desamparo que antes tenían, para dar a conocer los abusos de las que son victimas. La mujer ha sufrido esta opresión desde los inicios de nuestra cultura occidental. Y como suelo decir, para entender la situación de la mujer en la actualidad, tenemos que mirar, aunque sea brevemente, a nuestro pasado, donde nació la noción de inferioridad de la mujer , fuente de todo el sufrimiento que ha tenido que padecer a lo largo de la historia.

En la Grecia cuna de la democracia, en la Grecia de los filósofos que pusieron los cimientos de nuestra cultura, la mujer ocupaba una posición marginal en la sociedad, limitándose su función a dar hijos al marido y estando privada de todo derecho. En Atenas, la más culta y civilizada de las polis griegas, las mujeres no podían votar pero además debían vivir recluidas en sus casas y sólo aquellas que nadie hubiese visto jamás en la calle podían ser consideradas respetables, las demás recibían la consideración de prostitutas. Aristóteles, en cuya filosofía se basaría gran parte del conocimiento de la Europa medieval, escribió en su libro "Política"

"Tratándose de la relación entre macho y hembra, el primero es superior y la segunda es inferior por naturaleza; el primero rige, la segunda es regida".

Aristóteles
El Imperio Romano heredaría esta visión de la mujer , una sociedad en la que el hombre ocupaba la posición de Pater familias con derecho de vida y muerte sobre su mujer. Si deseaba matarla nadie podría hacer nada pues era un derecho del cabeza de familia. Todos conocemos la profunda misoginia en la Europa medieval, con sociedades guerreras donde el poder residía en la fuerza bruta y las mujeres eran poco más que criadas al servicio de los hombres y siempre sospechosas de querer corromperles con sus encantos según una Iglesia donde el pensamiento misógino de Aristóteles había triunfado desde los escritos de San Pablo hasta los de Santo Tomás de Aquino.Incluso en el Renacimiento, cuando el humanismo se extiende por Europa, uno de los padres del humanismo renacentista, Erasmo de Rotterdam, escribía:

"La mujer es, reconozcámoslo, un animal inepto y estúpido aunque agradable y gracioso."


Los tiempos modernos no trajeron grandes progresos en la situación social de la mujer hasta la llegada del siglo XX cuando, por fin, la mujer ve reconocido su derecho a participar activamente en la política social de cada nación, a trabajar no en el hogar sino fuera de casa y a cambio de un salario, a lograr unos derechos parejos a los de los hombres. Hay que recordar que la primera nación donde la mujer pudo ejercitar el voto fue Nueva Zelanda en una fecha no tan lejana, 1893, mientras que en España no pudieron hacerlo hasta 1931, aunque su derecho quedaría suspendido bajo la dictadura franquista y no lo recuperarían hasta 1977.

La mujer ha sufrido en silencio durante más de dos mil años la opresión del hombre, ha tenido que soportar violaciones, malos tratos , abusos y menosprecios sin poder alzar la voz . Además , las grandes organizaciones religiosas, desde la Iglesia Católica hasta el Islam , se encargaron de que casi se sintieran culpables de ser mujeres, por considerarlas poco más que instrumentos del mal para seducir el alma bondadosa de los hombres.
Basta recordar que en el Génesis, que forma parte del Antiguo Testamento , obra que se halla en el origen de las tres grandes religiones monoteístas, judaísmo, cristianismo y la fe musulmana, es Eva la que corrompe a Adán ofreciéndole la manzana que había recibido del diablo.


Adán y Eva

Me pregunto si este sentimiento de culpa que muchas mujeres maltratadas manifiestan cuando denuncian a sus parejas, preguntándose si no son ellas las responsables del maltrato, no tiene su origen en esa labor de culpabilización de la mujer por su propia naturaleza femenina que llevaron acabo durante siglos los hombres que controlaban la religión en sus diferentes manifestaciones. Creo que si, porque la herencia histórica pesa sobre cada un de nosotros y aún hoy se hace sentir.

Por fortuna, la situación de la mujer en el último siglo no ha hecho sino evolucionar para mejor, equiparándose en derechos al hombre, viendo reconocido su papel en la sociedad y consiguiendo por fin ser valorada en toda su condición humana. Sin embargo, dos milenios de cultura masculina no se borran en un siglo y aún muchas mujeres siguen pagando un doloroso peaje por culpa de aquellos hombres que desahogan sus frustraciones, su mediocridad, su auténtica inferioridad, pegandolas y asesinándolas o , como sucede todavia en muchas sociedades, privándolas de una parte de su cuerpo y de su sexualidad con la ablación del clítoris .

Me temo que durante muchos años seguiremos asistiendo a la muerte de mujeres asesinadas a manos de hombres miserables, porque es muy fácil recurrir a la violencia cuando no se tienen más argumentos en la cabeza y en eso el hombre, por su mayor fuerza física, siempre lleva ventaja. Pero lo más importante es convencer a las mujeres que no tienen que soportar ni un sólo maltrato, no pueden permitir que un hombre se crea más que ellas, ni sentirse en ningún momento culpable, ni deberían esperar que un hombre que la pega va a cambiar, porque un hombre capaz de levantar una vez su mano contra una mujer lo volverá a hacer. 

Como hombre, solo puedo sentir asco y verguenza por aquellos que muestran su cobardía pegando y maltratando a una mujer, y mi repulsa contra aquellas sociedades y religiones donde se sigue oprimiendo en nuestros dias a la mujer . Como hombre no puedo entender la vida sin la presencia de la mujer, sin su fuerza que en el fondo es la que nos sostiene a todos, sin su belleza, sin su inteligencia, sin la capacidad que tiene de convertir lo que nos rodea en algo más hermoso. Como escribía el poeta francés Paul Eluard, "una mujer es más bella que el mundo en que vivo"  

Espero que en el transcurso de nuestras vidas llegue el momento en que ya no haya un día dedicado a la violencia contra la mujer , y ese es un trabajo que nos corresponde principalmente a los hombres. De como seamos nosotros dependerá como vean el mundo nuestros hijos. Ojalá cada padre enseñara a su hijo estas palabras de un proverbio hindú:

"Aunque una mujer cometa mil faltas , no la golpees ni con una flor"
Famosos