domingo, 28 de noviembre de 2010

ENTRE LOBOS: UN CANTO A LA NATURALEZA Y CONTRA LA INJUSTICIA

Cuando escribo estas palabras aún tengo frescas en mi memoria las bellas imágenes de la hermosa película de Gerardo Olivares, "Entre lobos", una historia que emociona por su humanidad ,a pesar de los pocos personajes que intervienen, que te reconcilia con este mundo tan bello y del que tan alejados nos encontramos y ,al mismo tiempo, te encoge el corazón cuando compruebas como la pobreza puede embrutecer más a un hombre que vivir sólo en la naturaleza.

El protagonista es Marcos Rodriguez Pantoja, que había nacido en 1946 en un pequeño pueblo cordobés en el interior de Sierra Morena, una sierra particularmente agreste que durante siglos había sido refugio de bandoleros y, en aquellos años posteriores a la Guerra Civil, era uno de los pocos reductos donde aún  hallaban escondite los últimos combatientes del ejército republicano, que ahora luchaban como guerrilleros y eran conocidos con el nombre de maquis. Antes de seguir os diré que los maquis habían huido a las zonas montañosas para escapar de la Guardia Civil, quién era la encargada de perseguirlos, y durante los años 40 y parte de los 50 permanecieron bastante activos, pero poco a poco fueron siendo acorralados y en los últimos años apenas luchaban ya por sobrevivir. Entre 1963 y 1964 fueron capturados sus últimos representantes.

Marcos Rodriguez Pantoja en la actualidad

La familia de Marcos Rodriguez vive en una choza, porque no se la puede llamar de otra forma, donde no hay nada más que un puchero y unas sillas . Allí convive con su padre, su hermano al que adora y su madrastra y se dedican a cuidar las cabras del dueño, un típico cacique andaluz para quién los que están a su servicio son poco más que esclavos cuya vida nada le importa. Unos lobos atacan el rebaño de cabras que cuidan Marcos y su hermano y pierden cinco cabras, lo que supone la ruina para la familia que no pueden pagárselas al señor, y la única solución que se les ocurre es entregar a Marcos al cacique, quién lo envía al monte para que ayude a un pastor que vive en soledad en una cueva de un perdido valle de Sierra Morena.

Es aquí donde realmente empieza la historia, que no seguiré contando para que podáis disfrutarla si la vais a ver. Impresionan las condiciones en las que vivían los campesinos en España, la ausencia de lo más básico para subsistir, la completa subordinación al  señorito, al hombre rico que los trataba como esclavos. Una de las escenas que más indigna es cuando el padre entrega a Marcos a su amo y éste ni siquiera levanta la mirada del periódico, mientras, con sus palabras, está decidiendo el destino de un ser humano. Con esa única escena podríamos entender el odio que tuvo que anidar en los corazones de las clases más desfavorecidas durante los años anteriores a la Guerra Civil y que luego explotó en la guerra con toda su crueldad. No se puede tratar a las personas como animales porque tarde o temprano responderan como animales.

Escena de "Entre lobos"
Escribía Henry Miller que "nadie es lo bastante pobre para ser ignorado" pero me temo que no es más que una frase bonita que no se cumple en la realidad, como ninguna de esas frases que dicen que el más pobre es el que sólo tiene dinero. La pobreza es un monstruo que devora la dignidad del hombre y le lleva incluso a vender a su hijo a quién lo está esclavizando. No hay nada bueno en la pobreza ,como no lo hay en la guerra, porque te impide desarrollarte como ser humano, te cierra los caminos y te despoja de cualquier esperanza de futuro.

Pero además de esta denuncia de la España injusta y empobrecida de aquellos años, la historia de Marcos es también una maravillosa historia de amistad con los únicos seres que jamás le defraudaron en su vida , los animales, y en el único mundo al que, incluso hoy, se siente que pertenece de verdad, el bosque, el río , la naturaleza en la que fue libre durante los trece años que pasó en soledad, desde los seis a los diecinueve años.

Cualquiera que haya tenido un perro  u otro animal de los que nos acompañan hoy en nuestras ciudades, puede entender la nobleza de los animales, la fidelidad sin traiciones, la completa lealtad y el cariño, si, digo bien, el cariño incondicional que pueden llegar a ofrecerte. Marcos lo encontró en los lobos, en el hurón y la jineta con los que cazaba. Él mismo lo dijo después, nunca se había sentido tan solo como cuando regreso a la vida en sociedad, pues aquí todos le juzgaban y le ponían barreras mientras que en sus años en la naturaleza se sintió libre , dependiendo de sus propias fuerzas y su ingenio para sobrevivir, en comunión con una vida pura, donde no hay lugar para la maldad, para el engaño, donde la existencia es dura pero a la vez de una belleza que apenas podemos entender los que nos hemos criado en estas selvas de asfalto que son las ciudades.

Hoy somos muy afortunados de no haber conocido aquella España de no hace más de 60 años, tan lejos y tan cerca a la vez, pero no debemos olvidar de donde venimos, que a pesar de nuestros enormes progresos, de todos los descubrimientos que vendrán en el futuro, nada de lo que podamos crear se puede igualar a ninguna de las criaturas maravillosas que habitan la naturaleza, nuestros hermanos que nos acompañan en esta enorme arca que es la Tierra y con la que debemos compartir la vida.Alguien dijo que mil máquinas no pueden fabricar una flor , no permitamos que los intereses de los que se hallan arriba destruyan el mundo en el que Marcos llegó  a ser feliz, que no destruyan con sus ansías de poder , con su avaricia insaciable , este milagro que es la naturaleza a la que pertenecemos.

Os recomiendo esta hermosa película, para conocer de donde venimos, como vivían hace no tantos años nuestros abuelos, para no desfallecer en la lucha para evitar que se repitan las injusticias que tuvieron que soportar nuestros antepasados y para recuperar el amor por este mundo tan hermoso en el que vivimos y que con tanta saña e inconsciencia maltratamos. Hagamos como hace Marcos hoy, a sus 64 años de edad, tumbemonos en una roca desnuda , en algún lugar con árboles, y dejemos perder nuestra mirada en el cielo y permitamos que nos inunde la sensación de hallarnos en armonía con la naturaleza, esa madre que nos da todo y nada nos pide , sólo que no la hagamos daño.


Gran jefe indio Seattle

Para terminar , aunque ya se que no tiene que ver con la película pero si con el mensaje que me ha transmitido, quiero recoger unas pocas palabras de la conmovedora carta que el jefe indio Seattle escribió al presidente norteamericano Franklin Pierce en 1854, en respuesta a una oferta que éste le había hecho por las tierras de los pieles rojas:

"Sabemos que el hombre blanco no comprende nuestra manera de ser. Le da lo mismo un pedazo de tierra que el otro porque él es un extraño que llega en la noche a sacar de la tierra lo que necesita. La tierra no es su hermano sino su enemigo. Cuando la ha conquistado la abandona y sigue su camino. Deja detrás de él las sepulturas de sus padres sin que le importe. Despoja de la tierra a sus hijos sin que le importe. Olvida la sepultura de su padre y los derechos de sus hijos. Trata a su madre, la tierra, y a su hermano el cielo, como si fuesen cosas que se pueden comprar, saquear y vender, como si fuesen corderos y cuentas de vidrio. Su insaciable apetito devorará la tierra y dejará tras sí sólo un desierto."

 Aún podemos salvar este mundo, no lo dejemos en manos de quienes sólo pretenden explotarlo y dejar un desierto a las generaciones futuras. La tierra no es la herencia que recibimos de nuestros padres, es el préstamo que nos han hecho nuestros hijos, y es nuestra responsabilidad devolverselo con intereses.
Famosos